31 oct. 2010

Gozando del roble belga…

Como ya os comenté en la anterior entrada, el pasado miércoles fue uno de esos días inolvidables en cuanto a cerveza se refiere. Tras la visita a Txema y el paso por la italiana Ruzanúvol, nos fuimos hacia el templo cervecero que Ramón tiene en la Vall d’Uixó (Cervezalandia), sin saber exactamente muy bien qué nos íbamos a encontrar.

Allí pudimos conocer a su mujer, Rosa, una cervecera bastante más apasionada de lo que me esperaba (aunque conociendo un poco a Ramón no había más remedio…). También conocimos a Robert Schillebeeckx, un belga con mucho recorrido en el mundillo de la distribución de cerveza. Imaginaros un varón de mediana edad, pelo grisáceo, nariz afilada, vestido con deportivas y camisa de rayas, amante de la naturaleza y con mucha aprensión a las fotos y a las cervezas de “gringolandia” (como el las llamó en tono jocoso), pero sobretodo lo que más me gustó, con unos conocimientos de cerveza verdaderamente pasmosos. Según me dijo Ramón se le conoce como “el anticuario de la cerveza”, así que imaginaros las perlas que mueve entre manos.

Hechas las presentaciones, Robert nos explicó que íbamos a ver diferentes ejemplos de cerveza envejecida, tanto en barrica de roble como en botella, así como algún experimento suyo.

Empezamos con una Duchesse de Bourgogne presentada en una botella de 75cl muy conseguida en cuanto a diseño. He de decir que nos sorprendió un poco empezar con esta cerveza, sobretodo sabiendo la admiración que tiene Robert por Alvinne y Struise, y también sabiendo que es amigo de Danny de Fantôme. Pero fue tomarla y nos quedamos todos desconcertados ya que la recordábamos mucho más dulce y un poco más empalagosa, pero en esta versión en botella de ¾ se dejaba tomar sorprendentemente bien. En cuanto a barrica, se trata de una cerveza con 18 meses en roble que luego se mezcla con una cerveza más joven de unos 8 meses.


Un poco confundidos por la grata sorpresa pasamos a las Alvinne. Para quien no los conozca, se trata de una brasserie belga relativamente reciente que en el poco tiempo que llevan en marcha se han caracterizado por hacer cerveza de mucha calidad y continuamente están probando nuevas cosas. Tienen una serie, la Oak Collection, en la que podemos encontrar 11 de sus cervezas maduradas en barrica, ya sea de whisky, calvados o vino.

La primera que probamos, y de la que directamente me enamoré, fue la Alvinne Alvino, madurada en barrica de roble de vino de Borgoña. Muy compleja, destacando por encima de todo unas notas ligeramente ácidas, así como de fruta madura, y con un final muy “avinado”. Lo mejor de todo es que tenía tan solo 5,5% de alcohol, cosa que nos dejo boquiabiertos ya que por cuerpo aparentaba muchísimo más. Realmente espectacular.


Seguidamente pasamos a la Alvinne Cuvée Freddy, una mezcla entre una Oud Bruin y su Mano Negra (stout), madurada durante un año en barrica de vino de Borgoña. En este caso se percibían notas afrutadas y ácidas similares a la anterior pero con un agradable y lógico fondo de maltas tostadas por la Mano Negra. Impresionante.
 

A continuación pasamos a la versión de la Alvinne Mano Negra en barrica de whisky escocés Bladnoch. Tuvimos la mala suerte de que por lo visto con el transporte y algún que otro golpe, se había abierto ligeramente el tapón y había sido contaminada. La verdad, en mi opinión y la de alguno más (llamarnos ignorantes) estaba bastante decente, incluso me atrevería a decir que muy buena, pero viendo la cara que puso Robert y sobretodo viéndolo echar la copa efusivamente por el fregadero, pues era plan de dejarla estar. Una verdadera pena.


Extasiados de placer hasta límites inconcebibles pasamos a otra de las brasseries belgas de la cual hace poco conocí sus cervezas y más me ha sorprendido por su enorme calidad. Se trata de Struise Brouwers que según la opinión de Robert, son los mejores belgas haciendo cervezas “fuertes”, mientras que con las cervezas más ligeras son menos competentes (repito, según su opinión). Robert había hecho una especie de experimento y había guardado una Struise Pannepot 2007 madurando en botella 2 años hasta día de hoy, y nos la quiso dar a comparar con la Pannepot Reserva 2006, esta ya con barrica. Quería que nosotros evidenciáramos las diferencias y que comprobáramos si en este caso si era mejor añejar en barrica o dejar madurar en la propia botella.


En la foto no se aprecia tan bien como quisiera pero la de 2006 (con barrica) poseía un color más oscuro (casi negro) además de que era menos expresiva en nariz y poseía un deje alcohólico más marcado. La del 2007 en cambio era más amarronada, más turbia y mucho más expresiva en nariz. En boca que os voy a contar… la 2007 era espectacular, con esas notas tostadas mezcladas con fruta madura tipo pasas y ciruelas, ensalzadas por notas especiadas, y mucho más sedosa y cremosa en cuanto a textura. La de 2006, en comparación, era como si le faltara tiempo para abrirse y ganar en complejidad. En conclusión, y en este caso concreto, guardar en botella sienta mucho mejor que añejar en barrica.

A pesar de la cantidad de cerveza acumulada (y de alcohol…), aún convencimos a Robert (un poco a regañadientes... ya sabeis, historias de holandeses y belgas... ) para que probara la I’j Struis, una holandesa espectacular que Ramón tenía en la tienda. Me pareció realmente buena la primera vez y me lo sigue pareciendo ahora. Ojalá te traigas todas las de la casa, Ramón!!

La velada nos dejó más que alucinados, embelesados, pasmados y toda clase de sinónimos que le queráis poner. Así que no pudimos evitar llevarnos "alguna" que otra joya que tenía por la tienda. Si es que al final me voy a arruinar con la dichosa afición por la cerveza (más bien diría obsesión ya...)!!!!

Gracias por todo Robert, y sobretodo mil gracias Rosa y Ramón. Nos disteis entre todos un día verdaderamente memorable. ¡Ahora sueño todos los días con la cerveza belga en barrica!

28 oct. 2010

Un día cerveceramente perfecto.

Ayer fue uno de esos días que sin saber ni como se va poniendo más de cara según van pasando las horas.

En principio habíamos quedado únicamente con Txema para hacerle una pequeña visita, tras su paso por los “carniceros del bisturí”. Tras comprobar que estaba entero y que a nadie se le había ido la mano con el “cuchillo” hacia partes “comprometidas”, nos tomamos unas birras mientras me deleitaba con su colección de posavasos antiguos de Skol. ¡Sin palabras! No sabía que existiese esa preciosa serie… En cuanto a las cervezas, una Agullons Bruno que me gustó bastante más que la que probamos en Mediona de barril y una peculiar Breizh Blonde francesa con whisky de bretaña (las catas te las dejo a ti Txema, ahora que tienes tiempo…).


