24 may. 2011

En busca de la birra perdida…

No, esta entrada no va sobre la próxima peli de Indiana Jones. Más bien estaba pensando en cervezas limitadas, especiales, rarezas o como quiera que las llaméis. Porque ¿alguna vez habéis intentado conseguir alguna de esas joyas líquidas con una fama que traspasa fronteras con una facilidad pasmosa? ¿Y cuantas veces habéis tenido éxito? Porque por desgracia muchas veces ya sea por disponibilidad, por la gran demanda o por no hablar de los precios prohibitivos que alcanzan algunas de ellas, nos es muy difícil hacernos con algunas de esas cervezas que tantas veces alcanzan el título de leyenda cuando en realidad la mayoría de nosotros ni las hemos probado y probablemente no lo hagamos en mucho tiempo (“nunca digas nunca jamás”).

Recuerdo que hace unos años, cuando nosotros dos empezábamos a acercarnos a este mundillo no tardó en sonarnos un nombre cada vez con más y más fuerza, Westvleteren. Todos los comentarios y referencias a esta famosa cervecera belga, considerada la mejor del mundo según algunos, iban en la misma línea de ensalzar sus magníficos atributos. Aunque te resistieras, irremediablemente acababa entrándote la duda de si sería para tanto o si al probarla existiría un antes y un después, como si todas las cervezas que hubieras conocido anteriormente quedaran desplazadas hacia el rincón de castigo. Y es que no eran pocos los mitos y leyendas a su alrededor (en algunos casos, supuestas realidades…). Que si solamente podías comprarlas en la propia abadía y bajo unas estrictas normas de control, con historias de peticiones por teléfono y bloqueos de posibles nuevas llamadas de tu móvil durante el mes de tu recogida para evitar que hicieras más encargos, con los monjes apuntando la matrícula del coche con el que llegabas cual agente de la C.I.A., que si te obligaban a comprometerte a no venderlas a terceros una vez las tuvieras en tu posesión, y por no hablar de toda esa gente que decía que si los monjes eran o no unos antipáticos por no querer satisfacer la enorme demanda… ¡¡¡Pffff!!! Por si no fuera poco, además, las singulares botellas no tenían ni etiqueta ni serigrafía alguna, y únicamente se diferenciaban por unas sencillas chapas de diferentes colores y cuatro palabras escuetas. Algo surrealista, pero os tengo que ser sincero que, como a muchos otros, el conseguirlas me llegó a obsesionar un pelín.


Por suerte, hace unos meses y gracias a dos amigos pudimos probar las tres variedades, e incluso se nos presentó la oportunidad de repetir en más de una ocasión en una cervecería cercana a nuestra casa (y no vivimos en Flandes… ¡chincharos, malditos monjes!) cosa que tiempo atrás nos hubiera parecido algo increíble. La cuestión es que al probarlas (porque digo yo que su función era ser disfrutadas y no pasar a ser el florero honorífico de algún lugar bien visible de la casa…) nos gustaron mucho, y para ser más concretos, la Westvleteren 12 nos pareció verdaderamente extraordinaria. Pero una vez bebidas, y con un inevitable cosquilleo recorriendo la barriga, surgió la dichosa preguntita: ¿Son realmente las mejores cervezas del mundo? ¿A partir de ahora vamos a sufrir penurias, angustia y aburrimiento porque nada nos va a volver a sorprender?


La respuesta es obvia. No se si serán las mejores o no, pero hay gran cantidad de cervezas muy buenas por la extensa geografía cervecera, mucho más fáciles de conseguir y a precios bastante más asequibles. Además, existen muchísimas elaboraciones realmente interesantes y por desgracia muy poco conocidas. Con ello quiero decir que muchas veces se crea un halo tan y tan grande alrededor de una marca o de un nombre que se magnifica todo hasta desviar la atención de lo básico, y es que simplemente hablamos de una cerveza y no del santo grial que nos dará inmortalidad. Puede que increíble, única, con muchas curiosidades a su alrededor (algo también llamado marketing por otros) pero no deja de ser una cerveza.

Con lo que me quedo tras todo esto es que el encapricharse con un nombre no sirve de nada. Es verdad que tampoco hacía falta probar las tres variedades de Westvleteren para llegar a esta conclusión tan perspicaz (uno que es muy tozudo…) o puede que algún entusiasta piense “si, pero tu ya la has probado, canalla!”, pero es mi opinión, ya que rarezas y joyas las hay a patadas incluso sin desplazarse muchos kilómetros de la propia abadía de Saint Sixtus.

