29 dic. 2010

Un día de los inocentes gélido aunque interesante.

Ayer fue uno de esos días en los que a uno lo que más le apetece es quedarse dentro de la cama todo el día, o como mucho salir de ella para tomar una buena cerveza y ver una película interesante. Y es que a pesar de que los pobres meteorólogos se afanaron en advertirnos de que las gélidas temperaturas iban a remitir, nada de nada... Frío, frío y más frío (aunque alguno pensará que eso depende del punto de vista con el que se mire, pero en Valencia estar por debajo de 5ºC ya hablamos de frío).

A pesar de ese día tan desangelado, a las 20h nos esperaban en Valencia para una especie de cata llevada a cabo conjuntamente entre la tienda de La Boutique de la Cerveza y la cervecería Ruzanúvol, de las cuales ya os he hablado varias veces por el blog. No es que frecuente habitualmente este tipo de eventos, pero el poder reencontrarse con algunos amigos y tomar unas cuantas cervezas es un pretexto más que suficiente para apuntarse a lo que sea, y si de paso sirve para aprender alguna cosa, pues mejor que mejor.

Como buen día de los inocentes, tras un pequeño imprevisto, tuvimos que cambiar los planes y en lugar de hacer la cata en el local de Ruzanúvol, nos fuimos a una tienda de productos gourmet italianos de la Avenida Regne de València que abrirá sus puertas dentro de poco. Por un momento parecía que el día de los inocentes quería cobrarse algunas víctimas, pero dentro de lo malo de no tener los barriles de Lambratte o Birrificio Italiano al alcance, no estuvo nada mal el cambio, probando cervezas entre estanterías repletas de pasta, confituras, vinos, quesos y demás delicatessen italianas.

Tras un poco de retraso empezó la cata. Jose Tomás Acosta, sumiller y actualmente trabajador en Rosita, entre otras ocupaciones, hizo de capitán de la velada. Entre explicaciones, diapositivas, botes con lúpulos y maltas, empezaron a desfilar las cervezas. Una Lambrate Ligera suave pero muy rica abrió la batalla. Luego aparecieron Rosita Original, Fantôme, Lupulus, Abadía Española, La Chouffe Blonde y para terminar una Leikeim Steinbier, todas relativamente ligeras pero muy bien acompañadas con quesos que según Jose Tomás maridaban bien.


De las cervezas, poco que decir. De hecho en nuestro caso las conocíamos todas menos la Lambrate. Pero según Jose Tomás, la idea era empezar desde algo sencillo, introduciendo a los asistentes con cervezas suaves, para en ocasiones venideras ir profundizando en otro tipo de estilos. En general esperábamos un poco más de las cervezas (Rosita y Abadía Española no terminaron de gustar en comparación con otras pruebas anteriores) y entre unos cuantos tampoco nos terminó de gustar el orden de las cervezas ya que algunas se vieron atenuadas en cuanto al sabor por las precedentes. Pero quitando esos pequeños detalles en general fue un evento ameno, entretenido e incluso en algunos momentos, divertido.

Tras las despedidas y, como no, de los trapicheos oportunos (algunos de los cuales podéis ver en la siguiente foto, ¡¡gracias Txema!!) nos fuimos para casa, con más frío aún si cabe calando nuestros huesos.


Hoy, de buena mañana, tras descansar bien (hay que aprovechar los días sin curro ni estudiar), nos levantamos con muchas ganas a pesar de que las borrascas y los anticiclones seguían insistiendo en congelarnos por dentro. Un aviso de correos era razón más que suficiente para saltar de la cama ilusionados. Nos llegaba un paquete desde Italia gracias a Raúl, homebrewer y amigo afincado temporalmente en el país transalpino aunque de vez en cuando se vuelve para Barcelona (o mejor dicho, L’Hospitalet, como sus cervezas bien nos recuerdan…). Desde ese país, del cual cada vez estoy más enamorado cerveceramente hablando, llegaban dos artesanales, Black Rebel, una “Mint Stout”, de 5,5% de Birrificio CitaBiunda, y Milady, una Bitter de 5,6% de Birrificio Rurale. Acompañando estas dos perlas venía además una Santa’s Butt, en este caso una cerveza británica, pero hacía tiempo que iba tras ella y Raúl tuvo el detalle de conseguirla. ¡¡Mil gracias amigo!!


Pero es que la cerveza no termina aquí. Esta tarde nos vamos a “convertir” a una amiga al lado oscuro (y adictivo) de las Imperial Stout, como hace tiempo le prometimos. Veremos que tal…

Así que como podéis comprobar, ni el frío, ni el día de los inocentes, ni los empachos de comida navideña, ni nada de nada evita que la cerveza siga inundando estas fiestas.

¡¡¡Feliz año a todos y próspero 2011!!!!

24 dic. 2010

Llegó la navidad… y sus cervezas.

A pesar de que algunos llevamos varias semanas intentando reclutar para nuestras despensas todo aquello que relacione la cerveza con la navidad (o el invierno), por fin podemos decir de forma oficial que ha llegado esta época tan singular. Para los que somos cerveceros y al mismo tiempo coleccionistas, esta temporada es una de las más interesantes a la par que prolíficas del año, ya que a las cervezas de invierno, disponibles desde antes, se suman todas las cervezas de navidad, kerstbier, weihnachtsbier, bières de noël, juleøl o como quiera que se las llamen en sus diferentes países.

Todas ellas salen al mercado engalanadas con etiquetas preciosas en su mayoría, algunas más divertidas, otras más infantiles, otras clásicas y comerciales con el típico paisaje nevado repleto de árboles y sus lucecitas, o con el repetitivo Santa Claus, pero también hay algunas más sencillas y a la vez muy elegantes.