Tras las birras, vino la correspondiente ronda de “trapicheos cerveceros”. Entre las numerosas joyas que me dio estaban las ansiadas etiquetas de Héroes del Silencio de La Zaragozana. ¡Lo tuyo si que son contactos, crack! Quizás a más de uno le parecerá extraño que un coleccionista y a la vez fan redimido de Héroes como yo aún no las tuviera pero es lo que hay. No tengo excusa…

Dejamos a Txema reposando en casa (aunque conociéndolo un poco, como para esperar que se estuviera quieto… posavasos por aquí, chapas por allá…) y aprovechamos para visitar de nuevo la Cervecería Ruzanuvol (C/ Luis Santangel nº3), una cervecería italiana que hay en el barrio de Ruzafa (y que Txema reseñó en su día) en la misma calle que La Boutique de la Cerveza, en Valencia.


Ya habíamos ido un par de veces pero aún no tenía esta cervecería comentada en el blog, y ya iba siendo hora. Se trata de un local llevado por Giovanni y Bárbara, unos tipos italianos muy majos que apuestan decididamente por las artesanales de su país. Tienen en barril la Bibock y la Tipopils de Birrificio Italiano y la Montestella y la Sant’Ambroeus de Birrificio Lambrate (este último del barrio milanés de Giovanni y Bárbara).


Respecto a la última vez que fuimos habían rotado un grifo y ahora tenían la Domm, una weissbier de Birrificio Lambrate. Tomamos unas pintas de esa Domm, que entraba tremendamente bien, muy refrescante, sorprendentemente suave, pero con esas notas especiadas y afrutadas tan características de las cervezas de trigo. También tomamos una Bibock, que es de las que más me gustan de las que tienen… bonito color ambarino, ligera aunque con un punto más de cuerpo que la anterior y un interesante toque amargo. Muy rica.
Domm (izquierda) y Bibock (derecha).

Para terminar (ya que íbamos con prisa) nos tomamos una Sant’Ambroeus, afrutada y con unas notas malteadas tipo caramelo muy suaves, también un punto lupulada, pero con unos 6,8% de alcohol que ni se percibían… Esas son las cervezas que más miedo me dan, ya que cuando te das cuenta las piernas no responden!!! Por si las cervezas no eran ya suficientemente convincentes, imaginar acompañarlas con unos embutidos italianos… una combinación sorprendentemente deliciosa! Además de todo, Bárbara y Giovanni se acordaron de mi pasión coleccionista y me trajeron de Milán un fajo de las preciosas etiquetas de Birrificio Lambrate, obra de Roger Webber (en este enlace tenéis su blog con los dibujos de las etiquetas entre otras de sus obras). En mi opinión, unas etiquetas realmente impresionantes. Aunque ya os lo dije en persona, no me cansaré de repetíroslo ¡Grazie mile, Barbara y Giovanni!

Tras salir de Ruzanuvol, por si no llevábamos ya cerveza en el cuerpo, nos fuimos disparados hacia el coche ya que el paraíso belga de La Vall d’Uixó nos esperaba. Una charla por teléfono más que convincente con Ramón, rápida puesta en marcha y para Castellón que nos fuimos… Pero eso mejor os lo cuento en la siguiente entrada… ¡¡¡Barrica belga al poder!!!!

25 oct. 2010

El Gavilán sigue escondido en su guarida.

Ya estoy de vuelta tras unos reparadores días de descanso por las tierras de esa gran “Extremaydura”, como la llamaron Robe y compañía en una de sus canciones. Antes de nada os pongo en situación. Imaginar una casa rural por el norte de Extremadura, enclavados en el triángulo Cáceres-Plasencia-Trujillo, con Salamanca y Ávila lindando por el norte, Portugal al oeste, Toledo al este y Badajoz al sur. Unas tierras repletas de vegetación, desde las lógicas y esperables encinas, robles y alcornoques hasta los cerezos e higueras que forran las faldas de unos cuantos valles, principalmente los del Jerte y el de la Vera. Mucha pero que mucha agua en forma de pantanos y ríos. En cuanto a las ciudades y pueblos, como diría un amigo, “mucha piedra por todos lados”: palacios, iglesias, murallas, castillos, calles empedradas… Un cuadro realmente maravilloso.

Pero quizás alguno se pregunte ¿y todo esto que tiene que ver en un blog cervecero? La verdad, más de lo que aparenta. Si nos ceñimos a las cervezas que poseen los bares suena poca cosa fuera de dos nombres: Amstel y Mahou clásica. Por destacar algo, de la primera, quizás a algún coleccionista como yo le compense levemente ver la cantidad de carteles viejos de Águila Amstel en muchos bares, antes de su cambio de nombre al actual. Pero poco más. Pateamos incansablemente en busca de alguna cervecería aunque fuera pequeñita y estuviera escondida, pero que al menos tuviera una carta algo más interesante que el resto de bares. Tras varios días de búsqueda por las tres urbes anteriormente citadas, la única luz que iluminó nuestro camino fue El Globo, una cervecería situada en la preciosa Plaza Mayor de Plasencia.

Esta poseía una carta escueta, si, pero al menos ofrecía algo más allá de las lagers industriales locales: La Trappe, Piraat, Chimay azul, Gulden Draak, Kwak, Grimbergen y así hasta llegar a unas 20 referencias. Después de observar las paredes con algunas joyas de coleccionista colgadas, sobretodo cristalería, aseguramos con Chimay azul y La Trappe Tripel y nos pusimos a hablar con Juan, dueño del local y ávido coleccionista últimamente venido a menos. Nos contó que no existía nada similar cerveceramente al menos por el norte de Extremadura.

No esperábamos (ni mucho menos era nuestra principal motivación) el encontrar un oasis cervecero por estas tierras, pero quizás esa aseveración nos supo a poco sabiendo que esta tierra tuvo sus propias cervezas hace ya algunos años. También es verdad que estuvimos visitando el norte extremeño y en cambio Mérida, ciudad donde se ubicaba la vieja fábrica de cervezas El Gavilán, y el sur se nos quedaron en el tintero. Pero bueno, ya probaremos suerte en otra ocasión por esas otras tierras...

