25 abr. 2014

BBF 2014 (3): Conclusiones del festival.


Tras echar unos cuantos números y rememorar las diferentes cervezas que bebimos, hoy toca cerrar el ciclo de posts referentes al Barcelona Beer Festival 2014 con las conclusiones y reflexiones que extraigo a nivel personal de esta tercera edición.

En primer lugar no podía empezar de otro modo que ligando esta edición con la anterior a través de la organización. Y es que si hay algo que me alegra haber podido comprobar, aunque no tenía duda de que iba a ser así por el interés demostrado en numerosas ocasiones a través de las redes sociales y los guiños a los blogs (entre otros...), es que la organización escucha. Ha escuchado y lo más importante es que sobretodo ha tratado de dar respuesta dentro lo posible a algunos puntos que se criticaron el año pasado: sillas para sentarse, referencias interesantes pinchadas en cualquier momento...

Después de quedar algo despagado el año pasado con el festival, incluso llegando a plantearme si quizás este año era mejor dedicar el tiempo y el dinero a otras propuestas foráneas, finalmente por la seriedad de la organización decidí que debíamos volver y no me arrepiento lo más mínimo de haberlo hecho, más bien al contrario. Y por ello creo que quienes no hayan podido o querido asistir este año deberían replanteárselo para una futura edición.

Pero antes de pasar a ver punto por punto los diferentes aspectos que me parecen más destacables, creo que hay un matiz en lo personal que ha hecho que cambiase la percepción y el disfrute del fin de semana. Hablo de la eliminación por completo de cualquier planning de lo que íbamos a beber dentro del festival (nada de wishlists, ni "sueños eróticos" con tal o cual cerveza...), y por otro lado intentar disfrutar de alguna actividad interesante (el año pasado no asistimos a ninguna), pero también englobar el BBF todavía más en un fin de semana completo a base de visitas puntuales a otros locales, limitando la asistencia al BBF como mucho a media jornada diaria. Todo esto sumado a disfrutar con amigos, charlar con conocidos y también conocer a gente nueva, y también enfocarlo como un gran fin de semana en el que no todo fuera probar cervezas, es lo que en resumen ha hecho que a nivel personal me haya merecido mucho la pena desplazarme hasta Barcelona.

Dicho esto, a continuación quiero dejaros mi opinión sobre diferentes puntos que me parecen destacables sobre la organización, las cervezas y también la localización de este BBF2014.

La sala del festival.

- ORGANIZACIÓN -

Novedades respecto al año pasado.

Beer informer. Desde el momento que me enteré la novedad de los beer informer me pareció un gran acierto ya que hace que el BBF no sea un festival solo para frikis, acercando la cerveza a todo tipo de público. No tuve el gusto de charlar con ninguno de ellos y por lo tanto tampoco puedo opinar sobre su preparación o conocimientos, así que si hay alguien que lo hiciera sería interesante tener opinión al respecto. Pero insisto, este guiño al neófito es para ser aplaudido.

Meet the brewer. Un acercamiento a como funcionan las típicas ferias que tanto abundan en tantos pueblos, interesante para conocer de primera mano a quien está detrás de la cerveza sin tener que sentarse en el típico salón de actos a escuchar una charla magistral. Otro gran acierto.

La guía.

Al igual que el año pasado (incluso más esta vez) estaba muy trabajada, con detalles de las cervezas, horarios, comida, locales para visitar fuera del BBF… Así que no por obvio creo que debe dejar de ser destacado. Había algún nombre mal escrito y también alguna información incompleta, pero es algo nimio en comparación con toda la información útil tanto para neófitos como para aquellos que queremos ir más allá del “folleto-propaganda”.

Cobrar entrada.

Como ya se ha comentado en diferentes foros, creo necesaria la existencia de un precio para la entrada, aunque ello pueda significar renunciar a un grueso de gente potencialmente interesada. Tal y como está montado el festival, en un espacio con aforo limitado, solo por el hecho de evitar a gente que solo quiere pasarse a dar una vuelta sin más, creo que es necesario.

¿El precio? Sinceramente 7 euros por una guía, un vaso personalizado y 2 fichas para consumir me parece más que correcto y más dando acceso para todo el fin de semana. En algunos festivales de fuera (USA, UK, Dinamarca…) se pagan auténticas fortunas por asistencias mucho más restringidas y unas condiciones también mucho menos favorables.

Actividades.

Primeramente quiero volver a dar una palmadita a la espalda a la organización por conseguir que la gran mayoría de actividades fueran gratuitas. Solo las actividades con maridaje y ahora no recuerdo si alguna otra más, tenían coste. Gran trabajo. He leído por ahí algunas críticas al enfoque de algunos ponentes, que si daban poca información útil y demás, pero no puedo opinar al respecto puesto que solo asistimos a dos, que comento brevemente a continuación.

En cuanto a las dos actividades a las que asistimos, ambas de maridaje, la del Racó d'en Cesc y la de La Barricona, costaban 8 euros cada una y las disfrutamos mucho. Quizás nos sorprendió más la de Barricona por el desparpajo de quien hablaba, por desconocer el proyecto, por la calidad y cantidad de platitos que nos dieron a probar, pero también Edgar y Toni del Racó d’en Cesc ofrecieron una gran charla, un tanto diferente a lo que suele ser habitual en esto de los maridajes, sin menos ejemplos a degustar y tratando más aspectos técnicos, pero igualmente interesante. Posiblemente publicaré un post sobre ambas en un post más adelante, pero en resumen felicito tanto a los ponentes como a quienes apostaron por ellos.

