3 may. 2012

Steinbier. Piedras incandescentes hechas cerveza.


Hace algunos años ya, cuando a penas contaba con un bagaje de 25 o 30 cervezas diferentes probadas, recuerdo una tarde en la que, fisgoneando entre las neveras del local que terminaría enganchándome perdidamente a este maravilloso mundo, me topé con una cerveza muy curiosa, la Leikeim Steinbier. El propietario me contó la historieta que tenía detrás y quedé asombrado. Con el tiempo descubrí otros estilos también peculiares pero aquella anécdota no se me olvidó y por eso, rememorando viejos tiempos al tiempo que continuamos con la sección de los estilos históricos, volvemos a Centroeuropa para conocer algo más de este peculiar estilo llamado Steinbier.

 Arriba a la izquierda, la etiqueta de la Leikeim que tomé hace un tiempo. A la derecha, la misma tras un “singular” lavado de cara que posee actualmente.

En cuanto a su etimología, Steinbier se traduciría literalmente del alemán como “cerveza de piedra”. Ello se explica porque en la época medieval no siempre se disponían de cubas metálicas para elaborar cerveza y en su lugar se utilizaban tinas de madera. Éstas, lógicamente, tenían el problema de que no se podían calentar a la llama directa por lo que a los cerveceros de la época se les ocurrió la solución de añadir rocas de granito incandescentes directamente al líquido para así calentarlo. Esto, intencionadamente o por pura casualidad, aportó ese mágico e inconfundible toque acaramelado y ligeramente ahumado a la cerveza.


Arriba, momento en que las rocas son añadidas al líquido. Abajo, el método utilizado entre otras por la cervecera Leikeim, consistente en una especie de cesta que sostiene las rocas incandescentes, por lo que es más fácil retirar las rocas posteriormente.

 

Según algunas fuentes, inicialmente las primeras steinbier eran cervezas de fermentación alta, se elaboraban en temporadas muy concretas y tenían fechas de consumo más bien reducidas. Con el desarrollo de la tecnología, los ejemplos de fermentación baja empezaron a ser más frecuentes hasta copar prácticamente todo el mercado, como es el caso de muchos de los ejemplos que aún persisten. Otra peculiaridad es que en su elaboración inicialmente se utilizaban avena y trigo como cereales, y con el tiempo estos fueron siendo sustituidos paulatinamente por la cebada.

Geográficamente por lo visto la cuna de las Steinbier es Carinthia, una región en el sur de Austria que queda en contacto con los Alpes. Allí las Steinbier tuvieron cierta presencia hasta principios del s.XX, momento a partir del cual los avances tecnológicos dejaron obsoletos a métodos tan rudimentarios de elaboración y por tanto dejando prácticamente en el olvido un estilo tan peculiar. Pero además, las Steinbier también tuvieron relevancia en el suroeste de Alemania, en Franconia y en los países escandinavos.

 Arriba, mapa de la situación de Carinthia, en Austria.

Ya en la actualidad, persisten muy pocos ejemplos al respecto. En la región de Bamberg, por ejemplo, existe una cervecera, Allgauer, que hasta hace muy poco elaboraba una Steinbier utilizando un tipo de roca arenisca llamada grauvaca, en lugar del clásico granito. Ponían las rocas en una jaula metálica y las calentaban al rojo vivo, para luego sumergirlas en el mosto. Como en las demás steinbier, la ebullición era casi instantánea y la consecuencia era un toque acaramelado por contacto con los azúcares disueltos, así como un ahumado muy característico. La producción de esta cerveza, de nombre Rauchenfelser, pasó a manos de otra cervecera, la Privatbrauerei Franz Joseph Sailer, quienes en la actualidad han dejado de elaborarla. Una auténtica pena.

 Arriba, un precioso posavasos de la Rauchenfels Steinbier.

En USA, a través de varias microcervecerías como también y sobretodo por el nutrido universo homebrewer, dicho estilo goza de una presencia relativamente mayor. Existe una fábrica, la Boscos Brewing Company, que aún sigue utilizando el método original para elaborar la Flaming Stone, la steinbier que lleva en su carta desde 1993. Calientan piedras de granito en un horno de leña hasta que alcanzan los 700ºC, luego las sumergen en el wort (mosto o cerveza sin fermentar), caramelizando sus azúcares y consiguiendo el toque tan propio de este estilo. También en USA existen otros cerveceros que han elaborado en algún momento su versión del estilo, por ejemplo los de la californiana Port Brewing, cuya etiqueta os dejo a continuación.