Pero no, aquí no termina la historia cerveceramente hablando. Como sabíamos, o al menos intuíamos, como iba a estar el patio, nos trajimos algunas cervezas para celebrar un par de cumpleaños retrasados. Las primeras en caer fueron la IV Saison y la V Cense de Brasserie Jandrain-Jandrenouille, que a pesar de no tener nada concreto por lo que no nos pudieran gustar no tuvieron demasiado éxito, quizás por un exceso de expectativas. Otro día cayó una Rodenbach Vintage 2007 Oak Aged de 75cl, aunque esta era una apuesta segura, y más si eres un apasionado de las Red Flandres como nosotros. ¡¡Que cervezón, madre mía!! Ácida, afrutada, mucha barrica… ¡Uff… deliciosa! Y para terminar, el último día, como colofón, nos tomamos una Mikkeller Monk’s Elixir, de la que aún me relamo pensando en ella y de la que me hubiera tomado 3, 4 o 5 botellas de 75cl si las hubiera tenido entre manos. Esto si que es un elixir de los dioses…

Así que dejando a un lado estas botellas que trajimos nosotros, el tema cervecero no fue muy boyante que digamos, eso es evidente. Incluso la única fijación cerveceramente hablando que llevaba en mente que era el disfrutar de alguna botella vieja de El Gavilán, aunque fuera expuesta en un bar, se quedó en un mero sueño. Pero a pesar de todo, si lo que verdaderamente te importa es pasarlo bien, disfrutar de todos y cada uno de los pequeños momentos mágicos que te encuentras viajando, comiendo y sobretodo charlando en compañía de gente estupenda, el hecho de encontrar cervezas menos buenas en los bares nunca podría empañar una experiencia más que satisfactoria en todos los sentidos.

Para terminar, os dejo una foto, en pleno Parque Nacional de Monfragüe, y una anécdota.

Para que veáis lo que consigue la sugestión en algunos casos, estábamos sentados frente a este maravilloso escaparate, un tanto ávidos de apagar la sed, y conseguimos unas Amstel ya que era lo único que encontramos. Pues no imaginais como las disfrutamos... Y se que lo que acabo de decir a más de uno le revolverá las tripas, y seguramente a mi en otra ocasión también lo haría, pero ese momento frente a la inmensidad de la naturaleza, con una multitud de buitres leonados curiosos sobrevolando nuestras cabezas fue único... Y es que es evidente que disfrutar de buenos cervezones es maravilloso pero estos otros momentos muchas veces son incomparables y hasta la cerveza menos sorprendente te puede hacer feliz. Así que como diría también un amigo: ¡Viva la birra, Viva la vida!

P.D. Ahora supongo que vendrá Heineken con un jugoso talón por tanta publicidad…

20 oct. 2010

Tierra de viejas rapaces…

Seguro que alguno de los que lee el blog de normal pensará que estoy como una cabra ya que no paro nunca quieto con el coche. Vaya por adelantado que tampoco se equivoca mucho, pero esta vez al menos tengo una excusa razonable. O al menos a mi me sirve…

Como regalo de cumpleaños me voy unos días fuera, por lo que voy a dejar el blog un tanto desatendido. Mucho me temo que en el pueblo donde voy no habrá internet, y si lo hay no creo que tenga mucho tiempo (ni ganas) de usarlo….

Me espera la tierra de la encina y el alcornoque, esa dehesa tan maravillosa donde campan a su aire esos puercos de piel oscura tan amantes de las bellotas. Esa misma tierra donde nace una deliciosa mezcla de queso y torta. Una tierra donde por desgracia un elegante Gavilán hace tiempo que dejó de volar. Un Gavilán que en su día ayudó a su madre, El Águila, en su expansión por el oeste peninsular, al mismo tiempo que su hermano rapaz, El Azor, lo hacía por el este. Un ave que surcó los cielos de una geografía española en ese momento rebosante de verdaderos artesanos de esa joya espumosa llamada cerveza. Cuando no había pueblo que se preciara sin tener su propia cerveza, cuando se decía aquello que mi abuelo me contaba de pequeño “¡¡esta cerveza es la mejor del mundo!!”. Otros tiempos, otra filosofía… Si, quizás… pero una misma pasión llamada CERVEZA.

18 oct. 2010

25+1...

No todos los días se cumplen años así que unas buenas cervezas son el pretexto ideal para celebrar que has dejado los 25 atrás...
Algunas de las mejores cervezas que un amigo me había conseguido, unos buenos quesos, patés y embutidos y... A DISFRUTAR!!!! Hoy no quería saber nada de notas de cata, ni de reseñas ni de historias...

Aunque creo que se ven bien, las cervezas de la foto son (de izquierda a derecha) De Dolle Lichtervelds, De La Senne Zinnebir, De Dolle Oerbier Reserva 2009, Struise Schommelpeird, Struise Black Albert y Struise Pannepot Gran Reserva 2005. Así que como imaginareis, bien a gusto que me he quedado... Glu, glu...!!!

Por cierto, alguna que me se yo habrá agradecido que por fin, y aunque sea por un solo día, la dejara tranquila sin tener que escribir eso de "posee recuerdos a..." en la dichosa libreta... Jajaja! Sin ti nada de esto tendría sentido. Va por tí guapa!!!!

14 oct. 2010

Lúpulo extremo en tierras escocesas…

¿Aún hay alguien que no conozca a los escoceses de Brewdog? La verdad, lo dudo mucho. Lo bien cierto es que estos tipos llegaron como quien dice el otro día (2007) y han levantado una buena polvareda en muy poco tiempo. No me voy a meter en si sus formas son mejores o peores, ni en si todo lo que sale de sus manos es marketing o pura provocación. Creo que todos más o menos ya hemos ido dejando nuestras opiniones sobre todo esto por los diferentes blogs. Si hoy escribo una entrada sobre estos elaboradores es para hablar sobre una de sus cervezas, ya que en ocasiones es tanto el revuelo que les rodea que quizás obviamos lo que hay detrás de toda esa agitación.

Hoy voy a comentar la Hardcore IPA, una cerveza no precisamente fácil pero que aún me da gratos calambres cuando pienso en ella, un par de semanas después…

Si se supera el impacto inicial que la etiqueta pueda ejercer sobre nuestra mente (“Hardcore IPA” y sus 9,2% son suficientemente duros para tirar atrás a más de uno) podremos disfrutar de su aspecto sensacional, con un color ambarino surcado por unos reflejos anaranjados más claros, una turbidez media (menor de la que me esperaba) y una espuma cremosa y duradera de color beige intenso. Pero la batalla empieza ahora… En nariz es una bomba expresiva, dominando por encima de todo unas notas intensas y profundas en la que destacan por encima de todo notas resinosas y aceitosas del lúpulo, ligeramente punzantes y herbales, sobre un ligero fondo malteado escondido tras todo ese lúpulo. Primer golpe certero que deja a uno con una extraña sensación: apetecible pero no por ello menos traumática… Las papilas empiezan a salivar desesperadas por recibir el primer trago, y no se trata de dejarlas sufrir… En boca entra con mucha fuerza, con notas florales levemente picantes y otras notas acarameladas muy ligeras que rápidamente dan paso a un fondo más amargo, resinoso y otra vez punzante, pero no seco. En este punto pueden ocurrir dos cosas: o te gusta o no... No hay más. En los primeros tragos aparenta menos alcohol del que su etiqueta hace gala, aunque evidentemente los efectos igualmente aparecen más tarde… Cerveza de cuerpo medio alto (más bien tirando para lo segundo), que al ir cogiendo temperatura se va haciendo más y más viscosa dando un sensación un tanto empalagosa.

