29 nov. 2012

Birra Segura: feria de cervezas del Levante.

Dentro de poco más de dos semanas tendrá lugar el Birra Segura, el segundo festival cervecero en tierras valencianas de este año, desde que Benissa abriera la lata allá por el mes de junio.


Al igual que también ocurriera con éste último, otra vez me han liado en la organización y por lo tanto iba siendo casi un pecado no haber sacado aún un post al respecto.

Abajo os dejo el cartel y toda la información.



Fecha y horarios.

El festival tendrá lugar los días 15 y 16 de diciembre. En cuanto a los horarios, tanto el sábado cómo el domingo la apertura será a las 11h y el cierre aún está por confirmar.

Emplazamiento.

La feria tendrá lugar en el Mercado Artesanal de la población de Sant Joan d’Alacant. Aquí os dejo un enlace de Google Maps con la localización exacta.

Cerveceros asistentes.

Finalmente habrá 13 stands (se ha sumado una novedad de última hora que no aparece en el cartel):

- Yakka (El Pinoso, Murcia)
- Biirkonnen Tienda Online
- Illice Augusta (Elx, Alacant)
- Spigha (Alcoi, Alacant)
- El Oso y el Cuervo (Toledo)
- Mammooth (Granada)
- Gamus (Murcia)
- Yria – Guinea Pigs (Toledo)
- Xàbiga (Xàbia, Alacant)
- Farwest (Almería)
- Gram (Ontinyent, Valencia)
- Sacristán (Alacant)
- Icue (Cartagena, Murcia)

Además de los cerveceros, también podréis encontrar unos 50 stands con otros productos artesanos, tanto embutidos, quesos, pericana de Muro… como también de otra índole.

Actividades.

- Sábado a las 12h. Evento coleccionistas.

- Sábado a las 17h. Cata cervezas navideñas. Se degustarán 6 cervezas navideñas y de invierno además de explicar algunas de las particularidades de estas elaboraciones tan características. Precio 12€. El aforo es muy limitado por lo que se recomienda comprar la entrada en la misma carpa de los vasos o reservar por mail a lupuloadicto@hotmail.com

- Domingo 16 a las 12h. Concurso homebrewers: “cervezas de invierno” (aquí las bases por si todavía queda algún despistado que quiera mandar sus muestras)

Por si fuera poco, a lo largo de los dos días, habrá varios conciertos, actividades para los más pequeños, cuentacuentos, payasos…


Así que ya sabéis, reservaros el fin de semana del 15 y 16 de diciembre, que pinta muy pero que muy bien. Para más información podéis entrar en http://birrasegura.es/.

¡ALLÍ OS ESPERAMOS!

26 nov. 2012

#FFdA nº2. Segundas partes sí fueron buenas.



Sorprendentemente ya han pasado 6 meses desde que el amigo Birraire nos embaucara a unos cuantos con el primer FFdA, o lo que es lo mismo, el Finde Fondo de Armario, y por tanto ha llegado la hora de repetir. Con esta divertida excusa, supuestamente debíamos desempolvar cervezas que tuviéramos guardadas un tiempo en barbecho, algunas porque simplemente no les encontrábamos el momento y/o por puro respeto, otras porque eran especiales por cualquier razón. Y nuestras cuatro elegidas (dos belgas, una inglesa y una yanquie) cumplen almenos una de las dos premisas.

Antes de empezar con el festejo quisiera comentar una impresión previa. Y es que aunque por un lado éste post me hace ilusión (como cualquier otra excusa en la que el objetivo sea compartir cervezas con otra gente), al mismo tiempo he de reconocer que tengo la impresión (ojalá me equivoque) de que una propuesta tan divertida y curiosa puede terminar siendo una competición en plan “a ver quien la tiene más larga”. No se si me explico. Para mí la genial idea de Joan parte de compartir, de tener algún pretexto para abrir esas joyas a las que no le terminamos de ver el momento, y no de comprar y buscar desesperadamente cervezas expresamente para éste post y mostrar cuan guay soy por lo que he conseguido y competir con los demás. No considero que el mundo de los bloggers cerveceros sea precisamente un grupillo de snobs voyeuristas, al menos con los que he tenido más trato, y sin ningún tipo de dudas si percibiera un ápice de esa sensación bajo ningún concepto querría formar parte de ésta propuesta. Dicho lo cual, ¡vamos con la orgía!


Para empezar no podía hacerlo de otro modo que con una espontánea, un auténtico clásico moderno como solía calificar el gran Beer Hunter a este tipo de elaboraciones. Si todavía hay quien cree en las mejores bondades del vino respecto a la cerveza o viceversa, Cantillon Saint Lamvinus es la confirmación de que no hay porqué dejar ninguna de las dos opciones de lado. Está elaborada introduciendo uvas Merlot y Cabernet Franc en barricas Burdeos que contienen cerveza lámbic de 2 y 3 años.


En copa presenta un precioso color rubí con una fina capa de espuma blanquecina que sorprendentemente resiste con más brio del imaginado para lo que suele ser habitual de estas cervezas. En nariz se muestra muy frutal, con frambuesa, grosella, recuerdos cítricos, piel de cereza y uva tinta. Espectacular. En boca entra con una carbonatación muy ajustada, nuevamente aparece la explosión de frutas mencionada, y como no podía faltar, una marcada acidez y astringencia elevada, que no molesta, dejando un final seco muy largo. Compleja como ella sola, para disfrutar lentamente hasta entrar casi en extasis. Una auténtica gozada que cumplió, y con creces, las expectativas creadas. Otra magistral demostración de Cantillon y su bien merecida fama.