Existen fabricantes que varían los diseños de sus etiquetas año a año, y dentro de este reducido grupo existen además algunas etiquetas verdaderamente cuidadas, como es el caso de los británicos Samuel Smith’s y su Winter Welcome, o los estadounidenses Anchor Brewing y su Anchor Christmas. Esta última en concreto presenta un el dibujo de un árbol distinto cada año, desde que en 1975 viera la luz la cerveza por primera vez. Un auténtico reto (casi obsesión) para algunos coleccionistas. Pero es que además, la receta no es exactamente la misma así que más excusa para probarla año tras año.


Dentro de todos esos envoltorios que suelen acaparar casi toda la atención en muchos casos, existen cervezas muy diversas. Desde las que son simples versiones de cervezas básicas pero con un contenido alcohólico más elevado y/o un carácter dulzón más pronunciado (cosa bastante frecuente); pasando por otros fabricantes que elaboran cervezas totalmente distintas a las de su repertorio; algunos casos con ingredientes peculiares; pero también existen ediciones limitadas elaboradas con ingredientes de excelente calidad y cuya elaboración se restringe a esta época concreta.

Un ejemplo de esto último es la Fuller’s Vintage, que este año he tenido la suerte de conseguir. Se trata de una cerveza limitada que sale por estas fechas y que se viene elaborando desde 1997, cambiando año a año las maltas, lúpulos y levaduras empleadas. Aquí podéis ver algunas de las variaciones.

Fijándonos en los ingredientes más o menos particulares que poseen todas estas cervezas de temporada, podemos encontrar elaboraciones con miel, jengibre, piel de naranja, regaliz, calabaza, chocolate, especias tan variadas como la canela, clavo, nuez moscada y vainilla, y así un larguísimo etcétera.

Con esto se nos presenta todo un abanico impresionante de colores, aromas y sabores cuyo factor común, además de buscar un aumento de las ventas por parte de las cerveceras (cosa que aunque no suene muy bien, es lo que primero que viene a la cabeza tras probar algunos ejemplos…), es principalmente celebrar la llegada de una nueva temporada y, además, festejar un nuevo año.

Así que independientemente de los gustos de cada uno, encaminados a cervezas más ligeras o bien hacia otras más contundentes, lo más importante es que este maravilloso elixir espumoso inunde nuestras casas y ocupe el importante papel que merece en nuestras mesas, tal y como lo ha sido históricamente en tantas y tantas culturas.

¡Felices fiestas y buena cerveza para todos!

P.D. Como el año pasado, aquí os dejo unas fotos de las cervezas de invierno/navidad que hemos podido conseguir. Quizás a más de uno le parezca una barbaridad, pero entender que evidentemente no me las pienso tomar yo solo…

22 dic. 2010

Entrevistas. Andrés (Lúpulo Feroz).

Hoy volvemos de nuevo con las Entrevistas tras unas cuantas entradas sin ellas. En este caso es el turno de Andrés, más conocido para la mayoría de nosotros por el sobrenombre de El Lúpulo Feroz. Ese mismo apelativo corona el local que regenta en Oviedo, que como pudimos comprobar el pasado agosto y aquí detallé, es un auténtico santuario de la cerveza y de la buena música. Sin más dilación, vamos pues con las preguntas:

¿Hace cuanto y en qué circunstancias empezó a interesarte más en profundidad el tema de la cerveza? En mi adolescencia/primera juventud nunca fui demasiado aficionado a la cerveza, salvo algún escarceo ocasional con alguna que otra "rubia" (entiéndase líquido elemento y no fémina). Un bebedor de ron jamás debería haberse metido un atracón a "lágrimas" de Jameson, pero quién me iba a decir que a la larga agradecería la tremenda borrachera y mayor resaca, ya que me hizo por mucho tiempo no tolerar bebidas de alta graduación y me obligó por integración social en noches de viernes y sábados a acercarme a la cerveza.

¿Qué cerveza supuso para ti un punto de inflexión respecto a todo lo que anteriormente habías probado y te hizo abrir los ojos? Hay dos. Después del incidente, anteriormente citado, con el whisky, comencé a beber Heineken, Mahou, San Miguel... sin prestar atención en demasía a la marca. Un buen día, en mi bar de cabecera, decidieron subir la Heineken lo que a mi me parecía una barbaridad, ya que la veía igual que las demás. Ni corto ni perezoso decido no tomarla más, miro alrededor y veo a un amigo bebiendo Voll Damm. Yo creía que era una más de las lagers que estaba tomando y pedí una. "Ostias, ¿pero esto qué es?" fue lo primero que me pasó por la cabeza con el primer sorbo. Aún lo recuerdo como hoy mismo. Menuda explosión de sabor... y de grados. Durante mucho tiempo me iba a casa muuuuuuuuuy feliz y contento con tres o cuatro en el estómago.
Un tiempo después y saliendo a cenar con un antiguo novio de mi hermana, me comenta que tengo que probar una cerveza que estaba buenísima, y me llevó a "La calellina les Indies" en Villaviciosa, donde pude degustar mi primera Grimbergen y donde descubrí que hay vida fuera del planeta "eurolager".

¿Cual es tu estilo o tipología de cerveza favorito? En esto he ido evolucionando con los años. En un principio todo lo belga molaba, con sus strong ales dándome caña con el sabor y con los grados, con sus copas balón llamativas, grabadas con logos llamativos y nombres generalmente infernales o monásticos (curiosa dicotomía en el mundo de la cerveza flamenca y valona). Un viaje a Chequia y Alemania me hizo darme cuenta de que bebía litros y litros y no me emborrachaba apenas, lo que me acerco a las pils y lagers. Más tarde llegó la Bass y de ahí un interés creciente por lo británico. Pintas que no encharcan, sin gas, y con poca graduación eran una tentación para alguien que pasa muchas horas detrás de la barra bebiendo varios litros de cerveza diaria. Últimamente lo yankee está de moda con sus lúpulos por doquier, y si bien son cervezas maravillosas, me cansa un poco tanto amargor.
Como diría Sabina y sabiendo que esto cambiará cualquier día (o seguramente cualquier noche), "pero si me dan a elegir"... de entre todas las birras prefiero la del triangulo rojo, en vaso de pinta, tirada de grifo y un poco templada.... O sease, me quedo con las de "La pérfida Albion"

Cita dos cervezas que hayas tomado últimamente: una que te haya sorprendido muy gratamente y otra que te hacia decepcionado. Einsiedler weis (Alemania) en botella de 50 cl. Impresionante. Mug Bitter (Bélgica) en botella de 33 cl. Ni bitter ni na de na. Decepcionante.

