26 feb. 2015

#LaRonda 30: Festivales y ferias cerveceras.


Cuando faltan pocos días para cerrar este mes de febrero quiero compartir mi aporte a la trigésima edición de #LaRonda en la que Iker, del blog Cervecerías de España, nos convoca a opinar sobre los festivales y las ferias cerveceras, la situación que viven actualmente este tipo de eventos, de donde venimos y hacia donde vamos, qué puede mejorar, etc.

Antes de entrar en el tema reconozco que a principios de semana tenía listo un “tocho” desgranando diferentes aspectos pero justo ayer releyéndolo me dije: ¿realmente las ferias y los festivales merecen tanta reflexión por parte de alguien que únicamente debería preocuparse por ir a pasarlo bien alrededor de unas cervezas?

Que sí, que está muy bien exigir como consumidores que nos den ferias excelentes en organización, con un cartel larguísimo de cerveceros y cervezas, que se presenten novedades interesantísimas, eventos paralelos realmente atractivos, todo ello a precios populares… Todo ello es genial, ¿pero de veras nos creemos que el 90% de la gente que asiste a una feria quiere todo eso? Bueno, seguramente eso de los precios populares sí, pero sobre todo lo demás no estoy tan seguro…

Foto de la Mostra de Mediona tomada de aquí.

Creo que en ocasiones no vemos más allá de nuestro ombligo y pensamos que nuestra realidad es la misma realidad aplicable al grueso de la población que recién se acerca a la cerveza o que incluso siendo consumidores habituales no quieren una feria como la que nosotros exigimos desde un punto de vista “friki” o tampoco del de un profesional que vive de ello. Sin duda un organizador de una feria/festival que se precie debe tener a este público en cuenta, pero hay vida más allá.

Quizás el problema venga de vivir esta realidad actual que nos impulsa a hacerlo todo con prisas, sin importar nada más que el instante y lo que tenga más de 10 minutos ha quedado en el olvido, sin ser conscientes de que nuestra realidad cervecera es aún demasiado joven, que todo esto es un proceso lento y trabajoso que necesita de un tiempo para que todo se asiente y vayan surgiendo nuevos eventos que cumplan las expectativas de los que buscamos algo más allá. Mientras tanto ¿es realmente un problema que haya una feria sin grandísimas expectativas en cada pueblo y en cada fin de semana desde ya mismo hasta pasado los meses más cálidos?

Personalmente en 2014 solamente fui a dos eventos, el BBF y Mediona. ¿Las razones de ello? Vivir lejos de cualquier feria medianamente atractiva y no disponer de todo el tiempo que quisiera. Parecerá obvio, pero con esos hándicaps uno no puede ir saltando de feria en feria cual ficha del juego de la oca, por todo el dinero que implica en desplazamientos, alojamientos, comida…

Además, el mercado que tenemos hoy en día está tan vivo que a los pocos días tenemos las novedades de esas ferias en las estanterías de cualquier tienda. Por ello, si incluso eres un “beer-hunter” y puedes tomarte la misma novedad en tu casa en lugar de hacerlo de pie y con las prisas de querer probar la mayor cantidad posible de novedades interesantes, ¿qué sentido tiene una feria?

Desde el punto de vista del consumidor, que es para lo que creo se nos convoca en esta Ronda, mi opinión es que una feria no sirve ni más ni menos que para pasarlo en grande, para divertirse con la cerveza como pretexto, para ver a viejos amigos y conocidos sean o no del mundillo, y nada más… ¡Que no es poco! De este modo, tantas y tantas ferias pequeñas que siguen el ejemplo de pueblos tan pequeños como Mediona o el Esparto en Sesma son un exitazo y la gente disfruta como enanos y quieren repetir.

Las ferias que lo crean conveniente podrán profesionalizarse (¡bienvenidas sean también!) pero en lugar de querer quitar ferias y obsesionarnos por centralizar y profesionalizar todo pensando solamente en una minoría que busca algo muy específico, quizás deberíamos dejar por un lado que esas ferias pequeñas sigan su curso para el disfrute de muchos que no tienen más pretensiones que pasarlo bien, y por otro lado pensar en complementar (y no sustituir) esta oferta ya existente con eventos más profesionales que tanto escasean en la península copiando el ejemplo del Barcelona Beer Festival.

Foto tomada de aquí.

Hasta entonces, y cual tortuga que vuelve a la misma playa que le vio salir del huevo, volveré a Mediona todos los años que pueda o me lanzaré a conocer cualquiera de esas otras ferias pequeñas que tan buena pinta tienen y en las que seguro el contenido del vaso es otro componente más del disfrute.

