26 nov. 2015

Entrevista a Mis Botellas de Cerveza.


Hoy os queremos presentar un nuevo e interesante proyecto llamado Mis Botellas de Cerveza, negocio que nace con el objetivo de suministrar botellas de vidrio a elaboradores de nuestra querida espumosa de cebada. Sin más, os dejo con unas cuantas preguntas que les hemos hecho y que nos responde Elena Andía, Directora de Marketing y Comunicación Externa de Verallia.


¿Qué es Mis Botellas de Cerveza.com?

Es la nueva tienda online de Verallia que ofrece a las microcervecerías una forma fácil de adquirir envases de vidrio a un precio competitivo. Es la primera tienda online de una compañía vidriera sólo para cerveza artesanal.

¿Quiénes estáis detrás del proyecto?

Verallia es la propulsora de este proyecto, líder en la fabricación de envases para bebidas y alimentación.


¿Por qué cerveza "artesanal"?

La cerveza artesanal está en boca de todos. Este año, espera superar los 100.000 hectolitros de producción y aumentar su cuota de mercado en un 33% en España. Aunque experimenta un auténtico “boom” -ya representa un 1,5% del consumo-, todavía está por detrás de otros países como Italia (5%), Bélgica (8%) o Estados Unidos (10%). Las microcervecerías comienzan a proliferar en nuestro país, respondiendo a una demanda creciente que busca la calidad, la autenticidad y la innovación, con marcas con diseños sorprendentes. 

¿Cuál es vuestra experiencia con la elaboración de vidrio para cervezas?

La empresa Verallia es líder en el mercado ibérico de envases de vidrio. Producimos cada año más de 25.000 millones de botellas y tarros de vidrio para sus más de 10.000 clientes procedentes de 46 países de todo el mundo. En nuestro país, Verallia cuenta con cinco fábricas repartidas por toda la geografía nacional para estar cerca de sus clientes.

¿A qué tipo de cliente queréis llegar? ¿Microcerveceros, homebrewers...?

Queremos llegar a los pequeños productores, no a los homebrewers, ya que nuestro pedido mínimo es un pallet.

¿Qué variedad de productos ofrecéis?

Producimos botellas para cerveza en color topacio, topacio especial,  negro ibérico y blanco. Por el momento estamos ofreciendo cinco modelos diferentes de 33 cl, pero vamos a ampliar nuestro catálogo en breve para ofrecer modelos de otras capacidades.


¿Cuál es la compra mínima?

La cantidad mínima que servimos es un pallet, que depende del modelo de botella elegido por el cliente. Por ejemplo, en el modelo Praga, son 960 unidades.

¿Qué ofrecéis al cliente que otras empresas del sector no ofrezcan?

Nosotros somos fabricantes, no distribuidores. Ofrecemos rapidez en el envío y costes de transporte realmente muy bajos, ya que aprovechamos los costes que tenemos de enviar 2.300 millones de botellas al año a nuestros clientes.

¿Dónde estáis localizados? ¿Tenéis pensado abrir en otras localizaciones?

Por el momento distribuimos desde Cataluña y desde Azuqueca de Henares.


¿El cliente puede comprar en vuestras propias instalaciones? ¿Mandáis a toda la península Ibérica?

El cliente puede comprar cómodamente desde su casa a través de nuestra página web www.misbotellasdecerveza.com. Hemos empezado a comercializar en el mercado catalán, por tener las botellas en nuestra fábrica de Montblanc. Sin embargo, vamos a empezar a distribuir en toda la Península.

¿Cuánto tarda el cliente en recibir la mercancía una vez formalizada la compra?

La compra en VIB sólo tarda unos minutos y se puede recoger las botellas en fábrica o recibirlas donde se desee en un plazo de 5-8 días. Facilitamos aún más la compra mediante nuestro TPV virtual y con toda la seguridad que ofrecen Verallia y el Banco Santander Elavon.

¿Cómo pueden contactar con vosotros aquellos clientes que estén interesados?


---

Y hasta aquí la presentación de este proyecto al que desde aquí agradecemos su tiempo y le deseamos toda la suerte.

Salut!

23 nov. 2015

La cerveza en “Crimen y castigo”, de Dostoyevski.


Hoy me apetece hablaros de Crimen y castigo”, una de las obras más destacables del escritor Fiódor Dostoyevski y también de la literatura rusa en general, un texto en el que no faltan las referencias a nuestra querida espumosa de cebada y que ha inspirado a diversos productores para crear algunas cervezas muy interesantes.

Imagen tomada de aquí.

Llegué a este libro por pura casualidad, eligiéndolo de una de esas colecciones que recoge innumerables obras de referencia de la literatura universal y que tristemente acumulan polvo en la estantería de la casa de mis padres.

En cuanto al libro (no temáis, que no va ningún spoiler...), narra la historia de Raskolnikov, un joven estudiante sumido en la más extrema miseria, situación que lo lleva al aislamiento y a la reclusión, pasando sus días reflexionando dentro del pequeño cuchitril en el que vive. Un día le llega una carta de su madre en la que le da a conocer el futuro enlace de su hermana, situación que le provoca aún más desesperación ya que piensa que este enlace con un hombre pudiente tiene como objetivo poder seguir enviándole dinero. Lleno de ira, confusión y angustia, Raskolnikov planea y ejecuta un terrible crimen que desencadena en su interior una verdadera lucha interna, sumiéndolo en el delirio y la enfermedad. A lo largo de la novela se cruzarán en su camino numerosos personajes, todos ellos marcados por la pobreza y la miseria que afectaran a sus decisiones pero finalmente Raskolnikov deberá aceptar su destino y el castigo apropiado para tan cruel crimen.

Imagen tomada de aquí.

Sin duda Crimen y castigo constituye una de las obras más reconocidas de Dostoievsky y también de la literatura universal dado el extremo realismo de los personajes, algo que se explica en parte porque el autor vivió la pobreza en sus propias carnes y también el cautiverio en Siberia.

Pero dejando la literatura a un lado y centrándonos en la cerveza, tal y como os comentábamos en la obra no faltan las referencias a nuestra querida espumosa y a continuación os dejamos tres de estas citas.

