29 dic. 2010

Un día de los inocentes gélido aunque interesante.

Ayer fue uno de esos días en los que a uno lo que más le apetece es quedarse dentro de la cama todo el día, o como mucho salir de ella para tomar una buena cerveza y ver una película interesante. Y es que a pesar de que los pobres meteorólogos se afanaron en advertirnos de que las gélidas temperaturas iban a remitir, nada de nada... Frío, frío y más frío (aunque alguno pensará que eso depende del punto de vista con el que se mire, pero en Valencia estar por debajo de 5ºC ya hablamos de frío).

A pesar de ese día tan desangelado, a las 20h nos esperaban en Valencia para una especie de cata llevada a cabo conjuntamente entre la tienda de La Boutique de la Cerveza y la cervecería Ruzanúvol, de las cuales ya os he hablado varias veces por el blog. No es que frecuente habitualmente este tipo de eventos, pero el poder reencontrarse con algunos amigos y tomar unas cuantas cervezas es un pretexto más que suficiente para apuntarse a lo que sea, y si de paso sirve para aprender alguna cosa, pues mejor que mejor.

Como buen día de los inocentes, tras un pequeño imprevisto, tuvimos que cambiar los planes y en lugar de hacer la cata en el local de Ruzanúvol, nos fuimos a una tienda de productos gourmet italianos de la Avenida Regne de València que abrirá sus puertas dentro de poco. Por un momento parecía que el día de los inocentes quería cobrarse algunas víctimas, pero dentro de lo malo de no tener los barriles de Lambratte o Birrificio Italiano al alcance, no estuvo nada mal el cambio, probando cervezas entre estanterías repletas de pasta, confituras, vinos, quesos y demás delicatessen italianas.

Tras un poco de retraso empezó la cata. Jose Tomás Acosta, sumiller y actualmente trabajador en Rosita, entre otras ocupaciones, hizo de capitán de la velada. Entre explicaciones, diapositivas, botes con lúpulos y maltas, empezaron a desfilar las cervezas. Una Lambrate Ligera suave pero muy rica abrió la batalla. Luego aparecieron Rosita Original, Fantôme, Lupulus, Abadía Española, La Chouffe Blonde y para terminar una Leikeim Steinbier, todas relativamente ligeras pero muy bien acompañadas con quesos que según Jose Tomás maridaban bien.


De las cervezas, poco que decir. De hecho en nuestro caso las conocíamos todas menos la Lambrate. Pero según Jose Tomás, la idea era empezar desde algo sencillo, introduciendo a los asistentes con cervezas suaves, para en ocasiones venideras ir profundizando en otro tipo de estilos. En general esperábamos un poco más de las cervezas (Rosita y Abadía Española no terminaron de gustar en comparación con otras pruebas anteriores) y entre unos cuantos tampoco nos terminó de gustar el orden de las cervezas ya que algunas se vieron atenuadas en cuanto al sabor por las precedentes. Pero quitando esos pequeños detalles en general fue un evento ameno, entretenido e incluso en algunos momentos, divertido.

Tras las despedidas y, como no, de los trapicheos oportunos (algunos de los cuales podéis ver en la siguiente foto, ¡¡gracias Txema!!) nos fuimos para casa, con más frío aún si cabe calando nuestros huesos.


Hoy, de buena mañana, tras descansar bien (hay que aprovechar los días sin curro ni estudiar), nos levantamos con muchas ganas a pesar de que las borrascas y los anticiclones seguían insistiendo en congelarnos por dentro. Un aviso de correos era razón más que suficiente para saltar de la cama ilusionados. Nos llegaba un paquete desde Italia gracias a Raúl, homebrewer y amigo afincado temporalmente en el país transalpino aunque de vez en cuando se vuelve para Barcelona (o mejor dicho, L’Hospitalet, como sus cervezas bien nos recuerdan…). Desde ese país, del cual cada vez estoy más enamorado cerveceramente hablando, llegaban dos artesanales, Black Rebel, una “Mint Stout”, de 5,5% de Birrificio CitaBiunda, y Milady, una Bitter de 5,6% de Birrificio Rurale. Acompañando estas dos perlas venía además una Santa’s Butt, en este caso una cerveza británica, pero hacía tiempo que iba tras ella y Raúl tuvo el detalle de conseguirla. ¡¡Mil gracias amigo!!


Pero es que la cerveza no termina aquí. Esta tarde nos vamos a “convertir” a una amiga al lado oscuro (y adictivo) de las Imperial Stout, como hace tiempo le prometimos. Veremos que tal…

Así que como podéis comprobar, ni el frío, ni el día de los inocentes, ni los empachos de comida navideña, ni nada de nada evita que la cerveza siga inundando estas fiestas.

¡¡¡Feliz año a todos y próspero 2011!!!!

8 comentarios:

  1. ME DOY POR ALUDIDA EN EL BAUTIZO LUPULERO... YA VEREMOS SI SALDRÉIS DE ÉSTA, empar

    ResponderEliminar
  2. Tio luego me dices que yo tengo buenos colegas, no te puedes quejar tu de los tuyos, POR DIOS PRESENTAMELOS!!!!

    ResponderEliminar
  3. Veo que has sido 'políticamente correcto' y no has comentado nada del famoso corta-pega, ja ja ja!!! Hoy es mi turno!!!!

    ResponderEliminar
  4. Uff,

    Esa Lambratte Ligera la recuerdo de mi visita a Roma y me gustó mucho, claro que me gustaron casi todas.

    Este 2.011 ya tenemos planes para volver a Roma y visitar varias cerveceras, ya te tendré al tanto por si os apuntais. Si te gustan las cervezas italianas te puedes hacer la ruta Ma Che Siete Venuti a Fa - Bir&Fud - Brasserie 4:20 y te vuelves a casa con un Master en cervezas italianas.

    ResponderEliminar
  5. Empar, pues para resistirte mucho, las birras tampoco duraron mucho, eh??? Jajaja!

    Rastitas, no me pinches, que como para quejarte estás tu...

    Txema, pues lo del famoso corta/pega ya lo he visto en el tuyo. Me daba un poco de palo dar caña al tipo ese, pero la verdad que se merece un post en toda regla... Imaginate cuando llegamos a casa y lo primero que hicimos fue repasar los textos... Literal! Sin cambio de comas... Incluso las expresiones mías... Pffff!!!
    Con 2 o 3 cursillos que hagamos no tenemos competencia tío... Y al menos podemos hacer referencia al blog sin tener que copiar... Jejeje! Bueno nada, sin palabras!

    Gabriel, pues la verdad que me la esperaba mucho más Ligera, y en cambio iba bien sobradita de amargor... Buena sorpresa! Sobre italia, no me lies que te conozco...

    ResponderEliminar
  6. Hay que darle caña ahi al que se la merezca sin miedo a quedar con él, ya que él no tuvo ningún miedo en quedar mal con vosotros por copiaros sin preguntar siquiera.

    G.

    ResponderEliminar
  7. Gabriel, no si ya lo se... Con él no tengo miedo a darle caña, pero hoy otras personas que también se lo curraron y no tienen la culpa de eso. Además, no es ni la primera vez, ni seguramente la última, que me veo fotos y textos míos por sitios varios...

    Pásalo bien esta noche y no te atragantes con tanto lúpulo como parece que te han traído esos reyes yankies, jajajaja!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Pues Pau,

    Pon las cosas en su sitio y que sean esas otras personas que se lo han currado quienes le digan a ese "copiador" que se deje de mierdas.

    G

    ResponderEliminar