30 jun. 2014

Una cervecería arriba de un árbol.


¿Cuántos de vosotros habéis soñado alguna vez con tener una de esas preciosas casas-árbol que aparecen en muchas series y películas estadounidenses? A los que creáis que ya estáis algo mayorcitos para ellas hoy os voy a hablar de una en concreto que quizás os haga cambiar de opinión.

Situado cerca de la región de los Grandes Lagos, en medio del Mohican-Memorial State Forest del estado de Ohio, se encuentra un bosque con un complejo de cabañas y casas-árbol con un aspecto realmente apetecible. En este entorno, en 2013, el equipo de Treehouse Masters del Discovery Channel, que como bien habréis supuesto por el nombre es un programa sobre casas-árbol construidas a lo largo y ancho de los Estados Unidos, levantó una casa aquí con la particularidad de que en su interior alojaba las instalaciones de una cervecera llamada, cómo no, Treehouse Brew Company (no confundir con la cervecera del mismo nombre situada en Massachussets, en la costa este).




Esta caseta, situada a casi 7 metros del suelo y con una superfície interior de 60 metros cuadrados, contiene un pequeño equipo para producir cerveza y también una barra y varias mesas pequeñas para poder disfrutarla.



La mala noticia es que según parece esta casa-árbol fue remodelada en junio del año pasado para poder alojar huéspedes al igual el resto de casas y por lo tanto la casa-árbol-cervecería ahora mismo no deja de ser es otra “simple” casa-árbol. Aún así se puede reservar esta casa para dos personas a partir del módico precio de 150$ (ahora mismo unos 110€ al cambio).

Sin duda se trata de una auténtica excentricidad, pero no me negaréis que tiene su encanto… Así que por si hay alguien que esté interesado en visitar la zona o incluso alquilar la casa, aquí os dejo su web.


* Todas las fotografías tienen sus respectivos derechos de autor.

26 jun. 2014

IX Mostra de Mediona – Resumen de la A a la Z.


Tras la estupenda jornada vivida hace casi dos semanas en Mediona tengo que reconocer que me quedaría muy a gusto dando simplemente las gracias en general a todos con los que compartimos alguna cerveza (que fueron muchos) y en particular a la familia Agullons. Pero ya conocéis mi incapacidad para sintetizar y condensar, así que voy a intentar dejaros una impresión lo más liviana posible de nuestra experiencia en la IX Mostra de Mediona.

A diferencia de otros años, por las pocas ganas de tomar notas de cata y por una memoria algo entrecortada, no me queda otra que dar salida a nuestras impresiones también de una forma algo intermitente y sin profundizar en exceso en las cervezas. Así que os dejo con mi particular “abecedario medionensil 2014” que espero que os guste… Sino, tenéis para rato… ;).


A. No podía empezar de otro modo que con la letra por excelencia de esta feria, la doble A de Ales Agullons, o lo que es lo mismo, Carlos y Montse, dos personas con un corazón gigantesco y padres cerveceros de varias de las mejores cervezas (y menos conocidas fuera de su entorno...) del panorama cervecero peninsular. Su maravillosa Barrica Merlot de barril (creo que tirada en hand-pump) sencillamente me hizo levitar de placer.

¡¡Esa Montse!!
  
B. Reconozco que en más de una ocasión no he terminado de entender el tema de las colaboraciones entre cerveceras ya que ni el precio ni el contenido me han dado razones para hacerlo. Pero por suerte cada vez hay más ejemplos de que colaborar es sinónimo de sumar y de sacar adelante un buen trabajo sin perjudicar en exceso el bolsillo. Un buen ejemplo de ello es la tri-colaboración entre As, Reptilian y Espina de Ferro, llamada Jelou Mai Neim Is Bárcenas (de ahí la “b”), una Imperial IPA resinosa y cítrica muy bien compensada con una buena base maltosa pero al mismo tiempo muy bebible en su versión de barril. Enhorabuena por triplicado a los artífices, tanto por el contenido como por el genial nombre.

