29 abr. 2012

Mejores cervezas del mes: Abril'12


Después de un parón bloguero de una semana, cuyas razones son principalmente la falta de tiempo y cierta apatía por escribir, aquí estamos de nuevo con la entrada de las mejores cervezas del mes.

A primeros de abril nos juntamos Txema y la pareja Lúpuloadicta para una de esas quedadas "cervezo-breweriano-alcahuetísticas", o lo que es lo mismo, sentarnos a charlar de lo humano y lo divino mientras cambiamos “cachivaches” de breweriana diversa y tomamos unas buenas birras. En este sentido cayeron sobretodo dos de las que no me puedo olvidar.

La primera es la Anchorage Bitter Monk, una Belgian Imperial IPA yanquie con nada más y nada menos que 100 IBUs, envejecida en barrica de roble que en su día contuvo Chardonnay y el amigo Brett haciendo de las suyas. Lo mejor de todo es que detrás de tanta parafernalia nos encontramos con una cerveza tremendamente equilibrada, con un lúpulo verdaderamente sugerente (cítrico, floral y levemente resinoso) y para nada molesto, es más, se encuentra integrado maravillosamente en un todo en el que además de encontrarnos con el lógico punto ácido y astringente, tenemos mucha fruta y un toque a levadura. En cuanto a sus 9% de alcohol, aún los estoy buscando por lo bien escondidos que estaban. En conclusión, una cerveza curiosa pero muy, muy tomable** a pesar de su aspecto aterrador.


La segunda y última que voy a comentar del piscolabis cervecil (los más avispados quizás descubráis algunas botellas desenfocadas en las fotos) es una de esas cervezas que tenía guardada para momentos especiales y que se convirtió en una de las mejores cervezas en barrica que he podido tomar hasta la fecha (y mira que me cuesta dejar aseveraciones con tal rotundidad): la Lost Abbey Angel’s Share en barrica de bourbon. Aún me entran escalofríos al pensar en ella… Servida pone a temblar al más pintado, con un color marrón oscuro y sin a penas espuma. Tras ello empezó el goce, primero en nariz y luego en boca. Complejísima y tremendamente seductora a cada sorbo, con vainilla, pasas, chocolate, caramelo, notas a vino porto, un lógico punto alcohólico pero nada cansino… En fin, un portento de copa para cerrar una estupenda velada en mejor compañía.


Tras el festín anterior con el que estrenábamos la semana santa, el mes continuó con una muy sorprendente De Molen Lentehop. He de reconocer que tenía mucha curiosidad por ésta cerveza, no tanto por ver qué tal funcionaba la combinación de lúpulos (Saaz, Premiant, Columbus y Cascade), ya que el gran Menno Olivier utiliza de tanto en tanto las dos variedades de raíz checa, sino por el hecho de que hubiera sido elaborada con levadura de baja fermentación. El resultado es una perfecta cerveza de sesión, muy sugerente pero cuya maestría va más allá del bombo y platillo que las florecillas verdes puedan aportar. Sugerente pomelo, melocotón y naranja, punto ligero especiado, terroso y cítrico, sobre una base malteada sabrosa y con un contrapunto amargo. Desconozco si se trata de un híbrido o verdaderamente de una lager, pero en cualquier caso se trata de una cerveza refrescante, ligera al tiempo que sabrosa, dejando en muy buen lugar a esas denostadas levaduras.


La penúltima del post es la De Dolle Boskeun, una cerveza que me dejó satisfecho hará más o menos un año pero que en esta segunda tentativa sobrepasó mis mejores recuerdos. En cuanto al aspecto, se nos muestra con un precioso color marrón anaranjado, abundante espuma blanca abierta y de buena retención, carbonatación copiosa de burbuja pequeña y turbidez media. En nariz ofrece mucha fruta, melocotón, mango, ciruela amarilla, algo de limón y toques cítricos, un curioso recuerdo a coco y un sugerente fondo especiado. En boca entra sedosa, con carbonatación media pero bien integrada, con las notas cítricas, afrutadas así como algo dulzonas y de bizcocho, y va haciéndose más amarga a medida que avanza el trago, dejando un final herbal, especiado y ligeramente seco. Cerveza sabrosa, que no esconde sus raíces belgas pero para nada es cansina ni empalagosa como otras de sus paisanas. Muy bien ejecutada.


