28 jun. 2011

Mejores cervezas del mes: Junio.

Aunque no paro de darle vueltas, aún no se como ha pasado tan rápido. Sin apenas darme cuenta nos hemos plantado a finales de junio! De las últimas y deseadas lluvias primaverales hemos pasado a un tórrido calor, sudores desbordantes incluidos; de corregir exámenes como posesos, a la más absoluta calma hasta septiembre (si todo va bien…). Pero dejémonos de historias y vayamos con la cerveza. En ese sentido, este mes ha sido bastante atípico. Habitualmente, la Lúpuloadicta y un servidor no solemos pensar mucho en qué cervezas escoger. Simplemente nos plantamos delante del armario y nos dejamos llevar (generalmente por exceso más que por defecto). Pero este junio, con el estrés y el endiablado incremento de las temperaturas, da como resultado un nivel de lo bebido que roza mínimos mínimos históricos.

Si seguís leyendo este post, probablemente pensaréis que todo esto es un sinsentido porque las cervezas que aparecen más abajo no son precisamente una porquería. Pero quitando éstas, lo bebido ha sido mucha lager aburrida y demasiado poco reseñable. No, no me ha dado demasiado el sol, ni me he vuelto loco, ni tampoco me he convertido a Satán (o eso creo...). Simplemente se ha presentado así, aunque durante el próximo julio nos pensamos tomar una líquida y adundante revancha…

Sin más rodeos, vamos con las mejores cervezas.

Empezamos el mes con muchas ganas y de ahí que la primera en caer fuera una Great Divide 16th Anniversary que aguardaba demasiados meses en el fondo del armario. Con un precioso color anaranjado, rebosaba aromas cítricos, a frutos secos, algo de biscuit y un punto de vainilla. En boca, pese a su corpulencia, destacaba por su equilibrio, con unas apetitosas notas afrutadas y algo florales, algo del lógico alcohol y notas licorosas, mucha madera, y un final amargo, picante y seco. Redonda y sencillamente excelente.

Poco después cayeron las que si no me equivoco son nuestras primeras “black IPA”. La primera, una danesa (aunque elaborada por los noruegos Nøgne Ø), Beer Here Dark Hops. Muy sabrosa, con los lúpulos compensados exquisitamente bien por un delicioso fondo tostado y cuya textura tremendamente sedosa nos enamoró rápidamente. De Beer Here me han gustado mucho casi todas sus cervezas (llevamos 11 distintas en la chistera y una sola decepción…), pero esta sin duda se lleva la palma. La segunda black IPA es la yankie, Southern Tier Iniquity. A diferencia de la anterior, en esta destacaba claramente el lúpulo por encima de todo, detrás del cual había un moderado contrapunto malteado suficiente para amortiguar. También sabrosa y sorprendentemente fácil de tomar.



El sábado 11 de junio en que se celebraba la Feria de Mediona, para compensar la tremenda envidia que nos recorría el cuerpo por no haber podido ir, nos tomamos una Agullons Setembre. Sabíamos la fama que atesoraba la susodicha y por ello la tomamos intentando dejar posibles sugestiones positivas a un lado. Pero no sirvió de nada tanto esfuerzo en resistirnos ya que irremediablemente quedamos atrapados entre sus garras. Tras admirar su maravilloso aspecto anaranjado brillante, empezaron a seducirnos en nariz unas sugerentes notas afrutadas, manzana, frutos rojos, herbales, y todo junto al típico contrapunto habitual en las cervezas espontáneas (no hace falta que hablemos de mantas de caballo, corrales y demás, ¿verdad?). En boca entraba muy fluida, sin apenas carbonatación. Sabor suave en el que destacaban las mismas notas afrutadas tipo fresa, frutos rojos y manzana, algo dulzonas (muy poco) y con un final ácido nada intenso. Nos recordó mucho a un cava semiseco. Bastante más fácil de beber que sus homólogas belgas y menos agresiva. Sin querer desmerecer a nadie, está a años luz de cualquier artesana de la península que hayamos probado. Simplemente sublime. Ahora entiendo que la tuvieran en Moeder Lambic