¿Te acuerdas de Zosímov? Te ha examinado muy atentamente y en seguida ha dicho que no era nada grave, un ataque a la cabeza algo así, una alteración de los nervios. La alimentación era escasa, ha dicho, con poca cerveza y sin rábanos picantes, y de ahí la enfermedad; pero no es nada, todo pasará.

Raskolnikof bajó la escalera sin vacilar. No había entrado nunca en una taberna, pero entonces la cabeza le daba vueltas y la sed le abrasaba. Le dominaba el deseo de beber cerveza fresca, en parte para llenar su vacío estómago, ya que atribuía al hambre su estado. Se sentó en un rincón oscuro y sucio, ante una pringosa mesa, pidió cerveza y se bebió un vaso con avidez. Al punto experimentó una impresión de profundo alivio. Sus ideas parecieron aclararse. “Todo esto son necedades” se dijo, reconfortado. No había motivo para perder la cabeza. Un trastorno físico, sencillamente. Un vaso de cerveza, un trozo de galleta, y ya está firme el espíritu, y el pensamiento se aclara, y la voluntad renace. ¡Cuánta nimiedad!

“Pero ¿qué hay allí? ¡Caramba, té! ¡Y cerveza, media botella de cerveza fresca!” Cogió la botella, que contenía aún un buen vaso de cerveza, y se la bebió de un trago. Experimentó una sensación deliciosa, pues el pecho le ardía. Pero un minuto después ya se le había subido la bebida a la cabeza. Un ligero y no desagradable estremecimiento le recorrió la espalda. Se echó en el diván y se cubrió con la colcha. Sus pensamientos, ya confusos e incoherentes, se enmarañaban cada vez más. Pronto se apoderó de él una dulce somnolencia. Apoyó voluptuosamente la cabeza en la almohada, se envolvió con la colcha que había sustituido a la vieja y destrozada manta, lanzó un débil suspiro y se sumió en un profundo y saludable sueño.

---

Tanto la obra “Crimen y castigo” como su protagonista han inspirado varias cervezas, como es el caso de la Imperial Stout llamada Raskolnikov, con 10% de alcohol y elaborada por la micro rusa Craft Brew Riots.

Foto de la izquierda tomada de aquí y foto derecha de aquí.

También con el nombre de Raskolnikov tenemos una Baltic Porter con miel y maltas ahumadas elaborada en este caso en colaboración entre las danesas Svaneke y Beer Here y la estadounidense Hill Farmstead.

Foto de la izquierda tomada de aquí y foto de la derecha tomada de aquí.

Por último tenemos estas dos cervezas que la californiana Stone lanzó en 2013 llamadas “Crime” y “Punishment” (crimen y castigo respectivamente en inglés). Por un lado “Crime” es una versión de la Lucky Bastard (que a su vez es una mezcla de la Arrogant Bastard, la Double Bastard y la Oak Aged Arrogant Bastard) envejecida en barrica de bourbon y elaborada con pimientos picantes. Por otro lado tenemos “Punishment”, que usa como base la Double Bastard y también está elaborada con pimientos picantes y envejecida en barricas de bourbon. Tal y como ellos las definen “son simplemente un postre para cualquier masoquista que se burla del picante y se atreve probarlo”.

Foto tomada de aquí.

Y hasta aquí este post con tintes literarios que espero que os haya gustado y que además de incitaros a dar un trago a una buena cerveza espero que también os anime a leer esta obra maestra donde no falta la cerveza.

Salut!

19 nov. 2015

Análisis de concursos cerveceros para el BBC.

Muy posiblemente conozcáis e incluso es más posible que hayáis asistido a alguna edición del Barcelona Beer Festival. Quizás también os suene su última novedad, una competición para el BBF 2016 a la que han llamado Barcelona Beer Challenge. Pues hoy, como en otras ocasiones, cedemos la palabra a Mikel Riusuna de las caras más reconocibles del BBF, y también a Ángel Tarriño, que muchos de vosotros asociaréis a Zulogaarden y que actualmente trabaja en la Brasserie Benelux, un brewpub de Montreal. A continuación os dejo el interesante análisis que hicieron de diferentes concursos de cerveza para montar el BBC.

---

El Barcelona Beer Challenge (BBC) es una competición cervecera que tiene la vocación de seguir los pasos del Barcelona Beer Festival en lo que respecta a la tarea de difusión y promoción de la cerveza artesana así como contribuir de manera directa a la creciente profesionalización del sector.

En este último punto, la profesionalización del sector, se viene desarrollando un trabajo desde diversos ámbitos y creemos firmemente que es un buen momento para avanzar en ese sentido con un concurso cervecero profesionalizado. Es así en muchos países europeos o América del Norte, lugares donde observamos sus avances en muchos ámbitos del sector (la famosa frase “nos llevan XX años de ventaja”).

El reto de este artículo es explicar la experiencia y conocimiento acumulado de analizar diversos concursos ya existentes.

Para ello hemos recogido las experiencias y resultados de diversos concursos cerveceros mundiales de primer nivel como por ejemplo el European Beer Star, World Beer Cup, Brussels Beer Challenge, Copa Cerveza de México, SIBA beer competition, Dublin Craft Cups o el Meiningers Int Craft Beer Award. También nos hemos fijado de otras experiencias positivas ya realizadas en el estado español, como el concurso de Poblenou o CICA.

Los ítems que observábamos fueron estructura de competición, sistema de valoración, composición del jurado, tipos de premios que ofrecen, cerveceras que participan, repercusión que tienen, herramientas de promoción utilizadas, tanto del concurso propiamente cómo las facilitadas a los ganadores para ser herramienta de marketing futura.

Del resultado de este análisis (más algún aporte propio para mirar de adaptarlo a nuestra realidad) hemos elaborado un reglamento que regirá el concurso con aquellos elementos que nos han parecido más interesantes de cada uno de los concursos. Ha habido debates interesantes y enriquecedores que nos gustaría compartir.