Equipo Barricona.
Uno de los platitos del maridaje de la Barricona.


El festival para profesionales.

Me parece destacable conseguir congregar a gente tan interesante en un mismo espacio, desde productores, distribuidores, encargados de bares, tiendas, prensa… tanto foráneos como locales. Es una gozada tener a tanta gente y que solo hayan hecho falta tres ediciones para poner a Barcelona en el mapa en este sentido.

Aún así, es cierto que no me termina de convencer el formato de “todos juntos y revueltos” únicamente identificados por unas acreditaciones que en algunos casos hubo quien prefirió quitarse. Es complicado y echo de menos el contacto que se tiene en la típica feria con el productor delante de tus ojos, pero también es cierto que en según qué ferias el productor no está para muchas charlas ya que tiene que servir su cerveza. El punto de los meet the brewer va en este sentido y me gusta, pero creo que además se tiene que seguir insistiendo en dar visibilidad a alguna gente, sobretodo para quien empieza a adentrarse en este mundo y no conoce a nadie.

También eché en falta más coloquios o debates, enfocados tanto para iniciados como para interesados y un tanto desorientados, así como también debates con protagonistas con experiencia de años en el sector y que pueden ayudar a reenfocar modelos de negocio o aportar ideas mediante su interesante punto de vista.

Comida.

El año pasado la oferta no era muy amplia y los precios me parecieron caros. Esta vez la oferta fue muy pobre en número (solo tres stands: uno con quesos, otro con comida asiática, y otro con comida llamémosla local a base de croquetas, ensaladilla, quiche, trinxat…). Y aunque la calidad en algún caso fuera realmente destacable, tengo que reconocer que los precios en general volvieron a ser caros (pagar 4 euros por un trozo de quiche muy pequeño o un plato con algunas mini-croquetas, como ejemplo) y eché en falta variedad en plan bocadillos, hamburguesas o comida por el estilo.

Los tres puestos de comida.

Insisto en que la calidad no es el problema, sino poder ampliar esa oferta con otras opciones y sobretodo con un rango de precios menos excluyente. Entiendo que no se pueda tener cocina caliente por tema de extracción de humos pero no me parece excusa suficiente, y como soluciones se me ocurren mil: desde bocadillos fríos, paninis, embutidos, encurtidos… Así que en resumen el tema de la comida es en mi opinión uno de los grandes puntos a mejorar en esta edición.

El trinxat, uno de los platillos que más repetimos.


Las colas.

Uno de los temas más comentados fueron las enormes colas que tuvieron que soportar quienes no disponían de acreditación, y quizás debería haberse encontrado alguna solución más flexible para quienes habían pagado su entrada y tras salir por cualquier razón querían volver a entrar. No sé, alguna entrada paralela o algo así.

Desconozco la solución, pero también hay que entender las limitaciones y complicaciones de organizar algo en un espacio cerrado no demasiado grande (aforo, seguridad…). Como creo que dijeron los compañeros de Cervecearte, quizás un lugar como el Palau Sant Jordi, cerrado por arriba para evitar las inclemencias del tiempo, pudiera ser buena opción, pero también intuyo que más cara. La organización deberá valorar pros y contras, posibles gastos e ingresos, impacto público, accesos… pero sin duda creo que se debe apostar más a lo grande. Hay demanda, esto va a más y debe ofrecerse algo en consonancia.

El coleccionismo, ese gran olvidado…

Creo que el tema del coleccionismo, aún siendo aparentemente minoritario, va íntimamente ligado a la cerveza y en mi opinión debería ser tenido más en cuenta. Había merchandising del festival (cristalería, camisetas…). A diferencia de las típicas ferias este es un festival únicamente con barriles y todos lo entendemos, y a nivel personal lo valoro porque muchas referencias mejoran en barril, pero repito que ni que sea algo insignificante, sería grato para los coleccionistas tener algún guiño más al mundo de la breweriana.

Quizás alguna solución sea dar una pequeña charla sobre el tema, para “corromper” a los que no conozcan el tema, o montar alguna actividad tipo meeting con o sin intercambio dependiendo de espacio… Mediona es un buen ejemplo de que se puede hacer y Barcelona y también el BBF tienen un poder de convocatoria mucho mayor, no hay duda. Lo dejo en el aire, a quien corresponda… ;)


- LA LOCALIZACIÓN: Museu Marítim de Barcelona -


El Museu Marítim vs. Las Arenas.

Tras haber quedado más que contento el año pasado con Las Arenas (por buena comunicación, servicios, lavabos, aireado…) creo que en general hemos empeorado con el cambio. Quise entender que el cambio era para alojar a mayor gente porque la cúpula del año pasado se quedó pequeña. Pues bien, aún habiendo menor afluencia de gente que el año anterior el espacio volvió a quedarse pequeño.

Hacía bastante más calor que en Las Arenas al estar mucho menos aireado, llegando a momentos en los que el ambiente se cargó demasiado pareciendo más una jaula de búfalos sudorosos ;).

No todo fue negativo puesto que el local tenía su encanto, era más acogedor que Las Arenas, y sobretodo estaba situado justo al lado de les Rambles, en pleno centro de Barcelona, muy bien comunicado con el transporte público y con infinidad de locales de hostelería y de alojamiento en los alrededores.

