2 jun. 2014

#FFdA nº5


Seis meses después volvemos con un nuevo “Finde Fondo de Armario” , concretamente la quinta edición y también la quinta vez que me embarco en esta genial excusa brindada por l’amic Birraire.


Para quien no sepa de lo que hablo, el FFdA básicamente es, como decía, simple y llanamente una excusa para desempolvar esas cervezas que han ido quedando en lo más fondo de nuestro “armario cervecero”. Estas cervezas, guardadas bien por ser más especiales, por tener buen potencial de envejecimiento o directamente por simples descuidos, pueden por fin ver la luz en un fin de semana en el que unos cuantos amantes de la cerveza nos conjuramos para dar rienda suelta a lo que termina siendo una auténtica bacanal.

En nuestro caso empezamos con una cerveza que compré en Mediona el año pasado a los “marinos” Kevin y Pep, una elaboración que me sorprendió mucho en barril en la edición 2012 de esta feria y que repitieron de nuevo en 2013 también en botella. Hablo de Marina Vinya Hop, una cerveza que como bien indica su nombre está hecha con mosto de uva, pero también con levadura de cava, y que decidí dejar olvidada para ver si al igual que la mítica Cantillon Vigneronne tenía un buen potencial de envejecimiento.


De buenas a primeras y pese al año de guarda sorprende la viveza de su carbonatación y su espuma blanca, aparentemente frágil pero persistente, que corona un bonito líquido de color dorado pálido pero muy brillante. En nariz destacan recuerdos a uva blanca, cítricos, y también a levadura tipo saison, cítrica y un punto especiado, y de fondo una base con fruta de hueso y también floral, además de cereal. Compleja y aparenta ser muy refrescante.  En boca es muy afrutada, destaca aún más la uva que en nariz, acompañando algo de limón, y dejando un final seco y astringente, con un ligero recuerdo a pan y frutos secos. Muy ligera y fresca, pese a los 7,5% de alcohol, que se perciben al ir avanzando el trago. La pega más destacable quizás sea la abundante carbonatación, no muy molesta pero en mi opinión quizás excesiva, aunque esta ayuda a hacerla más liviana. En conclusión y en mi opinión estamos ante una gran cerveza de frutas, que fusiona maravillosamente dos mundos que amo profundamente (y a los que también hice varios guiños en el anterior FFdA) como son el del vino y el de la cerveza. El año extra en botella lejos de apagarla creo que la ha mejorado, integrando y redondeando los diferentes matices, incluso me atrevería a decir que el potencial de envejecimiento que tiene, por frescor y carbonatación, es aún bastante grande. Mi más sincera enhorabuena por esta gran cerveza, “marinos”!

Tras la grata sorpresa y antes de continuar con más “cervezas polvorientas” os dejo una foto del ágape cervecero que nos improvisamos la noche del sábado para hacer algo de fondo ante la que se avecinaba…

Tendréis más detalles en la próxima entrada ;).

Tras la cena llegó el turno de vestirse de oscuro, y para ello nada mejor que una Revelation Cat Black Night, una cerveza con un año de envejecimiento previo a su embotellado en 2012. Tras recibir el premio en Ratebeer a la mejor cerveza italiana de 2013 y tras perdérmela en su momento en el mítico Freiburg de Manolo & Cía., no paré hasta encontrarla. Finalmente fueron los amigos de Labirratorium quienes la trajeron a su tienda hace un año y desde entonces y hasta el pasado mes de enero estuvo a buen recaudo en su madriguera cervecil, momento en el que la buena de Aurora me la trajo hasta mi querido Bellreguard. ¡Mil gracias por ello, panda!


Posee un aspecto aterrador pero al mismo tiempo sugerente, vestida de color negro impenetrable (haciendo un guiño a su nombre, casi tanto como un Nazgûl), con una preciosa espuma marronácea de burbuja minúscula de persistencia media. En nariz destacan unas atractivas notas a chocolate, algo de torrefactos y un puntito de café, acompañado todo ello por notas a fruta madura, especialmente higo, o más concretamente pan de higo, y también ciruela pasa, además de regaliz, vainilla y también un punto alcoholico. Ya en boca vuelven las citadas notas a cacao e higos, algo de canela, vainilla y regaliz, con un amargor inicial destacable pero que se disipa conforme avanza el trago, momento en el que es el alcohol quien domina, aportando calidez y dejando un final largo. Textura sedosa pero no excesivamente untuosa, y en ello tiene mucho que ver la carbonatación, de burbuja minuscula pero perceptible. Una imperial stout diferente, un punto dulce pero para nada empalagosa, menos torrefacta y amarga de lo que últimamente es habitual en el estilo, compleja y sobretodo muy equilibrada pese al punto de alcohol (nada arrollador pese a tratarse de unos ostentosos 14%). En definitiva, de lo mejor que he tomado en todo el año.

