27 nov. 2014

Frikicata en La Boutique #02.


El pasado miércoles en La Boutique de la Cerveza (Valencia) celebramos la segunda sesión de cervezas especiales o “friki-catas” como las llaman algunos, y en la que desfilan cervezas que nos son algo más difíciles de conseguir y/o más caras, al tiempo que lo pasamos en grande charlando, aprendiendo y sobretodo divirtiéndonos.

Para esta segunda sesión teníamos previstas 10 botellas de 7 cervezas distintas, aunque finalmente hubo alguna extra gracias a unos “cocinillas caseros” que asistieron a la jornada y que se animaron a sumar con sus interesantes elaboraciones. A continuación tenéis las impresiones que causaron las diferentes cervezas.

Las cervezas degustadas.

Wildbeer & Beavertown - Rubus Maximus (UK). Una sour ale con frambuesas, una especia llamada pimienta larga y nueve cereales distintos. Dejando de lado la espectacular presentación de la botella (serigrafiada y con el cuello sellado con cera roja) y su precioso color rojizo, tanto en nariz como sobretodo en boca desbordan lógicas notas a frutos rojos, una ligera acidez, además del curioso punto especiado y un final algo más dulce del esperado.


Dieu Du Ciel! & The Alchemist - Moralité (Canadá / USA). Llama la atención ver que una cervecera como Dieu Du Ciel, especialista en cervezas de corte belga y también stouts, haga una colaboración con The Alchemist, cervecera sobradamente conocida por su IPA Heady Topper en lata. La combinación prometía. Se trata de una IPA elaborada con lúpulos Simcoe, Citra y Centennial en la que las notas a fruta derivadas tanto de la levadura tipo belga como del Simcoe toman el protagonismo, ofreciendo también algunos destellos cítricos y resinosos pero más en un segundo plano. Buena pero en mi opinión tampoco es tan excepcional como la ponen por alguna web de críticas.


Stone - 18th Anniversary IPA (USA). Esta “golden-brown IPA” (¿qué nos falta por inventar…?) con dry-hopping de lúpulo El Dorado fue una de las que más gustaron de la sesión. Tanto en nariz como en boca ofrece mucha fruta tropical, notas cítricas también y un punto a melocotón y floral, sobre la base maltosa bien armada que caracteriza a las Stone y que amortigua genialmente el elevado lúpulo y amargor. Muy redonda y disfrutable. ¡Genial!


Stone - Ruination (USA). He de reconocer que cuando has podido probar esta cerveza relativamente fresca es una gozada, y las dos botellas que degustamos en la sesión estaban lejos de su mejor nivel ya que fresca, esta “bestia” ofrece un golpe de resina y cítrico además de un intenso amargor y sequedad que en este caso estaba muy apagado. Una pena, pero es la lotería por la que hay que pasar si quieres conseguir según que cosas.


Stone - RuinTen (USA). Una Imperial IPA hecha tomando la anterior como base, con más IBUs y también más alcohol. Por suerte en este caso estaba mucho más fresca, y de ahí que fuera junto con la Stone 18th una de las que más gustaron. Cuando alguien como es el caso de Stone insiste tanto en el tema de beber fresco, por algo será... En este caso ofrece notas intensas a resina, en segundo plano cítricos como limón y pomelo, bastante amargor, pero no se echa en falta la base bien maltosa y acaramelada, haciéndola contundente pero nada pesada. Quizás por destacar algo menos positivo el punto alcohólico que se torna algo molesto al final. Aún así, muy buena cerveza.


Clown Shoes - Blaecorn Unidragon (USA). En la anterior cata la Crunkle Sam de esta misma cervecera fue la una de las que más gustó así que esta Imperial Stout prometía buenos momentos. Posee una textura sedosa, y ofrece sobretodo notas a regaliz, cacao y café, una calidez alcohólica presente pero nada molesta, contundente eso sí, lo que la hace ideal para tomar con calma. Una Imperial Stout muy buena.


Port Brewing - Older Viscosity (USA). Aunque muchos teníamos ganas a las Stone, al final esta Imperial Stout envejecida en barrica de Bourbon fue la que se llevó más aplausos. Y no es para menos, menuda bomba de relojería. En este caso también estamos frente a una Imperial Stout bien corpulenta y para tomar con calma, que ofrece las lógicas notas a bourbon, pero también caramelo, vainilla, licor, chocolate, pasas… algo más dulce que una Imperial Stout al uso, muy compleja y también muy disfrutable pese al elevado alcohol. Fantástica se queda corto para definirla.