En mi opinión una cerveza realmente impresionante si te gustan las IPA tipo americanas, como es mi caso, con lúpulos para dar y tomar. Un tanto dura, agresiva e incluso si se quiere algo extrema, pero se disfruta estupendamente bien tomándola muy poco a poco. Ahora bien, tampoco voy a engañaros, una sola se puede tomar bien, pero me temo que dos…

Por cierto, por si a alguien le interesa, los duendes verdes que hacen gala de sus encantos en esta cerveza son Centennial, Columbus y Simcoe.

11 oct. 2010

Entrevistas (VI). Txema.

Hoy vuelvo con las entrevistas, en este caso a uno de los veteranos de este mundillo digital cervecero. Se trata de Txema, también conocido como Masbirras en su versión blogger. Coleccionista de chapas y posavasos, bebedor incansable pero venido a menos por cuestiones ajenas a su voluntad y sobretodo un excelente tio. Todo esto queda patente en su excelente blog. Aún recuerdo la primera quedada "trapicheadora", con cajas llenas de botellas vacías y llenas... Y cuantos intercambios y birras de por medio han venido desde ese día... Bueno no me enrrollo más que no pararía con las batallitas. Vamos allá con las preguntas.

¿Hace cuanto y en que circunstancias empezó a interesarte más en profundidad el tema de la cerveza? En mi vida cervecera hay varias etapas.... el desvirgue o mi primer contacto, que la leyenda urbana data en los 3 años de edad, después la época de la adolescencia que supuso el consumo continuado o sea el inicio de los usos sociales de la birra. En esa etapa, a los 16 años se inició mi pasión coleccionista por las latas de cerveza, una afición que me llevó a convenciones por toda Europa y eso supuso el ir probando nuevas cervezas e ir ampliando mi horizonte espumoso. En los últimos años lo que me apasiona más es ir descubriendo nuevas birras

¿Que cerveza supuso para ti un punto de inflexión respecto a todo lo que anteriormente habías probado y te hizo abrir los ojos? Ahora mismo no sabría decirte cual. Son muchas las cervezas que en un momento dado consiguieron abrirme los ojos. Supongo que en mi adolescencia, cuando pasé de la clásica rubia a alguna belga, o cuando descubrí la Voll Damm, aunque hoy en día sigo sorprendiéndome a veces gratamente y otras no.

¿Cual es tu estilo/s o tipología/s de cerveza favorito/s? Últimamente me han conseguido atraer las IPA de manera inusitada, es algo que jamás hubiera creído. Otras cervezas que nunca fallan son las belgas de alta graduación, las de abadía, trapenses o no. Aún así, no le hago ascos a rubias lager/pilsen o a estilos germánicos como Alt o Kölsch

Cita dos cervezas que hayas tomado últimamente: una que te haya sorprendido muy gratamente y otra que te hacia decepcionado. Sorpresa grata, la Pannepot Vintage 2005, la encontré hace poco en una tienda y la pude degustar en una cata entre amigos a principios de septiembre. Tengo 2 más en casa esperando su turno y me muero por repetir, con amigos también, así que estáis invitados. Para decepción reciente, la Agullons Runa Brown Ale, que adquirí en marzo y pude abrir en buena compañía (tú ya sabes a lo que me refiero) y que encontré floja, supongo que en parte también por la gran publicidad y exitosos comentarios que suelen acompañar a los productos de esta cervecería. No estaba mala, pero le faltaba algo, además de gas. Supongo que si no hubiera tenido tantas expectativas pues no opinaría así, pero...

¿Que cerveza que tengas a tu alcance podrías tomar todos los días sin cansarte nunca de ella? Lamentablemente, por motivos de salud, ajenos a mi voluntad (cosas del ácido úrico / gota) no debería beber cerveza a diario. Si nos referimos a cervezas digamos 'standard', fáciles de encontrar en cualquier lugar, podría tomar a diario Alhambra Reserva, Estrella Galicia o Rosita por hablar de productos que se encuentran en muchos lugares. Cervezas valencianas como Altura de Vuelo o Tyris también entrarían en esta selección, aunque ya te he comentado que a mí me encanta probar cervezas y en mi casa encontrarás un centenar de ellas, cada una de su padre y de su madre, con lo cual, con tener una o 2 para cada día pues.... qué te voy a contar

Y por el contrario, ¿que cerveza existe en el mercado que te encantaría poder tomar, pero por disponibilidad, dinero o cualquier otra razón no te es fácil hacerlo? De las cervezas que hay en el mercado español creo que no hay ninguna que se escape a mis posibilidades. Me explico, las rarezas aquí suelen ser cervezas locales / artesanas y tarde o temprano se encuentran. Sí me gustaría probar algunas de las cervezas que elaboran cerveceras como DAMM (sí, como DAMM, has oído bien) de manera especial para compromisos, como la Reserva Navidad de 75 cl y que no se encuentran en la distribución usual. Si hablamos de cervezas extranjeras, evidentemente muchas se escapan pues no llegan por estos lares. Tampoco estaría dispuesto a gastar una cantidad excesiva de dinero en un producto 'marketinero', como las Carlsberg exclusivas de 300 euros, o la última 'genialidad' de Brew Dog.

Nombra un lugar relacionado con la cerveza que hayas visitado y que me recomendarías conocer. Disfruté como un enano bañándome (por dentro y por fuera) en cerveza en Chodova Plana, en el hotel de la cervecería Chodovar (muy buena birra además).

Y en cambio, ¿que ciudad y/o país con algún interés cervecero aún no conoces y te encantaría poderlo hacer para tomarte unas buenas cervezas o conocer un ambiente cervecero interesante? Me encantaría conocer más de cerca (no como turista que sí lo he hecho) el panorama cervecero belga (después de leer lo publicado en algunos blogs o la guía de Gabriel, no te digo ya), acercarme al mundillo de las 'micros' americanas o después de lo leído y comentado por varios de vosotros... pues lo de las Rauchbier de Bamberg, en Alemania, debe ser también una experiencia interesante.

