30 jun. 2010

Resolviendo el enigma italo-danés…

Hace poco os comentaba que en Mediona estuvo la gente de Brasserie 4:20. En su paradita traían carteles de Revelation Cat y varias cervezas de barril (DeMolen, Mikkeller, etc). Tal era mi ignorancia hasta ese momento, que para mi eran empresas independientes, pero tras varias horas rebuscando por internet (la información al respecto es más bien escasa…), por fin creo que he entendido cual es su situación. Brasserie 4:20 es una cervecería de Roma (que, sea dicho de paso, algún día me gustaría visitar por las buenas referencias sobre su envidiable carta de cervezas de barril, vintages, etc.). Por lo visto, además, su dueño elabora cerveza, y aquí es donde aparece el nombre de Revelation Cat. Se trata de una micro italiana que ha hecho diferentes colaboraciones con cerveceros de prestigio, entre otras con los daneses de Mikkeller, los holandeses de DeMolen, etc. Y así queda resuelto este embrollo de cervezas y fabricantes.

En Mediona, los de Brasserie 4:20 trajeron cervezas realmente espectaculares y la única que no llegué a tomar (uno no da abasto para todo…) fue la Mikkeller Cream Ale. Pero por suerte, poco tiempo antes había conseguido una muestra, que es la que hoy os voy a comentar. La etiqueta es muy original. Si se presta un poco de atención (no se aprecia bien en la foto al ser la etiqueta tan larga), de un fusil sale una muestra de cereal mientras que del otro salen unos lúpulos, y además se encuentran los logos de cada fabricante en los extremos. En cuanto a la cerveza propiamente dicha, posee un color amarillo-anaranjado, mediana turbidez y una espuma blanca y esponjosa. En nariz se muestra muy sugerente, lupulada, con notas florales y cítricas, además de un leve recuerdo a hierba seca (heno?). Ya en boca, entra fluida y suavemente amarga, pero esta sensación rápidamente se intensifica… Más lupulada, picante y cítrica, con un final áspero (como de cáscara tipo pomelo). En conclusión, una cerveza de cuerpo suave (tan solo 5% ABV…) y muy refrescante. Realmente apetecible.

Hasta el momento, todas las Revelation Cat que he probado me han dejado un muy buen sabor de boca. Que pena que no sean más fáciles de encontrar por aquí…

27 jun. 2010

Nos vamos de Ronda (#25) y de viaje…

Nos vamos de Ronda otro mesecito más, y con este cumplimos nada más y nada menos que 25. En esta ocasión es el compañero Jordi, más conocido como Joexx, desde Cerveza Artesanal de Catalunya, quien nos propone reflexionar sobre lo siguiente:

Si tuvierais el tiempo necesario y por supuesto el dinero suficiente…cual sería vuestro viaje cervecero soñado. A qué país, ciudad o lugar os gustaría escaparos, visitar, descubrir, explorar y de paso conocer esa cervecería de la que os han dado tan buenas referencias, o que simplemente conocéis por internet. Y acercaros un día a degustar esas cervezas que nunca habéis tenido oportunidad de probar, pero que siempre habéis pensado que aunque sea por una sola vez os gustaría tener una jarra en vuestras manos.

Aunque me encanta viajar, por desgracia la cartera no está tan llena como me gustaría para poderlo hacer más a menudo. Son muchos los lugares que quisiera visitar relacionados con la cerveza: algunos más típicos (Reino Unido, Alemania, Rep. Checa)… otros que implican una mayor distancia (EEUU y su infinidad de micros interesantes)… otros algo más atípicos “cerveceramente” hablando (como por ejemplo Noruega e Italia)… Pero sin duda alguna, tengo una espinita clavada que espero quitarme tan pronto como pueda: Bélgica.

