31 mar. 2014

Las mejores etiquetas del mes: Marzo’14.


En numerosas ocasiones os he demostrado mi pasión por el mundo del coleccionismo de etiquetas. Pues bien, despues de que que Antonio Bravo (el diseñador de, entre otras, de las etiquetas de Naparbier) me lo recomendara varias veces he terminado por decidirme en crear una sección para cerrar cada mes en la que trataré de recopilar algunas de las etiquetas que hayan salido al mercado a lo largo de ese mes y que más me hayan gustado por llamativas, ocurrentes, graciosas, estar muy trabajadas o directamente que la cerveza que envuelva tenga algo de especial.

Debido a la gran cantidad de novedades que salen mensualmente estoy bastante seguro de que me dejaré algunas etiquetas interesantes por publicar así que espero vuestras recomendaciones.

Sin más, aquí van las 10 etiquetas que han salido durante este marzo.

Clown Shoes Burnt Caramel.
American Brown Ale. 7%.

Flying Dog & Firestone Walker – Hydra Cuvée.
Blend entre Gonzo Imp. Porter, DDBA, Bravo y Wookey Jack Black Rye IPA. 10%.

Jolly Pumpkin & Anchorage Brewing – Calabaza Boreal.
Belgian ale envejecida en roble y elaborada
con piel y zumo de pomelo, y pimienta en grano. 7%.

Lancaster Hop Buggy.
Amber Ale con centeno, trigo y avena. 5,8%.

Mother Earth & Brasserie du Pays Flammand –
Four seasons of Mother Earth – Printemps. 8,2%.

Naparbier & Lervig – Grønne Straff.
IPA. 7%.

Prairie Jazz Millions.
Farmhouse IPA. 8%.

Stillwater & Aria Resort Casino Las Vegas – Brass Tacks.
Golden ale. 6%.

The Lost Abbey Agave Maria.
Elaborada con agave y envejecida
en barricas de tequila. 13,5%.

Wicked Weed Black Angel.
Sour ale con cerezas envejecida en barricas de Bourbon. 6,6%.


Y estas han sido las 10 etiquetas de marzo. Espero que os hayan gustado y a ver lo que nos deparan las diferentes cerveceras durante el mes de abril.

27 mar. 2014

Descubierta en Cornualles una St. Austell con más de 100 años de antigüedad.


El pasado jueves 20 de marzo unos arqueólogos en Perranporth, Cornualles, estaban tratando de desenterrar el antiguo oratorio de St Piran de las arenas movedizas que lo cubren cuando de repente se encontraron una botella muy antigua de Walter Hicks Ale de la cervecería St. Austell.


Por lo visto la botella data de 1910 y como se ve en la foto fue sacada de la arena en perfecto estado. Como también se puede ver, el tapón de corcho posee una pieza metálica por encima con una esvástica, una característica propia de los primeros tapones de la cervecera que representa el símbolo sánscrito de la elaboración de cerveza y la fertilidad. Hasta la segunda guerra mundial este simbolo se encontraba en muchas de sus botellas pero con la llegada de la segunda guerra mundial y su adopción como una insignia con fines más siniestros fue retirada.


Según James Gossip, gerente del lugar y arqueólogo principal, la botella posiblemente fuera abandonada por un trabajador sediento cuando en 1910 se encerró el oratorio dentro de una estructura de hormigón para protegerlo de la arena y las olas. Posteriormente, en 1980, esta estructura fue retirada permitiendo que algunos objetos de aquellos trabajadores quedaran a la luz.


El archivista de la cervecera St Austell, Chris Knight (en la segunda foto), revela que en el fondo de la botella quedan restos de la cerveza original así que con un poco de suerte se podría saber qué cervezas jugaron un papel importante en la conservación del lugar.


Esta noticia y las fotos han sido tomadas de esta y esta fuente.


24 mar. 2014

Un fin de semana por Roma (I): Ma Che Siete Venuti A Fà y Domus Birrae.


Hoy empiezo una serie de cinco entradas en las cuales espero poderos transmitir el riquísimo y envidiable panorama cervecero que bulle en Roma a día de hoy y así de paso daros unas cuantas razones para que os queráis escapar a la maravillosa ciudad eterna.

Ya sabéis que lo mío no es la brevedad pero aún así voy a intentar exprimir al máximo las experiencias vividas para que os quedéis con lo más destacable. Y es que os doy mi palabra de que todo lo que disfrutamos durante aquel mágico fin de semana de febrero podría dar sin problemas para 8 o 9 post… ;). Sin más espero que os guste.

Ma Che Siete Venuti A Fà.

El primer local del que quería hablar y sin duda el que más ganas teníamos de conocer en Roma. No en vano reservamos un hotel a escasos 100 metros de él para disfrutar tantas veces como nos fuera posible, y de hecho tras descargar los bártulos la primera parada fue precisamente este local, donde fuimos a tomar “una pintita rápida”…


El local era minúsculo, la entrada no debía superar los tres por tres metros, con una barra pequeñísima y varios taburetes. Al fondo y tras atravesar un estrecho pasillo tenían otra sala también pequeña y sin ventanas pero más acondicionada con varias mesas altas y también taburetes, con una tele gigantesca en la que ponían fútbol sin sonido para que se escuchara bien la buena música rock. Bajando unas escaleras tenían otra sala, más íntima si cabe, donde uno podía relajarse tomando unas buenas cervezas.

El fútbol en Ma Che Siete es una religión...

Y os preguntaréis qué tendrá este lugar tan minúsculo para que muchos lo consideren uno de los mejores locales del mundo. Y es que el no tener cocina, o poseer unas minineveras para las botellas o tener un número de grifos (16) inferior al de su “competencia” (Open BaladinBrasserie 4:20...), no parecen razones muy a su favor. Pero no hace falta más que estar un rato allí para darse cuenta del porqué.

Algunos de los barriles y las neveras.

Pero vamos con algunas de las cervezas degustadas de barril. Empezamos con Struise Weltkrieg, una sour ale versión de la Weltmerz con cerezas añadidas, tremendamente refrescante con solo 3% de alcohol. Realmente muy buena, muy ligera, con una marcada acidez pero bien compensada. La siguiente fue Montegioco Bran, rebosante de café, tabaco, regaliz y notas balsámicas, así como un punto de cacao, una textura sedosa muy agradable y una burbuja minúscula y maravillosamente integrada. Una gratísima sorpresa. Tan alucinados nos dejó esa Montegioco que la siguiente que tomamos, esta vez recomendados, fue Montegioco Mac Peated Ale, también de buen nivel, ligeramente ahumada y con recuerdos a turba, muy bebible y nada empalagosa, con una textura sedosa como la Bran. Y con esta dimos cerrada la visita matutina.