En este junio también nos decidimos a tomar por fin una de las pocas Stone que teníamos por casa. Como con el anterior caso, no creo que haga falta introducir a este fabricante de USA dada la enorme fama que le precede… La elección fue una Stone Cali-Belgique IPA. El apelativo de Belgique se entendía rápidamente por la enorme cantidad de fruta y sus notas dulzonas. Detrás de toda esa ambrosía aparecía el otro apelativo, “Cali”, con unas notas cítricas y un punto resinosas venidas del lúpulo, aunque menos agresivas de lo esperado (viniendo de los padres de la magnífica Arrogant Bastard, cualquier cosa imaginable era poca…). Para rematar la jugada, una textura sedosa y una carbonatación más que ajustada, daban en conjunto un sorbo insuperable.

Las últimas cervezas del mes llegaron hace a penas unos días. Hablo de dos danesas de Evil Twin. La primera es Evil Twin Before, During and After Christmas Beer (menudo nombrecito que se marcaron los tipejos…). Pese a lo que aparenta, de navidad no tiene más que el nombre, ya que dentro se escondía una explosión de lúpulo cítrico, fruta tropical y algo de notas resinosas. Pese al alcohol (10%), el lúpulo y la fruta, se dejaba tomar con bastante facilidad.

La otra de la casa que os comentaba es Evil Twin Ale 404, una cerveza con una etiqueta bastante mejorable (al menos para mi gusto), también con mucha fruta y un contrapunto floral bastante curioso más que posiblemente debido del uso de una planta, el Ledum groenlandicum. Bastante más sabrosa y redonda de lo que aparentan sus 6,6% de alcohol.

Antes de cerrar este post, y en relación con la Evil Twin Christmas mencionada unas líneas más arriba, no sé si alguno de vosotros sabríais decirme qué posible relación tiene la navidad de los países nórdicos (o concretamente de Dinamarca) con el lúpulo, ya que con la Mikkeller Red & White que probamos en diciembre, también nos pasó que era más bién una doble IPA que una cerveza de navidad.

Y así cerramos el junio. Ahora que hago balance entre tanta nota de cata me doy cuenta que este mes, salvando la excepción de Agullons Setembre, todas las cervezas tienen el mismo factor común, el lúpulo. Tres muestras de Dinamarca y otras tantas venidas de USA. ¿Pura casualidad o una mala pasada del subconsciente?

Veremos qué nos depara el julio…

23 jun. 2011

El gran Michael.

Hace unos meses recordábamos por aquí al gran Michael Jackson, pero desde hace unos días tenía pendiente dedicarle otra entrada. Aunque hoy no se conmemore nada en honor de este maestro (que yo sepa…) y aunque cualquier momento puede ser bueno para brindarle unas letras, existe una buena razón.

Tras un par de años buscando por librerías y cientos de páginas de internet, después de recibir innumerables respuestas fallidas en tantísimos lugares, tras dar más vueltas que un tonto siempre obteniendo la misma sentencia de “está descatalogado y sin previsiones de editarlo de nuevo”, cuando no veía otra solución que comprar el original en inglés y por internet… por fin, el sábado pasado me topé con la que para mí es la auténtica Biblia del cervecero en español: El Libro de la Cerveza de Michael Jackson. Tal era el ansia por conseguir este ejemplar que Gabriel, desde Málaga, y tres días después, me llamó por teléfono sin pensarlo un segundo al encontrárselo él también, pero por ese entonces ya lo estaba disfrutando entre mis manos. Casi se me saltó una lagrimita del ojo al verlo en la librería, y ya en casa, con tranquilidad, y cual crío que recién destapa su regalo, pude hojearlo realmente emocionado y por fin pude constatar su merecida fama.


Por si todavía existe alguien que no conozca la importancia del gran Beer Hunter o sigue confundiéndolo con el padre de Thriller, Beat it u otros éxitos musicales, aquí va una aclaración de la mano de Salty Dog.