Una de las más gratas sorpresas del festival.

C de coleccionismo. No puedo sino agradecer a tantos productores que pese a todos los coleccionistas que les ahogamos entre peticiones de breweriana, algunos con más cara que otros y también en algunos casos (aislados, pero ahí están) rebasando límites con prácticas llamémoslas ilegítimas, pese a todo ello y más muchos productores se portan maravillosamente bien con los coleccionistas. De verdad, a todos los que nos aguantáis, mil gracias por vuestra paciencia y comprensión.

Con cracks así de generosos da gusto… ;)

D. Poder reprobar la Cotoya de Nisos, una cerveza que ansiaba repetir mucho tiempo después, e irme sin probarla de la feria porque no quedaba ni una gota creo que no merece otro calificativo que el de despiste mayúsculo. Lo mismo podría decir de una Segarreta con cerezas (ni me enteré de que la traían), una tentadora Espina de Ferro envejecida en barrica, una atractiva Jara Carbonera, o directamente saltarnos algunos productores que solemos visitar edición tras edición como Bleder, Zulogaarden, Birra 08, Moska, Ausesken, entre otros… ¿La razón? “Ya las tomaremos más tarde, que aún es pronto…” y al final nos quedamos sin hacerlo. Despistado, distraído o directamente descerebrado… Todas ellas, palabras que empiezan igualmente con la letra “d”.

Que sí, Diego, que me he perdido esa cerveza de nisos... ;)

E. Mediona es mucho más que una simple feria y esto se percibe también por la gran cantidad de novedades que muchos cerveceros presentan aquí. Entre todas esas novedades no faltan  algunos experimentos curiosos, desde los más “clásicos” como la Cotoya Siderale, una fusión genial entre cerveza y sidra, la Marina Vinya Hop con uva o la cada año diferente pero siempre interesante Reptilian Marranada 4.0 (muy vinosa este año). Pero también algunas novedades muy interesantes como el hidromiel de Guinea Pigs (aunque esperaba más en general gustó), la Gaianada de Les Clandestines, una Popaire con algarroba… Desde luego por variedad y singularidades en esta feria no será!

Preciosa etiqueta para un curioso experimento...

F. Si hay un adjetivo que le va como anillo al dedo a la sensación que tuvimos en unos cuantos stands ese es el de familiar. La Pirata, Agullons, Laugar, Reptilian, Popaire, Marina, Holz, Sevebräu… Porque la cerveza es mucho más que lo que contiene el vaso, y quienes están tras ella en la mayoría de casos merecen y mucho la pena.

El gran Issac de Reptilian, un clásico en Mediona.

G. Uno de los momentos musicales de la feria fue el de Gigatrón y ese fake de Final Countdown en el stand de Guineu. Además de la música, y aunque a esas alturas de la tarde uno ya no estaba para sacar muchas conclusiones de las cervezas que tomaba, según los apuntes por lo visto su Montserrat Peinado, aunque corpulenta y algo alcohólica, nos gustó.

No, Txema, este no es “el baile de los gorilas”… ;)

H de Hölzbräu. Al igual que la gente de Guineu, en el stand de estos “maderos” (hölz = madera en alemán) tampoco suele faltar la guasa, el buen rollo y unos nombres para las cervezas realmente brutales (“Reservoir Hops”, “Supporter”, “Sex a Pils”…). Con Albert (qué tío más grande) probamos su Altzheimer, una alt que nos gustó pero a la que eché en falta ese punto extra de lúpulo propio del estilo.

Geniales los nombres y sus artífices.

I de intensa jornada es lo que mejor define lo vivido en Mediona este año. Aunque visitados de forma fugaz, no quería olvidarme de algunos productores que visitamos y donde compartimos charla, cerveza y buenos momentos: Senglaris, La calavera, los valenciano-turolenses de Castel, Rustica Bufona, Hope, La Vella Caravana, El Oso y el Cuervo, Guinea Pigs, Veer, L’Anjub, Les Clandestines…

Buena gente la de Veer… ¿Pero que hace ahí dentro Joan Albert?

