23 dic. 2014

¡Felices fiestas!



Con la llegada de las fiestas vamos a tomarnos un pequeño descanso para cargar pilas y empezar el 2015 con muchas ganas. Así que simplemente desearos que lo paséis estupendamente estos días, por supuesto brindando con mucha cerveza, y nos vemos de nuevo en 2015.

Salut! ¡Salud! Cheers!

22 dic. 2014

25 etiquetas de cerveza de navidad (2014).

Como viene siendo costumbre año tras año por estas fechas, llega el momento de compartir con todos vosotros un recopilatorio de diferentes etiquetas de navidad e invierno, muchas de ellas novedades de diferentes cerveceras y también algunas clásicas que nunca viene mal rescatar. Tomad vuestra copa y disfrutad de estas maravillosas elaboraciones estacionales, muy variadas en estilos, ingredientes y también en contenido alcohólico.

Amager Winter in Bangalore (Kastrup, Dinamarca). IPA. 6%.


Anchor Christmas 2014 (San Francisco, California USA). Esta elaboración que no falta a su cita desde 1975 presenta cada año un árbol distinto en la etiqueta y para este 2014 el elegido es la secuoya. Winter Warmer. 5,5%.


Anchor Brotherhood Steam Beer (San Francisco, California,USA). Colaboración usando la Steam de Anchor pero con dry-hopping de Citra y Nelson Sauvin. California Common. 5,6%.


Decimoprimo Wish Porter (Trinitapoli, Puglia, Italia). Porter. 4,5%.


Deschutes Jubelale 2014 (Bend, Oregon, USA). Al igual que Anchor, esta gente nos regala una etiqueta preciosa y distinta año tras año. Strong ale. 6,7%.


Double Mountain Fa La La La La (Hoodriver, Oregon, USA). Winter ale. 7,5%.


Great Divide Hibernation (Denver, Colorado, USA). Old ale que se elabora desde 1995. 8,7%.


Hopworks Abominable Winter ale (Portland, Oregon, USA). Strong ale con lúpulos cascade, centennial y simcoe. 7,3%.


Indeed Old Friend Holiday Ale (Minneapolis, Minnesota, USA). Ale con miel, jengibre. 7%.


Jolly Pumpkin Noel de calabaza (Dexter, Michigan, USA). Belgian Christmas Ale envejecida en barricas de roble. 9%.


Jolly Traveler Winter Shandy (Burlington, Vermont, USA). Radler/shandy. 4,4%.


Karl Strauss Parrot in a palm tree (San Diego, California, USA)Baltic porter envejecida dos meses en barricas de porto San Pasqual Tawny. 8,5%.


Magic Hat Snow Roller (South Burlington, Vermont, USA). Brown Ale. 6,2%.


Midnight Sun Cohoho (Anchorage, Alaska, USA). Imperial IPA. 8%.


Nya Carnegiebryggeriet Ljusslingan (Estocolmo, Suecia). Schwarzbier. 5,2%.


Odd Side Ales The Merry Elf (Grand Haven, Michigan, USA). Dark ale con azucar candy y corteza de naranja. 5,8%.


Point St. Benedicts (Stevens Point, Wisconsin, USA). Strong ale. 6,2%.


Prairie Christmas Bomb! (Krebs, Oklahoma, USA). Imperial stout con especias. 11,5%.


Rising Tide Entrepôt d’hiver (Portland, Maine, USA). Según ellos, una “dark rye saison”. 7,2%.


Samuel Adams Holiday Porter (Boston, Massachussets, USA). Porter. 5,8%.


Samuel Smith Winter Welcome 2014 (Tadcaster, Reino Unido). Strong ale que cambia cada año su etiquetado y que este año conmemora su 25 aniversario. 6%.


Shepherd Neame Christmas ale (Faversham, Reino Unido). Strong ale. 7%.


Spiteful Jingle Balls (Chicago, Illinois). Winter ale con jengibre, nuez moscada y canela. 7,6%.


