8 may. 2011

La cultura cervecera del jamón y cómo creamos escuela.

Antes de proseguir con las andanzas por los locales cerveceros de Barcelona quería publicar una entrada sobre un tema que discutimos intensa y apasionadamente en 2d2dspuma (no llegamos a lanzarnos jarras a la cabeza, no seáis mal pensados…). Se trata de si en la península ibérica hay o no cultura cervecera, y aunque este sea un tema espinoso, polémico o incluso puede que cansino para muchos, me apetece dar mi humilde opinión de forma abierta. Así que aquellos un tanto alérgicos a leer más de un párrafo seguido mejor no sigáis porque os puede dar algo.

Sin tapujos, vayamos directos al grano: ¿qué es o qué se puede considerar como cultura cervecera? Pues aunque alguno piense, “menuda forma de empezar”, yo sinceramente no me atrevo a dar una definición tajante ya que podríamos estar incluyendo tantos y tantos puntos que probablemente no terminaríamos nunca. Que si historia de la cerveza; variedades de maltas, lúpulos o levaduras; procesos y factores determinantes en la elaboración; temperaturas de servicio adecuadas; estilos y pseudo-estilos de cerveza; costumbres y hábitos de consumo; coleccionismo; catas; presentaciones; cocina; etc., etc., etc. Todo esto, además de otras muchísimas cosas son cultura cervecera, ¿estamos de acuerdo, no?

Pero antes de antes de sacar conclusiones mejor vayamos poco a poco avanzando mediante algunos ejemplos.

Fijémonos, por ejemplo, en esas preciosas (y adictivas) florecillas llamadas lúpulos. Trasladémonos a Bélgica, país del que nadie dudaría que tenga una cultura claramente cervecera. Entramos en un local no muy turístico (por aquello de no tomar la opinión del turista sugestionado y rendido a tanta fascinación) en el que por tanto se prodigue la gente local tomando cerveza de su región. Elegimos al azar 5 personas y les pedimos que nos mencionen todas las variedades de lúpulo que se les ocurran. Ahora nos vamos a USA y hacemos la misma experiencia. Lógicamente, como no he hecho la prueba no puedo dar resultados fehacientes, aunque una leve intuición me dice que probablemente en USA salieran mejores resultados. Por lo tanto, siendo taxativos y sin tener otra información al respecto ¿podríamos pensar que en USA tienen mayor cultura cervecera? Es evidente que no, que simplemente conocen (o les suenan) más los lúpulos por una u otra razón.

Ahora vámonos a la Rep. Checa, país con clara tradición por las cervezas de baja fermentación. Nos paseamos local por local y comprobamos que la inmensa mayoría de la gente toma cerveza de baja fermentación. Hasta aquí nada insólito. Para el que no lo sepa, la Rep. Checa es el mayor consumidor de cerveza del mundo y existe un turismo cervecero notable al respecto. Siendo esta última afirmación algo que nadie cuestiona, ¿se trata de la Rep. Checa un país inculto en lo que respecta a cerveza por tener un consumo irrisorio de la otra parte de la manzana, es decir, de las cervezas de fermentación alta y no digo ya de cervezas espontáneas? No me contestéis aún. Sigamos indagando.

Vayamos a otro país que comparte frontera con el anterior, Alemania. Creo que nadie en su sano juicio, independientemente de que desconozca el significado y origen de la palabra “lager” o eso que suena casi como un insulto, la famosa “reinheitsgebot”, se atrevería a decir que Alemania es un país no cervecero. Incluso si no conocen de éste más que de oídas la célebre Oktoberfest. Si pensamos en esta última estoy bastante seguro (repito, no tengo datos palpables, que esto tampoco pretende crear jurisprudencia…) de que la mayoría de la gente al oír Oktoberfest lo primero que le viene a la cabeza es un montón de regordetes y rojizos borrachines rodeados de exuberantes bávaras con brazos tan anchos como troncos y todos juntos cantando y bebiendo sin parar litros cual pozo sin fondo. ¿Es entonces poco culto cerveceramente un país cuya mayor proyección cervecera internacional es esta bacanal de la ebriedad?

Pero quedémonos más cerca y dejemos la cerveza por un segundo. ¿Como se conoce internacionalmente a la piel de toro? Sin querer despreciar a todo lo demás por no mención, estaremos de acuerdo, aunque nos irrite en sobremanera (al menos a mí si lo hace), en que “paella”, “jamón”, y “tortilla” son tres términos bastante comunes en cualquier encuesta al respecto hecha a turistas extranjeros. Por lo tanto se nos presupone que cultura del jamón tenemos, ¿no? Pues no son pocos los conocidos y amigos míos que no saben distinguir entre jamón de recebo, bellota o jamón serrano, y aunque no estéis del todo de acuerdo, no considero que sean unos incultos por ello. Pero es que incluso un servidor puede que frente a un seductor plato repleto de jamón probablemente tampoco pudiera afirmar a ciencia cierta, de cual de estos tipos se tratara.