Mesas y sillas.

A uno de los puntos más flojos del año pasado se le puso solución habilitando unas mesas con sillas en una de las esquinas del festival, cosa que se agradece, y sabiendo las implicaciones de seguridad y asistencia que ello limita. Aún así, tampoco había muchas y creo necesario seguir mejorando este punto para quienes quieren disfrutar una jornada (o varias) completas y no tener que estar de pie horas y horas. Pero en global veo el cambio como muy positivo.

Zona de mesas altas con la pizarra al fondo.

Punto de agua.

Salvando el punto de incomodidad de tener que cruzarse toda la sala de punta a punta cada vez que querías limpiar el vaso para volver otra vez al otro extremo donde estaba la pizarra, creo que el tema del punto de agua fue más que suficiente. No salía el agua a borbotones, ni los pocos grifos hubieran dado de sí en caso de una mayor afluencia de gente, pero en ningún momento tuve que hacer cola. Además, el servicio de limpieza evitó que aquello se convirtiera en una pocilga.


Lavabos.

Posiblemente uno de los puntos más criticados del festival junto con el de la comida y el del calor dentro del local. Y es que habilitar cabinas portátiles abiertas por arriba estando situadas en el exterior es algo muy mejorable puesto que un chaparrón hubiera puesto aquello perdido… Está claro que no siempre se pueden tener los servicios que ofrecía el año Las Arenas, pero un festival referente debe cuidar más este punto.

Tamaño del vaso.

Este tema es pura conjetura, pero con unos cuantos coincidimos en apreciar que nos pareció ver que el vaso de este año era más pequeño. No me he puesto a medirlo ni se si la diferencia existe ni si es muy grande pero no quería olvidarme esta mención por si alguien se percató o sabe algo al respecto.

La pizarra.

Aunque este punto podría haberlo tratado más arriba dentro del bloque de la organización, lo menciono dentro de la localización puesto que creo que el Museu fue crucial para que las sensaciones con esta genial idea fueran distintas a las del año pasado.


Para quien no sepa de que hablo, el sistema mediante el cual se nos informaba de las cervezas pinchadas en cada uno de los diferentes tiradores, la famosa pizarra y esa especie de azafatas con campanas indicando cada cambio, es realmente útil y se me ocurren pocas cosas para mejorarlo con bajo coste. Siempre se pueden diseñar aplicaciones para móviles, ponerse las pilas con actualizaciones en las redes sociales… pero supongo que la logística y el coste será también mayor, así que en global la veo muy útil.

Pero hablaba de la localización puesto que esta vez se situó en uno de los extremos de la sala, y o bien estabas delante o era imposible verla bien desde la otra punta por los pilares situados en medio. En este sentido insisto que la cúpula era ideal, sin pilares de por medio y con un ángulo de visión espectacular.


- LAS CERVEZAS -

Aquí entramos en el punto quizás más comentado el año pasado por ser bastante mejorable. A priori el año pasado la selección de cervezas (y hablo desde mi opinión, como todo lo demás) era más que interesante, pero al final por “h” o por “b” hubo bastantes referencias que me quedé esperando, mientras que algunas que no gozaron del beneplácito del público se quedaron sin una rotación más viva, dejándonos sin saber qué elegir en algunos momentos. Así que tras el fin de semana nos quedó una sensación de insatisfacción que tapó otros puntos positivos. Es cierto, y creo que también es justo reconocerlo, que parte de la culpa fue nuestra por hacernos nuestras listas de cervezas a probar como quien pretende ir a un supermercado e ir tachando productos a medida que los va metiendo en el carrito, pero como decía arriba del todo, por ello este año he comprendido que había que valorar el poder tener el listado previamente, con sus explicaciones y su coste en número de fichas, para simplemente organizarse, pero la clave sobretodo era intentar improvisar más y no obcecarse con probar una cerveza a no ser que esta tuviera algún momento asignado durante el fin de semana.


Pero creo que en general coincidiré con muchos si digo que objetivamente el número de referencias sobre el papel más interesantes en cualquier momento era más que suficiente, al menos así coincidimos con mucha gente que hablamos. Por si fuera poco, la guinda del fin de semana, la selección de cervezas estadounidenses traídas en colaboración con la Brewers Association estadounidense, hizo que durante la mañana del domingo muchos hiciéramos ojos chiribitas con referencias de Stone, Lagunitas, Founders, entre otras…

La selección local.

Un punto también bastante comentado fue el del elevado número de referencias locales, sobretodo de cervezas catalanas. Aquí entraríamos en si el festival debe ser un espejo de la realidad local más cercana o si bien debe ir enfocado a gente con más recorrido y especializada.

Mi opinión se encuentra entre ambos extremos, ya que por un lado creo que debe haber más moderación y filtro con las locales, y no dejarse llevar por amiguismos puesto que existen sobradas ferias para darles visibilidad a todas y cada una de las cervezas existentes, pero por otro lado creo que no debemos olvidar que este festival debe ser una ventana para el exterior también para las cervezas locales. Puede que me equivoque y realmente lo mejor sea ofrecer únicamente productos que rayen un nivel excelso, pero creo que aún estamos lejos de poder ofrecer tantísima variedad de cervezas de un nivel 10 y sobretodo creo que hace falta más tiempo para que el público poco iniciado pueda valorarlas suficientemente.