J de jarana, jolgorio y sobretodo auténtico júbilo es la lógica consecuencia de la palabra anterior, y también es la razón por la que año tras año volvemos a esta feria. Amigos, cervezas y un ambiente genial. No hace falta nada más.

Que no falte el clásico momento “porrón”…
Gran Albert de Holz!

La cara de Joanet era todo un poema a cierta hora de la tarde… ;-)
  
K. Si el año pasado la meteorología fue uno de los quebraderos de cabeza, con un intenso chubasco que estuvo a punto de arruinar la feria y otro a media tarde esta vez unido a una fuerte tormenta eléctrica, las previsiones para este año tampoco eran nada halagüeñas… Parecía un tanto kamikaze, con "k", lanzarse a la carretera para comerse un buen chaparrón, pero al final la tromba fue de calor abrasador, también con "k" pero de grados Kelvin.

L de La Pirata, Laugar y La Petra, tres proyectos comandados por gente muy joven, muy llana y cuyas cervezas muestran un lógico carácter atrevido pero que también denotan cabezas muy bien puestas sobre los hombros. Cualquier lista presente y sobretodo futura de los cerveceros más interesantes del panorama peninsular debe incluirles necesariamente. De La Pirata me sorprendió su interpretación de una farmhouse ale con brett que con algo más de tiempo estoy seguro que dará que hablar; también Laugar con su EPA lupuladita y refrescante y también su Aupa Tovarisch, diferente a la que conocí el año pasado en Mediona, algo más oxidativa, con recuerdos a pasas, licor y madera pero también genial; y finalmente La Petra, de quien aún no conocía sus cervezas pese a los buenos comentarios escuchados y leídos y que me dejaron muy gratamente sorprendido… Su refrescante y “amarilla” Yellow Fever, también curiosa La Cabaña del Tio Valerio hecha con endrinas (entre otros ingredientes) y el copón Kashkal. Lo dicho, tres proyectos jóvenes de fachada pero con una sorprendente madurez en sus cabezas pensantes.

La Pirata...

... Laugar...

... y La Petra.

M de Marina y La Mataró, pero también de mar, puesto que las ciudades que las alojan, Blanes y Mataró respectivamente, viven de cara al maravilloso Mediterráneo, igualmente con “m”. En cuanto a Marina, aún recuerdo cuando los conocimos en 2010 en esta misma feria y empezaban a dar sus primeros pasos, y desde entonces no han parado de crecer, y como muestra su interesantísima Vinya Hop hecha con uva blanca y con reminiscencias a un cava, que probamos por tercer año consecutivo (y cada vez mejor); y también su Liam 15, muy fresca, cítrica y bebible, para tomar a litros. Por otro lado, más al sur, tenemos Mataró, donde se encuentra la micro con el mismo nombre y de quienes tenía el gusto de haber probado su cerveza de trigo y también la Baltic Porter (muy destacables ambas, pero especialmente me sorprendió esta última). Al ser la única que no conocíamos nos lanzamos por su Bitter, con un toque muy particular al estar elaborada con centeno. Dos cerveceras a tener muy en cuenta también.

Els "marinos".

Un rato bien agradable pasamos en La Mataró.

N. Si hubo una conversación que salió varias veces a lo largo de la jornada y con diferentes caras de por medio esta fue sobre el buen nivel general de las cervezas probadas. A nivel personal no recuerdo ningún fiasco, brebaje o patinazo importante, y tanto las cervezas aparentemente más “básicas” para tomar a litros como también los auténticos “copazos” para tomar con más calma, conforman una realidad cada vez más esperanzadora.

