16 sept. 2011

Viaje a Bélgica (I). Bruselas.

El pasado martes volvimos de Bélgica pero debido a un montón de inesperados y cansinos dolores de cabeza también llamados “papeleo” me ha sido imposible escribir algo relacionado con ello hasta hoy. Así que allá vamos con las correspondientes entradas del viaje. Como imaginareis, hay material para dar y tomar así que vamos a partir algunos días en más de una entrada (como es el caso de este primer día).

Partimos un caluroso jueves hacia el aeropuerto de Charleroi junto con Marya y Gabriel (que por fin se han decidido a abrir Zombier, así que desde aquí les deseamos muchísima suerte con el proyecto!). Desde esta población situada unos 60 km. al sur de Bruselas alquilamos el coche y nos plantamos casi sin darnos cuenta en pleno centro de la capital belga (al menos por el momento lo sigue siendo…), en un hotel situado enfrente del archiconocido a la par que minúsculo Manneken Pis.

Tras descargar las maletas, y sin pestañear un segundo, nos lanzamos a la calle como unos posesos. Había mucho que probar en esta primera tarde, y como la reina y un servidor éramos novatos en Bélgica, nos dejamos en manos de Gabriel y Marya, ya que ambos conocían el país más que de sobras por anteriores viajes.


Tras dejar atrás algunos maravillosos comic-walls (entre ellos el famoso de Tintín, Haddock y Milú bajando las escaleras de metal de la foto anterior) y la totémica Grand Place, llegamos a través de una pequeña puerta de piedra y un posterior callejón hasta la primera parada: Au Bon Vieux Temps.


Se trataba de una cervecería “añeja” (fundada en 1695) y de ambiente formidable, con iluminación cálida, todo recubierto por mucha madera “de verdad” y no en plan “quita y pon”, muy poca gente, la mayoría de ellos de avanzada edad y ni humos ni gritos.


En este precioso sitio tomamos Vieux Temps en botella, la cerveza del local, afrutada y suavecita, y una Mort Subite Gueuze de barril, que no terminó de convencer por ser demasiado dulzona para el estilo. Independientemente de las cervezas (una carta no muy extensa) ésta es una parada imprescindible para zambullirse de lleno en el mundillo belga más puro.


De aquí nos fuimos a A L’Imaige Nostre-Dame, un bar próximo al anterior (de hecho, situado unos metros más allá en la misma acera…).


Tenía más turistas, pero también nos gusto muchísimo. También situado al final de un precioso y estrecho callejón, era muy chiquitito y tenía poca luz. Además, ver al sigiloso gato de la casa saliendo y entando del bar, y cuando no, caminando entre las mesas, fue algo realmente curioso. Por estas y otras muchas anécdotas, nos contagiamos irremediablemente del excelente ambiente que se respiraba. Tomamos St. Feuillien Saison de barril (sorprendentemente lupulada y sabrosa, un éxito), Hopus en botella (siempre rica), Hommelbier en botella (al igual que Hopus, nunca falla) y Malheur blonde de barril (afrutada, suavecita pero convincente).


Con la temperatura corporal empezando a subir, y pese a la incesante llovizna, nos lanzamos a por uno de los mejores bares de la tarde/noche: Le Bier Circus.


De buenas a primeras nos encontramos un escaparate con varias figuras de Tintín (del que, por cierto, soy un acérrimo fan) y muchas botellas de vete a saber hace cuanto tiempo, cristalería antigua y algunas joyas de las que vuelven loco a cualquier coleccionista (una mágnum de St. Feuillien con etiqueta de Spirou sigue siendo mi pesadilla una semana después). Inmejorable entrada que apuntaba a éxito seguro.

En cuanto a interiores, pese a ser algo distintos a los dos anteriores locales, sin tanta madera por las paredes, no tenían desperdicio. Literalmente miles de chapas recubriendo paredes y pilares, carteles curiosísimos colgados de las paredes, buena música, y sobretodo una carta estratosférica de cerveza, muy extensa pero sobretodo muy lograda con vintages interesantísimos (Cantillon y Drie Fonteinen de finales de los 90’ y principios de 00’) y algunas perlas que ni de lejos conocíamos. Por todo, esta cervecería es de lejos una de las mejores que hemos visitado nunca.