Como siempre, aquí abajo os dejo la traducción:

1.
Salty - Bueno, esta noche salgo por Williamsburg, ¡el cielo del friki cervecero!

2.
Salty - Disculpa, ¿dónde tiene lugar el encuentro de la Sociedad de Apreciación de la Cebada Malteada?
Camarera - Nunca había oído hablar de ella.

3.
Camarera - ¿Qué cerveza le apetece? Tenemos Bud light y Miller.
Salty - ¿Nada más? Me voy a otra parte…

4.
Salty - ¿Spuyten Duyvil, una tienda de antigüedades? *

* Spuyten Duyvil en la actualidad es una cervecería de Brooklyn.

5.
Un cartel anuncia: Barcade *. 20 máquinas arcade. BudMillerBud lite.
Salty Dog – ¿Qué?

* Barcade es una cervecería en Brooklyn que combina la pasión por las craft-beer americanas y los arcades de los 80’. Un auténtico vicio por partida doble...

6.
Salty - ¿Por qué no traen otras cervezas?
Camarera - ¿Qué espera? ¡Solamente existen 5 fábricas de cerveza en todo el país!

7.
Salty – ¡Ey! ¡Si es Clarence el ángel*! ¿Qué tal?
Clarence – A esto se parecería el mundo si Michael Jackson nunca hubiera existido, y esto únicamente en tu barrio.

* De la película “Qué bello es vivir”.

8.
Clarence – La vida de cada hombre toca a otras muchas vidas. Cuando él no está a nuestro alrededor, deja un agujero tremendo, ¿no es así?

9.
Michael Jackson
27 marzo 1942 – 30 agosto 2007.
Averigüe sobre como donar a la Fundación Nacional de Parkinson en www.beerhunter.com


Pues eso es todo por hoy, amigos. Si tenéis la opción de conseguir dicho libro, no lo dudéis ni un solo segundo ya que estaréis ante una de las mejores referencias escritas en cuanto a cerveza se refiere.

¡Un hurra por el gran Michael!

21 jun. 2011

Ganadores del sorteo Cervezalandia & Guineu.

Ayer publicábamos el listado definitivo de los participantes del sorteo organizado por Cervezalandia en colaboración con Guineu, y hoy 21 de junio, vamos con lo prometido: aquí van los ganadores.

Como no teníamos suficientes posavasos en casa para poder hacer el mismo método de sorteo que el amigo Gabriel con las Brew Dog IPA is Dead, pensamos en utilizar un viejo juego de bingo. Quizás no tuviéramos el aura de los niños de San Ildefonso en navidades, ni tampoco sus brillantes zapatos de charol, pero igualmente fuimos decididos a la tarea, y empezamos a meter las 33 bolitas en la cesta, una por cada participante. Una vez dentro, a darle a la manivela… Y con el ruido, uno de los gatos vino corriendo, con algo de miedo, pero comprobando así que todo estaba en regla. Y el perro, como no quería ser menos, pues a intentar quitarnos las bolas para comérselas… Ambos para una foto…


Para completar la estampa, únicamente faltaba el ya desaparecido Joan Monleón y sus “monleonetes” dándole vueltas a esa paella y gritando aquello de “la gamba… la carxofa…” (los que no seáis valencianos y/o no hayáis vivido ese mítico show de los 90’ no sabéis lo que os habéis perdido…).

Sin más rodeos, que alguno ya se debe estar comiendo las uñas, las 5 bolitas ganadoras fueron:

11 - The Chosen One
15 - Grifas
22 - Embracing Darkness
31 - Mariano
33 - Iker otero


Enhorabuena a los agraciados. Como ya dijimos, a cada uno se le premiará con un pack completo de Guineu (Ca L’Arenys), compuesto por sus 6 variedades.


Los ganadores podéis mandarme una dirección postal al correo y así podremos mandaros las cervezas.

A los que no hayáis ganado, muchos ánimos ya que quizás en un próximo sorteo podáis ganar, ya que según nos avanza Ramón, puede que dentro de poco haya otro... (si sois creyentes empezar con los rezos a Ninkasi, la diosa de la cerveza…, si no, pues también... ;P).