Como decía al principio, además, dos homebrewers valencianos como Marcos y Quique trajeron varias de sus cervezas para probar, una APA en el primer caso y un híbrido entre eisbock y destilado de cerveza bastante interesantes en los dos casos. ¡Así da gusto, con regalitos inesperados y todo!


Y hasta aquí la segunda friki-cata, que en este caso estuvo dominada por cervezas norteamericanas salvo por la primera colaboración británica. Pero como siempre, lo mejor de la cata, más incluso que las cervezas, fue poderlas disfrutar con buena gente, entre risas, cotilleos y chascarrillos varios que quedarán entre esas cuatro paredes.

Salut!

24 nov. 2014

Cristalería de calidad para diferentes estilos de cerveza.


Hace unos días me topé con la noticia del lanzamiento de una copa hecha en colaboración entre una prestigiosa marca de cristalería y una cervecera estadounidense. Lejos de ser algo aislado, esta creación pasa a engrosar una lista de colaboraciones cada vez más extensa de copas lanzadas expresamente para potenciar las características de diferentes estilos de cerveza. Hoy en este post tenéis algunas de las copas que han tenido mayor repercusión.

Witbier / American wheat – Spiegelau con Bell’s.


La última en salir al mercado es esta copa hecha por la prestigiosa marca alemana de cristalería de calidad Spiegelau junto con la cervecera estadounidense Bell’s, y pensada para disfrutar los estilos Witbier y American Wheat.

Stout – Spiegelau con Rogue y Left Hand.


El pasado mes de abril Spiegelau también lanzó una copa para las stout, esta vez desarrollado de forma conjunta con las cerveceras estadounidenses Rogue Ales y Left Hand Brewing rompiendo con esa asociación tan fuerte que tenemos de las stout con la pinta nonic inglesa o la pinta irlandesa. En este enlace de Spiegelau tenéis más información.

IPA – Spiegelau con Dogfish Head y Sierra Nevada.


En febrero de 2013 Spiegelau junto con las dos cerveceras estadounidenses Dogfish Head y Sierra Nevada se sacaron de la manga una copa específica para potenciar los aromas del lúpulo. A continuación tenéis un vídeo explicativo (en inglés).




Genérico – Rastal con Baladin y Lorenzo Dabove.


Si hay una copa que cada vez podemos ver más en nuestros bares ese es el Teku. Allá por el 2006 Teo Musso de la italiana Baladin junto con Kuaska (Lorenzo Dabove) y la empresa de cristalería alemana Rastal diseñaron la copa Teku (acrónimo resultado de juntar los nombres de Teo y Kuaska). En este caso se trata de una copa genérica para degustar cualquier estilo de cerveza y como curiosidad en 2011 le cambiaron la forma ligeramente por la versión actual, la 2.0.

Genérico – Rastal con Samuel Adams.

Rastal también desarrolló otra copa genérica con la estadounidense Boston Beer Company (cervecera productora de Samuel Adams) a principios de 2007 y aunque dio mucho que hablar en su momento no terminó cuajando fuera del mercado estadounidense.


Pero esta cervecera también desarrolló conjuntamente con la prestigiosa marca alemana Riedel otra copa para su barley wine Utopias.



Y hasta aquí el pequeño recopilatorio. ¿Qué os han parecido las diferentes copas? ¿Alguno de vosotros ha probado alguna? ¿Os parece que hay fundamento detrás de ellas?

Todas las fotos tienen sus respectivos derechos de autor.

20 nov. 2014

Almanac o como destacar entre tanto lúpulo (II).


Tal y como anticipé hace unos días, hoy voy a cerrar el bloque sobre Almanac, una cervecera estadounidense que pese a estar rodeada de elaboradores con el lúpulo como bandera ha decidido romper con cervezas distintas y apostar por ingredientes suministrados por granjas cercanas al tiempo que desarrolla un programa de cervezas en barrica realmente atractivo.


A continuación os dejo mis impresiones de las cuatro cervezas que he podido probar, dos sours de frutas envejecidas en barrica, una saison con miel y una Gose.

Y empiezo por esta última, la Golden Gate Gose, perteneciente a un estilo que vive una segunda juventud a pesar de que estuvo bien cerca de desaparecer. No me diréis que no es bien curioso que una cerveza de este estilo forme parte de su gama de year-round, y más aún cuando esta gama solamente tiene tres representantes.

