29 sept. 2014

El oktoberfest y sus etiquetas de cerveza (II).


El pasado domingo 21 de septiembre empezó la Oktoberfest en Munich y como no podía ser menos os dejo mi particular homenaje en forma de un batiburrillo de 25 etiquetas de cerveza, la gran mayoría de ellas estadounidenses ya que sorprendentemente (o no tanto…) es en ese país donde este estilo cervecero tan poco extendido parece estar viviendo una segunda juventud.

Así que coleccionistas de etiquetas, amantes del diseño y de la cerveza alemana, ¡disfrutad de las etiquetas y alzad vuestra jarra y brindad conmigo con un fuerte prost!!

Angel City Brewery, Los Ángeles, California (USA).
Avery Brewing, Boulder, Colorado (USA).
Aviator Brewing, Fuquay Varina, Carolina del norte (USA).
Bayern Brewing, Missoula, Montana (USA).
Grimm Brothers, Loveland, Colorado (USA).
Florida Beer Company, Cabo Cañaveral, Florida (USA).
Fort Collins Brewery, Fort Collins, Colorado (USA).
Karl Strauss Brewing, San Diego, California (USA).
Half Acre Beer, Chicago, Illinois (USA).
Half Acre Beer, Chicago, Illinois (USA).
Half Acre Beer, Chicago, Illinois (USA).
Half Acre Beer, Chicago, Illinois (USA).
Leinenkugel Brewing, Chippewa Falls, Wisconsin (USA).
New Belgium Brewing, Fort Collins, Colorado (USA).
New Glarus Brewing, New Glarus, Wisconsin (USA).
Old Dominion Brewing, Dover, Delaware (USA).
O'so Brewing, Plover, Wisconsin (USA).
Pete's Brewing, San Antonio, Texas (USA).
Straight To Ale, Huntsville, Alabama (USA).
Santa Fe Brewing, Santa Fe, New Mexico (USA).
Brauerei Schimpfle, Gessertshausen, Baviera (Alemania).
Shmaltz Brewing, Clifton Park, New York (USA).
St. Eriks Bryggeri, Arlandastad (Suecia).
Surly Brewing, Brooklyn Center, Minnesota (USA).
Thirsty Dog Brewing, Akron, Ohio (USA).

Si aún no habéis tenido suficiente con tanta bandera bávara y gente ataviada con los típicos dirndl y lederhosen, en este enlace tenéis algunas etiquetas más. Salut!

* Todas las imágenes tienen sus respectivos derechos de autor. 

23 sept. 2014

Mi particular Beerano Cervecero #MBC14.

… o viajando de sur a norte peninsular.

Hoy martes 23 de septiembre estrenamos el otoño en el hemisferio norte y si habéis estado atentos al blog recordaréis que hoy es la fecha alrededor de la cual gira Mi Beerano Cervecero (en este enlace tenéis explicado cómo participar).

Atrás queda un verano que a nivel personal ha sido bastante intenso y movido, también en lo cervecero, aunque no fue hasta la segunda semana de agosto, con la llegada de las ansiadas vacaciones, cuando empecé a disfrutarlo plenamente.

Como ya adelanto con el subtítulo del post, esta vez nos montamos una escapada con cuatro hitos en el camino, empezando por la sureña Cadiz y sus maravillosos alrededores, y terminando en lo más alto y majestuoso del Pirineo oscense, con Málaga y Torrevieja como protagonistas intermedias. Pero tranquilos que no voy a explayarme en exceso con cada una de las paradas, ya que ni tengo tiempo ni quiero aburriros con tantas batallitas, de modo que os dejo cuatro pinceladas de lo más destacable a nivel cervecero.

Cádiz.

Ya lo decía aquella canción de una macrocervecera ibérica cuyo producto prefiero olvidar: “todos necesitamos un poco de sur…”. Y es que viajar a Cádiz enamora por las decenas de pueblecitos maravillosos, la orgía para los sentidos que es su gastronomía y a precios irrisorios, su gente… Un auténtico tesoro escondido. Y que así siga.


Aunque había alguna opción, tampoco nos preocupamos en exceso en conocer la realidad cervecera de la zona ya que queríamos desconectar y dejar todo el protagonismo líquido a los maravillosos vinos de la zona. Aún así ya se sabe que “la cabra siempre tira pa’l monte” por lo que para evitar cualquier posible síndrome de abstinencia nos llevamos para allá unas cuantas de esas joyitas que uno guarda para momentos más especiales: Agullons Barrica, Firestone Walker Sucaba, The Bruery Saison Rue, Magic Rock Un-Human Cannonball… Como diría el amigo Antonio Bravo, “canela fina”. Lo que no hay duda es que varias de ellas irán directas al podio de las mejores del 2014.