Entre tanta perla líquida nos decidimos por dos espontáneas (estando en Bruselas había que hacerles el honor), una Girardin Oude Lambik (barril) y 3 Fonteinen Gueze (botella).


Esta última verdaderamente espectacular. Además, Kerkom Winterkoninkse (botella), una cerveza de navidad rebosante de anís estrellado y muy especiada pero de entrada mucho más fácil de lo esperada, y la gran sorpresa de la cena, una Chouffe Vieille Salme de 2006, elaborada en la fábrica original antes de que Duvel la comprara, textura cremosa, mucho albaricoque y melocotón, algo de candy y muy redonda. Impresionante.


Para cenar, entre los numerosos platos elaborados con cerveza (otro punto a favor de este maravilloso local), pedimos unas albóndigas estilo Liegeoise (lo mejor de la cena), una tosta con champiñones y jambon de las Ardenas, conejo con ciruelas a la Ename Double y un plato de quesos de diferentes abadías. Como podéis imaginar, un festín de mucho cuidado…


En la foto de arriba, las albóndigas Liegeoise.

Una de las anécdotas de la noche fue que Patrick, el peculiar a la par que muy amigable dueño del local, hablaba perfectamente el español porque hace unos años estuvo viviendo por Andalucía. Tras tener el detalle de invitarnos a unas Girardin Kriek y Girardin Faro de barril, y a pesar de tener con él una charla más propia de unos amigos que de unos clientes que entran por primera vez en un local, tristemente nos tuvimos que despedir esperando volver tan pronto como nos fuera posible.

Por si hay dudas, el del medio es Patrick…

La noche todavía iba a ser muuuuy larga, pero esto mejor lo dejamos para una próxima entrada…

Ah, por cierto, abajo os dejo la foto de la St. Feuillien con la etiqueta de Spirou. A ver si a algún coleccionista le da la misma envidia que a mi…

19 comentarios:

  1. Me apunto todos los locales para mi futuro viaje, me ha atraido en especial el primero que es el tipo de bar que me gusta a mi.

    Lo de los gatos en los bares es una constante en Bélgica y Holanda jaja hay un garito al que vamos a veces muy tipo "Au Bon Vieux Temps" que tienen un par de gatos, en invierno cuando te levantas de la silla para ir a la barra/baño/fumar cuando vuelves sueles encontrar que donde estabas sentado tú hay un gato que se ha tirado al calorcete de la silla recién abandonada jaja mola un montón.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, el Mannken Pis da mucho asco, no nos vamos a engñar, es el típico monumento que todo el que lo ve dice "vaya mierda".

    Y un saludo, que antes con las prisas se me ha olvidado :P

    ResponderEliminar
  3. Aaaaah, qué envidia (sana) me das... cuántas buenas cervezas y qué apetitoso parece todo. Coincido plenamente con que El Au Bon Vieux Temps es un sitio increíble. De lo mejor de Bruselas. Chulas las fotos. Espero a la próxima entrada, a ver qué nos cuentas. Salu2!

    ResponderEliminar
  4. Muy bien relatado todo.

    A ver si volvemos pronto.

    G.

    ResponderEliminar
  5. Calamar, lo que me comentas de los gatos por ahí es la caña. Ya me gustaría encontrarme algo así por estas latitudes... aunque por aquí enseguida saltaría cualquiera poniendo reclamaciones para sanidad, jeje! Sobre el Manneken, pues tu lo dices todo, jajaja! Saludos!

    JAB, lo de apetitoso, porque no has visto lo de los días siguientes... Del Au Bon Vieux Temps, es uno de esos que siempre pasaría inadvertido por fuera pero que hasta que no llevas 10 minutos sentado, lloviendo en la calle y tomándote tu cerveza no te das cuenta de donde estás. Lo de las fotos, pues muchas gracias.

    Gabriel, qué escueto chico! Jaja! Lo de volver pues a ver si es verdad!

    ResponderEliminar
  6. Menuda tarde, muchacho. Espectacular todo, qué ganas de ir a Bélgica.
    Espero la próxima entrada con impaciencia.

    ¡Haya salud!

    ResponderEliminar
  7. Sir Asf, pues si, no te voy a negar que fue espectacular... y si le sumas la noche, pues el plan está al completo, jeje!
    Haya salud (y cerveza... ;P)

    ResponderEliminar
  8. Leñe... mi comentario ha desaparecido... pues nada, reitero... Envidia, envidia y más insana envidia... si con media jornada ya estoy así, lo que voy a sufrir los próximos días es indecible... Por lo menos disfrutasteis por los que tenemos pendiente un viaje así!!!