Ya para terminar, no puedo ni quiero olvidarme de dar las gracias al artífice de este sorteo, Ramón, de Cervezalandia, por regalar cervezas de forma totalmente gratuita ahora que el tema económico aprieta más de lo que nos gustaría.

20 jun. 2011

Listado de participantes sorteo Guineu.

Como ya sabréis (y si no, aquí estamos para recordarlo), hoy 20 de junio terminaba el plazo para participar en el sorteo de Cervezalandia con Guineu en el que se sorteaban 5 packs completos con sus 6 cervezas.

Por lo tanto, y a partir de este momento, cerramos el listado de participantes.

Entran en dicho sorteo:

1 - josefercruz
2 - ivelgar
3 - masbirras
4 - Sir Asf
5 - Un poco de todo...
6 - B3lisario
7 - Beinat
8 - empar
9 - Alberto
10 - mariano
11 - The Chosen One
12 - JURASSIK
13 - Nuevas Raíces
14 - Lucía
15 - Grifas
16 - Iker
17 - javier
18 - justanotherbeerblog
19 - elgolforastitas
20 - María Luisa
21 - alti-depth
22 - Embracing Darkness
23 - Cristina
24 - birraire
25 - Paco
26 – toomuchnutella
27 - juanjo
28 - cristina
29 - matteo
30 - eneko
31 - Mariano
32 - Curriverás
33 - iker otero

Mañana 21 de junio publicaremos los 5 concursantes premiados.

¡Mucha suerte a todos!

16 jun. 2011

¡¡¡Dios del cielo!!!

El otro día buscando por la red me topé con una cervecera canadiense muy interesante cuyas elaboraciones lucían unas etiquetas verdaderamente preciosas, al menos en mi opinión. Por ello pensé en presentaroslas aquí y así de paso rescatar la sección Etiquetas de Cerveza, un tanto dejada de lado últimamente.

La susodicha es Dieu Du Ciel, una microcervecera fundada en Montreal (Québec, Canadá) allá por el año 1998. Los cerveceros que la llevan son unos inconformistas y tienen unas ganas enormes de experimentar continuamente, como podréis apreciar a continuación en sus cervezas. Llevan a cabo prácticamente todo lo que se les viene a la cabeza, lo cual no implica aleatoriedad o poca meditación al respecto, ni mucho menos. Utilizan ingredientes poco comunes y versionan casi todos los estilos clásicos. En este sentido han hecho más de 100 elaboraciones distintas (133, según Ratebeer), gracias en parte a tener un brewpub en la misma ciudad de Montreal, y en ese listado le han dado a todos los palos, pero literalmente a todos… Kölsch, Pale ale, Witbier, Barley wine, Saison, Weizen, Rauchbier, Vienna lager, American IPA, Scotch ale, Dubbel, Stout, Pils, Berliner weisse, Alt, Imperial stout, Kellerbier, ESB… Y conste que no sigo por no citar prácticamente todos los estilos cerveceros existentes.

Algunas de ellas, como os decía, son auténticas rarezas por los ingredientes empleados. Desde coriandro, canela, vainilla, cacao, anís o jengibre, algo más comunes en ciertos estilos de cervezas, pasando por el mango en una versión de una Berliner Weisse, pimienta en una cerveza de centeno, flores de hibisco, morrillas (un tipo de seta), nuez moscada, té japonés, jarabe de arce, cáñamo, artemisia (la planta utilizada para elaborar absenta), cereales como el alforfón o incluso ramas de pino, abeto o cedro. Aquí tenéis todas sus cervezas.

Vamos pues con algunas de las elaboraciones disponibles en botella.

Aphrodisiaque. Stout con cacao de comercio justo y vainas de vainilla. 6.5%.


Blanche du Paradis. Witbier con los arquetípicos coriandro y piel de curaçao. 5%.


Charbonnière. Rauchbier. 5.4%.


Corn du diable. American IPA. 6.5%.


Dernière Volonté. Blonde Abbey Ale lupulada. 6.5%.