Pero paciencia que no pierdo el hilo. ¿Hacia dónde voy? Pues a que del mismo modo que normalmente no se nos suele considerar incultos en cuanto a jamón pese a no sabernos todas las denominaciones de origen, tipos de jamón existentes, razas de cerdos, o el clima y terruño adecuados para su producción, por citar algo, tampoco creo que sea inculto ese grupo de gente que va a tomarse su par de cañas diarias sean de la macrocervecera que sea. Y ojo, no discuto que la cerveza normalmente disponible de barril o de botella sea mejor o peor, ya que creo que aquí, con puntualizaciones, estamos todos más o menos de acuerdo. Lo que yo creo es que no es más culta una sociedad por tomarse un millón de triples belgas, weißbiers alemanas o cask ales inglesas, que otra sociedad (ésta por ejemplo) en la que la cerveza más consumida es mayoritariamente esa “premium lager” conocida popularmente como “rubia, transparente y servida bien fresquita”. Son cosas que no tienen nada que ver, o al menos yo lo veo así.

Una marca que muchos valencianos mantenemos en el recuerdo (aunque un servidor llegó un poco tarde a esto de la cerveza) es El Turia, una cerveza bastante denostada en sus últimos años de vida pero, ¡qué narices!, también tuvo sus múltiples variedades más allá de la típica rubia… Ahora mismo me vienen al recuerdo Stark, Gold, Pils, Export o esa deliciosa Märzen, entre otras… Y lo mismo podría decir de otras fábricas cerveceras que poco a poco han ido reduciendo el número de variedades e igualando entre ellos sus productos hasta llegar a la situación actual en la que ofrecen todos un mismo estándar de color rubio claro y sobretodo, no lo olvidemos, “servido muy, muy fresquito”. Independientemente de esto, no lo olvidemos, la gente no lo toma porque le obliguen, ya que hasta donde creo saber, disfrutan bastante de ella. ¿Que no es la mejor cerveza del mundo? Repito, creo que eso no tiene nada que ver con hablar de cultura o incultura de la cerveza.

Otra muestra. En un país vinícola como este, en el que el caldo de uva goza de un enorme respeto y devoción que ya quisiéramos para la cerveza, en el que hay más de 80 denominaciones de origen y no quiero fijarme en la cantidad de vinos de la tierra, ¿hay o no hay cultura del vino? Hagamos la misma experiencia que con los lúpulos anteriores pero ahora con el vino. ¿Alguno me podría decir a bote pronto más de 5 variedades de uva negra y otras tantas de blanca usadas en vinos españoles? ¿Y más de 10 denominaciones de origen? Seguro que algunos hay, pero por desgracia, con el tiempo, vengo comprobando que esto no es la norma y aún así nadie se atrevería a decir que hay incultura con respecto al vino.

Pero volvamos a la cerveza. Independientemente de que sea más o menos rica y/o lleve cientos de años detrás, en Bélgica, Alemania, Reino Unido, Rep. Checa, USA y tantísimos otros países, nadie duda que tengan una cultura cervecera. ¿Y aquí? ¿La mayoría de la gente las prefiere rubias y cuanto más frías mejores? Pues si, por desgracia no son pocos los bares en los que te la sirven con la jarra recién sacada del congelador, ni son pocas las marcas que compiten por ver quien la tiene más y más fría (¿os suena “glacial”?). E incluso navegando por Facebook me he topado con la página de un grupo de “amigos de compartir una Voll-Damm muy fría” http://www.facebook.com/group.php?gid=80400965080  lo cual, con todos los respetos, vaya esto siempre por delante, me parece increíble. Pues independientemente de los gustos de cada uno, con los que no me meto, mientras los que mueven más hilos se preocupen en vender la más fría o darnos con esa otra tan manida frase de “es que es lo que le gusta a la gente”, mal vamos, pero no por ello deja de ser cultura.

Pero tranquilos, que hay para todos, no únicamente para los grandes. Para mí, además de un gran desconocimiento del que difícilmente podría acusar a alguien en concreto, también, y más importante aún según mi opinión, es que hay un problema gigantesco de conformismo por parte del consumidor ante lo que nos ofrecen (cosa que por desgracia también ocurre con otras muchas cosas de la vida en este país) y es que no exigimos suficiente calidad. Nos quejamos, y mucho, si, pero que levante la mano aquel que hace algo por cambiar esto (por suerte entre los que puedan leer esto los hay, ya que ya sea escribiendo sobre el tema, llevando una cervecería o una fábrica de elaboración, o teniendo un negocio de distribución, por poner algunos ejemplos, no es poco el trabajo al respecto). Pero vuelven a ser excepciones dada la gran mayoría que no hace nada.

