30 oct. 2014

Pumpkin ales: un mundo de recetas... y de etiquetas.


Estamos en plena temporada de las Pumpkin Ales, un estilo de cerveza estacional elaborado con calabaza y diferentes especias que cuenta con bastantes adeptos especialmente en Estados Unidos pero que poco a poco su consumo y también su elaboración empieza a extenderse también por Europa.


Así que aprovechando que mañana 31 de octubre se celebra Halloween, festividad tan asociada con este fruto tan icónico, hoy quiero dedicar un monográfico a este peculiar estilo mostrándoos 26 pumpkin ales diferentes, curiosas y también interesantes que poseen etiquetas atractivas. Espero que os resulte interesante.

----

Allagash - Ghoulschip. Versión de una Pumpkin que sacó esta cervecera estadounidense por primera vez en 2008 y en cuya elaboración se utiliza calabaza de Maine rayada, semillas de calabaza tostadas y melaza. Se infecta el mosto de forma controlada y se envejece en barrica de roble durante tres años. 6,9%.


Appalachian - Rutty Buck. Elaborada con calabaza caramelizada, un 10% de centeno y una mezcla de especias sin revelar. 6,2%.


Avery Pump[KY]n. Porter con calabaza y especias envejecida durante 6 meses en barricas de Bourbon. Aunque inicialmente pensaron llamarla de otro modo, finalmente hicieron un juego de palabras entre Pumpkin (calabaza) y “[KY]”, que hace referencia a Kentucky y con ello nos recuerda su paso por barricas de bourbon. 16,54%.


Cascade - Pumpkin Smash. En este caso se trata de una sour que utiliza como base una quadrupel a la que se le añade calabaza asada y se envejece 11 meses en barricas de ron. 11,4%.


Devils Backbone - Pumpkin Hunter. Amber ale ligera y con los típicos recuerdos a pastel de calabaza gracias a una mezcla de especias que no revelan. 5,1%.


Dogfish Head Punkin Ale. Brown ale con calabaza, especias y azúcar moreno. 7%.


Elysian. Esta cervecera de Seattle es conocida por elaborar varias pumpkin ales y a continuación tenéis algunos detalles de ellas. Night Owl: posee 3,4 kg de calabaza por cada beer barrel (117L) y como especias posee jengibre, canela, nuez moscada, clavo y pimienta de Jamaica. The Great Pumpkin posee semillas de calabaza asadas en la maceración, calabaza en la maceración, cocción y durante la fermentación, y además posee canela, nuez moscada, clavo y pimienta de Jamaica y alcanza los 8,1% de alcohol. Dark O' The Moon es una pumpkin stout con 6,5% de alcohol. Finalmente, Punkuccino posee café de Stumptown,  canela y nuez moscada y 5% de alcohol.


Fordham - Spiced Harvest Ale. Con calabaza, canela, clavo, jengibre, miel y pimienta de Jamaica. Medalla de bronze en 2012 en el European Beer Star. 6,6%.


Four Horsemen - Headless Horseman. Elaborada con maltas alemanas, lúpulo Fuggles británico, calabaza, canela, jengibre, clavo y nuez moscada. 6,9%.


Hardywood - Rye Whiskey Barrel Pumpkin. Farmhouse ale con calabaza y azucar moreno envejecida en barricas de Jim Beam Rye Whiskey. 10,5%.


Jolly Pumpkin – La Parcela. Sour ale con calabazas, cacao y especias que posee envejecimiento en barrica. 5,9%.


Mike Hess - Magna Cucurbita. Pumpkin stout con calabazas asadas, canela y nuez moscada. 7,2%.


Naparbier – Pumpkin Tzar. Imperial stout con calabaza y chile habanero. Además de ser una colaboración entre Manolo, Sven y Robert con Naparbier, otra curiosidad es que aparecen los nombres de todos aquellos que colaboraron a la hora de elegir su nombre, y entre ellos, muy pequeñitos en la última línea, podéis ver el de unos servidores. Un placer formar parte de esta genial etiqueta (otra más...) de Antonio Bravo. 11,6%.


