8 oct. 2013

Improvisando una Oktoberfest en casa o segundas partes pueden ser buenas.


No pocas veces me habréis leído maldiciendo ese “macrobotellón” en el que se ha convertido la Oktoberfest en la actualidad y a pesar de que hace poco el buen amigo Diego me habló de una especie de fiesta muy interesante en plan recreación original en petit comité y bastante alejada de lo que todos asociamos con esta conocida fiesta alemana, lo cierto es que por el momento sigo en mis trece. Así que tal y como hicimos el año pasado por estas alturas, esta vez aprovechando que el pasado fin de semana terminaba la Oktoberfest en Munich, nos montamos en casa un festín a la alemana con lo poco que pude encontrar de comida teutona por estos lares y con un surtido variado de cervezas en cuanto a estilos (nada de cerrarnos solamente a base de Oktoberfest/Märzen) y con referencias completamente desconocidas para mí hasta el momento. Así que aquí os paso las conclusiones y algunas curiosidades y notas extra sobre las siete cervezas degustadas.

Allgauer Bräuhaus Zwickel Kellerbier. Empezamos con una Zwickel del Allgäu (Algovia), región situada entre los dos länder sureños alemanes, Baviera y Baden Württemberg. Este estilo del que tan pocos ejemplos me habían dejado asombrado antes del viaje a Alemania, es a día de hoy uno de mis favoritos cuando pienso en el país teutón. Muy cercano a las kellerbier (de hecho en la etiqueta aparecen ambas denominaciones) aunque estrictamente no idénticos ya que sobre el papel las “zwickl” son cervezas turbias pero con una vida útil más corta, ofreciendo una mayor carbonatación y menor cantidad de lúpulo, entre otras particularidades. En este caso nos encontramos con una cerveza turbita, con un aroma fresco, a pan crudo y levadura así como cítrico a limón. En boca tiene una carbonatación realmente muy viva (demasiada para mi gusto) y destaca un toque marcado a lúpulo herbal, un recuerdo agrio como a limón, y también muy levaduroso, como masa de pan. El amargor es bastante marcado pese a lo dicho líneas más arriba, astringente y un punto ácida, muy refrescante. Personalmente prefiero otras zwickl franconas que he probado en las que el protagonismo lo tiene casi en exclusiva la levadura.



Rachel Rotfux Frauenauer Pale ale. Un ejemplo de cómo la moda actual por el lúpulo todo lo alcanza, incluso ollas de un pueblo tan perdido como Zwiesel, en plena selva Bávara, justo en el límite del país teutón con la República Checa. Lo bueno es que los alemanes no son tan dados a denominar Pale ale a cualquier “cosa rubia con cierta predominancia de lúpulo” como tanto nos gusta a nosotros, y nos encontramos con una más que decente APA, muy aromática en nariz, con un predominio de recuerdos cítricos a pomelo pero también a mango en menor medida, y en boca es muy suave, menos amarga de lo esperado y con un carácter afrutado dominante y un final ligeramente astringente. Además presenta un atractivo toque leñoso más propio de las cervezas centroeuropeas, pero que no ocultan el dominio a fruta tropical citado. Una cerveza ligera, para beber a litros, muy bien hecha y una carbonatación ajustada y bien integrada.



Ritter St. Georgen Weisser Franke. Tengo que reconocer que si hablamos de trigo me pierden las elaboraciones del centro y sobretodo sur de Baviera ya que hasta el momento, y salvo  alguna excepción, Franconia no me ha seducido con muchas “trigueñas” asombrosas. Aún así, ya se sabe que las reglas están para romperse y esta es una buena excepción. En nariz sorprende el menor carácter a plátano, goma de mascar y especiado tan propio del estilo y son los recuerdos a pan y cereal los dominantes. En boca es lógicamente muy refrescante, con el citado y característico recuerdo a plátano y también chicle y también clavo, con una carbonatación viva pero bien integrada y el puntito imprescindible de acidez. Menos empalagosa y más ligera y refrescante que otras primas del sur bávaro. Mejor en boca que en nariz, realmente muy bien hecha. Una gratísima sorpresa.