Montegioco Bran y De Struise Weltkrieg.
Rica, rica, esta Montegioco Mac Peated.

Coincidió que justo aquel fin de semana, más concretamente durante el sábado y el domingo, se celebraba un evento con las micros italianas Birra Stavio (a algunos quizás os suene de Mediona), Lambrate y Pontino, y varios grifos del local servían las cervezas de estas tres cerveceras. Pero no quiero extenderme mucho con las reseñas de las cervezas que probamos ya que esas tres se ven o se han visto por estos lares en barril o botella, así que solo por parecerme de un nivel realmente destacable no quisiera olvidarme de la Birrificio del Ducato Kiss Me Lipsia, una Gose con el peculiar toque salado del estilo, muy refrescante y ácida, con recuerdos a fruta tipo grosella, me gustó mucho; y por otro lado Extraomnes Tripel, una triple belga con el lógico alcohol evidente y algo especiada pero con el lúpulo europeo más protagonista de lo que suele ser habitual en el estilo.

Bien juntitas estas dos grandes:
Kiss Me Lipsia y Extraomnes Tripel.

¿Alguien quiere una cervecita? Pues a la cola...

Pero volviendo con el local, he de decir que antes de partir y cuando estábamos empezando a planear el viaje me sorprendió bastante leer una crónica en una conocida revista en castellano en la cual lo ponían como “muy sobrevalorado” al Ma Che Siete. Y digo que me sorprendió porque no hizo falta ni estar una hora sentado en uno de sus taburetes para comprobar que tantos halagos, premios y también recomendaciones de amigos eran sobradamente merecidas. Como decía un poco más arriba, el Ma Che Siete no tendrá tantos grifos como otros locales, pero ni falta que le hace… Por un lado quiénes están al otro lado de la barra conocen sobradamente lo que venden (de hecho hace ya unos cuantos años que Manuele montó aquel mítico Mare Di Birra en el que había muchas micros que aún a día de hoy empiezan a sonar por la Península). Pero dejando a un lado el nivel de quien atiende, si nos centramos en las cervezas podemos ver que destacan no pocas rarezas en botella y en cuanto a las referencias pinchadas de barril eran todas de nivelazo: Ghisa de Lambrate, 2 Late IPA de BrewFist, varias Rurale, un par de las británicas Moor… Y qué decir de sus grifos fijos, Birrificio Italiano Tipopils y también Bibock y la alemana Weihenstephan Vitus. Pero es que además continuamente pinchan cervezones de Struise, Siren, Närke

Esto si que es una lámpara... ;)

Así que en resumen, ni es el local más grande, espacioso o cómodo, ni tendrá los interiores tan cool como otros locales de la ciudad y tampoco tendrá tantas referencias en barril, pero todo eso se te olvida en un instante por las personas que están a su cargo, por su selección cuidadísima de cervezas y por el ambiente que se vive dentro y fuera del local. De hecho el Ma Che Siete se sitúa en pleno corazón del que para mí es el mejor barrio de Roma, el bohemio Trastevere. Así que para quienes puedan tener algún tipo de duda sobre él desde ya os digo que las dejéis a un lado porque el Ma Che Siete juega en otra liga. Eso sí, pendiente me queda volver en alguna fecha que no haya ningún evento de por medio, ya que por interesantes que puedan ser esos tapover o meet-the-brewer, nunca termino de disfrutar como me gustaría del local y de quienes lo llevan, y en este caso además al ser tan pequeño no te quedaba otra que beber en la calle si no querías sentirte como una sardina enlatada.


Domus Birrae.

Si el Ma Che Siete es una institución dentro y fuera de Roma, Domus Birrae es otro local maravilloso que debería ser ejemplo para muchos.


Se trata de una tienda situada muy cerca de la estación central de trenes, Termini, y sus interiores impactan a cualquiera por novel o experimentado que se sea. Lógicamente se encuentra muy especializado en la amplísima variedad de las micros italianas (en su web se puede ver que tienen más de 260 cervezas italianas pertenecientes a más de 50 micros…), pero también tiene bastantes referencias belgas y estadounidenses, y en menor medida también británicas, danesas, holandesas… con varias ediciones especiales y limitadas.

Uno de sus grandes méritos, al igual que el Ma Che Siete, es que fueron los primeros en trabajar marcas que hoy en día nos parecen tan comunes, tanto de micros europeas como sobretodo estadounidenses. Y solo por eso ya merecen mi más completa admiración.

Otro punto que me sorprendió muy mucho a parte de su extensísimo catálogo fue el propio local en sí mismo, gigantesco, con varias zonas separadas por unas pequeñas escaleras. Nada más entrar a la derecha tenían una zona con ¡6 neveras! con más de 200 referencias diferentes, con lo que eso supone de cara a la buena conservación de las cervezas. Pese al gasto que les pueda suponer me parece un esfuerzo que les honra y les sitúa en el olimpo de los buenos locales. Y además, conozco pocos bares con esa oferta en nevera…

¿Tienda o bar? Sin duda es alucinante...

Más al fondo, tras bajar unas escaleras situadas frente a la entrada, estaban las demás referencias, algunas italianas, pero sobretodo del resto de Europa y estadounidenses.

Un rinconcito muy italiano.

Quizás el único punto en contra, aunque más que del propio local diría que en general de la cerveza en Italia, fueron los precios. La mayoría de las referencias tenían un coste de 4 o 5 euros, y no pocas superaban con facilidad los 8 o 9 euros, algo sorprendente ya que en muchos bares (Ma Che Siete, Open Baladin, Brasserie 4:20…) tenían las pintas entre los 4 y 6 euros, lo cual me lleva a pensar que esta tienda es algo más cara de lo habitual.