La selección internacional.

Quizás para la gente más curiosa que suele visitar y consumir cervezas con regularidad en bares de Barcelona el interés del BBF era menor que para otra gente de otras zonas con una oferta menor o inexistente como fue mi caso. Y digo esto puesto que en los Biercab, Ale & Hop, Resistència, Cerveteca, La Més Petita… pudimos ver no pocas cervezas referencias que también estaban en el BBF. Entiendo y creo que hay que reconocer la dificultad para la organización de conseguir referencias suficientemente llamativas para ese público “malacostumbrado” a tantas novedades por el hecho de estar en un mercado cada vez más globalizado, pero aún así creo que tanto por lo de las cervezas estadounidenses del domingo, como lo de las Amager Sinner Series simultáneas, como también las referencias de países o cerveceras poco conocidas (Lindheim, Compaan, Brekkeriet, Maximus, las portuguesas o la eslovaca…) había alicientes de sobra para terminar el fin de semana más que satisfecho.

Reparto de las cervezas durante el fin de semana.

Otro de los puntos que escuché a alguna gente que solo pudo asistir el viernes o el sábado y que por tanto se perdió la "bacanal" de las cervezas estadounidenses del domingo, es que quizás estas referencias se podrían haber repartido más. No todos pueden permitirse un fin de semana completo viniendo desde fuera, pero en este punto creo que fue un detalle que durante el viernes y el sábado se pincharan algunas de las estadounidenses.

También se ha comentado que no es justo anunciar tantas cervezas si luego no las tienes todas pinchadas en cualquier momento, y aunque veo parte de razón aquí vuelvo a lo de antes y al enfoque personal, y es que creo que hay que tratar de disfrutar de lo que había (porque por haber referencias interesantes nadie creo que se pudiera quejar) y obsesionarse menos para evitar frustraciones.



El estado de los barriles y todo lo que los rodea.

Es cierto, y así lo comentamos en varios corrillos a lo largo del fin de semana, que aún asumiendo el hecho de que siempre hay cervezas que por alguna razón salen estropeadas (les pasa hasta a los más grandes y no creo que haya que darle más importancia) desgraciadamente hubo algunas cervezas en un nivel mejorable. No hablo de contaminaciones, que personalmente no vi ninguna, sino al estado de unas cuantas estadounidenses, y en mucha menor medida también europeas o locales. Entiendo que poco o muy poco podía hacer la organización más allá de rezar para que llegasen bien los barriles y a modo de feedback informar al productor a posteriori para que no se repita o que éste trate de solucionarlo en un futuro.

También en este sentido creo importante seguir insistiendo en quienes sirven la cerveza desde los grifos para que sigan mejorando ese giro de muñeca (uno tiende a ser muy tolerante con gente poco experimentada, pero dejando claro que no tengo ni idea de tirar cerveza, en algún caso me entraron ganas de saltar la bancada y servírmela yo mismo...).

Así que en resumen, y dejando claro que los frikis pagamos gustosamente el poder probar una Lagunitas en un local pegado a las Ramblas, también es cierto que si unas referencias distan de ser lo que deberían (algunos barriles estadounidenses tenían toda la pinta de ser restos de restos de restos…) por ser cervezas que sufren tanto si no se tratan con el mimo necesario (frescor, temperatura de conservación, golpes…) al final no son más que cartel y poco más. Así que la conclusión es que para tener algunas referencias de ese modo sería preferible no tenerlas, mal que nos pese y que lloremos con melancolía aquellas maravillosas estadounidenses del 2014 cuando en realidad todos sabemos que de maravillosas algunas tenían solo el nombre.

Precio en fichas.

Sobre el papel es de agradecer que el festival hiciera sus números para conseguir que hubiera pocas referencias caras (4 fichas), pero también es cierto que el año pasado hubo el 60% de cervezas con dos fichas y este año han pasado a un 50% en pro de las cervezas de 3 fichas, pasando del 37% el año pasado a un 48% este año.

Un punto interesante, el de pedir medias cañas para poder probar más referencias, esta vez no lo intentamos al asumir que las matemáticas no salen demasiado bien con las referencias de 3 fichas. Creo que algo en ese sentido debería ser tomado en cuenta y si así lo estaba, debería haberse informado en la zona de grifos porque no me enteré.

Las cervezas en botella.

Para finalizar no quería olvidarme del estuche de botellas, una de las pocas cosas “físicas” que junto con los vasos nos dieron un momento de placer a los coleccionistas, aunque su función fuera más bien didáctica, en consonancia con el mensaje dado por la organización en todo momento.

Sobre el precio, aún siendo cierto que las cervezas eran encargos específicos a cuatro microcerveceras, lo cual tiene un precio, y también el envoltorio de madera, creo que tratándose de elaboraciones de cerveceras de proximidad y con las posibilidades que hay para venderlas juntas (cartón mismo) humildemente me pregunto si esos 14 euros no podrían ajustarse un poco más.