Dos auténticas joyas: una del Penedès, otra californiana.

Como decía, aunque pocas, también probamos algunas cervezas locales: las gaditanas Maier y Kettal, la sevillana Albero, las cordobesas Cordobeer y alguna más que mi memoria parece querer no recordar y que no le hacen justicia a una realidad gastronómica excelsa como la que vivimos por allí. En cambio si fue mucho más interesante la corta pero intensa jornada vivida con los compañeros bloggers Benji y Dani, de “En Copa sabe mejor” y “Las Cervezas de Mr. Gordi” respectivamente. Un aperitivo en la parada del mercado de Gades Beer a base de cervecitas y deliciosos chicharrones, y luego una comida a base de frituras de pescado servidas en papel de estraza como mandan los cánones, fueron los elementos que nos hicieron disfrutar de una velada realmente agradable con muy buena gente a la que esperamos volver a ver muy pronto. ¡¡Gracias por todo, chicos!!

Foto de rigor. ¡Gracias Dani!

Málaga.

¿Qué voy a decir de Málaga? Una tierra que a nivel cervecero no hace tanto era poco menos que un desierto y donde a día de hoy empieza a gestarse un panorama realmente interesante. Tiempo, al tiempo… Pero más allá de sus locales, que por desgracia no pudimos disfrutarlos demasiado (en especial el Hop & Scotch, cerrado por coincidir con la celebración de la Feria de Málaga), esta ciudad y su vecina Torremolinos son muy especiales en lo personal por los amigos que allí viven y que aprecio y admiro tantísimo.

Los días que pudimos disfrutar por allí fueron una pasada, también en lo cervecero. Pese a que se torció un “mega-evento” (cuya culpable, la “caja X”, justo hace unos días por fin parece que ha dejado de dar sus coletazos y quebraderos de cabeza, eh, Antonio y Leti? ;-) ) igualmente disfrutamos mucho regando buenos momentos con cervezones de aúpa como las Russian River Blind Pig, Struise Black Damnation VIII, Dogfish Head Olde School, Ballast Point Sculpin Grapefruit, Cantillon Gueuze, Stone Wootstout 2.0… Como véis, cervezones estadounidenses no faltaron, y el “sr. Z” tiene gran culpa de ello ;).

Russian River Blind Pig y De Struise Black Damnation VIII.

Dogfish Head Olde School y Ballast Point Habanero Sculpin.

Si alguien de Colmenar está interesado en la botella
creo que podremos encontrar alguna solución... ;)

Unos espetos celestiales para empezar, unos bocatas en la playa regados con birrotes, unos vinos dulces en la Casa de Guardia, los helados de la Inma, la Cantillon Kriek en pleno centro de Málaga, esos tacos con IPAs en la terracita y tantos y tantos buenos momentos con una compañía inmejorable nos hicieron disfrutar como auténticos enanos. ¡Gracias por todo, Gabri, Marya, Antonio y Leti! ¡Sois mu’ pero que mu’ grandes!

¡Qué grandes que sois!

Torrevieja.

Lejos de hacer un alto en el camino, después de tanto atracón de cervezones y justo antes de entrar en la última semana de agosto, el buenazo y gigantón de Jose (Teddybeer) y su familia estuvieron por Torrevieja, ocasión que por supuesto no desaprovechamos a pesar de que recién llegábamos de Málaga, para volver a repetir la estupenda jornada del año pasado (aquí podéis leer el post sobre ello que se marcó José). Pero como novedad esta vez se nos juntó el amigo Txema, así que la jornada, como poco iba a ser igual de buena. Pero sintiéndolo mucho no voy a adelantar nada sobre esta velada épica puesto que espero publicar un post sobre ello más pronto que tarde. ¡Un gran día con buenas birras y mejores amigos!

El desfalco final...

Pirineos.

Tras tanto achuchón etílico-gastronómico había que purgar y como viene siendo costumbre desde hace unos cuantos años, nos fuimos a perdernos una semana por el Pirineo oscense, a olvidarnos de coches y aglomeraciones, a darle una buena paliza a las piernas por escarpadas cuestas, ibones y peñascos, a disfrutar de sus cientos de cascadas y ríos, y a respirar ese aire puro que tanto escasea en esas grandes colmenas llamadas ciudades.


Desgraciadamente, y al igual que en Cádiz, la cabra siempre acaba tirando “pa’l monte”, por lo que no nos quedó otra que llevarnos una cajita de cervezas a cuesta, no fuera que la falta de lúpulo nos acabara pasando factura.

Si existe el cielo, debe ser algo así...

Dos maravillas lupuladas vestidas de negro.