Schübel Bräu Drachenseidla. Esta peculiar cerveza, cuya etiqueta debe haberla dibujado algún crío de 5 años, tiene la particularidad de ser una weizen ambarina tal y como indica ese palabro de la etiqueta, “bernsteinfarbenes”, que es como se denominan habitualmente las weizen que poseen un color a medio camino entre una hefeweizen y una dunkelweizen. Si nos ceñimos a la cerveza, sorprende su carácter muy maltoso e incluso un punto demasiado alcohólico para lo que se espera en la mayoría de keller, en las cuales esperas pan, levadura y cereal. En aspecto también decepciona la rapidez con la que cae su espuma, cosa que me hace sospechar que quizás en su momento no aguantara muy bien el viaje en coche hasta Valencia. En boca vuelve a decepcionar, como esas cervezas de baja fermentación que están cerca de la fecha de consumo preferente y que han perdido todo el fuelle y se las ve un tanto “descompuestas”. Una pena ya que la etiqueta prometía…



Wagner Märzen. La única märzen del festín es francona como casi todas las demás cervezas del post, concretamente de un pueblecito situado al norte de Kulmbach. De buenas a primeras sorprende su color dorado en lugar de los clásicos ambarinos o cobrizos. En nariz se perciben toques a paja y cáscara de cereal, así como lúpulo seco, recuerdos también más propios de otros estilos de baja fermentación. En boca en cambio entra más maltosa pero tampoco se echa en falta el lúpulo, presente con recuerdos herbales, leñosos y ligerísimamente cítricos, realmente muy bien atados por la base malta acaramelada. La carbonatación también se encuentra muy ajustada. Una märzen peculiar y de hecho a ciegas más que posiblemente hubiera afirmado estar ante una Helles Bock.



Hebendanz Edel Pils. Pils francona, concretamente de Forchheim, población donde se celebra el conocido Annafest en ese edén boscoso y cervecil llamado kellerwald. En cuanto a la cerveza destaca una nariz actractiva con un toque agradable a lúpulo leñoso y cítrico y también ligerísimamente acaramelado y floral. En boca es maltosa, acaramelada, bastante plana de carbonatación y un ligero toque metálico algo amargo. Apunta más en nariz que en boca, pero aún así es muy fácil de beber sin que se eche en falta cuerpo y sabor. Conociendo el nivelazo mostrado por otras pils alemanas, esta se queda unos cuantos escalones por debajo.



Löwenbräu Ungespundetes. Aunque el nombre de la cervecera es idéntico al de la “leonil” y bastante conocida marca muniquesa, ésta cervecera es de Franconia y por lo visto goza de bastante prestigio por la zona. El término “ungespundetes” nos indica que la cerveza tiene una carbonatación menor a lo habitual debido a un sistema peculiar con el que se cierran las barricas de madera que contienen la cerveza. En este caso encandila su color dorado viejo y pese al color y el marcado carácter maltoso, con recuerdos a caramelo, miel y cereal en menor medida, es bastante refrescante por el lúpulo herbal y cítrico que corta el dulzor dejando un toque final astringente y muy refrescante. También ofrece recuerdos a pan y cereal. Una lager distinta, muy fácil de beber pero con carácter, y me gustó tanto que se me pasó hacerle una foto en condiciones…


Y con esta cerveza doy por cerrado esta oktoberfest casera. A continuación os dejo una foto con el ágape con el que nos pusimos las botas: salchichas, sauerkraut, puré de patatas, mostaza dulce… pero también pepinillos a la polaca, mostaza Dijon francesa, salmón ahumado (Diego tiene la culpa de mi adicción tras el viaje a Munich…), surtido de panes made in “la tienda del barrio”… Sí, más que bávara la cena fue un batiburrillo internacional… XD


¡Que viva la cerveza alemana!

