20 nov. 2014

Almanac o como destacar entre tanto lúpulo (II).


Tal y como anticipé hace unos días, hoy voy a cerrar el bloque sobre Almanac, una cervecera estadounidense que pese a estar rodeada de elaboradores con el lúpulo como bandera ha decidido romper con cervezas distintas y apostar por ingredientes suministrados por granjas cercanas al tiempo que desarrolla un programa de cervezas en barrica realmente atractivo.


A continuación os dejo mis impresiones de las cuatro cervezas que he podido probar, dos sours de frutas envejecidas en barrica, una saison con miel y una Gose.

Y empiezo por esta última, la Golden Gate Gose, perteneciente a un estilo que vive una segunda juventud a pesar de que estuvo bien cerca de desaparecer. No me diréis que no es bien curioso que una cerveza de este estilo forme parte de su gama de year-round, y más aún cuando esta gama solamente tiene tres representantes.

Servida en copa sorprende su aspecto dorado y brillante y sobretodo su poca turbidez en comparación con otros ejemplos del estilo que he podido probar, coronada con una bonita espuma blanca, compacta y de duración media. En nariz es muy limpia aunque poco intensa en sus matices, y ofrece recuerdos cítricos, de manzana y algo de trigo, un punto herbal, y también notas minerales y un punto de sal muy tenue. En boca es bastante blanda y fácil de beber, con una ligera acidez cítrica, notas a manzana y un punto láctico también y una astringencia que termina repitiéndose hasta el final del trago, dejando la sal propia del estilo en notas más sutiles de lo esperado. En conclusión, una cerveza interesante pero claramente pensada para ser disfrutada por un público más general y/o para el día a día, que a nivel personal se me queda algo corta para su precio.

En segundo lugar quiero hablaros de su Honey Saison, cerveza sobre el papel también bastante atractiva para quienes amamos las Saison.

En este caso en copa presenta un bonito color anaranjado coronado por una espuma de muy fácil formación, aunque poco compacta y que no tarda en bajar. En nariz lejos de ofrecer notas abrumadoras a miel es herbal, algo cítrica y de fondo algo floral, un punto a melocotón y muy vagamente a miel. En boca entra bastante carbonatada y con una marcada acidez y notas a limón. Luego aparecen las notas antes citadas como herbales en forma de recuerdos a hierbas que me recuerdan a alguna Fantôme como Printemps, y algo balsámicas también, muy frescas y secas. Hacia el final del trago el cereal toma protagonismo junto con la esperada miel, pero nada dulce, sino suave, dejando un trago fácil, con un final corto y nada empalagoso, más bien lo contrario. En resumen, una cerveza bastante peculiar e interesante que me ha gustado pero a la que quizás le achacaría el exceso de carbonatación (tampoco es tremendamente molesto, es más bien algo personal) y el hecho de no ofrecer notas más evidentes a miel cuando lógicamente lo que vendes es eso.


Tras estas dos llega el turno de dos envejecidas en barrica. La primera es la Farmer’s Reserve Citrus, una sour elaborada con mano de buda (un fruto cítrico de aspecto muy curioso) y naranjas bergamota, fermentada con un mix de levaduras espontáneas belgas y estadounidenses y finalmente envejecida en barrica de vino. Esta cerveza por lo visto ha visto modificada su receta e ingredientes varias veces pero la que producen actualmente es la que describo en este párrafo.

Es copa posee un color anaranjado, mediana turbidez sin posos, abundante carbonatación de burbuja minúscula y una espuma blanca de fácil formación que termina cayendo igual de rápido dejando una fina capa. En nariz es verdaderamente compleja, destacando unas seductoras notas a frutos cítricos, especialmente limón, algo de lima y naranja, y detrás también uva, pan y madera junto con un ligero especiado que no termino de descifrar. Ya en boca entra con muchísima acidez tanto láctica como cítrica, ofreciendo nuevamente limón y lima así como algo que ni la Reina Lúpula ni un servidor supimos describir de otra forma que como esas pastillas de las pulseras de caramelo (es lo que hay… :P), ácidas y punzantes. Al bajar esa acidez intensa aparece algo de mandarina, lemongrass y ligero recuerdo a uva blanca, y menos madera de la esperada por lo olido en nariz. Final seco, fresco, no excesivamente astringente ni largo y parece mucho más ligera que lo que se presupone para tener 7% de alcohol. Excelente sour estadounidense, sin duda.

Y termino con la Dopatch Strawberry, otra sour ale que en este caso está hecha en homenaje al barrio de San Francisco que tiene el mismo nombre y se elabora añadiendo fresas a la base de su cerveza Dogpatch Sour, es fermentada con levaduras y bacterias salvajes y finalmente se envejece en barricas de vino.