¿Como sería la cervecería/pub/hospoda de tus sueños? Si ya existe algo similar, que características posee (carta de cervezas, ambiente, decoración, servicio, etc.) y si lo crees oportuno nómbrala. Durante unos años de mi juventud, adolescencia, ese pub existió. Se llamaba y llama (porque aún existe) 'Cul de Sac'... está en Sant Feliu de Llobregat (Barcelona). Recuerdo cuando lo descubrí, con multitud de cervezas que desconocía, con una decoración basada en la madera, billar al fondo, tipo bar de 'peli' americana, decorada con una colección de latas de cerveza que quitaba el hipo (yo las coleccionaba entonces) y espléndida música. Aún lo frecuento de vez en cuando y allí quedamos de manera nostálgica los amigos. Sin embargo, no es lo mismo, con el tiempo las cervezas se quedaron cortas y actualmente las que tiene ya no me aportan nada nuevo. Las latas de cerveza (que ya no decoran el local) las conseguí todas y más con el tiempo, la música cambió (cambiaron los dueños) pero el billar y la madera siguen. Con esto quiero decir que no pido demasiado... no necesito un 'garito de 20 tiradores y 300 cervezas. Me gusta si me ofrece cervezas diferentes, buena música, ambiente cálido, rock and roll, decoración cervecera, una simpática y atractiva camarera (volverás, aunque nunca deberás enamorarte de ella), chicas guapas (leñe... que estoy casado!!!)... me estoy poniendo melancólico... y eso sólo pasa en esos bares. Ah!! Me olvidaba... la buena compañía de amigos con quienes charlar de todo y nada, durante muchas horas, durante muchas birras. Vivir... beber, que verbos tan parecidos... lo significan todo para mí.

¿Que opinión te merece el movimiento cervecero artesanal que tan en boga está últimamente en la península Ibérica? ¿Se está corriendo mucho? ¿Se va avanzando a buen ritmo? ¿Está siendo positivo…? Como iniciativa me parece interesante, podemos probar nuevas cosas, adquirir (los coleccionistas como yo) nuevas piezas, descubrir productos que se alejan de los 'estandares' de las grandes compañías aunque tiene sus peros y la proliferación de cervecerías artesanas o microcervecerías empieza a ser desmedida. Valoro que la gente se atreva a meterse en un mundo que a veces desconoce y que consiga sacar adelante su sueño. Sin embargo, a veces creo que hay mucho aprovechamiento del 'boom' con un trasfondo económico (afán de lucro inmediato), de protagonismo, etc... y todo esto va en detrimento de la propia iniciativa. Se están haciendo cosas interesantes pero también cosas que no aportan/valen nada y eso hay que decirlo, que comentarlo, como consumidores que somos. Dentro del mundillo también encuentro que falta a veces autocrítica, capacidad de reacción, humildad... Las prisas son malas consejeras y el todo vale, a la larga es peligroso.

¿Tienes algún proyecto personal en mente o a punto de fructificar relacionado con la elaboración de cerveza? Desde hace 2 años me atrae la posibilidad de adquirir un kit de elaboración para hacer algo con la familia. 25 litros para quitarme el gusanillo o que el gusanillo se apodere de mí... para echarme unas risas, para ver si somos capaces de hacer algo 'bebible' sin ninguna intención más. El problema es lo de siempre, la falta de tiempo.

Sobre los blogs de cerveza, ¿que opinión te merecen en general? ¿Echas en falta alguna cosa? ¿Hay algo que no te guste? Es un universo paralelo, sigo bastantes de ellos, algunos exclusivamente basados en el coleccionismo, otros más variados... de todos ellos se obtiene siempre información interesante. A veces podemos caer en la repetición de temas pero si no son un 'corta-pega', siempre es interesante conocer puntos de vista variados sobre un mismo aspecto. Además se fomenta el debate y gracias a ellos, a los comentarios, al debate... se ven muchas cosas, y la gente queda retratada a veces. De todos modos creo que hay que darles la importancia que se merecen, tampoco vamos a engrandecer este mundillo y creernos 'creadores de opinión'. Me sorprende que productores se vuelvan locos cuando en un blog se les da un 'toque' y a la vez me parece absurdo que haya blogs donde sólo se elogie la cerveza sin ser críticos en ningún momento. Por eso unos me gustan más que otros, pero en un mundillo, el cervecero, donde las publicaciones son prácticamente escasas, me parece un movimiento necesario e interesante.

Para ir finalizando, una pregunta relacionada con mi pasión coleccionista: nombra una o varias cervezas que para ti tengan una etiqueta muy lograda, por diseño o por cualquier otra razón. Como coleccionista que soy, aunque de latas en el pasado y de chapas y posavasos (entre otras cosas) actualmente, me sería muy difícil. Sigo bastante el mundo del coleccionismo cervecero en general, de la breweriana, aunque sean objetos que no coleccione yo. Etiquetas he visto bellísimas, de marcas extintas, de principios de siglo XX, tanto españolas como de muchos países europeos y de America del Sur. Me sería difícil decirte una o varias marcas. Hay gente que hace / ha hecho auténticas virguerías. Me encantan por ejemplo las etiquetas de las Bock Beer americanas y europeas de hace unos años

Y ya para terminar, ¿que proyecto/sueño relacionado con la cerveza te gustaría cumplir personalmente lo antes posible, y si no tienes ninguno, que te gustaría que se cumpliera relacionado con cualquier tema cervecero? Proyectos/sueños... no tengo demasiados. Me encantaría que la hiperucemia (el ácido úrico) que me afecta desapareciera y pudiera beber cerveza como un loco (aún lo hago de vez en cuando, je je je). Afortunadamente, a pesar de ser una cosa de por vida, no es ninguna enfermedad maligna. Me acostumbraré a vivir con ella, sabiendo que los excesos se pueden pagar... Pero eso no es un sueño, es una utopía.... Me encantaría conseguir determinadas piezas para mis colecciones... haber vivido otras épocas y haber podido probar cervezas ya extintas como por ejemplo la idolatrada Moritz Negra de la que hablan mis paisanos de más de 50 años (seguro que si la bebieran ahora no pensarían igual... o sí)... Perderme por Praga y conocer algunas de las cervecerías de las que nos habla Max... recorrer Bélgica con la guía de Gabriel... visitar esas espléndidas cervecerías asturianas/leonesas.... Conocer Carrizo, Jafre, Mediona y tantas otras ferias... pero creo que todo eso lo tengo más o menos al alcance y podré hacerlo. Viva la Vida, Viva la Birra!


Un auténtico placer Txema. Espero que sigamos quedando para tomarnos más de una buena birra y sobretodo espero que esa dichosa "gotera" de deje en paz...

9 oct. 2010

Próximos eventos cerveceros.

Este fin de semana hay dos eventos relativamente cerveceros en Valencia y Calpe que he pensado que merecía la pena recordarlos desde aquí por si alguien quiere ir.


El primero de los dos es la Feria de la Tapa en Valencia, organizada por Mahou. Abrió sus puertas el pasado jueves día 7 pero estará en marcha hasta el domingo día 10, así que aún quedan unos días para pasarse por ella. Se encuentra ubicada dentro del Tinglado nº2 del puerto de Valencia, justo al lado de los antiguos embarcaderos de la America's Cup. Cerveceramente hablando quizás no es ninguna maravilla, ya que solamente podemos encontrar Mahou Clásica y Mahou Sin de barril (además de Mixta y Light en tercio), pero las tapas si merecen la pena una visita. Podemos encontrar 20 stands de diferentes restaurantes y bares principalmente de la ciudad de Valencia, y en cada stand se ofrecen 3 tapas distintas. El acceso a la Feria es gratuito y el horario de la misma es de 12-16.30h y por la tarde de 20-24h. El precio de cada ticket es de 1,20, y vale por una caña o por una tapa. A los que no quieran ir en coche, desde la Estación del Norte sale un autobus gratuito cada 10 minutos (aprox.).