Así que para aquellos que no tengáis la menor idea y andéis algo perdidos y/o abrumados ante tantísimas cervezas disponibles, dejaros llevar ya que normalmente la más sorprendente será aquella de la que menos esperéis.

P.D. Justo antes de publicar esta entrada me comenta mi experimentada asesora financiera, encarnada en mi querida y algo quejica gata blanquinegra, que mis palabras seguramente tengan el efecto contrario al deseado y que las acciones de Westvleteren se dispararán como nunca en su historia. Así que con los tiempos que corren, es momento de que aquellos más audaces inviertan en los afamados bonos del estado trapista para ganar pasta fácil. Como podéis ver en las fotos de abajo, algunos ni se lo han pensado un segundo así que no perdais tiempo dándome las gracias y actuad rápido antes de que explote otra vez la burbuja especulativa…


Estas dos últimas fotos están tomadas de aquí y de aquí.

18 comentarios:

  1. "si al probarla existiría un antes y un después, como si todas las cervezas que hubieras conocido anteriormente quedaran desplazadas hacia el rincón de castigo".

    Excelente frase de lo que me pasó por la cabeza antes de abrir mi primer Westvleteren 12. Creo que la sensación es exactamente la contraria. La cerveza no se caracteriza por tener un sabor demasiado profundo ni acentuado. Siempre digo que su perfección radica en el excelente balance que tiene.
    Coincido plenamente en la expectativa que genera para los que vivimos lejos de Bélgica. En mi caso particular (Argentina) la conseguí acá en Sud América en agosto de 2009 y desde ahí que perdió la gracia. El mes pasado en Bélgica comprobé como se podía adquirir en casi cualquier bar, y perdió aún más la gracia. No deja de ser una cerveza estupenda pero lo que la hace especial es sin dudas que no se consigue fácilmente fuera de Bélgica.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Eduardo,

    Totalmente de acuerdo con la sensación que me creó la WV12. Muy equilibrada, y por ello creo que hay tanta gente que le decepciona ya que creo que muchos esperan lo propio de una belga (corpulentas, dulzonas, con mucho sabor...) y no es el caso.

    También estoy de acuerdo en que si es especial es por todo lo que las envuelve y de ahí que muchos las quieran probar, pero yo si pienso que si tuvieran un precio más comedido y fueran más fáciles de conseguir e incluso si perdieran todo ese halo, nadie dudaría de su calidad (cosa que si ocurre debido al "marketing").

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Pau, estoy de acuerdo contigo. Es tal el halo mitológico que envuelve a esta cerveza, que he de reconocer, que durante algún tiempo estuve "obsesionado" con probarla a toda costa. Queria comprobar por mi mismo, si realmente era tan especial, si al destapar la primera botella, iba a manar nectar y ambrosía, y si darle el primer sorbo iba a ser como estar en el paraíso. Si muchos la consideraban como la mejor del mundo (siendo este concepto muy relativo), tenía que probarla. Luego, a lo mejor, me decepcionaba, y no era para tanto, pero tenía que probarla. Ya me he ido relajando con el paso del tiempo, pero aún tengo la espinita clavada de no haber probado ninguna de las 3, y es que no sé dónde poder conseguirlas, salvo en algún bar de Bélgica, o en la propia abadía. Esto es como lo que sucede por ejemplo con los viajes. Hay gente que por ejemplo visita la Capilla Sixtina y no le parece nada extraordinario, y cuando yo tuve oportunidad de verla, sin embargo, me quedé impresionado. También me ha sucedido al revés, pero al final lo que uno tiene que hacer es comprobarlo por si mismo. Lástima que me haya resultado harto complicado poder conseguir una Westvleteren hasta el momento. Si sabes de algún sitio dónde quizás pudieran tenerla, coméntamelo, please.

    ResponderEliminar
  4. JAB, sobre Westvleteren y la Capilla Sixtina ambos están relacionados de la misma forma con eso que llamamos expectación. Si esperas mucho, mucho, mucho, probablemente puedan llegar a decepcionarte pero con un punto que seas de imparcial la balanza se decanta clarísimamente a su favor. Lo mejor es probarlas sin dejarse influenciar. Así es como a nosotros nos encantó.

    Sobre conseguir alguna, intentaré a ver si puedo hacer algo al respecto, aunque no prometo nada, eh? Jejeje!

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por adelantado Pau.