Servida en copa sorprende su aspecto dorado y brillante y sobretodo su poca turbidez en comparación con otros ejemplos del estilo que he podido probar, coronada con una bonita espuma blanca, compacta y de duración media. En nariz es muy limpia aunque poco intensa en sus matices, y ofrece recuerdos cítricos, de manzana y algo de trigo, un punto herbal, y también notas minerales y un punto de sal muy tenue. En boca es bastante blanda y fácil de beber, con una ligera acidez cítrica, notas a manzana y un punto láctico también y una astringencia que termina repitiéndose hasta el final del trago, dejando la sal propia del estilo en notas más sutiles de lo esperado. En conclusión, una cerveza interesante pero claramente pensada para ser disfrutada por un público más general y/o para el día a día, que a nivel personal se me queda algo corta para su precio.

En segundo lugar quiero hablaros de su Honey Saison, cerveza sobre el papel también bastante atractiva para quienes amamos las Saison.

En este caso en copa presenta un bonito color anaranjado coronado por una espuma de muy fácil formación, aunque poco compacta y que no tarda en bajar. En nariz lejos de ofrecer notas abrumadoras a miel es herbal, algo cítrica y de fondo algo floral, un punto a melocotón y muy vagamente a miel. En boca entra bastante carbonatada y con una marcada acidez y notas a limón. Luego aparecen las notas antes citadas como herbales en forma de recuerdos a hierbas que me recuerdan a alguna Fantôme como Printemps, y algo balsámicas también, muy frescas y secas. Hacia el final del trago el cereal toma protagonismo junto con la esperada miel, pero nada dulce, sino suave, dejando un trago fácil, con un final corto y nada empalagoso, más bien lo contrario. En resumen, una cerveza bastante peculiar e interesante que me ha gustado pero a la que quizás le achacaría el exceso de carbonatación (tampoco es tremendamente molesto, es más bien algo personal) y el hecho de no ofrecer notas más evidentes a miel cuando lógicamente lo que vendes es eso.


Tras estas dos llega el turno de dos envejecidas en barrica. La primera es la Farmer’s Reserve Citrus, una sour elaborada con mano de buda (un fruto cítrico de aspecto muy curioso) y naranjas bergamota, fermentada con un mix de levaduras espontáneas belgas y estadounidenses y finalmente envejecida en barrica de vino. Esta cerveza por lo visto ha visto modificada su receta e ingredientes varias veces pero la que producen actualmente es la que describo en este párrafo.

Es copa posee un color anaranjado, mediana turbidez sin posos, abundante carbonatación de burbuja minúscula y una espuma blanca de fácil formación que termina cayendo igual de rápido dejando una fina capa. En nariz es verdaderamente compleja, destacando unas seductoras notas a frutos cítricos, especialmente limón, algo de lima y naranja, y detrás también uva, pan y madera junto con un ligero especiado que no termino de descifrar. Ya en boca entra con muchísima acidez tanto láctica como cítrica, ofreciendo nuevamente limón y lima así como algo que ni la Reina Lúpula ni un servidor supimos describir de otra forma que como esas pastillas de las pulseras de caramelo (es lo que hay… :P), ácidas y punzantes. Al bajar esa acidez intensa aparece algo de mandarina, lemongrass y ligero recuerdo a uva blanca, y menos madera de la esperada por lo olido en nariz. Final seco, fresco, no excesivamente astringente ni largo y parece mucho más ligera que lo que se presupone para tener 7% de alcohol. Excelente sour estadounidense, sin duda.

Y termino con la Dopatch Strawberry, otra sour ale que en este caso está hecha en homenaje al barrio de San Francisco que tiene el mismo nombre y se elabora añadiendo fresas a la base de su cerveza Dogpatch Sour, es fermentada con levaduras y bacterias salvajes y finalmente se envejece en barricas de vino.