Steamworks Blitzen Christmas (Vancouver, Canadá). Tripel. 9%.


Stir Crazy Winter ale (Minneapolis, Minnesota, USA). Winter warmer. 6,5%.



Y hasta aquí el recopilatorio de este año. Si os ha gustado quizás os puedan interesar las entradas de 2011 (aquí el enlace), 2012 (aquí el enlace) y 2013 (aquí el enlace).

Salut!

18 dic. 2014

Craft beer en las alturas.


¿Qué os parecería si en vuestro próximo viaje en avión os encontrarais una carta de cervezas bien interesante entre el catálogo de comidas, bebidas y regalos? Pues dejad de soñar ya que Delta Airlines, según wikipedia la aerolínea estadounidense más grande en vuelos transatlánticos, hace unos días atrajo la atención del panorama cervecero al anunciar varios acuerdos con diferentes cerveceras locales.


Concretamente el acuerdo de esta aerolínea es con varias cerveceras sobradamente reconocidas como Ballast Point, Brooklyn, Lagunitas, Stone, SweetWater, Samuel Adams, Blue Point y Newburyport.


Por ahora la oferta cervecera solamente la incorporarán en sus vuelos domésticos, en rutas desde Los Angeles a San Francisco, de Nueva York a Boston, de Washington a Chicago, y algunos recorridos más largos como Nueva York - Los Ángeles, entre otros.

Solo nos queda desear que otras aerolíneas copien esta genial idea a este lado del Atlántico y en lo concerniente a Delta Airlines desear que incorpore esta oferta a los vuelos transatlánticos. Nada mejor que ir entrando en materia para lo que nos espera en el lugar de destino, ¿no os parece?

Salut!


Todas las imágenes tienen sus respectivos derechos de autor.

15 dic. 2014

Descifrando las fechas de envasado de cervezas estadounidenses.


Este pasado fin de semana recibí un envío de cervezas estadounidenses y al ponerme a comprobar sus fechas de envasado para así ordenar las diferentes IPA y Pale ale en base a su frescor e ir dándoles salida en consecuencia me topé con que en lugar de indicar la fecha de embotellado o la fecha de consumo preferente, en el caso concreto de Ballast Point y Lagunitas poseían un código aparentemente indescifrable.

Tras buscar un poco descubrí que detrás de este código en realidad se esconde la fecha de embotellado, aunque en lugar de utilizar nuestro calendario estándar, el calendario solar, se utiliza el calendario juliano. A continuación tenéis una imagen sacada de su web en la que se explica un poco mejor.




Y a continuación tenéis la foto de mi botella, con el código ampliado.


De este modo, la Ballast Point Sculpin IPA que recibí y que tenía el código "14253" estaría embotellada el día 253 del 2014, o lo que es lo mismo, el 10 de septiembre de 2014.

A esta conclusión se llega por la siguiente tabla de equivalencias del calendario juliano,  que es válida para todos los años “normales” (no bisiestos). En los bisiestos febrero tendría un día más y por lo tanto habría que modificarlo.

Tabla tomada de aquí.

Cerveceras como Anderson Valley utilizan el mismo tipo de código para indicar la fecha de embotellado que Ballast Point, es decir, el número del año seguido del número del día en 3 cifras.

Por otro lado, la Lagunitas Imperial Stout, por ejemplo, poseía el código "198 4" impreso en el cuello de la botella. Al igual que Ballast Point, esta cervecera también sigue el calendario juliano así que siguiendo la tabla anterior la cerveza estaría embotellada el día 17 de julio del 2014. Como era algo difícil de fotografiar el código con el líquido, he tomado una foto de internet para poder ejemplificarlo mejor. Así, con el código "173 3" la tabla nos revela que la cerveza se embotelló el 22 de junio de 2013.

Foto tomada de aquí.