-----------

Así que para terminar, y haciendo balance de todo, el resultado global de este BBF creo que es más que positivo. Es justo destacar el enorme esfuerzo en la difusión (no es fácil congregar a tanta gente, desde frikis hasta gente ajena completamente a este mundillo) y también tiene mucho mérito conseguir un espacio tan significativo como es el Museu Marítim, pero no menos importante es que todo parezca tan fácil, con las actividades o al solucionar o evitar cualquier tipo de problema (no vi ningún altercado pese a que cuando hay alcohol de por medio…). He percibido un cambio a mejor y estoy seguro de que la próxima edición volverá a ser así, por lo que sin lugar a dudas puedo afirmar que ¡¡nos vemos en el BBF15!!




18 comentarios:

  1. Macho!!! No has dejado nada por analizar!!!! Fotreee. Exhaustivo, completo y acertado retrato de un festival al que por fin he podido asistir y que me ha encantado. Para mí, al igual que en tu caso, creo que lo mejorable es el tema comida, lavabos exteriores y conseguir acceso directo para los que hayan pagado ya la entrada. Tornarem!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que pudiéramos compartir gran parte del sábado y domingo. I és clar que tornarem! Gràcies mestre i salut!

      Eliminar
  2. Carai!! que currada de posts... he leido los tres y ciertamente parece que no te has dejado nada por analizar....
    Yo personalmente soy fan del BBF, he asistido a todos y creo que cada año han ido mejorando y como dices han escuchado las opiniones de frikis cerveceros como nosotros.. jeje.
    totalmente de acuerdo que lo mejorable de este año es el calor.. la variedad en comida... y la cola para entrar... pero esto último tiene dicifil solución. Mis felicitaciones a la organización del BBF y ahora... esperar a Mediona ... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las colas, pues sí, ciertamente complicado, ampliar aforo parece lo más lógico pero hay muchos puntos que entonces surgirían como mayor seguridad y logística, si compensaría o cubriría gastos... No todo es ampliar y ya está... Me uno a tus felicitaciones y por supuesto nos vemos en Mediona, aunque no sé quien eres ;).

      Salut!

      Eliminar
  3. Pedazo entrada!!! estoy de acuerdo con muchos de los puntos que expones. En cuanto el tamaño del vaso he hecho una prueba rápida y el de este año es prácticamente igual al anterior. igual hay una diferencia de 1 cl???? vamos inapreciable. Engaña un poco ya que el de este año el culo es más ancho.

    En cuanto a las actividades está claro que nosotros teníamos que haber ido a los maridajes jejejejej. Tal y como explicamos en nuestro blog no nos gustó el tono de "publireportaje" de las que asistimos. pero eso no es culpa de la organización, es más de la estrategia marketiniana de las cerveceras y de la habilidad que tienen de hacer una charla interesante y de valor y no lo guapos que son ;)
    Ya lo decía Winston Churchill "La falla de nuestra época consiste en que sus hombres no quieren ser útiles sino importantes."

    salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas compañeros!

      Pues me alegra saber lo del vaso. De veras que me parecía que era significativamente menor... 1cl es irrisorio...

      Lo de los maridajes, ni nosotros mismos nos esperábamos el nivelazo de Barricona... Los publireportajes tampoco me gustan y por eso no asistimos a ninguna de esas charlas. Teníamos previsto asistir a la de la Brewers pero al final tuvimos que adelantar la vuelta a casa y no pudo ser...

      Gran frase esa de Churchill, y desgraciadamente muy cierta...

      Salut!!

      Eliminar
  4. La actividad de maridajes debió estar muy bien, es interesante y además los platos tienen muy buena pinta.
    Coincido en que la elección del sitio fue acertada aunque con cosas a mejorar como el tema de sillas y de ventilación para no acumular calor en las horas punta.
    Lo del coleccionismo es buena idea, es un buen foro para que coleccionistas hagan intercambios y los
    curiosos vean que hay toda una cultura alrededor de la cerveza.
    Difiero en el tema baños ya que los vi que hacían su papel, suficientes para no hacer cola incluso en horas punta y alejados de donde se toman cervezas.No se me ocurre otro emplazamiento ya que supongo que no se podrían usar los del museo.
    La selección de cervezas,a pesar de no saber cuando se iba a pinchar cada una ya que es difícil planificar eso fue buena en el sentido que había cosas interesantes continuamente, sobretodo para nosotros que venimos de donde venimos y no tenemos mucha oferta normalmente. 53 grifos y con buenas referencias siempre conformaban una oferta muy atractiva.
    También pienso que faltaban puntos de limpiar el vaso y que la comida estaba cara.yo no pensaba hacer uso a priori pero esos precios tampoco animaban a probar.
    lo de cobrar entrada también creo que fue acerrado .

    Gran post de análisis.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que lo del coleccionismo sería un puntazo bien montado y organizado.

      Lo de los baños ya lo hablamos en persona, en general escuché bastantes críticas, sobretodo por parte de mujeres. Sinceramente sigo creyendo que eran bastante mejorables, no creo que fueran los más deseables pero ojalá todos los problemas fuesen tan fáciles de solucionar como este...

      Lo de limpiar el vaso, pues ya lo comentabas, no sabemos la razón ni si hubo posibilidad de localizarlos en otra parte o aumentar la cantidad, pero por eso lo apunto, para dejar constancia de que resultaban incómodos, por si se puede tener en cuenta.

      Gracias Cristóbal y saludos!