Tras una elaboración belga y teniendo tantísimas opciones más dónde elegir, lanzarse a por una flamenca sólo podía tener una buena excusa detrás. Y la hay. Hace un tiempo, leyendo un libro del gran Michael Jackson (el cervecero…), mis ojos quedaron profundamente prendados con ésta elaboración. Hace algo más de un año, en el viaje que hicimos por Bélgica, nos la encontramos en varias tiendas pero para evitar posibles roturas en el avión no nos atrevimos a comprarla. Cual fue nuestra sorpresa cuando hace unos meses la vimos en una tienda online, por lo que no dudamos un segundo en comprarla. Hablo de Malheur Bière Brut, una cerveza en botella de 75cl. con una presentación impecable. Pero es que servida en copa no se queda atrás, con un color dorado ligeramente anaranjado, turbidez elevada y una espuma blanca cremosa y de buena retención.


En nariz entra como tantas otras belgian strong ales, con bastante azúcar candy y bizcocho, pero además encontramos un agradable toque a confitura de limón, membrillo, mermelada de albaricoque, y sorprendentemente, sin que los imponentes 12% de alcohol hagan acto de presencia. Es en boca donde todo ese gozo se ve rápidamente desbordado por una elevada carbonatación y cuerpo, una agradable textura cremosa, nuevamente bizcocho, naranja y limón, junto con un punto especiado y recuerdos a vainilla y plátano, dejando una sensación final un tanto amarga y ligeramente astringente. En conclusión, una cerveza muy sugerente, terriblemente seductora y que tiempo atrás no hubiera dudado en considerar excelente pero que ahora, con el paladar buscando menos voluptuosidad y desmadre, me pareció un punto subida de alcohol y carbonatación.


Si las belgas fueron las primeras cervezas de las que me enamoré, como sabéis, las inglesas son las que ahora me tienen robado el corazón. Al igual que la primera elección, tampoco era muy complicado adivinar que caería alguna británica en este post (en el fondo soy muy predecible, lo reconozco...). La elegida fue una Fuller’s Reserve nº3 Oak Aged, una strong ale envejecida en barricas de whisky Auchentoshan (destilería escocesa productora de Single Malt), un regalazo que hace unos cuantos meses nos hizo el buen amigo Manolo.


La presentación, nuevamente inmejorable, tanto por fuera (iba muy mona dentro de su cajita de cartón), como en copa. Precioso color cobre (que en la foto no termina de salir muy bien), espuma aparentemente suntuosa que va bajando hasta desaparecer sin dejar rastro alguno en las paredes. En nariz es muy compleja, madera, algo de resina, mucho recuerdo a whisky con un punto cítrico, y al tomar temperatura aparece también algo de turba y tabaco, muy sutiles. En boca entra mucho más potente que en nariz, maltosa, algo de miel y lógicos recuerdos avainillados, frutos secos y un punto ácido que recuerda a fruta tropical. Agradable textura sedosa y alcohol pronunciado, quedando una sensación muy marcada a whisky, sobretodo hacia el final del trago. Una verdadera joya, aunque reconozco que la esperaba sin tanto protagonismo del destilado en el sabor, pero aún así nos gustó mucho.


Y para cerrar el FFdA la elegida fue la californiana Stone Oaked Arrogant Bastard, la versión envejecida (aunque con chips en lugar de barricas como el caso anterior) de la sobradamente conocida Arrogant Bastard. ¿Por qué ésta elección? Muy fácil. Teníamos guardada esta cerveza algo más de un año, desde que la compráramos en mano a Gabriel (Zombier), cuando ni tan solo había empezado a funcionar su tienda online. Una mirada cómplice suya nos hizo saber que varias joyas de ésta cervecera de la que tanto había hablado en su extinto blog aguardaban dentro de las cajas amontonadas en aquella tienda física aún en pañales. Es por eso que es muy especial para mí, porque además de poder probar una cerveza de reconocida fama, me recuerda a los inicios de la tienda y al amigo que hay detrás.


En cuanto a la cerveza, si su hermana sin añejar nos pareció una barbaridad (me atrevería incluso a decir que es una de las mejores cervezas estadounidenses que he probado), ésta no se queda atrás. Ofrece un color granate profundo, de mediana opacidad, coronado por una espuma densa y cremosa de color beige. En nariz es una explosión en la que destaca por encima de todo el lúpulo resinoso y con recuerdos a pino, sobre una base acaramelada y más de fondo notas terrosas y amaderadas. Muy atractiva. En boca, más de lo mismo. Textura untuosa, con un marcado carácter lupulado resinoso y leñoso, aportando una marcada sensación amarga y duradera. ¿Y dónde está la maestría? En lo bien que está compensada. El toque a madera suma complejidad pero para nada queda una sensación cansina ni empalagosa. Una cerveza potente pero mucho mejor terminada que su hermana pequeña, bastante más redonda y equilibrada, dentro de lo que una cerveza salvajemente lupulada podría serlo. Deliciosa.