Hay más cerveceras que indican también la fecha de producción siguiendo el calendario juliano, primero las cifras del día del año y luego el año. Brooklyn por ejemplo pondría “2524”, día 252 del 2014. Dark Horse sigue este código pero indicando el año en dos cifras, por ejemplo “25214”, día 252 del 2014.

Flying Dog informa mediante el calendario juliano de su fecha de consumo preferente, no de embotellado. En la parte inferior izquierda de la etiqueta podréis encontrar un código como este 123A14, lo que indica que esta cerveza debería ser consumida antes del día 123 del 2014. La letra es un código interno que les permite controlar el lote de producción.

Sierra Nevada es otra de las cerveceras que utilizan el calendario juliano. A continuación os dejo una imagen que se explica sola.


Pero no todas las cerveceras utilizan el calendario juliano. Por ejemplo la californiana Anchor Brewing utiliza un código algo más rebuscado. Una cerveza suya etiquetada como 4JC significaría que la cerveza estaría embotellada el 3 de enero de 2014. La primera cifra indica el año de embotellado, en este caso 4 es 2014. La siguiente letra indica el mes, en este caso J sería January y por tanto Enero (J enero, F febrero, M marzo, A abril, Y mayo, U junio, L julio, S septiembre, O octubre, N noviembre y D diciembre). Finalmente la última letra es un código alfanumérico e indica el día del mes, en nuestro caso la letra C es la tercera del alfabeto y por tanto la cerveza es del día 3. Como hay 31 días posibles en un mes y solo 26 letras en el alfabeto existen códigos especiales para los días 27-31 (27 el 7, 28 el 8, 29 el 9, 30 el 3 y 31 el 1).


La mayoría de cerveceras, como por ejemplo Founders, Goose Island, Great Divide, Green Flash, Left Hand, Russian River, Southern Tier, entre otras, indican los días y el mes de embotellado pero siguiendo el orden mes-día-año, por lo que 09 / 10 / 14 indicaría 10 de septiembre del 2014.

Foto de una Founders tomada de aquí.

También Dogfish Head indica la fecha de embotellado pero con el orden que solemos utilizar más por aquí: día-mes-año. Por ejemplo la misma fecha que antes,  09 / 10 / 14, sería en este caso 9 de octubre de 2014.


Cada vez más hay más cerveceras que indican la fecha dentro de la cual podrás disfrutar del lúpulo en su punto más óptimo. No se trata pues de una fecha de consumo preferente ya que después de esa fecha la cerveza seguirá siendo apta para el consumo pero el cervecero considera que más allá de esa fecha el lúpulo no mostrará sus mejores atributos. Una de las más reconocidas en llevar esto a la práctica es la californiana Stone, que incluso posee una cerveza con ese nombre, en inglés "Enjoy By", y en la cual se indica la fecha de forma bien visible.


Cerveceras como Alaskan Brewing utilizan un código de consumo preferente como el siguiente: A081514, cuyo significado sería "consumir preferentemente antes del 15 de agosto (mes nº8) de 2014".

Hay algunas cerveceras que indican la fecha de embotellado de forma más simple, como Jester King, Pizza Port o Short’s, que indican solamente el mes y año de embotellado. Por ejemplo JAN 2014 indicaría que la cerveza se ha embotellado en enero de 2014.

Además de códigos en las botellas o latas, hay algunos como Firestone Walker o Stone que tienen una web o un apartado en el que puedes informarles del lugar donde has comprado tu botella y cual es su fecha de producción. De este modo el productor puede controlar que las cervezas se venden adecuadamente en los diferentes locales. En este enlace tenéis la web de Firestone  y en este otro la web de Stone.

Y hasta aquí el recopilatorio que espero que os resulte útil para comprobar las fechas de embotellado o consumo preferente de las cervezas estadounidenses que tenéis en vuestras manos, controlando así cuan frescas están.

Salut!


11 dic. 2014

La cerveza es la mejor medicina.