Pero también en su país originario, Austria, más concretamente en Salzburgo, desde 2009 existe un restaurante, el Urbankeller, donde se puede probar una Steinbier elaborada con rocas de las montañas colindantes, aunque en realidad la cerveza es elaborada por la cervecera austríaca Gusswerk.

 Arriba la steinbier del Urbankeller.

Así que ya sabéis, si algún día tenéis ocasión de probar alguna Steinbier, aunque diste bastante de las originales que tanta fama gozaron hace un tiempo, pensad en la larga historia que este curioso estilo tiene tras de sí.

Algunas de las fuentes consultadas para información y fotos:

23 comentarios:

  1. Buen artículo, para variar. Aún no he podido probar ninguna Stein, pero por supuesto caerán si se me ponen a tiro, con lo de probar cosas nuevas no pierdo oportunidad.

    Por cierto, me mudo ya este Sábado a Pamplona, por allí nos veremos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Hugo. Pues ya va siendo hora de que le eches el guante a una stein, como buen germanófilo que eres, jeje!! Sobre la mudanza, pues nada, ya tenemos buena excusa para vernos en agosto! ;P Saludos!

      Eliminar
  2. Yo sólo ha probado la Leikem. De hecho creo que en Valencia hay un local donde la sirven de barril. Muy interesante artículo e interesantes cervezas... Acompañarían bien a un Chuletón a la Piedra?? (Humor txemático)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mestre, anda, eso si que no me lo esperaba... en barril... Pues ya me estás diciendo dónde...

      Humor Txemático al poder!! Jeje! Que por cierto, no voy a ser yo el que te diga que no a la combinación!!

      Eliminar
  3. Muy buen articulo, ameno de leer y muy interesante, tendremos que ir en manada al local que dice Txema. Yo en Salzburgo no encontré nada y mira que busque, en fin sera cuestión de volver :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jose. En cuanto al barril, siendo como dice Txema, el local ese deberá caer en breve!! ;P.

      En cuanto a Salzburgo, pues si, a mi también me ha pasado que alguna vez me he enterado algo que tenía en frente de mis narices al volver de un viaje. Si vuelves, ya tienes un lugar apuntado!

      Saludos!

      Eliminar
  4. Yo si había probado una Steinbier y si que noté un poco el toque acaramelado, lo que no tenía ni idea era todo el contenido que tenía detrás, así que te agradezco el que lo saques a la luz. Muy buen artículo, enhorabuena! Me encanta que los yankees retomen esos estilos casi olvidados...un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado el post! Sobre los yankees y sus reinterpretaciones, es lo bueno que tienen, que no se conforman con los estilos ya establecidos y siempre le dan alguna vuelta de tuerca a todo incluso cuando parece que no hay forma de rizar más el rizo... Saludos!

      Eliminar
  5. EDUARDO DELEUZE3 may. 2012 17:09:00

    Acá en Argentina si mal no recuerdo la Asociación Somos Cerveceros la ha elaborado en tres oportunidades aprovechando las visitas de Randy Mosher, Pete Slosberg y Gordon Strong. Tuve la oportinidad de probar dos de ellas y la verdad es que son muy interesantes, con un profundo acaramelado y ahumado. Pero hasta ahora no tuve la oportunidad de probar un ejemplo comercial.
    Muy buen artículo, saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eduardo, buscando información para este post no se si encontré algo al respecto de esa asociación que mencionas, lo que si es seguro es que vi mucho movimiento homebrewer argentino y brasileño haciendo sus versiones. Sobre lo de Somos Cerveceros, la verdad que con esos tres genios rondando por ahí la cosa no debió salir nada mal... Me alegro que te haya gustado el post.

      Saludos!

      Eliminar
  6. Me encanta la historia, lupuler@s... i en este caso muy buena excusa para reivindicar algunos hechos pasados a la piedra...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Empar, me alegro que te haya gustado. Siempre aprendemos alguna cosa entre todos. A ver si consigo alguna botella ni que sea la Leikeim y en alguna quedada las probamos! Salut!