Y así terminamos nuestro particular FFdA, con sensaciones muy positivas, deseando ver qué cervezas comparten el resto de camaradas virtuales y sobretodo esperando a leer el estupendo resumen que sin ningún tipo de dudas seguro nos brindará Joan. ¡Gràcies per l’excusa, company y hasta la próxima!

19 nov. 2012

Quality Beers, tienda de cervezas en Valencia.



A nadie escapa que hoy en día tenemos una tremenda agitación en cuanto a apertura de micros, cervecerías y tiendas por cualquier punto de la península. Valencia no es una excepción y la tienda que hoy vamos a comentar amplía la oferta disponible de la capital del Turia, que siendo sinceros y para el potencial por número de habitantes, podría dar mucho más de sí y más si vemos el nivel ofrecido en algunos pueblos que están situados en sus arcos periféricos como Benifaió, Alginet, Alzira o Torrent.

Hablo de Quality Beers una tienda que abrió sus puertas hace muy poco aunque no fue hasta el pasado viernes que la inauguraron.


Se encuentra situada en la avenida Cardenal Benlloch, una de las principales arterias de Valencia, y tras dejar atrás su vitrina podemos encontrarnos con un montón de referencias más que interesantes. Sobre una sólida y cuidada base de referencias belgas y alemanas, algunas más comunes que otras, también podemos encontrar nórdicas (Amager, Evil Twin, Omnipollo…), italianas (Birra del Borgo o Birrificio del Ducato), unas cuantas estadounidenses (Green Flash, Port Brewing, Southern Tier…), varias artesanales peninsulares (Tyris, Spigha, Yria…), inglesas, escocesas… sumando la tentadora cifra de más de 400 referencias.

 


Juan Vicente es quien está al cargo y según nos contó, tras la campaña de navidad que ya está al tocar, empezará a mover actividades como catas y degustaciones, presentaciones, sesiones de maridaje… Así que nada, todos aquellos que vivais por Valencia o alrededores, ya tenéis otra referencia que no os podéis perder.


Por el momento aún no disponen de página web, algo que estará solucionado dentro de poco. Sólo me queda dar la enhorabuena a J. Vicente por apostar por la cerveza y desearle mucha suerte con este proyecto.

- Quality Beers -
Cardenal Benlloch, 49.
Aquí os dejo la dirección en Google Maps.
Valencia.

15 nov. 2012

Entrevistas: Joan Montasell (Birralta).



En el evento que Zombier montó para celebrar su primer aniversario en Mataró tuvimos el placer de conocer a Joan Montasell, la cabeza pensante y actuante de Birralta Homebrewing. Quedamos muy gratamente sorprendidos con su persona y con su excelente cerveza así que decidimos hacerle una entrevista para que nos presentara su proyecto. Acompañadnos, merece la pena.


 ¿Cómo empieza todo?

Allá por el último año de la licenciatura (2009) consigo una beca para ir a la Katholieke Hogeschool Sint-Lieven de Gante (Bélgica) durante 5 meses, en un proyecto de investigación basado en la mejora de la vida útil de la cerveza. Parte de las tareas realizadas durante esta estancia se basaban en análisis químicos de cervezas comerciales, elaborar cerveza en una planta piloto de 50 litros así como el entrenamiento sensorial. Así empieza todo, se aprende mucho y se absorben muchos conocimientos.

Poco después, en 2010, termino la licenciatura en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, en 2011 hago un máster en Biotecnología Alimentaria y ahora mismo estoy cursando el doctorado en el Institut de Recerca i Tecnologia Agroalimentàries (IRTA) en el ámbito de la Tecnología Alimentaria.


Y desde ahí a Birralta…

En febrero de 2010, una vez finalizada la estancia, decido empezar la elaboración de cerveza a nivel homebrewer. Aprovechando el espacio que hay en casa (Sant Cebrià de Vallalta), se habilita una zona para la elaboración. El 3 de marzo de 2010 lanzo la primera receta, una pale ale de 6% con Fuggle, y hoy en día ya he elaborado 40 recetas distintas: Ale con ratafía casera, con miel de naranjo, con castañas, con saúco, con flores de hibisco, weissbiers, con chocolate negro y menta, de fermentación espontanea (aunque el resultado fue espantoso), lager lupuladas, saisons, otras con frutas autóctonas de la zona, entre muchas otras. Entre todas destacaría la “Maduixet”, la primera que se ha elaborado comercialmente al por mayor. Se trata de una cerveza con tan sólo 3,5% alc., con un 50% de cebada y un 50% de trigo, y sobretodo muchas fresas del Maresme, las cuales son muy jugosas y aromáticas.


Una segunda receta que vio la luz este verano pasado fue la cerveza con cerezas d’en Roca (autóctonas de Arenys de Munt, Maresme). Por desgracia las pocas existencias se terminaron rápidamente. La cereza d’en Roca es un fruto extremadamente estacional (mucho más que la fresa) y solamente se puede consumir durante junio/julio. El próximo junio la elaboraremos de nuevo.


¿Y cómo surge el nombre de Birralta?

Etimológicamente Birralta proviene de la unión de los términos “birra” y “Vallalta”.


¿Quienes formáis Birralta?