Equinoxe du printemps. Scotch ale con jarabe de arce. 8%. Únicamente se elabora una vez al año, en enero, y se vende en nada más empezar la primavera, en marzo. De ahí el nombre.


Fumisterie. Cerveza elaborada con semillas de cáñamo. 5.5%. No se qué querrá decir el nombre… ;P


La Paienne. Blonde. 5%.


Péché Mortel. Imperial stout. 9.5%. Elaborada con café de comercio justo.


Rescousse. Altbier. 5%. Parte de los beneficios ganados con esta cerveza van destinados a una fundación encargada de la conservación de especies en peligro de extinción del Québec, demostrando una vez más lo implicados que están parte de los canadienses con su entorno.


Rigor Mortis ABT. Quadrupel. 10.5%. Únicamente se elabora una vez al año y se pone a la venta en abril, hasta fin de existencias.


Rosée d’hibiscus. Witbier con flores de hibisco. 5%.


Route des épices. Cerveza de centeno con pimienta blanca y verde. 5%.


Solstice d’hiver. Barley wine. 9%. Solo se elabora una vez al año, a finales de verano, y se deja añejando 4 o 5 meses antes de ponerla a la venta allá por mediados de diciembre.


Como dudo que nadie de Canadá se lance de forma altruista a mandarme las etiquetas o las cervezas, ahora lo más deseable, que no lo esperable, sería que alguno de nuestros importadores y/o distribuidores, o porque no, algún propietario de alguna cervecería, nos alegraran la existencia con alguna de ellas. Por pedir que no quede, ¿no?

Disculpad por la calidad de imagen de algunas etiquetas pero no he encontrado mejores. Toda la información ha sido tomada de http://www.dieuduciel.com/.

12 jun. 2011

Pollo a la Trappistes Rochefort 8 Cuvée 2010.

Ayer, mientras mucha gente (varios de ellos amigos nuestros) disfrutaban de mucha y muy variada cerveza en la cada vez más interesante Fira de Cervesa Artesanal de Mediona, unos servidores no tuvimos otra elección que quedarnos en casa, con mucha envidia recorriendo nuestras entrañas sea dicho también, corrigiendo exámenes y preparando las notas finales de esos endemoniados "macarras" ataviados con mochila, más conocidos como la generación E.S.O.. Para compensar, nos atamos el delantal a la cintura y cuchillo en mano nos preparamos una cenita bien apañada que hoy os dejamos por aquí y así también retomamos una sección que habíamos dejado algo de lado últimamente: El Lúpulo Cocinero.

Ingredientes (para 4 personas):


- 1 pollo de 1kg. aprox.
- 1 cebolla grande.
- 2 patatas “hermosas”.
- 2 cucharadas superas de harina.
- 2 cucharadas pequeñas de mostaza Dijon.
- 2 hojas de laurel.
- Sal y pimienta.
- Aceite virgen extra.
- Un ramillete de tomillo.
- 50 cl. de cerveza Rochefort 8.

Elaboración:

- En primer lugar limpiamos el pollo y lo troceamos. También cortamos las patatas en trozos grandes y picamos la cebolla.
- Seguidamente en una cazuela de barro (por aquello de que los ingredientes se cuecen más lentamente y el calor se reparte de forma más uniforme, o para aquellos más románticos, porque así lo hacían nuestras abuelas…) añadimos un dedo de aceite y lo ponemos a calentar.
- Cuando el aceite esté caliente echamos el pollo previamente enharinado a la cazuela. Bajamos el fuego y vamos dándole vueltas hasta que esté dorado. Después lo sacamos y reservamos.
- En una sartén a parte añadimos abundante aceite y freímos ligeramente las patatas. No se trata de freírlas del todo, ya que queremos que tomen algo de sabor y sobretodo que no se nos deshagan en la cocción posterior.
- Otra vez nos vamos a la cazuela. Aprovechamos el aceite sobrante del pollo para pochar la cebolla. Después añadimos el pollo ya dorado, vertemos la cerveza, la mostaza, el laurel, un poco de tomillo al gusto y una pizca de pimienta.
- Lo ponemos a fuego fuerte y cuando empiece a hervir bajamos el fuego y dejamos cocer unos 30 minutos sin cubrir la cazuela.
- Unos 10 minutos antes de terminar (es decir, a los 20 minutos de que empiece la cocción) agregamos las patatas para que se terminen de hacer junto a todo lo demás.
- Finalmente corregimos de sal, servimos y... ¡a disfrutar!