A continuación os dejo la compra que hicimos, algunas recomendadas y otras que no dudamos en pillarlas nada más verlas. De izq. a dcha: BrewFist Heimdall; Birra del Borgo/Dogfish Head/Birra Baladin Archeobirra; Montegioco Garbagnina; Extraomnes & Stillwater Migdal Bavel; BrewFist & Prairie Spaghetti Western; Birra del Borgo & Gänstaller Re Alt; Stavio Doc Brown Bock y Rurale Scarliga.


Y entre tantas y tan buenas cervecitas (ya os comentaré qué tal cada una en el post final) doy por cerrado el primer round con dos de los “nuevos veteranos” del panorama cervecero romano de calidad, enormes por muchas razones y que sin duda recomendaría mil y una veces su visita.

20 mar. 2014

Birra dell’Anno 2014.

Con las batallitas del viaje a Roma pendientes, vuelvo a hacer otro guiño a Italia con un post sobre los ganadores del Birra dell’Anno 2014, el concurso cervecero más importante de Italia pese a que se celebra desde 2005. Quizás algunos recordéis que os hablé de él hace unos años, en éste y éste post.


En esta edición había 26 categorías en las que participaban un total de 621 cervezas pertenecientes a 123 fábricas. Unos números asombrosos teniendo en cuenta que todos los participantes eran italianos pero más alucinante es pensar en cuales habrían sido los números si hubieran participado las más de 600 cerveceras existentes a día de hoy en el país transalpino.

El Birrificio ganador este año, al igual que el año pasado, volvió a ser Baladin, con 6 medallas (2 oros, 2 platas y 2 bronces). El segundo fue Birra del Borgo con 5 (2, 1, 2) y tercero Birrificio del Ducato con 4 (1, 1, 2). También destacaron con 3 medallas de Birranova, Rurale y Birrificio Italiano.


Concursos y cervezas como las participantes no hacen más que ahondar en el sueño de poder ver algo así por estos lares a medio-largo plazo, no solo en números, sino también en calidad. Por suerte he podido probar unas cuantas de las galardonadas y aunque creo que por aquí estamos mejorando año tras año con micros y cervezas que sin miedo se podrían medir casi con cualquiera a nivel internacional, sinceramente creo que el nivel medio aún está lejos del que por ejemplo tienen en Italia.

Como conclusión de las cervezas premiadas, al menos las que he podido probar (Birrificio Italiano, Lambrate, B. del Borgo, B. del Ducato, Baladin...) me parecen cervezas buenas sino excelentes pero echo en falta algunas cerveceras con elaboraciones geniales como Toccalmatto, Montegioco, Brewfist o Revelation Cat.


A continuación os dejo los ganadores por categorías. Tomad lápiz y papel porque algunas merecen y mucho la pena ser probadas.

Categoría 1. Clara, fermentación baja, contenido alcohólico bajo, “Italian Lager”.
1. Birrificio Lariano - La Grigna.
2. Birrificio Italiano - Tipopils.
3. Oldo - Giò.

Categoría 2. Clara, fermentación alta, contenido alcohólico bajo, “Golden Ale”.
1. Birrificio Del Forte – Gassa d’Amante.
2. P3 Brewing Company – Speed.
3. Vecchia Orsa – Aurora.

Categoría 3. Clara, fermentación alta, contenido alcohólico bajo, “Kölsch”.
1. Croce di Malto – Hauria.
2. Valcavallina – Cavallina.
3. Birrificio Pontino – Alaaf Kölsch

Categoría 4. Ambarina y oscura, alta y baja fermentación, contenido alcohólico bajo, de inspiración alemana.
1. Birrone – Scubi.
2. Batzen Bräu – Hell.
3. Birrificio Estense – Munich B.E.

Categoría 5. Fermentación baja, contenido alcohólico alto, de inspiración alemana.
1. Birrificio Birra Elvo – Doppel Bock.
2. Birrificio Lariano – Falesia.
3. Birrificio Via Priula di S. Pellegrino Terme – Dubec.

Categoría 6. Ambarina, fermentación alta, contenido alcohólico bajo, de inspiración anglosajona.
1. Bruton – Lilith.
2. Dada – Hugo.
3. Birrificio Rurale – Reset.

Categoría 7. Clara y ambarina, fermentación alta, contenido alcohólico bajo-medio, lupulada, de inspiración anglosajona (IPA).
1. Birra del Borgo – Re Ale.
2. Az. Agricola Frè – Frè Bionda.
3. Birrificio Indipendente Elav – Uppercut IPA.

Categoría 8. Clara y ambarina, fermentación alta, contenido alcohólico bajo-medio, lupulada, de inspiración americana (APA).
1. Birrificio Lambrate – Gaina.
2. Birra dell’Eremo – Magnifica.
3. Birrificio del Forte – Fior di Noppolo.

Categoría 9. Clara y ambarina, fermentación alta, contenido alcohólico elevado, lupulada, de inspiración angloamericana.
1. Birrificio dei Castelli – Extrema Ratio
2. Birrificio Menaresta – 22 La Verguenza
3. La Buttiga – Psycho IPA

Categoría 10. Oscura, fermentación alta, lupulada, de inspiración angloamericana.
1. Birrificio Menaresta – 2 di Picche.
2. Birra del Borgo – Hoppy Cat.
3. Birrificio Rurale – Castigamatt.

Categoría 11. Ale fuerte de inspiración angloamericana.
1. Birrificio Birranova – Negramara Extra.
2. Birrificio Birranova – Abboccatta.
3. Birrificio Gambolò – Bob 13.

Categoría 12. Oscura, fermentación alta, contenido alcohólico bajo, de inspiración angloamericana.
1. Kamun – Nocturna.
2. Birrificio Golden Rose – Black Maya.
3. La Piazza - Dadaista.

Categoría 13. Oscura, fermentación alta y baja, contenido alcohólico alto, de inspiración angloamericana.
1. Birrificio Curtense – Brixia Nera.
2. Birrificio dei Castelli – Calix Niger.
3. Piccolo Birrificio Clandestino – Montinera.

Categoría 14. Fermentación alta, elevado contenido alcohólico, de inspiración angloamericana (Barleywine).
1. Birrificio Baladin – Baladin Terre 2010.
2. Birrificio Baladin – Xyauyù Oro.
3. Birrificio Troll – Geisha.

Categoría 15. Con trigo malteado, de inspiración alemana.
1. Birrone – Cibus.
2. Birrificio Italiano – Vudù.
3. Birrificio Gjulioa – Gjulia Est.

