22 dic. 2015

¡¡Felices fiestas y Feliz 2016!!




Ahora que se acercan las fiestas de navidad vamos a tomarnos un pequeño descanso en el blog para descansar y disfrutar. Si no hay nada extraordinario no retomaremos el ritmo habitual hasta pasado Reyes.


Así que desde aquí os queremos desear que tengáis unas felices fiestas y también una estupenda entrada en el 2016, por supuesto todo ello regado con muchas y buenas cervezas.

¡¡Un fuerte abrazo y por supuesto... Salut!!!

17 dic. 2015

Cerveza canadiense con marfil de mamut a 1000 dólares la botella...

Cada cierto tiempo sale algún nuevo iluminado dando un golpe en la mesa con alguna nueva extravagancia cervecera. Así, a la batalla por las más alcohólicas (con ardillas disecadas de por medio...) le continuaron la batalla por ver quien era capaz de quemar las papilas con más IBUs, y luego que si cervezas con café de civeta y tantos otros ingredientes no pocas veces desagradables como testículos de ballena... Hasta cerveza con jamón vimos hace unos días. Sí, sí... ver para creer...

Esta vez son los canadienses de Storm Brewing los que queriendo rizar el rizo llevándose su minuto de fama han lanzado 10 botellas exclusivas bajo el nombre de Glacial Mammoth Exctintion.


Su coste, 1000 dólares canadienses (unos 725 dólares estadounidenses y 664 euros al cambio actual), supuestamente se explican por los 25º de contenido alcohólico y también porque parece ser que la botella es de vidrio soplado a mano, con un broche de 14 kilates y un colgante de marfil de auténtico colmillo de mamut con 35.000 años de antigüedad obtenido de las excavaciones de Yukon y esculpido pieza a pieza por el escultor local Richard Marcus. Suspiro profundo...

Foto tomada de aquí.

Según su cervecero, James Walton, para alcanzar ese contenido alcohólico sometieron su cerveza Imperial Flanders Sour Ale a temperaturas de -30ºC como en las Eisbock durante dos fases de un mes cada una. Así permitimos que el agua se congele y podamos obtener por otra parte el alcohol, los azúcares y tantas sustancias que aportan aroma y sabor. Por si fuera poco además el contenido fue envejecido durante 2 años en barricas de roble francés antes de salir al mercado.

Además de las 10 botellas limitadas la cervecera montó un evento el pasado 5 de diciembre para vender los 390 litros no embotellados de los 400 inicialmente obtenidos. Así, aquellos que quisieron acercarse pudieron llevarse en su growler 50cl por 40 dólares canadienses y 1 litro por 80 dólares. 

Independientemente de la supuesta calidad de la cerveza hay algo que tengo muy claro y es que los extremos siempre darán que hablar, nunca dejarán de salir más y más y siempre, siempre, siempre serán un buen negocio porque siempre habrá quien quiera su minuto de gloria con la cerveza más alcohólica, más amarga, más cara, con la botella más extravagante... y también, y lo que es peor, por mucho que mucha gente critique todas esas Utopias, Sink the Bismark y un largo etcétera... siempre habrá hordas de consumidores ávidos de tener en su casa su particular trofeo como quien cuelga la cabeza del reno en medio del salón. Ahora habrá que ver quien es el próximo en lanzarla más gorda...

Salut... y también un poco de sensatez...!!!!

Para más información aquí podéis consultar la web de la cervecera.

14 dic. 2015

Deschutes Jubelale: recorriendo sus etiquetas desde 1988 hasta 2015.


Cerca de entrar en las fechas navideñas, llega el momento de hacer mi particular homenaje a las etiquetas de navidad, uno de los pocos frentes todavía abiertos en mi querida colección. Pero a diferencia de otros años, en los que solía recopilar un popurrí sin mucha ligazón entre sí más allá de la temática navideña, esta vez quiero compartir un monográfico sobre una única cerveza, la Jubelale, elaboración que saca la cervecera estadounidense Deschutes cada año desde 1988 y que engalana cada edición con un diseño diferente.

Poster conmemorativo de 2012, año que se celebró el 25º aniversario
de la Jubelale. Imagen tomada de aquí.

La Jubelale fue la primera cerveza estacional de esta cervecera afincada en Bend, Oregon, y se encasilla dentro de un estilo, el de las Winter Ale, que en tantas ocasiones se ha utilizado como cajón de sastre, con infinidad de ingredientes y variaciones.

En el momento de su nacimiento, con el panorama cervecero en pañales, no solo en Europa sino también en Estados Unidos, el propio presidente y propietario Gary Fish junto con un grupo de 10 trabajadores embotellaron a mano las botellas de Jubelale de 75cl.