En este caso en copa posee un color anaranjado ligeramente rosáceo y reflejos anaranjados, mediana turbidez y una espuma menos abundante que la anterior y que baja rápidamente dejando un fino anillo. En nariz ofrece el esperado recuerdo a fresas, o más bien diría fresitas del bosque por la acidez que las acompaña, y también recuerdos a limón y un punto de grosella, además de madera de vino. Tras servir la segunda mitad de la botella aparecen notas más lácticas y a masa de pan cruda. Ya en boca invaden esas mismas notas a fruta fresca y cítrica, fresas y limón, que rápidamente se ven desbordadas por un torrente de acidez láctica, que según avanza el trago termina dejando un carácter más vinoso y astringente. La segunda mitad de la botella ofrece mucho menos fruta y aparecen notas sobretodo a levadura, lácticas, incluso a moho y queso, nada desagradables aunque lo parezcan al leer. Una cerveza genial, de todas todas, que me ha hecho recordar otra cerveza espontánea con fresas no menos espectacular como la Oudbeitje de la belga Hannsens.

Y con esta interesantísima sour doy por cerrada la serie dedicada a Almanac Beer. Personalmente las cuatro me han sorprendido gratamente, especialmente las dos con frutas, pero la saison y algo menos la Gose (por las odiosas comparaciones con otras del estilo) también las veo interesantes.

Salut!

17 nov. 2014

Almanac o como destacar entre tanto lúpulo (I).


Si hay algo que asociamos con el estado de California, a parte de esas playas kilométricas y su buen clima, son las cervezas que tienen al lúpulo como gran protagonista. No en vano, cerveceras de la talla de Russian River, Lagunitas, Firestone Walker, Alpine, Stone, Ballast Point, Green Flash, Bear Republic, Pizza Port, Port Brewing, Sierra Nevada, y un larguísimo etcétera, honran a nuestra querida florecilla verde con elaboraciones que compiten por copar las listas de las mejores IPAs e Imperial IPAs no solo de los Estados Unidos  sino de todo el mundo.


Foto tomada de aquí.

Pero entre tanto lúpulo también existen algunas cerveceras que han apostado por desmarcarse con elaboraciones realmente interesantes, entre ellas atrevidas sours y cervezas envejecidas en barricas, y en este sentido encontramos entre otros a gente como The Bruery, The Rare Barrel o Almanac Beer.

Y precisamente sobre ésta última, Almanac Beer Co, quiero hablaros en este post que hoy nos ocupa y también en el siguiente, tras quedar absolutamente maravillado con varias de sus elaboraciones.


Origen y localización.

Jesse Friedman y Damian Fagan fundaron Almanac Beer Co. en San Francisco allá por el año 2010, tras conocerse tres años antes en un club de homebrewers y donde rápidamente cosecharon muy buenas críticas por sus elaboraciones. 

Foto tomada de aquí.

Aunque inicialmente pensaron en llamar la empresa Old Oak Beer, finalmente decidieron desecharlo por ser algo confuso. La inspiración para el nombre definitivo les vino por su filosofía de querer integrar los ingredientes de granjas locales en el proceso de elaboración, y al igual que los agricultores utilizan un almanaque para registrar las cosechas y el clima, Almanac quiere servir de homenaje al terroir con elaboraciones estacionales hechas con productos locales.

Actualmente Almanac no posee fábrica propia y elaboran en las instalaciones de Hermitage Brewing, una cervecera situada en San José, unos 60 kilómetros al sur de San Francisco, donde también elaboran cerveceros reconocidos como High Water y Palo Alto, entre otros.

Cervezas y filosofía de trabajo.

Como decíamos, Almanac produce cervezas estacionales basadas en los conceptos del terroir, del consumo local y de la agricultura local y sostenible y de ahí que hasta el momento esta cervecera haya tenido una escasa distribución fuera de California.


De este modo elaboran cervezas dependiendo de los ingredientes que les suministran las granjas familiares de su entorno en cada cosecha, siguiendo la filosofía del farm-to-table que apoya iniciativas a favor de consumir productos locales y orgánicos. Jesse y Damian creen que si puedes disfrutar de una buena comida hecha con ingredientes autóctonos recolectados a mano en granjas locales, ¿por qué la cerveza no debe estar elaborada del mismo modo?


Empezaron sacando sus primeras tiradas especiales en botellas de 75cl, un formato poco habitual en la mayoría de cerveceras estadounidenses, en parte para hacer comprender a chefs reputados que la cerveza puede competir con el vino y los cócteles tan presentes en sus cartas, ofreciendo elaboraciones de calidad, ediciones envejecidas en roble y en definitiva productos con muchas posibilidades de acompañar a sus platos. En este sentido han elaborado varias cervezas hechas en colaboración con diferentes cocineros californianos.