El maridaje en este caso es bastante evidente ya que lo ideal es usar la misma cerveza con la que hemos cocinado. En nuestro caso utilizamos para cocinar la Rochefort 8 Cuvée 2010 (que no deja de ser la misma Rochefort 8 pero etiquetada especialmente para navidad) y la edición del año anterior (2009) para beber, ambas realmente deliciosas. También podéis utilizar otras cervezas similares, pero para que os salga similar que sean preferiblemente del rollo trapistas o de abadía o Belgian Strong Dark Ale, bien subiditas de color, tostadas, sabrosas y con suficiente cuerpo.


Como siempre, esperamos que os animéis a hacer esta sencilla receta en vuestras casas.

7 jun. 2011

Evocando un pasado algo rancio.

Desde hace unos cuantos meses solemos aprovechar algunos fines de semana para “descubrir” nuevos locales en los que la cerveza tenga algo que decir. Y no me refiero únicamente a cervecerías con cartas de 50 o 60 referencias en botella como mínimo, ni mucho menos.

La semana pasada, sin ir más lejos, entramos en uno de esos a los que el paso de los años no les ha sentado muy bien. Dos referencias en barril y un panorama similar en botella, pero con las estanterías repletas de cervezas cuyas etiquetas raras en tono sepia delataban un pasado más fervoroso. Como casi siempre suele ocurrir en estos casos, la tentación volvió a venir de arriba. Decenas de botellas con unos 10 a 15 años, principalmente belgas y alemanas, muchas rarezas y otras directamente ni las conocíamos. Para que os hagáis una ligera idea, una de ellas parecía una versión de El Grito de Munch, pero diseñado por Chimo Bayo en una de sus “extasiantes” y “rayantes” noches de principios de los 90’. Seguro que ya sabéis a lo que me refiero Así que la atracción era demasiado grande como para dejarla pasar.

Aquí arriba tenéis algunas de las etiquetas ya quitadas. La que cito unas líneas más arriba es la del careto verde sobre fondo negro, una elaboración de la alemana Kaiserdom, de Bamberg.


Entre todas ellas, un clásico que me rápidamente engatusó mis ojos fue una “blonde tripel” (o eso decía la etiqueta…) de La Trappe no excesivamente vieja, concretamente del 1998, y que aún no teníamos en la colección. Como os podéis imaginar, tras quedarme prendado de su etiqueta, y tras unos cuantos “tira-aflojas” con el propietario, me terminé haciendo con ella. Ya sabéis, la tozudería del coleccionista…

Pero aquí no terminó la cosa ya que una vez en casa pensé “total, si el famoso Kulminator de Amberes tiene botellas con más de 20 años no creo que por probarla me lleve mucho más que un ligero dolor de barriga…”.

Sin enfriarla ni nada, la serví directamente en una copa y tras una fugaz pero aparentemente abundante espuma inicial quedó un mar en calma con un precioso color cobrizo atravesado por algunos reflejos más claros. En nariz se ofrecía un tanto rancia, con notas predominantemente alicoradas, tostadas y como a frutos secos, pero descompensada y con ciertos toques de senilidad muy poco sugerentes. En boca, el único sorbo que me atreví a darle no ofrecía mucho más, sosa y pasada, sin cuerpo, muy lineal y sin apenas carbonatación (aunque cierto es que mayor de la esperada).


Tras el pequeño sorbo, como era de suponer, su destino fue el frío y vil fregadero, ya que las tripas, algo sugestionadas negativamente, empezaban a dar señales de alarma y no era plan de omitir sus sabios consejos…

La pena es que estoy más que seguro de que en caso de haber tenido una buena guarda, la cerveza hubiera dado muchísimo más de sí, pero viendo lo visto, o mejor dicho lo bebido, está claro que este no fue el caso.