Por el momento solamente estoy yo, aunque recibo ayuda de familiares y amigos cuando se los necesita!


¿Cuáles fueron las máximas dificultades con las que te encontraste al ponerte a elaborar cervezas con tan poca graduación y con ingredientes tan peculiares?

La primera dificultad fue sin duda el hecho de sacar las hojas de cada fresa una a una. Es realmente laborioso… por no decir una cruz. Puedes estar hasta 4 horas seguidas solamente limpiando fresas sin parar. Pero bueno, todo sea para innovar con cervezas nuevas!



Por lo que nos comentabas vemos que te gusta elaborar cervezas que se salgan de la norma, con algún producto local y/o peculiar.

Bueno, como sabéis, la cerveza tiene 4 ingredientes: agua, malta, lúpulo y levadura. Birralta tiene la inquietud de poner siempre un quinto, y en caso de no utilizarlo se potencia alguna de las características de la malta o del lúpulo. La cerveza tiene que ser siempre rara y/o curiosa, sin dejar de ser buena, por supuesto!


¿Hay alguna/s cervecera/s en la que te inspires y/o que admires?

En todas y en ninguna en concreto. Cualquiera de las cervezas que pruebo, me gusta imaginarme la receta y como la podría reproducir, pero a mi manera. Por ejemplo, durante el crucero de cervezas Mare de Birra quedé enamorado del aroma de una IPA que probé (lo siento, no recuerdo el nombre!). Al cabo de unos días, mi pareja Anna estaba comiendo un caramelo de saúco, y sorprendentemente olí el mismo olor. Tenía que plasmar ese aroma en una de mis cervezas como fuera! De este modo fue cuando pensé en el saúco para elaborar una de mis recetas. El resultado no tuvo nada que ver con la original, pero la cerveza resultó ser bastante buena (Carlo de De Struise y Thomas de Mikkeller la han probado y vamos a decir que no hicieron malas caras!).


Y en cuanto al futuro próximo, ¿podemos hablar de una micro propia?

De momento, debido a los estudios de doctorado, la actividad se centrará en seguir elaborando más recetas curiosas y hacer en grandes cantidades aquellas más atractivas, elaborándola en microcervecerías de terceros. Invertir tiempo y dinero en una fábrica propia es, hoy por hoy, inviable. Pero todo llegará…



Viendo tu filosofía, ¿cómo ves la tónica habitual que ha reinado durante los últimos años de lanzarse a invertir los ahorros en las instalaciones de una micro?

¡Eso es muy bueno! Yo porque estoy medio ocupado, que sino también me lanzaría! Cuando más instalaciones haya, mas enriqueceremos nuestra cultura cervecera sin duda! Aunque es posible que nunca igualemos a los niveles de conocimiento que tienen otros países (desde el punto de vista científico y técnico), el hecho de tener muchas micros favorecerá la diversificación de estilos. Aquí es cuando tenemos que empezar a sustituir parcialmente las recetas inglesas o americanas (que todo el mundo hace) para hacer nuevos estilos más propios. Con las materias primas que tenemos aquí en nuestra tierra, junto con la buena gastronomía… lo tenemos muy bien!


Dejando los lógicos amiguismos a un lado, ¿podrías nombrarme algún ejemplo de cerveza local que creas que es un buen ejemplo a seguir y por qué?

Sinceramente creo que aún es temprano para tener referencias locales, ya que todos estamos en proceso de aprendizaje. Hay que recordar que este es un sector aún muy “joven”. Lo que sí que es un ejemplo son las micros, y a la vez distribuidores y vendedores finales, que trabajan duro para convencer a la gente que hay algo más que la típica lager del bar.


Y para terminar, ¿cuándo podremos encontrar tus cervezas en el circuito habitual de tiendas físicas/online y si nos podrías decir alguna otra receta que esté a punto de ver la luz a parte de la Maduixet y la cerveza de cerezas d’en Roca?

Debido al trabajo hay poco tiempo para dedicarse a la elaboración de un modo continuo, pero dentro de lo que se pueda, se harán esfuerzos para que estas cervezas se expandan tanto como se pueda, ya sea online o mediante tiendas especializadas.

En relación a las nuevas recetas 2013, tengo en mente las siguientes:

Hoppy lager (nombre por determinar) - Cerveza lager de 5%, con dry-hopping de Nelson Sauvin y refermentada en botella con levadura ale para mejorar su perfil organoléptico.

Cherryful Fate – Aunque también contendrá cerezas, esta cerveza será un tributo a la banda danesa Mercyful Fate. La cerveza vendrá a ser una Saison de 8% alc., y las cerezas no son para enamorar… es solo para dar un toque “rojo-infernal” a la cerveza. Como la buena música siempre me acompaña durante las elaboraciones, que menos puedo hacer para homenajearla! Ya en el mayo del 2011 en el festival de la cerveza de Copenhague (Ølfestival København 2011), presenté en el concurso de homebrewers Hop Bomb Challenge una stout lupulada llamada Black Betty, de la canción de la banda Ram Jam. Qué buena es!! (La canción, por supuesto)

¡Salud!


* Tanto el logo como todas las fotos utilizadas son de Joan Montasell y por lo tanto tienen sus respectivos derechos de autor.