    ResponderEliminar
  9. Les puedo asegurar que mataría por compartir unas noches de cervezas en bruselas con ustedes!!
    Vayan agendando para el 2012, me encantaría verlos y tomarnos unas buenas botellas de De Ryck Flandres Arend Dubbel!!!!!
    Que sana envidiaaaaa!!! Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Txema, la verdad que lo ideal hubiera sido juntarnos todos allí, pero bueno, a ver si se da en una próxima ocasión, jeje!

    Eduardo, jeje! La verdad que eso es lo que más me gusta de la cerveza, compartirla con gente que tiene la misma pasión. A ver si es verdad y nos juntamos en 2012 y nos tomamos esas Arend! Un abrazo para tí!!!

    ResponderEliminar
  11. Qué envidia, no se me ocurre mejor acompañante para Bélgica que Gabriel, al menos desde que leí la guía que hizo.

    Yo tengo pensado volver, quizá durante los meses que tengo de vacaciones entre Febrero y Mayo. Ya comentaré.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Embracing, la verdad que gracias a Gabriel pocas cosas se nos escaparon, jeje! Pero tampoco le hagas mucho la pelota que al final se lo creerá y todo, jajaja! ;P

    ResponderEliminar
  13. Buenísima primera parte. Ya tenía ganas de empezar a leer vuestras aventuras belgas :-). No me cansaré de repetir la envidia sana que me dáis. A ver cuando vuelvo por ahí, que hasta echo en falta la "persistente lluvia". Salut!

    ResponderEliminar
  14. Birraire, si, la verdad que esos pequeños detalles como lo del gato o la lluvia que tu dices, son los que hacen especial los viajes. Me alegro que te haya gustado la entrada y esperemos que siga así en las siguientes. Salut!!

    ResponderEliminar
  15. Moooola, yo estuve en Bélgica sin tener ni idea y ya me entusiasmó, la próxima vez espero que sea épico :-D.

    Por cierto que la 3 Fontain Oude Geuze la tengo como oro en paño en la despensa (un par de botellas del 2006), pero visto tu comentario al respecto no creo que duren mucho, al menos una de ellas :-D.

    Un saludo y gracias por la guía :-).

    ResponderEliminar
  16. Deigote, si, la verdad que lo normal es ir la primera vez un poco a ciegas o al menos no tan bien orientado. La suerte que tuvimos fue ir con 2 experimentados...

    Sobre 3 Fonteinen, menuda suerte!! Ya me gustaría a mí pillarte alguna de esas de 2006... Mamma mía!! Disfrútalas!!!

    Saludos y de nada!!

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. Justo después de enviar el comentario me entró la duda, y efectivamente no es la 3 Fontain la que pone eso de "Vitange 2006", sino la Boon Mariage Parfait... Siento la engañifa, ha sido despiste!

    De todas formas la Boon la compré en El Cervecero como siempre, sin elegir año ni nada :-). Igual es la más moderna que había :-D... Espero que no me decepcione...

    La 3 Fontein también entró en mi último pedido (http://www.flickr.com/photos/deigote/6062362627/in/photostream), pero ni tengo dos botellas ni pone nada de 2006, de hecho en la fecha de embotellado pone junio de 2010 :-(.

    En cualquier caso si te ha dejado tan enamorado, aquí la puedes comprar: http://www.elcervecero.es/product/734/0/0/1/1/3-FONTEINEN-OUDE-GEUZE-75-CL.htm

    Al final voy a tener que pedirles una comisión 0:-)!

    ResponderEliminar
  19. Deigote, sobre Boon Oude gueuze prové la versión "A l'ancienne" en Poperinge y no me convenció (aunque creo que la botella tenía algún problema).

    Menuda pinta tienen las cervecitas de la foto... ;P. Las 3 botellas de 75cl. son sin duda grandes cervezones. Media botella de esa misma Cantillon de la foto la usamos para elaborar los mejillones a la gueuze y quedó de lujo, aunque quede mal que lo diga ;P.

    Sobre El Cervecero, la verdad que es un tiendón en toda regla. Si me acerco por Madrid sin duda será uno de los locales que tengo pendientes.

    ResponderEliminar