Ya se sabe que la refranería popular es muy sabia: “una cerveza al día mantiene al doctor en la lejanía”. Desde este blog suscribimos este dicho al pie de la letra y por ello hoy queremos compartir con vosotros un curioso estuche de seis cervezas lanzado por el diseñador Peter Jostrand.


El six-pack contiene una cerveza pilsner cuyo contenido alcohólico varía desde los 3% para la dosis” del lunes hasta los 8% del sábado, “el día para descansar” según Peter.



Aunque es muy posible que este proyecto no termine viendo la luz por razones obvias de publicidad engañosa sobretodo al estar ligado con temas tan delicados como es la salud, la idea no deja de ser bien divertida a la par que ingeniosa.


Por último, y sin necesidad de tener que mirar fuera de casa, podéis consolaros con las “medicinas cerveceras” de productores locales como Reptilian o La Calavera, IBUprofano y Medical Stout respectivamente.


En este enlace tenéis la página del diseñador.


Salut!

9 dic. 2014

#LaRonda28 (2a vol.II). La relación entre bloguero y productor.


Tras un impás demasiado dilatado llega el momento de retomar #LaRonda, aquella genial iniciativa que orquestaron varios bloggers hace ya bastante tiempo inspirándose en la inglesa The Session, con la clara intención de generar un debate sano, interesante y en ocasiones por qué no también divertido, alrededor de un tema diferente propuesto cada mes.

Esta vez es Jorge, del blog Cerveriana, quien nos propone contestar a la siguiente pregunta: ¿Cómo pensáis que debe ser la relación entre bloguero y productor? Y para ayudarnos nos plantea las siguientes subpreguntas como guía: ¿Cómo puede ayudar un bloguero a un productor? ¿Al hacerlo pierde su objetividad? ¿Le merece la pena a un productor cinco minutos de su tiempo o un par de cervezas a cambio de publicidad? ¿Dentro del target de cada elaborador es interesante o útil la opinión de un bloguero? ¿Ser amigo de un productor desvirtua tu opinión sobre el? ¿Están los blogueros y los productores destinados a entenderse/ no entenderse/ soportarse/ ignorarse ? ¿Qué piensan los blogueros sobre los elaboradores ( no el producto, la persona )? ¿Qué piensan los elaboradores sobre los blogueros? ¿Criticar es bueno? ¿No criticar es bueno? Y por último, al hilo de la frase “sumar y no dividir”, ¿a cualquier precio?

Antes de entrar en materir he de reconocer que el tema propuesto me parece tan interesante como complejo de responder ya que cada punto podría dar para varios y dilatados debates por separado, pero aún así voy a tratar de dar mi opinión a todo ello conjuntamente sin excederme demasiado.

Sin más rodeos, mi respuesta a la pregunta “¿cómo debe ser la relación entre bloguero y productor?” para mí debería ser del mismo tipo de relación existente entre cualquier consumidor y productor. Un bloguero no es más que otro consumidor que se decide a expresar sus sensaciones como buenamente puede, sabe o quiere, aunque el hecho de hacerlas públicas y tener un número de personas que lo leen puedan llevar a equívoco a cualquiera de las dos partes implicadas en esa relación. Por lo tanto, el respeto y la honestidad de los dos hacia el otro debe ser la norma básica en el trato, exactamente la misma exigible entre cualquier consumidor anónimo frente a un productor del que tampoco conoce nada.

El problema viene porque en este “mundillo” nos vamos conociendo casi todos y creamos lazos, haciendo más utópica esa relación tan aséptica, pero ello no debe se tampoco un problema a la hora de mantener esa tan idealizada objetividad. A este respecto debo decir que mi opinión sobre la objetividad es que en ocasiones se sobrevalora exageradamente ya que ningún periodista o escritor es 100% objetivo (no somos robots…), por mucho que alguien diga lo contrario, pero no por ello la credibilidad o la calidad de lo escrito se ve mermada. Todos tenemos amigos y conocidos pero hablando desde esa honestidad y con rigor personalmente creo que se puede hablar de un productor amigo sin que el contenido de lo escrito pierda o carezca de valor.