12 nov. 2012

La Sènia Brewpub.



Por una de esas increíbles casualidades de la vida, justo hoy se cumplen 2 años desde que os habláramos de Cervesa Sènia, una de las microcervecerías valencianas. Más recientemente, hace como unos dos meses, estos jóvenes emprendedores decidieron apostar por abrir su propio brewpub, trasladando su base de operaciones desde Benifaió hasta Alginet, su población natal. Y aunque ya habíamos estado en estas instalaciones cuando estaban ultimando las obras, allá por el tórrido mes de agosto, no fue hasta ayer domingo cuando por fin pudimos acercarnos a verlo todo terminado y tomar unas cervezas, pasando una tarde-noche verdaderamente estupenda.


En cuanto al local, ya lo veis en las fotos, muy espacioso, de estética moderna, que no frío, con numerosos guiños a nuestra querida cerveza entre los cuales destacaría los originales espejos del fondo, además de las instalaciones de la micro bien visibles a la entrada.


Respecto a la cerveza poseen 7 tiradores además de una bomba de mano en la que suelen servir cask los fines de semana. Por el momento y por temas de producción sólo uno de los 7 tiradores está ocupado de forma fija por su cerveza, aunque ésta va rotando entre las diferentes elaboraciones que van sacando. La idea a corto plazo es que las referencias belgas y alemanas que ocupan los seis tiradores restantes acaben quedando relegadas como mucho a un par de tiradores.


 Cayeron unas cuantas pintas de su terriblemente adictiva “Tostà” con dry-hopping de lúpulo Cascade tirada en hand-pump.

 
Pero cómo no solo de bebida vive el hombre, y menos en Valencia dónde salir a beber va indisolublemente ligado a comer a no ser que quieras asegurarte un fracaso estrepitoso en tu negocio, también poseen una carta no excesivamente larga pero sí muy cuidada. Tomamos dos hamburguesas (una con tomate seco realmente alucinante), además de unas croquetas bárbaras y unos mejillones tigres, todo casero como no podía ser de otro modo.


Por último, también comentar que en la amplia zona del fondo realizan conciertos de tanto en tanto, completando así una oferta muy amplia que pone a Alginet bien marcado en negrita en el mapa cervecero peninsular.

Así que ya sabéis, si venís por Valencia tenéis otra excusa ineludible para visitar. Sólo me queda darles mi más sincera enhorabuena por apostar de una forma tan clara por la cerveza en una población que a penas supera los 13 mil habitantes y se encuentra a casi 30 km de la capital del Turia, y en segundo lugar desearles toda la suerte para que les salga todo bien.

¡Molta sort companys!

8 nov. 2012

Three Floyds: conjugando arte y cerveza.



Este noviembre hemos pensado en dedicar el post de las etiquetas de cerveza a Three Floyds Brewing, otra cervecera estadounidense (y van…), situada en Munster, Indiana, en la zona de los Grandes Lagos. Fundada en 1996, actualmente produce, como tantas otras crafts estadounidenses, decenas de cervezas distintas. Por desgracia a Europa no nos llegan demasiadas muestras pero aún así son conocidas algunas de sus colaboraciones con otras cerveceras europeas: Shark pants con De Struise, toda la serie de barley wines hechas con Mikkeller (Ruggoop, Boogoop…) o incluso Zes Zes Zes con De Molen. Pero por encima de todas está Dark Lord, una elaboración verdaderamente difícil de encontrar, una Russian Imperial stout que le ha dado una sobrada fama internacional hasta el punto de ser considerada (por los pocos afortunados que la han probado) una de las mejores del estilo. Independientemente de sus contenidos, la elección de la cervecera para ésta sección salta a la vista, ¿no? Vamos pues allá con algunas de sus más extravagantes elaboraciones.


Amon Amarth Ragnarök. 8.2%. Una Robust Porter elaborada con miel local y una pequeña proporción de maltas ahumadas. Las referencias a la mitología escandinava son un homenaje a Amon Amarth, una banda sueca de death metal cuyo nombre viene a significar Monte del Destino en sindarín, una de las lenguas élficas que creo J.R.R. Tolkien.



Arctic Panzer Wolf. 9.5%. Esta imperial IPA con nada más y nada menos que 100 IBU es una de las year-round que produce esta conocida craft.



Black Heart. 9%. Esta seasonal es una imperial IPA que no tiene de yankie más que las manos de los elaboradores: levadura inglesa, lúpulos East Kent Goldings y Admiral, y maltas Simpsons. Homenaje a Black Heart Tattoo de San Francisco.


Arriba, la etiqueta primigenia. Abajo, el diseño a partir de 2010.



Brian Boru. 5.5%. 40 IBU. Ésta Irish Red Ale es otra de sus seasonals, y en este caso homenajean, como bien reza el nombre, a Brian Boru. Éste héroe irlandés perdió pronto a su madre a manos de los vikingos, quienes ocupaban Irlanda a finales del s. X. Esto le motivó a luchar contra éstos agrupando tribus dispersas hasta derrotarlos, convirtiéndose años más tarde en Gran Rey de Irlanda y uno de los símbolos del país. En cuanto al contenido de la cerveza únicamente utiliza Amarillo cómo lúpulo.