Después de las gratísimas sensaciones anteriores solo podíamos cerrar el festín del fin de semana con una cerveza muy especial. Así que rebuscando entre las telarañas más tupidas de la bodega me topé con una de esas joyitas que uno nunca se atreve a abrir por tenerle un respeto supremo pero a la que sintiéndolo mucho le había llegado su hora.


Como bien podéis ver en la foto se trata de una Rodenbach, cervecera reconocida por sus ales rojas flamencas aunque algunos afirman que sus elaboraciones actuales no tienen nada que ver con las que sacaban hace unas décadas y antes de ser comprada por Palm. Una de esas personas es Sven, amigo, gran persona y una auténtica institución en lo que a cerveza belga se refiere, y fue precisamente él quien me regaló esta joyita, una Rodenbach Vin de Cereale 2004, cuando visitamos su mítico Drunk Monk de Mataró por segunda vez, a finales de 2011.

Pero además de especial a nivel personal, esta cerveza también es muy singular en lo estrictamente cervecero puesto que se trata de una elaboración que Rodenbach ya no produce. Si os fijáis en la etiqueta podréis ver que es de 2004, único año en el que se produjo esta cerveza de forma limitada, y ya que justo ahora se cumplen 10 años de ese momento me pareció una ocasión inmejorable para abrirla.

Otro detalle que no se aprecia tan bien en la foto es que toda la producción es del “foeder 132”, es decir, toda la cerveza procede de una misma tina de madera, la nº 132 de las casi 300 que tiene la fábrica actualmente. Por lo tanto, y a diferencia de otras elaboraciones de la casa, en esta Vin de Céréale no se mezcla cerveza joven con otra más o menos envejecida como si ocurre en la Rodenbach más básica (3/4 joven y 1/4 envejecida dos años), la Gran Cru (1/3 cerveza joven y 2/3 envejecida) o la Vintage (usan Gran Cru como base aunque luego la envejezcan en barricas durante dos años). Esta Vin de Céréale es la cerveza de 2004 pero dejada envejecer durante 3 años antes de sacarla a la venta, y además se trata de la elaboración con mayor contenido alcohólico de la casa (10%). Pero dejémonos de números y barricas y vayamos a lo que realmente importa que es el contenido.

Foto con algunas de las tinas de madera tomada de Wiki.

Ya en copa presenta un aspecto realmente tentador, con un color cobre viejo, con una espuma prácticamente inexistente, y una carbonatación a penas perceptible. En nariz destacan mucho las notas dulzonas por un lado, mucha manzana asada, miel y uvas pasas, así como un punto de toffée, y por otro un punto vinoso, como de un oloroso, con notas marcadas a madera y oxidación, pero también notas a vinagre de módena no muy estridente, y vagos recuerdos a yogur. Por supuesto la oxidación también está presente con recuerdos a frutos secos como la avellana y también marcada acetona, aunque he de reconocer que menor de lo esperado. En boca, detrás de una entrada sorprendentemente viva, fresca y nada empalagosa, vuelve la misma dualidad descrita arriba, por un lado es muy vinosa y afrutada, como un jerez dulce pero con recuerdos a frutos rojos y también a ciruela pasa e higos, y en segundo plano aparece un golpe de acidez sorprendentemente vivo aunque este no conlleve una excesiva astringencia. ¡Ah! Y de sus 10% de alcohol ni rastro...  Curiosísima, sorprententemente joven pese a su más que evidente edad, y complejísima. Tanto es así que nos tiramos media hora alucinados con ella, oliéndola y saboreándola a sorbos pequeños, comentándola como pocas veces he podido disfrutar delante de una copa. De veras, maravillosa. Sin lugar a dudas y sin tener en cuenta todos los aspectos de limitada y singular que la rodean, es de las mejores cervezas que he tomado en mi vida. Un 10 para una década hecha botella. Mil milions de gràcies Sven, de tot cor!

Y con este auténtico regalo para los sentidos y sus diez años a la espalda doy por cerrado el triplete que ha conformado mi particular FFdA. Por último quiero dar las gracias nuevamente a Joan por su bendita excusa y también felicitarlo por haber conseguido que aquel germen que propuso hace justo ahora dos añitos se haya convertido a día de hoy en una fecha inexcusable dos veces al año para unos cuantos amigos cerveceros. Salut i bona birra!