Salut!

24 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo mestre! En realidad ese es y debería ser el motivo principal de cualquier feria, conseguir que la gente se lo pase bien, tanto que repita. Además los productores locales e internacionales dan a conocer su producto a un público generalista que es realmente su 'target' porque como bien dices, otros ya vamos probando constantemente a lo largo del año. En mi caso, las ferias sirven para desconectar un poco (no del mundo cervecero, imposible por cuestiones profesionales ja ja ja) pero si del espacio vital habitual. A la vez que se producen esos reencuentros. Lo mismo me pasaba con los encuentros de coleccionistas que frecuentaba en mi pasado. A veces lo de menos era conseguir nuevas piezas... eso quedaba en un segundo plano ante el momento compartido con viejos camaradas y amigos. Salud y birras!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo. De todas las ferias y festivales a los que he ido cuando más he disfrutado ha sido precisamente estas últimas ediciones de Mediona y el BBF precisamente por eso, por pasarlo en grande y la cerveza fue solo un componente más.

      Entiendo que no todos tienen que compartir esa realidad y habrá a quien el ambiente "menos profesional" de las ferias se le quede corto, pero ahí está la gracia, en la variedad, que existan cuantos más eventos mejor para que todos podamos elegir.

      Salut i gràcies per compartir batalletes ;).

      Eliminar
  2. La verdad es que tienes razón en eso de que muchas veces no nos damos cuenta de que somos muy frikis y la gente "normal" no busca lo mismo que nosotros. De todas formas, sigo pensando que aunque las ferias pequeñas se vean desde la perspectiva de una fiesta de la cerveza en la que pasarlo en grande, hoy por hoy no hay público suficiente para hacerlas rentables para los productores, ni a corto plazo (económicamente hablando), ni a medio-largo, si pensamos que las ferias deben servir para sembrar y recoger después, y mucho menos, si la siembra es en un pueblo pequeño al que solo asiste la gente del pueblo y alrededores. Como dices, dejemos que las ferias pequeñas sigan su curso, a ver si con suerte llegan a buen puerto. El tiempo lo dirá.
    Gracias por tu aporte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto mismo sobre que la realidad que vivimos los "frikis" no es ni de lejos la de la mayoría de gente que va a ferias lo hablé con varios en el BBF. La ansiedad y las decepciones por no poder probar ciertos barriles hace dos años en el BBF no son realidades de gente que simplemente se pasó al BBF a ver lo que había y tomarse algunas cervezas.

      Creo que sí pueden ser rentables esas ferias pequeñas... No sé los números del Esparto pero la gente habló muy bien, y lo mismo ocurre con Birrafranca de la cual Txema te podría dar más detalles, pero vendieron todo y más...

      Una cosa es rentable, y otra pretender ganar todo lo que no ganas vendiendo a bares y tiendas en meses... Además, también habría que definir exactamente si "rentable" es cubrir gastos y ganar algo más, o rentable desde el punto de vista de publicidad, dar a conocer el producto y no palmar pasta... Napar sin más, o Seve, por ejemplo me contaron en diferentes ediciones de Mediona que les valía con dar a conocer el producto... La gente de Cotoya por ejemplo cuando los conocí en Mediona hace 4 o 5 años sacaron cuentas y entre el viaje desde Asturias y demás les salió cuenta con paga... pero han repetido todos los años...

      A lo que voy es que cada cual tiene unas prioridades y se hace sus números, pero todos los años hay cola para asistir como productor a Mediona, y no es que sea precisamente una población bien comunicada, grande, con buenos alojamientos cerca...

      Muchas gracias a tí por la convocatoria, Iker! Me ha gustado leer los diferentes aportes que he leído hasta ahora.

      Eliminar
    2. Hombre, creo que cuando hablamos de ferias pequeñas y rentables, Mediona queda claramente al margen. Mediona es la fiesta no solo de la cerveza, sino de los cerveceros.
      Lo que comentas de la rentabilidad, pues sí, en principio la idea es hacer marca y vender a posteriori en la zona, pero creo que la experiencia me dice que esto al fin y al cabo, no es del todo así. Napar, Dougall´s y otros tantos son caros de ver por las ferias, ¿no les hace falta porque los conoce todo el mundo, o porque venden lo suficiente en el circuito de distribución como para no tener que perder el tiempo detrás de un mostrador?
      No sé, la verdad es que me gustaría conocer un poco más desde dentro este mundillo porque tengo muchas dudas del por qué de las cosas...