¿Qué cerveza que tengas a tu alcance podrías tomar todos los días sin cansarte nunca de ella? Bass. Nunca me canso de ella. Lo malo que cada día me cuesta más conseguirla

Y por el contrario, ¿qué cerveza existe en el mercado que te encantaría poder tomar pero por disponibilidad, dinero o cualquier otra razón no te es fácil hacerlo? Sierra Nevada Pale Ale. La consigo de cuando en cuando, pero no con la frecuencia que desearía. Un diez de cerveza.

Nombra un lugar relacionado con la cerveza que hayas visitado y que me recomendarías conocer. El sótano de Cotoya en Villayo (Asturias). Como segunda opción el triángulo Praga-Nuremberg-Bamberg, muy recomendable y a poca distancia en coche unas ciudades de otras.

Y en cambio, ¿qué ciudad y/o país con algún interés cervecero aún no conoces y te encantaría poderlo hacer para tomarte unas buenas cervezas o conocer un ambiente cervecero interesante? Del 5G, que diría "un que yo me sé", ya conozco Alemania, Bélgica y República Checa. Me faltan USA y Gran Bretaña. Espero poder ir a las islas en breve y algún día cruzar el charco. Se me cae la baba escuchando los relatos de otros compañeros de la CAAC hablando de sus fechorías y andanzas por el United Kingdom.

¿Como sería la cervecería/pub de tus sueños? Si ya existe algo similar, ¿que características posee (carta de cervezas, ambiente, decoración, servicio, etc.)? Si lo crees oportuno nómbrala. La cervecería de mis sueños ya existe y se llama "El Lúpulo Feroz". Puede sonar jactancioso pero creerme que no lo es. A quien visite el local le podra gustar o no. Podrá estar de acuerdo con decoración, música, ambiente, carta de cervezas, atención... pero al menos lo que yo pienso es que es casi perfecto (tenemos fallos, como no, y no todo sale como uno quiere, pero intentamos que sean los mínimos). Vengo de otros mundos profesionales que nada tienen que ver con la cerveza, y ni siquiera con la hostelería, y si decidí meterme en esta aventura fue porque lo que yo quería como cliente no lo encontraba por ningún lado. Ahota tengo un local que me permite exprimir dos de mis pasiones, que son la música rock y la cerveza. La decoración es como a mi me gusta y el ambiente es el que generan este tipo de bares, y me encanta. La mayoría de los clientes son amigos y raro es el caso que haya alguna palabra más alta que otra, discusión fuera de tono o problemas relacionados con excesiva ingesta alcohólica.
Otras cervecerías que me encantan son "Montana" de Xixón, "El Cabanon" de Avilés y "El Espumeru" de La Felguera (Llangreu), ambas con el mismo tipo de música, decoración, ambiente y atención que me gusta.

¿Qué opinión te merece el movimiento cervecero artesanal que tan en boga está últimamente en la península Ibérica? ¿Crees que se está corriendo mucho? Me parece cansino. No coment.

¿Tienes algún proyecto personal en mente o a punto de fructificar relacionado con la elaboración de cerveza? Siempre he tenido muchos proyectos en la cabeza, algunos realizables, otros peregrinos. Llevar dos cervecerías adelante ya es suficiente quebradero de cabeza como para plantearte más cosas, pero ahí están siempre intentando vencer mi prudencia. Supongo que si algún día se concretan pronto os enteraréis todos de que se trata. Tener como amigo y compañero a un técnico extraordinario como Cotoya allana mucho el camino para cualquier proyecto futuro relacionado con la elaboración. Yo solo puedo poner medios comerciales y labia para vender. La elaboración pura y dura jamás será mi fuerte.

Sobre los blogs de cerveza, ¿qué opinión te merecen en general? ¿Echas en falta alguna cosa? ¿Hay algo que no te guste? Hace tres años cuando comenzó la Caac a funcionar, éramos pocos y se hacía posible el mirar casi a diario todos los blogs y comentar entre todos. Con el tiempo y al irse ampliando el número de blogs esto se hace imposible. Sigo los que me gustan, comento muy poco y procuro estar al día y sobre todo escapar de las polémicas ya que no tengo ni tiempo ni energías para mantener debates estériles. Cada día se publican y se comentan cosas más técnicas que al lector medio ni nos interesan ni nos informan de lo que realmente necesitamos. Se echa de menos cosas prácticas. Viajes, cervecerías, cervezas, lugares... (ojo. que se echen de menos no quiere decir que no existan post sobre ello. Hacen falta más).

Para ir finalizando una pregunta relacionada con mi pasión coleccionista: nombra una o varias cervezas que para ti tengan una etiqueta muy lograda, por diseño o por cualquier otra razón. Lograda, la Fraoch Heather Ale. La etiqueta más bonita que he visto nunca. La cerveza muy buena también. Todo lo contrario que la Brigand. La de la foto del caballero es la mas horrible que he visto nunca. La cerveza muy mala también.

Y ya para terminar, ¿que proyecto/sueño relacionado con la cerveza te gustaría cumplir personalmente lo antes posible, y si no tienes ninguno, que te gustaría que se cumpliera relacionado con cualquier tema cervecero? Un Brewpub en uno de mis locales seria sin duda el máximo objetivo. Tarea dificil por muchos motivos (económicos, técnicos, licencias, permisos....) pero que siempre tendrá un hueco en mis fantasías. En cuanto al día a día ya es un reto mantener una carta interesante de cervezas, que rote adecuadamente y que introduzca novedades con frecuencia.