En los últimos años parece que la cerveza vuelve a recuperar un nombre (quede esto claro, “vuelve” y “recuperar”, ya que, aunque salvando las distancias, la cerveza ha pasado por mejores y peores momentos pero siempre ha tenido su prestigio). De todo esto también espero y deseo que no sea una moda pasajera. Ya que si nos ponemos algo puntillosos, ¿qué nos ofrecen las artesanas a un precio relativamente tan alto? ¿Alguien aseguraría que la mayor parte de las artesanas que ha tomado le han gustado lo suficiente como para volverlas a comprar todas ellas de nuevo? ¿Es un problema de lo que nos ofrecen o de que lo queramos comprar? Reconozco que soy el primero que ha ido soltando euros con especial facilidad por probar casi todas las artesanas que me ofrecían, pero sin que sirva de excusa, hasta hace poco lo hacía pensando que toda esta inercia de presentaciones de nuevas cervezas y demás, algún día implicaría que los fallos cambiarían más pronto que tarde.

Pero volviendo al tema central, si la cultura cervecera que según algunos no existe viene de sentirnos más guays por tener 50 o más microcervecerías distribuidas por todos y cada uno de nuestros rincones de la geografía y en conformamos con venderlas sin un mínimo de calidad y ya tenemos todo hecho, me temo que mal vamos. En mi opinión, y vuelvo a lo mismo, la cultura cervecera existe y existía antes de esta vorágine, será diferente a otros países, puede que ahora haya más de 15 lúpulos y maltas distintas utilizadas, que se imiten y reinterpreten estilos de otros países, pero independientemente de esto la cultura cervecera aquí existe y ha existido desde hace muchos años, nos guste o no reconocerlo.

Y para terminar, y que no parezca que esto se trata de un arrebato pesimista en contra del mundo, es verdad que no todo es negro. Hemos avanzado mucho últimamente en bastantes aspectos, la gente cada vez pregunta más o se interesa como probablemente no lo hacía antes, y esto es muy positivo. Pero teniendo esto en cuenta quizás estaría bien fijarnos en una reflexión que un amigo de una cervecería una vez nos hizo: “Es que lo que habláis en eso de los blogs no llega a la gente. Es muy técnico”. Y por el contrario para otros es al revés (recuerdo una reseña de una cerveza que alguien criticó en este mismo espacio por “demasiado simple”). ¿Qué es entonces lo que ocurre? ¿Estamos en la sociedad de la información o de la desinformación? ¿La gente verdaderamente se entera? ¿No se pierde ante tan vasto conocimiento? Así que cada uno (un servidor el primero) asuma su parte de culpa y no nos quedemos únicamente quejándonos en que lo que hay es lo que hay y diciendo que “es que este país no tiene una cultura cervecera”, que repito, la hay y la ha habido desde hace muchos años.

P.D.: Si alguien consigue leer entero todo el texto, que de señales de vida aunque sea levantando la mano ;P.

32 comentarios:

  1. Muy bien expuesto!

    Es justamente lo que estaba diciendo yo el otro día. Donde hay consumo, hay cultura. Que esté más o menos desarrollada, sea más o menos rica y sofisticada, que sea más o menos dictada por marketineros y contadores o esté más o menos arraigada en tradiciones más o menos ancestrales que en otros países, eso es otra cosa, pero que la hay, la hay.

    ResponderEliminar
  2. Interesantes custionamientos Lúpulo.
    A medida que conozco más de los movimientos cerveceros, me doy cuenta que tienes razón, cultura ha habido, desde siempre, pero con DIFERENTES ENFOQUES.
    El enfoque que le ponen las macro-cerveceras típicas, es una cultura del consumo desaforado (no creas que su producción de millones de hectolitros se va a perder). En el que no interesa las CUALIDADES del producto, sino la cantidad de botellas que una persona se pueda beber.
    El enfoque de una micro, por lo menos en muchos países, es dar a la gente algo alternativo y ofrecer variedad de estilos, y donde varias de ellas acercan a las personas organizando eventos afines, recorridos por las fábricas, etc.
    Ahora, el enfoque de los blogeros y autores cerveceros es dar a conocer a la gente que hay vida más allá de los bobardeos publicitarios de las grandes empresas, hablando de los ingredientes, los estilos, maridajes, novedades, reseñas, etc.
    Y el más importante, el enfoque del consumidor, donde éste decide como vivir esa cultura, si quiere sólo refrescarse y beber decenas de botellas, o quiere ir más allá y ampliar su mundo probando algo alternativo.

    ResponderEliminar
  3. Me lo he leído entero, claro!

    Y no añado más porque lo que dice Max es lo que pensaba ya antes: donde hay consumo hay cultura.