A pesar de que hay muchas cervezas belgas que se pueden encontrar por España, la cultura que de buena fuente se que existe en ese país alrededor de la cerveza, el poder visitar abadías con tantos años de historia, callejear por tantas y tantas ciudades preciosas (Gante, Brujas, Malinas, Amberes, Bruselas…), visitar sus cervecerías y probar esa cantidad ingente de cervezas (aunque sea típico, también me pierde el poder hojear aunque sea una vez esa famosa biblia cervecera del Delirium Café de Bruselas), conocer de una vez la mítica Westvleteren y sus archiconocidas cervezas (sean o no las mejores del mundo, que eso me importa más bien poco…), etc. Hay tantas y tantas razones que me llevarían a visitar ese país…

Aunque poco a poco he dejado de ser el belgófilo acérrimo que era anteriormente (más que nada porque he conocido muchas cervezas de fuera de ese país que me han gustado mucho), Bélgica sigue en mi corazón. De este país fueron las primeras cervezas que me sorprendieron en sobremanera (aún recuerdo las primeras Duvel, Duchesse de Bourgogne, Tripel Karmeliet y tantos buenos momentos que me dieron…) y gracias a ellas me enamoraré perdidamente de esta maravillosa bebida. Por ello, y como “cerveciadicto” (además de lúpuloadicto) que soy, no me puedo perdonar el no haber estado aún allí.
Si hay suerte, en menos de un año espero haberlo podido hacer realidad.

23 jun. 2010

Sobre pijos, pinos y vinos…

Los apodos referentes a toponímia frecuentemente son muy curiosos (además de divertidos, siempre que no se refieran a ti, evidentemente…). Por lo que he podido encontrar por la Web, a la gente de BCN se la llama “pixapins” (mea-pinos, para que nos entendamos…). Por lo visto, cuando la gente de la “capi” visitaba pueblos y zonas rurales, manifestaban su desconocimiento sobre la naturaleza y las costumbres de pueblo, y en tono de mofa se les ponía ese apodo. Pero lo más curioso es que más de 400 Km. al sur, los que vivimos en pueblos alrededor de Gandia, llamamos a sus habitantes “pixavins” (mea-vinos, ya que son tan "finos" que "liberan" vino por sus partes bajas…).

Todo esto viene por la cerveza que os voy a comentar hoy. La gente de Bevirra, además de currarse las cervezas y sus etiquetas (me parecen todas muy conseguidas), ha puesto más de un nombre curioso a alguna de sus cervezas. L’Ha Pijapina es uno de ellos (creo que lo de L’H hace referencia a su localidad, L’Hospitalet de Llobregat, ya que usan esa simbología en todas sus cervezas).

Vamos con el contenido. Se trata de una cerveza de trigo oscura con 4,8% ABV. Se agradece la información sobre sus ingredientes, así que aprovecho y os los dejo. Maltas Pale ale y de trigo, melanoidinas (maltas especiales que por lo visto dan un carácter malteado similar al que darían las Munich o Vienna pero añadiendo muy poca malta. Si alguien lo conoce mejor, por favor aclararlo), Carafa III (otro tipo de malta, en este caso que intensifica), copos de trigo, avena y cilantro. Lúpulos Target y E.K. Goldings.

En cuanto al aspecto posee un bonito color marrón oscuro con reflejos amelados y una espuma de burbuja pequeña, compacta y persistente, de color beige. En nariz, inicialmente destacan unas interesantes notas lupuladas (profundas y herbales) pero poco a poco se van diluyendo dejando sobresalir otras notas tostadas ligeras y especiadas. Además, en profundidad se percibe un cierto recuerdo como a bizcocho (similar a algunas belgas de abadía). Ya en boca, entra ligera y chispeante, y destacan sobretodo esas notas tostadas y especiadas. Final amargo, herbal, seco y de persistencia media. A pesar del aspecto y del aroma es una cerveza fluida, ligera y refrescante que se agradece en esta época.

Primer Round sobre Mediona (ya en casa) y como resultado una cerveza interesante y apetecible. Esperemos seguir así…

21 jun. 2010

Inventariando Mediona...

Como había recibido alguna petición al respecto, aquí os dejo el listado total de productores y cervezas que estuvieron en Mediona (espero no dejarme ninguna, y si es así, agradecería que me lo dijerais). Así que prepararos, que el listín es largo pero interesante... (dichoso blogger, que no se puedan hacer tablas...).
Antes que nada, aquí teneis una especie de mapa de la localización de los diferentes stands:


Glops
- Blanca (4,4%)
- Rossa (rubia) (5,4%)
- Fumada (ahumada) (5,1%)
- Fosca de blat (oscura de trigo) (4,5%)
- Torrada (tostada) (4,8%)
- Negra (4,5%)
- D’hivern (de invierno) (6,8%)
- Munich (4,4%)

Cotoya
- Ale asturiana (5,6%)
- Especial (6,1%)
- Porter (5,5%)