El modelo de premios oro, plata, bronce por estilos, que muchos concursos cerveceros internacionales ya utilizan, permite crear diversas categorías de participación dónde los cerveceros tiene el reto no sólo de elaborar excelentes cervezas, sino que además estas tienen que ser files al estilo que representan.  La principal duda surgió entre establecer tres únicas medallas de cada estilo (reciben premio las tres mejores de la categoría, independientemente del nivel. Un sistema que estamos más acostumbrados por el deporte) o que toda cerveza que adquiera un determinado nivel, sea merecedora de medalla, independientemente de contra quien compite: Se valora la cerveza por sí misma y no contra quien compite. Esto puede tener dos efectos. Recibir muchas cervezas excelentes merecedoras de medalla (lo cual genera muchos premios que pueden llegar a devaluarlos) o que la gran mayoría de cervezas sean simplemente correctas y que haya muchas medallas vacantes (lo cual tampoco vemos positivo).

El sistema de competición también dio de sí. Existen concursos que funcionan por eliminación, haciendo rondas previas. Eso suele conllevar a que las eliminadas inicialmente reciben un análisis muy superficial, cosa que no queríamos, ya que el feedback para el cervecero lo consideramos pieza clave. Así trabajaremos con paneles de jueces que valorarán individualmente cada cerveza haciendo una nota de cata de cada una de ellas que podrá ser reclamada por las cerveceras. Cada cerveza tendrá un mínimo de tres evaluaciones por tres jueces diferentes y se realizarán medias de las puntuaciones.

Le damos mucha importancia a la selección del jurado y vimos que es algo que cuidan todos los concursos. En el último año como sector hemos conseguido que haya un colectivo interesado por la evaluación de la cerveza, formándose y examinándose para recibir un reconocimiento al respecto. Queremos apoyar y usar esta iniciativa, de este modo el grueso del jurado estará formado por la primera generación de jueces BJCP del país. Dentro de la organización es importante la figura de Albert Barrachina, Director del Jurado, que coordinará tanto a los jueces locales como aquellos internacionales invitados. Cabe destacar el convenio de colaboración con el  instituto alemán VLB que participará con la presencia de varios de sus jueces.

Casi desde el principio tuvimos claro el ámbito del concurso, lo queríamos internacional. Las cerveceras locales compiten día a día con cervezas importadas para estar en los grifos y neveras de los bares, no tiene sentido edulcorar el concurso, si no que ganen medalla aquella que lo merezcan realmente. Aquí se está haciendo muy buenos productos, que seguro que destacarán por si mismas sin limitarles la competencia.

Existen varias categorías extra vistas en diversos concursos. Hemos querido tener una, premio a la mejor cervecera que valorará el resultado del conjunto de cervezas aportadas a la competición a partir de las puntuaciones de las tres mejores. Este premio quiere destacar la regularidad en la calidad de las elaboraciones cerveceras de una misma cervecería más allá de otorgar premios específicos a cervezas concretas.  Creemos que con estas dos tipologías de premios se estimula la calidad y excelencia entre los productores, y en definitiva, la profesionalización del sector.

Finalmente, una reflexión de que queremos aportar con este concurso y visto en los principales analizados: Generar contenidos cualitativos e información contrastada a muchos actores del sector cervecero. En primer lugar, información a los consumidores, ya que los premiados podrán insertar el logo del premio en sus etiquetas y materiales promocionales. De esta manera el consumidor podrá estar seguro de su elección si escoge una cerveza premiada por el BBC, lo mismo para los intermediarios. Esta labor es necesaria en un panorama como el español dónde la oferta de cerveza artesa asciende a casi 3.000 referencias. Estos premios también tendrán un papel pedagógico hacia el consumidor ya que aportarán información sobre los diferentes estilos cerveceros existentes, muchos de ellos desconocidos o eclipsados por los más recurrentes.

Al cervecero el BBC le ofrece la posibilidad de disponer de un análisis de su cerveza por jueces acreditados, lo cual es una herramienta de mejora para seguir mejorando.  En caso de ganar algún premio en la competición el cervecero verá potenciada su marca, no solo por la visualización que generará la inclusión del logo del premio en su etiqueta y material promocional, sino también por la promoción que la infraestructura del BBF llevará a cabo de estas cervezas con la ayuda de una agencia especializada y con la entrega de premios el domingo 6 de marzo, dentro de los actos del último día del Barcelona Beer Festival 2016.

Ángel Tarriño - Mikel Rius

---

Desde este blog queremos dar las gracias al equipo del Barcelona Beer Challenge por querer compartir sus reflexiones a través de esta bitácora y les deseamos que la primera edición del concurso tenga mucho éxito y continuidad en el tiempo.

Salut! 

16 nov. 2015

#LaRonda37: Postureo en la cerveza.


Este mes es Jorge Cerveriana quien nos convoca a #LaRonda para que tratemos el tema del postureo en la cerveza. Para ello nos deja una convocatoria repleta de preguntas y frentes abiertos, todos ellos muy interesantes y que seguro darían para tantas Rondas muy entretenidas, pero trataré de centrarme en lo más esencial y en lo que para mí es el eje común de todo ello.

Si en algo coincidiremos todos es en que la cerveza está de moda. Aparece cada vez más en infinidad de medios, tanto especializados como generalistas, cada vez hay más gente que se lanza a vender (elaborando o no) su propia cerveza, hay más bares y tiendas donde cada vez más gente se anima a consumir cerveza descubriendo así una realidad más variada e interesante de la que conocían... En definitiva, la cerveza está en boca de más gente y como en toda moda surge toda clase de gente a su alrededor, también aquella a la que le gusta hacerse o bien la interesada o bien la entendida por el mero hecho de tener tema de conversación o en algunos casos, por qué no decirlo, ir de gallito del corral.

Nos pregunta Jorge si es postureo decir lo que estás tomando en tal o cual lugar… A lo que yo respondo ¿si no es esa una realidad que nos invade en esta sociedad actual, seamos cerveceros o no, tan dada a las redes sociales? ¿Es algo que podamos achacar a la cerveza u ocurre exactamente lo mismo con tantas situaciones cotidianas como cuando disfrutamos de un concierto o de una cena en un restaurante, o nos vamos de viaje…?