Algunas cervezas de su catálogo.
Foto tomada de aquí.

Su primera cerveza fue “Summer 2010 Blackberry Ale”, una Golden ale de corte belga con moras que se envejeció en barricas de vino tinto durante 11 meses. A esta le siguió “Autumn 2011 Farmhouse Pale”, una farmhouse ale con 450 kg de ciruelas y trigo orgánico.

En agosto de 2012 Almanac empieza con su familia de year-rounds a la que llaman inicialmente California Table Beer Series y las primeras elaboraciones de esta gama fueron una Saison con miel y una Pale ale. Hoy en día ambas cervezas se producen de forma estacional y han dejado paso a las tres year-rounds actuales: una Gose, una Saison y una IPA, esta última pese a las reticencias iniciales por la elevada representación de este estilo en California pero a la cual accedieron tras la insistencia de un cliente y tras comprar lúpulos de origen orgánico de una granja con certificado.


A principios de 2013 la cervecera anuncia sus tres primeras cervezas envejecidas en barricas, las “Farm to Barrel”, embotelladas en formato de 37,5cl, y poco a poco estas elaboraciones empiezan a ganar protagonismo en la fábrica hasta convertirse en el corazón de casi toda la producción actual.


Hoy en día dentro de esta serie podemos encontrar hasta 17 elaboraciones distintas en las cuales se utilizan ingredientes tan variopintos como uvas Cabernet Sauvignon y Muscat, calabazas, caquis Fuyu. fresas, mandarinas, nectarinas, limones, mano de buda, cerezas, moras... según la disponibilidad de las granjas cercanas y la estación del año.

Foto tomada de aquí.
A continuación tenéis algunas de sus elaboraciones envejecidas en barricas.



Esta pasión por el envejecimiento les ha llevado a acumular más de 800 barricas de vino y también de diferentes espirituosos, además de dos “foeders” de 3800 litros cada uno, y con todo ello pueden hacer un trabajo de investigación bárbaro.

Foto tomada de aquí.

Y hasta aquí el post de presentación de esta interesante fábrica. En unos días tendréis las impresiones de las cuatro cervezas que he podido probar.

P.D. Todas las imágenes tienen sus respectivos derechos de autor.

13 nov. 2014

Entrevista a Alberto de Sesma Brewing.


Hoy en el blog retomamos la sección de las entrevistas para presentaros a un cervecero del que seguramente hayáis leído o escuchado hablar mucho e incluso es muy posible que hayáis probado varias de sus cervezas. Hablo de Alberto, de la microcervecera navarra Sesma Brewing, a quien pude conocer personalmente el pasado verano en Mediona y tras quedar muy gratamente sorprendido por su atrevimiento y también seriedad a la hora de hacer buena cerveza pensé que podía ser interesante hacerle unas preguntas para que todos lo pudieseis conocer mejor. Sin más os dejo con la entrevista.



¿Quién está detrás Sesma Brewing y cómo y cuándo te picó el gusanillo por la cerveza?

Principalmente está un servidor, Alberto García Yoldi, sin embargo dentro de la empresa estamos ahora mismo 4 socios: Juan Etayo (cofundador), Gumendi S.L. que se dedica a la producción y distribución de alimentos ecológicos, y mi pareja Nerea García Noguera, que es la creativa de algunas de las etiquetas de Sesma Brewing Co.


¿Elaboras en fábricas de otros cerveceros o tienes fábrica propia?

Comenzamos elaborando las dos primeras recetas en Guineu, luego hicimos un lote esporádico en Milana y finalmente recalamos en Mateo & Bernabé, hasta que por fin, desde junio de 2014, contamos con instalaciones propias: un obrador de 12 hl. por cocción de fabricación italiana, más concretamente de Spadoni.


¿Qué coméis en una tierra tan pequeña como Navarra para dar una cantera tan viva de cerveceros?

Principalmente lo que come todo el mundo (risas). Si que en Navarra, y más donde vivimos en la Ribera, contamos con una gastronomía excepcional. Pero bueno, entrando en detalles, creo que rodeado de tan buen artesano no podemos ser menos, y debemos de ser fieles al buen hacer que nos caracteriza. Personalmente me siento muy orgulloso de ser Navarro y de la buena cerveza que se hace aquí desde hace varios años.

¿Qué es Sesma Brewing y por qué La Petra?