Y para terminar este festín mensual vamos con una artesana que me dejó boquiabierto, la Dougall’s 942. Estamos ante otra cerveza que podríamos catalogar como de sesión, ligera y que no pararías de tomar una tras otra. Con un claro predominio del lúpulo yanquie (sin estridencias, eso sí), tanto en nariz como en boca, aportando una combinación de notas que recuerdan a fruta tropical y especiadas (mango, fruta de la pasión, lichi…) así como algo resinosas, con una base malteada sutil pero necesaria. Una cerveza redonda, sugerente y muy pero que muy bien hecha, con unos 4,2% de alcohol que permiten tomarse alguna licencia de más… Sin duda una de las mejores cervezas de la península que he probado.


Y así, entre lúpulos muy bien ensamblados por un inglés afincado en Cantabria, damos por concluido el mes. A ver que nos depara el próximo mayo...


** ¿Para cuando un vocablo sinónimo de drinkability que suene así de bien en la lengua de Cervantes?

27 comentarios:

  1. Creo que este mes vamos a coincidir en 2, ja ja ja!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje! Tenía otra más dudando si ponerla y que va acorde con el título del blog (se ve en el fondo de la primera foto) pero al final otras me han gustado más! Jeje!

      Eliminar
    2. Esa que se vislumnbra al fondo...abril, IBUS 1000, también he dudado yo y he pensado dedicarla como 'frikada' del mes... aunque no estaba nada mal, creo que las otras dos y las otras que voy a comentar yo me han dejado mejor sabor de boca

      Eliminar
    3. A ver las perlas que publicas, jejeje! Ya tengo ganas de leerte!! La 1000 IBU no estaba nada mal, me pensaba que sería una simple frikada pero no...

      Eliminar
  2. Vaya cervezones! Que envidia, sobre todo la primera! Por cierto, en cuanto a la traducción de "drinkability" yo normalmente utilizo "bebible", no me suena muy bien, pero creo que es bastante precisa y no es un neologismo... Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aniceto, la primera fue detalle de Txema y fue un auténtico cervezón.

      Sobre drinkability, te haré caso aunque no me gusta demasiado como suena, pero he de reconocer que más de una vez la he utilizado.

      Saludos!

      Eliminar
  3. Esa primera cerveza era increíble... cada trago te sabía distinto, iba a más cada vez... pero la segunda... eso es un elixir!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje! La verdad que la Bitter Monk la imaginaba bastante más "durilla" y para nada! "Entraba" tremendamente bien. En cuanto a la L.Abbey Angels share... ¡Sin palabras!

      Salut mestre!

      Eliminar
    2. la de lost abbey tiene una pinta muy seria, además todo lo que hacen esos tipos es espectacular... tengo alguna botellica por ahi guardada para una ocasión especial...

      Eliminar
    3. Aniceto, pues a mi algunas Lost Abbey me han gustado mucho pero en general me parece que son demasiado caras. No me ocurre lo mismo con las Port Brewing (que si no me equivoco están elaboradas ambas en las mismas instalaciones), las cuales me parecen todas bárbaras!

      Saludos!

      Eliminar
    4. Totalmente de acuedo contigo Pau, por el precio que pagué en su día, muchas L.A me parecieron flojas (evidentemente ésta es un manjar) pero las Port Brewing todas me han dejado más que encantado!

      Eliminar
    5. Estoy de acuerdo, the Lost Abbey es muy caro, pero yo no he probado ninguna que me haya parecido floja. Con Port Brewing me ocurre lo mismo, son cervezones y mas o menos asequibles, especialmente la Old Viscosity... creo que tienes razón, las dos las elaboran los mismos y creo que el maestro cervecero es un ex Stone...

      Eliminar
    6. Cuando digo flojas, Aniceto, me refiero a que no me compensan (algunas de ellas) por relación calidad / precio

      Eliminar
    7. Aniceto, lo que creo que dice Txema y estoy de acuerdo con ello, es que hay otras cervezas de perfil belga similar (que es el patrón que más se repite en muchas de las L.Abbey que he probado a excepción de la Serpent's stout y alguna otra) que tienen un precio bastante más ajustado. Las Port Brewing, aún no teniendo demasiado que ver con L.A., todas las que he probado me parecen verdaderas joyas. De todas formas ésta que publico es una fuera de serie y estamos con lo mismo de siempre, que para gustos colores...

      Saludos a ambos!

