5 abr. 2011

Birrificio Lambrate (I)

Hace unos meses, gracias a Ruzanúvol, local que Bárbara y Giovanni abrieron en Valencia, pudimos descubrir más de cerca algunas cervezas artesanas italianas, entre ellas algunas de Birrificio Lambrate. Como sabéis de mi afición por las etiquetas y en este caso son una auténtica belleza, os quería presentar este birrificio para aquellos que no lo conozcáis.

En cuanto a los inicios, Lambrate aparece en escena hará unos 15 años, allá por el año 1996, cuando Davide, Fabio e Gianpaolo decidieron abrir un local en el que ofrecer un producto tan propio como su propia cerveza. Más allá de ser una idea loca de unos amigos, que también, tras la idea se encontraba la recomendación del padre de Davide, un ingeniero agrónomo especializado en ciencias de la alimentación y profesor en la universidad de Milán. Decidieron montar el local en el barrio de Lambrate, en el noreste de Milán, y fueron los primeros en abrir un birrificio en esta ciudad y hasta hace muy poco eran los únicos. Cerca de la estación de trenes situada en el barrio poseen además un pub en el que se pueden disfrutar sus cervezas además de degustar diferentes menús en los que se conjugan platos con cerveza.

En cuanto a la producción, empezaron en el año 1996 con 150 litros diarios, que pasaron a 500 dos años después. En la actualidad poseen unos números algo mayores ya que elaboran unos 2000 litros al día.

Vamos pues con las cervezas y sus preciosas etiquetas.

Montestella (4,9%. Inspirada en una kölsch). Esta fue la primera cerveza del birrificio y hace referencia a un montículo artificial creado con escombros de la segunda guerra mundial. Bottoni, el arquitecto, dedicó la construcción a su mujer, Stella. En la actualidad este peculiar montículo alberga un parque con una de las mejores panorámicas de la ciudad.


Porpora (7,5%. Bock con Styrian Golding, Perle y Cascade y dry hopping con Styrian). Esta cerveza hace honor a una calle cercana al pub, la Vía Porpora, y en su etiqueta se puede apreciar el peculiar ambiente que toman las calles colindantes a ciertas horas.


Lambrate (7%. Ale ambarina y fuerte). Junto con Montestella y Porpora, fueron las tres primeras Lambrate en ver la luz. En su etiqueta se hace referencia al histórico distrito milanés, llamado así porque originalmente estaba en la orilla del río Lambro. A su vez Lambrate dio nombre a la famosa scooter Lambretta, producida en el distrito.


Sant’Ambroeus (6,8%. Ale clara). Vio la luz en 1998, al igual que Ghisa. En la etiqueta podemos ver al santo patrón de Milán, San Ambrosio, con el nombre escrito en un dialecto milanés.


Ghisa (5%. Ale ahumada). Reconocida en muchos festivales dentro y fuera de Italia. En su etiqueta podemos apreciar al policía local, conocido popularmente como “ghisa” por el aspecto de los curiosos sombreros que llevaban en 1860, similares a unas estufas de hierro fundido alemán.


Posteriormente a la Ghisa, sacaron una versión de esta a la que llamaron Imperial Ghisa con 8,2% de alcohol.


Y hasta aquí el primero de los dos posts que queríamos dedicar a Lambrate. En unos días publicaremos más elaboraciones.

Todas estas preciosas etiquetas que podéis ver en este post son del ilustrador Roger Webber pero por desgracia en la actualidad han decidido cambiarlas por otras que según ellos son más elegantes (ver foto derecha). En mi humilde opinión ahora están bastante menos elaboradas y son mucho menos interesantes. Una verdadera pena. Aún así, gracias a Bárbara y a Giovanni de Ruzanuvol por conseguirme las antiguas.

12 comentarios:

  1. Muy ricas éstas cervezas.

    Las etiquetas nuevas no están mal pero es que las antiguas son geniales con esas ilustraciones.

    En la segunda entrada espero que hables de Ortiga y Ligera...yum yum creo que de las que mas me gustan de Lambrate.

    G.

    ResponderEliminar
  2. las ilustraciones están muy guapas, pero me gustan más como ilustraciones que como etiquetas, están un poco recargadas, no se como quedarán en una botella de 33. Este dibujante me recuerda a de Felipe, un historietista de los 90.

    ResponderEliminar
  3. Gabriel, la verdad que están ricas, ricas, y concretamente en barril alguna de ellas está espectacular, por ejemplo la Ortiga (cuando la pincharon en Ruzanuvol, nada más duró una semana...). A ver si traen otra vez y te subes! Y si, esas las publicaré en la próxima entrada.

    Cotoya, sobre las ilustraciones para mi gusto no quedan excesivamente cargadas ya que muchas adornan botellas de 75cl (quizás en 33cl en cambio si sea demasiado dibujo...).

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Preciosas etiquetas y muy buenas cervezas.

    ResponderEliminar
  5. Tendré que aplicarme con las cervezas italianas algún día de estos, que de las más que mejorables Peroni y Moretti no he pasado.

    ResponderEliminar
  6. Txema, pues a ver si sigue así el tema en Ruzanuvol y pronto nos traen más cositas... Tu que vives más cerca, ya sabes lo que tienes que hacer, apretar a la parejita lombarda y a vaciar los barriles y botellas para que traigan más cosas!Jejeje!

    Embracing, pues si, todo es ponerse. Yo no tenía ni idea de artesanales italianas hace un tiempo ya que no se prodigan mucho por aquí ;S. Pero la verdad que hay muchas y muy interesantes, aunque como en todos lados hay cervezas y CERVEZAS.

    Sir Asf, me alegro que te gusten! Próximamente otra ronda!

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Esta tarde ha caído una Bibock...

    ResponderEliminar
  8. Txema! Pues ya dirás que tal porque un servidor al final no se llevó en botella y de momento solamente hay referencias del barril...

    ResponderEliminar
  9. Muy buenas las etiquetas. Opino lo mismo que tú, Pau, las nuevas etiquetas no son tan elaboradas y llamativas como las anteriores, pero ya sabes, todo sea por la elegancia, y de esto los italianos saben mucho.

    ResponderEliminar
  10. Cervesa + Lambretta... estic perdut! A vore si en puc aconseguir alguna!

    ResponderEliminar
  11. JAB, si, la cerveza, como ocurre con otros muchos productos en Italia, tiene un dimensión un tanto distinta que otros países. Es lo que tiene el querer competir sin complejos con un producto con tanto arraigo como es el vino. Para mí se merecen un 10 en ese sentido.

    Cantó, de moment crec que a La Boutique (Valencia) pots comprar-ne algunes, però millor te'n baixes a la teua terra original en una escapadeta i ens en fem unes quantes junts, no et pareix? Jejeje!

    ResponderEliminar