13 feb. 2011

Un gato enamorado de la barrica.

Que Italia es un hervidero de ideas así como un foco de continuas novedades en el mundo de la cerveza desde hace ya muchos años, no creo que sorprenda a nadie. Y es que a pesar de que llevan muchos años compitiendo con una cultura tan arraigada como es la del vino, no son pocos los elaboradores de cerveza que han salido triunfantes con productos realmente reseñables en cuanto a calidad se refiere.

Personalmente empecé a descubrir algunas de las maravillas que el país transalpino nos ofrecía desde hace un año y medio más o menos. Desde ese momento me he ido enamorando cada vez más de su punto de excentricidad y de creatividad, pero también al ver como se pueden hacer bien las cosas desde un principio.

Dentro de la gran cantidad de nombres y marcas que este país arropa, podemos encontrarnos al archiconocido a la par que peculiar Teo Musso y sus Baladin, a las afamadas Birra del Borgo, pero también encontramos muchísimas otras cerveceras realmente interesantes como Barley, Toccalmatto, Civale, Birrificio Italiano, Lambrate, RuRale, además de un largo etcétera.

Hoy os voy a hablar de una de ellas, Revelation Cat (de la cual ya os comenté una de sus cervezas), cuyos productos tuvimos la suerte de conocer el año pasado en la feria de Mediona. Detrás de esta cervecera se encuentra Alex Liberati, propietario también de uno de los templos mundiales de la cerveza por su selección de barriles y cervezas en botella, la Brasserie 4:20, situada en Roma.

Esta cervecera sigue la curiosa y productiva costumbre de elaborar la mayor parte de sus cervezas en las instalaciones de otros fabricantes, siguiendo el modelo con el que otros cerveceros también han triunfado, entre ellos por ejemplo Mikkel Borg y sus Mikkeller.

Como os decía, Revelation Cat elabora cervezas en las instalaciones de varios fabricantes, por ejemplo Proef en Bélgica, De Molen en Holanda o Ramsgate en Reino Unido. También han hecho colaboraciones con algunas de las más afamadas cerveceras del momento, entre ellas la ya citada Mikkeller (Dinamarca) y Port Brewing (USA).

Fruto de estas cooperaciones sacaron una interesante serie, la Single Dry Hop, trabajando junto a tres de los elaboradores de cervezas lambic de mayor prestigio, como son 3 Fonteinen, Girardin o Boon. En esta serie podemos encontrar cervezas lambic elaboradas con diferentes tipos de lúpulo (Amarillo, Saaz, Simcoe, Warrior, Chinook, Nelson Sauvin...).

Pero hoy me quiero centrar más en otra de sus interesantes creaciones, la Woodwork Series, elaborada en las instalaciones de Proef.


La idea de esta serie es muy sencilla, y de hecho cada día hay más cerveceros que están realizando experimentos similares. Alex quiere comprobar el efecto que aportan diferentes maderas sobre una misma base, en este caso una Imperial IPA fuerte y seca de unos 11º de alcohol. En sus ingredientes podemos encontrar una sola malta (Munich), una levadura neutra y un solo lúpulo, el Nelson Sauvin, el cual cada vez más goza de un mayor número de adeptos pese a su lejana procedencia (Nueva Zelanda).


Por un lado se embotella la base sin añejar y por otro lado se deja esta misma base durante 5 días en tres tipos de barricas, con la particularidad de que estas son nuevas. Esto no es algo habitual, ya que normalmente este tipo de experimentos se suelen hacer con barricas que en su interior contuvieron whisky, vinos procedentes de Borgoña, Burdeos o Porto u otros muchos caldos. Según los elaboradores, con estas barricas "vírgenes" se resalta más el carácter de las maderas (que para el caso que nos ocupa son de roble francés, roble americano y acacia).

El otro día tuvimos la oportunidad de comparar la base con los ejemplares de roble francés y americano. Aunque existían pequeños matices que las diferenciaban, la realidad es que estos no eran tantos como se podía esperar. En general, se trataba de cervezas sabrosas, bastante secas y un punto “licorosas” hacia el final, pero a pesar de ello se dejaban tomar bastante bien (a pesar, repito, de sus 11% de alcohol). Nos recordaron a barleywines un punto secas más que a una IPA o imperial IPA. Además, y como es lógico, en los dos casos de barrica se apreciaban una ligeras notas aportadas por la madera nueva (imaginar algo así como astillas de madera mojadas con licor, más o menos…), pero bien es cierto que aquellas cervezas hechas con barricas de whisky o vinos suelen dejar bastantes más matices que en este caso. Así que en conclusión, y según nuestra humilde opinión, el experimento no pasa de ser una mera curiosidad en la que quizás aquellas narices y/o paladares más afinados puedan apreciar una mayor cantidad de diferencias.


P.D. Intentando recopilar las diferentes variedades de esta serie para poder hacer la comparativa, nos encontramos con algunas novedades a destacar. Y es que existe una serie más reciente que la nuestra, con 110 IBU en lugar de los 70 que tenían las tres que he citado. Además, las nuevas poseen 7 días de añejado en barrica en lugar de los 5 que yo os había mencionado, y son algo más oscuras (23,57 en la escala de color respecto a los 15 de las nuestras). En mi opinión, quizás todos estos cambios sirvan para potenciar mucho más las notas de madera que se buscan. Por si fuera poco, además existe otra versión mixta que combina las barricas de roble francés con la de acacia, para rizar más el rizo.