Categoría 16. Clara, fermentación alta, contenido alcohólico bajo, de inspiración belga.
1. Birrificio Rurale – Seta.
2. Le Fate – Lunilia.
3. Brùton – Bianca.

Categoría 17. Clara, fermentación alta, contenido alcohólico elevado, de inspiración belga.
1. La Gastaldia – Blondie.
2. Brùton – Stoner.
3. Croce di Malto - Triplexxx

Categoría 18. Oscura, fermentación alta, contenido alcohólico elevado, de inspiración belga.
1. Dada – Panela.
2. Birrificio Artigianale Opera – Hydra.
3. Birrificio del Ducato – Chimera.

Categoría 19. Especias y cereales, fermentación alta y baja.
1. MC77 – Fleur Sofronia.
2. Birrificio del Ducato – Verdi Imperial stout.
3. Birrificio del Ducato – New Morning.

Categoría 20. Ahumada, fermentación alta y baja.
1. Statalenove – Preda.
2. BiRen – Tosco.
3. Lambrate – Ghisa.

Categoría 21. Envejecida en barrica, fermentación alta y baja.
1. Birrificio Baladin – Lune 2012.
2. Birrificio Baladin – Terre 2012.
3. Birrificio Baladin – Xyauyù Barrel.

Categoría 22. Cerveza con fruta, fermentación alta y baja.
1. Birra del Borgo – Rubus.
2. Il Birrificio di Cagliari – Figu Blanche.
3. Birrificio Lungo Sorso – MorAle.

Categoría 23. Cerveza con castaña, fermentación alta y baja.
1. Aleghe – La Brusatà.
2. Birra Amiata – Bastarda Doppia.
3. Le Fate – Carmenta.

Categoría 24. Cerveza ácida.
1. Birrificio del Ducato – Chrysopolis.
2. Birrificio Italiano – Scires 2010.
3. Birra del Borgo – Duchessic.

Categoría 25. Cerveza con miel.
1. La Gastaldia – Melita.
2. BiRen – Melanie.
3. Birrificio Baladin – Mielika.

Categoría 26. Cerveza con mosto de uva, fermentación alta y baja.
1. Birrificio Birranova – Moscata.
2. Loverbeer – Beerbera.
3. Birra del Borgo – Equilibrista.


17 mar. 2014

Entrevista a Chela, el beer bon vivant.

Quienes hayáis leído este blog desde sus inicios posiblemente recordaréis aquellas primeras entrevistas con las cuales fui presentando a diferentes cerveceros que escribían algún blog por el ya lejano año 2010. Pocos se quedaron sin aparecer por aquí y alguien a quien me faltaba ponerle el “tick” fue Adrián, más conocido por estos mundos cerveciles digitales como Chela. En su genial Sursum& Corda, uno de los blogs más veteranos que empezó en 2006, nos regalaba, siempre con pasión, metiendo el dedo en la llaga y sin pelos en la lengua, geniales reflexiones que años después sorprendentemente me siguen pareciendo tremendamente vigentes, siempre opinando desde el respeto y con mucho conocimiento de causa. Sin más, os dejo con él.


¿Cuándo y en qué circunstancias empezó a interesarte más en profundidad la cerveza?

Creo que fue, y sigue siendo, una cosa progresiva. Viviendo en un pueblo donde teníamos la fábrica de cerveza a 2 minutos de casa, sentíamos la cerveza muy de cerca, la mitad del pueblo vivía de eso, oíamos la sirena de los relevos, olíamos la malta que salía de los cocederos, veíamos a los trabajadores y trabajadoras entrar y salir de la Fábrica. Siendo aún niños nos encantaban aquellas cervezas furtivas en la despensa o el garaje de algún amigo cuyo padre trabajaba en el Águila Negra. El lúpulo, la xaranzaina (genciana), la malta eran cosas con la que estábamos familiarizados y de ahí  pasamos a querer saber más y más hasta seguir hoy en día  buscando y aprendiendo con esta bebida tan genial

¿Qué cervezas supusieron para ti un punto de inflexión respecto a todo lo que anteriormente habías probado y te hicieron abrir los ojos?

Esto también creo que fue progresivo, fue surgiendo en mí un interés casi obsesivo por querer probar de todo en materia de cerveza. A principios de los 90 abrió una cervecería en Oviedo que se llamaba La Internacional y que supuso una revolución para los de mi quinta. En aquella época un bar con más de 10 grifos e infinidad de cervezas de botella de todo el mundo era un paraíso, y si a eso le sumabas salchichas, patatas con salsas, decoración cervecera… se convertía en una parada obligada, algo único en Oviedo, para la época… Entrar allí te hacia sentir la cerveza de otro modo. En cuanto a cervezas creo que los primeros litros en jarra de cristal fueron de Löwenbräu y de Bitburger, aquellas Spaten Franciskus, que era una versión bock de la Spaten, las medias pintas de Bass y de Kostrizer, o aquellas Chimay que nunca dejaron de defraudarnos, fueron los vasos que me hicieron ver que había cerveza más allá de lo habitual y lo que me llevo a tener, como decía, un interés casi compulsivo por probar todo lo que fuera nuevo o extraño, sin discriminar al principio y seleccionando después a medida que el paladar se iba haciendo a sabores, olores y disfrutes.

Por otro lado la vida misma iba añadiendo experiencias que suponían aprendizajes. Así, a los 19 años, durante mi primera estancia en Londres, probé la primera bitter real ale en mi vida, cosa que me hizo ver otra forma de entender la cerveza, y me abrió paso a una cultura cervecera que hoy por hoy sigue siendo una gran desconocida pero que guarda muchísimo trasfondo y una calidad  enorme. Unos años después, viviendo en Edinburgh tuve contacto con la real ale de Escocia en particular y la craft ale británica en general. Después vinieron algunos viajes por Alemania e Italia donde conocí los brauhaus germanos y los birrifici italianos, la llegada a cervecerías especializadas de Asturias de las primeras muestras de cerveza artesanal, también fueron un punto de inflexión importante. El buen montón de horas bebiendo y viviendo en bares, jejeje… es otro punto que hay que tener en cuenta jejeje….creo que lo bueno es eso, que con esta bebida hay muchos puntos de inflexión, se sigue avanzando y aprendiendo cada vez que tomas un trago.