El vikingo Kristian (Popaire) y
sus cervezas tienen un aura especial… ;) 

O. Año tras año insisto en marcarme algunos objetivos para esta feria según la facilidad que tenga para acceder a las cervezas, si se trata de tiradas limitadas, según el tiempo disponible o el momento del día (no es plan de empezar con Imperial stout a las 10 de la mañana…) y la conclusión que saco una y otra vez es la misma: ¡que los objetivos no sirven de nada! Así que en mi opinión lo mejor, en esta y en cualquier otra feria, es dejarse llevar… Aunque el resultado final os lo podéis imaginar… ;)


P de pitanza, uno de los asuntos que nunca van desligados de Mediona. Aún recuerdo aquel primer y mítico “jambon” de la primera edición que visitamos, hoy en día un clásico de la feria… O los bocadillos con carne de caballo… Ahora la oferta gastronómica ha crecido y se les han unido desde pizzas caseras al horno de piedra, comida asiática… Por no hablar de esa tentación que es el mercadillo de productos de proximidad donde hace unos cuantos años que no puedo evitar cargar viandas para unas cuantas semanas. Lo dicho, además de beber, para quien quiera comer, Mediona es también imperdible…

¡Que viva el buen embutido catalán!
  
Q de quirópteros, animales comúnmente conocidos como murciélagos y nombre utilizado por Rat Penat Cervesers (rat penat = murciélago en catalán), un stand en el que paramos porque su 2014 IPA nos sorprendió gratamente en botella unos meses antes y queríamos probar su Jornal, una “black mild” con notas a café y cacao muy equilibrada, con carbonatación justa y bastante conseguida. Además, aquí nos reencontramos con varios conocidos, a alguno de los cuales por fin le pusimos nombre además de cara… Las vueltas que da la vida… Albert, Loren y Quilez, molt bon treball!

No me negaréis que parecen sacados
de la portada de un grupo heavy...
  
R de Rosana. Por tu paciencia al tomar prácticamente todas las notas sobre las cervezas, por tu sorprendente capacidad de beber sin perder el sentido y tu completa inmunidad frente a las resacas, pero sobretodo por ser la cosa más bonita que me ha pasado nunca en la vida.


S. Aunque hubo varias cerveceras que me sorprendieron muy gratamente, la extremeña Sevebrau fue sin duda una de las que más. Por la sensatez y su saber hacer, trabajando y hablando con sensatez, respeto y seriedad, pero también con atrevimiento y una maestría verdaderamente envidiable. Si no recuerdo mal nos fuimos de su stand habiendo probado todo lo que traía, desde estilos más vistos en nuestro panorama como una Pale ale (muy buena esa Castúa, maltosa, seca y ligera), la Seve IPA (también británica de corazón) o incluso una Pils (según él, aún falta de acondicionado, pero que gustó a todos los que estábamos allí), y por encima de todas su Serona, una Strong Ale de inspiración británica que me dejó sin palabras, elaborada con varias especias que lejos de saturar formaban una sinergia deliciosa con el conjunto goloso. Mi más sincera enhorabuena, Seve.


T. Íntimamente ligado a la letra “d” de despiste está la “t” de tiempo, o más bien de la ausencia del mismo, porque ni aún llegando a Mediona poco después de las 10 de la mañana y saliendo pasadas las 2 de la madrugada nos dio tiempo a probar cervezas de todos los productores. Alrededor de una treintena de de un total de sesenta y cuatro aparecen en garabatos y borrones indescifrables de mi libreta, lo cual me lleva al eterno debate de si esa cifra (que seguro volverá a crecer el año que viene, no tengo la menor duda…) no sería más asumible ampliando la duración de la feria a todo un fin de semana entero en lugar de celebrarse únicamente el sábado. Seguro que a los cerveceros les compensa más el viaje y a quienes nos desplazamos bastantes kilómetros por puro placer también…