El segundo de los eventos que quiero comentar es el 23º Oktoberfest de Calpe, al que este año simplemente han denominado como Fiesta de la Cerveza. Según parece es el mayor Oktoberfest de toda España, dada la colonia de alemanes que habita en dicha ciudad. Esta fiesta abrió sus puertas el jueves 7, pero permanecerá en marcha hasta el dia 17 de octubre, así que aún quedan bastantes días para visitarla. No estoy seguro del horario por la mañana, pero por las tardes abren desde las 18h. Aquí os dejo un enlace con el programa del evento y aquí un enlace a la localización en un mapa que he terminado haciendo yo ya que no he encontrado ninguno por la red (a la organización, un poco más de atención en esto, que los que venimos de fuera no sabemos por donde está, ni horarios ni prácticamente nada...).

A aquellos que se quieran apuntar... Allí nos veremos!!

7 oct. 2010

1ª Trobada Cervesers Artesans Valencians en Muro.

Tras un viernes movidito cerveceramente hablando, el sábado nos tenía deparada una visita a la 1ª Trobada de Cervesers Artesanals Valencians en la población de Muro. En ella estaban representados casi todos los elaboradores actuales (solamente se echaron en falta Fernandez Pons y su Altura de Vuelo así como las últimas novedades que han salido recientemente).


Al llegar a la plaza del Matzem, donde se celebraba la VI Fira Gastronòmica, nos encontramos múltiples stands que ofrecían productos de la zona y de los alrededores (aceites, dulces, quesos, embutidos, vinos, etc.) así como una caseta relativamente grande en la que se ubicaban todos los cerveceros: Lluna, Montmirà, Tyris, Socarrada y Mons.




Todos ellos traían los productos que ya conocemos en botella, además de algún que otro barril. Cerveses Lluna trajeron la Lluna y la Lluna Bruna de barril, además de la Negra en botella, Montmirà sus tres variedades en barril (Columbretes, Penyagolosa y Tombatossals), Tyris trajeron en botella la única cerveza que por ahora tienen en el mercado, Mons vinieron con sus tres variedades (Pilsen, Pale ale y Stout) y los chicos de La Socarrada trajeron la única que elaboran por el momento.

A lo largo de todo el día pudimos charlar y conocer más de cerca a cada elaborador, pero siempre con alguna cerveza entre manos... Mirad si estuvimos tiempo allí plantados que al final de la tarde, en plan de coña, Dani de Tyris nos comentó “¿Pero vosotros aún estáis aquí? ¿Todo el día, no???”. Y es que con cerveza de por medio no nos tiran ni a patadas...

De Lluna, David, Maria y Orestes, los organizadores del evento, nos dijeron que estaban retocando continuamente sus recetas y por ejemplo de la Morisca iban a sacar una 2ª versión en breve. La verdad que vi bastante cambiadas sus cervezas, sobretodo la Lluna normal, con un punto marcadamente amargo y refrescante. Me gustó bastante esta nueva versión.

Abajo podemos ver a Orestes y a Bernat, el "futuro" maestro cervecero de Lluna...

De Tyris, Gonzalo y Dani nos contaron que además de estar retocando su cerveza para seguir mejorándola, están haciendo pruebas en tres líneas: otra cerveza de trigo pero con mayor porcentaje de trigo del que tiene la Tyris normal (que tiene un 50% aprox.), una IPA al estilo británico y otra más que no recuerdo. Esperemos que no tarden en ver la luz. En cuanto a la Tyris normal, que pudimos reprobar, la noté ligeramente cambiada, más suave y con menos sabor a trigo.

De Montmirà hablamos con Pedro y Vicent, y por fin pude probar sus cervezas (aún se me resistían…). La verdad que me sorprendieron muy gratamente. La Columbretes y la Penyagolosa eran cervezas bastante ácidas para el paladar de la gente poco habituada (por lo visto más de uno se lo dijo extrañado), pero a mi si me gustaron.

Abajo podemos ver a Orestes (Lluna) y su pareja así como a Pedro (Montmirà), con sus respectivos tiradores de cerveza.

De Mons, Oreto y Paco nos explicaron que su Stout lleva 3-4 meses en el mercado. La verdad que me sorprendió muy mucho esta cerveza, y conste que la probé antes de que me contaran que un distribuidor británico la va a llevar por esas tierras. Además, me adelantaron que probablemente para finales de año se sume una nueva cerveza a su gama, una ahumada.

De La Socarrada, Rafa y Sergio, nos dijeron que en realidad la cerveza se la elabora otro artesano, al menos por el momento, pero con una receta suya. Ofrecen una cerveza con romero y miel de romero ya que por estas tierras cuando una cosa está muy buena o directamente es sublime solemos decir aquello de “açò està mel de romer…”, y de ahí la receta. Según sus palabras, quieren ofrecer un producto destinado a un mercado más selecto, de productos de calidad y que se venda en tiendas gourmet y restaurantes. Venden en botellas de 33cl, pero dentro de poco en hostelería se podrá encontrar una línea de 75cl. La verdad que la cerveza nos gustó, por tener mucho carácter y por las consabidas notas a romero. Muy curiosa. Lo del precio, pues a gusto del consumidor...


Aquí abajo podemos ver a Paco y Oreto de Mons y a Sergio de La Socarrada.

Después de unas cuantas cervezas, más o menos sobre las 18h, tuvo lugar una charla dentro del castillo en la que los diferentes elaboradores relataron sus comienzos, filosofía y los productos que elaboran. Estuvo realmente interesante e iba destinada sobretodo a aquellos que no conocen demasiado la cerveza artesanal, que desgraciadamente por el momento son unos cuantos por esta tierra. Pero poco a poco va cambiando esto y la gente va descubriendo que existe algo más allá de las grandes cerveceras. María, de Lluna, explicó que la razón de esta Trobada, además de darse a conocer a la gente así como relacionarse entre ellos para aprender todo lo posible, era también poder aunar esfuerzos para comprar materiales (chapas, botellas, maltas, etc.). Además se comentó que en un futuro no descartan formar una asociación de elaboradores valencianos y que esta Trobada podía ser el embrión. Una buena iniciativa, desde luego.

En la foto de abajo podeis ver (de izqda. a derecha) a Dani de Tyris, Sergio de La Socarrada, Maria de Lluna, Paco de Mons y Pedro de Montmirà.