      Eliminar
  5. Completísimo el análisis del festival, enhorabuena. Yo estoy en general bastante de acuerdo con lo que dices, creo que fue un buen festival y que definitivamente merece la pena. Lo que me sigue escociendo un poco es el tema de que te anuncien 300 birras y luego solo haya 50 grifos. Sí, es cierto que en todo momento (al menos el viernes, cuando estuve) había cosas buenas, pero si te dan un listado con tantísimas referencias interesantes y luego la mayoría no están disponibles cuando vas, es inevitable que haya frustración. Estoy totalmente de acuerdo que para disfrutar de este BBF había que ir a lo que saliera, improvisando y sin "wish-list". Pero esto lo descubrí una vez allí...

    Por cierto que yo no ví que se pincharan las americanas el viernes como dices. Igual me despisté, pero creo que hubo muy poquitas.

    Coincido en que la principal necesidad del evento es un recinto más grande (y en mi opinión, también con más grifos para evitar lo que he dicho antes), y que debería haber más puestos de comida y con más cosas sencillas tipo bocatas, salchichas... si lo del humo/olor es un problema, se pueden poner fuera. Los baños, como dices, bastante mal.

    Lo que yo no noté para nada es que hubiese algún barril malo o "resto de serie", igual fue suerte o es que solo pasó eso con las americanas (o igual ni me enteré, que también puede ser...)

    En cuanto a lo del coleccionismo -yo colecciono botellas y algún posavasos que otro-, sí se hubiera agradecido alguna cosita más, pero vamos, que yo creo que no es ese el objetivo del festival, que bastante complicado debe ser organizarlo como está. No esperaba que hubiera más de lo que había, la verdad.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Birrólogo.

      Lo de anunciar las referencias y solo tener 50 grifos para pinchar las 300, entiendo tu frustración asistiendo un solo día, pero es inevitable a no ser que se pongan 300 tiradores, seis veces más personas encargadas de servir los barriles, gente que los mueve, un espacio enorme... No sé, creo que tal y como está es suficiente. Por pedir, es cierto que podría anunciarse lo que previsiblemente se pinchará pero es igualmente inexacto y difícil de gestionar... Es como cuando vas a un bar que sabes que tiene muy buenos barriles en la recámara, según la suerte del momento te tocará uno u otro, y forma parte del encanto del festival... Yo también lo he comprendido este año y salgo satisfecho porque en todo momento pude elegir cosas interesantes.

      Las americanas el viernes, pues sí, así de memoria me viene a la cabeza la Founders Centennial (tendría que revisar apuntes, pero hubo varias).

      Lo de la comida fuera, pues sí, otra solución para ampliar esa oferta.

      En cuanto a barriles que aparentaban ser restos de serie, me refiero especialmente a las estadounidenses y me baso en opiniones de gente que conocía esas cervezas en origen, pero sin esas opiniones también me quedé sorprendido por lo "apagadas" que estaban en aroma y sabor cervezas sobre el papel intensas en lúpulo. No hablo tanto de estropeadas como de poco frescas o directamente que el viaje les sentara mal. También hubo barriles que varios comentamos que podrían estar muy diferentes de haberlos servido en otro vaso o haberlos "tirado" con otro brío.

      Lo del coleccionismo, estoy contigo, no creo que sea el lugar para hacer algo exagerado en este sentido, pero algo puntual y bien montado puede ser otra actividad más que aporte variedad y algo interesante y distinto.

      Saludos y gracias por tu aporte.

      Eliminar
    2. Obviamente no pido que haya 300 tiradores, pero también obviamente hay un término medio entre tener 300 para 300 cervezas y tener solo 50. Nunca he estado en ningún otro festival o feria que tenga un ratio tan bajo de grifos / cervezas en cartel. Para mí es un aspecto clave a mejorar.

      Eliminar
    3. Bueno, nunca será lo mismo una Mediona, por decir alguna más conocida, en la que cada productor se las ingenia para servir una gran variedad en botella, que un festival en el que tienes que pagar a gente para que tiren la cerveza y otros tantos que ayuden a mover barriles... De verdad, no creo que 50 y pico grifos en un momento dado sea ni mucho menos una oferta pobre, más que nada porque si te pasas un rato por la mañana y otro por la tarde es más que probable que puedas probar 70 u 80 distintas. Saludos!