New Belgium - Lips of Faith Kick. Sour hecha en colaboración entre New Belgium y Elysian que combina por un lado un 80% de cerveza hecha con calabaza y arándanos, con un 20% de cerveza envejecida en barrica. 8,5%.


Pike - Harlot’s Harvest Pumpkin Ale. Elaborada con lúpulos Nugget y Mt. Hood, puré de calabaza, azúcar moreno, cassia (especia del sudeste asiático similar a la canela), pimienta de Jamaica, vainilla, nuez moscada, jengibre y clavo. 8,5%.


Quaff Bros Flying Pig. Pumpkin ale envejecida en barricas de Bourbon. 10,5%.


Samuel Adams - Fat Jack. Se utilizan casi 13 kg de calabaza por beer barrel (127L), centeno, malta ahumada, canela, jengibre, nuez moscada y pimienta de Jamaica. 8,5%.


Spiteful - Jackass O' Lantern. Lleva calabaza asada y caramelizada. El nombre de la cerveza es un juego de palabras entre Jack O' Lantern y "jackass", un término que se aplica en inglés designar a alguien que es un zoquete o burro. 6,66%.


Terrapin - Pumpkin Fest. Con calabaza, canela, jengibre, pimienta de Jamaica, clavo y lúpulos Hallertau y Hersbrucker. 6,1%.


Traveler & Boston Beer Co - Jack-O Traveler. Shandy con trigo, lúpulo Hallertau, calabaza y piel de limón. 4,4%.


Uinta - Oak Jacked Imperial Pumpkin. Envejecida en barrica de roble durante 6 meses. Como curiosidad posee exactamente 10,31% de alcohol, que hace referencia a la fecha de Halloween (31 de octubre).


Wisconsin Dells - Pumpkin ale. Elaborada con 50 kilos de calabaza y especias en doble tanda, concretamente canela y nuez moscada. 5,4%.


Wychwood Pumpking. Con lúpulos ingleses Northdown. Como curiosidad, en los últimos años ha ido bajando su contenido alcohólico desde 5% hasta los actuales 3,8%.


Y hasta aquí mi particular homenaje a las curiosas pero también fotogénicas Pumpkin Ales. Si tras tanta calabaza todavía queréis saber algo más de la historia de estas cervezas o incluso si os ha dado hambre y queréis una receta maridada con una Pumpkin Ale, aquí os dejo un enlace con todo ello.

Salut!

27 oct. 2014

Cata de cervezas especiales en La Boutique #01.


El pasado miércoles en La Boutique de la Cerveza de Valencia celebramos la primera (esperemos que de muchas) de esas catas que algunos vienen a llamar “friki-catas”, o lo que es lo mismo, un grupo de amigos curiosos que se juntan alrededor de unas cuantas cervezas que por separado nos serían algo más difíciles de probar bien sea por su elevado precio o por su escasa disponibilidad.

Para esta primera vez había cervezotes, pero más allá de disfrutar bebiéndolas, que también, lo mejor fue juntarnos ocho amigos alrededor una mesa, que al final es lo verdaderamente importante.

Foto de familia al final de la cata.

A continuación os dejo las impresiones que nos causaron las ocho referencias que pudimos probar.

LoverBeer - Nebiulin-a (Italia). Sour ale con uvas Nebbiolo. A nivel personal tenía bastantes expectativas puestas en esta cerveza y mentiría si dijese que las satisfizo completamente. He podido comprobar la buena mano de Valter, su maestro cervecero, en otras elaboraciones pero en este caso, para mí, esta sour no pasa de curiosa, con interesantes recuerdos a uva y madera, pero escasa complejidad, apenas acidez y muy pocos recuerdos a madera.