La Font del Diable
- Candela Stronk (5%, 35 IBU)
- DK Cascade Single Hop (3,2%, 40 IBU)
- 102 Centennial Single Hop (4%, 40 IBU)
- Wha? (4%, 35 IBU)

Bevirra
- Bevirra II (4,5%)
- bL’Hat (trigo) (4,5%)
- bL’Hack Ginger (con jengibre) (4,3%)
- B2 (Bitter) (5,4%)
- Especial L’H (con azúcar de caña) (5,6%)
- L’Ha pijapina (4,8%)
- MieL’Hada (5,1%)
- Phobus TripL’He (triple belga) (8%)

Zulogaarden
- Hopocalipsis (5%)
- Fuggles (IPA)
- Nox (stout)
- Sang de Gossa (“Brutal IPA”) (7%)
- Summer IPA
- Trencapins (IPA Centennial)
- Viriatus

Reptilian
- Reptilian (red ale) (6%)
- Eclipsi (bitter pale ale) (5%)
- Socarrim (brown ale) (5%)
- Heretic (imperial stout) (8%)
- Thymus (witbier + tomillo) (4,5%)
- Grand Thymus (witbier + tomillo) (6,6%)

Les Clandestines
- 4 Maltes (4,5%)
- Farigola (tomillo) (4,5%)
- Negra (4,5%)
- Rossa (rubia) (3,5%)
- Atheus (con miel de romero y brezo) (8%)
- Cervesa d’espelta (4,5%)

Ca l’Arenys (Guineu)
- Monserrat (6,5%)
- Coaner (5,2%)
- Antius (3,5%)
- Rocaters (6,8%)
- Sitges (5%)
- Riner (2,5%)

Cerveses Auseken (dels Ausetans – Osona)
- Blanca (5,3%)

Birrart (Moska)
- Rossa (4,3%)
- Torrada (5%)
- Negra (4)
- Poma (5%)
- Moska d’estiu (5,2%)

Marina (Blanes)
- Ale (de barril)
- Pale Ale (de barril)

Almogàver
-Almogàver (4,5%)
-Tempus (6%)
-La Moderna (4,5%)
-Mousse de Llúpol (de barril)

Cerveses Ester i Marc
- Blat (Weissbier) (5%, 38 IBUs)
- Negra Especial Valls (Brown ale) (5,7%, 85 IBUs)
- Monovarietal Columbus (5,2%, 110 IBUs)

Maquis, la Birra de l’Eixample
- Rubia?
- Anti-imperial stout

Fort-i-verd (Bleder)
- Drac (6%)
- Foc de Drac (con dátiles) (7%)
- Cova de Drac (Imperial Stout) (8%)

Edbeer
- Blat (trigo) (4,4%)
- Pilsen (4,5%)
- Negra (4,8%)
- Torrada (tostada) (4,6%)
- Melosa (miel)

Cerveses del Montseny
- +Blat (trigo) (4%)
- +Lupulus (5,4%)
- +Malta (5,1%)
- +Malta Cuvée (5,1%)
- +Negra (5,2%)
- +Hivern’ale (navidad) (7%)

Ales Agullons
- Runa (brown ale) (5%)
- Pura Pale (5%)
- Bruno (5%)

Holzbräu
- Bitter (5%)
- Bitter Dry Hopping (5%)
- Porter
- Torrada
- Torrada Dry Hopping

Bueno, por fin. Creo y espero no haberme dejado ninguna (las únicas, las de Revelation Cat que trajeron los italianos de Brasserie 4:20). En total vinieron 19 elaboradores, que trajeron ni más ni menos que un total de 86 cervesas distintas (a ver quien tuvo narices, y tiempo, de probarlas todas…). Una auténtica barbaridad!

Visca Mediona i visca la cervesa!!!!

17 jun. 2010

Una noche de San Juan… (II).