¿Cual es tu estilo de cerveza favorito?

Me gustan todas! Jejeje! Pero si tuviera que quedarme con uno ese seria el de las Bitter británicas de barril. Me gusta el lúpulo, la cerveza amarga, igualmente su versión IPA Británica (las versiones yankies me gustan pero no todas, hay mucho bluff, entre tanta cerveza extrema). Pero también me quedo con una buena Alt, con una fresca Kölsch, me encantan las Lambic, especialmente las Geuzes. Un par de conceptos que me gustan mucho de la cerveza son el de temporada-“seasonal” y el de terruño (terroir) porque permiten disfrutar de estilos y variedades únicas en determinados momentos, únicos también (ya que no hay una primavera ni un invierno iguales).

Cita dos cervezas que hayas tomado últimamente, una que te haya sorprendido para bien y otra para mal.

¿Sólo dos? Jejeje... No puedo decir sólo dos porque como soy un facilón pues me sorprenden muchas. De fuera Jaipur de Thornbridge, una IPA genial; Broadie’s American pale ale, acojonante; Dark Star Hophead, todo sabor en sólo 3,8%; Zinnebier de De la Senne; De Struise Pannepot; Alvine Freaky; Mikkeller Galena; tragos geniales.

De casa, Pura Ale, de Agullons, sin duda, la cerveza artesanal de la península que me parece más redonda, las cosas bien hechas sin necesidad de aspavientos. Asturies Pale Ale de Caleya una auténtica pasada de equilibrio y calidad que no defrauda. Cotoya Original y Extra, son la hostia, personales y plenas, de barril irresistibles. Baias, una ale de Araba que es trago genial. Me encanta Dougall’s Leyenda, una bitter sencilla y llanamente completa. Napar Pilsener es otro ejemplo de cerveza sencilla pero grande en calidad y sabor. Lo mismo me parece 4maltes de Les Clandestines cerveza que me sigue gustando mucho. Marina me encanta tanto en la sencillez de la Summer como en la complejidad de la Rye Cat o la Devil’s. Pacific de Marina y Domus creo que es un cervezón de la hostia (como suena), redondísima. Para los que dicen que no me gustan las cervezas negras, La Flow de Guinea Pigs, me la bebo de una sentada y me quedo con ganas de más. Moon Verata me flipó la cabeza, muchos intentaron echar “aderezos” a la cerveza pero como Verata todavía, para mi gusto, no encontré nada, no puedo dejar de pensar en platos para combinar con esta cerveza. Sorpresones gratos de última hora son Ruggbrod de The Bruery, Southern Tier Gemini y Norwegian Wood de Haandbryggeriet, completísimas, sabrosas, bien hechas, geniales. Antípodas de Cotoya, es uno de los tragos más completos, equilibrio total, que probé en mucho tiempo, tomar una y querer otra, y otra…

¿Que no me hayan gustado? La Tokyo de Brewdog, cerveza que huele genial, pero el trago me parece de lo más desequilibrado que probé, pesada, con el alcohol apoderando y no casando con el amargor de la malta tostada (prefiero un buen café puro y una copa de brandy jejeje). Koppi y Dim Sum de Mikkeller no me gustaron nada. Hoplosion de Weihenstephan no me entusiasma, los sabores van a su puta bola. Tampoco me gustó 666 de Chouffe, una decepción de una de mis cerveceras favoritas. De aquí, La Loca Juana, Burro de Sancho, Casasola Silos, Art Orus, Cibeles Pils y Cibeles IPA junto con Bayyana de Almería y Far West, son cervezas que no se si las volvería a probar.

¿Qué cerveza que tengas a tu alcance podrías tomar todos los días sin cansarte nunca de ella?

Las que tomo a diario en casa: Caleya, Cotoya, La Zaragozana Export, Marston's Pedigree, Tribute Ale y Proper Job de Saint Austell, Chimay Rouge y Dab; y por otro lado las que suelo repetir en los bares Caleya, Cotoya, Pilsner Urquell, Saint Peter's Best Bitter, Samuel Adam's, Sint Bernardus 12, La lambic que traigan los chigreros, Chimay Bleu, Westmalle Triple, Duchesse de Borgogne, Sierra Nevada pale ale…

Y por el contrario, ¿qué cerveza te encantaría poder tomar pero por disponibilidad, precio o cualquier otra razón no te es fácil hacerlo?

Jaipur de Thornbridge, TT Landlord, Baias, Birrificio Italiano, Dark Star, Brodie’s, Southern Tier, Agullons Pura Ale, Inveralmond, Stewart’s… Últimamente me están gustando mucho las cervezas de Anderson Valley... También me gustaría meterles un tiento a las cervezas de Lagunitas, Norrebro, Grado Plato… me parecen formas muy interesantes de acercarse a la cerveza.

Nombra un lugar relacionado con la cerveza que hayas visitado y que me recomendarías.

Viajar es lo mejor… Recomendaría cualquiera del G4 (Alemania, UK, Chequia y Bélgica), creo que es un must para cualquier cervecero. Fuera de esto recomendaría 2 sitios. Edinburgh, la historia cervecera de esta ciudad es un hecho, la calidad de sus aguas, junto con Burton y Plzen, forman una terna de aguas con carácter reconocido en el mundo cervecero. La calidez de sus bares y la gran variedad de cervezas real ale y extranjeras que se pueden encontrar la hacen ser un destino único (donde si no se puede tomar una real ale de las Orkney Islands y después una botella de Cantillon? jeje). Por otro lado recomendaría un giro por Italia para recorrer los birrifici y ver la forma tan interesante de acercarse a la cerveza y su cultura que hacen estos locos.

¿Y qué ciudad y/o país aún no conoces y te encantaría poderlo hacer para tomarte unas buenas cervezas o conocer un ambiente cervecero interesante?

Del G4 me falta Chequia. Cosa a solucionar en un año espero (todavía no salí y ya tengo ganas de llegar). De igual modo me encantaría conocer más a fondo la Italia cervecera. Después de conocer dos birrifici, Il Bovaro en Florencia y Birra Beba en Turin, y sus geniales cervezas, tengo muchas ganas de recorrer solo y con calma la Bella Italia, viendo y bebiendo una forma de entender la cerveza muy interesante y que de verdad esta dando pasos de gigante a un ritmo lento pero seguro. Barriendo para casa tengo ganas de volver a la Barcelona cervecera y gastronómica (acabo de llegar y ya tengo ganas de volver, jeje). También hacer una ruta por el Madrid de la “nueva cerveza”. En ambos casos sin dejar de revisitar los clásicos que un día conocimos claro está. Y ya si venís tu y Rosana ya se puede liar la de mi madreeee, jejeje!