      Eliminar
  6. MUY BUEN POST, MUY CURRADO Y EXCESIVAMENTE LARGO.
    EL BBF 2015 DEBE MEJORAR PRIMERAMENTE EN LIMITAR A LUPULOADICTO SU CRÓNICA A 1000 CARACTERES XDDDDDDDDD
    YA EN SERIO, EL TEMA COLECCIONISMO, COMO ENCUENTRO, NO LO VEO. QUIZÁ UN STAND CON BREWERIANA VARIA ( YO LO TUVE EN LA OKTOBERFEST DE COLMENAR EL PRIMER AÑO ) PARA QUE ALGUNOS COMPRARAN ALGO E INCLUSO CAMBIARAN, CON OBJETOS QUE CADA CERVECERA PODRÍA HABER MANDADO CON CADA BARRIL ( CAMISETAS, CHAPAS, CARTELES, ETIQUETAS, POSAVASOS, ETC... ) E INCLUSO OBLIGAR A LAS CERVECERAS A QUE CON EL ENVIO DEL BARRIL INCLUYERAN CUALQUIER TIPO DE MERCHANDISING ( TOTAL, LO REGALAN A LOS HOSTELEROS O A LOS DISTRIBUIDORES ) PARA VENDER EN PACKS, SORTEAR E INCLUSO REGALAR CON CADA VASO TIRADO ( ¿TE IMAGINAS? " VAMOS A CANTILLON, QUE ESTÁN DANDO ETIQUETAS CON SU BIRRA" " NO JODAS, PREFIERO LAGUNITAS, QUE DAN GORRAS" XD )
    PERO VAMOS, QUE NO ES EL OBJETIVO DEL BBF NI CREO QUE LAS HORDAS BREWERIANAS CORRIERAN A LLENAR EL RECINTO PARA CONSEGUIR ALGO. ¿O NO?
    EL TEMA DE LAS COLAS ES UN ASUNTO QUE NO PUEDO CON EL, ME JODEN LAS COLAS, LAS ODIO, SI PAGO POR UNA ENTRADA A UN SITIO ( PONIENDO QUE NO HE SOPORTADO UNA COLA YA ), ANTE LA POCA OFERTA Y EL ELEVADO PRECIO DE ESTA, TENGO QUE SALIR A LA CALLE PARA COMER Y AL VOLVER TENGO QUE ESPERAR DOS HORAS PARA ENTRAR, QUEMO EL LOCAL, TE LO JURO, ES INACEPTABLE, YA ME PUEDEN DECIR LO QUE QUIERAN, ES PARA NO VOLVER.
    EL TEMA DEL ASIENTO ES FUNDAMENTAL PARA MUCHA GENTE QUE SE TIRA EL DIA ENTERO ALLÍ PROBANDO Y CON EL PASO DEL TIEMPO, LAS FUERZAS FLAQUEAN. YO CON MI SUFRIDA ESPALDA, ACABARÍA TIRADO POR EL SUELO APOYADO EN LA PARED, CON LO QUE EL ASPECTO FINAL DE LA FERIA SERÍA LA DE UN PARQUE LLENO DE GENTE TOMANDO LITRONAS, LAMENTABLE. AHÍ HAN HECHO CASO ESTE AÑO, NUNCA HAY DEMASIADOS ASIENTOS. BANCOS CORRIDOS EN PLAN OKTOBERFEST APROVECHAN MAS EL SITIO Y YO LOS HE VISTO EN MAS DE UN FESTIVAL CERVECERO. MUY ÚTILES.
    SIGO DICIENDO QUE POR MUCHA WISHLIST QUE OS HICIERAIS EL AÑO PASADO, ME PARECE INCONCEBIBLE QUE CON 50 GRIFOS, HUBIERA RATOS QUE NO SUPIERAIS QUE TOMAR, HAY QUE SER MENOS FRIKI Y TOMAR MAS RUBITAS NORMALES, AUNQUE DESPUES DE DOS PETROLEOS O PEPINACOS, OBVIAMENTE, CUALQUIER COSA QUEDA A LA ALTURA DEL BETÚN, PERO POR ESO MISMO: PETROLACO, PILSEN, PEPINACO, BROWN ALE, SOUR, LAGER, PETROLACO, WEIZEN, PEPINACO,PALE ALE Y ASÍ HASTA EL FIN DE LOS DIAS.
    EL TEMA DEL ENDIOSAMIENTO DE LAS YANQUIS EMPIEZA A TENER CONSECUENCIAS, YA NO ES MANÁ TODO LO QUE LLEGA DE ALLÍ, A LA VEZ QUE LO DE AQUÍ CERCA MEJORA MUCHO TAMBIEN.
    EL TEMA DE LAS CHARLAS ES UNA BUENA INICIATIVA PARA LOS QUE OS TIRAIS TODO EL DIA ALLÍ, ES UN BREAK NECESARIO PARA NO ACABAR SATURADO.
    Y SE TE HA OLVIDADO UN PUNTO POR OBSERVAR; CANTIDAD Y SITUACIÓN DE LOS ENCHUFES.
    ¿HABIA ENCHUFES? ¿CUANTOS? ¿HABIA COLAS PARA LOS ENCHUFES? TANTA FOTO DE BIRRAS, TANTA FOTO EN FACEBOOK, TANTA NOTA DE CATA DIGITAL......¡LAS BATERIAS SE VAN MUCHACHO! AINSSS, SE TE VA LO BÁSICO, LO BAAAASICOOOOO!!! XDDD
    EL PRECIO DE LA ENTRADA NO ME PARECE BARATO, NI GOTA, 7 EUROS POR UNA GUIA, UN VASO Y DOS FICHAS ( UNA CONSUMICIÓN Y DE LAS BARATAS ) NO ES BARATO, NI AQUÍ NI EN PEKÍN. TU VAS MAS DIAS, PERO EL QUE VAYA UN RATO POR LA TARDE A TOMARSE 3 BIRRAS Y VER EL AMBIENTE SE HABRÁ ACORDADO DEL PRECIO DE LA ENTRADA, SEGURO.
    OTRA DE LAS COSAS QUE SE HA COMENTADO MUCHO ES LA GRAN PRESENCIA DE CERVECERAS CATALANAS Y HEMOS PASADO POR ALTO, IGUAL QUE HABLAS DE LA CALIDAD DE LAS YANQUIS, SU FRESCURA Y EL LARGO VIAJE CON EL QUE LLEGAN, QUE A LO MEJOR POR ESO SE HA APOSTADO TANTO POR ESTAS, AL ESTAR MAS CERCA Y SER UN PRODUCTO MAS FRESCO.
    EN FIN, VEO QUE OS HAN HECHO CASO SOBRE LAS OPINIONES VERTIDAS EL AÑO ANTERIOR Y EL BBF MEJORA AÑO TRAS AÑO.
    SALUDOS A TODOS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!! Muy largo dice... y me suelta un comentario casi tan extenso como el post... jajaja!