- 18th Street - Deal with the devil (USA). Double Pale ale (más bien Imperial IPA). Muy equilibrada, marcadamente resinosa, con recuerdos a pomelo y mango, y todo ello sobre una rica y compleja base maltosa como en las buenas yanquies. Genial. Como curiosidad, viene etiquetada como "Double Pale ale" pero por cuerpo, alcohol, amargor, lúpulo y también rotundidad a muchos nos pareció más bien una Imperial IPA de libro.


- Mikkeller - Ring them bells (Dinamarca). Imperial Porter con café. Gustó mucho esta Porter subidita de tono pero al mismo tiempo sorprendentemente fácil de beber y equilibrada pese a los 10% de alcohol. Sugerentes recuerdos a café sobretodo, pero también algo de cacao y vainilla, y un punto amargo justo y necesario. Desde luego que si miramos a Mikkeller más allá del márketing, en lo cual han dado muestras que compiten en otra liga (esta cerveza iba acompañada de un vinilo por tratarse de una colaboración con un grupo de música danés... sí, un vinilo...), nos encontramos con cervezas muy diversas y para todos los gustos, pero entre ellas también hay grandes cervezas.

- Gigantic - Most Premium (USA). Russian Imperial Stout. Una de las cervezas que había creado también bastantes expectativas antes de probarla (no me negaréis que su etiqueta no es alucinante), aunque en este caso sí las cumplió, de hecho fue una de las que más gustó de la cata. Muy torrefacta, con ligeros recuerdos a regaliz, caramelo, vainilla, café, cacao, corpulenta pero muy equilibrada y con una textura sedosa muy agradable.

8 Wired - iStout (Nueva Zelanda). Imperial Stout. Notas torrefactas, un punto a café y en boca sobretodo chocolate amargo, textura ligeramente sedosa y un punto alcohólico al final. Muy correcta y disfrutable pero varios concluimos que quizás su buena nota en Ratebeer (100 como nota general) sea algo elevada.

- Jackie O’s - Dark Apparition (USA). Russian Imperial Stout. Notas a cacao y un punto torrefacto, algo de turba, vainilla y pasas, amargor comedido, textura sedosa. Hubo a quienes gustó muy mucho pero aún siendo una grandísima cerveza personalmente de las tres Imperial Stout probadas me quedo con la Gigantic por ser más sugerente y compleja.

- Clown Shoes - Crunkle Sam (USA). Barleywine con dryhopping de lúpulo Citra. A priori nadie la dábamos como opción ganadora y lo cierto es que al final de la cata muchos coincidimos en que posiblemente fuera la mejor. Del extra de lúpulo Citra ni rastro en nariz (posiblemente por los meses que llevaba embotellada), pero ni falta que le hacía. Muy maltosa, acaramelada y rebosante a notas de fruta madura y confitada, corpulenta como marcan los cánones de una buena barleywine, pero con el alcohol muy bien compensado. Genial.

- Mikkeller & Three Floyds - Hvedegoop Malaga Barrel Aged (DK/USA). Barleywine envejecida en barricas de vino Málaga. Las notas de su paso por barrica aparecían en forma de recuerdos a madera, algo de oxidación, fruta madura y caramelo. Corpulenta y un punto alcohólica, pero nada molesta. Muy rica y para disfrutar a sorbos pequeños pero quizás quedó algo tapada tras el éxito arrollador de la anterior.




Y hasta aquí la primera ronda. A modo de conclusión, todas ellas gustaron más o menos, pero las que se llevaron más halagos fueron la Clown Shoes, Gigantic y 18th Street, seguidas muy de cerca por la Jackie O’s. Próximamente más, y esperemos que mejor ;-).


¡Salud!

23 oct. 2014

Honrando al santo Lúpulo (y van 3 años…).