    Que sea una cultura más o menos compleja ya es otra historia.

    Passa con la gastronomía lo mismo, ahora que estoy investigando gastronomías del mundo para añadir más ocupaciones a mi "no-tiempo" (arrozygallomuerto.wordpress.com), ves que hay países con una gastronomía extensa, variada e infinita y otros más simple, pero si la gastronomía es una expresión cultural no podemos decir que un determinado pueblo del mundo "no tenga" cultura gastronómica.

    Pues las cervezas aquí lo mismo. Además la cultura no es sólo una variedad de conocimientos, es un modo de hacer y de expresarse que aquí existe

    ResponderEliminar
  4. Vale, el del anterior comentario soy yo, que me ha salido con la otra cuenta!

    ResponderEliminar
  5. Max, se puede decir más alto pero más claro y conciso que tú es imposible!

    Manza, sobre las micros, para mí el problema está en simplemente ser un añadido a lo anterior, es decir, quedarse simplemente en ser "una más" y apuntarse al carro antes de que pase en lugar de ofrecer algo distinto o cuanto menos con algo más de calidad que las que ya están, cosa que ya te daría más garantías de éxito. Lo del enfoque del consumidor es como apuntas algo mucho más importante de lo que algunos quieren ver ya que independientemente del entorno, y vuelvo con los ejemplos, por decir algo, fijémonos en Bélgica o en Alemania cuál es la cerveza más consumida... ¿Stella artois o Beck's? Por la misma regla de tres que algunos dicen por aquí, entonces no hablaríamos de cultura? Es más inculto el que bebe de una macro que el que bebe cualquier artesanal del panorama actual? Para mí desde luego no, simplemente decide elegir.

    Txolo, muy buen ejemplo que se suma al carro: la gastronomia. Como tu planteas, ¿porque en algunos países usen menos variedad de ingredientes hablamos de incultura? Todos y cada uno de los países tienen su propia cultura gastronómica, más o menos rica dependiendo de los alimentos disponibles o de muchos condicionantes, será más nueva o inspirada en otros países o por el contrario que les viene desde cientos (o miles) de años, pero todo es cultura.

    ResponderEliminar
  6. Hasta hace poco estaba bastante poco de acuerdo con esta opinión pero poco a poco la he ido cambiando y creo que tenéis razón. El punto de inflexión ha sido la gastronomía, como bien apuntaba Txolo. El caso es que yo vivo en Holanda, un país para nada conocido por su cocina y que, de hecho, no la aprecia, es como si se avergonzaran de ella. Es lamentable que en dos años y medio que llevo por aquí haya ido a varios griegos, italianos, balcánicos, etíopes, etc. y todavía no haya encontrado un solo restaurante que tenga Stamppot. Lo que quiero decir es que cultura gastronómica tienen aunque no la exploten/aprecien/den a conocer y es un poco lo que pasa en España, aunque yo creo que está cambiando para bien y cada vez hay más tipos de cerveza accesibles y la gente pide otras cosas a parte de la cerveza fresquita que indicabas.

    Un saludo y enhorabuena por el blog.

    ResponderEliminar
  7. "Calamar", gracias a tí por el comentario. Sobre la cultura y demás, para lo bien que se nos ha dado vender al mundo algunas de nuestras costumbres gastronómicas y con la cerveza ha ocurrido todo lo contrario (de hecho estoy seguro que si preguntas en Holanda, seguro que muchos piensan que en España la cerveza es una excepción al lado del vino). Lo que también creo es que este "boom" puede atraer a mucha gente a venir y descubrirlo (más allá de las artesanales, aunque sean el reclamo). Un saludo!

    ResponderEliminar
  8. Aunque has dicho muchas cosas y muy interesantes me quedo con la pregunta ¿que es cultura cervecera? La verdad que es una cuestión, a mi parecer también, dificil de responder y para la cual al mismo tiempo habría multitud de respuestas.

    Por mi parte pienso que la cultura (cualquier tipo de cultura, no solo la cervecera) no solo se basa en conocimientos más o menos técnicos sino que también se basa (en gran parte segun mi opinión...) en una serie de valores, ya que ¿qué es una sociedad sin valores?

    Pensando sobre esto, creo que en España si existen estos valores o al menos esta es mi experiencia. Siempre vi la cerveza en mi casa y a mi alrededor como algo importante y que la gente apreciaba. Todo lo que he aprendido sobre cerveza estos ultimos años puedo olvidarlo, pero el amor por la cerveza no se olvida y para mi esto siempre será lo mas importante.

    ResponderEliminar
  9. Cultura no, CULTURILLA. Pau no preguntes por variedades de lupulo porque eso no lo sabe nadie salvo 4 gatos. Pregunta cosas más interesantes como ¿cuales son los ingredientes de la cerveza? o ¿como se hace la cerveza? o ¿que es la malta?