Muchas gracias Andrés. Espero que nos volvamos a ver pronto por tu tierra o por Valencia, ya que ahora no teneis excusa para no bajaros... Pero bueno, independientemente de si nos vemos más o menos pronto, ya sabes que por aquí abajo tienes dos seguidores acérrimos. Me voy a tomar una Bass en tu honor, aunque no sea de barril y eso cambie muuuuucho el tema... Aunque como se suele decir, menos da una piedra, no?

20 dic. 2010

Málaga tiene algo especial…

Ya estamos de vuelta de Málaga, tras disfrutar de un estupendo fin de semana con mucha y muy buena cerveza, pero por encima de todo, de gozar con gente realmente encantadora (bueno, y algún que otro felino también…).

Todo empezó el viernes de buena mañana, con los termómetros rozando unos gélidos 0ºC (ni frío ni calor como dice aquel). Los kilómetros fueron cayendo poco a poco casi sin darnos cuenta, seguramente por el frío que mantuvo las neuronas bien aletargadas. Y así bordeamos Granada y su imponente Sierra Nevada vestida de blanco, y llegamos a Málaga.


Ya en Torremolinos subimos a casa de Gabriel cargados con unas cuantas cajas repletas de cervezas. Charlando tan a gusto, y con alguna de las elaboraciones del “maestro cervecero” entre manos (por cierto, sorprendentemente buenas, pese a las quejas de alguna malagueña…) se nos pasó la tarde y empezó el goteo incesante de gente. Todos con el mismo objetivo de celebrar lo que iba a ser un cumpleaños memorable.


Arriba teneis algunos de los "regalitos" que el anfitrión se llevó. Nadie diría que Gabriel es un devoto de las cervezas estadounidenses, verdad?

Como tampoco se trata de detallar la noche con pelos y señales (alguno me corta la cabeza si lo hago…) solamente os dejo una foto con las cervezas que fueron desfilando…


Arriba teneis las diferentes navideñas de la cena. De izquierda a derecha: Struise Tsjeeses (impecable, como no podía ser menos viniendo de Struise), Gouden Carolus Christmas (deliciosa, con ese punto delicioso de regaliz), St. Bernardus Christmas (intachable, como era de esperar), Hoppin' Frog Christmas (no dejó indiferente a nadie, con ese punto de canela y jenjibre... en mi opinión muy buena), Père Noël (la grata sorpresa de la noche según la mayoría, venida de la mano de De Ranke), St. Feuillien Cuvée de Noël (otra de las que más gustaron, pero para mi gusto quizás demasiado dulce).

Y así, tan a gusto entre cervecitas y en un ambiente inmejorable, fue pasando la noche, hasta que llegó una grandiosa y estupenda botella de 3 litros (Jeroboam para los entendidos...) de Chimay azul. Si la pequeña de la familia, con solo 33cl, es una de esas cervezas que nunca falla, imaginaros este coloso… ¡¡No tengo palabras para describir el festín!!


Tras las dos rondas que dio de si la botella de Chimay, algunos incluso tuvieron cuerpo para una ronda con destilados varios y una Rogue Chipotle. Así que como os imaginareis la gente se puso más bien “fina” y aunque hubo un amago de quedarnos a dormir todos en la misma casa al final sólo nos quedamos Gabriel, Marya, Rosana y yo.

Por si aún no llevábamos bastante etanol en sangre (por suerte no íbamos a conducir), los cuatro culminamos la noche (más bien el amanecer…) con dos joyas americanas (siendo Gabriel el anfitrión no podíamos terminar sin alguna yanqui espectacular dentro de nuestras entrañas). Una Dogfish 90’ Imperial IPA tremendamente potente pero muy equilibrada y una maravillosa barleywine, Stone Old Guardian, fueron las dos delicias que rondarán nuestra memoria largo tiempo. Luego nos fuimos a descansar sin más fuerzas.
Aquí arriba teneis las diferentes cervezas que nos bebimos a lo largo del festín.

Tras unas cuantas horas descansando nos levantamos el sábado con el cuerpo más bien maltrecho (aunque bien es verdad que menos de lo esperado). Salió un día horroroso, lloviendo sin parar, con rayos y centellas como diría el gran capitán Haddock. Verdaderamente una metáfora de nuestro estado físico. Así que tocaba un día de reposo en casita. Pero al ir pasando las horas y con los cuerpos mejorando por momentos, como nunca hay dos sin tres, nos animamos con una merienda/cena mejor imposible. Durante el cumpleaños, uno de los regalos que Gabriel recibió (y que se fue rápidamente dentro del frigorífico a buen recaudo de los famélicos ojos del personal), fue un estofado de cordero con ciruelas, cacahuetes y sésamo verdaderamente apetecible. Como si fuéramos cuatro lobos hambrientos, nos lo zampamos acompañados de un poco de arroz basmati y de uno de los regalos líquidos que nosotros le trajimos. Todo verdaderamente delicioso, pero el cordero en concreto estaba sublime.


En cuanto a la cerveza que acompañó el cordero, se trataba de la Mikkeller Red/White Christmas en botella de 1,5 litros. Una cerveza diferente a lo esperado, ya que no era la típica navideña que aparentaba la etiqueta, pero estaba muy rica con ese punto lupulado yanquie predominante (tomahawk, simcoe y amarillo) y especiado, que nos acabamos pimplando entera entre Gabriel, Rosana y yo (Marya no pudo resistir más cerveza). Tras un buen rato de charla y de disfrutar de los resultados futbolísticos por la televisión (lo siento Txema por tu Español ;P), nos fuimos a descansar. Un día tranquilito pero evidentemente no por ello falto del espumoso elixir.