      Lo del coleccionismo más que un evento de intercambio en realidad lo veía más como una charla de presentación o una toma de contacto con el mundillo o para conocer a gente, que para lo primero ya existen cosas, aunque en un caso ya sabes que es privado a no ser que seas socio... Lo que comentas de material por parte de las cerveceras, sería brutal, pero no lo termino de ver, más allá de que pudiera ser un detallito entregado a los asistentes tras una charla. Pero sí creo que puede ser interesante para captar la atención de esos coleccionistas que como bien sabes no salen de tomar cerveza de las grandes marcas.

      Lo del precio, no creo que fuera caro, y no hay más que ver las colas que se formaron. 7 euros por vaso, una guía bastante currada y dos fichas... En cuanto a colas, pues como decía en el post, quizás se pudiera haber habilitado un acceso para quienes ya tenían entrada y habían salido para comer o despejarse...

      Lo del asiento, este año se le ha dado solución y si el espacio es mayor creo que será aún más fácil poder habilitar una zona de asiento más grande. Hay gente con nanos, gente mayor, y gente que está todo el día allí y se agradece tener un punto de descanso puesto que la gente sentada en el suelo ocupa mucho y molesta si está por el medio como pasó cerca de la zona de pizarra, además de que no veo muy seguro en caso de alguna urgencia... Esos bancos tipo Oktoberfest que mencionas son más que suficientes, con o sin mesa asociada.

      Lo del año pasado y la whislist, puedes hablarlo con Jota o Aine, de verdad que no fueron pocos los ratos que estuvimos de pie esperando algo interesante. Piensa que en mi caso trato de ir siempre a Mediona y pagar en el BBF por una cerveza que puedo comprar o probar allí no tiene mucho sentido. Queríamos probar muchas referencias, no solo petrolacos o bombas de lúpulo, y no siempre las había. Este año en cambio en cualquier momento si había muchas referencias interesantes así que se ha demostrado que el problema más que la selección de cervezas (que de cervezas locales tampoco ha bajado mucho) era el ponerlas en un momento dado.

      En cuanto a las yanquies y su endiosamiento, no creo que haya ese problema. Es cierto que cada vez las hay mejores por aquí, algunas de ellas realmente las veo al nivel de cualquier buena de fuera, pero te puedo asegurar que he probado bastantes referencias estadounidenses cuyo nivel sigue lejos de ser alcanzado.

      La cantidad de referencias locales, puede que la razón de su elevado número fuera esa que dices, de poder estar más frescas, pero creo que es más como apuesta por mostrar el producto local, darle visibilidad, lo cual me parece bien, como digo arriba, aunque en menor cantidad.

      ¿¿Enchufes?? Jaja!! Pues no se me había ocurrido... Apuntado queda por si lo lee la organización, que no tengo duda que lo hará... ;)

      Sí, en cada edición ha mejorado y seguro que lo vuelve a hacer en 2015!

      Muchas gracias por tu mega-aporte, Jorge! Un saludo!!!

      Eliminar
  7. Muy buena crónica Pau, un analisis muy completo. Yo soy de los que piensa que para la calidad y fama que está cogiendo este festival hay demasiado número de cervezas locales, algunas (bajo mi punto de vista) de dudosa calidad. Por lo demás creo que es el festival referencia en España, aun así y esto ya es un tema personal me atrae más la feria convencional con los productores.
    A ver si para el 2015 me dejo caer y coincidimos, aunque espero que pueda ser antes.
    Saludos Pau!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Gonzalo!

      Pues lo del número de cervezas locales, más que por lo que comentas de que tengan una calidad dudosa (no puedo opinar sobre ello puesto que no he probado una gran mayoría) creo que es un número excesivo porque hay otras cerveceras fuera de Catalunya que pudieran haber estado (aunque supongo que habrá razones para que no estuvieran...).

      A nivel personal también me atrae más una feria con productores, pero este festival va a otra escala, y para ferias ya tenemos unas cuantas y más que habrá. Es cierto que podría ser interesante montar alguna feria así dentro de Barcelona, pero la presencia internacional saldría perjudicada. En mi opinión el formato es bueno, todo grifos genéricos y rotación de barriles, pero con una selección local algo menor y más seleccionada haría de este festival que fuera mejor aún.

      Exacto, a ver si nos vemos antes, que con Noblejas se torcieron los planes... :(

      Saludos Gonzalo!

      Eliminar
  8. Más luces que sombras hacen que yo, al contrario de lo que tu te planteaste, no me llegue a pensar, llegado el momento, el asistir al BBF y dejar de momento (sólo de momento) un festival foráneo.

    Un abrazo y enhorabuena por la trilogía del BBF.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema de los festivales foráneos es algo que llevo mascando hace tiempo. Me apetece mucho De Molen y en cuanto a grandes algunos de UK o Bélgica, por eso que me lo planteara, porque entre alojamientos, desplazamientos, comidas... al final y por cerca que esté Barcelona es dinero...

      Un abrazo y muchas gracias, Jose!!

      Eliminar