Siguiendo con las preguntas, en mi opinión creo que los productores deben entender a los blogs como una ayuda a su objetivo más primario (no nos olvidemos que por muy romántico que sea esto, una cervecera no deja de ser una empresa que tiene que cuadrar sus números o cerrará): y es el de que la cerveza y todo lo que la rodea llegue a la mayor gente posible.

Por tanto, y contestando a otra pregunta, sí creo que los productores deben mirar más hacia los blogs buscando su promoción, pero no esperando una crítica adulterada e inflada con piropos pagados con unas muestras gratis. Personalmente creo en el blogger que trata de forma honesta un producto sin que en ello influya si las muestras son gratuitas, del mismo modo que cuando recibes un regalo de un amigo separas el agradecimiento por un lado de la opinión sobre ese regalo (si no te gusta, por mucho que sea regalado seguirá sin gustarte).

Quiero dejar claro que en mi opinión tachar a los bloggers como listillos, enteradillos, aprovechados o calificativos similares es alejarse muy mucho de la realidad de tanta gente que integramos este grupo (colectivo que en realidad carece de entidad conjunta como tal, habiendo en realidad ligazones por pura amistad). Excepciones deshonrosas las hay, como en todas partes, pero ello no debe llevarnos a la generalización y a juzgar equivocadamente a gente que se deja su dinero en cerveza y decide dedicar parte de su tiempo, con más o menos acierto o habilidad, a charlar sobre ello.

Por ello no creo que podamos generalizar sobre la opinión que tienen los bloggers sobre los elaboradores ni viceversa, ya que pese a ser una obviedad ni todos los bloggers somos iguales ni tampoco los productores, y debe ser cada uno quien se labre un crédito y una opinión por si mismo y no por lo que hagan sus “colegas de profesión”.

A lo de si a un productor le debe resultar útil la opinión de un blogger, pues creo que esa es una pregunta para hacerle al propio productor, pero evidentemente dependerá del caso, de lo que busque ese productor y de si eso se lo puede dar un blogger, de cuan fundamentada pueda estar esa opinión, el bagaje y/o el criterio que tenga esa persona… pero vamos, sin olvidar que un blogger es un consumidor más, especializado en un tema, pero un consumidor al fin y al cabo, y como tal debe entenderlo el productor. Nada más y nada menos.

Así que ligado con esto, y siguiendo con el hilo de cuestiones, creo que los productores y los blogueros, como consumidores que son, están condenados a entenderse. Otra cosa será que se lleven mejor o peor, o llegado el caso que incluso puedan irse de cañas, pero el entendimiento creo que es la única salida a un objetivo que debería ser común: que la bebida que nos apasiona a todos, la cerveza, llegue lo más lejos posible.

Por lo tanto, y cerrando La Ronda de este mes, creo que el productor debe pensar más en sumar, viendo al blogger como alguien que rema en una misma dirección, del mismo modo que los autores de blogs deben valorar a cada productor por sus propios méritos dejando prejuicios a un lado, escribiendo con honestidad y respeto, dejando las críticas gratuitas y poco constructivas a un lado, y sobretodo (algo que en ocasiones se peca) sabiendo de lo que se habla y no creyéndose con más razón por el simple hecho de escribir un blog.

Salut!


4 dic. 2014

#FFdA nº6


Seis meses después volvemos de nuevo con un “Finde Fondo de Armario” o #FFdA, concretamente la sexta edición y también la sexta vez que me enrolo en esta genial idea brindada por l’amic Birraire, que muy resumidamente y para quien no sepa de lo que hablo no deja de ser una excusa como cualquier otra para desempolvar esas cervezas que por la razón que sea han ido quedando apartadas en lo más oscuro de nuestro “armario cervecero” envejeciendo sus atributos para nuestro posterior gozo.