Seguimos con la Feria de Mediona

Antes de comer, aprovechamos para hablar con la gente de Zulogaarden y de Bevirra. En el caso de Zulo, hablamos con Ángel (si no recuerdo mal), y nos explicó muy amablemente las diferentes variedades que elaboran así como su filosofía. Además, conseguimos un montón de sus etiquetas (diseño de Carol, de cuyo trabajo soy un auténtico fan ya que no deja nunca de sorprenderme con los nombres y los dibujos…). La imagen que nos llevamos de ellos fue más que positiva por su proximidad, humildad y naturalidad, muy alejados de lo que un producto con tanto éxito como Sang de Gossa podría haberles generado. Enhorabuena chicos! De la gente de Bevirra en realidad no conocía nada previamente, pero tanto el divertido diseño de sus etiquetas (obra de Dani, copiloto del proyecto junto con Raul Benages) como sus variedad de cervezas (entre otras, la bl’hack ginger, una cerveza de jengibre, me gustó muchísimo) nos deslumbraron.

Por si la mañana no había sido ya suficientemente movidita, aún nos faltaba por conocer la paradita de Brasserie 4:20, una cervecería de Roma (nada más ni nada menos) que se trajeron unos cervezones de barril muuuy difíciles de olvidar. Una lambic de locura que no duró ni media tarde (me disculpareis pero no apunté el nombre), la Mikeller Cream Ale, la Mikeller Nelson IPA (impresionante), la De Molen Amarillo y la Allora Laurel Ale (seca y amarga, muy marcada a laurel. Sorprendentemente buena…). Como para tener esta cervecería y sus cervezas cerca de casa…

Después nos fuimos a comer. Aún recuerdo los bocadillos de Montse: carne a la brasa, pinchos morunos, “butifarra catalana”… Más tarde, el plan previsto era descansar un poco de tanto ajetreo, pero al final fue todo lo contrario ya que sin tiempo de reposo (a pleno sol y con unas gotas de sudor espantosas…) aprovechamos para cargar las primeras cajas de cervezas en el coche. Como el pueblo era muy pequeño, tuvimos que aparcar a las afueras y el viajecito fue poco menos que insufrible. Casi sin saber ni como, volvimos a la feria y recuperamos fuerzas con unas cuantas cervezas más (maravillosa coincidencia que en ese momento los chicos de Cotoya estaban pinchando la segunda cerveza de barril).

Entonces la feria empezó a llenarse de gente. Lo que por la mañana parecía una carpa con suficientes sillas, se convirtió en un hormiguero hirviendo (por momentos parecía que aquello se iba a colapsar…). Empezaron a poner música en directo, de un grupo de rumba-flamenco llamado Berrea que no sonaba nada mal. Tras unas visita por CCM, Bleder, Maquis, Les Clandestines (y su novedad de espelta) y Holzbrau, así como 2 homebrewers (Edbeer y Ester&Marc) nos fuimos a por el segundo cargamento de la tarde, pero cual fue nuestra sorpresa cuando nos encontramos que había cervezas que habían “volado” (adiós a algunas Zulogaarden, Bevirra, la Maquis Imperial Stout, y algunas más…). Palabra de coleccionista cervecero que otro año cargo el coche a mediodía… (Suerte que en alguna paradita habíamos reservado algún ejemplar…).

Otra vez en faena, acudimos a Reptilian, en la que nos encontramos con Isaac, un tipo muy cercano (y manitas… ya que las palabras grabadas sobre madera del mostrador estaban curradas por él). Bastante tiempo estuvimos con él hasta que la luz del sol empezó a huir… Como el hambre volvía a apretar (tanto lúpulo generaba más y más hambre…), nos fuimos otra vez para la parada de la barbacoa, pero por ese entonces la cola era casi quilométrica. Después de esta espera, la cena merecía hacerle el honor con las cervezas del organizador: las Ales Agullons (¿que puedo decir sobre ellas que no se haya dicho ya, con la cantidad de reconocimientos que se han llevado?).

Ya cenados, tomamos unas cuantas cervezas más (por fin los de Cotoya pincharon su Porter, que algunos ya llevábamos rato esperándola) y cuando se empezó a vaciar todo aquello (no recuerdo bien si sobre la 1 o las 2 de la madrugada) nos despedimos de la gente con la que habíamos disfrutado esta velada tan espectacular.

Gracias a todos: elaboradores, organizadores, bloggers y demás gente, por esta feria y por aguantar hasta las tantas a pesar de llevar todo el día al pie del cañón. No podía olvidarme de los chicos de Cotoya y sus “culines” de sidra. Nos vemos el año que viene! Hasta entonces, mucha y buena cerveza para todos!
Aquí os dejo alguna foto más... (ni de Zulogaarden ni de Bevirra saqué unas buenas fotos...).