Hasta 1995 el encargado de las etiquetas fue Ed Carson y su diseño prácticamente no cambió. La etiqueta, mucho más sencilla que en años posteriores, incluía la clásica estampa con la montaña y el río en la etiqueta oval, rodeada de una guirnalda navideña.

Diseños de 1988, 1989 y 1993.

A partir de 1995 cada año se elige un artista local diferente para el diseño de la etiqueta y del envase del 6-pack, empezando por George Lawrence en 1995 y cerrando en este 2015 con la vigésimo primera ilustradora, Layla Rose. A continuación tenéis todos los diseños.

1995. George Lawrence.

1996. Cristina Acosta.

1997. Randy Redfield.

1998. Paul Alan Bennett.

1999. Susan Luckey Higdon.

2000. Dennis McGregor.

2001. John Hillmer.

2002. Douglas Campbell Smith.

2003. Molly Cliff Hilts.

2004. Kathleen Powers.

2005. Andy Sewell.

2006. Katherine Taylor.

2007. Lindy G. Hanson.

2008. Pam Jersey Bird.

2009. Tracy Leagjeld.

2010. Natasha Bacca.

2011. Cara Thayer y Louie Van Patten.

2012. Kaycee Anseth Townsend.

2013. Avlis Leumas.

2014. Lisa y Lori Lubbesmeyer.

2015. Taylor Rose.

Si tras tanta ilustración todavía os habéis quedado con ganas de más, en las instalaciones de Deschutes Brewery poseen una "Jubelale Hall Of Fame" donde están expuestas todas las obras. Si no, siempre os quedará una opción más asequible en lo económico (tampoco es una tarea fácil a este lado del Atlántico) como es conseguir la cerveza y disfrutar del diseño de la botella mientras saboreáis su contenido.

En la foto Taylor Rose posando con su ilustración para la Jubelale 2015.
Foto tomada de 
aquí.

Y hasta aquí el último recopilatorio de etiquetas del 2015. Espero que os haya gustado y si os habéis quedado con ganas de más, a continuación tenéis otros recopilatorios que publicamos en 2014, en 2013 y en 2011. También os dejo otro recopilatorio (2012) con varias curiosidades sobre algunas de estas cervezas.

Salut!

Para más información sobre la Jubelale:
Aquí la ficha de Jubelale en la web de Deschutes.
Aquí el Flikr de Deschutes. 

13 dic. 2015

BrewDog Lizard Bride.


Hoy os queremos presentar Lizard Bride, un prototipo de cerveza lanzado por la escocesa BrewDog, quienes la definen como un encuentro entre dos mundos: el del amargor propio de una American IPA y el del ácido que ofrecen las frutas como la frambuesa, los arándanos y también las cerezas agrias.


Servida en copa lo que más sorprende es su color borgoña algo violáceo, coronado por una bonita (a la par que curiosa) espuma de color rosa, que no tarda demasiado en caer hasta formar un fino anillo de unos pocos milímetros. En nariz destacan las notas a fruta tropical, mango y maracuyá, pero también a melocotón, bayas, limón y también un curioso punto vegetal como a hoja y piel de baya de zarzaparrilla. Ya en boca en primer lugar ofrece una acidez cítrica bien marcada, a la que le sigue la ya citada explosión de frutas y bayas, sobre todo de las segundas, también un punto a lúpulo cítrico y resinoso y también un toque seco y amargo como a piel de pomelo que corta todo lo anterior dejando una sensación final amarga bastante duradera. También aparece un cierto toque metálico. Carbonatación viva pero no molesta que ayuda a que sea una cerveza muy bebible, de cuerpo medio-bajo.


Personalmente me parece una elaboración interesante, muy refrescante y con bastante lógica a priori por combinar por un lado las notas cítricas, a bayas y a frutas tropicales provenientes de lúpulos como Citra, Mosaic o Bramling Cross, entre otros, y por otro las notas aportadas por los diferentes frutos rojos. Desgraciadamente toda esa hipotética lógica en mi humilde opinión no termina de concretarse en una elaboración redonda sobre todo por ese amargor citado y ese final áspero además de ligeramente metálico.

Y hasta aquí la cerveza. Por último quisiera terminar agradeciendo nuevamente a Crusat el detalle de mandarme esta cerveza.


Salut!

10 dic. 2015

Glühbier o cerveza caliente para combatir el frío.


Imagen tomada de aquí.
Aunque este año parece que el frío va y viene según se le antoja, estamos ya muy próximos al comienzo del invierno, época en la que apetecen más todas esas cervezas con cierto carácter y cuerpo. Y precisamente si hay unas cervezas ideales que cumplen estos requisitos esas son las Glühbier, que hoy os queremos presentar brevemente y también os dejamos una receta bien sencilla para que os animéis a hacerlas en vuestra casa.