A continuación tenéis las dos cervezas que he elegido para esta vez: una inglesa y una nórdica.

Y empiezo por esta última, una colaboración entre la noruega Haandbryggeriet y la sueca Närke llamada Unionöl que ya pude probar de barril en 2012 en aquella velada mítica en el Drunk Monk en la que se celebró el primer aniversario de Zombier. En aquella ocasión reconozco que no me terminó de entusiasmar pese a tener una combinación de ingredientes tan prometedora y particular como malta de Gotlands, miel, arándano rojo y enebro provenientes de ambos países. La botella, cumpliendo con lo pedido por Joan, llevaba casi dos años en barbecho, más por respeto que por olvido, pero el pasado fin de semana, fresco y sobretodo lluvioso en Valencia, fue el momento idóneo para darle salida.


Servida en copa posee un atractivo color ébano coronado por una espuma beige que cuesta de formar y que se deshace con mucha facilidad. En nariz es muy rica en matices y también muy particular, ofreciendo por encima de todo un intenso recuerdo a miel, así como melaza y también algarroba, acompañado por un ligero recuerdo a bayas (pero no arándanos, sino más bien alguna fruta del bosque más oscura), y hacia el final ofrece un punto ahumado y a turba. En boca es tremendamente peculiar, siendo las protagonistas esas notas ahumadas y a turba, muy intensas, además de recuerdos a miel pero no tan dulce como esperaba en nariz, todo ello cortado por una ligera acidez cítrica que esta vez sí recuerda a frutos rojos, además de un punto a madera y un recuerdo como amargo y vegetal que no termino de encasillar y que intuyo se deberá al enebro. En definitiva, una cerveza muy interesante y rica en matices que he disfrutado más que en su momento la versión de barril, aunque nos he de reconocer que termina cansando pese a ser mucho más fluida de lo que aparenta la lectura de estas notas, y con esos 8,5% de alcohol muy bien escondidos.

--- 

La segunda cerveza también llevaba aproximadamente dos años guardada en la bodega y se trata de la Fuller’s Brewers Reserve nº4, hasta el momento la última de esta serie de cervezas envejecidas en diferentes barricas lanzada por la cervecera de Chiswick. Ha estado un total de 365 días en barrica de Armagnac, un tipo de destilado de vino blanco seco producido en el suroeste de Francia, concretamente perteneciente a la casa Comte de Lauvia. Una cerveza de esas que en un día de lluvia apetece tomar frente a una buena lumbre y con un buen libro entre manos, así que a ello nos dispusimos… ;-).


En este caso posee un aspecto ambarino oscuro con reflejos granates y violáceos, coronados por una espuma beige que no tarda en bajar hasta dejar un fino anillo. En nariz recuerda a una barley wine contundente, con un torrente de notas dulzonas y de fruta confitada, toffee, membrillo, orejones y pasas, y también un punto a pera y también un curioso punto a melón, además de las esperables notas licorosas y a destilado. Muy sugerente y rica en matices, sin duda. Ya en boca entra en primer lugar con mucha fruta, nuevamente pera dulce y manzana al horno, con un final astringente y más fresco que recuerda a vermut de vino blanco, madera, apareciendo notas a uva blanca, seca y ligeramente ácida, también algo de brandy y frutos secos como almendra. Final nada empalagoso, carbonatación y alcohol muy bien integrados en el conjunto dando como resultado una cerveza complejísima en matices y más fácil de tomar de lo que apunta tanta fruta, tanto dulzor y tanto alcohol gracias a ese punto de acidez y astringencia. Muy, muy rica y también muy recomendable.

Y hasta aquí mi particular 6º #FFdA, que disfruté muy mucho entre el crepitar y la calidez de las brasas de mi querida lumbre, bien alejado del mundanal ruido de la ciudad, y con la única compañía de los pinos, la lluvia, alguna que otra salamanquesa y por supuesto de la Reina Lúpula y mi querida Lluna, la perrita, no el satélite ;). ¡Gracias por la excusa, Joan!

