16 may. 2010

Lúpulos en el Lago Michigan.

Allá por el año 1990, en la maravillosa región de los grandes lagos de Norteamérica, más concretamente en la ciudad de Holland (estado de Michigan), se encontraban Mike Stevens y Dave Engbers, dos estudiantes a punto de graduarse y de abandonar la vida universitaria. Años después, insatisfechos con su situación laboral, decidieron embarcarse en la aventura de crear una fábrica de cerveza, su verdadera pasión desde hacía muchos años. Así, en 1997 montaron una fábrica con una taberna pegada a ella, en un viejo edificio en ruinas de la ciudad de Grand Rapids. Pero inicialmente el negocio no iba bien ya que según ellos las cervezas tampoco eran nada del otro mundo. A punto de entrar en bancarrota, decidieron romper con las cervezas artesanales existentes por ese entonces y apostaron por cervezas con mayor cuerpo, aroma y complejidad. Experimentaron con diferentes ingredientes (chocolate, café, miel, frutas, verduras, especias, etc.) y las ventas empezaron a dispararse. Consecuencia de esto, en 2007 decidieron trasladarse al centro de la ciudad y ampliaron las instalaciones. En la actualidad están muy consolidados y llevan en cartera unas 15 cervezas (5 todo el año, 3 estacionales y 7 especialidades).

Hoy os voy a comentar una de sus cervezas, la Founders Centennial IPA (7,2% de alcohol, 35,5 cl). En aspecto posee un bonito color anaranjado oscuro, turbidez media y una espuma color beige duradera y compacta. En nariz posee esas esperables notas lupuladas penetrantes de las IPA, en este caso cítricas, florales, con un punto picante y herbal. Casi al final se perciben, además, algunas notas a fruta madura. Ya en boca posee una entrada chispeante y seguidamente aparecen unas notas cítricas muy apetecibles y otras florales (como a colonia de violetas). Amargor media, menos explosiva de lo que daba a entender en nariz, cosa que la hace más fácil de tomar (esto no quita que tenga un buen cuerpo, ni mucho menos). Además, se perciben unas leves notas dulces. Final seco y levemente alcohólico.

Otra IPA estadounidense al bolsillo. Como os decía el otro día, cuántas más IPAs tomo, más adicto me vuelvo a ellas… Si es que tanto lúpulo no puede ser bueno…

3 comentarios:

  1. Tengo mono de IPA!!! Este viernes quedamos sin falta eh!!!

    ResponderEliminar
  2. Ja ja ja!!! La tenía en la nevera y no he podido resistirme!!!! Rica, rica!!! Una botella menos que te llevo!!!

    ResponderEliminar
  3. Claro, sin falta quedamos el viernes...

    Lo del mono, jajajaja! Tu también haces honor al nombre del blog... Dame más lúpulos por favor...

    Está buena la Centennial, eh?

    Tendremos que montar una quedada tipo la que fuiste a BCN sólamente a base de cervezas lupuladas...

    ResponderEliminar