Las Glühbier son una bebida muy popular en los típicos mercadillos navideños de países como Alemania, Bélgica o R. Checa y como gran particularidad es que son cervezas que se toman calientes. Sí, habéis leído bien, calentadas y no a temperatura ambiente.

Foto tomada de aquí.

Foto tomada de aquí.

Como base para las Glühbier alguna gente utiliza cervezas más dulzonas como las kriek más comerciales en Bélgica, mientras que en países como Alemania utilizan Bock oscuras, cuyo carácter maltoso y dulce, un mayor cuerpo y también un contenido alcohólico más elevado funcionan a las mil maravillas con la mezcla de especias. Y es que esta última característica, las especias, es la segunda gran particularidad de estas cervezas además de tomarse calientes. Al igual que el glüwein o vino caliente tan típicamente consumido entre noviembre y enero en estos mercadillos navideños, las Glühbier se elaboran con diferentes mezclas de especias y frutas como el anís estrellado, la canela, el jengibre, la naranja, las cerezas… dando como resultado una bebida cuyo sabor no pasa desapercibido, muy intensa pero también muy reconfortante.

Algunos ejemplos comerciales de Glühbier.

Una vez presentadas, tal y como os anticipábamos a continuación tenéis una receta de glühbier tomada de ésta página para que podáis probar a hacer vuestra glühbier en vuestra casa y también de paso engrosar esa sección tan intermitente que es la de El Lúpulo Cocinero.


< INGREDIENTES >

- 1 litro de cerveza Bock*
- Una pizca de nuez moscada, cardamomo, canela en polvo
- 3 clavos de olor
- 1 pieza de anís estrellado.
- 1/2 rama de canela
- 1/2 vaina de vainilla
- 9 cl de zumo de limón
- 14 cl ron negro
- 250 ml de zumo de cerezas
- Jengibre azucarado
- 6 cucharadas de azúcar morena
- 1 cucharada y media de miel

* Como cerveza puede valer cualquier Doppelbock como la Weihenstephan Korbinian o la Ayinger Celebrator, pero también una Weizenbock como Schneider Aventinus pueden ser estupendas opciones.

< ELABORACIÓN >

- Calentamos la cerveza hasta que alcance los 60ºC. Importante que no llegue a hervir.
- Sacamos el contenido de la vaina de vainilla y lo añadimos a la cerveza junto con todos los demás ingredientes y lo cocinamos a temperatura constante durante unos 15 minutos.
- Antes de servir en los vasos retiramos la rama de canela, el anís estrellado, el clavo y el jengibre. Opcionalmente y según los gustos que tengáis, también podemos añadir algo más de zumo de cereza o un poquito de ron.

---

Aunque la receta es bien sencilla y diría que más que cocinarla lo más complicado pudiera ser conseguir el zumo de cereza o el jengibre azucarado, para todos aquellos que no seáis muy amantes de los fogones existen algunos preparados que se pueden añadir directamente a la cerveza y así elaborar una Glühbier. Uno de ellos es este para la Schneider Aventinus Glühbier, una bolsita que contiene una mezcla de ingredientes típicos para las bebidas para la navidad como corteza de limón, anís estrellado, canela, clavo, cardamomo y jengibre, las cuales por lo visto funcionan estupendamente con la TAP6.


Y antes de terminar, quisiera recordaros este enlace de enero de 2013 en el que ya os hablamos de nuestra primera cerveza alemana bebida tras calentarla, la Aktien Heisses Böckle.


Y hasta aquí este post para aquellos cerveceros más frioleros y también curiosos. Esperamos que os animéis con la receta y sobre todo si os cruzáis con alguna de estas bebidas por algún mercadillo no dejéis pasar la oportunidad de probarlas.

Auf Ihr Wohl! / Salut!

3 dic. 2015

Mi particular 8º #FFdA.


El fin de semana pasado celebrábamos la octava edición del Finde Fondo de Armario (#FFdA), la genial iniciativa orquestada por l'amic Joan Birraire , quien nos invita dos veces al año a que revisemos el fondo de nuestra bodega para que con esta excusa podamos dar salida a algunas de esas cervezas que llevan demasiado tiempo (expresamente o no) acumulando polvo.


Para esta octava edición, y por circunstancias que no vienen a cuento, no teníamos cerca nuestra querida lumbre de por medio, un clásico siempre en estos “saraos” como podéis ver aquí, aquí o aquí. Por suerte, y tras rebuscar un poco, finalmente encontré una candidata ideal para suplir con suficiente “calor” esta carencia.