¿Cómo sería la cervecería de tus sueños? Y si ya existe algo similar, ¿qué características posee, carta de cervezas, ambiente, decoración, servicio…? Y si lo crees oportuno nómbrala.

Si te digo la verdad creo que el bar de mis sueños no existe, es una entelequia, de hecho creo que tampoco existe el bar perfecto, aunque los hay que casi lo son jejeje. Para mí, por el momento, es suficiente con poder disfrutar de los sueños de otros y como ejemplos y recomendaciones me quedo claramente con dos que cumplen con lo que  más me gusta: por un lado El Lúpulo Feroz, en Oviedo, por calidez y calidad (tanto en el ambiente como en el trato) y por supuesto por la cerveza y su variedad, tú lo pudiste comprobar. Por otro lado, La Taberna de Hank en Lluanco, una pequeña cervecería de pueblo que se hace grande por dentro, con su mezcla de buen rocanrol, atención agradable y buena cerveza.

Pero como en Asturies de bares vamos sobraos no puedo dejar de recomendarte también en Oviedo el Paco’s Tavern, un antro de poca luz y mucha cerveza belga (al que os llevé, por cierto, a tomar birras bretonas). El Deutschland o la Alemana, particularísima cervecería regentada por uno de los pioneros de la cerveza de importación en Asturies y la última en llegar pero que llega para quedarse, Cimmeria, “bona xente, dispensa bona cerveza”. Y en Avilés, ciudad que me encanta y a la que nos escapamos siempre que podemos, tenemos el Cabanón y la Cantina, ambos Llevan años haciéndonos felices con buena cerveza, buena música y mejor trato… Joder y tantos otros, cagonros, qué cojones de pregunta, tú, si a mi me encantan los bares!!!

- A continuación, una pregunta que en 2010 surcaba los blogs pero cuya respuesta, cuatro años después, sigue estando realmente vigente -
¿Qué opinión te merece el movimiento cervecero artesanal que tan en boga está últimamente en la península Ibérica? ¿Se está corriendo mucho, se va avanzando a buen ritmo, está siendo positivo…?

Sinceramente, la palabra movimiento no me gusta nada. Personalmente veo un grupo de personas esforzándose y disfrutando por hacer cerveza y sacar adelante un sueño o una idea, gente que con ese esfuerzo dan un nuevo impulso a la cultura cervecera, y eso me encanta. También veo ciertos arribistas “jugando al artesano cevecero”, gente interesada en que rápidamente ese esfuerzo ajeno se convierta en movimiento, moda o qué sé yo, para sacar provecho.

Mi respeto absoluto para los primeros porque significa que la cultura de la cerveza en esta Península Ibérica va avanzando otro peldaño y eso es buenísimo. Además creo que ya estamos en un punto de no retorno, con cervezones de calidad, festivales potentes y a la vez personales, bares y taberneros que se esfuerzan y especializan cada vez más, tiendas, publicaciones… No podemos más que animarlos a que sigan adelante porque en su mano está que ese esfuerzo se convierta en impulsor de la cultura cervecera… Mi apoyo para ellos, claro, de la única manera que sé jejeje… comprando y bebiendo sus cervezas. Para los segundos, mi desprecio absoluto y el convencimiento de que el tiempo los pondrá en su lugar, como de hecho ya está sucediendo con alguno...

¿Tienes algún proyecto personal en mente o a punto de fructificar relacionado con la elaboración de cerveza?

No, al igual que con la pregunta de los bares… me conformo con disfrutar de los proyectos de los demás, bastantes quebraderos tengo con la cocina, jejeje…

Sobre los blogs de cerveza, ¿qué opinión te merecen en general? ¿Echas en falta alguna cosa? ¿Hay algo que no te guste?

Sobre los blogs, bueno, no creo mucho en eso de la blogosfera, si la pregunta va por ahí, y creo que cada uno atiende a su ego. Siempre dije que esto es mucho onanismo cibernético, mas que otra cosa jeje. Ya no escribo y muchos blogs que seguía ni los miro ya por cansinos, pero me parece cojonudo que haya gente que escriba sobre cerveza, siempre y cuando no se crea defensor de ninguna verdad absoluta, ni redactor jefe o director de un periódico. Relacionado con esto debo decir que en ciertos blogs se echa en falta un poco más de rigor y contraste de lo publicado, para no leer barbaridades-un poco de lectura al margen de los foros yankies que todos conocemos y de wikipedia, y un poco más de andar por los bares y viajar seria estupendo.

También echo en falta respeto, hay mucho polemista de medio pelo que en aras de la verdad, de su verdad, quiere abrirnos los ojos, pero lo único que hace es crear malos rollos. Veo también, muchos sufridores de la cerveza, que van de descubridores de un mundo nuevo y quieren hacer su aporte porque les interesa para su negocio particular.

Por otro lado no me gusta la gente que se ríe de los lectores copiando y pegando y queriendo luego quedar de gurú, como tampoco me gusta que se censuren los comentarios mediante un control de los mismos.

Otra cosa que no me gusta son las catas, todas iguales, aburridísimas, pesadísimas y muchas de ellas cometiendo errores de base por querer dárselas de entendidillo. Esa es otra, no me gustan los lenguajes codificados como para hacer ver que se entiende de cerveza o demostrar que se pertenece a una casta superior jejeje.(como decía Baron Rojo Le encanta pronunciar palabras bien sonantes// Y así disimular que es un ignorante). Con esto quiero decir que creo que habría que hacer la cerveza mas accesible para el público, no se, empezar por el principio, hablar sobre que es cerveza, para después hablar de tipos de cerveza, no se si me explico, dar una imagen general precisa y después avanzar hacia lo complejo y los detalles de la cerveza, para que la gente que de verdad tiene interés y no conoce mucho no se sienta discriminada.