Salut!


1 dic. 2014

5º Aniversario del blog.



Tal día como hoy hace 5 años empecé esta bitácora cervecera, en un momento en el que el panorama cervecero estaba lejos de ser el vergel que podemos disfrutar actualmente. Desde entonces muchas cosas han cambiado, pero haciendo balance sin duda creo que esos cambios han sido muy positivos, tanto por el nivel de tiendas y bares que podemos encontrar, como también por el incremento en variedad y calidad de cervezas locales y foráneas disponibles.

Centrándome más en lo personal, en lo que me ha aportado este blog en todo este tiempo, también me doy más que por satisfecho del bagaje acumulado en forma de aprendizaje sobre nuestra querida espumosa pero más aún por haber conocido a tantísima gente interesante y entre la cual hoy cuento con varios y buenos amigos.

Pero la entrada de hoy no pretende ser una recapitulación en plan abuelo cebolleta que mira más hacia atrás que hacia adelante con admiración y también algo de anhelo por esos días pasados. Ni mucho menos. Pese a que dispongo de menos tiempo que nunca, las ganas y la ilusión por continuar día a día con esta bitácora siguen siendo las mismas que el primer día, y en gran parte eso os lo debo a todos vosotros por las continuas muestras de gratitud, apoyo y amistad que me habéis brindado durante todo este tiempo.

Cambiando de tercio, como habréis podido comprobar sin necesidad de leer una sola letra de este post, desde hoy 1 de diciembre le he dado una nueva vuelta de tuerca a la estética que ha acompañado al blog durante mucho tiempo. Ya sabéis, renovarse o morir… De modo que atrás quedará  esa cabecera con los maravillosos campos de lúpulo bávaros que coronaban el blog y también esa tonalidad verde chillón homogénea que “tanto rompió” en su momento entre los blogs cerveceros. El aspecto cambia, y aquí quiero darle especialmente las gracias al buen amigo Antonio Bravo por la ayuda prestada,  pero no solo de imagen vive uno por lo que también irán apareciendo novedades en forma de diferentes secciones poco a poco. Así que espero que el contenido os siga resultando igual de interesante o incluso más que hasta ahora. Trabajaremos por ello, no lo dudéis.

La imagen del blog durante el primer medio año de vida. 

La imagen del blog durante algo más de 4 años.


Por último no quisiera terminar sin daros de nuevo las gracias a todos los que estáis ahí ya sea públicamente o desde el anonimato y, cómo no…

Salut i bona birra per a tots!
¡Salud y buena birra para todos!


27 nov. 2014

Frikicata en La Boutique #02.


El pasado miércoles en La Boutique de la Cerveza (Valencia) celebramos la segunda sesión de cervezas especiales o “friki-catas” como las llaman algunos, y en la que desfilan cervezas que nos son algo más difíciles de conseguir y/o más caras, al tiempo que lo pasamos en grande charlando, aprendiendo y sobretodo divirtiéndonos.

Para esta segunda sesión teníamos previstas 10 botellas de 7 cervezas distintas, aunque finalmente hubo alguna extra gracias a unos “cocinillas caseros” que asistieron a la jornada y que se animaron a sumar con sus interesantes elaboraciones. A continuación tenéis las impresiones que causaron las diferentes cervezas.

Las cervezas degustadas.

Wildbeer & Beavertown - Rubus Maximus (UK). Una sour ale con frambuesas, una especia llamada pimienta larga y nueve cereales distintos. Dejando de lado la espectacular presentación de la botella (serigrafiada y con el cuello sellado con cera roja) y su precioso color rojizo, tanto en nariz como sobretodo en boca desbordan lógicas notas a frutos rojos, una ligera acidez, además del curioso punto especiado y un final algo más dulce del esperado.


