26 may. 2014

Recreando una cerveza nórdica de 3000 años de antigüedad.

En numerosas ocasiones os he mostrado mi pasión por el maravilloso mundo de la historia y la arqueología cervecera con entradas realmente variopintas, desde noticias sobre hallazgos muy antiguos, pasando por recreaciones de estilos tristemente desaparecidos más recientemente, sin olvidar algunos monográficos sobre estilos poco conocidos y que resisten con más pena que gloria los embates del tiempo y más aún de las modas.

El caso que hoy nos ocupa es una cerveza elaborada en colaboración entre la cervecera danesa Skands Bryggeriet y el Museo Nacional de Dinamarca cuya receta se inspira en unos restos de más de 3300 años de antigüedad. Estos se encontraban en un cubo de corteza de abedul que a su vez estaba dentro de una tumba conocida como “la joven de Egtved” (aquí tenéis más información), por estar cerca de la población con ese mismo nombre, en el sur de la actual Dinamarca.

Etiqueta de la cerveza, Skands Egtvedpigens Bryg.

Los restos, fechados en la edad del bronze y por lo visto bastante reputados por ser uno de los ejemplos mejor conservados de la cultura nórdica para esa época, fueron descubiertos en 1921 y pertenecían a una joven de entre 16 y 18 años.

Foto del emplazamiento original, tomada de aquí.
Restos en Copenhagen. Foto tomada de aquí.

Recreación de la joven de Egtved. Ilustración tomada de aquí.

Arriba podéis ver los restos originales que hoy en día se encuentran alojados en Copenhagen. En la población original, Egtved, existe una recreación de la tumba original que podéis ver en la siguiente foto.

Recreación de la tumba que se puede visitar en Egtved.
Foto tomada de aquí.

Las condiciones ácidas de las tierras pantanosas de los alrededores por lo visto permitieron la buena conservación de la tumba hasta la actualidad y además del cuerpo (del cual se conservó el pelo, el cerebro, parte de piel y las uñas) y su indumentaria, entre el ajuar funerario se encontraba el citado cubo en cuyo interior había los restos de una bebida fermentada hecha con malta de trigo, miel, mirto, polen y un tipo de arándano rojo.

Cubo que contenía los restos de la bebida fermentada.
Foto tomada de aquí.

Tal y como comenta Peter Steen Henriksen, trabajador del museo y entusiasta cervecero, “teníamos una lista básica de ingredientes pero el reto fue encontrar la relación entre ellos. ¿Es esta bebida la que la gente de Egtved llevó a las tumbas? No podemos asegurarlo, pero al menos se trata de una suposición fundamentada”. También añade “trabajar con un cervecero experimentado ha sido crucial para el resultado”.

Birthe y Peter probando la cerveza.
Foto tomada de aquí.

Birthe Skands, cervecera de la fábrica comenta “Fue un reto excitante. Teníamos la lista de ingredientes a utilizar pero algunos pueden ser difíciles de trabajar. Demasiada miel hace que la cerveza sea demasiado dulce, demasiado mirto de Brabante podría hacerla demasiado fuerte. La idea era crear una cerveza equilibrada”.

Foto tomada de aquí.

Finalmente la cerveza posee 5,5% de alcohol y ha sido embotellada en los formatos de 50cl y 25cl. Por si a alguien le interesa se pueden adquirir en la tienda online del museo al precio de 5,20€ y 2,80€ respectivamente.

Aunque es muy posible que esta recreación o reinterpretación tenga muy poco que ver con la bebida milenaria original, para quienes tengáis alma de beer hunter como un servidor no me negaréis que es toda una tentación.


12 comentarios:

  1. Es una tentación jejej , pero si que es verdad no creo q esa recreación se asome mucho a la original , es muy difícil crear una bebida que mantenga enunas vuelas ventas siento muy mielizada o siendo demasiado fuerte como has dicho , así que algo q ver tendrá pero seguro q es parecido a lo que vemos hoy en día.

    Aun así te digo que ojalá tuviera alguna para probarla jeje
    Un saludo y bien post!! muy explicativo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final en estos casos curiosos en el fondo lo que uno desea si la consigue es que le sorprenda pero sobretodo que le guste. Como dices, es muy posible que esté elaborada pensando en los paladares actuales ya que además es bastante complicado atreverse a imaginar cómo pudiera ser aquella cerveza original...

      Muchas gracias Dani!

      Eliminar
  2. Curiosos estos hallazgos que ayudan a explicar mejor cómo vivía la gente en esas épocas y en concreto a nivel de cerveza, diferente que la que se hace ahora pero que con esos medios que tendrían es todo un mérito.
    Buen post de investigación.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que a los "freaks cerveceros" nos llama la atención casi cualquier cosa fermentada, sea cual sea el contenido, pero en casos como estos lo verdaderamente importante es la investigación arqueológica que hay de fondo (de hecho, la cerveza no se ha intentado recrear hasta hoy en día pese a que la tumba fue descubierta en 1921...). Aún así, pues es lo de siempre, uno sueña despierto imaginando lo que pudiera haber sido una "cerveza" (por llamarla de algún modo) hace 3300 años... Un saludo Cristóbal!

