11 nov. 2013

La cosa va de cervezas y pimientos…


Hoy quiero compartir con vosotros un post algo distinto a lo habitual ya que el que el protagonista, como bien anticipa el título del post, es ni más ni menos que el pimiento. ¿Que por qué? ¿Y por qué no? Puede que todavía sean un tanto exóticas de ver, pero cada vez son más las referencias que incorporan diferentes variedades de pimientos en su elaboración y cada día tienen más seguidores. El mundo de los pimientos es verdaderamente amplio y si a eso le sumamos la gran variedad de cervezas que se pueden elaborar nos encontramos con un gran abanico de posibilidades por explorar.

Botánicamente hablando, los chiles (nombre genérico utilizado principalmente en Sudamérica para todos los pimientos, tanto las variedades picantes como las no picantes) pertenecen al género Capsicum y dentro de este se encuentran también los ajíes, los pimientos y las guindillas. Todos ellos proceden de América, aunque hayan proliferado todo tipo de variedades por todo el mundo después de su llegada a Europa. Algunas variedades de Capsicum son picantes por contener una sustancia química llamada capsaicina o algunos derivados de esta, conocidos comúnmente como capsaicinoides. Una mayor cantidad de estas sustancias en el fruto provocará una mayor sensación de picante al ponerlo en la boca y existe una unidad para medir la intensidad del picor de los chiles y pimientos, llamada Scoville (SHU). Los chiles conocidos hasta el momento se mueven entre los cero Scoville para las variedades no picantes y los más de un millón de Scoville para las variedades más fuertes del mercado.

Ya las primeras sociedades precolombinas elaboraban una bebida fermentada a base de pulpa de cacao a la que añadían chiles, resultando una bebida bastante amarga y picante y que solía ser tomada por la realeza o en ocasiones especiales. Aun hoy en día, es común en la gastronomía tradicional mexicana mezclar chocolate y chiles, como ocurre por ejemplo en el mole poblano, uno de los platos emblema de este país. Con estos precedentes no es de extrañar que muchos hayan querido experimentar con los sabores de las maltas, el chile y el chocolate para la elaboración de más de una cerveza. En esta línea está una de las Ancient Ales de Dogfish Head de la cual os hablamos hace un tiempo por aquí y que se asemejaría a esa bebida con cacao que bebían los mayas.


Sin duda alguna y como era de esperar, uno de los países en los que más se ha experimentado con la mezcla de cacao y chiles en la cerveza es Estados Unidos. A continuación tenéis varios ejemplos en los que chile y cerveza van unidos de la mano.

La conocida cervecera Clown Shoes por ejemplo los utiliza en su cerveza Chocolate sombrero. Concretamente, en su elaboración se utilizan maltas oscuras, canela, vainilla, chocolate y chiles ancho. Este tipo de chile no contiene mucha capsaicina, por lo que no es muy picante.


Twisted Pine, en Colorado, elabora Ghost Face Killah, una cerveza que mezcla hasta seis variedades de chiles picantes, entre los cuales se encuentra el tan temido Ghost Pepper, uno de los chiles más picantes del planeta hasta el punto que durante la elaboración de la cerveza los cerveceros tuvieron que usar máscaras y guantes. Los otros cinco chiles son Serrano, Jalapeño, Habanero, Fresno y Anaheim.


Otra curiosa elaboración nos llega desde Texas, en donde la cervecera No label ha creado Don Jalapeño ale. A diferencia de muchas otras cerveceras que eligen maltas torrefactas como acompañamiento del chile, en este caso los chiles jalapeños frescos y secos se añaden a una APA con dry hopping de Cascade. El Jalapeño puede que sea uno de los chiles más conocidos y más cultivados en el mundo, su nivel de capsaicina puede variar pero la intensidad del picante suele ser media.