Para quienes queráis leer los anteriores FFdA, aquí tenéis los enlaces a la primera, segunda, tercera y cuarta edición.

43 comentarios:

  1. Diosssssss esa Rodenbach... ¿No te habrán quedado aunque sea los posos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja!! No sobró na de na... Y aunque hubiera querido, la botella estaba sorprendentemente limpia, ni un solo poso o resto... Jeje!! Un saludo Iker!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Intuyo que te refieres a la Schlenkerla, verdad?? ;-). Jajaja!! Un saludo Rubén!

      Eliminar
  3. JAJAJAJA, CON LOS POSOS HA DEBIDO HACER UN POSTRE TREMENDO JAJAJJA.
    MUY BUENAS BIRRACAS NEN. LA BLACK NIGHT ME LA HAN OFRECIDO EN DOS OCASIONES Y HE DECLINADO, MUCHA BIRRA Y MUY GRANDE PARA MI, QUE SE LE VA A HACER. LAS RODENBACH NO SON MUY DE MI AGRADO, PERO SEGURO QUE UNOS SORBITOS DE ESTA HUBIERAN ENTRADO BIEN, FIJO. Y DE LA VINYA HOP HE OIDO MARAVILLAS, PERO ME HA PARECIDO UN POCO CARA LAS VECES QUE ME LA HE ENCONTRADO, CON TANTA REFERENCIA PREFIERO NO SUBIRME A LA PARRA SALVO CONTADAS OCASIONES.
    SI LA SACAN EN TERCIO HABRÁ QUE PROBARLA JAJAJA.
    Y YA ESTOY ESPERANDO ESA ENTRADA DEL ÁGAPE SCHLENKERLIANO, QUE TIENE TODO UNA PINTAAAAAA YUMMMM!! SLURP!!!
    BESOS PAREJA!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!!! Esta Rodenbach es de las que no usaría para nada más que beberla con tranquilidad... dejaros de postres ni nada! Jaja!

      La Black Knight es brutal, y aunque ya sabes que cuando esperas mucho algunas veces te llevas decepciones en este caso la disfruté enormemente. La Rodenbach te hubiese gustado hasta a tí, jajaja!! Y la Marina, sinceramente me sorprendió muchísimo. La recordaba buena de barril pero es que de botella, y no se si por el reposo que le he dado, era una pasada!!! No recuerdo lo que me costó en su momento pero intuyo que donde la vieras (en alguna tienda de Madrid) estaría lógicamente más cara. Si quieres que te pille una si me la cruzo este año en Mediona avisa!!

      El ágape para el jueves, jajaja! Y pinta rica, sí, pero ni te imaginas de sabor, jajaja!

      Un abrazo, "Moe"-riñín ;)

      Eliminar
  4. La Black Night me pareció tremenda cuando la probé en el Freiburg... y la Vinya Hop también me encantó!! La Rodenbach.... ufff menudo birrote y la pintaca del plato!!! TREMENDO!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya recuerdo ya, tu fuiste de los suertudos que la pudo probar en el Freiburg... Al menos he podido resarcirme y más envejecida, jejeje! La verdad que por como la vi, creo que tiene aún potencial para guardarla... La Rodenbach, te digo lo que a Jorge, te hubiese gustado hasta a tí, jajaja! Y el plato, pues ya sabes, tu pones la birra, yo pongo la comida... Cuando quieras! ;).

      Salut mestre!

      Eliminar
  5. Tros de cabró! Menuda envidia la Rodenbach; ¿no te quedará otra para compartirla en Mediona? ;-)

    Respecto a la Vinya Hop, cervezón en toda regla, además de ser muy singular; incluso diría que única, al utilizar una variedad de uva propia de la comarca de la Selva. I la Black Night espero probarla algún día, aunque las Imperial Stout raras veces podrán conseguir que mis dientes crezcan de envidia (al final, tenemos acceso a muchas de las mejores con relativa facilidad).

    Una abraçada i merci per la participació!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja!!! Ya me gustaría a mí tener no una sino varias Rodenbach más para compartir... :-P.

      La Vinya Hop, lo que le decía a Jorge, me ha sorprendido muy mucho. Desconozco la variedad de uva que usaron, no lo leí en ninguna parte... Ya les preguntaré a los "marinos" en un par de findes ;-).