    ResponderEliminar
  10. Esta claro que si hay cultura, estamos en España!!!!!!
    La caña y la tapa!!! La rubia bien fría!! Los Sábados a mediodía, los amigos y unas cañas!!!
    Las neveras de playa azules con asas blancas llenas de latas de cerveza!!!
    Lo he visto de pequeño y lo sigo viendo ahora, una norma de comportamiento, una costumbre en
    España, cultura.

    La gente sabe muy bien lo que quiere o le gusta, una cerveza mas o menos amarga, una rubia,
    una roja, o una negra. Entonces si no piden una ipa, una pils, una tostada, una stout o una porter será porque lo que hay es ignorancia cervecera, falta de información y de conocimientos sobre el tema.
    Pocos son los clientes los que piden directamente una Blond Belga o una barleywine, en cambio hay otros( y no por eso menos buenos) que cuando les explicas estilos y diferencias, percibes que nada mas terminar ya lo han olvidado(aunque para eso estamos), pero eso no quiere decir que no aprecien en mayor o menor grado lo que están bebiendo, simplemente creo que cada uno guarda la información que le interesa, si a mi me gusta el fútbol (que no es el caso) puedo disfrutar de un partido sin tener que saberme donde juegan, los nombres de los jugadores o yo que se, si lo que me importa es el juego y el resultado final.

    Creo que lo de consumo igual a cultura se podría discutir,

    Si tengo treinta años, ya ni me acuerdo el ver a mi padre con una lata en la mano y en la otra la paleta de la paella(Valencia a mort) y eso era en todas las paellas, todos los Sábados o Domingos, la cerveza a estado en cualquier comida o cena, con familiares y amigos, quiero decir que creo son bastantes años para poder decir que eso es cultura, y todo eso , al menos para mi, es algo mas que consumo, son buenos recuerdos de buenos momentos,
    (lo cual han aprovechado muy bien las macro cerveceras en su marketing) .Si a partir de mañana se iguala el consumo de cerveza con el de coles de Bruselas , tendríamos cultura de coles? o no se como se llamaría, cuanto tiempo tendría que pasar para decir que comer aquí coles es una costumbre y una norma para nosotros los Españoles. Consumo, en este caso, no es igual a cultura, creo yo.
    En fin , cada uno desde su puesto, intentaremos que se tenga mas información sobre el tema, modestias a parte y a quien se deje.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Rosana, cuanta razón llevas ya que esos sentimientos demuestran que la cerveza es mucho más que conocimiento, más allá de lúpulos, maltas, temperaturas... Todo eso son añadidos que enriquecen pero la raíz principal existe y llámemosla como queramos pero para mi sin duda es cultura.

    Ivan, lo de los lúpulos era un ejemplo pero tienes toda la razón ya que esas dos cuestiones que planteas me temo que darían resultados muy similares. CULTURA en mayúsculas y con todas las letras.

    ResponderEliminar
  12. Victor, esos ejemplos que mencionas al principio demuestran cultura. Costumbres, tradiciones, querrán llamarlo otros, pero cultura al fin y al cabo. ¿Falta de conocimiento por otras cosas? Quizás, y de ello se aprovechan algunos para sacar tajada (no solo las macros, y no digo más...). Dices muchas cosas interesantes, por ejemplo eso de retener aquello que te interesa. Para mí desde el momento que decides tomar una u otra cerveza de normal (sea la que sea) ya estás planteándote algunas cuestiones al respecto de la calidad (aunque como ya decía haya mucha estandarización entre macros). Pongo otro ejemplo, si a alguien le das un buen trozo de ternera poco hecho lo habitual es que te ponga cara de rechazo, y aunque sabes que es mejor hacerlo así vas a tener que darle lo que quiere. ¿Es incultura? Dejémoslo en que prefiere elegirlo porque le gusta. Yo preferiré lo poco hecho pero no soy más culto, simplemente el otro no está acostumbrado y le basta con lo que toma, porque repito, supongo le gustará, ya que pagar por sufrir...

    Sobre eso de si el consumo es igual o no a cultura, está claro que lo uno lleva a lo otro con el tiempo. El consumo únicamente no es cultura pero cuando hay otros muchos condicionantes y factores que lo rodean la cosa cambia, o al menos así lo veo yo...

    ResponderEliminar
  13. Yo creo que no hay cultura cervecera. Para mi la clave está en esta afirmación:

    ¿Es más inculto el que bebe de una macro que el que bebe cualquier artesanal del panorama actual? Para mí desde luego no, simplemente decide elegir.

    Creo que es totalmente cierta, pero aquí en España lo que creo que ocurre es que no se elige, símplemente se desconoce que se pueda elegir.

    Lo que pasa es que... inculto es un término que suena peyorativo, pero a mi no me parece mal ni raro. En cada país la población suele tener más cultura de un asunto u otro...

