15 mar. 2012

Tirando petardos días antes de una gran fogata.


Hoy me he levantado con el pie derecho (esto debería ser algo bueno pero siendo zurdo…) y me apetece compartir con vosotros una reflexión.

Durante estos días en Valencia parece que ha desaparecido la crisis. Las calles están engalanadas sin ningún tipo de miramiento hacia esas arcas públicas que hace unos días parecían estar en números rojísimos (y que dentro de unos días volverán a estarlo si cabe un poco más), cada esquina rezuma una mezcla de olor a pólvora con aceite refrito debido a esos sosísimos buñuelos falleros (donde estén unos buenos buñuelos de calabaza…), hay gente por todas partes gastando euros sin parar cuando parecía que no los había (¿serán éstos los famosos brotes verdes?) y no pararía con decenas de ejemplos más con los que algunos se sienten muy orgullosos pese a estar hundidos hasta el cuello. Una imagen que no pocos valencianos detestamos hasta la extenuación aunque frecuentemente se nos meta a todos en el mismo pack (las protestas educativas de hace unas semanas no fueron un arrebato inesperado de cuatro tarados, por si alguien se lo preguntaba…).

Pero dejando la política a un lado, que con tanta fallera y tanto petardo (con doble sentido) desfilando por el balcón del ayuntamiento me pongo de mal humor, quería recordar, por si hay algún despistado, que el próximo día 17 de marzo se celebra San Patricio, festividad que para más de uno seguro que se trata, como las Fallas, de otro ejemplo más de consumismo llevado al extremo en el que importan más bien poco las raíces y su significado. Y es que en la actualidad parece prácticamente inconcebible que ese día marcado en el calendario (santoral o no) decidas no ir a un pub irlandés (que de pub y de irlandés tienen como mucho el nombre y a veces ni eso) a hacer poco menos que el majareta con el gorrito verde y a beberte “eso” que venden como Guinness (el logo desde luego si se parece al original…). Sí, puedo entender que más de uno se sienta atraído por el trébol verde o quiera llevarse una camiseta gratis, unas gafas de plástico o algo por el estilo firmado por la conocida cervecera para que el orgullo irlandés se apodere de él. Sí, obviando que seguramente en unos días vaya todo ello a la basura, aún así puedo entender que el consumismo y tal dispendio de poco ingenio mercantil se apodere de algún pobre indefenso.

Poniéndonos románticos quizás todo sea más fácil de explicar dada la enorme capacidad que tiene la cerveza en comparación con otros productos para aglutinar a tanta gente, vengan de donde vengan y tengan el estatus que sea. Es formidable. Pero dejando el maravilloso velo del romanticismo a un lado, ¿verdaderamente importa la cerveza en esos casos?

Mirando a otro lado, ¿cuando sacan el reluciente Oktoberfest alemán en tantos medios, se habla de cerveza o más bien de números? Cantidad de litros bebidos, cantidad de turistas, cantidad de jarras que llevan esos armatostes femeninos llamados camareras, cantidad de ebrios atendidos por los sanitarios… Cifras, cifras y más cifras. ¿No os parece triste que la cerveza sea únicamente números? Sí, ya se que quitándole todo el misticismo a nuestra querida espumosa, estamos ante otro producto más que da trabajo y dinero a muchísima gente. ¿Pero sería tan difícil que todas estas fiestas que reúnen a tanto turismo y mueven tal cantidad de líquido (otro doble sentido, hoy estoy lúcido…) también tuvieran asociado un mínimo de interés por la cerveza y no primara únicamente el recuento final de caja? Reitero que la cerveza llega a rincones que otros productos (por ejemplo el vino) no lo hacen, y por ello deberíamos intentar luchar por la cerveza más allá de los ámbitos en los que nos movemos habitualmente, y no conformarnos con que la cerveza sea tratada con respeto y admiración únicamente en los cuatro bares a los que vamos siempre o en esos festivales en los que más o menos ya nos conocemos las caras unos cuantos.

Eventos como el reciente Barcelona Beer Festival merece un 10 en ese sentido, por acercar y conseguir que la cerveza menos común llegue a las manos de tanta gente como sea posible y no solamente a los cerveceros y simpatizantes más allegados. Y esa es la línea que según mi humilde opinión deberíamos seguir si no queremos que esto quede en una falla que ahora pinta muy bonita pero que llegado un día se convierta en simples cenizas del recuerdo. Tenemos algo grande entre manos que ni el más optimista se hubiera atrevido a pronosticar hace 10 o 15 años y aún ahora creo que no vemos bien hasta donde puede llegar. Así que dentro de sus posibilidades que cada uno lleve la cerveza tan lejos como pueda sin dejar que el snobismo, los recurrentes aprovechados y la incansable pedantería se apoderen de ella.

Brindo por la cerveza!

9 comentarios:

  1. Jajaajajaj, me has leído el pensamiento amigo Lúpulo. Lo he pensado estos días previos, mi facebook está tapado en invitaciones a celebrar a San Patricio en "discoteques", salas de eventos, bares que por poner toda la noche a U2 creen estar a tono, etc etc. El precio de las entradas altísimo y cerveza verde para que no se diga que es una excusa de marketing.
    Sinceramente prefiero la tranquilidad de mi hogar, a mi a bailar no me meten ni amarrado y todo este ajetreo de San Patricio, sin nombrar siquiera una cerveza que me llame la atención, me parece pura estrategia de mercado.
    Así que a buscar en las reservas algunas botellas nobles, ahorrarse un dinero que podría ser malgastado en locales "marketeros" y celebrar el día como lo celebramos regularmente, disfrutando aromas, sabores y retrogustos.
    Qué mejor!