Las birras de Holzbräu...

Las Edbeer...

Y finalmente, y como no podía ser de otro modo, mis queridas y amadas florecitas...

14 jun. 2010

Una noche de San Juan… (I).

No me he equivocado… Ya se que aún faltan unos pocos días para la noche de San Juan, festividad en la que se celebra la llegada del solsticio de verano. En realidad el nombre de la entrada viene porque este fin de semana pasé un maravilloso día (y noche…) en Sant Joan de Mediona. Para aquellos que no sepáis de que hablo, en este pequeño pueblo de l’Alt Penedés se celebra la que según muchos es la Feria de cerveza artesanal más importante de Catalunya (y seguramente de España). Quedaba algo lejos de casa (unos 430 km al norte) pero la ocasión merecía la pena, ya que en ella se congregaban gran cantidad de elaboradores y cervezas a las que no puedo acceder muy fácilmente, pero también era una magnífica ocasión para conocer algunos de los cerveceros de este “mundillo” digital en persona.

La jornada prometía bastante, por lo que de buena mañana, poco después de abrir, ya estábamos rondando por allí mi pareja y yo. Después de dar una rápida vuelta alrededor de los expositores y hacer la boca agua pensando en la cantidad de cerveza que íbamos a poder tomar y comprar, nos encontramos con alguien que se me hizo familiar aunque en realidad no lo conocía. Había leído (no recuerdo donde) un comentario sobre otra feria en el que se describía a Pepe (Mundocereal) como un “gigante uruguayo”, así que cuando le vi, pensé que sería él. Y efectivamente así fue. Después de una primera y rápida toma de contacto, seguimos dando una vuelta y me encontré con Jorge (Joexx), quien tuvo la amabilidad de hacernos literalmente de guía de la feria. Él conocía a todos los productores y poco a poco me los fue presentando. Fue un verdadero placer. Más tarde me encontré con su “socio bloguero” de Birrantic, CheBenassal, y también con Andrés de Culturillacervecera, con los que mantuve una agradable charla. Como a lo largo de la “ruta cervecera” iba apretando el calor cada vez más, el líquido preciado se echaba a faltar dentro de las entrañas así que paramos en Ca L’Arenys (Guineu), en Birrart (Moska), en Almogàver y en una nueva micro de Blanes (Marina) a tomar las primeras cervezas (mucha leña quedaba por cortar aún… Zulogaarden, La Font del Diable, Agullons, Cotoya, Reptilian…).

Al terminar la primera de las numerosas “vueltas al ruedo” que íbamos a dar a lo largo del día, paramos más detenidamente a charlar con Pepe, del que me llevé una magnífica impresión. Pudimos charlar detenidamente sobre su blog, sobre algunos proyectos futuros que tiene y sobretodo sobre sus cervezas, las cuales ya tenía ganas de conocer. Trajo 4 diferentes, a cual más curiosa de nombre: Candela Stronk (5%, 35 IBU), DK Cascade Single Hop (3,2%, 40 IBU), 102 Centennial Single Hop (4%, 40 IBU) y la que me pareció con nombre más raro, Wha? (4%, 35 IBU). De todas, la que más me gustó fue la Centennial, realmente muy buena, lupulada y refrescante (no recuerdo la cantidad de veces que la tomamos a lo largo del día…).

Después de este bonito e interesante encuentro, fuimos a charlar con la gente que estaba justo al lado. Era obvio de dónde venían por el color azul de la camisa (según me contaron esto fue pura coincidencia, pero la tierra siempre tira, aunque sea inconscientemente…). Se trataba de 3 chicos asturianos de Cotoya (los tres pertenecen a la CAAC) y venían a presentar en barril las 3 variedades que elaboran (una Ale de 5.6%, una Especial de 6.1% y una Porter de 5.5%). Las pincharon en ese orden a lo largo de todo el día (mañana, tarde y noche) y fueron, junto con las cervezas de Pepe, las cervezas que más tomamos ya eran gente muy maja y que daba mucha conversación. La verdad que pensar los kilómetros desde Asturias que se recorrieron deja a la altura del betún los que hicimos nosotros. ¡Un placer conoceros chicos! Me hubiera gustado encontrarme con los otros compañeros que faltaban de la CAAC (Chela y Fivixx), pero si hay suerte, dentro de poco los conoceré. Ya tengo ganas, cracks…

Justo después nos fuimos a comer algo (ya teníamos unas cuantas cervezas en el cuerpo y de “papeo” nada aún…). Fuimos a una paradita tipo barbacoa al lado de los de chicos de Agullons. Si no recuerdo mal, Montse, la pareja de Carles (elaborador de Agullons y alma mater de la feria), era la cocinera junto con otra gente encantadora.