Gorch Fock. 5%. 25 IBU. Para que no se diga que los yankies no adoran las elaboraciones europeas, ésta es una seasonal que sale allá por julio inspirada en las Helles franconas, impecable base malteada, lúpulos nobles… Ya sabéis.



Mutiny and the Mollusk. 5.6%. Una Oyster stout hecha en colaboración con Half Acre Brewery (de la cual ya os hablamos por aquí).



Dark Lord. 15%. Qué decir de una de las Russian Imperial Stout más conocidas del mercado yankie… Pues que sale a la venta el último sábado de abril, el conocido como Dark Lord Day, con el cuello envuelto en cera cuyo color lo van cambiado año tras año, que hay colas incluso con reserva para comprarla en su brewpub (único lugar dónde la venden)… En fin, que quitando todo ese maquinaria marketinera al más puro estilo Westvleteren pero a lo yankie, no le haría ascos si me la ofrecieran.

 Foto tomada de aquí.


Evil Power. 7.2%. Una pilsner subida de tono elaborada como homenaje al disco con el mismo nombre que la banda de trash metal Lair of the Minotaur, de Chicago, sacó en 2010.



Rye Da Tiger. Imperial Rye IPA. Se trata de una versión “doble” o “imperial” de la Rye’d da Lightning hecha como homenaje a Reckless Records, una tienda de Chicago en la que se pueden comprar CD’s, DVD’s, vinilos… tanto nuevos como de segunda mano.



Zombie Dust. 6.4%. 60 IBU. Según palabras suyas, tras el Apocalipsis zombie ésta American Pale Ale con Citra como único lúpulo será el único respiro que tendremos…



Y aunque elaboran muchísimas más cervezas, éstas son algunas de las que más nos han cautivado tanto por dentro como sobretodo por fuera. Ahora, como siempre suelo decir en ésta sección, sólo nos queda esperar a que alguien nos las haga llegar.

Para más información en http://www.3floyds.com

5 nov. 2012

Crónica Aniversario Zombier (III): Velada final en el Drunk.



Tras la estupenda comida en el Freiburg nos fuimos escopetados hacia Mataró, dónde nos esperaba Joan (Birraire). Tras los pertinentes y esperados saludos, se sacó una tentadora cajita repleta de cascos vacíos (sí, un suertudo se asombra casi a partes iguales con el contenido y con el envoltorio). Tras ello nos fuimos juntos hacia el Drunk Monk, dónde nos esperaba la segunda jornada de celebración del aniversario de Zombier.

Repasamos nuevamente los barriles disponibles, aunque primero, y profundamente seducidos por las flamantes neveras, decidimos compartir algún botellón con Joan. Una saison era una opción inmejorable para empezar y tras el asesoramiento del maestro Sven, nos decidimos por una Fantôme Santé 16, cerveza y serie (Santé) que apoya causas solidarias.

 Caí profundamente enamorado de ésta cerveza.


Aún sin terminárnosla, llegó la hora la primera presentación, nuevamente y para quienes no pudieron asistir el día anterior, de la European Sour Blend, como bien dice el nombre, un blend a cuatro bandas (Alvinne, De Molen, Haandbryggeriet y Loverbeer). Tras disfrutar y paladear casi de forma mística la Fantôme nos pusimos con la E.S.B., que nuevamente nos gustó y mucho.

Casi sin pestañear vino otra presentación, en este caso de Bruno Carilli y sus Toccalmatto, de las que ya habíamos dado buena cuenta en barril el día anterior.

 Arriba, Bruno con uno de sus tentadores “retoños”.


Impaciente por la renovación de los barriles pinchados me crucé con Eric (también conocido como el estadounidense suministrador de placeres…) en la zona de barra, quien nos invitó a salir y probar la cerveza que hace en su casa. Copa en mano me dispuse a probarla cuando de repente nos avisaron de que Valter Loverier iba a presentar algunas de sus cervezas, las Loverbeer, así que otra vez para adentro que nos fuimos.

 Valter, un encanto de persona.


Con una copa de su Christmas de barril, detalle del Drunk Monk, cerveza de precioso color rojo y muy marcada de especias y frutos rojos (de la que por cierto no tengo foto) compartimos un rato bien agradable con Dani de CerveTV, alguien cuyo trabajo admiraba desde antes de conocerlo y que os recomiendo seguir muy de cerca.

Pero otra vez, una miradita fugaz y picarona me instó a salir fuera para no perderme la que allí se iba a montar. De nuevo Eric, con otro detallito, este caso Lips of Faith, una colaboración entre Alpine y New Belgium, que según he podido ver a posteriori por la red, no es que sea difícil de conseguir en Europa, que eso ya lo suponía, sino también en los propios USA. Sobre la cerveza, pues una Imperial IPA estadounidense de libro hasta la última gota, rebosante de lúpulo (Amarillo, Columbus, Centennial y Simcoe son puro ADN yankie), verdaderamente deliciosa.

 Quien pudiera vivir en USA para poder tomar joyas como éstas…


Por esas alturas, el descontrol que llevaba era tal que ya no sabía ni si entrar, sentarme, salir, o directamente ponerme a tirar cañas detrás de la barra ;). Así que viendo la hora me dirigí a Jenny, la apuesta camarera cuya espalda descubierta provocó más de un mareo entre los y las allí asistentes, y le pedimos unos bocadillos, acompañados por unas Struise Black Berry Albert (un maridaje grotesco, lo sé, pero uno no tiene la oportunidad de repetir éstas cervezas todos los días…).