U de UK. He de reconocer que para esta edición me hacía mucha ilusión conocer a la gente de Siren (junto con The Kernel, Magic Rock y alguna más es de lo mejor que he probado de Reino Unido en estos últimos años). Pero cual fue mi decepción al encontrarme que al igual que en el stand de la escocesa BrewDog en su lugar estaban los importadores de sus cervezas. Entiendo la dificultad de que vengan los mismos cerveceros hasta aquí pero en mi opinión poner a los importadores no tiene demasiado interés puesto que si quiero comprar y probar sus productos ya tengo tiendas y bares… Por otro lado, británicos de corazón aunque asentados ahora mismo en Catalunya, son la gente de Beer Cat, de quienes probé solamente su La Masia (muy cítrica, fresca y ligera) que me gustó bastante. Apunta esta gente. Y puestos a hablar de británicos no podía obviar La Font del Diable, que aunque sean de Vilanova i la Geltrú poseen unas particulares interpretaciones de estilos británicos que nos embaucaron en sus versiones de barril: sus ricas Inipi y Blooming Nelson, pero en especial su James Brown (enorme en sabor, muy británica, con muy poco cuerpo, ligera y seca… ¡un escándalo!).

Beer Cat.

La Font del Diable.

V de Vitoria, de donde es Falken Brewing y su cervecero Oscar, quien me dejó muy gratamente sorprendido en la edición 2013 de Noblejas con su rica Siberian Coast. Esta vez probamos 1UP, también muy bebible al igual que la Siberian, con notas a pomelo y algo de fruta, muy fresca y equilibrada. Otro de los cerveceros con una gran proyección de futuro. No tengo la menor duda.


X de 10 en números romanos, la asombrosa cifra que cumplirá esta feria el año que viene. Espero que se vuelvan a alinear los astros porque espero no perdérmela.

Como me gusta Mediona…

Y – De Y creo que he bebido, o lo que es lo mismo, el buen amigo Txema, compañero de batallas ahora más que nunca, y con quien compartimos la jornada de principio a fin. Fue todo un placer, mestre! Pero también fue un placer compartir parte de la jornada con Joan Birraire, Joan Albert, Raul Riu Rau y su experimental “Citra-litrona”, Robert Merryman, Anna Cufí, Dani CerveTV, Oliver, "Nohay Sihay" o el doble de cierto famoso actor ;) y unos cuantos amigos más que ni mi mente distraída ni las casi dos semanas que han pasado desde que terminara la feria me permiten recordar… Mil perdones!


Z. Si hay algo maravilloso que lo resume todo en esta feria, además de las personas, es la palabra Zythos, cerveza en griego y razón por la que tantos y tantos de nosotros nos juntamos tantísimas veces allá donde haya cerveza mal que le pese a nuestro bolsillo y a nuestro hígado. ¡Que viva la cerveza!

Salut, Carlos!

Y hasta aquí los  "retazos" de lo que pudimos disfrutar este año. De verdad, aunque pueda resultar cansino y aunque a más de uno le tire atrás la distancia, haceros la idea que si llevamos tantas ediciones mascándonos 400km de carretera a la ida y otros tantos a la vuelta, sinceramente es por algo que va más allá del número de cerveceras, de sus decenas de cervezas, de poder reencontrarnos de nuevo con tantos amigos y conocidos, del ambientazo inconmensurable, de dar rienda suelta al coleccionista que uno lleva dentro de sí… Es inexplicable y la única forma de que lo comprobéis es visitando Mediona. Palabra que no tengo comisión por cada visitante… Aunque habrá que empezar a revisar este punto, ¿no os parece, familia Agullons? ;-).

¡Hasta el año que viene! Salut i visca Mediona!


25 jun. 2014

Edición limitada de 4 latas de Pilsner Urquell.


Hoy queremos compartir con vosotros una noticia que seguro interesará a los coleccionistas de breweriana pero también a los amantes de la cerveza checa en general y en particular de una de sus cerveceras más reconocidas mundialmente, la Pilsner Urquell.


Y es que esta cervecera va a lanzar al mercado una edición limitada de 4 latas vintage de su archiconocida cerveza pilsner.


 

Los diseños de las 4 latas se inspiran en etiquetas antiguas de la marca, de los años 1925, 1937, 1984 y 1987. Se trata pues de un homenaje a la historia de una marca que pese al tiempo, aún conserva su origen intacto, con el clásico proceso de elaboración mediante triple decocción, el uso de agua blanda de los acuíferos de Pilsen, el lúpulo Saaz de la región de Zatec, la cebada de cáscara fina de Moravia y la levadura original que la hicieron única en 1842.