    Yo mismo, que llevo en esto poco tiempo, hace 6 meses era un inculto total. Ahora, un poco menos :-D.

    ResponderEliminar
  14. Deigote, por fin alguien que defiende lo contrario (estaba empezando a pensar que eran todo imaginaciones mías, jeje).

    No estoy del todo de acuerdo con que la gente desconoce que se puede elegir algo más allá de la típica rubia. Estarás conmigo que si vamos a cualquier hipermercado con una buena variedad de cervezas importadas (a bote pronto se me ocurren 2 nombres que tienen más de 10 en botella) ya tienes la opción de conocer algo más allá de la típica rubia. Pero no es poca la gente que tras probar las fuertes y dulzonas cervezas belgas, las afrutadas cervezas de trigo alemanas, por ponerte dos ejemplos típicos, sigue consumiendo la típica y tan denostada rubia (al final pareceré un defensor a ultranza de las macros, cosa que ni de lejos soy). Es su elección tras haberlas probado, no?

    Y no creo que hace 6 meses fueras inculto cerveceramente, tendrías menos conocimientos, más lagunas, pero cultura cervecera supongo si tendrías (a no ser que empezaras a beberla hace 6 meses...).

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  15. Es cierto que se pueden comprar esas cervezas, pero si hablas con la mayoría de la gente (¡al menos con la mayoría de la gente que yo conozco :-D!), ni saben que existe tal variedad de estilos cerveceros, ni se plantean la posiblidad de que una cerveza pueda tomarse para otra cosa que no sea refrescarse o "ponerse alegre", y les parecerá de lo más extraño que te quieras gastar 2€ en una botella cuando al lado tienes otra por 0.50€, y al fin y al cabo, ¡es sólo cerveza!

    A esto me refiero con lo de la elección. No es que no exista la posibilidad de elegir, es que se desconoce de su existencia (y de la necesidad o razón de la misma :-D).

    Jeje no sé... igual depende del entorno y amistades de cada uno, no puedo hablar por todos, sólo por lo que yo percibo a mi alrededor :-).

    ResponderEliminar
  16. Si digo que había hecho un escrito que hacía una analogía entre el desarrollo del punk en Inglaterra, Euskadi y Japón, por un lado, y por otro lado el desarrollo de la cultura cervecera en España en comparación con otros países, si digo que había pasado por Althusser, Marx, Engels y el dominio de los poderosos sobre la cultura por medio de las relaciones sociales de producción (o sea, por medio del poder de las cerveceras en este caso) y el blogger me lo ha borrado TODO...

    Resumiendo:

    El punk como movimiento musical, social y estético se generó en Inglaterra y tuvo una gran incidencia social en la juventud, no sólo de refilón sino de una manera importante. Esto sucedió también en Queens con los Ramones o en Euskadi y el RRV. Por lo que podemos decir que en estos lugares había una cultura punk extensa y desarrollada. Pero en Japón existen unos grupos hardcore melódicos que si bien no tienen la incidencia social de aquellos y son minoritarios, existen. Por lo tanto, ¿existe cultura punk en Japón? Sí. ¿Es comparable a la existencia de otras? No.

    También podemos decir que existe el punk californiano, como variante absorbida por la industria musical, por lo que los puretas podrían (podríamos) decir que el punk californiano es una mierda. Ahora bien, si me preguntas, ¿existe una cultura punk en California? La respuesta es que sí. Ahora, se manifiesta en galas de la MTV y tipos con mucho dinero, merchandising y nada de espíritu. Cultura punk de California = cultura cervecera de España. Te podrá gustar o no gustar, pero existe.

    Luego decía que hay un fallo de entendimiento en el debate porque se está entendiendo cultura como "tener cultura", como por ejemplo un tipo con muchos conocimientos de física, historia, literatura, zoología, podemos decir que es "muy culto" a nivel general. Pero es que aquí no hablamos de que un tipo tenga cultura, hablamos de que EXISTA cultura. Mi amigo Bochi, que sabe un rato de estas cosas, me comenta que "Según Tylor "el conjunto aprendido de tradiciones y estilos de vida, socialmente adquiridos, de los miembros de una sociedad, incluyendo sus modos pautados y repetitivos de pensar, sentir y actuar", aunque también Harris lo exporta también al ámbito total de la sociedad (arte, economía... etcétera)." Según mi amigo Álvaro, "Cultura es el conjunto de las manifestaciones, del tipo que sean, de una sociedad o grupo determinado.". Es evidente entonces que en España existen unas manifestaciones de consumo cervecero, una forma de expresarse en torno a la cerveza y demás, por lo tanto la discusión termina rápido: existe cultura cervecera.