11 comentarios:

  1. Yo probe la Woodwork Series hara unos dos meses, y me gusto, facil de beber a pesar de sus 11% como tu dices, aunque la esparaba mas amarga. Supongo que estos experimentos tan poco perceptibles
    para alguien que no tenga la nariz y las papilas entrenadas(sumiller)
    haran que en un futuro tengamos variedades con diferencias mas notables, aunque pienso que con solo cambiar la madera y comparando con las diferencias que se encuentran en los vinos que reposan un minimo de 9 meses para un crianza, no se si 5 dias en barricas nuevas haran algo lo suficientemente significativo para que alguien como yo las ofrezca a sus clientes como una misma cerveza con acabados diferentes. Aunque espero que quien tu ya sabes tenga unas botellas de las 3barricas para yo poder sacar mis conclusiones.jajaja

    ResponderEliminar
  2. Quiero matizar, que si no Pau me mata! Lo de sumiller es en plan coña!!jajaja
    Aunque esos aromas a madera son dificiles de encontrar, no es necesario ser sumiller para apreciarlo, pero si algo entrenado.

    ResponderEliminar
  3. En Italia hay un panorama interesantísimo, ojalá que siga mejorando el asunto y lleguen aquí más cosas.

    De momento los precios de importación son bastante prohibitivos, hice un pequeño tanteo y casi me da un mal!

    ResponderEliminar
  4. Victor, la verdad que yo también la esperaba más corpulenta, más que nada porque una cerveza que aguante bien la barrica no suele ser algo ligero (que tampoco es que esta lo sea...). Yo también pienso que 5 días en barrica quizás es muy poco pero los que entienden de verdad de elaboración sabrán el porque de tan pocos días (quizás una madera nueva es más agresiva... no se...). Sobre si alguien puede traer las variedades, ya sabes, es cuestión de pedir y ver si suena la flauta, jejeje!! Sobre lo de sumiller... porque te iba a matar? Jajajaja! Ni que yo fuera uno de ellos... Lo único que me chincha es que me digas que yo soy uno de ellos cuando todo lo que hemos aprendido viene de fábrica y no de ninguna "escuela de cata superior" ni nada por el estilo, jajaja!

    Txolo, pues si, me parece que de momento ni distribuidores ni tiendas ni nadie apuesta realmente por ese país. No se porque hay precios tan subidos (si es que los hay, que lo desconozco). Pero si llegan cervezas de Noruega y Dinamarca realmente espectaculares sin mucha dificultad, lo lógico sería traer más facilmente de Italia... Si es que vivimos enfrente, por dios...

    ResponderEliminar
  5. Pues te lo explico muy facilmente, de lo poco que se. Los daneses por ejemplo te ofrecen hacer grupajes, entre ellos se coordinan bien y es factible pillar unas cervezas de varios daneses debido a las relaciones que tienen de colaboración, en un mismo palet. Además dan muchas facilidades y flexibilidad con los mínimos.

    Los italianos van por separado y todos te piden como mínimo que compres un palet entero, muchos embotellan sólo en 75cl y los precios no son muy diferentes de las artesanas españolas, a lo que hay que sumar el transporte.

    En matemáticas de la ESO esto significa que desde Dinamarca te puedes hacer un pedido por 700 € variado (aunque sea más pequeño) y de Italia para un palet de una misma fábrica has de gastar por encima de 2000 € del tirón.

    Al final lo que dificulta creo que son las condiciones mínimas que ponen los italianos. La calidad hará que se abran paso, pero el sector de la cerveza es arriesgado e imagino que la gente que trae cosas de otros países prefiere la oportunidad de traer cosas variadas de marcas variadas y en pequeña cantidad que verse obligado a traer mogollón de cajas de las cuatro referencias de una marca. A las primeras les das salida poco a poco y con las otras te ves obligado de repente a sacar 50 cajas que te han valido un ojo de la cara. Si es que al final todo son números!

    ResponderEliminar
  6. De barricas ando yo también ultimamente aunque no tanto como tú, y las experiencias están siendo muy buenas. Brillante la Oerbier Reserva, creo que tú te la ventilaste hace unos meses también.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Txolo, la calidad de muchas italianas (cervezas...), como dices, está sobradamente demostrada por lo que si quieres tenerlas siempre queda la opción de embarcarse uno mismo con una camioneta y traerse las cajas directamente compradas de allí... no? Jejeje!

    Hugo, la Oerbier Reserva, una auténtica locura!! Cuando la probé no me esperaba ni mucho menos que estuviera tan rica. Lo de las barricas, pues es uno de los campos que estoy explorando más últimamente, pero no te creas que todo han sido perlas...

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  8. Ojalá hubiese dinero suficiente como para traer todo lo que queremos! Poco a poco! Ya tengo el ojo echado a muchas que quiero probar por referencias que voy leyendo y encontraremos la manera. Al tiempo!

    ResponderEliminar
  9. Pues ya sabes, a mover ficha y mientras los consumidores a esperar imaginando joyas...

    ResponderEliminar
  10. Great blog at least I think so. Thank u a lot for enlightning that information.

    Jerry Craudfield
    portable cell phone blocker

    ResponderEliminar