Ya el domingo nos levantamos bastante más descansados y animados, sobretodo porque el solecito andaluz por fin hacía presencia tras un día tan tenebroso como el anterior. Nos decidimos a bajar a la playa a disfrutar de las vistas, pero un achicharrante sol (nada más y nada menos que bajo unos 24ºC abrasadores) hizo presencia. Tras el paseo fuimos a tomar ese famoso pescaíto malagueño. Unos boquerones con limón y una rosada, ambos fritos, entre otros platos, fueron los manjares que a Rosana y a mí nos dejaron con la boca abierta. Cuanto nos queda por aprender de las frituras andaluzas por otras latitudes…


¡Ah! Y por poco se me pasa esa inolvidable milhojas Velasco. Tras probarlas comprendo que puedan decir que son las mejores del mundo!

Cuando ya no teníamos otro plan que recoger los trastos y marcharnos hacia Valencia, nos cruzamos con unos familiares de Marya (uno de los cuales trabaja en la San Miguel) y nos regaló la botella monoblock del Málaga C.F., botella que por desgracia ya no se encuentra por ahí fácilmente. Así que mil gracias!!!! Pero es que poco después aún nos topamos con otra sorpresa que ansiosamente buscaba para la colección, como era la Cruzcampo que conmemoraba el mundial de fútbol de este pasado verano. Así que casi sin buscarlo aún nos llevamos dos alegrías más en las maletas.


Tras cargar el coche y las despedidas oportunas, nos dispusimos a triturar esos 580 Km. de carretera, muy felices por el maravilloso fin de semana que habíamos podido disfrutar. Gracias Gabriel y Marya. Sois encantadores. Dar recuerdos a Calcetines, Croqueta y el resto de la panda!!!

P.D.: por cierto, malagueños, ya diréis que tal está la Rugoop de Mikkeller & Three Floyds… Eso sí, acordaros de guardarme la etiqueta!!!

16 dic. 2010

Flamenco y pescaíto frito navideño.

Falta poco más de una semana para las navidades y no somos pocos los que estamos frotándonos las manos pensando en las deliciosas cervezas que nos esperan en la bodega (en mi caso, aunque suena menos refinado, es más realista hablar del "armario cervecero"...).

Pero antes de empezar con ese festín cervecero (y de ponernos a ganar irremediablemente esos kilos de más con los dichosos polvorones), nada mejor que un viajecito para culminar el año, antes de resguardarnos definitivamente en casa de ese frío aterrador que ha vuelto a aparecer tras una corta tregua.

Esta vez toca pisar de nuevo esas tierras andaluzas, y Málaga, o para ser más concretos, Torremolinos, es el destino elegido ya que allí cumple años un amigo cervecero que muchos de vosotros ya conocéis.

Ya os contaré, aunque como podréis imaginar, las cosas pintan muy pero que muy bien...

13 dic. 2010

En las entrañas de las Bière de Garde.

A raíz del interesante hilo que se ha formado en una de las entradas del blog (gracias sobretodo a Chela y Embracing) os lanzo estas preguntas al aire que seguro más de uno os habéis hecho en alguna ocasión (yo al menos si lo he hecho).

¿Que es para vosotros una Bière de Garde francesa? ¿Tiene por que ser todo aquello que no sea una lager? ¿Pensáis que hay mucho gato encerrado en esa denominación? ¿Hay marcas que se aprovechan del nombre para vender o por el contrario es una nomenclatura fiable? ¿Qué ejemplos conocéis?

Para quien no conozca estas cervezas, aquí os dejo algunas definiciones (seguro que las hay de mejores pero el tiempo no es precisamente lo que me sobra…).

Según el gran Michael Jackson http://www.beerhunter.com/styles/biere_de_garde.html, la Bière de Garde es: “Un estilo francés, frecuentemente de color bronce o ámbar. Originalmente eran cervezas fuertes, de alta fermentación y acondicionadas en botella durante la guarda. Pueden tener sabores de caramelo por un proceso largo de ebullición. En la actualidad, a menudo son cervezas de baja fermentación y filtradas. De 4,4 a 7,5 de alcohol.”

Según Beeradvocate http://beeradvocate.com/beer/style/127 “Las Bière de Garde poseen un color que va del dorado al cobre profundo o marrón ligero. Cuerpo moderado a medio. Este estilo se caracteriza por un aroma tostado de las maltas, ligeramente dulce en sabor y amargor medio por el lúpulo. Frecuentemente acondicionada en botella con el consecuente carácter a levaduras.

Según Wikipedia, http://en.wikipedia.org/wiki/Bi%C3%A8re_de_Garde, “Bière de Garde es una Strong Pale Ale o Keeping Beer (cerveza de guarda) tradicionalmente elaborada en Pas-de-Calais, Francia. Estas cervezas son elaboradas por lo general en casas de campo (farmhouses)durante el invierno y la primavera, para evitar los problemas impredecibles que la levadura tiene durante el verano. Por lo general estas cervezas son de color cobre o dorado y, como su nombre indica, los orígenes de este estilo vienen por la tradición madurarlas durante un periodo una vez embotellada (muchas veces incluso selladas con tapón de corcho), para ser consumidas a finales de año, algo parecido al caso de las Saison.”

Según el BJCP, http://www.bjcp.org/2008styles/style16.php, "Una Farmhouse Ale artesanal del norte de Francia elaborada a principios de primavera y mantenida en bodegas frías para el consumo durante épocas más cálidas. En la actualidad se elabora durante todo el año".

Adaptado/resumido de http://www.bieredegarde.com/, “La Bière de Garde es un estilo de cerveza tradicionalmente elaborado en las casas de campo del norte de Francia, originario de cuando aún no había control de temperatura y esterilidad en las cerveceras. Son muy similares a las Saison belgas en cuanto al punto afrutado, pero menos lupuladas y más malteadas. Tradicionalmente vienen en 3 estilos: Blonde, Ambrée y Brune. Las Bière de Garde pueden elaborarse con levaduras Ale, lager o salvajes, pero son generalmente guardadas durante unos meses antes de servirlas. Son elaboradas a lo largo del año y no únicamente durante el invierno.