Sesma Brewing Co. (Sesma Brewing S.L.) es la empresa en sí, es lo que engloba a todas las cervezas que hacemos. Sin embargo tenemos dos líneas actualmente y una tercera en camino. La Petra es la línea convencional, de cervezas de rotación, una línea más descarada y juvenil, un personaje arraigado en el pueblo (Sesma).


Nuestra línea Eco se llama Diva, contamos con la gran suerte de tener a Gumendi de nuestra parte, ya que se convierten en distribuidores oficiales de esta línea de productos.

Además elaboramos recetas mensualmente, algo que nos pide el cuerpo en ese mismo momento.

¿Podrías comentarnos en general qué tipo de cervezas elaboras y en qué te inspiras por lo general para sacar una nueva cerveza?

Elaboramos cervezas de tipo Ale, generalmente de corte americano. Cervezas de las que el mercado está lleno, pero que debemos mantener para tener una línea firme. No tengo grandes inspiraciones en este sentido, simplemente es intentar elaborar algo con profesionalidad y que esté bien acabado.



Elaboras una buena ristra de cervezas, ¿cómo te las apañas con tantas recetas y aún así sigues sacando novedades a un ritmo tan endiablado?

A pesar de tener un bagaje científico a mis espaldas, soy cocinero de vocación, y creo que es por eso por lo que cada día me despierto con algo nuevo en mi mente, y que en algún momento u otro lo sacaré a relucir. Hay recetas que se repetirán y otras que no...

¿Podrías resumirnos brevemente las elaboraciones que haces y sus particularidades?

Simplemente Pale Ale, Amber Ale y Double IPA de corte americano y bastante secas en convencional y Pale Ale, Brown Ale y Witbier en Eco. Las recetas ecológicas son de corte más simple, basándome en el gusto generalizado de consumidores de productos orgánicos.

¿Y de todas cuál te ha dado más trabajo y por qué?

Creo que SuperPetra fue la que mas costó, es la misma base que Agradecidos, mi primera Double IPA, solo que cambiando los lúpulos. Es complicada, partiendo de la base que el fondo maltoso es abundante, y la adición de lúpulos es una locura. Tiene una adición continua durante 80 minutos, cada 10 minutos un lúpulo y los últimos 10 uno cada minuto....Un trabajo de chinos.


¿De qué cerveza estás más orgulloso y por qué?

Puede que sea Agradecidos, el público quedo encantado.


¿De dónde sale “Agradecidos”?

Con “Agradecidos” quisimos expresar todo el agradecimiento a la gente que hizo posible que saliéramos adelante a lo largo de todo el año, así como estrenar un estupendo fermentador que instalamos en Mateo & Bernabé, así como el primer uso de nuestra cepa de levadura, que usamos en casi todas nuestras recetas.

¿Alguna anécdota sobre algún nombre?

Bueno, hace poco elaboré una Belgian Hoppy Golden Ale con un maestro cervecero estadounidense y digo maestro porque realmente lo es. Bueno la elaboramos dos días antes de San Fermín en Sesma. Estábamos sentados en un poyo al sol y estábamos la mar de a gusto y hablando dijimos “Cosas que pasan en Sesma en una tarde de verano”, pues lo dicho...”Things That Happen On a Summer Afternoon in Sesma”.


Habiendo elaborado varias colaboraciones con otros cerveceros ¿qué les dirías a aquellos que opinan que este tipo de cervezas no son más que simples excusas para ganar un dinero extra? ¿A nivel personal, qué crees que aporta una colaboración?

Creo que una colaboración debe basarse en la amistad, si elaboras algo con gastos compartidos y te basas principalmente en motivos económicos, es mejor que te quedes en casa pensando. Otra cosa es si el mercado responde bien, entonces lo primero se convierte en lo segundo y se complementan (amistad + dinero).

Tus cervezas siempre van bien vestidas con una etiqueta cuidada. ¿Qué importancia le das al diseño?

Para mi es fundamental, siempre y cuando lo que hay dentro acompañe. Es decir, una buena etiqueta con una cerveza mediocre o mala, no funciona. Siempre me ha gustado transgredir, ir mas allá de las etiquetas simples. Detrás de La Petra y de los diseños con mucha ilustración esta Javi Pin (www.pindbr.com) un artista como la copa de un pino. Y detrás de las etiquetas con un diseño más artístico, más paisajístico, está mi novia Nera que es otra artistaza.