Con una mano en el bocadillo, otra en la cerveza, y de reojo viendo el partido de fútbol que muchos hacían como que no miraban pero no podían evitar, llegaron Joan y más tarde también los compañeros de Cervecearte.

Pero entonces, volvió a sonar la alarma yankie (es la penúltima, prometo no generaros más sufrimiento…) en forma de una Firestone Double DBA. Complejísima, con un marcado carácter especiado derivado por el paso por barrica, fruta dulzona, acaramelados, importante calidez a lo largo de todo el trago… ¡Una auténtica pasada!

 ¡Qué cosa más rica!


Tras el jolgorio, nos volvimos a sentar en la mesa, dónde Antonio (el diseñador de las etiquetas de Zombreaker del que ya os hablé en el primer post) se trajo una Haandbryggeriet Royk Utl Ild en botella (el día anterior la habían pinchado también de baril), la cual me dejó literalmente boquiabierto, peculiar sobre el papel (malta ahumada de Bamberg y lúpulos Amarillo), pero de ejecución impecable. Color negro petróleo y preciosa espuma beige, textura increíblemente sedosa, torrefactos y fruta oscura junto con un sabroso toque ahumado a panceta y ligeramente amaderado terriblemente adictivo. Una cerveza sensacional.

¡Gracias Antonio! ¡Una pasada!


Un rato después llegó el turno de abrir un par de cervezas más. La primera, la canadiense Charlevoix Vobiscum Lupulus, detalle de un servidor (aunque quede mal decirlo), que no terminó de convencer (aunque hubo algunos que, igual por compromiso, sí me dijeron que les había gustado bastante). La segunda, detalle de Sven, una Loverbeer Beerbera, y cómo bien reza su nombre… una “beerbaridad” de cerveza, sour ale con uvas madurada en barrica. Cítrica, acidez pronunciada que no descontrolada, muy afrutada en parte por el toque de las uvas utilizadas en su elaboración… ¡Genial!

 Sensaciones contrapuestas...

A partir de ese momento las fotos empiezan a escasear y la memoria a difuminarse. Muchas cervezas y mejores ratos sin prestar demasiada atención a las copas, ya sabéis. Sólo recuerdo que a Eric aún le dio tiempo a sacarse otra joya de la chistera, la The Bruery Fruet que algunos ya pudimos disfrutar la noche anterior, para regocijo de quienes no la habían podido probar pero también para los doblemente afortunados ;).

Luego, sesión de besos, abrazos, carantoñas, intercambios de mails, bronca de las camareras (las pobres, con muchas ganas de cerrar…), recogida de cascos vacíos (me puse las botas…) y, por desgracia, las despedidas. Y así, felices como unos críos, nos fuimos para el hotel cerrando un fin de semana verdaderamente épico.

Manolo y Sven. Cuántos podrían copiar un poco de la buena camaradería que reina entre estos dos supuestos “competidores” y dejar las envidias apartadas…


A todos, Eric “el rey de la birra estadounidense”, Joan “Mr. Maduixes”, Bernat “llúpols oxidats”, la gente de CerveTV; Juan y Josu, los cracks de Napar; los Laugar y sus barretinas; Kevin y Pep “els mariners”; la increíble representación de elaboradores internacionales: John de De Molen, Glen de Alvinne, Valter y Elena de Loverbeer, Jens y Helen de Haandbryggeriet así cómo Bruno de Toccalmato); Antonio Bravo, su gracia y sus pedazo etiquetas; els Caçadors de Cervesa; Mikel Rius, “Mr. Events”; Mr y Ms. Cervecita Nuestra; Joan Roma; el bon amic Txema y su colega Pere “Guinness-man”; la buena gente de Cervecearte; Loren Font y sus elaboraciones caseras; Álvaro “Petróleos”, Raúl “Bevirra” y el cotizado casco de la Thomas Hardy’s Ale; Joan “Birraire” y la magnífica velada en su compañía; Isaac “Rèptil-man”; Robert Merryman (em va faltar compartir més temps amb tu); el auténtico crack de Manolo, humilde como pocos, y todo el equipazo del Freiburg; Ivan y Anna de Cinc Titius, muy majos, y toooodas sus botellas…; Sven el Terrible (gràcies Txema) y sus preciosas ángeles de Charlie; y, cómo no, una mención especial a los buenos amigos Gabriel y Marya. ¡Geniales! A todos vosotros y a los que mi descarriada memoria me impida recordar vuestro nombre pero igualmente compartimos algún rato agradable, muchas, muchísimas, “muchichérrimas” gracias. Fue un estupendo fin de semana que ojala podamos volver a repetir y compartir el año que viene.

2 nov. 2012

Crónica 1er Aniversario Zombier (II): Nos vamos al Freiburg!