Esta edición limitada estará disponible en los centros de El Corte Inglés de la península a partir de principios de julio y hasta agotar existencias.

A continuación tenéis las latas y el significado de los diseños.


1. Skaladavyoz J. Vyskocil Trencin. Almacenado por J. Vyskocil en Trencin (ciudad de Bohemia).

2. Mesatanskeho Pivovar. La Fábrica de los Ciudadanos. Declarada en 1839, su construcción comenzó en 1840. La primera cerveza tipo Pilsen fue elaborada allí por Josef Groll en 1842.

3. Zalozel V. Plzni. Se traduce "Fundada en Pilsen”.

4. Vinicne Sumice. Ciudad de Bohemia.

5. Pilsner Bier. Con el fin de frenar los intentos de copiar la exitosa lager, la marca fue registrada en 1859. Posteriormente, cada barril recibió una etiqueta y número de serie.

6. Kriz Josef. Nombre de un propietario o distribuidor. Desde el inicio, la fábrica hizo hincapié en la importancia de vender su cerveza a establecimientos que gozaran de la mejor reputación.

7. Oldtrich Bibrdik. Nombre de un propietario o distribuidor.

8. Original Pilsner Bier. Marca registrada en 1896. La palabra "original" se añadió como una reacción al creciente número de fábricas de cerveza que estaban copiando el estilo Pilsner.

9. Prazdroj. En 1898 se registró la marca Prazdroj para destacar que era la fuente original de la cerveza tipo Pilsner. Prazdroj , en alemán "Urquell¨, significa ¨fuente original”.

10. Kladno. Ciudad de Bohemia.

11. El escudo de armas de la ciudad de Pilsen, que data de 1434.

* Año del packaging.


Así que ya sabéis, coleccionistas en general, lateros en particular y en definitiva amantes de la buena cerveza checa, estad atentos a vuestros supermercados más cercanos. Na zdraví!

23 jun. 2014

Mi Beerano Cervecero 2014 (#MBC14).


El pasado sábado 21 de junio entramos de lleno en el verano y si hacéis un poco de memoria quizás recordéis que el año pasado por estas mismas alturas lancé un evento de crowd-writing (me encanta este término del amigo JAB) al que dedicí bautizar como Mi Beerano Cervecero (#MBC para los tuiteros…)

Para quienes no sepáis de lo que hablo, el objetivo del MBC era conseguir algo parecido a esa situación que se suele dar en las escuelas al terminarse el verano, con los críos y no tan críos contándose batallitas veraniegas más o menos acaloradas según el caso. Con esa intención convoqué el evento en junio y al llegar el mes de septiembre hubo hasta 28 participantes (bloggers en su mayoría pero también algunos desde el Facebook y el correo) que publicaron su entrada sobre su particular “beerano” cervecero. Bajo este paraguas desfilaron sobretodo relatos de viajes, pero también visitas a bares y ferias, crónicas al revés en el tiempo (literal), anécdotas de homebrewers y hasta una barbacoa... Un montón de vivencias que resumí en este post a finales de octubre.

Así que un año después volvemos a estar en las mismas, con todo el verano por delante, convocándoos para la segunda edición: Mi Beerano Cervecero 2014 (#MBC2014). A continuación os dejo el logo para este año para quienes queráis usarlo en vuestro post.


La idea es que una vez llegado el primer día de otoño, el 23 de septiembre (día arriba, día abajo), podáis publicar vuestro aporte en vuestro blog o Facebook (siempre que me indiquéis en los comentarios cuál es para teneros controlados…). El formato del post a publicar es completamente libre, me vale cualquier cosa siempre que aparezca la cerveza aunque sea de pasada. Desde una simple foto, a alguna crónica en un bar que ansiábais visitar, una jornada cervecera con amigos, mil y una batallitas de viajes… Lo que queráis. Y una vez estén todos publicados (dejaré algo de margen para aquellos despistados y/o faltos de tiempo) sacaré el resumen pertinente.