El “moerno” San Lúpulo de Capúa.
Al final va a ser cierto eso de que con cervezas de por medio hay pocas excusas que nos impidan sumarnos a cualquier lío… No se entiende de otro modo que por tercer año consecutivo los amigos de Cervecearte se marquen un enredo como el de San Lúpulo en el que nos piden adoración al más amargo de los santos y tardemos menos que nada en unirnos pese a que la fecha del santoral haya quedado atrás. La cuestión es tener algún pretexto para beber buena cerveza, no? ;-)


En un mundo ideal, con más tiempo y una despensa más cargada de cervezas, especialmente lupuladas, me habría currado un post más original y repleto de birrotes que os hiciesen retorcer el morro cual abuelitas desdentadas frente a una Quíntuple IPA con 5341,02 IBUs maridada con una tortilla de lúpulo Amarillo chorreante de resina proveniente de los idílicos valles estadounidenses… Pero no es el caso ni de lo uno ni lo otro, aunque, quién sabe, quizás a lo último me anime algún día…

Así que a pesar de que esta vez el anuncio del evento me pilló completamente desprevenido, terminando de cerrar Mi Beerano Cervecero y pensando más en los birrotes que me iba a echar entre pecho y espalda para celebrar la entrada a mi tercera década vital, evidentemente no me iba a quedar sin beber alguna buena cerveza. Así que tras analizar detenidamente la sección “no.mires.mucho.y.deja.que.envejezca” del fondo de la bodega encontré un “auténtico animal” que ya llevaba acumulando polvo más de un año… ¿Y qué mejor excusa que celebrar los 30 años, no os parece?

La susodicha es la Magic Rock Strongman, una barleywine limitada a 540 botellas hecha con su Imperial IPA Un-Human Cannonball (tremendo birrote, por cierto) como base y a la que en lugar de darle el correspondiente dry-hopping en este caso se la mete en una barrica de 500 litros del vino amontillado de la bodega jerezana Rey Fernando de Castilla, con el cuello sellado con cera negra para permitir un buen envejecimiento en botella. Estaréis conmigo que no pinta mal, ¿verdad? Pues os quedáis cortos… Sensacional sería poco para definirla, tremendamente compleja y en la que destaca una combinación bastante peculiar de notas a fruta confitada, orejones, membrillo, así como las notas a frutos secos, sobretodo avellana pero también un punto a nueces amargas, muy pero que muy seca, con un sabor realmente persistente, una ligera acidez y un final cálido, seco y amargo. Realmente como estar tomando un amontillado. Genial, para amantes de las cervezas con marcados recuerdos del paso por barrica y para disfrutarla un buen rato a sorbos muy pequeños. Y lo mejor es que pese al año de guarda tiene un potencial de envejecimiento bastante prometedor… Lástima no tener otra botella ;).

Qué pedazo cervezote...

Pero al igual que al ratoncito Pérez, a Santa Claus y a los Reyes Magos, también al Santo Lúpulo se le debe honrar durante todo el año (y cuanto más mejor...), aunque mi paladar, pese al nombre que corona este blog, tienda más a los continuos escarceos con esas pérfidas y ácidas lámbicas que a los alfa-ácidos… Lo siento padre, pero es que tienen ese “je ne sais quoi” que no puedo contenerme…

Ni con una “Santa Lúpula” como esta
uno puede 
reprimirse ante las lámbicas…
Imagen tomada de aquí.

No me costó mucho encontrar otra botella adecuada para seguir honrando al “santo”, puesto que últimamente ni tengo demasiadas IPAs en la despensa ni tardo nada en consumirlas. En este caso le tocó el turno a la estadounidense High Water Hop Logic, una Imperial IPA tremendamente bien atada por todos sus flancos, deliciosa, por un lado asomando sugerentes recuerdos cítricos, a mango, pomelo, piña e incluso algo de pino, mientras que por otro era la robusta base, maltosa y acaramelada, quien conseguía un trago genial, redondo y realmente disfrutable. Me pareció realmente curioso que su hermana pequeña Hop Riot (que la probé días antes), pese a ser una IPA, fuera algo más alcohólica y desequilibrada. Y si hay algo que me gusta de las buenas cerveceras yanquies es la habilidad que tienen para conjuntar cantidades insanas de lúpulo con una buena base y este es un gran ejemplo de ello. Genial.