    ResponderEliminar
  2. Mean Man, tu lo has dicho, pura estrategia de mercado. Yo sin duda me pienso sacar alguna cerveza como lo hago habitualmente y a disfrutar! Para tirar el dinero ya hay otras formas mejores! Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Cierto es lo que comentas amigo. San Patricio, como otras muchas festividades y celebraciones, van perdiendo su sentido original y se van transformando en una operación comercial de marketing a nivel internacional. Venden mucho en nuestro país, desde hace ya unos cuantos años, los pubs irlandeses y toda su iconografía. Y qué mejor ocasión que la festividad del patrón de los irlandeses, para aprovechar y poder servir "cienes y cienes" de pintas de Guinness. Yo he de confesar que a alguna de estas fiestas he ido, y recuerdo especialmente una del año 2000 en el Irish Rover de Madrid, con la actuación del grupo The Colonials durante toda la noche, del que recomiendo ver alguna actuación. Y he de decir que guardo muy buen recuerdo de aquella fiesta. Eso si en cuanto al trato a nuestra amada cerveza, pues es como tú dices se queda en cuestión de cifras, de volúmen, de no sé cuántos litros servidos. De hecho aquella noche el local batió el record de pintas (de Murphy's stout, en esta ocasión) servidas en una noche.
    Evidentemente, siendo ya un señor padre, pues no me dejo caer por este tipo de eventos, y prefiero la tranquilidad de casa o un local más acorde donde por supuesto me tomo como debe ser una (o alguna más) buena cerveza a la salud de San Patricio y de todos. Salu2!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan, sí, yo tambien he ido alguna vez a celebrarlo a estos pubs incluso lo pasé bastante bien pero gracias a los amigos, porque las aglomeraciones no me van mucho y esos sitios suelen estar hasta arriba... :(.

      Ya me gustaría a mí haber tenido música en directo o ni te digo esas Murphy's stout! Aquí de Guinness o de Murphy's red no pasamos. Para mañana yo ya tengo mi O'hara's preparadita, jejeje!! Saludos amigo!

      Eliminar
  4. Buenos días company,

    Estoy de acuerdo con tus reflexiones, mucho márketing, Guinness de garrafón, tuberías sucias, cerveza insípida y hasta estropeada. Si bien creo que en algunos pubs sí vale la pena ir a celebrar Saint Patrick, o la fiesta que se tercie.

    Especialmente, a mi me gusta ir cuando se organiza algún conciertillo; son raros los locales que te ofrecen música en directo en estas contradas.

    En cuanto a cerveza la gente es cierto que está más por los regalitos que por el líquido, pero este tipo de eventos creo que fomentan la cultura de pub, algo que a mi particularmente me gustaría ver más por aquí en su sentido más amplio: no sólo ir al bar a beber, sino congregarse en él, hacer vida social, actividades varias, conocer a sus regulars, etc. Y la cultura de pub en última instancia tiene mucho que ver con el consumo de cerveza.

    Creo, sin embargo, que con el empuje de iniciativas como el BBF o el buen trabajo de mucha gente desde sus fábricas o tiendas, se puede llegar a un mejor escenario en celebraciones de este tipo. Los dueños de bares y pubs que celebran San Patricio, si son verdaderos amantes de la cerveza, en un futuro (espero que no muy lejano) verán como su clientela pide más.

    Salut!


    Birraire.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola company!!

      Yo soy el primero que me encantaría ver más pubs por aquí, con la cultura pura, madera vieja de verdad en el suelo y paredes, abuelos en la barra bebiendo pintas, etc... pero por desgracia muchas veces no pasa de meras copias además bastante pobres... Confiemos como tu dices que todo este acercamiento de la gente hacia la cerveza que estamos viviendo se acabe trasladando fuera de los bares más cerveceros que todos conocemos y se pegue a los pubs irlandeses o británicos!!

      Salut amic!

      Eliminar
  5. "Durante estos días en Valencia parece que ha desaparecido la crisis. Las calles están engalanadas sin ningún tipo de miramiento hacia esas arcas públicas que hace unos días parecían estar en números rojísimos (y que dentro de unos días volverán a estarlo si cabe un poco más), cada esquina rezuma una mezcla de olor a pólvora con aceite refrito debido a esos sosísimos buñuelos falleros (donde estén unos buenos buñuelos de calabaza…), hay gente por todas partes gastando euros sin parar cuando parecía que no los había (¿serán éstos los famosos brotes verdes?) y no pararía con decenas de ejemplos más con los que algunos se sienten muy orgullosos pese a estar hundidos hasta el cuello. Una imagen que no pocos valencianos detestamos hasta la extenuación aunque frecuentemente se nos meta a todos en el mismo pack (las protestas educativas de hace unas semanas no fueron un arrebato inesperado de cuatro tarados, por si alguien se lo preguntaba…)."

    Tiene usted más razón que un Steiermark, caballero.

    ResponderEliminar
  6. Merci por la cita al festival en el post. El año que viene como estarás todos los días, dedicarás páginas y páginas :)

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gràcies a vosaltres pel BBF! L'any que ve no me'l perdo!! I sobre la verborrea excesiva, un servidor no té sol·lució, jejeje!! Salut!

      Eliminar