Cambiando un poco de tercio, creo que tienes entre manos un proyecto interesante sobre levaduras. ¿Podrías hablarnos un poco de ello?

Ahora mismo tenemos un proyecto pedido al Gobierno de Navarra, para aislar levaduras de cereal ecológico autóctono y su implementación en cervecería para la consecución de un set de levaduras estables para diferentes estilos.

Es algo complejo, puesto que hay que aislar, secuenciar, caracterizar, y probar con diferentes mostos, viendo cinética, viabilidad, atenuación, etc etc....

Sin embargo en la empresa de mi hermano Lev2050, llevamos aislando levaduras de frutos y probándolas en mostos desde hace mas de 4 años. Contamos con un banco de levaduras de unas 6000 cepas diferentes de diferentes especies. Tenemos nuestro target en las no-Saccharomyces, de las cuales creemos que esta el futuro de la diferenciación.

¿Qué destacarías cómo positivo de nuestro panorama microcervecero actual y qué crees que nos falta por mejorar?

Como positivo es que nos hacemos oír en todos los sentidos, estamos creciendo todos juntos, y es algo reconfortante. Cada día sale gente nueva con aire fresco y con ganas, sin embargo creo que desgraciadamente muchos caeremos y otros muchos sobreviviremos hasta llegar a un equilibrio entre consumidores/cervecerías. Nos falta mucho camino por recorrer, tanto a los cerveceros como a los difusores de información, creo que debemos de ir de la mano y apoyarnos unos en otros, hablar con humildad y franqueza. Generalmente echo en falta más profesionalidad en todos los aspectos.

¿Dónde podemos disfrutar de tus cervezas fuera de Navarra? ¿Y si queremos coincidir contigo en alguna feria, cuándo y dónde?

Fuera de Navarra podemos contar con mis cervezas en un montón de sitios. Cada vez tengo menos tiempo para salir a eventos y ferias, puesto que tengo que hacer el día a día en la fábrica, sin embargo las puertas de la misma están abiertas a todo el que quiera venir a conocerme y charlar conmigo, además de beber alguna cañita (risas).


Hace unas semanas celebrasteis la segunda edición de Esparto Beer, una feria que organizas en Sesma (pueblo) y que por lo visto ha sido un auténtico éxito de asistencia. ¿Cuáles crees que son las razones de ello? ¿Cuándo se celebrará la próxima edición?

Las razones son muy sencillas, y valga la redundancia es la sencillez, el trato directo, y vivir en un pueblo como Sesma donde el ayuntamiento hace tan fácil todo este tinglao!!!! Hablando en serio, es una feria que es más una fiesta, un sitio donde no se viene ni a hablar de lúpulos, ni de levaduras, ni de atenuación, es un sitio donde se viene a rajar, a beber, a bailar y donde el trato tanto de los vecinos como de los forasteros y cerveceros es tan directo, que todo el mundo quiere volver. Si de mi depende se celebrarían dos ediciones al año, con eso te lo digo todo.

Por último, ¿alguna novedad a la vista que nos puedas adelantar?

Ahora mismo vamos a sacar una línea de ediciones limitadas, las cuales serán cervezas de elaboración anual, envejecidas en barricas, sour Ales con levaduras propias y frutas frescas, que irán en un envase precioso de 50 cl..

Aquí tenéis la primicia de su próxima novedad.

Y para terminar, ¿algo más que nos quieras decir?

Ha sido un gran placer poder sacar tiempo de donde no lo hay para escribir estas palabras. Espero que sigáis disfrutando de Sesma Brewing Co. durante muchos años y lo dicho, las puertas de mi casa están abiertas.



Pues muchas gracias, Alberto, por tu tiempo y también por tu esfuerzo para que el panorama cervecero local crezca cada día un poquito más.

¡Muchas gracias Pau! Un saludo para todos los seguidores de Lupuloadicto!! Un gran informador!!! Un abrazo!


10 nov. 2014

Mi particular IntStoutDay’14.


El pasado jueves el buen amigo Jose, aka Teddybeer, nos convocó para otro evento de colaboración cervezo-digital llamado IntStoutDay’14, una excusa que se celebra desde hace varios años a escala mundial.


Como participantes teníamos plena libertad para hablar sobre alguna cerveza de las variantes estilísticas de las Stout y Porter, así que la cosa pintaba muy negra… Pero para bien ;-). A continuación tenéis un triplete que os recomiendo probar si os las cruzáis.

“La clásica”.