      En cuanto a la Black Knight, pues estoy contigo, por suerte nos llegan bastantes cosillas de ese estilo, ya me gustaría poder tener esa misma oferta de saison, bitter, mild o helles... pero vamos, aún así no dudes en probarla si te la cruzas!

      I al contrari, merci a tu per l'excusa, que en el fons és gràcies a tu que ens hem fotut aquest cap de setmana ;). Una abraçada!!

      Eliminar
  6. Sinceramente yo no sé cómo hay gente que sigue leyendo este blog...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!! ¿Por qué? ¿Pocas cervezas? ¿Pocos petróleos? ¿Comida mejorable? ¿Todo eso y mucho más? Explícate, explícate, Jose!! Jajajaja!! ;-)

      Eliminar
    2. Indignado. Pau hay cosas que pasan de castaño oscuro y tu ya te has pasado tres pueblos de castaños oscuros

      Eliminar
    3. Jajajaja!!! De castaño oscuro te pasas tu todos los meses en tu podium mensual y en esos intercambios demoníacos jajaja!!!

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Pedazo de entrada, pedazo de birras y pedazo de envidia que me das con ella jajaja

    Y por cierto, genial la primera foto de la cerveza y el corazón xD

    Se ve que disfrutaste y creo que es lo fundamental del tema.

    ¡Saludos y salud Pau!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu lo has dicho, más allá de las cervezas lo mejor fue el pasarlo en grande con la excusa del ffda.

      La foto del corazón es de Joan Birraire... jejeje!!! Siempre nos sorprende con alguna genial variación jejeje!!

      Saludos Benji!!!

      Eliminar
  9. Bueno, ya volviendo a la seriedad y sin querer más exprimir la "chanza". No quiero ser pesado...

    Puedo decir con toda sinceridad que la Rodenbach puede que haya sido la cerveza que más envidiaca sana he tenido de todas las que he visto en todas tus entradas..., y ya es decir. Hay cervezas y cervezas. Esta es un CERVEZÓN.

    Las otras dos me han hablado muy bien de ellas. La Black Cat la tengo especial ganas pero aún no ha surgido.

    Y el ágape... Lo dicho Pau... muy grande.

    Un fuerte abrazo y ahora soy yo al que se le caen las babas en el teclado del portátil.

    PD1: puedes quitar los comentarios anteriores..., ya no tienen sentido alguno.
    PD2:... aún así sigo indignado, jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LA BLACK CAT ESTÁ MUY BIEN, PERO LA BLACK NIGHT DICE PAU QUE ESTÁ SUPERIOR XDDDDDD

      Eliminar
    2. Jajajaja!! ¿¿Seriedad?? Esto es el despiporre!!! Jajaja!

      La Rodenbach? De todas las que he comentado en el blog? Bueno, desde luego es de las mejores que he tomado, pero en los resúmenes anuales ha desfilado alguna que la acompañaría en un supuesto podium histórico ;).

      La Black Knight (de caballero negro, no de "black night" / "noche negra", que has patinao tu también Jorgete, jajaja!!!) es de esas birras que te enamorarían, Jose! Una pasada, con los 14 graditos escondidos maravillosamente... Buff!!

      Lo que no hay duda es que unos por otros al final no ganaremos para teclados... jajaja!! Otro fuerte abrazo para tí, maestro!!

      P.D.1. No los quito, me hacen gracia... pura ira!! Jajaja!!

      P.D.2. Tendré que conseguir alguna cosa para "des-indignarte" este verano y que nos veamos en Torrevieja?? Jajaja!

      Eliminar
    3. LO SIENTO, PERO NO ME FUNCIONA LA "K" EN EL TECLADO ( NO CUELA VERDAD? XDDDD )

      Eliminar
    4. Torrevieja???, yummm
      Seguiremos coordinando. La cosa apunta para agosto la segunda quincena

      Eliminar
    5. Perfesssto!!! De momento marco esa quincena en rojo por si las moscas... ;-)

      Eliminar
    6. Espero me sea comunicada la fecha sino desempolvaré mi cuerno de chivo!!!!

      Eliminar
    7. Bueno es saberlo lo de ambos. Tendré que hacer acopio doble con respecto a lo del año pasado

      Eliminar
    8. Jajajaja!!! Esto sería una QTTL, no Txema? ;). Ya te comentaré en privado Jose... :P

      Eliminar
    9. Yes!!! Además yo por esas fechas estoy en provincia de Alicante con lo cual mi desplazamiento será más corto

      Eliminar
    10. Pues nada, a esperar las fechas y a cuadrar esa QTTL!!!