No será el maridaje más acertado,
pero disfruté como un enano comiendo
estos rovellons recién recolectados

El fin de semana avanzó con más vino que cerveza, ya sabéis que mi corazón de tanto en tanto vuelve a sus amoríos primigenios con el “zumo de uva en barrica”, pero como se trataba de honrar al Santo Lúpulo en este post, a continuación os dejo una buena dosis de lúpulo altamente recomendable que he podido disfrutar durante las últimas semanas, gracias sobretodo a un buen amigo estadounidense. Todo sea por no recibir el castigo del santo… O el de los compis Andrés y Mireia… ;-)

Beavertown Holy Cowbell. Esta londinense me ha dado muy gratas sorpresas con cervezas oscuras y/o envejecidas, pero esta stout rebosante a notas de café y chocolate negro amargo y un contrapunto genial cítrico y resinoso, es como poco para quitarse el sombrero.


Firestone Double Jack. Los que no hayáis probado nada de estos californianos deberíais tratar de hacerlo para entender la diferencia entre una Imperial IPA magnífica y “todo lo demás”. Suena muy radical, pero os doy mi palabra de que tanto piropo y halago de tantas personas distintas no son casualidad…


Hoppin’ Frog Hop Heathen. Una sinergia sensacional entre maltas oscuras y torrefactas con cantidades alocadas de lúpulo y, al igual que en su genial B.O.R.I.S., posee una textura sedosa alucinantemente adictiva. Para tener sueños eróticos con esta black IPA… ¡Viva la rana que la parió!


Lagunitas Night Time. Qué auténtica joya… Otra demostración magistral de que las Black IPA tienen muchísimo sentido más allá de la incoherencia semántica. No he probado muchas Lagunitas, pero esta se lleva de momento la palma. Birrote maravilloso.


Pipeworks Ninja vs Unicorn. Otra Imperial IPA genial por su equilibrio y su facilidad para beber, una base maltosa enormemente bien trabajada y un intenso y sugerente lúpulo cítrico y resinoso que enamora.


Three Floyds Dreadnaught. La última cerveza del post y sin duda la mejor de todas. Supongo que ser la tercera mejor Imperial IPA según los votos recibidos en Ratebeer, solo por detrás de Pliny the Elder y Pliny the Younger, deberían ser un indicativo de a lo que nos atenemos… Nunca he estado tan de acuerdo con un "doble 100" de esa web.


Y con esta sobredosis de IBUs y sobretodo lúpulo yanquie doy por cerrado mi homenaje. ¡Viva el Santo Lúpulo! ¡Viva la buena cerveza! ¡Y vivan también los grandes de Cervecearte por enrolarnos a todos!

Para quien se haya quedado con ganas de más lúpulo, aquí y aquí os dejo mis particulares aportes de 2013 y 2012 respectivamente.

20 oct. 2014

Novedades desde Crusat.


Hace unas semanas la gente de Crusat tuvo el gran detalle de mandarnos tres muestras de cerveza pero no fue hasta hace unos días cuando pude probarlas tras finiquitar algunas referencias de máxima prioridad / necesidad de la bodega. Así que a continuación tenéis las impresiones personales que me han dejado.

---

La primera es la Vote Sepp, una cerveza de los irreverentes, ocurrentes pero también en ocasiones algo fatigosos, escoceses de BrewDog con la cual se mofan de Joseph Blatter, el actual presidente de la FIFA, pidiendo la organización del Mundial de la FIFA 2022 para Escocia. Para quienes no estéis muy puestos en esto del balompié, “Sepp” se ha visto envuelto en varios escándalos de corrupción, entre ellos la designación de Qatar como organizador del mundial en 2022 y de ahí en parte esta cerveza.

Foto de BrewDog.

Pero dejando estrategias de marketing a un lado, sobre el papel nos encontramos ante una witbier con hibisco, lúpulo Motueka neozelandés y un contenido alcohólico realmente comedido, concretamente 3,4%, algo sobre el papel curioso y bastante interesante.