La sorpresa del día me la dieron unos chicos que venían a visitar la Trobada. Hablando con ellos me contaron que ya tenían 3 variedades en el mercado (rubia, tostada y de trigo) desde hacía unas 2-3 semanas cosa que me dejó estupefacto. Sus nombre, Vicent y Jordi, unos chicos de Alginet que elaboran la cerveza La Senia, en una fábrica de Benifaió. Dentro de muy poco os daré más noticias al respecto. Pero por si fuera poco durante esta semana también me he enterado de otro elaborador de Ontinyent, Cerveses Montcabrer, que produce de momento (a falta de más información) una única cerveza, Gram Prima, que también comentaré dentro de poco.


Así que como veis, el tema de la cerveza artesana valenciana está empezando a ser algo más que un sueño y se está convirtiendo en una realidad. Muchas cervezas, nuevos elaboradores, una futura asociación, presencia de los cerveceros en múltiples ferias del territorio… Por fin!!


Antes de cerrar el post, quería DAR LAS GRACIAS a todos y cada uno de los elaboradores por lo bien que se portaron con nosotros, y en especial agradecer a David, María y Orestes de Lluna por invitarnos y sobretodo por currárselo todo tanto y hacer de esta primera Trobada un auténtico éxito. Esperemos vernos dentro de poco!

Aquí abajo os dejo unas fotos.


David (Lluna), Gonzalo (Tyris) y Pedro (Montmirà).

Aquí podéis ver como de concurrido se puso el stand por la tarde.

5 oct. 2010

Noche de viernes bávara.

Como ya conté el domingo, el fin de semana fue bastante agitado en cuanto a cerveza se refiere. El viernes, después de la visita al santuario de Ramón en Vall d’Uixó, nos animamos con otro plan para así poder cargar un poco la panza con algo de sólido además de pasarlo bien. Tras unos cuantos quilómetros en coche llegamos a Valencia, más concretamente a la zona del Cedro, para cenar en El Rincón Alemán (C/ Poeta Más y Ros, 70).

En el local, llevado actualmente por un hombretón alemán de esos que tiran para atrás (el acento y el bigote lo delataron rápidamente tras la barra), se celebraba el Oktoberfest (¿habrá algún sitio donde no se festeje durante estos días?) y solamente por eso ya merecía la pena la visita. Después de que Txema y yo fuésemos como unos posesos hacia la nevera a ver lo que había y tras observar el bonito local decorado con breweriana variada, sobretodo latas y cristalería de hace algunos años ya, nos sentamos con unos amigos de Nacho y su pareja a cenar.

La pena es que por no saber que se tenían que reservar nos quedamos sin los deseados codillos de dimensiones gigantescas (aunque más pronto que tarde caerá alguno…). Como entrantes pedimos un surtido de ensaladas y una especie de bolas de carne con salsa de champiñones (Semmelknödel mit champignon), regado por unas refrescantes Dinkel Aker Privat así como unas Sanwald Hefe Weizen de barril (esta última un tanto floja en mi opinión, quizás por el barril).Tras el picoteo inicial llegaron los platos principales, unos Schitzel Natur, lo que vienen a ser básicamente unos escalopes con guarnición (por cierto, con una mantequilla de hierbas realmente buena) y también otro plato (cuyo nombre no apunté) tipo albóndigas planas hechas a base de carne picada, especias y salsa de cebolla.

Este último estaba realmente jugoso y sabroso y fue el claro vencedor de la noche. Los platos principales los regamos con más Dinkel Aker y unas Weihenstephaner Korbinian (doppelbock) y Vitus (weizenbock). Que gozada de cervezas estas Weihenstephaner, nunca me cansaré de ellas!!! Por cierto, más de uno las descubrió por primera vez y la verdad que quedó prendado de ellas… Así que por algo será!

Tras el ágape, con el ambiente cada vez más animado y con las risas invadiendo la mesa, nos pedimos algo de postre. Apenas recuerdo nada más que una especie de mousse con algo similar a mermelada de frutos rojos por encima y una tarta de no se qué. Tanta cerveza tenía que hacer mella en la memoria… Tras los cafés y unos chupitos del archiconocido kirsch (licor de cerezas) que por cierto no tuvieron demasiado éxito (eh, Txema?) nos animamos otra vez con más cerveza para celebrar y brindar con la típica música bávara que reza aquello de Ein Prosit, ein prosit…! zarandeando las Mass (jarras de litro) de un lado a otro, siguiendo el ritmo de la música.


Y así con unos cuantos grados de alcohol de más en sangre, nos despedimos ya que al día siguiente algunos curraban y otros teníamos visita a la 1ª Trobada de Cervesers Artesanals Valencians en Muro, pero esto mejor lo cuento otro día.

3 oct. 2010

De cervezas por la Vall d’Uixó…

Como ya anticipó Txema en su blog hace unos días, este fin de semana se presentaba muy interesante y cargado “cerveceramente” hablando.

La primera cita la tuvimos el viernes por la tarde con el “doctor” Ramón. Este “facultativo”, de corte principalmente belga, hace poco que ejerce pero aún así su "clínica" está tomando cada día mayor relevancia sobretodo en cuanto a referencias se refiere. La “clínica” en cuestión se llama Cervezalandia y está emplazada en la población de la Vall d’Uixó (C/ Buenos Aires, 37), a unos 40 minutos en coche al norte de Valencia capital. Por situarnos un poco, conozco su existencia hace un par de meses y en la primera visita, allá por mediados de agosto, fue toda una sorpresa, ya que hasta el momento aquí en Valencia cosas como estas eran impensables. Se trata de una tienda con la jugosa cifra de 500 cervezas en carta (nada más y nada menos), número al alza y sin límite fijado por el momento y varias de las referencias sustituidas por otras similares continuamente. Una auténtica delicia para los cerveceros. La mayoría de referencias son belgas, y entre estas hay un amplio surtido de Alvinne, Struise, Girardin, De Dolle, Fantôme, De la Senne, etc. Por si no fuera suficiente ya con todas estas verdaderas joyas, también posee una buena muestra de cervezas estadounidenses, británicas y alemanas (entre otras), dando así el justo contrapunto a las belgas. Además también posee un buen número de cervezas en botellas de 75cl que van rotando continuamente y unas cuantas muestras de cristalería para llevar. No conformándose con todo esto, a partir de este octubre la cifra de referencias va a sufrir un importante engrosamiento con un número aún por confirmar de Revelation Cat, DeMolen, Mikkeller, Saranac, Sierra Nevada Torpedo, entre otras. ¡¡¡Algunos nos vamos a volver locos con todo esto cerca de casa!!!!

Aquí os he dejado algunas fotos de las cervezas, y aunque no se aprecien bien, dan una imagen general de lo que es es el local.