¡¡Menudo escándalo de cerveza...!!

En la turística Broto, cerca de donde nos alojábamos, también descubrimos un local con una pequeña representación de artesanas aragonesas: varias Pirineos, la Hop Sexion de los zaragozanos Lupulus, las Castel turolenses, Ordio Minero, entre otras, cervezas que nos parecieron bastante correctas en general salvo alguna Pirineos que parecía tener “algún problemilla”.

No, no es cachondeo... Este pueblo existe, cerca de Jaca...

Y tras todo esto llegó el lunes 1 de septiembre con la vuelta a la rutina, con unos kilos de más y con el hígado empapado en alcohol, pero sobretodo extasiados de placer, dando por cerrado un buen “beerano” a todos los niveles.

Ni Cadiz, ni Pirineos... ¡Esto es mi querida Safor!

Ahora espero con ganas leer vuestros posts y ver las fotos que publicáis en Facebook para el concurso. Recordad los premios que hay en juego ;). ¡Muchas gracias por anticipado y salut!


18 sept. 2014

Stone Enjoy By vs Stone Enjoy After: el lúpulo y el tiempo mandan.


Seguro que a algunos de vosotros os suena la cerveza Enjoy By producida por la estadounidense Stone. Incluso puede que alguno haya tenido la suerte de probar alguna botella en las condiciones óptimas. Para quienes no sepáis de lo que hablo, se trata de una IPA pensada especialmente para consumir dentro de una fecha muy concreta, obteniendo supuestamente así el mejor trago posible gracias a que el lúpulo está en las mejores condiciones de frescor para desplegar sus aromas y sabores. Y para asegurarse que a nadie se le escape la fecha límite, cada nuevo lote producido posee la fecha límite en mayúsculas, incluso tienen una web en la que indican los días y las horas que faltan hasta que expire la fecha del último lote.


Esta Enjoy By se lleva produciendo de forma intermitente desde principios de 2013 pero ahora Stone ha lanzado otra cerveza con el concepto diametralmente opuesto: Enjoy After, una IPA con Brett diseñada para ser envejecida al menos hasta la fecha indicada en la botella ya que por lo visto hasta entonces la cerveza no estará carbonatada al completo y mientras tanto sufrirá la acción del amigo Brettanomyces, que es inyectado en el momento del embotellado. Para su óptima conservación, desde Stone recomiendan conservar la botella entre los 10 y los 21ºC y al igual que cualquier otra cerveza alejarla del contacto con la luz directa.


Al menos por el momento y hasta que Stone no construya su fábrica en Berlín, intuyo que seguirá siendo bastante complicado hacernos con alguna de ellas para comprobar las bondades de una y otra elaboración. Pero como ocurre con el lúpulo de estas cervezas, tiempo al tiempo…

¿Y a vosotros qué os parecen ambos proyectos? ¿Estáis de acuerdo con que se dé esa información u os parece todo un tanto exagerado? ¿Se trata de una obsesión sana por un mayor cuidado del producto u otra estrategia de márketing más? ¿Una moda exagerada llevada al límite o una idea que deberían copiar quienes elaboren cervezas con un lúpulo predominantemente aromático y que se pierde a las pocas semanas? ¿Es un verdadero problema para quienes tengan que asegurarse la rotación de esa cerveza? Quizás haya algo de todo un poco, pero personalmente no me importaría que dentro de unos límites razonables esta costumbre de informar se extendiera y así pudiésemos saber el tiempo que lleva embotellada cualquier cualquier cerveza lupulada (y no tanto), para que así cada cual decidiera qué hacer con ella a la hora de comprarla y también a la hora de consumirla, perdiendo ese miedo a informar que en ocasiones parece que nos atenace.

Foto tomada de aquí.
Todas las imágenes utilizadas tienen sus respectivos derechos de autor. 

15 sept. 2014

Carrilleras de cerdo a la Chimay Bruin.


Seguramente algunos de vosotros visteis la foto que colgué ayer domingo en mi muro de Facebook. Andaba rebuscando en la parte más polvorienta de la bodega y cual fue mi sorpresa al encontrarme con esta botella de Chimay Bruin cuya fecha de consumo preferente vencía en 2012.



En un principio pensé tomarla sola para ver hasta qué punto le había sentado bien o para mal ese “exceso” de tiempo, pero al final pensé en dar rienda suelta a ese cocinillas que uno lleva dentro y nos marcamos una receta bien sencillita de carrilleras de cerdo estofadas con cerveza. Si los belgas llevan haciendo este tipo de recetas cientos de años, no voy a ser yo quien me lance con experimentos, ¿no os parece? Así que sin más, os dejo con la receta.