¿Es postureo decir por ejemplo que te gustan las cervezas lámbicas cuando en realidad te resultan repelentes pero dices lo contrario porque no quieres ser menos? Seguramente sí, pero ¿cómo hemos llegado a este punto para que alguien tenga que decir que le gusta algo que le causa rechazo instantáneo solo por el hecho de que estén bien consideradas por algunos? Me vuelvo a repetir, ¿es el postureo algo intrínseco a la cerveza o a nuestra naturaleza humana? ¿A caso la primera vez que la mayoría de la gente bebe su primer trago de cerveza, su primer cubata de whisky o su primera calada de un cigarrillo no les resulta desagradable? ¿Por qué lo hacemos sino que por ser aceptados por los demás y que no nos hagan de menos? ¿No ocurre igual con la ropa, la música y tantísimas cosas que en un momento dado están de moda? ¿Debemos hacer autocrítica con la cerveza o con nuestra propia forma de actuar? ¿El hecho de decir que una cerveza es mejor por el hecho de ser más cara es algo intrínseco a la cerveza artesana o existen ejemplos para aburrir con gente que dice o hace lo mismo cuando se compra el último smartphone, una botella de vino cara, un reloj, un coche…?

Un caso concreto sobre ese postureo en la cerveza que me cansa últimamente cada vez más es esa batallita en ocasiones algo interesada de cervezas locales vs foráneas, de lo tan recomendables y frescas y de tanta calidad que son las primeras y por el contrario cuan malas en comparación (precio, calidad, más oxidadas…) son las segundas. ¿Realmente es tal esa realidad o gusta decirlo por ese postureo que nos pregunta Jorge? ¿De veras solo hay cervezas caras entre las foráneas? ¿Es tal el nivel de lúpulo fresco entre las locales? ¿De verdad cuando se ponen ciertas calificaciones en blogs, cuando se alaban en redes sociales… en definitiva cuando se dice “consumamos lo local”, generalizando a todo lo que suene a “cerveza artesana local” sin poner caras ni nombres, no estamos inflando la burbuja haciendo que pasen el corte tantas cervezas que no alcanzan un mínimo? ¿E igual que con el cansino dueto artesana vs industrial, no deberíamos dejarnos de etiquetas y ser simplemente críticos constructivamente con el producto independientemente de todo lo demás…? ¿Es más fácil dar la palmadita a aquellos productores que conocemos y nos dejamos llevar por amiguismos con productores de nuestro entorno y por otro lado no tenemos reparos en dar dos sopapos a cualquier producto foráneo?

Y por último unas cuestiones para nosotros mismos, los bloggers, sin personalizar en nadie en concreto pero que cada cual nos preguntemos: ¿Somos los bloggers un alarde de postureo? ¿Interpretamos un personaje cuando escribimos? ¿Nos gusta mostrarnos y enseñar cuánto sabemos?  ¿Hasta qué punto nos halagan las estadísticas, los “me gusta”, los “followers¿Ayudamos realmente al sector dando información útil o nos limitamos a ejercer de jueces de todo lo que nos rodea bajo esa mal entendida libertad de expresión?

Y con esto termino, ¿somos los seres humanos un animal pancarta? ¿Cuánto nos gusta que nos escuchen, que nos digan cuan guapos somos, que nos acepten…? ¿Hay postureo en la cerveza o simplemente hay postureo en nuestra propia necesidad vital?

Imagen tomada de aquí.

Salut!

12 nov. 2015

HORAL: protegiendo las lambic.


Hoy queremos presentaros el HORAL, un consorcio de productores y mezcladores de cervezas lámbicas que trabajan conjuntamente para promover la cultura de este grupo de cervezas tan particulares pero detrás del cual existe una cierta polémica por cómo producen algunas cervezas algunos de sus miembros.



Significado, historia y miembros que lo componen.

El nombre de HORAL en realidad es el acrónimo de Hoge Raad voor Ambachtelijke Lambikbieren, que traducido del flamenco vendría a significar Consejo Superior para las Cervezas Lámbicas Tradicionales.

Desde que gracias a su trabajo en 1997 las cervezas lámbicas obtuvieran el sello de ETG (Especialidades Tradicionales Garantizadas) de la Unión Europea, este consorcio ha seguido trabajando para mantener una protección de estas cervezas.

Allá por el mes de enero de 1997, y tras la insistencia de Armand Debelder de 3 Fonteinen, hasta cinco productores y mezcladores (3 Fonteinen, Boon, De Cam, De Troch, Lindemans y Timmermans) fundaron un grupo para ayudar a la promoción y protección de las cervezas lámbicas de su continuo declive.

En las negociaciones iniciales que empezaron en 1995 y concluyeron finalmente en 1997 también se encontraba Jacques De Keersmaeker, de Belle-Vue, cervecera que hoy en día ya no forma parte del HORAL.

Actualmente el consejo lo conforman 15 miembros, de los cuales los siguientes 11 son productores y mezcladores: Boon (Lembeek), De Cam (Gooik), De Troch (Wambeek), 3 Fonteinen (Beersel), Girardin (Sint-Ulriks-Kapelle), Hanssens (Dworp), Lindemans (Vlezenbeek), Mort Subite (Kobbegem), Oud Beersel (Beersel), Timmermans (Itterbeek) y Tilquin (Bierk), éste último fue el último en sumarse al grupo en 2012.


La polémica y Brasserie Cantillon.

Desgraciadamente el sello de Especialidad Tradicional Garantizada de la Unión Europea que citábamos arriba no hace referencia al proceso de elaboración, y ahí es donde surgen numerosos críticos, entre ellos la reconocida productora bruselense Brasserie Cantillon.

Aunque todos los miembros del HORAL producen al menos una lámbica tradicional, de los 11 cerveceros y mezcladores que actualmente forman el HORAL hay 7 que en su gama de cervezas habituales poseen al menos una cerveza que no debería ser considerada como tradicional, bien por el proceso de producción o por la adición de azúcar. Pero es que además, de esos 7 productores y mezcladores hay 5 que tienen en su catálogo un 50% o más de sus marcas endulzadas. Por ello hay quienes se plantean si HORAL tiene legitimidad a la hora de proteger las lámbicas tradicionales, y como decíamos uno de los máximos críticos en este sentido es Jean Van Roy, de Brasserie Cantillon.