      Eliminar
  10. Buuufff!!! Pero que mal te lo montas Pau!, sabía que no ibas a decepcionar, la Rodenbach tiene que ser un elixir de los dioses, pero es que no te has quedado corto con las demas, la de Revelation Cat es una gozada!!

    Enhorabuena por las birras Pau!

    PD: Esta convocatoria me pilló un poco fuera de juego, prometo apuntamr a la siguiente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí todos dandome palos y el que más y el que menos se va cada mes de juergas, catas alucinantes, pedidos y envíos extranjeros... Para una vez que me saco algo fuera de lo común... jajaja!!

      Y la Revelation Cat me gustó mucho, lo sorprendente es que aún le veo potencial de mejora con más guarda.

      Al próximo FFdA te esperamos... Pero más que fuera de juego yo diría lleno de razones... líquidas... (Europe, intuyo... ;) ).

      Saludos Gonzalo!!

      Eliminar
    2. Pues primero me enteré muy tarde de la convocatoria, me coincidia con la feria y con la despensa un poco vacía de contenidos, asique habrá que esperar a la próxima.
      Saludos Pau!

      Eliminar
    3. Excusas, excusas... no me creo que tu tengas la bodega vacía... jajaja!!! A ver a la próxima!! Saludos!!!

      Eliminar
  11. Un festín para los sentidos, como siempre, si es que haces que disfrutemos de sólo leerlo! Imagínate probar esos cervezotes.
    Que la Rodenbach sea de las mejores cervezas que has tomado nunca, viniendo de ti es mucho decir ;) debe ser espectacular.
    Un saludo Pau!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje!! Me alegro que hayas disfrutado leyendo, a ver para cuando montamos alguna quedada tipo FFdA entre los que vivimos cerca, cada cual sacando una buena birra... ya se lo comenté en su día a Txema y lo llamamos QTL (mejor me ahorro la explicación sobre su significado... jajaja!).

      Pues así es, la Rodenbach es más que espectacular, casi celestial. Con casos como estos es cuando te das cuenta que por mucho lúpulo y por muchas historias que estén de moda, al final vienen los belgas y te dejan K.O. con una cerveza de este calibre.

      Un saludo Cristóbal!

      Eliminar
  12. Pues me parece perfecta la idea! Cuando queráis hacemos una QTL, o como la queráis llamar jaja.
    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!!! Pues ya sabes, tu pon fecha y hora y luego lo demás viene rodao... jaja!! Saludos!!!

      Eliminar
  13. Jajaja si ya sabía yo que pa golfo tú... menudas cervezacas que te has sacado de la manga, con esa Schlenkerla a la cabez ;-P! Gran entrada, de las de salivar :-D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja!!! Pa golfo dice... Jaja! Pues tomándome la Marina me acordé de tí, por aquello que comentaste de la Vigneronne en su momento en el blog, de que te hubiera gustado tomarla más fresca... En este caso la uva estaba muy presente... a ver si este año la traen a Mediona y te consigo una botellita ;-).

      Eliminar
    2. Jaja gracias hombre! aunque lo ideal sería que las pudiera conseguir yo en el mismo Mediona :-D pero creo que está complicado. Algún año...

      Eliminar
    3. Eso me gustaría a mí, poder entregártela en mano y compartir de una vez una de estas jornadas feriales ;-). Pero bueno, me temo que si no es con arroces al horno de por medio no hay forma de convencerte... ;-)

      Eliminar
  14. Grandes cervezas las que elegiste para tu particular FFdA. Las dos primeras las conozco bien, sobre todo la segunda ;), un auténtico cañón de notas torrefactas y fruta oscura, con un impresionante cuerpo. Aluciné con esa cerveza. Me alegro de que te gustara. La primera, la Vinya Hop, no es mi estilo de cerveza, pero reconozco su valía y su calidad. Lo peor de todo, es que su precio era un tanto elevado, por lo menos al que la encontré.Y eso sí, con la que me has dado tremenda envidia es con esa Rodenbach Vin de Cereal. Mi mandíbula inferior sigue en la alfombra, canalla! Un abrazo Pau!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Juan! Lo que comentas del precio de la Marina, al final es lo de siempre, caro o barato depende de hasta donde uno esté dispuesto a pagar y según el resultado y los gustos de cada cual después quedará más o menos satisfecho... A mi desde luego me gustó mucho, el tiempo de guarda le sentó estupendamente...

      Sobre Rodenbach... jejeje!! Había que tener un as escondido bajo la manga... ;-)

      Un abrazo!!!

      Eliminar