Según Ratebeer http://www.ratebeer.com/beerstyles/biere-de-garde/58/, “Cerveza de cuerpo medio y con toques de caramelo o toffee. El aroma y sabor de la guarda son característicos. Color que varia del dorado intenso al cobre. Buena retención de espuma. El nombre significa “cerveza para guardar” y está mejor con el tiempo."

De nuevo, gracias Chela y Embracing.
Y ahora, a desenfundar las armas!!!!

12 dic. 2010

Una abadía valenciana vestida de blanco…

Ayer sábado teníamos cita en La Boutique de la Cerveza, una de las mejores referencias que podemos encontrar actualmente por la ciudad de Valencia, en cuanto a tiendas de cervezas se refiere. Allí tenía lugar la presentación de una cerveza especial para estas navidades, venida de la mano de Cerveza de Benicalap S.L., quizás más conocida por el nombre de Abadía Española.

A lo largo de hora y media, que se nos pasó literalmente volando, pudimos conocer las personas que están detrás de este proyecto. Pudimos hacerles algunas preguntas, conocer sus gustos, ideas y proyectos, pero también pudimos reírnos y pasar un muy buen rato.


Su historia empezó hace algo más de 2 años, un día cualquiera en pleno barrio de Benicalap, cuando Joan (químico) y J. Vicente (ingeniero industrial) estaban cavilando sobre su próximo futuro como jubilados. Se imaginaban en un placentero retiro por el Caribe, alejados de sus mujeres (palabras suyas...), cuando les vino a la cabeza la idea de hacer cerveza como sustento de vida entre tanto relax. Como el Caribe quedaba algo lejos, pensaron que primero era plan de ponerse a elaborar cerveza por aquí. Después de unírseles Ángel (empresario) y Juan (biólogo y ex–Heineken) terminó formándose este cuarteto de oro llamado Abadía Española.

Desde hace dos años que empezaron hasta ahora os podréis imaginar las complicaciones: concretar la cerveza a elaborar, ajustarla y volverla a ajustar infinidad de veces, típicos dolores de cabeza por el dichoso papeleo… hasta que hace muy poco por fin llegó al mercado. No tenían prisa por salir a la luz, a pesar que algunos estuviéramos intrigados (y casi diría que obsesionados) por saber algo más de ellos de lo que su escueta página web informaba.

Hasta ayer, su buque insignia era una cerveza rubia con 5% de alcohol, inspirada en una receta que por lo visto sus abuelas ya llevaban a la práctica hace algunos años. Elaborada con maltas Pilsner y Caramel (ésta, caramelizada por ellos mismos en un horno de su obrador), lúpulo Saaz en flor (al que tienen un enorme respeto y admiración) y lúpulo Nugget (en pellets) proveniente de León. Se puede encontrar en los formatos de 33 y 75cl.


Pero como os decía al principio, ayer asistíamos a la presentación de una novedad para estas fechas. Se trata de una tirada especial de navidad limitada a 200 botellas de 75cl, con 7% de alcohol, unos 30 IBUs en la escala de amargor, y guardada en botella 2 meses antes de salir al mercado.

Al probar esta última, la impresión que personalmente me llevé (creo que no fui el único) fue en pocas palabras sorprendente. Imaginaba (seguramente por deformación belgófila, como diría alguno) una cerveza algo más subida de alcohol, un punto dulce, especiada o quizás simplemente con mayor cuerpo, pero probar una cerveza con una entrada suave, sin apenas carbonatación ni espuma, un tanto áspera (me recordó a algo así como una lambic, como otros también corroboraron) y ligera de cuerpo, dejó al personal sin saber que decir. Al parecer, y como también nos comentó J. Vicente, a la cerveza le falta un tiempo de guarda en botella para acabarse de redondear y así poder expresar mejor todos los matices. Esperaremos pacientemente que así sea y que ese tiempo invertido compense su elevado precio.

Dejando esta novedad a parte, seguimos charlando amigablemente y nos explicaron que por el momento la distribución de sus cervezas es un poco limitada, pero que tampoco pretenden enfrascarse en mucha movida, dado que los 80L que elaboran dos veces a la semana no dan para mucho más.

En cuanto al futuro, por lo visto no demasiado lejano, tienen pensado elaborar una cerveza más amarga ya que según nos dijo Joan, son las que más le gustan a él.

Esperemos ver esa nueva versión en poco tiempo y también espero que nos volvamos a juntar la misma cuadrilla para visitar sus instalaciones en el barrio de Benicalap.


Para finalizar, quería agradecer a los integrantes de Abadía Española que acercaran y explicaran sus ideas y productos en persona a todos aquellos interesados, y también que quisieran escuchar las opiniones de los que allí estábamos. Evidentemente tampoco puedo olvidar el dar las gracias a los compañeros de La Boutique de la Cerveza por invitarnos y por organizar este encuentro. Personalmente creo que hacen falta más eventos como este por estas tierras, y puede que así, avanzando sin ningún tipo de prisas y con los pies en el suelo, todo esto no se quede en agua de borrajas. Gracias compañeros y felicidades.

8 dic. 2010

Entrevistas. Iker.

Después de unas cuantas entradas sin ellas, hoy vuelvo de nuevo con una entrevista, en este caso a Iker, del blog Cervecerías de España. Conocí este veterano blog por la afición compartida de coleccionar botellas pero con el tiempo dejó este tipo de entradas para publicar algunas reseñas de viajes y crear un mapa de España con diferentes cervecerías que va conociendo. Sin más dilación, vamos con las preguntas.

¿Hace cuanto y en qué circunstancias empezó a interesarte más en profundidad el tema de la cerveza? Hará unos 5 o 6 años. Fue a raíz de coger en traspaso una cervecería y empezar a meternos más de lleno en el mundillo. Ya antes teníamos curiosidad y devoción por la cerveza, pero se nos abrieron nuevas oportunidades gracias al negocio que regentamos.