    Lo de Marx y Althusser iba más por el camino de que la cultura se domina por las relacciones de producción y en el mundo de la cerveza las relaciones de producción se controlan por Heineken España, Grupo Mahou-San Miguel, Grupo Damm... entonces el reflejo masivo es lo que vemos en la calle.

    Entonces ¿la cultura cervecera española es todo lo rica que nos gustaría que fuese? No. Ahora bien ¿existe? Sí.

    Otra cosa diferente a que exista cultura cervecera española es, ¿tiene la población un grado de conocimientos cerveceros medianamente desarrollado? ¿estas expresiones y manifestaciones cerveceras son simples o complejas? Esto es otra historia

    ResponderEliminar
  17. "el conjunto aprendido de tradiciones y estilos de vida, socialmente adquiridos, de los miembros de una sociedad, incluyendo sus modos pautados y repetitivos de pensar, sentir y actuar"

    Puede ser que tengáis razón. Mi cerebro siempre asocia cultura a conocimiento, no enciclopédico, pero sí de "mínimos".

    Por eso yo tengo la sensación de que no hay cultura cervecil, pero también pienso que es normal, y que en cada país hay más cultura de una cosa que de otra... por ejemplo, desde ese punto de vista, aquí hay más cultura vinística, incluso el que se toma un Don Simón por la razón que sea, le suena que hay tinto, blanco, rosado, y más específico, rioja, crianza, etc...

    Supongo que si se ve la cultura como movimiento más que como conocimiento, la cosa cambia.

    ResponderEliminar
  18. Txolo, siento lo del comentario pero es que yo también estoy hasta los... de blogger y la publicación de comentarios. Si no fuera por el curro que implica te juro que me pasaba a wordpress...

    A ver, por partes,

    Deigote, eso que comentas antes de Txolo, sobre que la gente desconoce otros usos de la cerveza más allá de refrescarse y pillar una moña es correcto, pero como bien argumenta Txolo después, ello no implica que no haya cultura, es parte de ella. Me parece que hablas sobre conocimiento o desconocimiento. Por ejemplo, puedes leerte un buen libro sobre cerveza antes de probar la primera cerveza de tu vida, e incluso hacer el esfuerzo titánico de memorizarlo todo, pero estarás conmigo que a la hora de la verdad seguramente no entenderás un carajo al probarla (si es que te gusta de buenas a primeras, cosa que no siempre ocurre).

    Txolo, de nuevo, lo siento... Sobre lo que dices, punto por punto, letra por letra, lo suscribo todo. Creía entender de qué hablábamos pero es verdad que se estaba dirigiendo el tema hacia "cultura" de conocimientos y no de esa corriente o tradiciones o estilos de vida que apuntas tan acertadamente. Yo el problema que creo algunos aprovechan para desdibujar la situación es lo que apuntas en el penúltimo párrafo:

    "¿la cultura cervecera española es todo lo rica que nos gustaría que fuese? No. Ahora bien ¿existe? Sí.

    ResponderEliminar
  19. Por cierto, quiero felicitaros a todos, tanto a los que escriben en los comentarios como a los que leen sin decir nada, por el nivel de corrección y de respeto que ha habido en todo momento. Pensaba que esto iría por otros derroteros pero me alegro de que no haya sido así. De nuevo, gracias a todos.

    Y conste que me hubiera gustado que se añadiera más gente al debate argumentando lo contrario (ya que los hay, juro que los hay... ;P).

    ResponderEliminar
  20. Me parece que acá que hay un problema semántico o semiótico, o como quiera que se llame.

    Da la impresión que se asocia la palabra "cultura" con "Cultura", o sea, esa cosa seria, de gente leída, que no es masiva, que no es "comercial", que no tiene suficiente espacio en la televisión, el Arte, la Ópera, el Teatro (en tanto no sea un musical o algo por el estilo), las películas de autor que nadie quiere ver porque les parecen aburridas, y ese tipo de cosas, pero aplicado a la cerveza, y si es así, están equivocados.

    Yo estoy casi seguro que si mañana voy a Bruselas, Munich o Praga y le pregunto a la gente de la calle qué es la malta la mayoría de la gente no me va a saber contestar o me va a contestar que es un cultivo o algo por el estilo. Quizás en estas ciudades me podré encontrar hay una mayor proporción de gente que me sabrá dar una respuesta correcta que en Madrid o Barcelona, pero aun así seguirán siendo una minoría.

    Y si me permiten una analogía musical.

    Pocos saben cuál es la diferencia entre una orquesta filarmónica y una sinfónica, pero eso no significa que muchas de esas personas no sean capaces de disfrutar de un concierto de una u otra si es que tocan algo accesible a tal público. Lo mismo pasa con la cerveza.