Tras una tarde-noche tan intensa como la anterior parecía complicado levantarse el sábado con un estado físico medianamente decente. Pero lejos de esperar de nuevo hasta la noche para repetir velada en el Drunk Monk, nos habíamos citado con Manolo y su equipazo en el Freiburg. Demasiadas tentaciones nos aguardaban como para rehuir a ellas…


La primera incitación para que nos plantáramos allí poco después de las 12 del mediodía era ni más ni menos que la Pilsner Urquell sin filtrar de barril, algo con lo que tanto tiempo había soñado gracias a las repetidas alabanzas del compañero Max y que pensaba que no podría disfrutar hasta pisar territorio checo. Respeto y admiración por un lado, y algo de miedo también por si tanta fascinación se traducía en una decepción, eran las sensaciones previas a probarla. Pero cayó el primer sorbo y… ¡¡A gozar!! Qué bárbara! Y menuda diferencia respecto a la que nos llega en botella... muchos recuerdos cereal, a levadura y pan, un adictivo toque cítrico y herbal... me recordó a algunas kellerbier alemanas de las que cada día estoy más enamorado. Lo malo es que no sé cómo vamos a saciar las ganas de pils de ahora en adelante...

 


El segundo homenaje no tardó en llegar, agarraros bien a la silla: ¡unas botellitas de Dogfish Head 90’! Aunque ya la había probado con anterioridad precisamente gracias a la generosidad de Gabriel, igualmente me supo a gloria. Si alguna vez tenéis la suerte de poder probar alguna y que además el lúpulo esté como en este caso suficientemente fresco (complicado pero no imposible) os aseguro que empezaréis a pensar en si tramitar el cambio de vuestro apellido por el nombre de este blog… Palabra de Lúpulo ;).



Y ya lo dice el refranero, cómo no hay dos sin tres, llegó una Hornbeer Caribbean Rumstout, detalle de Manolo, quien por otra parte no se dejaba maravillar ante tanta “estrella” delante de su barra y curraba como ninguno.


Maravillosa. Color negro impenetrable, espuma beige intenso muy sugerente, aromas a café y torrefactos, textura oleosa en boca, con notas también torrefactos, el lógico punto aportado por el ron en forma de notas afrutadas muy bien integradas en el resto del conjunto, alcohol perfectamente escondido, intensa y muy sabrosa, sí, pero todo muy bien integrado. Para beber a sorbos muy pequeños y deleitarse una hora sin cansarse. ¡Bestial!

Por esas alturas nos cruzamos con uno de los Caçadors de Cerveses, con quien compartimos birra y estuvimos charlando muy agradablemente un buen rato. Gente muy, muy maja!

Iba pasando el rato y con tal elenco de neveras evidentemente teníamos que pedir alguna cosa antes de la comida. La elegida fue una Weyerbacher Hops Infusion (tengo que recuperar la reputación venida a menos que da nombre al blog…), con lo que ya os podéis imaginar el contenido, mucho lúpulo pero bien asentado sobre una estupenda base malteada. Una muy notable cerveza.



Y llegó la hora de comer, todos juntos, que no revueltos (bueno, tras el tute de la noche anterior, el estómago de más de uno igual sí estaba un tanto agitado…). Cosillas para picar, bocadillos, cervezas de barril (Agullons y Naparbier de barril, bien ricas). Todo estupendo a excepción de ver a Manolo ir arriba y abajo como la hormiga atómica ;).

A mitad de la comida llegó una tropa de pitufos euskaldunes con barretina catalana: los Laugar! Y cómo no se dejan sentir ni nada… Pues fiesta al tanto!

 El ambientazo de los Laugar fue tal que hasta Glenn (Alvinne) terminó con txapela (personalizada y todo...). John (De Molen), otro crack!


Luego se incorporó a la mesa Mikel Rius (BBF), y también pudimos saludar a la gente de Cervecearte (sí, los que propusieron la estupenda propuesta de San Lúpulo) así como a Álvaro (Petróleos) y Raúl (Bevirra), ambos acompañados de sus respectivas parejas.

Se acercaba la hora de ir pensando en marcharnos de nuevo a Mataró, pero aún hubo tiempo para dos, mejor dicho tres, buenas sorpresas.

La primera, una copita de destilado de cerveza (no recuerdo de cuál en concreto), muy cercano a algún whisky como comentaron varios de la mesa, contundente pero muy interesante.

 Por si alguien lo dudaba, no se trataba de una cata de aceites… ;)


La segunda, Maduixet, una cerveza elaborada por Joan Montasell, a.k.a. Birralta, un homebrewer con el que tuvimos el placer de charlar largo y tendido la noche anterior, y que nos dejó muy gratamente sorprendidos.

 Los vasos no tardaron en quedar vacíos…

Y tercero y para finalizar, ya sobre la bocina y con medio pie fuera del Freiburg (por lo visto, igual que en el Drunk, si no vas borracho no puedes salir de allí ;D) Manolo sacó unas botellas de Agullons Setembre, para deleite de los elaboradores internacionales y de todos los allí asistentes!

Y así, un pelín tristes por no poder quedarnos más (faltaba poco más de una hora para que empezara el segundo round en el Drunk Monk) nos fuimos, extasiados de placer y agradecidos enormemente por habernos sentidos como en casa, y además de corazón.

 El alma máter en su salsa…

Andrés, Joel, Jose, Valentín, Ángel, Sergi y, cómo no, Manolo, ¡sois todos MUY PERO QUE MUY GRANDES! A seguir así! Ya estamos deseando volver a vuestra casa!