      Eliminar
    3. No estoy de acuerdo sobre que Mediona siempre tenga que quedar al margen como si fuera algo aislado que se ha generado de forma espontánea. Mediona es lo que es por el trabajo, la constancia y la complicidad de los cerveceros, y no creo que debamos tenerla como una excepción ya que mismamente Sesma como comentábamos más abajo tiene pinta de poder ser algo similar con el tiempo.

      Lo que comentaba de Napar lo decía por cuando vinieron por primera vez a Mediona, en 2012. Por esas alturas no eran precisamente conocidos ni eran lo que son ahora... Su "Pils" si no recuerdo mal, estaba empezando a pegar fuerte y por entonces recuerdo que Juan nos comentaba que no era un chollo a nivel económico por desplazamiento y todo lo asociado, el escaso rendimiento económico que le sacaría a la cerveza, pero les servía para dar a conocer su producto (su pils todavía no era conocida más allá del entorno cercano y en Barcelona). Sevebrau es el mismo ejemplo, su producto no era conocido más allá de Extremadura, Madrid y alguna feria, y según nos comentaba Seve la rentabilidad económica quedaba al margen por "hacer marca".

      Donde si estoy contigo es que estaría bien que gente de "dentro" (productores y organizadores) se unieran al debate aportando su punto de vista.

      Eliminar
  3. Me parece un punto de vista interesante, y obviamente no hay que olvidarse que estos eventos son para todo el mundo y no solo para unos pocos.
    Pero por lo que yo he visto, cuando se hacen estos eventos en pueblos pequeños la mayoria de las veces ni los propios habitantes acuden a las ferias.
    Pero bueno al final como en casi todo el tiempo dirá.
    Saludos Pau!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gonzalo, desconozco la realidad en Madrid o si hablas de otras zonas, pero personalmente en Catalunya, que es donde conozco más la realidad de las ferias a nivel personal o por gente que me comenta, las ferias de los pueblos siempre son un punto que congrega a la gente de los alrededores, y no precisamente cerveceros todos ellos. Es una excusa para pasarlo bien, ya que hay puestos de comida, como quien va a mercadillos medievales o ferias de otros productos en las plazas de los pueblos.

      El Esparto Beer de Sesma es otro ejemplo de un pueblo pequeño que arrasó en cantidad de gente local, mientras que Noblejas con tanta difusión y un cartel interesante, según os leí y me comentasteis varios, este año estuvo lejos de llenar...

      Como dices, tiempo al tiempo, pero creo que estas ferias pequeñas tienen cabida y son un buen complemento a otros eventos mayores y pensados a un sector más concreto y especializado.

      Saludos Gonzalo!

      Eliminar
    2. Efectivamente Sesma es un ejemplo de lo que debería ser una feria pequeña, en la que unos pocos cerveceros de la zona se juntan para, alrededor de la cerveza, hacer una fiesta en la que participe todo el mundo. Precisamente el éxito de esta feria radica en la simpleza, pero a la vez en la buena organización, en la que está implicado hasta el ayuntamiento del pueblo. Una feria hecha del pueblo, para el pueblo, y no por una empresa privada con ganas de sacar tajada (de lo cual no ha hablado nadie de momento, pero creo que podría ser una de las claves también...)

      Eliminar
    3. La organización se da por descontada... Cualquier feria por simple que parezca y por muy pequeño que sea el pueblo, sin organización no hay éxito.

      Lo que quería decir al mencionar Sesma es que es un ejemplo de una feria joven y exitosa con participación de la gente.

      El tema de la participación de empresas privadas es inevitable y no creo que tenga que ser necesariamente negativo. Sacar "tajada" tal y como lo mencionas parece algo negativo, e intuyo por donde vas, pero siempre que el resultado sea el óptimo y las personas implicadas sean serias y esté todo claro entre las partes no creo que tenga que ser negativo. De hecho no me imagino organizar un gran festival sin ayudas.

      Eliminar
    4. Desconozco la realidad en otras zonas. Pero este año pasado por ejemplo Noblejas de la que se supone debería ser ya un referente era un solar, si no llega a ser por el autobús de Madrid hubieran estado 4 contados.
      La última de L'Europe fue de lejos la que menos gente congregó y la de Thielman vale que no estuvo tan mal, pero preguntando a los cerveceros habian vendido muy muy poquito.

      No hablo de que las ferias pequeñas sean todas malas, sino de mi propia experiencia.