En este caso en copa posee un color anaranjado ligeramente rosáceo y reflejos anaranjados, mediana turbidez y una espuma menos abundante que la anterior y que baja rápidamente dejando un fino anillo. En nariz ofrece el esperado recuerdo a fresas, o más bien diría fresitas del bosque por la acidez que las acompaña, y también recuerdos a limón y un punto de grosella, además de madera de vino. Tras servir la segunda mitad de la botella aparecen notas más lácticas y a masa de pan cruda. Ya en boca invaden esas mismas notas a fruta fresca y cítrica, fresas y limón, que rápidamente se ven desbordadas por un torrente de acidez láctica, que según avanza el trago termina dejando un carácter más vinoso y astringente. La segunda mitad de la botella ofrece mucho menos fruta y aparecen notas sobretodo a levadura, lácticas, incluso a moho y queso, nada desagradables aunque lo parezcan al leer. Una cerveza genial, de todas todas, que me ha hecho recordar otra cerveza espontánea con fresas no menos espectacular como la Oudbeitje de la belga Hannsens.

Y con esta interesantísima sour doy por cerrada la serie dedicada a Almanac Beer. Personalmente las cuatro me han sorprendido gratamente, especialmente las dos con frutas, pero la saison y algo menos la Gose (por las odiosas comparaciones con otras del estilo) también las veo interesantes.

Salut!

14 comentarios:

  1. De las que comentas, probé la Honey Saison, y personalmente no me acabó de convencer, entre otras cosas y comobien apuntas, por que no le encontré el "honey" por ningún lado...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo, la miel no es ni de lejos la protagonista en sabor, pero en mi caso si me gustó más allá de eso. En el fondo es lo que hemos comentado en varios foros en más de una ocasión, debemos valorar una cerveza por el estilo que dice ser o por su contenido? Quiero decir, si una cerveza es buena aunque no se ajuste a lo que dice?? Yo lo tengo claro, si lo de dentro me parece destacable, me da un poco igual si se ajusta o no, y aunque en la Gose por ejemplo también se acerca más al estilo (aunque no es del todo fiel a otras que he probado) me gusta menos...

      Saludos!

      Eliminar
  2. Pero que buena pinta tienen las 2 sour.... Habrá que probarlas! Tenemos una Almanac pendiente de prueba, en barricas de Bourbon.... ya te contaremos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje!! No sé quien de vosotros está tras este comentario, pero vamos, a poco que os gusten las sour estas dos os van a encantar!

      Buff!! Yo quiero una de esas de Bourbon! Jajaja! Suena genial!!

      Saludos a todos!!

      Eliminar
  3. No soy el más aficionado a las cervezas ácidas pero la verdad es que tienen una pinta increible; seguro que las has difrutado mucho.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buff!! La verdad es que sí, Andrés! Me gustaron mucho las dos con barrica, y la Gose se me quedó algo corta por eso que dices precisamente, porque la esperaba algo más "salvaje", menos hecha para contentar a cualquier paladar. Si tienes ocasión de probar alguna no la dejes escapar! Saludos!!

      Eliminar
  4. Debe ser toda una experiencia probar las creaciones de Almanac. Las dos envejecidas en barrica parecen complejas y muy interesantes.
    un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, si te gustan las sour desde luego que sí es una auténtica gozada probar sobretodo las dos envejecidas. No sé como andas de espontáneas, ayer se me pasó preguntarte con la Wildbeer/Beavertown, jejeje! Ya me dirás! Un saludo Cristóbal!

      Eliminar
  5. ¡Uff que buena pinta que tienen!

    Esas añadas en barrica dicen "bebedme" de una forma casi imperiosa jajaja

    Como te dije en la anterior entrada, espero hacerme con alguna si tengo ocasión y darte mi opinión.

    ¡Saludos Pau!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena pinta que se concreta en unas delicias en el vaso, jejeje!! Si tienes opción de elegir, hazte con esa Citrus o la Strawberry. Muy ricas ambas! Saludos Benji!

      Eliminar
  6. Ufff que bien pinta esto, no he probado ninguna de ellas pero me las apunto, tengo que probarlas...
    Saludos Crack!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje!!! Sin duda te las recomiendo esas en barrica, y más ahora que parece que estás tan "lámbico"!!! Jajaja!! Saludos Gonzalo!!!

      Eliminar
  7. Siempre he pensado que lograr una buena combinación de cerveza y fruta es complicado, pero la Dopatch Strawberry me resulta interesante y sorprendente en su proceso de elaboración... Me la apunto para probarla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es fácil, sobretodo que durante tras una fermentación viva queden sabores a fruta fresca, ahí es donde algunos marcan la diferencia como las belgas Cantillon o 3 Fonteinen... Si la pruebas ya nos dirás! Un saludo!

      Eliminar