Por hoy creo que ya está bien la entrada. Continuaré la “visita” de Mediona próximamente y os detallaré los todos los elaboradores y cervezas que nos encontramos por la feria. Aquí abajo os dejo algunas fotos más...
La gente de Marina (de Blanes)...

Cartel de la gente de Almogàver...

La gente de Moska (Birrart) y su novedad veraniega, la Moska d'estiu...

13 jun. 2010

Retomando la actividad bloguera.

Después de unos cuantos días de total y absoluto abandono del blog, vuelvo a la actividad… Algunos de vosotros lo sabíais, otros directamente me conocisteis en persona allí, pero por los que no lo supieran, ayer sábado estuve en la Feria de cerveza artesanal que se hizo en Mediona, por lo que desde el viernes no he podido publicar nada.

Como en los próximos días haré un par de entradas al respecto sobre esta feria (solamente os adelanto que dio para mucho y sobretodo muy bueno…) hoy simplemente os quería justificar este parón momentáneo del blog y además comentaros algo con que me encontré por pura casualidad.

La gente que somos coleccionistas en general, y de etiquetas y de botellas en particular, intentamos estar bastante al día de cualquier novedad. Aún así, no son pocas las veces que me he encontrado con bonitas sorpresas y es el caso que os quería comentar hoy. En el sitio donde me alojé para la feria de Mediona me sirvieron una Estrella Damm (siendo un bar catalán no podían tener otra cosa...) con una contraetiqueta llamativa, de la cual no tenía la menor idea de su existencia (debo ser de los pocos, seguro…). Además, en ella se toca un tema que me interesa y mucho (raro sería que viviendo pegado al mar y siendo biólogo no fuera así): la conservación y recuperación de especies marinas. Se trata de un proyecto de colaboración entre la cervecera Damm y la asociación CRAM, de nombre Sosmediterrani , y para atraer la atención de la gente, diferentes hacia ellos, diferentes personalidades conocidas de la sociedad (Andreu Buenafuente, Jaume Balagueró, Carme Ruscalleda… hasta seis en total) han dibujado esas contraetiquetas que os comentaba, en las que además existe una pequeña frase sobre cada especie en concreto.

Aquí las os las dejo. De izquierda a derecha: foca monje (por Sita Murt), rorcual común (por el grupo Antònia Font), tortuga boba (por Andreu Buenafuente), tiburón martillo (por Carme Ruscalleda), praderas de posidonia (por Javier Mariscal) y la pardela cenicienta (por Jaume Balagueró).




Es de agradecer que de vez en cuando (anque sea de muuuy en cuando en cuando) los gigantes en general, y las cerveceras en particular, contribuyan a proyectos como este.

9 jun. 2010

Fuerte impresión de pocos grados…

Gracias a un intercambio con Pepe de Mundocereal, hace unos meses pude conseguir las diferentes variedades de Guineu, cervezas elaboradas por Ca l’Arenys. Largo y tendido había oído hablar sobre estas cervezas, siempre de forma muy positiva, cosa que me tenía con muchas ganas de poder probarlas, pero no fue hasta este fin de semana pasado cuando tuve ocasión de probar algunas de ellas.

La Guineu Riner, que es la que os voy a comentar hoy, además fue nombrada en su momento como mejor cerveza del mundo baja en alcohol según Ratebeer. Pero de esas clasificaciones y notas, lo que me realmente me sorprendió es que entre tanta cerveza de todo el mundo, justo la mejor fuera una cerveza de una micro catalana, un mercado relativamente nuevo. Y por eso lo comento, porque creo que es digno de admirar este hecho. Dejando a un lado este hecho, he de decir que al mismo tiempo le tenía algo de respeto a la Riner ya que las cervezas muy pobres en alcohol (tiene tan solo 2,8%) no suelen ser santo de mi devoción (con las 0% dejémoslo simplemente en que tengo una relación imposible…). Así que con mucha intriga la probé y aquí os dejo mi impresión.