Pero a diferencia del año pasado, y para hacerlo algo distinto y espero que también más interesante, voy a sumar dos novedades al evento. Por un lado he pensado en hacer un concurso para premiar la mejor foto. Una vez publicados todos los post, la Reina Lúpula y un servidor elegiremos las 5 fotos que más nos gusten y luego las colgaré en mi Facebook para que la gente las vote. La foto que consiga más “Me Gusta” se llevará una botella de 75cl de la Hommelbier Harvest 2013.


La segunda novedad es otro concurso mediante el cual premiaré aquella entrada que a nivel personal me haya gustado más, por original, por interesante, por hacerme reír a pierna suelta o por cualquier otra razón… En este caso el premio será otro botellón, un poco más especial si cabe, también de 75cl: la Struise Black Damnation I Black Berry Albert, pero no la botella serigrafiada que sacaron hace pocos meses, sino la primera edición con etiqueta de papel que podéis ver en la siguiente foto.


Pero tranquilos que en septiembre os lo volveré a recordar todo para que no haya demasiado líos ni despistes. Simplemente quedaros con que el 23 de septiembre es la fecha para publicar vuestro aporte.

A continuación iré actualizando el listado de participantes a medida que os vayáis apuntando mediante los comentarios aquí o en Facebook.

Listado de participantes.

1. Pau desde Lupuloadicto.
2. Cristóbal desde “Una bien fría.
3. Joan desde “Blog Birraire”.
4. Iker desde “Cervecerías de España”.
5. Barón desde “El Jardín del lúpulo”.
6. Gonzalo desde “Humulus Lupulus”.
7. Adrián desde “Cerveza Rudimentaria”.
8. Andrés desde “Dorado y en botella”.
9. Cerveceros del Mundo desde “Birreros del mundo, uníos”.
10. Jose / Teddy desde “Rubias, morenas, negras,... hablo de cerveza”.
11. Benji desde “En copa sabe mejor”.
12. Juan desde “La Cerveteca de JAB”.
13. Eslem desde “In Cervesio Felicitas”.
14. Txema desde “Y creo que he bebido…”.
15. Jota desde ¿Mail?.
16. Ilse desde ¿Mail/Facebook?
17. Compañeros de Pa Las Birras desde “Pa Las Birras”.
18. Dani desde “Las cervezas de Mr. Gordi”.
19. Álvaro y Gonzalo desde “Amante del Lúpulo”.
20. Benjamín MG desde Facebook.
21. Jorge desde Cerveriana.
22. Andrés y Mireia desde Cervecearte.
23. David desde Homo Lupulus.
24. Rubén desde “Visualbeer”.
25. Birrólogo desde “Birrología Aplicada”.



Y esto es todo por ahora. Espero que os animéis a participar… ni que sea por los premios ;-). ¡A pasarlo bien durante el verano, con mucha y buena cerveza! Salut!


12 jun. 2014

Investigando la genética de la levadura.


Hace unas semanas el periódico estadounidense The New York Times publicaba un artículo sobre un proyecto de investigación muy interesante del cual hoy os quiero compartir algunos de los puntos más destacables.

La compañía estadounidense White Labs, una de las más prestigiosas del mundo si hablamos de estudios con levaduras y suministros entre otros sectores para la industria cervecera, está llevando a cabo un proyecto conjuntamente con un laboratorio del VIB, un instituto de investigación situado en Lovaina. Hasta el momento ambos laboratorios han secuenciado el ADN de más de 240 cepas de levaduras de todo el mundo, incluyendo las de cerveceras como Sierra Nevada, Duvel Moortgat o Stone.


Después de leer los 12 millones de moléculas que componen el ADN de cada variedad de levadura los investigadores podrán saber cuan relacionadas están unas con otras para elaborar un árbol genealógico y conocer las cervecerías que empezaron con las mismas cepas, cómo evolucionaron éstas hasta la actualidad y sobretodo cómo se traduce todo esto en cuestiones de sabor.