No es menos interesante la cerveza Cocoa Mole Ale, elaborada por New Belgium. Para su factura se han usado maltas pale y chocolate y se han añadido también cacao y chiles Ancho, Guajillo y Chipotle desecados que le proporcionan un sabor picante suave y sobretodo ahumado. En este caso más que etiqueta, el cuidado diseño es una serigrafía que rodea toda la botella


También merece la pena mencionar la cerveza El Mole del Ocho elaborada en la cervecera New Holland que intenta emular el sabor de la salsa del mole poblano utilizando chiles secos en su elaboración. Estaréis conmigo en que solo por la etiqueta ya valía la pena nombrarla.


Otra conocida cervecera estadounidense que elabora una cerveza con chile y chocolate es Samuel Adams, la llamada The Vixen Chocolate Chili Bock. Entre los ingredientes de esta peculiar cerveza encontramos cacao, canela y chiles chipotle, siendo la única bock que lleva chiles entre sus ingredientes.


No podríamos tampoco dejar fuera la Viva Habanera de Night Shift Brewing, una cerveza de centeno fermentada con levadura belga y a la que se le añaden chiles habaneros y néctar de agave. Aunque hay muchos tipos de chiles habaneros, estos siempre están entre los más picantes, posiblemente este es el motivo por el que le añaden el néctar de agave, que ya utilizaban los antiguos mayas para suavizar el fuerte sabor de sus brebajes.


Tampoco podía faltar en esta lista la Cave Creek Chili beer, que desde el año 2008 se elabora en México. En este caso se trata de una cerveza con maltas pale que lleva un chile directamente en su interior. Aunque me parece a mí que en este caso el tema del chile es más cuestión de marketing que de sabor…


Pero no solo los estadounidenses han experimentado con este tipo de ingrediente. Ya hace tiempo que se elabora la danesa Mikkeller Texas Ranger y en este tiempo han salido muchas variedades de la misma en la que aparte de añadirle chiles chipotle tiene otros ingredientes o un paso por barrica, como por ejemplo frambuesa, cacao o vainilla o paso por barricas de Islay o Speyside. A continuación tenéis la etiqueta primigenia, mucho mejor que la nueva con su aburrido color beige.


Pero sin ir tan lejos también podemos encontrar arriesgadas elaboraciones en las que los chiles o pimientos son los ingredientes protagonistas. Una de las más conocidas es la Naparbier Pumpkin Tzar, una imperial stout con chiles habaneros y calabaza de la que también os hablamos en su momento.


Otra elaboración que lleva tiempo en el mercado es la Moon Verata una lager que lleva añadido Pimentón de la Vera. Este tipo de pimentón se consigue moliendo diferentes tipos de pimientos rojos extremeños después de ser secados al humo. Proporcionan por tanto un sabor ahumado pero no picante, a excepción del que se elabora con la variedad Jeromín.


Y para finalizar, también los navarros Sesma Brewing (La Petra) tienen una cerveza que hace referencia al pimiento aunque no contenga nada de este vegetal. Me refiero a la “Vol.2: El Pimiento”, una amber ale que rinde homenaje a las mujeres que trabajan pelando pimientos de Lodosa, pueblo cercano a Sesma, de donde son los fundadores de esta micro.




Y hasta aquí llega nuestro particular recorrido por las cervezas con diferentes variantes de pimientos. Por supuesto que existen muchas más e interesantes propuestas en el mercado y esperemos que muchas otras mejores estén por venir. Y vosotros, ¿sois partidarios de estas arriesgadas mezclas o por el contrario os horrorizáis al encontrar recuerdos de este picante vegetal? ¿Alguna sugerencia que no hayamos recogido y merezca la pena ser probada? 

22 comentarios:

  1. Buena entrada para un curioso ingrediente que poco a poco va utilizándose más.

    Así "a bote pronto" echo en falta la Birrificio del Ducato New Morning que también lleva pimiento (entre otros ingredientes como jengibre, cilantro o flores silvestres).

    De cualquier forma buena recopilación de cervezas con pimiento que muchas de ellas eran totalmente desconocidas para mi.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas Rubén! Pues sí, se agradece que los cerveceros arriesguen con propuestas como estas ya que al menos lo que he podido probar (Napar, Moon, Mikkeller) merece mucho la pena.

      La New Morning la he probado y no la recordaba con pimiento! Muchas gracias por el apunte :).

