17 sept. 2012

Oktoberfest sí… en líquido o en etiquetas.



No sé cual es vuestra opinión sobre la Oktoberfest, festividad muniquesa que empieza este próximo sábado día 22 y que genera sensaciones contrapuestas a partes iguales. En mi caso, tras asistir a varias de esas macro-celebraciones por el territorio peninsular, muchas de ellas auténticos clones a la baja, poco fidedignas y atiborradas de gente, este año me he propuesto abstenerme de visitar ninguna de ellas. Tengo varias cervezas alemanas por la despensa, eso sí, ni märzens ni oktoberfestbier cómo mandaría la tradición, tampoco ninguna rareza o extravagancia, pero con ellas pienso hacer un homenaje a una fiesta que de por si me parece muy interesante, pese a que algunos se empeñen únicamente en destacar la cantidad de maß consumidas en tan pocos días, los kilos de carne de cerdo devorada o la estratosférica cifra de basura generada por los millones de visitantes al alza año tras año. Sí, me he quedado bien a gusto… ;).

Seguramente sepáis que las Oktoberfestbier únicamente la pueden elaborar 6 fábricas (Augustiner, Löwenbräu, Hacker Pschorr, Hofbräu, Spaten y Paulaner) que están situadas dentro de los límites de la ciudad de Munich, al menos con ese nombre en la etiqueta, pero son numerosas las cerveceras tanto bávaras como alemanas, e incluso de otros países, que elaboran sus versiones.

 Carteles sacados de aquí.

En cuanto a su contenido, las Oktoberfestbier tienen su origen en las märzen, las cuales como indica su nombre se elaboraban recién empezada la primavera, en el mes de marzo. Y es que antiguamente, cuando los métodos de refrigerado se limitaban a cuevas con hielo o bodegas bajo tierra, el mes de marzo señalaba el fin de la temporada de elaboración de cerveza para evitar que las altas temperaturas y las posibles infecciones mandaran al traste toda la producción. Tras un tiempo de guarda, estas märzens se consumían a finales de verano y los excedentes aguantaban como mucho hasta octubre, momento en el que debían dejar de ocupar los barriles para que fueran llenados con las nuevas elaboraciones producidas a principios de otoño.

Así que casi sin quererlo nacieron las Oktoberfestbier, märzens en origen pero con más tiempo de reposo, con los consiguientes cambios a todos los niveles. Por desgracia, en la actualidad estas cervezas de precioso color ámbar profundo, marcado carácter maltoso en nariz y en boca, y final limpio y nada empalagoso, han ido quedando en prácticamente una anécdota ya que es su prima rubia y más ligera, la Helles, la que acapara la mayor parte del protagonismo en las jarras de la citada fiesta.

Foto de unas apetecibles oktoberfestbier. Tomada de aquí.

A continuación, como adelantaba en el título y así de paso recupero la sección de las etiquetas, os dejo unas muestras especialmente creadas para dichas cervezas. Algunas de ellas son auténticas obras de arte. Eso sí, prepararos para una buena sesión de dirndls y de banderas bávaras ;).



 Para empezar, arriba tenéis las citadas muniquesas. Abajo, una comparativa de las etiquetas de Left Hand, la anterior y la última versión.



 
 
No me negaréis que es bien curioso ver la rana de Hoppin Frog, el ganso de Goose Island, el extraño bichejo de Duck-Rabbit o incluso las pirámides de Pyramid Brewing ataviadas con la simbología de la Oktoberfest.

 



Sobre estas líneas, Stevens Point y Penn Brewery, más clásicas pero también muy bonitas. Abajo, una curiosa versión inglesa, de Ascot Ales.


 
Arriba, no por conocida deja de ser una pasada esta versión de Flying Dog ilustrada por el inconfundible Ralph Steadman. Abajo, desde Magic Hat Brewing nos llega esta Hex, con un aire ciertamente negro.



 Arriba, la versión de la prestigiosa Avery, rompiendo la monotonía colorista. Abajo, hasta los suecos de Oppigards se apuntan al poder blanquiazul…



Para los que os sepa a poco este post y queráis conocer más sobre la fiesta aquí os dejo el enlace del post que el amigo JAB publicó el año pasado más o menos por estas fechas. Como siempre, muy detallado y rebosante de interesantes detalles.

¡Prost!

12 comentarios:

  1. Llegadas estas fechas, es inevitable hablar del Oktoberfest. A mi particularmente, la original, la de Munich, es una fiesta que me entusiasma por el genial ambiente festivo que hay, por la cerveza y por la ciudad. Ya sabes que me encanta Baviera y en realidad toda Alemania. Las etiquetas originales alemanas que has puesto, como la de Augustiner o la de Hacer-Pschörr me chiflan. De las norteamericanas también las hay curiosas. Me ha gustado ver a la rana de Hoppin'Frog ataviada con el sombrero con pluma bávaro, jejeje. Y ojo a la de Flying Dog, muy en su línea. Ah! y por supuesto muchas gracias por la referencia al post de mi blog ;) Prost!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como sabes, yo también soy un enamorado de Alemania y de Baviera en particular, pero supongo que estarás conmigo en que incluso la oktoberfest original de Munich ha perdido gran parte de su sentido y se ha convertido en algo así como un parque de atracciones gigantesco. Por lo que a mí respecta, preferiría mil veces ir otras ferias de cerveza alemanas muchísimo más humildes y que no se han "prostituido" hasta tal punto.

