5 jun. 2014

El lúpulo cocinero: cebollas de Bamberg.


Después de mucho tiempo sin publicar en la sección de El Lúpulo Cocinero quisimos aprovechar la excusa brindada por el FFdA del pasado fin de semana para lanzarnos de nuevo a la cocina y marcarnos una receta típica de Franconia, región situada en el norte de Baviera, Alemania.


Hablo de las típicas cebollas de Bamberg, o en alemán Bamberger Zwiebeln, una receta no excesivamente complicada (aunque requiere su tiempo y elaboración) y en la cual utilizamos cerveza rauchbier como ingrediente y también como maridaje. Por supuesto la receta que hicimos se trata de una de tantas formas posibles de cocinarlas, ya que según donde busquéis podréis encontrar un tipo u otro de carne para el relleno, más o menos grasa…

Así que sin más, a continuación os dejo la receta.

- Ingredientes (para unas dos personas) -


- 2 cebollas grandes.
- Mantequilla.
- Perejil.
- Mejorana o en caso de no encontrar podéis utilizar orégano.
- Nuez moscada.
- 250 g de carne picada de cerdo.
- 1 huevo.
- Un par de rebanadas de pan duro remojadas en leche.
- Sal y pimienta.
- Unos 250 ml de caldo de carne.
- Unos 25 cl de cerveza rauchbier (en nuestro caso Schlenkerla Märzen).
- Un par de cucharadas de harina.
- 4 lonchas de panceta ahumada (o también podéis utilizar bacon ahumado).

- Elaboración -

1. Limpiamos las cebollas, cortamos una especie de tapadera con la parte superior y también cortamos la base para que tenga un buen asiento. A continuación vaciamos las cebollas con una cuchara parisina o algo similar. Aunque dependerá del tipo de cebolla y el grosor de cada capa, con que dejéis dos capas bastará para alojar dentro la mezcla y que no se escape al cocinarlas.

2. Picamos lo que hemos sacado de dentro de las cebollas y sofreímos en una sartén con mantequilla hasta que la cebolla quede transparente. Añadimos mejorana seca y un poco de perejil picado a la sartén y retiramos del fuego.

4. En un bol a parte mezclamos la carne picada con la cebolla sofrita, el huevo y el pan remojado con leche y la mitad de la panceta picada previamente. Mezclamos bien con las manos y añadimos sal, pimienta y nuez moscada al gusto.

5. Rellenamos las cebollas con la mezcla y las ponemos dentro de un recipiente con tapa apto para el horno (nosotros utilizamos una cazuela de barro). En ese recipiente añadimos medio vaso de caldo de carne y tapamos.

6. Cocinamos las cebollas al horno a 180ºC durante 45-60 min, dependiendo del tamaño de las cebollas. Durante la cocción iremos comprobando el caldo, si hace falta se añade más a media cocción.

7. Una vez cumplido el tiempo añadimos la cerveza y cocinamos en el horno otros 30 minutos.

8. Tras esos 30 minutos lo sacamos del horno y reservamos las cebollas. En el mismo recipiente (si habéis utilizado una cazuela de barro, sino pues en una olla) añadimos un poco de harina previamente disuelta en un poco de agua fría y cocinamos al fuego unos minutos para que se haga la harina. Vamos removiendo muy bien hasta que la salsa espese, quedando ligeramente untuosa. Si la salsa está un punto amarga podéis corregir con un poco de azúcar moreno y removerlo hasta que se integre en el conjunto. También corregimos de sal y pimienta.

9. Finalmente freímos bien la panceta que no habíamos utilizado y la ponemos encima de cada cebolla. Servimos las cebollas en plato hondo con un poco de salsa y espolvoreamos un poco de perejil recién picado por encima.


Si os apetece podéis acompañar las cebollas con sauerkraut (chucrut para los amigos), un poco de puré de patatas y mostaza dulce. Para beber, por supuesto, nada mejor que tomar la misma cerveza con la que hemos cocinado, que en nuestro caso fue la magnífica y ahumadita Schlenkerla Märzen.

Solo nos queda animaros a que os atreváis con esta receta, muy resultona y pese a los  numerosos pasos y el tiempo de cocción es bastante sencillita. Ah, y por supuesto, ¡Guten appetit!¡Prost!