23 comentarios:

  1. Menudo festín... Solamente puntualizar lo de ungespundetes: básicamente, se deja el barril "destapado" (que es lo significa ungespundetes), con lo que se va mucho CO2 y por eso son cervezas de poca carbonatación pese a la gran presencia de levadura y guarda en esos barriles.

    Prosit!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la aclaración, David! En las pocas fuentes en las que consulté el término no me quedó muy claro! Prost!!!

      Eliminar
  2. Con tantos cervezones, no me extraña que se te olvidara hacer la foto a la última!
    Saludos
    FermentandoMalta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje!! Eso es... Con tanta birra buena uno no se puede concentrar en el trabajo... ;). Saludos Martín!

      Eliminar
  3. Decididamente me voy a tener que introducir un poco más en las cervezas alemanas con sus diferentes estilos. Enhorabuena por el festín y la última foto..., ufff de cine

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es realmente alucinante ver la cantidad de estilos y peculiaridades que ofrece el mercado alemán y más en concreto el mundo de la baja fermentación. Por desgracia aquí no nos llega casi nada para que podamos disfrutarlas. Las cervezas franconas en concreto difícilmente las encontrarás fuera de allí, ni en una ciudad como Munich, tan cerca de Franconia, tienes. En fin, una pena por un lado, pero una gozada si viajas allí...

      Un abrazo, Jose!!

      Eliminar
  4. UY, YO CREÍA QUE ERA YO EL QUE NO VEÍA LA ÚLTIMA FOTO JEJEJE. ESAS PRISAAAAAS XDDD
    FENOMENAL FESTÍN PAU OS TENEIS QUE HABER PUESTO A CUATRO CARRILLOS JAJJAJAJA.
    LA SELECCIÓN DE ETIQUETAS FENOMENAL, YO TAMBIEN ME LAS HUBIERA LLEVADO. PRECISAMENTE LAS DOS ÚLTIMAS MENOS CHULAS SON LAS QUE TENGO YO EN LA COLECCIÓN JAJJAJAJA. UN SALUDO!. ;D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y UN BESO PARA ROSI, FELIZ CUMPLEAÑOS!

      Eliminar
    2. Jejejeje!!! No conocía esa expresión... "ponerse a cuatro carrillos" :P. Las etis la verdad es que son una auténtica pasada, a día de hoy son junto las británicas mis favoritas, casualidad que también a nivel de birras... jejeje!!

      El cumple de Rosana es el viernes!!!! Pero beso dado de tu parte, jejeje!!

      Un abrazo, Jorgecín!!

      Eliminar
  5. Buena oktoberfest te has pegado, he de decir que en mi caso los estilos alemanes son una asignatura pendiente todavía, pero poco a poco voy descubriendo y probando cosas nuevas. Gracias por ilustrarnos y enhorabuena por las birras.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Gonzalo! Como le decía a Jose Teddy, es relativamente normal que aquí no estemos muy puestos en cerveza alemana ya que más allá del trigo y unas pocas helles, pils o doppelbock no tenemos mucha opción donde elegir. Ya he visto en tu blog que empiezas a adentrarte en este maravilloso mundo y me alegro! Gracias a tí por tus palabras!! Un abrazo!!

      Eliminar
  6. Todo un buen repaso de estilos, lo que nos queda por aprender de Alemania a algunos X'D!!

    Pues si hay que traer algo ... ve pasando una lista (yo ahí lo dejo).

    Y a la próxima me subo a tu casa y pinchamos un barril que una de esas no me la pierdo ni loco.

    Un abrazo maestro!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Alemania... tan clásica y tan desconocida al mismo tiempo... Jejeje! A ver lo que se puede hacer en ambos respectos... ;-). Otro abrazaco para tí!

      Eliminar
  7. Pues sólo puedo decir... que vivan los batiburrillos ;-)!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que vivan!! Jejeje!!! Y cuanto más diversos, mejor!!