Joder no me gusta nada… No se que hago contestando a un blogger jejejeje. Seamos justos, en positivo tengo que decir que hay unos cuantos blogs que se mantienen sabiendo ser versátiles y que coexisten con  blogs nuevos muy interesantes, con actitudes y aptitudes para y con la cerveza y eso es importante… Que haya gente interesada en la cerveza y en hablar de ella, interesada en hacerse masturbaciones cibernéticas jeje, es muy bueno, y me encanta, después de cada uno depende ya discernir y separar polvo de paja (muy onanista esta quedando esto no?? jeje).

Para ir finalizando, una pregunta relacionada con mi pasión de coleccionista: nombra alguna cerveza que para ti tengan una etiqueta muy lograda, por diseño o por cualquier otra razón.

Para mí, que no soy nada aficionado a la breweriana, Cotoya hace unas etiquetas personales y autenticas de puta madre, siempre contando una historia relacionada con el motivo, los ingredientes o la inspiración que lo llevo a elaborar la cerveza en cuestión, lo que las hace únicas e inimitables.

Y ya para terminar, ¿que proyecto/sueño relacionado con la cerveza te gustaría cumplir?

Como proyecto, viajar y andar por los bares, ya sabes… “no hay como el calor del amor en un bar”.

Me gustaría que los restaurantes se comprometieran más con la cerveza, que empiecen a verla como una bebida y no como un refresco. Para mí una oferta gastronómica está incompleta si no tiene buena cerveza. No es, digamos ético ni estético, que uno se esmere en un plato y luego si te piden cerveza ofertar sólo lager industrial. Contra ello estamos desde hace tiempo, no sólo desde nuestra cocina si no también a título personal, dando mucho la barrila cada vez que vamos a comer a algún sitio, insistiendo a colegas profesionales en el tema.



Y entre palabras que desprenden tantísima pasión y honestidad, sin pájaros en la cabeza y con mucha experiencia en cada línea, doy por finiquitado un capítulo que llevaba demasiados años pendiente de cerrar. Ahora como pendiente solo me queda volver a compartir unas pintas y unas risas con este tipo tan grande, pero eso ya es harina de otro costal…

13 mar. 2014

Viaje por Baviera (10): Se acabó lo que se daba…


Con esta décima entrada doy por finalizada la serie de posts sobre el viaje que nos tuvo casi dos semanas por tierras bávaras allá por el ya lejano mes de julio. En el tintero se quedan algunas visitas interesantes pero espero que con las nueve entradas anteriores os hayáis hecho una pequeña idea de las maravillas que aguarda esta región. Además, como sabéis, tengo pendiente contaros las batallitas vividas por Roma y también se acerca la temporada fuerte de festivales por lo que había que empezar a pensar en cortar sí o sí ;).

Así que en esta entrada quiero resumir en varios puntos aquellas visitas que considero imperdibles y algunas cervezas que quedarán para la posteridad, además de otras experiencias que vivimos no tan cerveceras y también recomendables. Pero antes de todo eso quería hacer una pequeña reflexión.

Y es que si algo percibí por cualquier punto de Baviera, por turístico o tranquilo que este fuera, es que la cerveza forma parte de su cultura sin acaparar el protagonismo, aunque en algunos casos la impresión para quienes la vemos desde fuera y sin llegar a rascar más allá de la superficie sea precisamente la contraria. Quizás una explicación sea el tiempo y el recorrido de tantísimas de sus cerveceras, varias de las cuales llevan casi un milenio elaborando. O puede que sea por el precio irrisorio que tienen por allí las cervezas (es raro de ver alguna referencia de 50cl. por encima de 1 euro en cualquier getränkemarkt), lo cual evita que la gente las considere un producto gourmet como si ocurre por aquí con demasiada frecuencia. O quizás tenga que ver con el carácter alemán, más dado al respeto y a actitudes comedidas que a las efusividades extremas, más propias de aquí y que nos llevan a modas demasiado efímeras. O más que posiblemente sean estas y muchísimas otras razones, pero lo cierto es que allá por donde hubiera cerveza (biergarten, festivales…) la gente daba la sensación de congregarse con la excusa de quedar para lo que fuera y de paso tomar unas buenas cervezas pero no al revés. Por ello cuando veo los saraos que montamos alrededor de la cerveza obsesionados con llevar por el buen camino a los pobres descarriados o leo frases como que por estos lares no existe cultura cervecera no acabo de estar del todo de acuerdo. La cultura existe aunque cierto es que labrada con cervezas de una determinada calidad que todos conocemos y aunque es cierto que ni por número de cerveceras ni por antigüedad podemos compararnos en casi nada con Alemania, en el fondo tampoco veo tanta diferencia en la actitud de mucha gente frente a la cerveza. Otra cosa es que queramos ejercer de jueces de calidad y nos parezca más molón tomarnos pale ales o sour ales envejecidas en barrica en un lugar con tropecientas referencias que tomarse unas cañas en cualquier bar de la esquina.

Por ejemplo en Mediona, el alma máter de la que han bebido tantas ferias posteriores, tiene un aire especial, y por muchos elaboradores presentes que haya y por muchas novedades que se presenten, allí lo más importante es el buen ambiente y pasarlo bien y no ir únicamente a probar “cosas raras”. Pasan los años y por suerte no hay cambio. Ni creo que deba haberlo. Y esa sensación es la misma que tuve por esos lugares auténticos de Alemania, lejos de su archiconocida Oktoberfest. Así que confío que dentro de veinte años, cuando el panorama por aquí empiece a estar algo más maduro, cuando se pueda ir a cualquier ciudad y uno pueda tomar cerveza de calidad sin que eso sea una novedad o un hecho al que debamos prestar más atención de la estrictamente necesaria, cuando los freaks, raters, beer geeks y demás “bichejos” seamos minoría, entonces, y solo entonces, seguirá habiendo cultura como ya la hay, pero con una mayor riqueza y diversidad.

Cervezas.

Podría escribir un post con decenas de referencias más que interesantes pero si tuviera que elegir solo cinco serían las siguientes (una va con trampa… ;) ):

- Augustiner Hell vom Holzfass. Si en botella es maravillosa, esta Helles cítrica y herbal tirada por gravedad de barricas de madera es algo celestial, mucho más seca y leñosa pero también bebible y adictiva.