      Eliminar
  7. Muy buena entrada Pau, y muy interesante como de costumbre. Las imágenes buenísimas también: me ha gustado especialmente la interpretación de Port Brewing :-).

    Y en cuanto a las Steins, no cuentan dentro del repertorio histórico que yo he tomado; algo que me gustaría remediar pronto. Vaya suerte tuviste que, tan temprano, pudieras probar ya una de estas birras; aunque yo quizás con bagaje de 25-30 no habría sabido apreciar para nada algo de todo lo que había detrás.

    Espero, asimismo, más entregas de Humor Txemático :-). Salud a todos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ei Joan! Gracias por tus palabras! Me alegro que te haya gustado tanto el post!

      En cuanto a las steins, pues sí, fue curioso encontrar algo así con tan poco recorrido pero es que desde unos principios la cervecería que comentaba arriba del todo me dio la oportunidad de disfrutar de joyas tales como Schneider Aventinus, Weihenstephan Vitus, Rodenbach... Así que en ese sentido muy bien. Lo que también he de reconocer, como bien dices, es que por aquellos entonces tampoco sabía sacarles tanto jugo como ahora, pero eso ya es otro tema...

      Salut mestre!

      Eliminar
    2. Joder, ya veo que te criaste en una buena cervecería :-). Yo en la cervecería que empecé a descubrir otras cervezas más allá de las habituales tenía referencias menos raras en lo que eran aquellos momentos, pero igualmente interesantes. La Kwak fue uno de mis grandes descubrimientos; ¡qué tiempos!

      Eliminar
    3. Hombre, en realidad me metí tarde en esto de la cerveza. No conocí esa cervecería que digo hasta los 18 años o por ahí. Hasta ese momento la variedad de cervezas que había probado era mínima (no se si llegaría a 10, la mayoría eran de macros de aquí, y las pocas que consideraba verdaderas joyas eran algunas weizen o wit y alguna belga muy conocida, pero poco más). Ese local me supuso un master en poco tiempo y de ahí que me enamorara perdidamente... Creo que voy a hacer como Max, un ejercicio de voyeurismo cervecero personal, jeje! Que no se pierdan los orígenes!! Una abraçada company!

      Eliminar
  8. Muy buen artículo, este estilo ya lo conocía por un curso de cata que hice, hablamos de él pero no lo probamos.
    ¿Alguien sabe donde se pude conseguir por Barcelona, o vía internet, una Steinbier?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javi, muchas gracias. Si no es mucha indiscreción, ¿como y cuando fue ese curso? Gracias.

      Sobre la cerveza, en Estucerveza.com tienes la Leikeim Steinbier a 2,05€. Entra en el siguiente enlace y busca en el apartado de alemanas:

      http://www.estutienda.com/estucerveza/index.asp

      Saludos!

      Eliminar
    2. Gracias por el enlace!

      Y no es ninguna indiscreción, hombre, el curso lo hice en la tienda de la cervecería 4 Pedres, de Badalona, ¿la conoces?
      El curso es para iniciados y es bastante completo, 16 horas.

      Eliminar
    3. Claro que la conozco 4 Pedres, jeje! Aunque no he estado allí, pero gente que vive en Barcelona o alrededores me han hablado del local.

      Gracias por la info y saludos!

      Eliminar
  9. Excelente artículo, y excelente labor la tuya a través de estos posts. El saber no ocupa lugar. Ya tenemos una excusa más para probar una nueva cereza.

    ResponderEliminar
  10. El saber no ocupa lugar. Buen posts y buena labor que estas haciendo. Ya tenemos otra excusa para probar otras cervezas.Sabía de la existencia del estilo, pero no sabía que se podían conseguir aquí.

    ResponderEliminar
  11. He leído mucho sobre los diferentes estilos de cerveza alemanes, bueno, realmente los más relevantes dentro de la infinidad de ellos que hay, y este había salido a la palestra en varias ocasiones. Me resultó muy curioso lo del uso de piedras incandescentes y el toque caramelizado que daban a la cerveza, pero no he tenido la fortuna de probar ninguna. Desconozco si habrá alguna cervecería por Madrid que tenga alguna de las referencias que mencionas. Sería toda una sorpresa. Salu2!

    ResponderEliminar