¿Qué cerveza supuso para ti un punto de inflexión respecto a todo lo que anteriormente habías probado y te hizo abrir los ojos? Pues la verdad es que no lo recuerdo. Supongo que habría sido alguna cerveza belga de estas típicas de supermercado, que un buen día probé y me cambió la percepción de la "buena cerveza".

¿Cual es tu estilo o tipología de cerveza favorito? Lo que más me gustan son las belgas, generalmente cervezas oscuras y tirando a fuertes, aunque estoy en ese punto en el que te hace falta algo nuevo, y me estoy dirigiendo hacia el mercado americano, y la nueva ola de cervezas belgas firmadas por Struise, Alvinne y otras cervecerías del estilo.

Cita dos cervezas que hayas tomado últimamente: una que te haya sorprendido muy gratamente y otra que te hacia decepcionado. Como decepción, el otro día probé una alemana que creo recordar era de Alpirsbacher. Creo que tengo un problema con la cerveza alemana ya que no me dice nada en su gran mayoría. En el lado positivo está la Achel extra dark, una cerveza que no conocía y me gustó mucho. También he vuelto a reprobar las de Dolle brouwers, sorprendiéndome gratamente por segunda vez.

¿Qué cerveza que tengas a tu alcance podrías tomar todos los días sin cansarte nunca de ella? La verdad es que prefiero ir variando. Tomar siempre la misma cerveza, teniendo tantas y tan buenas a mi alcance, no entra en mi cabeza, y ni me lo planteo.

Y por el contrario, ¿qué cerveza existe en el mercado que te encantaría poder tomar, pero por disponibilidad, dinero o cualquier otra razón no te es fácil hacerlo? Cualquier cerveza belga de las que te comentaba antes. La Elliot Brew quisiera volver a tomarla, pero tampoco podría hacerlo todos los días, creo que se me acabaría secando la lengua y el paladar...

Nombra un lugar relacionado con la cerveza que hayas visitado y que me recomendarías. Brujas. Estoy enamorado de esta ciudad y el ´T brugs beerje, para mí, la mejor cervecería de la ciudad, y una de las mejores de Bélgica.

Y en cambio, ¿qué ciudad y/o país con algún interés cervecero aún no conoces y te encantaría poderlo hacer para tomarte unas buenas cervezas o conocer un ambiente cervecero interesante? Supongo que la visita pendiente que tengo es República Checa, un país del que he oído hablar muy bien pero las cervezas que he probado no han sido lo que esperaba. Por eso necesito ir a verlo con mis propios ojos y probar in situ alguna de sus supuestas maravillas.

¿Como sería la cervecería/pub de tus sueños? Si ya existe algo similar, qué características posee (carta de cervezas, ambiente, decoración, servicio, etc.) y si lo crees oportuno nómbrala. La acabo de abrir en Pamplona hace muy poco! La cervecería de mis sueños debería tener una carta de cervezas infinita, donde poder perderme y probar cada día una cerveza nueva. Y si además se pudiese probar cocina hecha con cerveza para maridar las cervezas de la carta, no volvería a ver la luz del sol nunca más (a menos que la cervecería tuviera ventanas a la calle).

¿Qué opinión te merece el movimiento cervecero artesanal que tan en boga está últimamente en la península Ibérica? ¿Se está corriendo mucho?, ¿se va avanzando a buen ritmo?, ¿está siendo positivo…? Es algo natural. Creo que ya era hora de que empezara, ya que como en todo, en España está atrasado unos cuantos años. El ritmo ahora mismo creo que es frenético, pero es normal ya que todo el mundo está viendo filón en el asunto y quiere ser pionero del movimiento. De todas formas, creo que el propio mercado irá haciendo una selección natural y el tema se irá frenando poco a poco, hasta conseguir un ritmo lógico.

¿Tienes algún proyecto personal en mente o a punto de fructificar relacionado con la elaboración de cerveza? Me gustaría algún día poder elaborar mi propia cerveza y comercializarla, pero más como hobby que como negocio. El problema es que no tengo conocimientos ni tiempo para adquirirlos, estoy volcado en otros asuntos, también relacionados con la cerveza.

Sobre los blogs de cerveza, ¿qué opinión te merecen en general? ¿Echas en falta alguna cosa? ¿Hay algo que no te guste? Sigo habitualmente bastantes de ellos, incluso yo tengo uno que me gustaría poder actualizar cada menos tiempo. En general creo que se cubre la demanda de información y el nivel es bastante bueno.

Para ir finalizando, una cuestión relacionada con mi pasión coleccionista: nombra una o varias cervezas que para tí tengan una etiqueta muy lograda, por diseño o por cualquier otra razón. No suelo fijarme mucho en las etiquetas, pero sí te puedo decir que hay una en concreto, que, calidad de cerveza a parte, la gente la compra por la etiqueta: La Chouffe. El enanito enamora, sin duda, a primera vista.

Y ya para terminar, ¿qué proyecto/sueño relacionado con la cerveza te gustaría cumplir personalmente lo antes posible, y si no tienes ninguno, que te gustaría que se cumpliera relacionado con cualquier tema cervecero? Como te decía antes, acabamos de cumplirlo. Hemos abierto una cervecería en Pamplona (aprovecho para darle publicidad: Manneken Beer), con una extensa carta de cervezas, en la que estamos volcados. Tenemos muchos proyectos en mente y ganas de hacer cosas en torno a la cerveza, así que, si pasáis por Pamplona, no dudéis en venir a vernos, igual os lleváis alguna sorpresita...

Muchas gracias por la entrevista y no dudes que si nos acercamos por Pamplona iremos a visitar la cervecería. Solamente me queda recomendarte que eches un vistazo a algunas cervecerías de Valencia muy interesantes que hay por este blog ya que he visto que faltan en tu mapa. Ánimos y a seguir con la titánica tarea…

6 dic. 2010

Únicamente separados por el Mar del Norte...