      Un saludo Rubén!

      Eliminar
  2. Sin ir más lejos, en una nueva serie que ha salido, Brew Dogs, emitida en Esquire TV, en el primer capítulo James y Martin crearon una cerveza con Greg Koch, de Stone, en donde uno de los ingredientes era un tipo de chile muy, muy picante. Por cierto, el capítulo se ambientaba en San Diego.

    Sin duda, la moda sigue ahí, aunque en realidad sólo es una continuación de una tendencia que apareció en los EEUU a mitad de los 90, la de adentrarse en las cervezas extremas (porque ya se habían aburrido de hacer una Stout o Pale Ale más).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu aporte. Conozco la serie (aunque no he visto ningún capítulo) y también las dos cerveceras pero no sabía nada de la cerveza... A ver si nos llega por aquí, no suena nada mal, jeje!

      Estoy de acuerdo con lo que dices de las modas en lo extremo, aunque reconozco que si los resultados son tan buenos como la Mikkeller o la Napar por mí que se adentren más... El problema viene cuando salen ciertas elaboraciones que venden solo por la curiosidad y no tienen nada que ofrecer, y de estas las hay a patadas...

      Saludos y nuevamente gracias por tu aporte!

      Eliminar
  3. No conocía prácticamente ninguna, salvo la de Mikkeller y la de Naparbier, (a ver si me hago con una botella de Pumpkin Tzar este año, por cierto) pero por lo general estas mezclas no me suelen hacer demasiada gracia. Probaría encantado la de Clown Shoes, es una marca que me parecería raro que tuviesen algo que no mereciese la pena.

    Me falta, por cierto, la Arranomendiko Lamina de Etxeko Bob's. Si no recuerdo mal te di alguna botella de esta marca, no sé si esta en concreto.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Hugo, pues entonces has probado prácticamente lo mismo que yo, aunque en mi caso si quedé muy satisfecho con ambas (Napar y Mikkeller). En la Napar el picante no era muy desagradable más allá del final, y en la Mikkeller estaba presente pero también muy compensado. Comparto tu inquietud con la Clown, y además con ese etiquetón a ver quien se resiste, jejeje!

      La Etxeko!! Es cierto, se que existía aunque ahora mismo no recuerdo si me la pasaste (entre que hace mucho de aquello y que mi memoria de pez no alcanza para tanto...). Ya te diré, porque si la probé debo tener alguna nota de cata por ahí...

      Un abrazo!

      Eliminar
  4. Excelente post y selección de cervezas relacionadas con el pimiento. Por desgracia, solo he probado la de los chicos de Sesma, y me gustó bastante...en general, todo lo que he probado de ellos está muy bien...y a un precio bastante contenido. La relación calidad-precio me parece fantástica.

    Prost!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Oscar! Pues precisamente esa Petra me muero de ganas por probarla desde hace mucho, y después de leer tu comentario más aún. Por Valencia no tenemos nada de estos chicos así que habrá que encontrar una solución (y las etis tampoco las tengo...). Prost!!!

      Eliminar
    2. Pero chico eso de las etiquetas, sabiendo que vivo en Pamplona, tiene fácil solución... jejeje

      XD

      Eliminar
    3. Jajaja!! Y no caer en ello... Muchas gracias Rubén!! :P

      Eliminar
  5. Post bien trabajado sobre un curioso tema. Lo cierto es que las cervezas que incluyen o bien chiles/pimientos, o bien especias picantes no gozan de mis simpatías. No ha habido ni una sola, salvo una muestra que nos dio a probar Jesús Medina de Cervezas Medina, de su Hoppy Lager amplificada con un toque de cayena, que me convenciese. Para mi gusto el chile ha echado perder algunas buenas cervezas como la Pumpkin Tzar de Naparbier. La Moon Verata que comentas también por ejemplo, sin ser picante, me resultó casi imbebible. Aún así reconozco que son cervezas que gozan de sus adeptos. Está claro que si los norteamericanos las incluyen en sus portfolios será porque tienen cabida en el mercado. Y eso sí, las etiquetas son bien bonitas, quizás porque el contenido es más sabrossssón??? ;) Un abrazo Pau!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas Juan! La verdad es que suena como poco curiosa esa Medina Hoppy Lager con cayena, la pena es que me temo que es de esas tiradas que solo unos pocos suertudos habréis podido probar... :P. Como creo que te dije en su momento, no estoy nada de acuerdo con eso de que los chiles echaron a perder la Napar, al contrario, creo que le da el toque de gracia justo, pero bueno, sobre gustos no vamos a discutir, jejeje! El tema de las etiquetas ya es otro cantar... es alucinante como se lo curran alguno, especialmente del otro lado del Atlántico...