En el Lambic Summit de 2010, Jean (Cantillon), Armand (3 Fonteinen) y Frank (Boon) discutieron públicamente algunos temas muy interesantes sobre las cervezas lámbicas, y por supuesto también hubo espacio para esta polémica. A continuación tenéis un video (en inglés) de Shelton Brothers en el que a partir del minuto 3.20 Jean explica sus razones para no pertenecer a HORAL.



En el video Jean comenta, entre otras cosas, que no quiere “sentarse en la misma mesa con esas cerveceras que no producen lámbicas tradicionales o solamente producen un 1% o menos de su producción total”. Además, por el hecho de tener el ya mencionado sello ETG, los miembros del HORAL están obligados a usar en sus etiquetas las nomenclaturas protegidas “Oude”, “Vieux” y “Vielle”. Sobre esto Jean señala que sus ancestros producían tradicionalmente una cerveza sin tantos adjetivos y se llamaba simplemente “gueuze” y se pregunta por qué él debería cambiar el nombre. También se pregunta por qué las cerveceras más modernas no cambian su nombre por el de “gueuze moderna”, “falsa gueuze” o “gueuze industrial”, y tiene que ser el productor tradicional quien tenga que cambiar su nombre.


El Toer de Geuze.

Pero dejando la polémica a un lado, desde que el 19 de octubre de 1997 las cinco cerveceras fundadoras (Boon, De Cam, De Troch, 3 Fonteinen, Lindemans y Timmermans) abrieron sus puertas al público, desde entonces cada dos años las cerveceras de Payottenland y el Valle del río Senne celebran el Toer de Geuze, un evento en el que se permite la visita de sus instalaciones además de ver el proceso de producción de la cerveza lámbica. Esto es algo muy interesante ya que algunas de las cerveceras sí abren durante otras épocas pero otras solo se pueden visitar aprovechando esta celebración.


Banner del Toer de Geuze 2015.

Así, el Toer de Geuze tuvo lugar en octubre de 1997 y 1999; en abril de 2001, 2003, 2005, 2007 y 2009; en mayo de 2011; en abril de 2013 y por último la última edición en mayo de 2015.


Megablend.

Desde 2009 y con motivo del Toer de Geuze el HORAL lanza al mercado una Oude Geuze conformada a partir de la mezcla de diferentes lámbicas más jóvenes y más añejas de las cerveceras asociadas, y a esta mezcla se le da una maduración de 6 meses en botella antes de salir al mercado.

Para esta edición 2015, la cuarta vez que lanzan la “megablend” y también fecha en la que se celebraba el 10º Toer de Geuze, participaron las siguientes 9 fábricas: 3 Fonteinen, Boon, De Oude Cam, De Troch, Hanssens, Lindemans, Oud Beersel, Timmermans y Tilquin, siendo esta última la gran novedad ya que como decíamos más arriba no se incorporó al HORAL hasta el año 2012.


Horal Megablend 2015.

Relacionado con su fecha de consumo, en esta edición 2015 no se indica más que la fecha de consumo preferente, pero en la contra-etiqueta de la edición 2013 recomiendan la guarda de un mínimo de 2 años por su potencial de guarda tal y como podéis ver en el texto que tenéis resaltado en la siguiente foto y donde se recomienda conservar la botella hasta el 2015 (2 años desde 2013) y degustarla entonces dado su elevado potencial de guarda.



A nivel personal he podido degustar la versión 2011 con tres años de guarda en botella y también la edición de 2013 con un año y con dos de guarda y os puedo asegurar que no hay comparación. De veras, sin misticismos ni cuentos chinos, la cerveza tomada durante el año que sale al mercado es una elaboración muy interesante pero con una mayor guarda gana muchos enteros, en complejidad y redondez.

En la foto la Megablend 2013 que pudimos disfrutar hace unos meses.

---

Y hasta aquí mi particular monográfico sobre el HORAL. A nivel personal creo que es realmente interesante que exista una asociación o grupo que cuide estas cervezas ya que en el pasado vivieron momentos realmente complicados hasta el punto de estar cerca de desaparecer, aunque casualmente hoy en día están viviendo una segunda juventud y no hay suficiente producción para tanta demanda. Pero por otro lado, también creo como Cantillon que la pertenencia de algunos miembros al HORAL debería ser revisada urgentemente por el bien de algunos nombres como lambic, gueuze o kriek, por ejemplo,  que son usados con total libertad por algunas cerveceras que encontramos con facilidad en hipermercados sin que el contenido de sus botellas tenga nada que ver con lo que venden. Al final un sello de calidad debe ofrecer precisamente eso, calidad y la seguridad al comprador de que lo que tiene en sus manos es aquello que estaba buscando. De otro modo, cualquier consumidor poco experimentado que compre sin recomendación jugará a la lotería cada vez que se encuentre una botella con estos nombres, tal y como me pasaba a mí cuando en su momento empecé a interesarme por este tipo de cervezas y compré tantas  Gueuze o Kriek por ejemplo de Lindemans, Mort Subite, Chapeau (De Troch) o Timmermans, sin ser para nada lo que esperaba. 

Por último, confío que este post al menos os haya servido para picaros la curiosidad a todos aquellos que aún seáis reticentes a probar este tipo de cervezas y que os animéis de una vez a beber alguna buena cerveza lámbica.

Salut!


Más información:
- Web oficial del HORAL. http://www.horal.be/en/welcome
- HORAL en Lambic.info http://www.lambic.info/HORAL
- Enlace con todos los videos del Lambic Summit 2010. https://www.lambic.info/The_Lambic_Summit_2010

9 nov. 2015

Mi International Stout Day 2015 (#ISD15Spain).


Otro año más os dejo mi particular homenaje a esa genial excusa para brindar con buenas cervezas que es el International Stout Day y que a escala peninsular se encarga de mover el amigo José Benedicto desde su blog “Rubias, Morenas, Negras… hablo de cerveza” bajo el hashtag #ISD15Spain.

Desgraciadamente el pasado jueves 5 de noviembre, fecha señalada para tal celebración, me fue imposible honrar este evento como se merecía así que tuve que resarcirme durante el fin de semana que le continuaba. Así, como tantas otras veces hemos hecho en los #FFdA de invierno, tras elegir unas cuantas cervezas nos fuimos a nuestro búnker antisocial favorito, perdidos en medio del monte y alejados atascos y prisas, y sentados a la luz de una buena lumbre nos montamos una fantástica y grasienta BBQ en honor a la OMS regada con unas cuantas cervecitas oscuras y menos oscuras…

De todas las cervezas que bebimos hay una en especial que me apetece compartir con vosotros, que guardamos como colofón de la noche y que pude agenciarme en la última edición de Mediona: la 3 Frogs Imperial Highlands Stout.