    ResponderEliminar
  6. Hola lupuler@s... No sé cómo os las arregláis pero sois capaces de encontrar petróleo donde no lo hay... Seguro que tenéis un buen padrino Corleone que... Ah! respecto al padrino, no me diréis que las últimas fotos, las del capó del coche a tope... no os hacen recordar la famosa ley seca del siglo xx... donde las mafias tan bien organizadas conseguían de todo y además alguna que otra escena de película del llamado "estraperlo" con todo su mercado negro...
    Y otra cosa más, navegando acabo de descubrir una cerveza con el curioso nombre "estraperlo"... a que también la conocíais?

    2ª FIRA DE CERVESA ARTESANA DE TORREDEMBARRA 2010

    cervesesestraperlo.blogspot.com...
    ja, ja, ja... las cosas que una acaba sabiendo al cabo del día!!!! empar

    ResponderEliminar
  7. Empar,

    Tu lo has dicho, muy buenos padrinos, jeje! De otra forma sería tarea más que imposible...jeje!

    Sobre Estraperlo, claro que la conocemos, y también las hemos probado, jejeje! Pues ponte a buscar nombres de artesanas y verás cuantas sorpresas te llevas...

    ResponderEliminar
  8. Lo mejor del post es que se puede entender mejor leyendo las frases en negrita. Si lo leo todo, me confundo, veo contradicciones y acabo por no enterder el conjunto, culpa mia. No es ninguna queja, ok?

    Solo queria volver a contraposicionar la dicotomia: me gusta=buena con la que no estoy de acuerdo ya que no considero que haya buenas/malas cervezas. La calidad y la satisfacción tienen ambitos bien diferenciados.

    ResponderEliminar
  9. Totalmente de acuerdo en que más allá del “circo” en torno a la cerveza no se puede discutir su excelente calidad. Creo que sería mucho más sensato ponerle el titulo de “mejor cerveza del mundo EN EL ESTILO QUADRUPEL”, yo creo que ahí ya no habría lugar a discusión. También me quede pensando en sus “oponentes” como por ejemplo podrían ser Bush Ambree, Kasteel Donker 11, St Amatus, La Trappe, Malheur 12 y la Westvleteren es muy superior a todas esas. La St Bernardus con por lo menos un año en botella se parece bastante. Y habrá que esperar la Quadrupel de Ovila a ver si le puede llegar a hacer frente.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  10. Quadrupel no es un invento marketinero moderno?

    ResponderEliminar
  11. Alex, estoy de acuerdo con lo que dices sobre que no es cierto eso de "me gusta=buena". La calidad supuestamente es algo objetivo y la satisfacción es precisamente lo contrario. No se si transmito una idea equivocada al respecto de este tema, ya que en todo momento pretendo dar mi opinión (por tanto algo totalmente parcial y personal), y así lo recalco bastantes veces en muchas de las entradas. Sobre el post y sus contradicciones, pues tengo que decirte que eso es ni más ni menos lo que quería, jeje! Confundir un poco y dar a entender que ni Westvleteren es la mejor del mundo ni tampoco se puede afirmar lo contrario. Como bien apuntas, para no perderse están las frases en negrita. Para confusión dime si no para que está el párrafo final... jeje!

    Eduardo, creo que eso que comentas es la clave. Si habláramos únicamente del estilo quadrupel nadie en su sano juicio dudaría de si es o no la más completa, pero hablar de la mejor de entre todas las cervezas habidas y por haber... ahí es donde se genera el problema. Y St. Bernardus 12 aún estoy esperando a probar a ver que tal con un tiempo de guarda.

    Saludos!!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  12. Aunque la calidad sea objetivable, como decís, la misma cerveza con un año o dos o más en botella, cambia!
    Es todo tan confuso y variable que nunca se acaba, genial!

    ResponderEliminar
  13. Alex, es cierto que el estilo quadrupel es una categoría cuyo nombre no tiene mucha tradición a sus espaldas pero también es verdad que el tipo de cervezas (independientemente del nombre) si existía años antes de que algunos lo acuñaran como tal. ¿Que unos pocos lo han aprovechado como impulso marketinero? Puede, y por eso algunos, como Westvleteren, han querido alejarse de esa denominación.