      Eliminar
  3. Interesante, aunque me da que la cerveza no será gran cosa y como decís seguro que no tiene nada que ver con el brebaje original, que por otra parte es probable que fuera más bien imbebible...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, supongo que dependerá de paladares y momentos... Por ponerte un ejemplo, la "cerveza" que tomarían en Mesopotamia imagino que la disfrutarían (o igual no, jejeje!) y hoy en día creo que no podríamos ni tragarla... pero sin ir tan lejos, muchas de las cervezas de alta fermentación de hace no tantos siglos en Alemania, no pocas de ellas ácidas e incluso especiadas...

      Aún así, y asumiendo que no sea nada del otro jueves, yo desde luego no me lo pensaría a la hora de probarla si me la cruzara, jejeje! Saludos!

      Eliminar
  4. Interesante post Pau, la verdad es que llama mucho la atención lo bien que se ha podido conservar este brebaje. Esta nueva reinterpretación debe ser interesante, y me llama mucho jeje.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el fondo 3000 años no es nada ni su conservación es algo excepcional, piensa en la alimentación no ya de los primeros homínidos (4 millones de años) sino de fósiles con más de 200 millones de años... jejeje! Y desde luego pinta realmente interesante, dar un sorbo a la historia ;). Saludos Gonzalo!

      P.D. Si os da por pedir alguna botella para el Club, ya me estáis encargando una para mí, os la pago enterita... ;)

      Eliminar
  5. ¡Tremendamente interesante esta entrada!

    La verdad que uno nunca deja de sorprenderse de lo que ha sido y es capaz esta grandiosa cultura cervecera.

    Con respecto a la recreación, Brewdog ha lanzado la "Old World IPA" inspirada en las primeras del género... y una colaboración entre la Universidad de Cambridge y la cervecera Newcastle crearon la "Tutankhamun Ale" inspirada en una receta hallada en una pirámide y que se supone es la misma que la que se elaboraba en el Antiguo Egipto.

    No se sabe si a ciencia cierta serán iguales, pero ya al menos esa labor les honra, el querer mostrar como era la cerveza antaño y su posterior evolución a lo largo de los siglos.

    Quién sabe como será dentro de cientos de años (si aún existe la humanidad) nuestra amiga espumosa.

    ¡Un saludo y salud Pau!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Benji!

      Me alegro que te haya gustado la entrada.

      La verdad es que cada vez son más las cervezas que tratan de recrear aquellas bebidas (por no llamarlas cervezas directamente) que tomaban en ciertas culturas. Conocía las Old World, pero no esa Tutankhamun, suena muy interesante.

      Y buena reflexión esa última, quién sabe lo que será la cerveza dentro de tanto tiempo... posiblemente nada porque no creo que la humanidad resista a su propia fagocitosis como especie muchos cientos de años, pero de salvarse sería interesante ver donde ha ido a parar nuestra querida cerveza.

      Un saludo crack!

      Eliminar
  6. BUENAS PAU, EN PRINCIPIO NO TE RECOMIENDO LA TUTANKHAMUN, NO PORQUE ESTÉ BUENA O MALA, SINO PORQUE ES MAS CARA TODAVÍA ( SI ES QUE ENCUENTRAS ALGUNA ) QUE LAS UTOPIAS JAJAJAJA.
    YO PLANTEO LA PREGUNTA AL REVES ¿A UN MESOPOTÁMICO DE AQUELLA ÉPOCA O ALGÚN VIKINGO LES GUSTARÍA UNA CRUZCAMPO? CALIENTE POR SUPUESTO, COMO EN AQUELLA ÉPOCA. YA VERIAMOS QUE HACIAN JEJEJE.
    INTERESANTE Y LO QUE MAS ME GUSTA ES QUE NO HAN TRATADO DE VENDER SU PRODUCTO CON ESTA EXCUSA A UN PRECIO DESORBITADO, ESTÁ BASTANTE ASEQUIBLE.
    SALUDOS ARQUEBIRRÓLOGO!! XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Jorgecín!!

      Pues yo tampoco entiendo por qué algunos se empeñan en sacar estas cervezas a precios prohibitivos... Entiendo que hay un trabajo detrás, en algunos casos de muchas personas, y que este se debe pagar... pero de ahí a que esa Tutankhamun cueste aún más que la Utopías... En fin... Al menos es cierto que en esta de Egtved no es nada prohibitivo...

      ¿Cruzcampo y caliente? Demasiado sufrimiento en una misma frase... Jajajaja!! De haber sido así la cerveza primigenia hoy en día posiblemente ni existiera la cerveza, jajajaja!

      Saludos!!

      Eliminar