Si hablamos de Stout lo primero que me viene a la mente es Irlanda, así que encontré una candidata ideal de barril en un nuevo local de Valencia, una Oatmeal stout hecha en colaboración entre la irlandesa O’Hara’s y la polaca Pinta Browar, llamada ocurrentemente Lublin to Dublin, y elaborada en las instalaciones de la primera. Sobre el papel, muy tentadora.


Servida en copa lucía un atractivo color negro coronado por una espuma beige aparentemente compacta y cremosa pero que no tardaba mucho en bajar. En nariz destacaban sobretodo notas torrefactas y un punto de chocolate también, que volvían a repetirse en boca, donde destacaba una textura muy suave pero menos cremosa de lo esperado, muy sabrosa y con un final ligeramente herbal y de amargor medio. Una Stout redonda y muy equilibrada que pese a tener un mayor contenido alcohólico de lo que suele ser habitual, podría tomar varias pintas seguidas sin pestañear.


“La maligna”.

La segunda cerveza, esta vez en botella, pese a haberla conseguido hace bien poco no pude evitar tomarla tras escuchar muy buenas críticas sobre su paso por el Borefts’14. Hablo de la De Molen Hell & Zombier, una colaboración entre el buen amigo malacitano Gabriel de Zombier y la gente de la cervecera holandesa De Molen. Fue el primero quien les propuso la idea de lanzar una cerveza utilizando la receta de la Hel & Verdoemenis pero llevada al extremo y a última hora además los cerveceros pensaron en añadirle también café y sacar la mitad de la producción ahora y guardar la otra mitad en barricas de vino de Bordeaux unos meses.


Como podéis ver en la foto, la botella posee una presentación realmente cuidada, con el cuello envuelto en cera verde y un etiquetón (otro más...) obra del amigo Antonio Bravo, y como curiosidad la categorizan como “Brutal Imperial Stout”, siguiendo con la estética maligna y oscura que rodea a esta elaboración.

Pero centrándonos ya en la cerveza, como buen "petróleo" posee un color negro impenetrable y una espuma beige compacta y de buena retención. En nariz me sorprenden recuerdos a café con leche, merengue de café y también algo de caramelo butterscotch, y de fondo posee de forma más comedida una base torrefacta y también algo de cacao. Sorprendente y distinta pero muy sugerente. Ya en boca entra con mucho café pero nada de dulzor a pesar de lo que aparentaba en nariz, y rápidamente deja una sensación bien amarga, a chocolate negro puro, una textura sedosa ayudada por la carbonatación de burbuja minúscula y con el alcohol maravillosamente escondido pese a tener nada despreciables 12%. Para disfrutarla tomándola muy poco a poco. En conclusión, una I.stout contundente y arrolladora pero muy bien atada y disfrutable, con el café como protagonista y a la que personalmente le veo un potencial de evolución realmente alto.


 “La arrolladora estadounidense”.

Por último decidimos dar por cerrado este evento tomando una Hoppin Frog Café BORIS a la que no le encontraba nunca el momento dados los gratísimos precedentes vividos con cualquiera de las variantes de su absolutamente genial BORIS. Y vaya que si cumplió… Como curiosidad, se trata de otra Imperial Stout con café pero según cuentan la adición de granos de café fue por infusión en frío, ya que con esta técnica por lo visto se aporta bastante aroma y sabor sin repercutir en el amargor.


Servida en copa encandila tanto por su bonito color negro opaco como también y especialmente por su espuma de color marrón intenso, cremosa, compacta y muy persistente. En aroma como era esperable domina el café y también las notas torrefactas, así como recuerdos a regaliz y café licor. Ya en boca posee una burbuja minúscula y bien integrada dejando una sensación muy untuosa, que no empalagosa, y destacan de nuevo recuerdos a café pero pierden protagonismo en pro de notas a chocolate negro puro y bastante amargo, ni rastro del alcohol pese a ser elevado, y un final bastante torrefacto y amargo muy duradero. Simplemente maravillosa. Esta cervecera me tiene perdidamente enamorado con casi todo lo que hace pero especialmente con sus elaboraciones más oscuras, todas ellas de matrícula de honor.


Y con este triplete doy por cerrado mi particular aporte al oscuro IntStoutDay’14 no sin antes agradecerle al bueno de Jose la excusa brindada.

¡Salud! ¡Y que viva la oscuridad hecha cerveza!