    P.D. Aunque sea hilar el hilo más aún, puede que esto último de querer alejarse de una denominación bastante común en ciertos sectores, sea otra estrategia marketinera más para alejarse de los señalados como marketineros, no? ;P

    ResponderEliminar
  14. Alex, bueno, aunque sea cierto que cambian (las trapistas por ejemplo casi siempre a mejor con una buena conservación) supongo que lo lógico es que hablemos únicamente de las estándares y no las añejadas porque no todos tienen posibilidad de acceder a ellas...

    ResponderEliminar
  15. No se yo.
    Si una belga tiene 3 años de consumo preferente, la puedo probar con 1,2, 3 y más años y sirmpre será diferente y todo el mundo puede acceder a ellas.
    Respecto a quadruppel. Qué es? No lo conozco. Una dubbel, (doble fermentación?) seguro que es fermentar una vez, travase con más levadura y azúcar para la segunda fermentación en tanque y tercera refermentación en botella


    Tripel 3 fermentaciones, casi seguro, y quadrupel 4? Todas al mismo precio más o menos? Lo desconozco, pero casi no me creo nada. No se puede hacer una dubel o triple o cuadruple con solo una fermentación? Hablo desde la ignorancia.
    Saludos
    Alex

    ResponderEliminar
  16. Alex,
    El termino Quadrupel, por lo que tengo entendido, es efectivamente un término bastante actual inventado por la cervecería holandesa La Trappe. Ahora, el estilo existe desde hace mucho, bajo el nombre de Abt 12. A su vez el término Abt hace referencia a "Abbot" que es la jerarquía mas alta dentro de los rangos monacales, y el 12 hace referencia a la densidad inicial, es decir, la cerveza mas densa de la abadía. Y así se sigue un orden de acuerdo al grado alcohólico, como los ejemplos de Pater 6, Prior 8, etc.
    Rochefort sigue utilizando la escala de números acorde a las densidades de sus cervezas. Es decir, para su “6” estaría en torno a una DI 1060, para la “8” DI 1080 y para la “10” DI 1100.
    Las palabras Dubbel y Tripel hacían referencia a la cantidad de granos utilizados para llegar a dichas densidades, o sea, el doble y el triple de granos que para una cerveza promedio (dejando de lado el candy).

    Sobre esos términos que mencionas sobre dobles o triples fermentaciones no entiendo lo que decís. Fermentación en una cerveza hay una sola. El descanso de fermentación y la carbonatación no son fermentaciones, solo son un prolongamiento de la primera.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  17. MUchas gracias Eduardo!
    Dejando a parte el azúcar.
    Una 4x es una cerveza de aprox. 10%alc., d.i. de 1.200 i d.final de 1.040
    Y de ahí han salido las doble malta y doppio malto!
    Sin dejar a parte el azúcar no concibo un tanque de maceración que permita elaborar cervezas con 1, 2 ó 3 veces más cantidad. Vuelvo ha hablar desde la ignorancia. No he visto ningun obrador, hasta hoy (mi próximo diseño de fábrica cervecera será el primero de ellos) que tenga el tanque de maceración el triple de grande que el de cocción.
    Volviendo al inicio, sabeis a que densidad final bebemos esas birras?
    Menor de 1040?

    ResponderEliminar
  18. Efectivamente una Quadrupel es una cerveza de unos 10 u 11% ABV.
    Lo de doble y triple malta es algo que ya no se utiliza. Los granos actuales tienen una modificación muy alta, sin contar los granos especiales de alto extracto, eso de utilizar el doble o triple de granos quedó en el pasado. Y lo mas importante es que en una cerveza Belga la densidad se aumenta por medio de maltosa y candy sugar. Mas allá de eso el macerador no tiene por que ser mas grande para macerar el doble de granos, simplemente reducís el empaste y lavas mas. La otra manera es no utilizar un cantidad exagerada de granos pero no lavar, es decir, solamente utilizar el primer mosto con una DI alta. Si le sumás a todo ésto un hervor que puede llegar a durar dos horas te imaginarás que el resultado son DI altísimas.
    Una Quadrupel promedio hoy en día está arrancando entre unos 1092/1094 y terminando en 1014, con 10,5%ABV. La clave del estilo está en atenuar lo máximo posible para justamente no arrancar tan alto y provocar una bebida muy llenadora y cansadora. Por esta razón, la westvleteren es muy fácil de tomar y no es pesada.
    (también en todo ésto nos ayuda el candy sugar que nos adiciona alcohól pero no cuerpo).
    Es muy distinto a por ejemplo una Barley Wine, donde se busca empezar alto y terminar alto.

    Saludos!!

    ResponderEliminar