Un buen "whisky" para disfrutar de una estupenda lumbre.

Servida en copa ofrece un color negro completamente impenetrable, coronada por una espuma de color beige que no tarda en quedar reducida a una finita capa. Ya en nariz aparecen las esperables notas a whisky y a turba, así como madera, humo, algunas notas herbales y cacao, todo ello con una intensidad media. En boca despliega un trago más liviano y menos arrollador de lo que sobre el papel se esperaría de una I.stout de corte moderno con tanto alcohol y con paso por madera. Posee una textura sedosa, elegante, aparecen nuevamente las notas a turba, un punto ahumado, algo de cacao, poco torrefacto, madera y caramelo. A medida que avanza el trago muestra más carácter y cuerpo de lo que el trago fácil inicial parecía indicar, con una ligera calidez final que nos recuerda su elevado contenido alcohólico, pero en ningún momento percibido de forma descontrolada sino muy agradable. En resumen estamos ante una muy interesante Stout en la que la gran protagonista son los recuerdos a turba y su gran equilibrio. Tiene un gran potencial de guarda y en mi humilde opinión está todavía lejos de alcanzar la cúspide de la complejidad que seguro logrará. Por ello recomendaría a quien tuviera alguna botella que no la consumiera ahora mismo sino que la guardara unos meses. Una pena no tener otra botella en la recámara para comprobarlo pero si me la vuelvo a cruzar seguro que me haré con otra botella.


Y hasta aquí mi particular trampantojo para el International Stout Day 2015. Muchísimas gracias a José por la excusa y enhorabuena por el exitazo de convocatoria que ha tenido. ¡Hasta el año que viene!

Salut!

5 nov. 2015

Molly Bright o como convertir tapones de botella en arte.


¿Quién dijo que los tapones corona únicamente valen para engrosar los álbumes de los coleccionistas? Buscando por la red podéis encontrar infinidad de obras de arte en las que la auténtica protagonista es esa humilde “chapa” de cerveza, y hoy en concreto nos apetece compartir con vosotros el trabajo de Molly Bright, una artista nacida en 1969 en el estado de Carolina del Norte aunque a los seis años se trasladó a Carolina del Sur, donde actualmente reside.

Molly empezó a pintar en 1993 de forma autodidacta y en 2002 comenzó a utilizar tapones de botellas. Desde entonces ha creado más de 100 obras, la mayoría por encargo, centrándose en retratos de personajes célebres estadounidenses pero también del resto del mundo.

Sin más, a continuación os dejamos con 12 de sus obras en las que demuestra su buena mano con esos pobres tapones metálicos que en la mayoría de los casos terminan en la basura. Podéis ver muchas más en su web www.mollybright.com.

¡Disfrutad y por supuesto…

Salut!

Albert Einstein

Billie Holiday

Brigitte Bardot

Elvis Presley

Frida Kahlo

Mahatma Gandhi

Marilyn Monroe

Maya Angelou

Michelle Obama

Nelson Mandela

Salvador Dalí

Vincent Van Gogh

A continuación tenéis un recopilatorio con las fotos o retratos similares en los que debió inspirarse Molly.



* Todas las fotos e imágenes tienen sus respectivos derechos de autor.

2 nov. 2015

Borefts Beer Festival 2015.


Aunque ya hace más de un mes que se celebró la séptima edición del De Molen Borefts Beer Festival, no ha sido hasta ahora cuando he encontrado el tiempo suficiente para recopilar en un texto todas las sensaciones vividas y las opiniones recogidas durante aquel fin de semana. Así que aunque sea con algo menos de vigencia, aquí tenéis aquellos puntos que encuentro más interesantes y destacables de reseñar.



Muchos de vosotros ya conocéis la carta de presentación de este festival. A cualquiera que haya ido y le preguntes te lo recomienda como uno de los mejores festivales de Europa (si no el mejor...), no tanto por el número de cervezas o productores sino más bien por la selección y por el ambiente que allí se vive. Así que las ganas enormes de asistir por un lado pero por otro la duda de si cumpliría con tantas expectativas me tenían en vilo.

Sensaciones…

Por un lado el Borefts no es un festival gigantesco. Se celebra en las instalaciones de la propia cervecera, con el encanto que tiene el hecho de estar rodeados de fermentadores, la estupenda sala de barricas… Por ello, aunque es un festival de renombre y congrega a gente proveniente de decenas de países (principalmente holandeses pero también más que destacable la presencia de nórdicos y yanquis), uno tiene la sensación de estar ante una de tantas ferias de productores en la que puedes hablar con el artífice de las cervezas, con el extra añadido de que se trata de algunas de las mejores cerveceras Europeas. Pero de cervezas ya hablaré un poco más abajo…

Reconozco que lo primero que me impactó fue ver como se lo tomaban la cantidad desmedida de raters… Con sus libretas y bolis, los smartphones echando humo con las apps, copas de agua para limpiar tras cada cata… A escala peninsular no he visto nada por el estilo y sinceramente creo que me alegro ;).


El sábado a media tarde no cabía ni un alfiler...

Otra cosa que me sorprendió pero en lo positivo fueron los precios del festival. Reconozco que no hay comparación con cualquier otro festival o feria a la que haya asistido previamente. Una vez comprado el pack inicial compuesto por un vaso, la completa guía y 6 fichas por 20 euros todo ello, todas las cervezas sin excepción costaban 1 ficha. Cada ficha comprada en bonos de mayor o menor cantidad salía a unos 1,60€ la ficha, así que tomar cualquier cerveza del nivel de las cerveceras asistentes, fuera Saison, Imperial stout, fuera una elaboración en barrica, etc. a ese precio fue una auténtica gozada.