Como podéis ver en la foto, la cerveza elegida fue la belga Struise Black Damnation VIII S.H.I.T., una cerveza cuyo nombre liga con el número 8 de la convocatoria, como también lo hizo la Struise Pannepeut 2007 en el séptimo FFdA.

SHIT en realidad son las siglas de Supreme Hoppy Intensive Taste, un peculiar y “marketinero” juego de palabras (“shit” significa, entre otras cosas, “mierda” en inglés) , algo que muchos, entre los que me incluyo, seguramente tacharíamos de arrogante y pretencioso de no ser (y aquí ya no hablo en condicional) porque detrás está Struise. Y es que estaréis conmigo en que el nivel de tantas cervezas subiditas de octanaje de estos “avestruces flamencos” hacen que uno olvide toda esa verborrea e incluso su precio algo excesivo una vez nos centramos en el contenido de la copa.


Como todas las Black Damnation, estamos frente a una mezcla (“blend” para los más “moernos”) entre Black Albert, una de sus reconocidas Imperial Stout, y Elliot Brew, una Imperial IPA que elaboraron junto con Mikkeller por primera vez hace ya algunos años. Y todo ello junto y revuelto se envejece en barricas de Bourbon. Ahí es na' ;).

A priori esta especie de Imperial Black IPA (si me permitís rizar el rizo así con esta Imperial Stout corpulenta con marcado carácter lupulado) no debería ser la candidata ideal para envejecer. Conseguí la botella en febrero de 2014 tras no pocas discusiones con la almohada y una vez llegada a mi bodega quise asumir el “riesgo” de guardarla un tiempo porque en lugar de bebérmela así como así prefería guardarla para una ocasión especial, y también porque quise creer que sus nada despreciables 12% de alcohol y toda su densidad envolverían la lógica evolución del lúpulo.

Finalmente, este pasado fin de semana, tras un año y 9 mesecicos de guarda, le llegó la hora del “descorche”.


En copa ofrece el esperado color negro impenetrable, coronado por una atractiva espuma beige, que al poco termina quedando en una capa compacta de un dedo y de buena retención. En nariz despliega sobre todo notas torrefactas y café, algo de cacao y también caramelo quemado y regaliz. Ya en boca posee una textura muy cremosa, con una carbonatación de burbuja finísima y aparecen muchos recuerdos a café intenso y amargo, un punto leñoso, chocolate negro, notas licorosas que recuerdan vagamente al bourbon (aunque bastante menos de lo que esperaba), también un ligero punto metálico, ligeramente dulce aunque bien contrarrestado por el lúpulo. Ni rastro de sus 12% de alcohol, muy bien integrados y aportando calidez y densidad. En definitiva estamos ante una cerveza muy intensa y algo extrema, para tomar con calma.

En cuanto a la guarda personalmente opino que le ha sentado sorprendentemente bien. Pude probarla previamente en verano de 2014 y aunque entonces me pareció también buena, lo cierto es que que con la guarda la idea de que todo el lúpulo aportaría sensaciones poco agradables al final fueron temores infundados.

Y hasta aquí mi particular aporte al 8º #FFdA. Dar las gracias a Joan por esta excusa bianual y esperaremos con ganas la llegada de la 9ª edición, ya con el calor de junio de nuevo entre nosotros.

Hasta entonces…

Salut!


1 dic. 2015

6º Aniversario del blog.



Hoy esta bitácora cervecera cumple 6 años, algo que me hace mucha ilusión y que quiero agradeceros a todos los que estáis ahí día a día, tanto a los que comentáis con mayor o menor frecuencia haciendo que todo esto sea más vivo y divertido, como también a toda esa gran mayoría que leéis de forma anónima y por supuesto también a mi querida Reina Lúpula, esa fiel compañera de andanzas birreras y auténtica responsable de que me lanzara a esta aventura de escribir un blog. A todos, de corazón, gracias por todos los buenos momentos compartidos sin los que este blog seguro no tendría sentido.

A pesar de los años y de que hay ciertos días en los que lo último que me apetece es sacrificar el poco tiempo libre que tengo por ponerme a escribir y mantener un cierto ritmo de publicaciones, sigo con la misma ilusión y las mismas ganas de aprender sobre este maravilloso mundo, de charlar con tanta buena gente que he conocido en estos años y también de conocer a más gente interesante cada día, pero sobretodo de disfrutar bebiendo muchas y buenas cervezas. Si llega el día en que todo esto se convierte en una pesada inercia carente de ilusión sin duda lo dejaré, pero hasta entonces seguiré viviéndolo igual de intensamente y con la misma pasión que el primer día, porque al final, amigos, lo único importante en esta vida  es disfrutar de lo que uno hace.

Muchísmas gracias a todos y...

Salut i bona birra per a tots!! / ¡¡Salud y buena birra para todos!!