Dieu Du Ciel! & The Alchemist - Moralité (Canadá / USA). Llama la atención ver que una cervecera como Dieu Du Ciel, especialista en cervezas de corte belga y también stouts, haga una colaboración con The Alchemist, cervecera sobradamente conocida por su IPA Heady Topper en lata. La combinación prometía. Se trata de una IPA elaborada con lúpulos Simcoe, Citra y Centennial en la que las notas a fruta derivadas tanto de la levadura tipo belga como del Simcoe toman el protagonismo, ofreciendo también algunos destellos cítricos y resinosos pero más en un segundo plano. Buena pero en mi opinión tampoco es tan excepcional como la ponen por alguna web de críticas.


Stone - 18th Anniversary IPA (USA). Esta “golden-brown IPA” (¿qué nos falta por inventar…?) con dry-hopping de lúpulo El Dorado fue una de las que más gustaron de la sesión. Tanto en nariz como en boca ofrece mucha fruta tropical, notas cítricas también y un punto a melocotón y floral, sobre la base maltosa bien armada que caracteriza a las Stone y que amortigua genialmente el elevado lúpulo y amargor. Muy redonda y disfrutable. ¡Genial!


Stone - Ruination (USA). He de reconocer que cuando has podido probar esta cerveza relativamente fresca es una gozada, y las dos botellas que degustamos en la sesión estaban lejos de su mejor nivel ya que fresca, esta “bestia” ofrece un golpe de resina y cítrico además de un intenso amargor y sequedad que en este caso estaba muy apagado. Una pena, pero es la lotería por la que hay que pasar si quieres conseguir según que cosas.


Stone - RuinTen (USA). Una Imperial IPA hecha tomando la anterior como base, con más IBUs y también más alcohol. Por suerte en este caso estaba mucho más fresca, y de ahí que fuera junto con la Stone 18th una de las que más gustaron. Cuando alguien como es el caso de Stone insiste tanto en el tema de beber fresco, por algo será... En este caso ofrece notas intensas a resina, en segundo plano cítricos como limón y pomelo, bastante amargor, pero no se echa en falta la base bien maltosa y acaramelada, haciéndola contundente pero nada pesada. Quizás por destacar algo menos positivo el punto alcohólico que se torna algo molesto al final. Aún así, muy buena cerveza.


Clown Shoes - Blaecorn Unidragon (USA). En la anterior cata la Crunkle Sam de esta misma cervecera fue la una de las que más gustó así que esta Imperial Stout prometía buenos momentos. Posee una textura sedosa, y ofrece sobretodo notas a regaliz, cacao y café, una calidez alcohólica presente pero nada molesta, contundente eso sí, lo que la hace ideal para tomar con calma. Una Imperial Stout muy buena.


Port Brewing - Older Viscosity (USA). Aunque muchos teníamos ganas a las Stone, al final esta Imperial Stout envejecida en barrica de Bourbon fue la que se llevó más aplausos. Y no es para menos, menuda bomba de relojería. En este caso también estamos frente a una Imperial Stout bien corpulenta y para tomar con calma, que ofrece las lógicas notas a bourbon, pero también caramelo, vainilla, licor, chocolate, pasas… algo más dulce que una Imperial Stout al uso, muy compleja y también muy disfrutable pese al elevado alcohol. Fantástica se queda corto para definirla.


Como decía al principio, además, dos homebrewers valencianos como Marcos y Quique trajeron varias de sus cervezas para probar, una APA en el primer caso y un híbrido entre eisbock y destilado de cerveza bastante interesantes en los dos casos. ¡Así da gusto, con regalitos inesperados y todo!


Y hasta aquí la segunda friki-cata, que en este caso estuvo dominada por cervezas norteamericanas salvo por la primera colaboración británica. Pero como siempre, lo mejor de la cata, más incluso que las cervezas, fue poderlas disfrutar con buena gente, entre risas, cotilleos y chascarrillos varios que quedarán entre esas cuatro paredes.

Salut!