En general la organización me pareció realmente muy buena, teniendo muchos detalles en cuenta para que los asistentes estuvieran a gusto. Un ejemplo fue la anticipación y gestión de las colas ya que salvo el primer día (viernes) a primera hora, que se formó una cola lógicamente más larga ya que todos tenían que comprar el pack inicial (que algunos salvaron comprando su entrada VIP, con el lógico sobrecoste pero ahorrando colas...), en general no hubo problemas cada vez que querías comprar otra remesa de fichas. Tampoco hubo colas considerables en los servicios, en parte porque había “meaderos” para hombres habilitados fuera de las instalaciones y casi siempre estaban vacíos. También relacionado con esto de las colas fue una gozada el hecho de poder entrar y salir de las zonas abiertas y cerradas sin controles de ningún tipo, bien para quien quisiera salir a fumar, a despejarse o simplemente para dar una vuelta. No sé cómo podrá ser aplicable a un festival como el BBF de Barcelona pero sin duda no hay comparación el hecho de disponer de esa libertad para la gente que asiste sin acreditación.


Otro punto que me gustó y que tantas veces hemos comentado en este u otros foros, fue el de la duración del festival. Éste tuvo lugar durante el viernes y sábado, pero además el domingo en Rotterdam había un post-festival para quienes tuvieran ganas de más. En muchas ferias que he estado por estos lares pienso que sabe a poco un solo día, más aún cuando traes tantos cerveceros foráneos como por ejemplo Mediona (la edición 2015 reunió a ¡¡62 productores!!…), por no hablar de desplazamientos largos, alojamientos… Esa fue la razón de que en el Borefts no tuviera la sensación de prisas ni de agobios por probar nada. Bebí la mayoría de las cervezas que quería probar de la guía, repetí varias y pude charlar con los productores sin ir mirando el reloj en ningún momento. Y eso se agradece y me gustaría que se copiara en tantas ferias por aquí (BBF o Birrasana, por ejemplo ya lo hacen…).

Algo que también me gustó fueron los puestos para limpiar los vasos. Había 3 o 4 puestos repartidos por las instalaciones y casi nunca había una cola que te hiciera esperar más de 30 segundos para limpiar el vaso. Terminabas la cerveza, limpiabas vaso y a otra cosa… Sin charcos, sin esperas… Muy cómodo y funcional. Y relacionado con esto, había un tanque con agua para beber para quienes quisieran rebajar el alcohol o simplemente limpiar el paladar sin coste alguno.


Para limpiar el paladar nada mejor que (friki)agua para todos...

En cuanto a comida, había una oferta muy amplia: ricas flammkuchen, guisos con cerveza, hamburguesas, puestos con quesos, patatas fritas con salsas, bocadillos… A precios ni caros ni baratos, simplemente aceptables para lo que se paga por ciertos países de Europa.


De estos platos cayeron unos cuantos durante el festival...

Este estofado con Hel & Verdoemenis se quedó sin probar... Y no por ganas...

En cuanto a sillas y mesas había habilitada una zona exterior (una cubierta y otra descubierta) y también otra interior en la sala de barricas con mesas tipo picnic. El problema es el de siempre, en esas mesas había poco movimiento y mucha gente las ocupaba y raramente se movían. En el interior de la fábrica había algunas mesas altas pero se echaban en falta algunas más así como sillas en la parte inferior de la sala de barricas, que era bastante amplia y nunca la vi excesivamente llena de gente.

Mesas exteriores.

Quizás eché en falta un hilo musical interesante, que no saturara ni desbordara como ocurre en algunas ferias o festivales de por aquí. A primera hora del viernes y cuando no había tanta gente en la zona interior de la sala de barricas daba una sensación algo desangelada.


Parte de la sala de barricas.

Pero salvando estas pequeñas minucias, para mí el único pero del festival fue el hecho de estar alejado de cualquier ciudad, no ya interesante en lo cervecero sino donde poder hacer algo más que simplemente beber. Bodegraven es una población pequeña y tranquila sin demasiados atractivos, e ir desplazándote 30-45 min en tren tanto a la ida como sobre todo a la vuelta hasta Amsterdam, Leiden o Utrecht es un hándicap. Aún así, pese a los desplazamientos, recomendaría sí o sí alojarse fuera de Bodegraven para complementar la oferta del festival con algo más. En nuestro caso nos alojamos en Bodegraven y pese a la comodidad diaria hubiera preferido respirar algo de ambiente fuera del festival, pero está claro que son sensaciones personales y cada cual tiene que decidir que es lo que se amolda más a sus planes.

Las cervezas…

Como decía al principio, tener en cartel a gente del nivelazo de De Molen, Närke, Alvinne, Hair of the Dog, Omnipollo… te asegura que vas a pasar un estupendo fin de semana en lo cervecero. En total hubo 19 cerveceras asistentes, con especial representación de europeas nórdicas (cinco suecas, dos noruegas y una letona). Había más de 230 cervezas distintas para probar, además de unas cuantas extra que no aparecían en la guía y que fueron sacando los cerveceros a medida que iban terminándose los barriles durante el festival, y de todas esas terminé probando unas 70 diferentes de un nivel medio bastante alto. Por no hacerlo demasiado pesado, y resumiendo muy mucho, a continuación os dejo las impresiones por fábricas.

- La organizadora, De Molen, presentaba una buena ristra de cervezas de todos los palos, especialmente hubo muchas elaboraciones en barricas y también experimentos con frutas u otros ingredientes particulares como wasabi, diferentes chiles, saltamontes (sí, saltamontes... su ingrediente “local” para la cerveza del estilo obligatorio que debían traer todas las asistentes). Me gustó bastante una IPA con naranja y chile, me sorprendió la Wasabi Saison, pero sobretodo disfruté varias Imperial stout... Ya se sabe que estos holandeses  juegan en otra liga cuando hablamos de cervezas negras corpulentas.


Con un grande: Menno, maestro cervecero de De Molen.
IPA con naranja sanguina y chiles... ¡Genial!

- De la estadounidense Hair of the Dog era de quienes más ganas tenía de probar y lo cierto es que no defraudaron, aunque todo lo que traían eran copas de fin de fiesta, con mucha barrica, mucho alcohol… Para tomar con más tranquilidad de la que se tiene (o apetece) en un festival. Adam From the Wood, Peach Fred From the Wood, Branby Cherry Michael… Copazos uno tras otro...