      De nada por la mención, hombre! Te quedó un buen post ;)

      Prost!

      Eliminar
  2. Es curioso (y fantastico) los pocos complejos que tienen las micros ianquis. Si aquí una micro hiciera una cerveza oktoberfest, disfrazando su logo de los signos de la fiesta... nos tirariamos casi todos al cuello.

    Buen post!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gràcies Mikel! Pues la verdad es que tampoco me imagino demasiadas micros de aquí con la simbología de la oktoberfest ;). Lo de los yankies es otra cosa, les va cualquier palo y les queda hasta bien (no me negarás que la etiqueta de Pyramid no es como mínimo curiosa... :P).

      Eliminar
  3. Curioso y sobre todo interesante, como siempre! Enhorabuena por la recopilación, hay algunas muy guapas, pero me quedo sin duda con las más antiguas, la de FLying Dog, que ya la conocía, pero me encanta! y la de Left Hand, que me ha recordado un poco a la de Artic Panzer Wolf. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Raul! Pues salvando la de Augustiner, que me parece una pasada, también me quedo con esa nueva de Left Hand, jeje!! Ahora bien, si tuviera las demás delante no les haría ningún asco... jaja! ;). Saludos!

      Eliminar
    2. Aaayyyyy, que recuerdos. Yo tuve la suerte de estar en el Oktoberfest del 2008 pero cometí un error...ir con la parienta, jajajajaja (si me oye me mata). Es broma, pero si que creo que es una fiesta para disfrutar y sumergirte en ella, y para eso con los amigos, sería ligeramente diferente.

      No se como sería el ambiente hace años. Si que es verdad, que cuando yo estuve había un número incontable de extranjeros y por tanto, ese carácter por el cual surgió la fiesta, si que se ha perdido...un poco al menos.

      Menos conocida pero quizá más auténtica es la Gauboden Volksfest en Straubing, al Sudeste de Baviera, no muy lejos de Regensburg..simplemente impresionante. Luego he tenido oportunidad de visitar las Volksfest de muchos pueblos....Ebersberg, Vilshofen, Dachau, Garmisch...para nada del nivel y relevancia del Oktoberfest pero con un encanto especial, sin duda.

      Continuando con el Oktoberfest, si volviese otra vez, lo haría entre semana, que como bien se dice aquí, está menos saturado. Los precios son bastante caros, pero bueno, también te trincas una cerveza especial.

      También hay que armarse de paciencia a la hora de pedir (en las barras no sirven, y eso si que lo puedo constatar).

      Una cosa de la que no se habla, es de las colas que hay para entrar en las carpas. Incluso, oí alguna vez, que hay algunas en las que no puedes entrar sin invitación. Esto último lo dejo entre comillas porque no estoy del todo seguro.

      De cualquier forma, el ambiente es fantástico, totalmente recomendable.

      Pau, las etiquetas son alucinantes. Las alemanas las tengo todas...las americanas, lamentablemente no, pero una selección fantástica igualmente.

      Prost!!!!

      Eliminar
    3. Arrea!! Mil gracias por ese peazo comentario! Sin conocer esos festivales más pequeños que mencionas estoy seguro de que merecen muchísimo más la pena que la Oktoberfest. Lo que comentas a la hora de pedir, las colas, invitaciones entre otras cosas, son esos pequeños detalles por los que aún no he ido nunca. El ambiente seguro que es fantástico, y si vas con amigos, pues aún mejor, pero prefiero fiestas menos rimbombantes y sin tanto bombo y platillo (además, en este caso de forma literal... :P).

      Sobre etiquetas, te envidio enormemente por la Augustiner! Uff!! Si la tienes repetida o alguna forma de conseguirla ya sabes... jeje!

      Lo dicho, muchas gracias por tu aportación. Me apunto esos festivales para esa futura escapada por la región que te comenté!

      Prost!

      Eliminar
    4. (TEDASCUENYOYO) AYYYYYY, MENOS MAL QUE ESTABA YO AL QUITE, JUASJUASJUAS!!! TE LA GUARDO YO QUE LA TENGO REPE, MANGARRIAN. ¿PORQUE NO HAS PUESTO LA QUE TE MANDE HACE TIEMPO QUE ERA MAS ANTIGUA? PÁSAME EL MAIL DE DUVEL PARA CAMBIAR ETIS ANDA......:p

      Eliminar
    5. Siempre al tanto, eh?? Jejeje!! Gracias maestro! Cuento con tu etiquetuela de Augustiner! Sobre poner más ejemplos, tampoco era plan de hacer muy largo el post! Ya hablamos en privado!!

      Eliminar
  4. Interesante entrada. Yo ando ahora pensando que cervezas coger para organizar una cena en casa, en plan Oktoberfest con unos amigos. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés, pues me alegro que te haya gustado el post. Que lo disfrutes entre amigos! Un saludo!

      Eliminar