Schneider TAP 5 Hopfenweisse de barril. En botella esta weizen lupulada es una delicia, pero en barril está más cerca de cualquier elaboración yankie lupulada tremendamente bebible y equilibrada. Ah, y corta los grasientos platos bávaros como un cuchillo…

- Las cervezas en Franconia. Sería injusto dejarme alguna de las cervezas que tomamos por Bamberg o Nürnberg ya que salvo alguna excepción casi todas las cervezas franconas tenían un nivel alucinante, eligieras la fábrica o el estilo que eligieras… Los días que visitamos esta región me di cuenta de porqué merece la pena viajar hasta aquí y el sinsentido que es la exportación en según qué casos. Palabra, si tenéis ocasión, perderos por aquí un par de semanas.


- Spezial Ungespundete. Aunque Bamberg sea parte de Franconia esta cerveza merece una mención especial. Hecha por la única cervecera de Bamberg que junto con Schlenkerla elabora rauchbier, pero esta joyita de temporada, elegantemente lupulada, me robó el corazón. Majestuosa.


- Weltenburg Asam Bock de barril. Tomar esta deliciosa doppelbock fuera de la fábrica es una maravilla, pero hacerlo de barril en un lugar tan emblemático y con tanta historia como lo es la abadía de Weltenburg no tiene comparación. Sorprendentemente equilibrada sin que ello merme su complejidad.



Lugares cerveceros para el recuerdo.

- Biergarten del Hirschgarten (Munich). Se trata de uno de los biergarten más grandes de Alemania, con asientos para ¡8000! personas, pero aún así tienes la sensación de estar tan o más tranquilo que en ningún otro lugar, rodeado de ciervos y árboles. Sin duda este lugar tiene una magia especial, y si encima puedes tomar la maravillosa Augustiner Hell de barrica…

- Weisses Brauhaus (Munich). En este local que aloja el restaurante de la Schneider Weisse, en pleno centro de Munich, fue donde nos dimos uno de los mejores ágapes de todo el viaje. Por ambiente, comida y cervezas, posiblemente una de las cinco mejores experiencias.

Tremendo este plato cocinado con Schneider Aventinus...

- Spezial (Bamberg). Schlenkerla se lleva casi siempre la palma al hablar de rauchbier, pero esta pequeña cervecera y su restaurante en Bamberg, merecen como poco recibir los mismos halagos si no más…

- Gänstaller (cerca de Bamberg). Cervezas buenísimas, ambiente auténtico sin nada de turisteo, comida de dioses, trato familiar… Como diría aquel, un local TOP!

- Augustiner Bräustüberl (Munich). El restaurante que Augustiner tiene pegado a la mismísima fábrica. Oler a mosto y a lúpulo en un local situado a pocos minutos del centro de Munich mientras comes copiosas raciones en mesas comunales con gente ataviada con ropajes tan sugerentes como también estrafalarios es algo que recomendaría mil y una veces.

Para qué complicarse con los exteriores teniendo lo que hay dentro...

- Landbierparadies (Nürnberg). Posiblemente la mejor tienda de Baviera, especializada en elaboraciones franconas, prácticamente ninguna conocida por estos lares y con un personal amable y dispuesto a recomendarte ante una vastísima oferta. Ah, y los precios, como en Alemania en general, por los suelos…

- Abadía de Weltenburg. Por las deliciosas cervezas, la belleza del entorno, la paz que se respira, la comida… Sin duda entre Weihenstephan, Ettal, Andechs y alguna más, esta es la abadía cervecera donde mejor lo pasamos.

- Hopfenland. Poner los pies en la tierra sagrada del lúpulo alemán es una experiencia inolvidable.


Más allá de la cerveza…

Como no solo de cerveza vive el hombre, aquí van algunos sitios con encanto que nos gustaron mucho.

- Munich. Esta ciudad tiene algo especial, quizás porque el nivel de turismo no sea tan grande como en otras ciudades europeas, o por su enorme calidad de vida, su seguridad… Aunque ya la conocíamos de otro viaje, callejear por su centro y visitar sus preciosas iglesias es una delicia. Y para cuando estás harto de tanto turismo o quieres montarte un picnic, es una gozada poder tener a dos pasos del centro un jardín como el Englischer Garten, un remanso de paz gigantesco.

- Mittenwald y lago Eibsee. Por el sur de Baviera todo transcurre a otro ritmo, y tanto por la belleza de sus casas y pueblos, como por los maravillosos parajes que los rodean, este enclave es de auténtico cuento.

- Berchstesgaden y Königsee. Esta región situada en el extremo sureste de Baviera, rodeada por Austria, es una preciosidad. Para los adeptos de la historia, aquí esta el famoso nido de águilas en el que veraneaba Hitler. Para quienes gusten de la naturaleza, este lago gigantesco tiene varias rutillas para hacer senderismo. Una región para quedarse una semana entera sin salir de ella.

- Nürnberg. Una de las más gratas sorpresas del viaje ya que siendo la segunda ciudad en habitantes de toda Baviera, no imaginaba encontrarme con un ambiente tan acogedor y un centro histórico tan bello. Además, tendréis que visitar esta ciudad si queréis comer las mejores salchichas de toda Baviera.



---

Por si hay alguien que se haya perdido con tanta entrada, aquí va un resumen con los enlaces:
1. München. Hirschgarten, Weisses Brauhaus, Augustiner, Hofbräuhaus, Ayinger, Löwenbräu, Getränke Oase…
2. Nürnberg. Landbierparadies, Hütt’n, Alstadthof Hausbrauerei, Goldenes Posthorn, Café Wanderer…
3. Salzburgo. Stieglkeller, Urban Keller…
4. Regensburg. Spitalbrauerei, Historische Würstküche, Kneitinger Brauerei, Furstliches Brauhaus, Getränkemarkt Frizzz… 
6. Bamberg. Schlenkerla, Ambräusianum, Klosterbräu, Spezial, Fäsla…

Y esto ha sido todo. Espero que hayáis disfrutado leyendo las entradas ni que sea una décima parte de lo que yo lo he hecho rememorándolas. Ahora os animo a todos a que os escapéis a Munich o cualquier otro punto de Baviera ya que no hay nada como verlo in situ para daros cuenta de la grandeza en todos los sentidos de esta región. Y por último solo me queda dar las gracias a Diego por aguantarnos todo ese tiempo, por darnos cobijo y por las cervezas y momentos compartidos. Sin ti, todo esto no habría sido lo mismo.


Prost!