Para combatir este frío contundente que nos ha calado los huesos a lo largo de las dos últimas semanas, nada mejor que una cerveza con cuerpo, esas que son ideales para degustarlas lentamente, cerca de una buena lumbre y a buen recaudo del viento frío.


La de hoy, tal y como anticipo en el título del post, se trata de una de esas cervezas de colaboración que tanto abundan últimamente, en este caso concreto entre los escoceses de Brewdog y los daneses de Mikkeller. Así que como os imaginareis el resultado no podía ser menos que satisfactorio...



Se trata de la Devine Rebel 2010 y está elaborada en las instalaciones escocesas, donde se le ha dado un proceso de añejado en barrica de whisky escocés Speyside a un cuarto de la cerveza, además de otro añejado parcial con virutas de roble francés en el tanque de acondicionamiento. En su factura han intervenido tanto levaduras Ale así como de Champagne, y se ha utilizado un solo lúpulo (Nelson Sauvin). A diferencia de la edición del año anterior (2009), la actual posee mayor alcohol (13,8%, respecto los 12,1% anteriores), así como más malta, lúpulo y barrica.


En aspecto presenta un precioso color caoba que se ve atravesado por unos bonitos reflejos cobrizos, todo coronado por una espuma cremosa de color beige y con una buena retención. Ya en nariz es muy sugerente, con recuerdos predominantemente malteados y dulces. Aparecen notas licorosas, a caramelo y a tostados, a miel, pasas así como un punto de vainilla algo más escondido. Verdaderamente impresionante. Ya en boca posee una entrada potente, incluso diría que agresiva. Desde el principio destacan unas notas licorosas y a madera algo ásperas y muy marcadas, y continúan apareciendo las mismas notas que en nariz, quizás potenciándose más esas notas alcohólicas y un tanto picantes. Final muy largo, predominantemente amargo y ligeramente seco. Textura muy fluida para el alcohol que posee, aunque a poco que adquiere temperatura se vuelve más y más viscosa hasta parecer un tanto jarabeada. Cerveza de cuerpo elevado y contundente, pero muy balanceada, sin dejar que las notas de madera, licorosas o alcohólicas lleguen al punto de ser estridentes ni cansinas (se toma relativamente bien en comparación con otras Barleywine que he probado).

Nada mejor para ir preparando el cuerpo de cara a las cervezas navideñas que se avecinan.

1 dic. 2010

1er Aniversario del blog.

Tal día como hoy hace justo un año empezó Lupuloadicto. Parece poco tiempo, pero rememorando todo lo que ha pasado desde entonces, puedo afirmar con total rotundidad que ha sido un año muy intenso.

Lo que empezó como una prolongación de mi colección de etiquetas en forma de unas sencillas reseñas de las cervezas que iba probando, ha acabado convirtiéndose en algo que me ilusiona sobremanera y que me lleva a buscar locales nuevos, a viajar, a conocer gente y en general a aprender sobre cualquier cosa que tenga que ver con este maravilloso elixir que es la cerveza.

Sin duda alguna, lo mejor que saco de todo esto es el haber podido conocer a mucha gente interesante. Algunos están detrás de blogs, otros han trascendido esa fina línea que separa esta pantalla, pero también hay elaboradores de cerveza y gente que se desvive detrás de las barras o curran incansablemente en las tiendas por traernos aquello que nos hace tan felices. Gentes de aquí y de allá pero con una misma pasión compartida.

El pasado fin de semana me lo decían unos amigos y es que es verdad que en todo este tiempo no he parado quieto. He hecho, siempre acompañado, más kilómetros en coche que nunca, y es que la cerveza ha servido como excusa perfecta para lanzarse a la carretera.

Ha sido un año en el que han habido cambios sustanciales entre los blogs cerveceros. Por el camino han ido cayendo varios de los que seguía, y otros aunque no han cerrado si han bajado mucho su ritmo de publicaciones hasta casi hacernos pensar que lo habían dejado. Pero como siempre hay que sacar algo de positivo, en los últimos meses han aparecido más blogs, alguno de los cuales es verdaderamente interesante.

Para terminar esta entrada no podía olvidarme de las cosas que por suerte han cambiado por mi querida tierra, Valencia. La dichosa crisis no parece haber impedido el surgimiento de unas cuantas novedades: tiendas extraordinarias, cervecerías increíbles, han nacido más microcerveceras ampliando el número total hasta 8 (Lluna, La Sènia, Tyris, Montmirà, Mons, Abadía Española, Cerveses Montcabrer y La Socarrada)… Algo inconcebible hace tan solo un año. Recuerdo cuando me encontraba al otro lado, como cualquier otro lector anónimo de blogs, como envidiaba a muchos blogueros porque en esta tierra no teníamos casi nada y ahora parece las tornas han cambiado. No es mi intención dar envidia, los que me conocéis lo sabéis, es más, muchas de las cosas que hay en otros sitios de la península me siguen tentando inmensamente, pero me enorgullezco de que por fin Valencia esté subiendo peldaños, y así el pastel llegue también a algunos que hace poco babeábamos desde lo lejos. Esperemos que todo esto no sea algo pasajero…

Así que muchas gracias a todos y cada uno de los que habéis contribuido a que cada día tenga más ganas de seguir con el blog. Sólamente espero continuar con este apetito mucho más tiempo.

Evidentemente no te pienses que me iba a olvidar de ti, Lupuloadicta. Me has acompañado en todas las batallas y enredos en los que nos hemos metido en este último año, kilómetro tras kilómetro, probando infinidad de cervezas, muchas buenas, algunas deliciosas y otras prácticamente infumables, pero sobretodo mil gracias porque has conseguido que todos los momentos, absolutamente todos, sean especiales. Sin ti nada de esto hubiera sido lo mismo.