17 comentarios:

  1. Vaya! Curioso plato. Hace falta un buen rato para elaborarlo pero no parece complicado... Igual me animo, a ver qué tal. ¿Lo de la cerveza ahumada es necesario? Porque no se encuentra fácilmente por estos lares...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, el tema de la rauchbier yo diría que es el alma de la receta, por aquello de que se llaman cebollas de Bamberg... ;-). Pero vamos, también he visto recetas similares con cerveza de trigo oscura (creo que Aventinus).

      De todas formas no pensaba que fuera difícil conseguir esa Schlenkerla, si necesitas te puedo mandar unas botellitas, aquí en la tienda tengo, jejeje!

      Saludos Iker!

      Eliminar
    2. Jaja buen marketing Pau. Casi que espero a hacerte alguna visita algún día y me las llevo yo mismo. Que así tengo excusa para pasar por allí!!!;P

      Eliminar
  2. Vaya crack de la cocina estás hecho! Suena muy apetecible. Y la Schenkerla perfecta por ser ingrediente y además maridaje. Felicidades por la receta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja!! Nada de crack, cuatro cacharros, buenos ingredientes, cervecita para tomar mientras se cocina... al final se hace todo solo... ;). Anímate y verás como no es nada difícil!! Un saludo Cristobal!

      Eliminar
  3. Pero como nos cuidamos!!! A ver si explotas más esta sección que está muy chula. Gracias por compartir la receta.
    Saludos crack!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!! Hombre, si no se cuida uno quien nos va a cuidar... jajaja! Me alegro que te haya gustado la sección, hace tiempo que la tenía olvidada, pero realmente cocinar con y para la cerveza lo hago habitualmente... :P. A ver si publico más y sobretodo os animais a cocinar alguna y me decís que os parece, jejeje! Saludos Gonzalo!!

      Eliminar
  4. Tus habilidades culinarias me fascinan e irritan por igual. A ver si me las apaño para hacer algo parecido.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!! Bueno, "habilidades culinarias" igual se me queda algo grande! A ver si alguna vez coincidimos con más tranquilidad y te preparamos algo y nos das tu opinión... :P. Si te animas con la receta ya me contarás ;-).

      Un abrazo, Hugo!

      Eliminar
  5. Tremendo plato!! Salivando estoy!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gràcies mestre!! A ver si coincidimos alguna con más tranquilidad y me dejas lanzarme a los fogones... ;)

      Eliminar
  6. :-)''''''' me quedo con el arroz al horno, pero si te empeñas también me puedes invitar a unas de éstas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! Normal que quieras el arroz al horno, pudiendo tomar esas cebollas casi cada fin de semana y con lo rico que está todo por allá... jajaja!! El arroz humildemente creo que se me da mejor que esto... Espero que tu mismo lo puedas comprobar... ;-)

      Eliminar
  7. Vaya manera de salivar... Cuando vi la foto en el anterior post (el 5º FFdA) parecía complicado por la elaboración que tenía. No parece que sea tan difícil..

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que las recetas que publico no suelen ser muy complicadas... No tenéis excusa para lanzaros a cocinar, jejeje! Ya me contarás si te animas!! Un abrazo Jose!!

      Eliminar
  8. JUER MACHO! ME ESTOY TOMANDO EL CAFÉ PERO ME ESTÁ ENTRANDO HAMBRE ¡QUE DICOTOMIA!
    PARECE FACIL, AUNQUE EN MI CASA NO GUSTAN DE LA CEBOLLA....BIEN PENSADO.....ME LA HAGO PARA MI TODITA JAJAJAJA. JURO QUE LA HARÉ ALGÚN DIA!
    GRACIAS POR LA RECETA, YA TIENES MI DIRECCIÓN PARA MANDARME UN TAPER DE ESE ARROZ QUE DICEN POR AHÍ JIJIJI. XAU!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!!! Café? Nada, donde esté el almuerzo bávaro que se quite todo... ;).

      Bueno, la verdad es que si no te gusta la cebolla este plato no es muy buena opción, jejeje! Pero bueno, la salsa sabe mucho y también la carne de cerdo... Un honor si te lanzas a cocinillas!! Ya me contarás!! :P

      Lo del arroz está hecho, cuando quieras lo preparo pero me temo que tendrás que probarlo cuando vengas por aquí ya que no está muy rico recalentado... jejejeje!!

      Saludines, San Feuillenín!! ;-)

      Eliminar