En este maravilloso jardín de las delicias cerveceras el viernes nos encontramos Txema, Nacho (Delirium) y su pareja, Rosana y yo, para conocer un poco más (en mi caso directamente descubrir) algunas de las cervezas de la afamada Rogue estadounidense: American Amber Ale, Dead Guy, Dry Hopped St. Rogue Red y Mocha Porter. Así de forma muy resumida la impresión general que hubo entre todos fue de unas buenas cervezas pero que quizás eran excesivamente correctas, sin nada de sobrecogedor para tanta fama (y precio) como atesoran. Quizás un exceso de motivación por conocerlas, esperar más de lo necesario en ellas, puede que no fueran las mejores cervezas de la marca, no se… Pero en general nos quedamos como que les faltaba algo para ser unos cervezones de esos que no se quitan fácilmente de la memoria. Algunas tenían su punto a lúpulo más interesante, otras un cuerpo mayor del que apuntaba su reducido alcohol, la Mocha era muy redonda y completa en todos los sentidos, y así podría decir más cosas destacables, pero repito, y en general, no nos dejaron boquiabiertos. Nos quedaron dos por probar, la Morimoto Black y la Dad’s Little Helper, que me las traje junto con todas las anteriormente comentadas, y así poderles dar una segunda oportunidad, y con más atención y tranquilidad hacerles un juicio de valor en condiciones.

Quitando el hecho de que gustaran más o menos las cervezas, lo pasamos realmente bien, ya que el poder juntarnos unos cuantos cerveceros con tantas ganas de charlar y de compartir risas, y además de todo esto, tener tantas cervezas alrededor, pues es algo que difícilmente puede salir mal. Y de no ser así, no hubiera surgido otro plan a continuación también muy interesante, con la excusa de seguir regando el cuerpo con este maravilloso elixir llamado cerveza. Pero esto mejor lo dejo para otro post. Bueno, os dejo una pista: ¡Prost, kameraden!

P.D. Casi a última hora se cayó del evento Gabriel, que iba a venir desde Málaga con un amigo, pero algunos problemas inesperados truncaron la visita. Si todo va bien, nos veremos muy pronto!

1 oct. 2010

Entrevistas (V). Sir Asf.

Si el otro día publicaba la entrevista de Embracing Darkness, hoy es el turno de Alberto, más conocido como Sir Asf, compañero de batallas en Hipos Urinatum. Vamos pues con la entrevista.

¿Hace cuanto y en que circunstancias empezó a interesarte más en profundidad el tema de la cerveza? Supongo que cuando me di cuenta de la cantidad de posibilidades que este mundo ofrecía, en cuanto a sabor, apariencia e historia. Encontrar una carta con múltiples cervezas que jamás había visto, en una cervecería, desató mi curiosidad.

¿Que cerveza supuso para ti un punto de inflexión respecto a todo lo que anteriormente habías probado y te hizo abrir los ojos? Parecido a lo que dijo Embracing, Gulden Draak fue el cambio. Cuando me fui a vivir a Burgos encontré una tienda que vendía cierta variedad de Ales Belgas. Tras probarlas todas entendí que no había hecho más que empezar.

¿Cual es tu estilo/s o tipología/s de cerveza favorito/s? Depende un poco de la situación, pero debo reconocer mi debilidad por las Ales Belgas y las cervezas de abadía.

Cita dos cervezas que hayas tomado últimamente: una que te haya sorprendido muy gratamente y otra que te hacia decepcionado. Gratamente me sorprendieron la Red Ale y la Stout de las Pagoa, sobre todo esta última. No esperaba ese resultado. En cuanto a decepciones, podría nombrar un par de cervezas francesas artesanales que me traje del último viaje a Toulouse, y diré La Goudale Bière Blonde.

¿Que cerveza que tengas a tu alcance podrías tomar todos los días sin cansarte nunca de ella? Alhambra 1925.

Y por el contrario, ¿que cerveza existe en el mercado que te encantaría poder tomar, pero por disponibilidad, dinero o cualquier otra razón no te es fácil hacerlo? Alguna Imperial Stout. No me importaría tener una cerveza en la bodega para la ocasión. Y puede que me anime a cumplir ese deseo.

Nombra un lugar relacionado con la cerveza que hayas visitado y que me recomendarías. Berlín, Düsseldorf y Colonia. Alemania es increíble.

Y en cambio, ¿que ciudad y/o país con algún interés cervecero aún no conoces y te encantaría poderlo hacer para tomarte unas buenas cervezas o conocer un ambiente cervecero interesante? Bélgica y la República Checa, sin duda.

¿Como sería la cervecería/pub de tus sueños? Si ya existe algo similar, que características posee (carta de cervezas, ambiente, decoración, servicio, etc.) y si lo crees oportuno nómbrala. Gran variedad de cervezas y platos de comida de calidad, música ambiental y en ocasiones en directo, ni mucha ni poca gente, buenos parroquianos y excelentes camareros, un precio no abusivo. Me conformo con algo parecido a eso.

¿Que opinión te merece el movimiento cervecero artesanal que tan en boga está últimamente en la península Ibérica? Se está corriendo mucho, se va avanzando a buen ritmo, está siendo positivo…? Me sorprende la cantidad de artesanales que hacen aparición cada cierto tiempo en la península, y me alegra tener noticias de ello. Esto demuestra que queda mucho por probar y que a priori se está haciendo un buen trabajo en cuanto a la conservación (creación) de una cultura cervecera en nuestro país. Obviando aquellos productos sin interés ni “humildad”.

¿Tienes algún proyecto personal en mente o a punto de fructificar relacionado con la elaboración de cerveza? Me animaré a la elaboración de cerveza casera con el compañero de blog Embracing, si me acepta en su enorme fábrica.

Sobre los blogs de cerveza, ¿que opinión te merecen en general? Echas en falta alguna cosa? Hay algo que no te guste? He aprendido una barbaridad con los blogs cerveceros de esta comunidad bloguera, y con sus dueños. Hay gente muy interesada e interesante que aporta conocimiento y saber a aquellos que continuamos aprendiendo, y eso es de agradecer. Además, creo que poco a poco iré conociendo en persona a muchos de ellos (he comenzado a hacerlo), teniendo la oportunidad de comprobar que, efectivamente, hay mucha gente apasionada. Quiero quedarme con eso.

Para ir finalizando, una pregunta relacionada con mi pasión coleccionista: nombra una o varias cervezas que para ti tengan una etiqueta muy lograda, por diseño o por cualquier otra razón. Me encanta la variedad en cuanto al diseño en las diferentes etiquetas que rondan por el mundo, y puedo decir que muchas veces me dejo seducir por una elegante etiqueta a la hora de seleccionar una cerveza. Por desgracia, muchas veces calidad y diseño no están tan ligados como deberían.

Y ya para terminar, ¿que proyecto/sueño relacionado con la cerveza te gustaría cumplir personalmente lo antes posible, y si no tienes ninguno, que te gustaría que se cumpliera relacionado con cualquier tema cervecero? Poder hacer películas. Se iba a enterar este país de la variedad de cervezas de calidad que son desconocidas para la mayoría. Además, por supuesto, de colar una botella de Hipos Urinatum en algún plano.

Un auténtico placer tu entrevista Alberto. Igual que como le dije a Hugo, a ver si nos podemos conocer cara a cara muy pronto, ya sea en Zaragoza o en Valencia!!