Un lujazo conocer en persona a Alan Sprints, su maestro cervecero.
¿Quién quiere estrenarse en el festival con una blonde o una saison ligerita
teniendo a tiro dos copazos en barrica con más de 10% cada una...?? xD

- No por más conocida quisiera obviar la que para mí y también unos cuantos más fue una de las mejores cerveceras del festival: Alvinne. Todos conocéis mi amor por las elaboraciones ácidas y “barriqueras” de estos genios belgas, pero en concreto su Lanti (una saison envejecida en barrica con moras, arándanos y creo recordar también endrinas) y su cuarta edición de la Beer Geek Wedding las repetí al menos 3 veces cada una. Gozo extremo!!


Para llorar de placer las cervezas de estos genios belgas... pero también para llorar
cuando ves que por aquí abajo hay tan poca gente que las valora como merecen...

- A la gente de Gänstaller los conocí en persona hace unos años por Franconia (aquí tenéis la crónica de la maravillosa velada vivida en su bar) y ya sabía de lo que son capaces con la baja fermentación. Pero en este caso me descolocaron con su trabajo de fusión de estilos aparentemente inconexos como su American Stout Lager.

- Omnipollo fue junto con Alvinne y Hair of the Dog una de las cerveceras que más elogios recibió por nuestra parte. En botella he probado algunas cervezas suyas y no siempre he terminado satisfecho con su relación calidad/precio, pero en este festival su Agamemnon y también OmniPrairie sin dudarlo van a mi top 10 de lo que probamos.


Descomunales las oscuras de esta gente... En la foto Agamemnon.

- De la inglesa Redchurch ya conocía su buen trabajo con las stout y en este caso fueron las saison las que me dejaron muy buen sabor de boca. Por otro lado, la holandesa Kees ha sido una de las gratas sorpresas en botella de los últimos meses, con cervezas realmente muy bien hechas, sin desbordar las papilas pero sin que ello signifique un trago aburrido o falta de sabor. En este caso de barril fue aún mejor, por no mencionar sus I.stout en barrica que traían en primicia. De la noruega Lervig probamos también varias curiosidades que se desmarcan de su habitual gama de IPAs y Pale ale como una saison con uva Chardonnay y envejecida en barrica, una red Flandes en barrica de cognac, una berliner weisse… En general todas muy disfrutables e interesantes.

- A la tripleta de Alvinne, Omnipollo y Hair of the Dog debo añadir Magic Rock, uno de mis ojitos derechos en cuanto a cerveceras británicas de inspiración yanqui. Quitando sus clásicas y muy ricas APAs e IPAs, me maravilló especialmente su Bearded Lady Dessert Edition en barrica de Bourbon y también la especie de Red IPA en colaboración con Cigar City para el Rainbow Project 2015.


Me entran escalofríos de recordar de nuevo en esta cerveza...

- En cuanto a Närke todo lo que probamos tuvo un nivel más que notable, aunque me quedé esperando que trajeran algunas de esas referencias más potentes y oscuras que dan fama a estos cerveceros. Aun así probamos varias cervezas inspiradas en estilos históricos como las Heather ale, las Gotlandsdrika... realmente muy interesantes.



- De la sueca Brewski me sorprendió su juego de diferentes frutas con APAs, IPAs y también Berliner Weisse. Otra sueca, Malmö, fue una de las desconocidas que más gratas alegrías nos dio del festival. De esta última probamos la mayoría de sus cervezas (más de 10), casi todas ellas alcanzando un buen nivel, fuera cual fuera el palo: elaboraciones ácidas en barricas, cervezas con frutas, trigo, porter con vainilla… La pena es que por el momento no exportan y son un brewpub.


Con piña, con fruta de la pasión... Sin duda estos cerveceros consiguieron
sorprender con cervezas muy curiosas a la vez que muy 
refrescantes.
 

La gente de Malmö, unos cracks con todos los estilos.

- De los letones Labietis, la noruega Austmann, la escocesa Brewdog, la inglesa Burning Sky y la holandesa Oedipus fueron de las cerveceras que menos referencias probamos y tampoco me encontré con nada muy destacable y/o muy recomendable así que prefiero abstenerme de opinar nada. Por último de Naparbier lógicamente no probamos más que un par porque ya sea en botella o en barril suelo tener acceso fácil a ellas.


¿Que hay que traer obligatoriamente una Saison con un ingrediente local?
Pues nada, una Amstel como agua para cocinar...

¡¡Enormes los holandeses de Oedipus!!
Tiene mucho mérito lo de estos cracks navarros, repitiendo en un festival
en el que poca gente vuelve dos años seguidos...

Como conclusión final sobre las cervezas me gustaría hacer dos comentarios. Por un lado el ya mencionado buen nivel en general de las elaboraciones, con mucha variedad de estilos y unas cuantas cervezas verdaderamente notables. Por otro lado quizás se echó en falta una presencia más amplia de cervezas “normales” como Pale ales e IPAs estándar sin ingredientes añadidos. En el fondo es cierto que el festival es un escaparate de cerveceras muy conocidas que quieren sorprender al público con rarezas y extravagancias, pero tras tantos “experimentos” uno termina queriendo beber también alguna cerveza más “normal” :P. De hecho, la mejor APA que probamos no fue en el festival sino en el Beer Temple de Amsterdam.

---

Y creo que hasta aquí queda bien resumido lo que dio de sí, al menos lo más destacable. Podría hablaros con detenimiento de muchas cervezas pero creo que tampoco es plan de aburriros. Sin duda os recomendaría la visita del Borefts a todos aquellos que aún no conozcáis el festival aunque como decía arriba si queréis un fin de semana algo más completo trataría de complementarlo con visitas a bares y ciudades por las tardes/noches, o hacer algo más de turismo no cervecero si no queréis terminar con cara de levadura :-P. Por último, por supuesto felicitar a la organización y también agradecer a todos aquellos con los que compartí alguna cervecita o un pedazo del fin de semana, en especial al amigo Antonio Bravo, mi compañero de birreteo, de habitación y de muchas cosas que mejor las dejamos ocultas tras esa recurrente frase de “lo que pasa en el Borefts, queda en el Borefts... ;-).



Salut!