- Ingredientes -

- 4-5 carrilleras de cerdo deshuesadas.
- 50cl. de Chimay Brune.
- 1 cebolla grande.
- 2 zanahorias.
- 6-7 champiñones pequeños.
- Harina.
- Aceite.
- Pimienta y sal.
- Azúcar moreno.
- Tomillo.
- Perejil fresco.

- Procedimiento –

1. Salpimentamos y enharinamos las carrilleras de cerdo. Poner en una sartén un poco de aceite y rehogar unos segundos las carrilleras por cada lado. Reservar en un plato junto con los jugos que haya podido soltar la carne.

2.  Por otro lado cortamos la cebolla en cubos y la sofreímos en una cazuela con aceite caliente. Cortamos las zanahorias y los champiñones y cuando la cebolla empiece a volverse transparente lo añadimos a la cazuela.

3. Dejamos que se poche la mezcla de verduras unos minutos y posteriormente añadimos la carne junto con sus jugos a la olla.

4. Ajustamos de sal y pimienta al gusto y añadimos alguna hierba aromática, en nuestro caso nos decidimos por un poco de tomillo. Después vertemos la cerveza hasta cubrir todos los ingredientes de líquido.

5. Añadimos un par de cucharadas de azúcar moreno para corregir el amargor de la cerveza y dejamos cocer a fuego medio-bajo durante una hora más o menos o hasta que la salsa esté suficientemente espesa.

6. Retiramos las carrilleras del conjunto y por otro lado trituramos la salsa con una batidora. Si no nos queda muy fina podemos pasarla por un chino.

7. Emplatamos en un plato hondo un poco de salsa y colocamos encima las carrilleras. Por encima podemos añadir un poco de perejil fresco recién picado.



Y esto es todo. Una receta bien sencilla y muy resultona con la que seguro sorprenderéis a vuestros invitados. Cómo maridaje, lo cierto es que se me ocurren pocas cosas que puedan funcionar mejor que la misma cerveza que hemos utilizado para cocinar, pero si queréis utilizar otra cerveza podéis utilizar cualquier belga fuerte y tostada de abadía tipo dubbel o quadrupel, que seguro funcionarán a las mil maravillas.

Cómo siempre, ahora solo queda que os animéis a hacerla y que deis vuestras opiniones una vez hecha. Palabra que merece mucho la pena. ¡¡Salud y buen provecho!


11 sept. 2014

Cantillon Zwanze Day 2014.


Falta poco más de una semana para el sábado 20 de septiembre, día en el que se celebra a escala mundial el Zwanze Day de la archiconocida Brasserie Cantillon y al igual que los últimos años es la familia Agullons quien vuelve a ser el único representante encargado de celebrarlo por estos lares.


Para que os hagáis una idea de lo que esto representa, el Zwanze únicamente podrán disfrutarlo en 56 lugares muy concretos de 15 países distintos: 24 en Estados Unidos, 7 en Bélgica, 6 en Italia, 3 en Canadá y UK, 2 en Francia y Japón, y uno en un popurrí de países tan diverso como Noruega, Dinamarca, Finlandia, Holanda, Alemania, Suiza y Australia.

Cada año se elabora una cerveza especial para este evento y para este 2014 tiene un significado aún más singular. Florian, el hijo mayor del maestro cervecero de Cantillon, Jean Van Roy, cumplió los 18 años el pasado 3 de mayo y como regalo recibió un barril de una Iris Grand Cru con una variación de la Cantillon Kriek con un 40% de fruta (algo menos de lo habitual), y lúpulo Bramling Cross. La Iris Grand Cru es una variante de la Iris envejecida 3 años en una cuba de 400 litros sin mezclar con cerveza joven, y por tanto sin posibilidad de una segunda fermentación y poco gas.


La cerveza recibió el nombre de Cuvée Florian y la decisión de utilizar la kriek se debió por un lado a que es la cerveza favorita de Florian y por otro a que al probar la Iris Grand Cru Jean pensó que podía venirle bien añadirle un punto de fruta sin que esta llegara a dominar el conjunto.

De todos modos, inicialmente para el Zwanze 2014 pensaron pinchar la stout de fermentación espontánea que elaboraron a principios de 2013 pero Jean pensó que aunque la cerveza es muy buena le podía venir bien otro año de maduración. Así, y tras preguntarle a Florian, decidieron elegir la misma cerveza del aniversario y llamar a este Zwanze 2014 “Cuvée Florian”.


En cuanto al evento, desgraciadamente y con el más profundo pesar de mi corazón voy a perdérmelo otro año más, pero a Ninkasi pongo por testigo que mientras se siga celebrando tarde o pronto caerá. ¡¡Salut y disfrutad aquellos que vayáis a la Masia Agullons!!