      Saludos

      Eliminar
    5. Gonzalo, está claro que no puede ser, un referente (pese a los pocos años) como Noblejas no puede estar vacío, y menos con esa oferta de cerveceros que hubo. Creo que en ese caso el cambio de fechas jugó una mala pasada. Pero bueno, en su caso no creo que hubiera mala planificación al menos en lo que a difusión se refiere. El lugar podría ser, pero hubo conexiones desde Madrid... No sé... En general hay una oferta mayor (no solo de ferias sino de tiendas que ofrecen esas mismas cervezas) y quizás eso explique la caída de público.

      Saludos!

      Eliminar
  4. Estoy de acuerdo en una cosa, y es que yo a estos sitios voy a pasármelo bien, obviamente pruebas cosas (más de la cuenta), pero el principal motivo es el pasarlo bien, y me da de lado no probar esta o aquella cerveza, pero bueno esto ya lo cuento mañana en el blog.

    En cuanto a lo de las ferias, también comentaré algo, pero al menos por esta zona (y mira que hay gente), no da para llenarlas todas, sobre todo si a las diferentes ferias van los mismos productores (o casi), y se hacen durante fines de semana seguidos (o incluso coincidiendo fechas). Y no da ni para público general ni para el "friki", básicamente porque el dinero no llega para todo, y no puedes ir a tres ferias en el mismo mes. Yo no fui a la que se suponía que era la más grande de este año aquí, la Craft Beer Madrid (o algo así), porque ya había estado en otros dos eventos, y ni dan las fuerzas ni el dinero.
    También pienso que muchas de ellas están muy cojas en organización, en el sentido de que "solamente hay cerveza". Se necesitan más cosas, más puestos de comidas, actividades, música, es decir, hay que crear ambiente, hasta en las ferias de mi pueblo donde solo se podía beber sidra o kas limón había más ambiente que en muchas ferias! :-D

    Un saludo Pau!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas Adri,

      De acuerdo en un cosa?? Solo una?? Jejeje! Al menos es la esencial... ;-).

      Creo que hablamos dos realidades bien diferenciadas, una la que comentas de Madrid y a la que creo se refería también Gonzalo, en la que sorprendentemente por el volumen hipotético de gente se echa en falta más público y eventos más atractivos; y por otro lado la realidad de Catalunya (que por otro lado es una realidad que no tiene nada que ver con ninguna otra parte de la península) y donde existen muchos eventos "humildes" con ambientazo, comida, cervezas para todos los gustos... Aunque de todo hay, lógicamente en todas partes.

      Lo otro que comentas, de lo que ocurrió hace unos meses con Madrid, es sorprendente... o no hay nada o se "amontona" el trabajo... Ahí si que creo que hay alguien que debería habérselo pensado un poco mejor... Pero de todas formas público hay, no estrictamente cervecero quizás o no demasiado puesto en el tema, pero público hay de sobras. Aquí en Valencia, que precisamente debemos ser el último ejemplo en organización de nada cervecero, las ferias de productos artesanales o medievales se dan casi cada semana en muchos pueblos y siempre están llenas... En alguna empieza a sumarsele algún productor. Lo que quiero decir es que si aquí se llenan ferias así, entiendo que en Madrid deberían llenarse 5 veces más... igual habría que mirar de juntarse con gente de otros mundos como queso, embutidos... No sé...

      Espero tu post! Un saludo Adri!!

      Eliminar
  5. Pensé en participar de esta edición, pero me dí cuenta que iba a terminar repitiendo lo que había dicho unos días antes. Pensé en encararlo de otro modo y reflexionar sobre la importancia o no de las ferias y festivales, pero me di cuenta que, por un lado, al no haber estado nunca involucrado en la organización de un evento tal, ni ser empresario del sector, me vería limitado a especular o colgar preguntas que quizás nadie contestaría; y por otro, al tener a mi alcance más alternativas de consumo que las mi tiempo y dinero me permiten disfrutar, el concepto de festival/feria es algo prescindible (la última vez que estuve en el Czech Beer Festival, por ejemplo, fue en 2012, por trabajo, y no creo que me esté perdiendo de nada).

    Así que, aclarado todo esto, no me queda más que suscribir a lo dicho por Pau.

    Ahora que lo pienso, justo antes de apretar "Publicar", me doy cuenta que si me dan a elegir, prefiero tener a mi alcance un puñado de bares bien puestos, que sirvan buena cerveza, en buenas condiciones (valga la redundancia), que un festival/feria por más de putamadre que sea, que se hace una vez por año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que hablamos de dos realidades distintas: la tuya, con bares ofreciendo cervezas de calidad a precios irrisorios, resultado de un recorrido de muchos años viviendo la cerveza con normalidad; y la realidad que se vive aquí, resultado del "descubrimiento" tan reciente de la cerveza como algo más allá de lo que ofrecen las insípidas lagers más comerciales. Ese amanecer está dando de sí un bullir de novedades, tanto cervezas locales como foráneas, y también eventos para dar a conocer esa realidad. Entiendo (y espero) que el tiempo normalizará todo y que los festivales pasarán a ser una oferta de ocio más.

