16 jul. 2010

La cerveza secreta de los pictos.

Hace unos meses os comenté varias cervezas de Williams Brothers Brewing, pero me quedó en el tintero su buque insignia: la Fraoch Heather Ale.


Existe numerosísima información alrededor de este tipo de cerveza (en el enlace os dejo un poema precioso de sir Robert Luis Stevenson sobre ella y su historia). Algunos datos parecen confirmar que es el estilo de Ale más antiguo ya que por lo visto 2000 años atrás ya se bebía. Como muchas otras recetas, con el tiempo se fue perdiendo, pero por suerte a finales de los años 80’ volvió a ver la luz gracias a que una supuesta dama galesa que poseía una receta del s.XVII (en la que se detallaba su elaboración) se puso en contacto con la familia Williams. Su objetivo era recrear la receta que se hizo famosa gracias al rey de los Pictos (un conjunto de tribus que habitaron el norte de Escocia hasta el s.X). Cuenta la leyenda que este monarca se arrojó desde un acantilado después que el rey inglés capturara y torturara a su hijo con tal de conseguir la fórmula de su elaboración. Gracias a la receta de esta mujer, en 1988, Bruce Williams empezó a elaborar de nuevo esta cerveza. Una última curiosidad que os cuento es que Fraoch es el nombre de uno de los innumerables héroes de la mitología gaélica, además de referirse al brezo utilizado en su elaboración.


La cerveza posee la particularidad de estar elaborada, además de flores de brezo, con mirto de brabante, además de la cebada malteada.


Vamos ya con la nota. En aspecto posee un bonito color dorado con reflejos algo más oscuros y una espuma blanca no excesivamente duradera. En nariz se muestra peculiar, con notas afrutadas y florales un tanto extrañas dado mi desconocimiento de estos ingredientes (quizás notas como de frutos rojos mezclados junto a notas de regaliz) además de notas malteadas y de barrica. En boca es suave, con muy baja carbonatación, afrutada y con un final seco, herbal y ligeramente picante. Una cerveza diferente a cualquier otra y que merece la pena probar.

5 comentarios:

  1. L'etiqueta és fabulosa, a més les cites històriques i la ubicació geogràfica aconsegueixen arrodonir el comentari de cada cervesa...
    Adéu i bon estiu!!!!

    ResponderEliminar
  2. Gràcies Empar. Espere que et seguisquen agradant també les següents cerveses que vaja comentant.

    Salutacions!

    ResponderEliminar
  3. Hola Lupulo, disculpa por el inconveniente de la invitación, sin embargo, es un trámite para avisar y se sobreentiende que estás cordialmente invitado a participar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado toda la información que has recopilado, ya tenia curiosidad desde hace tiempo. Yo las he probado tanto esta como la Alba, también de Williams, que lleva ramitas de abeto, y la verdad son estupendas, yo siempre me quedo un buen rato saboreandolas ya que las connotaciones afrutadas distan bastante de las que te aporta el lúpulo y mi paladar se queda eclipsado un buen rato.

    ResponderEliminar
  5. Daniel, la Alba también la comenté en el blog (en marzo, junto a la Kelpie y la Grozet) y me sorprendió y gustó mucho. Es otra historia, sin esas notas "lupuleras" que tu dices, muy curiosas e interesantes.

    Saludos!

    ResponderEliminar