      Eliminar
    8. (TEDASCUENYOYO) QUE SEA LA ÚLTIMA VEZ QUE HABLAIS DE MIS PORT BREWING SIN QUITAROS EL SOMBRERO NI ESTAR ARRODILLADOS ¡PECADORES!;)

      Eliminar
    9. Jaja! Yo me quito el sombrero y lo que haga falta ante esos cervezones de Port Brewing!!

      Eliminar
  4. De nuevo Pau dando envidia al personal... >:( Las Dougall's las necesito ya, me gustaron mucho hace tiempo, cuando tenían la anterior etiqueta, y tengo muchas ganas de ver como va evolucionando esa cervecera. Por cierto, ¿sabes si 942 es alguna de las que tenían antes, a la que le han cambiado el nombre, o es totalmente nueva?

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Hugo! Pues a las Dougalls nuevas les eché el ojo gracias al buen post del amigo JAB (él también tiene gran parte de culpa de que las haya podido conseguir). Hace tiempo que iba tras ellas (si no me falla la memoria este es el tercer cambio de etiqueta) pero nunca me topé con ellas por ninguna tienda, aunque por suerte ahora la cosa está más fácil.

      Siento no poderte ayudar pero desconozco si la 942 es una versión anterior.

      Saludos!

      Eliminar
  5. Como todos los meses, me sorprendes con algunas cervezas muy tentadoras, pero totalmente desconocidas para mi. La lista de recomendaciones no hace más que crecer a pesar de que voy dando buena cuenta de algunas de ellas. Las Lost Abbey me gustan, pero estoy de acuerdo en que son un poco caras. Aún así merece la pena hincarle el diente a alguna de su catálogo. Yo lo que he probado de ellos siempre me ha parecido muy bueno. La De Dolle Boskeun, gran cerveza. Lo que hace esta gente me encanta, y la 942 de Dougall's diría que es la sorpresa casi del año. Muy buena cerveza. De lo mejorcito en el panorama artesanal actual. Intentando responder a Embracing, de Dougalls yo conocía la "tostada" en barril que vendían en diferentes puntos de Liérganes. Esa equivaldría a la Amber Ale, con la misma base de la antigua receta pero perfeccionada. Con la 942, sucede lo mismo. Es una versión perfeccionada, con la base de la receta anterior de la "rubia" (la pale ale). Salu2!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAB, bueno, de cuando en cuando tu también te sacas de la manga más de una perla de esas que todos quisiéramos probar (aún me muerdo las uñas con las Uerige aquellas...). La De Dolle Boskeun ha sido una gratísima sorpresa ya que el año pasado la probé y no le llegaba ni a la suela del zapato a esta (con lo que me doy cuenta de cuanto daño hace un mal transporte o almacenamiento).

      Lo de las Dougall's, para mí han sido por el momento las mejores artesanas que he probado en lo que va de año junto con Naparbier. Tengo algunas en la recámara por probar pero desde luego el nivel de las cántabras es muy alto. Y gracias por la aclaración a Embracing y a todos nosotros.

      Saludos!

      Eliminar
  6. ¡Anda, no me digas que "bebibilidad" no lo mola todo :-D! Las cervezas, como siempre, de lo más envidiables :-).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja! Bueno, a mi no me gusta demasiado ese "palabro", que quieres que te diga... ;P

      Eliminar
  7. Antes que bebible, bebilidad!
    No creo que sea normativo, hasta que no haya un cervecero con la letra C (de CERVEZA) que se siente su silla del RAE o del IEC. Pero como somos nosotros (los Cerveceros) los tenemos que dar nuevos vocablos a los anglicismos compartidos por todos los cerveceros (incluidos los industriales, aunque no sean capaces de hacer cervezas con mucho "moreish" ( esa si que es difícil!)), que cada uno escoja la que quiera.

    "Bebible" no me mola, Aniceto. Según mi opinión no es precisa. Casi cualquier líquido es bebible.
    Alex

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. razón no te falta, Anónimo, casi cualquier líquido es bebible en el sentido de que se deja beber, pero si te fijas, el DRAE define bebible como "no del todo desagradable al paladar", si dices muy bebible, pues que es agradable al paladar. Aún así, una cosa es lo que digan los señores académicos de la lengua y otra lo que nos "suene"

      Eliminar
    2. Alex, bebible, bebilidad o qualquier variante no me terminan de convencer, independientemente de que sean más o menos acertados. No soy de letras pero estoy con Aniceto que aunque casi cualquier líquido es bebible, hay productos más bebibles que otros, referidos a más o menos fáciles (agradables) de tomar.

      Saludos!

      Eliminar