      Otro abrazo para tí, Juan!

      Eliminar
  6. Una entrada muy interesante Pau, es cierto que son cervezas arriesgadas, he probado la Moon y la Napar de las de casa, la Pumpkin Tzar me pareción espectacular, aunque el picante enmascara un poco el sabor. De Mikkeller probé la Habanero Chili y me pareció bastante exagerada.
    Saludos crack!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gonzalo, pues no sabes la envidia que me has dado por esa Habanero Chili, aún pareciéndote muy subida creo que me gustaría, más que nada porque su hermana Texas Ranger me enamoró perdidamente ;). Saludos!!

      Eliminar
  7. Interesante entrada que me ha hecho investigar un poco más sobre los pimientos con toda su variedad que existe.
    En cuanto a las cervezas he probado algunas y he de decir que si bien no es un ingrediente que me guste mucho para las cervezas en las que estaba no me desagrada del todo si le aporta toques sutiles.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Jose! Pues la cosa es que precisamente para las cervezas que quiero imaginar que habrás probado con chile (las oscuras, vamos, tus favoritas, jejeje) es donde más me ha convencido. En alguna más clara, sin maltas achocolatadas o torrefactas, el picante destrozaba todo el conjunto. Pero bueno, como le decía a JAB, sobre gustos no hay nada que añadir más que "siga probando", jejeje!!

      Un abrazo!!

      Eliminar
  8. NO SOY YO DE CERVEZAS MUY ESPECIADAS. HE PROBADO LA MOON Y LA TZAR Y TAMPOCO HE TIRADO COHETES. ESO SI, LAS DE SESMA ESTÁN TODAS COJONUDAS. HE PROBADO TRES Y A CUAL MEJOR. UN SALUDO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, otro comentario a favor de que me haga urgentemente con una remesa de La Petra... jejeje!! Un saludo Jorgecín!!

      Eliminar
  9. En mi Beerano Cervecero probe la Sculpin de Ballast Point, el cual le añadieron Chile Habanero, y si que le añadieron, fue bastante marcado y fuerte, fue una buenisima cerveza, me recordo a mi infancia cuando compraba plato de frutas (piña, mango, durazno, melon, papaya) y le ponia tajin, asi pero con mas ardor y amargor en el retrogusto jejeje...
    No podria tomarme mas d euna pinta, pero lo que muchos concidimos es que quedaria super fregon con alguna comida, mariscos por ejemplo...
    Saludos sr lupulo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje!! Espectacular esa cerveza, cierto! Me gustó aunque es un poco picante en general para paladares "europeos". Menuda envidia que podáis disfrutarla habitualmente por allá. Saludos Miguel!

      Eliminar
  10. Que gran variedad de pimientos y cervezas hay!! Gran articulo, solo puedo hablar de la Petra Pimiento que probé y la verdad que el amargor final y en su conjunto no me gusto. Tenia muy complejo el sabor y no equilibrado. Deje mi analisis en http://nachsbeer.blogspot.com/2016/01/la-petra-volumen-ii-pimiento-beer-22.html
    un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay casi tantas cervezas como variedad de pimientos hay... jejeje! Ya he leído tu post y la verdad que no puedo opinar sobre esta Petra en concreto ya que no la he probado. Probé una Moon de Catalunya y no me pareció tan excesiva como en tu caso describes de la navarra... En fin, un saludo!!

      Eliminar