Servida en copa nos encontramos con una cerveza de color anaranjado con cierto punto rosáceo (no se aprecia bien en la foto), derivado del uso de la flor de hibisco, con una espuma blanca de fácil formación pero poco consistente y de escasa persistencia. Ya en nariz destacan las notas florales así como también a frutos rojos y bayas, quizás frambuesa y un punto de arándano rojo, y también algo de golosina. En boca entra muy ligera con una acidez comedida y esas citadas notas florales y a frutos rojos, pero sin demasiado protagonismo de trigo, y de base aparece un fondo algo dulce, tenuemente jarabeado, y similar a lo antes descrito como golosina.

En definitiva estamos ante una cerveza peculiar, refrescante y muy liviana, que pese a algunas críticas poco favorables que había leído y aunque seguramente no repetiría puesto que no me aportó demasiado, tampoco me ha disgustado. Por echar de menos algo quizás sería que tuviera más personalidad en la base aún asumiendo los grados de alcohol que posee.

---

La segunda cerveza a probar es la American Mother Fucker, una IPA elaborada por La Calavera, cervecera catalana con una imagen también atrevida y que busca provocar con sus etiquetas y nombres.


Centrándonos en el contenido, nos encontramos con una cerveza de color anaranjado con un punto de turbidez y coronada por una buena espuma de persistencia media. En nariz destacan los esperados recuerdos a lúpulo cítrico, especialmente a pomelo y naranja, sin olvidar una base acaramelada sugerente. Ya en boca destacan nuevamente las notas cítricas en este caso acompañadas de lúpulo resinoso, que se ven compensadas con esas maltas acarameladas pero también con un punto de biscuit, dejando un intenso y persistente amargor en boca.

En definitiva, nos encontramos con una IPA (en el lindar con una APA) que pese al nombre se deja beber sin excesivas estridencias, con un claro corte actual y pensada para esa creciente cantidad de cerveceros amantes del lúpulo como gran (o único) protagonista. Aún así, y en mi opinión, todavía queda a cierta distancia de otras IPAs de corte estadounidense y de grandísimo nivel que han salido en los últimos tiempos por el panorama artesano peninsular.

---

Por último nos dejamos para el final la oscura U-Boat, una colaboración entre la estadounidense Victory Brewing y la escocesa BrewDog elaborada en las instalaciones de la segunda. Según palabras suyas se trata de una “Smoked Porter fermentada con levadura de baja fermentación” (no me van las batallitas estilísticas pero lo cierto es que a esto yo lo llamaría Baltic Porter o más concretamente B. Porter ahumada).


En copa posee un bonito color marrón oscuro prácticamente negro, coronado por una sugerente espuma marronácea de mediana persistencia y burbuja fina. Ya en nariz destacan unas sugerentes notas a cacao (más que chocolate), además de un buen conjunto de maltas oscuras y torrefactas, con un leve punto ahumado pero mucho más sutil de lo esperado por el nombre, y de fondo aparecen ligeros toques a frutos secos y también herbales. Ya en boca sorprende primeramente su bebibilidad, la textura ligeramente untuosa y una carbonatación muy bien integrada en el conjunto y destaca nuevamente el cacao al que se le suma un punto de café, además de notas algo dulzonas que no empalagosas, tipo café con leche. Posee un final ligeramente amargo pero especialmente cálido y alcohólico. En definitiva, una cerveza sorprendentemente fácil de beber, más sugerente y compleja en nariz que en boca y a la que como únicas pegas le echaría en falta un punto más de potencia ahumada (supongo que es lo que esperas quizás en una smoked) y le quitaría un par de graditos de alcohol para terminarla de redondear. Pero aún así en conclusión quedo bastante satisfecho, cosa que últimamente no me ocurría con algunas BrewDog que había probado.

---

Y hasta aquí las apreciaciones sobre estas tres cervezas distintas y a la vez interesantes. Pero antes de despedirme quería volver a agradecer el buen detalle al equipo de Crusat al mandar estas cervezas.


¡Salud!

16 oct. 2014

Blog ganador Mi Beerano Cervecero 2014.