Levaduras líquidas de White Labs. Foto tomada de aquí.

Y es que a pesar de que la levadura cervecera es uno de los organismos más estudiados en la biología molecular, falta mucho por aprender sobre como se traducen sus genes en propiedades interesantes para los cerveceros. El fundador de White Labs, Chris White, comenta que “las levaduras pueden producir alrededor de unos 500 componentes relacionados con el aroma y el sabor, algunos de ellos relacionados con el contenido alcohólico, la claridad y la textura”.

Chris White. Foto tomada de aquí.

Troels Prahl, cervecero y microbiólogo de White Labs que dirige el proyecto, afirma que “comparando el ADN de centenares de levaduras y viendo cómo funcionan y producen cerveza de forma diferente tendremos una ventana al código genético”.

Troels Prahl en su laboratorio. Foto tomada de aquí.

El investigador principal del laboratorio belga, Kevin Verstrepen, va más allá y cree que “con esta información podremos seleccionar diferentes propiedades de las levaduras y cruzarlas para obtener nuevas cepas. En pocos años podríamos tener cervezas que sean muy diferentes y más interesantes de las que existen en la actualidad”.

Kevin. Foto tomada de aquí.

Desgraciadamente generar nuevas cepas de levaduras no es tan fácil como combinar dos de ellas puesto que muchas levaduras están altamente especializadas y raramente la combinación da como resultado una levadura útil. Existen herramientas genéticas para combinar genes de unas levaduras a otras pero según comenta otro investigador del laboratorio belga, Jan Steensels, la mayoría de cerveceros y consumidores no las quieren debido al estigma que rodea desde hace mucho tiempo a los alimentos modificados genéticamente.

Saccharomyces cerevisiae. Foto tomada de aquí.

Según Chris E. Baugh, investigador de Sierra Nevada, utilizando la genética podríamos conseguir que una levadura que produzca un aroma increíble pero no pueda fermentar por encima del 3% de alcohol, pueda ser más tolerante al alcohol. Pero Baugh también cree que estas levaduras difícilmente terminarán en gigantes como Budweiser, empresas por lo general muy orgullosas de sus cepas de levadura, y en cambio ve una salida más fácil en  las microcerveceras ya que estas buscan continuamente lo más novedoso e interesante.

Pero este proyecto de secuenciación no ha sido posible hasta hace poco, con una mejora de los equipos y la consiguiente aceleración de los procesos y la reducción en costes. Por ejemplo, el proyecto de secuenciación del genoma humano terminó en el año 2000 y tardó alrededor de una década y costó unos 3000 millones de dólares, y en cambio ahora los investigadores pueden secuenciar una levadura (mucho menos compleja, eso sí) en cuestión de días con un coste de unos pocos miles de dólares. De hecho los costes se han reducido hasta el punto que las primeras 96 cepas fueron secuenciadas de forma gratuita por la compañía Illumina para evaluar su equipo de secuenciación de ADN.

ADN. Foto tomada de aquí.

Randy W. Schekman, genético que ganó el premio nobel de Medicina y Fisiología en 2013, cree que estamos cerca de conseguir que los cerveceros puedan secuenciar su propia cepa debido a esta bajada de costes y la mayor velocidad de los procesos. Y también cree que puede ser un paso importante para la industria cervecera puesto que hasta hace poco esta ha sido bastante reticente a utilizar técnicas basadas en la biología molecular y la genética para mejorar sus cepas de levadura pese a que hace bastante tiempo que estas bases han sido investigadas.

Randy W. Schekman. Foto tomada de aquí.

Y hasta aquí lo expuesto en el artículo. Ahora solo falta que este interesantísimo proyecto de investigación termine de dar sus frutos para que puedan ser utilizados por las cerveceras, lo cual sin ningún tipo de duda irá en beneficio de sus productos y por tanto de todos nosotros. En este enlace os dejo el artículo original para quien lo quiera leer.