Con este post quería rescatar un tema del que ya se ha hablado mucho pero siempre tan vigente. Hablo de las fechas de consumo preferente y las fechas de caducidad, ambas relacionadas pero ni mucho menos equivalentes. Casi siempre suelo poner el mismo ejemplo haciendo una comparación con otro tópico como es el vino. ¿Cuantas veces alguien os ha invitado a cenar a su casa y ha sacado bien orgulloso su Marqués de **** o su Conde de **** envejecido 10 años en su improvisada bodega particular, cuando en realidad la mayor parte de las veces ese vino estaba más cerca de un vinagre de módena viejo que de un buen caldo de uva? Y no es cuestión de ser desagradecidos, ya que estas ocasiones no se suelen prodigar en exceso (y deseo que con este post no vaya a peor ;P), pero si bien es cierto que por lo general está bastante aceptado que sacar una botella de esas características es equivalente a quedar bien o requetebién (cuanto más largo sea el nombre del vino mejor…), independientemente de que el contenido esté “picao” o “recontra-picao”, ¿entonces por qué algunos se afanan en desechar sin contemplación cualquier producto cuya fecha de consumo preferente ha sido rebasada en un solo día a pesar de que se pueda tomar perfectamente?

Dentro de unos límites, y controlando siempre factores externos como la temperatura, la luz, la humedad, o las vibraciones, entre otros muchos aspectos, algunas cervezas envejecen como mínimo igual de bien que un vino. Y lo dice alguien cuyas tripas han experimentado bien los límites de la caducidad, y como podéis comprobar, la curiosidad no mató al gato. Así que ¡¡¡a experimentar!!!

P.D. Ahora para deshacer el entuerto me voy a tomar una de las varias Chimay azules que tengo aguardando su momento desde 2008, que ya iba siendo su hora.

1 jun. 2011

Sorteo Cervezalandia & Guineu.


Aprovechando que a penas faltan 10 días para una de las citas más importantes del panorama artesanal peninsular como es la Fira de Mediona, que este año tendrá lugar el sábado 11 de junio, y además, para celebrar que por lo visto las cervezas de Guineu son las artesanales peninsulares más vendidas en USA e incluso Garrett Oliver (maestro cervecero de Brooklyn Brewery) está encantado con Riner y está haciendo guardas con sus cervezas, Ramón de CERVEZALANDIA vuelve a tendernos la mano a los aficionados a la cerveza y esta vez ha decidido sortear nada más y nada menos que 5 lotes con la gama completa de GUINEU (Ca L’Arenys).

Por tanto cada lote incluirá 6 cervezas: Montserrat, Coaner, Antius, Sitges, Riner y Rocaters.


La forma de participar es muy sencilla ya que únicamente será necesario escribir un comentario relacionado con la microcervecera, con sus productos o con cualquier tema relacionado. Dicho comentario deberá tener un nombre y en el momento que se sepan los ganadores se les pedirá el email para poder contactar con ellos.

El plazo límite para participar es hasta el día 20 de junio. El día siguiente, es decir, el 21 de junio, aquí publicaremos los 5 ganadores.

BASES DEL CONCURSO.

- Solamente podrán participar aquellos mayores de 18 años.
- Debido a cuestiones de logística, los premios sólo se enviarán a la península y Baleares.
- Del mismo modo que en el sorteo que tuvo lugar en Justanotherbeerblog, a todos los participantes se les asignará un número y el día 21 de junio anunciaremos los números premiados. No hace falta decir que tendréis que fiaros de mi más buena fe para con el sorteo.

Si alguien no está de acuerdo con estas bases agradeceríamos que no participara en el sorteo y sobretodo rogamos corrección en los comentarios.

Aquí tenéis el enlace de la tienda en el que podéis comprar estas cervezas Guineu además de otras muy interesantes de todo el mundo.