Tras el resumen que compartí hace unos días, hoy por fin ha llegado la hora de dar por cerrado Mi Beerano Cervecero 2014 revelando el post ganador de entre los 23 participantes.

Dejando a un lado mi particular aporte, que lógicamente no entraba en concurso, hay 22 entradas que optan al premio de la botella de De Struise Black Berry Albert de 75cl.

Como muchos habréis comprobado, el nivel de posts publicados en la blogosfera cervecil es realmente muy alto, desde crónicas de viajes más o menos lejanos, hasta cómics, pasando por posts de humor… la verdad que ha habido de todo y muy trabajado.

Tales han sido las dudas que me habéis generado que incluso llegué a plantearme dejar que fueseis vosotros mismos quienes con vuestro voto dieseis el premio al mejor post, tal y como ocurrió con el concurso fotográfico. Pero al final he decidido armarme de valor y no escurrir el bulto tomando la difícil decisión por lo explicado más arriba del nivelazo y el trabajo que muchos habéis hecho, y también por el aprecio que os tengo a muchos de vosotros y que dificulta más aún la toma de la decisión.

Sin más, a continuación os dejo mi TOP5, con aquellos posts que considero deben ser destacados por varias razones, incluido el ganador.

5º y 4º (indiferentemente). No podía dejar fuera del podio ni a Jorge Cerveriana ni a Andrés y Mireia de Cervecearte, puesto que sus dos posts me hicieron pasar un rato buenísimo, hasta el punto de repetir lectura varias veces desde su publicación. Geniales, unos cachondos de mucho cuidado. Me sabe mal que ninguno de los dos (en este caso, más concretamente tres) os llevéis el premio, de corazón.

. Conociéndole un poquito sabía que si se esmeraba, Txema de Y creo que he bebido… podía “parir” uno de sus geniales post, por lo que tenía grandes expectativas puestas en él. Y no decepcionó con sus juegos de palabras con tantas cervezas distintas como inspiración, hasta el punto que se me hizo corto de leer. Me gustó mucho.

. Biirkonnen. Fueron de los primeros en anunciar su serie de posts pero también los últimos en publicar, dos días antes del resumen y haciéndome sufrir hasta el último segundo. Aún así, la espera mereció muchísimo la pena por la currada que se pegaron con su resumen tipo cómic que rayaba a partes iguales lo friki, lo hilarante e incluso la locura. De modo que por el ingenio y por las horas que les debió costar montarlo, creo que se merecen estar en el podio de honor.

. Adrián Cerveza Rudimentaria. Desde que leí su primer “chachi-refrán” y vi su foto de cabecera sabía que iba a ser difícil superar este post. Fotazas de escándalo y un texto muy entretenido y divertido de leer son argumentos más que suficientes para llevarse el premio. Creo que muchos estaréis conmigo. No se llevó el premio a la mejor foto pero perfectamente también lo hubiera podido ganar, aunque la fotaza de Quique AlBa fue un durísimo oponente y también justo vencedor.


Así que mi más sincera enhorabuena a Adrián por el premio y felicidades por la grandísima entrada que te marcaste. Ahora habrá que ver como me la apaño para entregarte el botellón, pero creo que tendremos que encontrar por fin esa excusa para compartir alguna birra cara a cara, a no ser que con el ansia por recibir el premio me obligues a mandártela por correo. Ya me dirás ;-).

Y hasta aquí la edición 2014 de Mi Beerano Cervecero. De nuevo muchísimas gracias a todos por los buenos momentos que me habéis dado con vuestros posts. A los que no habéis ganado os debo una birra el día que nos encontremos en cualquier feria, festival o bar.

Salud y hasta el “beerano” que viene, aunque hasta entonces seguro que unos cuantos amigos bloggers nos entretienen con nuevas e interesantes propuestas de colaboración, como es el caso por ejemplo del los amigos de Cervecearte con San Lúpulo y el amigo Teddy con su excusa bien oscura ;).


¡Salud!