      Eliminar
  8. Jojojo como se nota el atraco al Landbierparadies!!
    Algunas de esas ya cayeron este verano con la visita de Duvelfan.
    Y de la primera que decir, aunque las cervezas no son gran cosa(ya le dare una colleja al cervezero, que esta en mi clase), todo lo que tenga el nombre Allgäu me tira mucho...(es lo que tiene tener la novia alli y pasar alli todos los finges...juas juas)

    Me gusta mucho que seas uno de los unicos blogs que presta atencion y respeta las cervezas alemanas! Como tu has dicho hay muchisimos mas estilos de los que la gente cree.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!! Landbierparadies es la repera! Si tuviera esa tienda cerca de casa no tenía suficiente sueldo para comprar, jaja!!

      Jaja!! ¿El cervecero en tu clase?? Esto es la monda! Qué caña! Pues sí, el Allgäu es una pasada y de esta cervecera me quedé con ganas de probar bastantes más... Otra excusa para volver otro verano... ;-).

      Lo de los blogs en realidad es consecuencia de lo poco que se apuesta por aquí por la cerveza alemana. Si en lugar de apostar todos por lúpulo y más lúpulo se intentara apostar por buenas helles, keller o cualquier otra alemana seguramente las cosas serían muy distintas. Pues eso, que viva la cerveza alemana!! Prost!

      Eliminar
    2. BUENOBUENOBUENO, NO ESTOY DE ACUERDO PAUL MACLUPULARTNEY.
      SI TUVIERAMOS LA VARIEDAD QUE HAY EN ESE LANDBIERPARADIES SEGURO QUE MUCHAS TRIUNFABAN, PERO AQUÍ DE ALEMANIA NOS LLEGA LO COMERCIAL Y CUATRO COSAS MAS.

      Eliminar
    3. ¿Dónde me he perdido? Porque no me parece decir nada que se oponga a eso que comentas, más bien todo lo contrario...

      Eliminar
    4. DICES QUE AQUÍ SE APUESTA POR EL LÚPULO Y SOLO POR EL LÚPULO, CUANDO LA OFERTA GERMANA NO ES MUY DIVERSA QUE DIGAMOS. NO PODEMOS TRATAR BIRRAS GERMANAS EN LOS BLOGS ( COMO DICE TU CONTERTULIO ) SI NOS LLEGA SIEMPRE LOS MISMO. QUE SI, QUE LA VITUS, LA AVENTINUS, LA AUGUSTINER Y LA AYINGER ESTÁN MUY RICAS, PERO HAY MUCHAS MAS Y AQUÍ NO LLEGAN ESAS. HE DICHO. XD

      Eliminar
  9. Tremendo!! ya te lo dije... a ver cuando montamos una cena temática en La Boutique!!! Por cierto, qué placer redescubrir o probar cervezas alemanas después de tanto tiempo de petroleos y hoppings!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo dudes, una de las primeras actividades/degustaciones que quiero que lancemos en la tienda es una con cervezas alemanas! Que no todo tiene que ser lúpulo yankie y petróleos como dices!! Salut "jefe", jajaja!!

      Eliminar
  10. Menudo festín Pau!!!!, como dice Beinat, muchas nos suenan jejejeje...y otras tantas....ni me acuerdo...tengo que ir a Ratebeer para hacerlo (será la puta edad). Pero cierto es, Landbierparadies es la caña.
    ¿Probaste la Rauchbier Weizen de Schlenkerla?...a mi me pareció absolutamente maravillosa...una mezcla de estilos realmente atractiva.

    Lleváis razón, la moda ahora son las bombas de lúpulo procedentes de Estados Unidos, Escandinavia, etc, pero creo que los alemanes siempre van a estar ahí...hacen las cosas bien, fieles a cada estilo, y dentro de cada estilo, miles de pequeñas diferencias, sabores y olores. Cuando pase esta moda del "hiper-lupulado"...estos tíos seguirán ahí con sus cervezones.

    Prost!!!

    PD: Por cierto, este fin de semana en Bilbao, se celebra el BEERBAO, de 11 de la mañana a 11 de la noche, en el Mercado de La Ribera.

    ResponderEliminar