En aspecto posee un color amarillo pálido muy limpio y brillante (tenía sedimentos en botella que se recomendaba no servirlos) con espuma blanca persistente y viva carbonatación. En nariz destacan notas lupuladas muy sugerentes tipo cítricas (limón sobretodo), herbales y ligeramente picantes. En boca posee una entrada ligeramente afrutada (muy suave) pero que rápidamente da paso a la sensación dominante de tipo lupulada (amarga, seca y muy persistente). Recuerda a la sensación áspera y amarga de la cáscara de los cítricos tipo pomelo. Cerveza con mucho más carácter del que apuntan esos 2,8% de ABV cosa que la hace realmente interesante y sorprendente, además de muy recomendable para esta época por lo refrescante que es.

De todas las que Guineu que he probado (solamente me falta la Monserrat, que según muchos es la mejor), es la que más me ha gustado con mucha diferencia (y eso que las otras Guineu tienen un nivel muy alto en general). Alabanzas y premios más que merecidos.

6 jun. 2010

Maryland: entre Porters y periodistas gonzo.

Hoy os voy a comentar otra de las Porters americanas que Txema me pasó recientemente. Se trata de una Flying Dog, fabricante situado en Maryland que pocos cerveceros no conocerán, ya sea por la extravagancia de sus etiquetas (de Ralph Steadman), por sus curiosos nombres o bien por las cervezas propiamente dichas (aunque sea dicho de paso, todas ellas no son excesivamente fáciles de encontrar). Concretamente, la que os voy a comentar es la Gonzo Imperial Porter, dedicada a Hunter S. Thompson , el creador del periodismo Gonzo. Frases como la siguiente lo autodescriben:
En cuanto a la cerveza, se muestra seductora con un sugerente color negro y una espuma beige esponjosa aunque poco duradera. Se presenta potente en nariz, muy malteada, con notas tostadas y a fruta madura pero al mismo tiempo licorosa y quizás algo excesiva de alcohol. Mi pareja pescó unas curiosas notas de agua salada muy similares a las que ya comenté en la Oesterstout. En boca dominan también esas notas tostadas, a café así como a caramelo, aunque posee un interesante contrapunto final amargo relativamente persistente que le da mayor corpulencia. Junto a todo esto también se perciben algunas notas apetitosas de chocolate negro. Cerveza de cuerpo bastante elevado, y a ello contribuyen en gran medida los 7,8% de ABV (para mi gusto quizás destacan demasiado tanto en nariz como en boca). Impresión general bastante positiva a excepción de esto último comentado.

2 jun. 2010

Nos vamos a las Rocosas…

Hoy cruzamos esa maltratada piscina llamada océano Atlántico (la tan manida denominación de “charco” no me gusta para nada…) para poder llegar a los pies de las imponentes Montañas Rocosas, en el corazón de los Estados Unidos. Más concretamente, en el estado de Colorado, se encuentra la Left Hand Brewing, una cervecera nacida en los años 90 y que actualmente elabora un buen número de cervezas, entre las cuales hay alguna más conocida que otra (por ejemplo la Milk Stout y su divertida etiqueta de una vaca con manchas de manos negras).

Hoy os voy a hablar de la Black Jack Porter. Dejando a un lado el extravagante diseño de la etiqueta (dejémoslo en que no me parece muy logrado…) nos encontramos, y según ellos, con una cerveza hecha a imagen de las típicas porters inglesas (estilo que desgraciadamente en la actualidad no es tan frecuente como antaño por esas islas y en cambio es más habitual en países limítrofes al mar Báltico). Posee un color marrón oscuro con bonitos reflejos rojizos y una espuma beige compacta y cremosa. De aromas destacan sobretodo unas notas a tostados (café suave) y más ligeras a chocolate. Ya en boca posee una entrada chispeante (carbonatación media) y rápidamente aparecen las notas tostadas, a café, y caramelo, muy sugerentes. Posteriormente y hasta el final aparecen unas suaves e interesantes notas a chocolate amargo. Expresiva a la par que suave, lo que la hace muy fácil de tomar. Una muy grata sorpresa, sin duda…

Antes de terminar no podía obviar el dar las gracias al crack birrero de Txema y sus maravillosos intercambios cerveceros. Gracias a él conseguí esta y otras dos porters estadounidenses que comentaré próximamente. Mil gracias, Txema!!!