      Si esas cervezas de calidad que tu encuentras en los bares de cada esquina en Praga estuvieran aquí con otras caras y otros nombres no creo que aquí hubiera tantas ferias ni tampoco que siguieran saliendo más y más.

      Un saludo Max!

      Eliminar
    2. Entonces la pregunta podría encararse de otro modo.

      ¿Sii después del festival/feria el consumidor o bien no encuentra esa cerveza que tanto le gustó, o la encuentra en un bar que, además de sacarle la cabeza, se la sirve en condiciones que distan de ser las ideales*, de qué le sirve a la industria (más allá de ese manguito extra que puedan hacer ese día) y al consumidor (más allá de lo lindo que la pueda pasar ese día)?

      *Un amigo Barcelonés estuvo hace poco de visita y me contó su experiencia en un par de bares muy celebrados y muy caros, a los que fue temprano y entró junto con el dueño/encargado, pidió una cerveza y le dieron lo que los checos llaman trubkáč--lo que queda en las líneas durante la noche. A ese tipo de cosas, no hay festival que las arregle. Me parece que se habla demasiado de lo que deberían ser los festivales y las ferias y muy poco de lo que deberían ser los bares, tener quichicientas birras distintas en grifo y botella, no es lo que hace que un bar sea bueno.

      Eliminar
    3. Entiendo tu planteamiento y es cierto que en ocasiones nos volvemos un poco majaretas con las tiradas limitadas que puedes probar una vez o con mucha suerte repetir una vez más. No tiene sentido pero es parte de esa locura de vivir el ahora, de querer probar todo sin siquiera llegarnos a plantear si al final bebemos para disfrutar o para sumar otro "tick" más en un listado imaginario.

      Sobre el caso concreto del bar, no puedo hablarte del tema con conocimiento de causa ya que desgraciadamente donde vivo la realidad de los bares es poco menos que un germen que empieza a moverse. Pero completamente de acuerdo, ofrecer listados de "churrucientas" cervezas sirve de muy poco si ni sabes lo que tienes entre manos ni lo conservas bien...

      Eliminar
  6. Una feria es un plus. Como bien dices, para muchos seguramente sea una opción para tomarse unas birras de manera "diferente" y ya está. Sin complicaciones.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así lo creo yo también, del mismo modo que hay quien va a mercadillos, rastros o tantos ejemplos más hay gente que no busca en la cerveza nada más que una excusa más para pasarlo bien diferente a la habitual, o más concurrida de gente que el simple bar que frecuenta.

      Saludos Rul!

      Eliminar
  7. YO VOY A LAS FERIAS A VOLVER A COINCIDIR CON UN MONTÓN DE AMIGOS ( BLOGUEROS, CLIENTES, PRODUCTORES, COLECCIONISTAS ) CON LOS QUE SIEMPRE TE ENCUENTRAS, DISFRUTAR DE CERVEZAS DESENFADADAMENTE Y A LO QUE TU Y YO VAMOS, NO LO OLVIDES ¡LA BREWERIANA! XDDDD
    UN SALUDO MAJO!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!! Lo de coincidir con amigos y pasarlo bien sí, pero lo de la breweriana... si que me saldría caro si me cascara 400 kilómetros hasta Mediona por unas etiquetas, jajaja! Me sale mejor comprarlas por Ebay o a un polaco pagando los portes de un correo certificado, jajaja!!

      A ver si te animas un año y te vienes a Mediona con Teddy y unos cuantos más de Madrid!!

      Un saludete Jorge!!

      Eliminar
  8. Veo que coincidimos en lo esencial. Una feria es para pasarlo bien más allá de probar toda cerveza que se ponga por medio ya que como bien dices el canal de distribución es más que idóneo y al momento la gran mayoría de cervezas presentadas en las ferias las vamos a tener en un futuro en las tiendas. Aún así también hay que hacer un hueco a las exclusividades pero son las menos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que hablo por los dos (y por alguno más...) si digo que tanta novedad cuando no hace tantos años había tan pocas referencias disponibles en ocasiones te hacen perder un poco el norte. Al final como dices lo esencial es eso, pasarlo bien... ya habrá tiempo para probar lo que haga falta en casa o en algún bar... Si realmente merece la pena dudo que el cervecero no haga otra remesa.

      Un abrazo Jose!

      Eliminar