    Por otro lado, una persona con una cultura musical más rica no solo será capaz de distinguir y explicar la diferencia entre una y otra orquesta, sino que a lo mejor puede llegar a darse cuenta si alguno de los clarinetes, de las flautas o los violines está desafinando. Lo mismo pasa con la cerveza.

    ResponderEliminar
  21. Jeje bueno, en mi caso, asocio cultura no con Cultura (:P), si no más bien con culturilla, o lo que se viene llamando cultura general.

    Siguiendo con la analogía musical, todos los alemanes que conozco saben quienes son Led Zeppelin y conocen algunas de las canciones más famosas. Todos ellos escuchaban o bien dance o bien hip hop en su "ocio musical". Para mi, eso es que exista una cultura musical, al menos de la música moderna.

    (lo pongo en dos partes que Blogger insiste en fallar si es muy largo)

    ResponderEliminar
  22. (sigo...)

    Pregunta en España, la situación será muy distinta (insisto, nuevamente, es mi percepción, igual estoy equivocado - ojalá :-D -). Si nos vamos al flamenco, obviamente, la cosa cambiará, todo el mundo sabe quién es Camarón o Paco de Lucía.

    Esto es, cultura general de un asunto en concreto, que creo que en el caso de la cerveza, es muy escasa.

    Pero es cierto que cultura también puede ser visto como un movimiento, una tradición, etcétera.. no digo que no, símplemente lo otro es lo primero que me viene a la cabeza :-).

    PD: Lupuloadicto, en mi caso, me es fácil no caer en la exaltación, nunca he tenido esta discusión y nunca me lo había planteado, así que no pretendo convencer a nadie, estoy dispuesto a cambiar de opinión si hace falta ;-).

    ResponderEliminar
  23. Max, la cerveza lo bueno que tiene es que llega a todos los públicos (cosa que en cambio no ocurre con el vino... el medio decente, digo, no el de cartón...). La analogía de los dos últimos párrafos realmente apropiada.

    Y ligando con lo que dice Victor anteriormente sobre el consumo y la cultura, eso que comentas muestra lo que quería decir. En la Rep. Checa hay una tradición enorme detrás de la cerveza pero probablemente muchos desconozcan qué es la malta o como "se mete" en la cerveza, pero la cantidad de cosas que giran alrededor de la cerveza en ese país hace que no hablemos de consumo nada más sino de cultura.

    ResponderEliminar
  24. Deigote,

    El ejemplo que pones del flamenco es un ejemplo realmente excelente porque para mí en España (salvando excepciones) no se tiene ni idea de flamenco. Sí, muchos conocen algunos "bailaores", cantantes o músicos, pero por desgracia se conocen más las adaptaciones del inglés de Pitingo que cualquier trabajo de José Mercé, Paco de Lucía o Camarón.

    Como con la cerveza, no se tiene cultura general muy boyante(repito, salvo excepciones) pero cultura, la hay.

    Y yo tampoco pretendía con este post convencer a nadie, sólamente debatir y ver acuerdos y desacuerdos (aunque estos últimos veo que no se han prodigado mucho ;P).

    ResponderEliminar
  25. Jejeje entonces ya estaríamos entrando en cuánta cultura es necesaria para considerar que hay cultura... uf :-)! Creo que para conocer los trabajos de esos cantaores, tendrían que gustarte... que los conozcas, que sepas que eso es el flamenco y no Ketama (aunque luego te puedan gustar más), para mi eso es suficiente. Creo que con la cerveza estamos un nivel por debajo...

    Pero como dije antes.. uf, ya es hilar muy fino y totalmente subjetivo :-).

    Supongo que sois tantos los que defendéis el "si" que los defensores a ultrajanza del "no" se han visto demasiado solos :-D.

    ResponderEliminar
  26. Hola,

    en el blog de Max defendí la incipiente existencia de una cultura de la cerveza, y la comparé esto con la cultura del vino extendida y asentada en el estado español.
    No se que se entiende por cultura cervecera así que es posible que hablemos de cosas diferentes.
    En mi opinión para que una manifestación artística, material, etc... sea considerada una manifestación cultural precisa de transversalidad, es decir, que el objeto en cuestión, se encuentre y manifieste más allá de la función para la que ha sido creado.

    Con el vino, encuentro referencias en la tradición oral y escrita, en versos sueltos, en poemas, en novelas, películas, obras de teatro, en refranes populares, en canciones populares y modernas. Y también lo encuentro en tecnología desarrollada en universidades y aplicadas en bodegas y plantaciones vitivinívols. En estudios básicos y superiores, en masters de formación, en oferta, en diferenciación de estilos...

    La cerveza no la encuentro.

    ResponderEliminar
  27. Von Kassten, lo que dices es como decir que la cultura oral no es cultura.

    Aun así yo ya me curré mi tocho sobre cultura y en mi opinión, en tanto en cuanto en una determinada sociedad haya manifestaciones de uso y costumbres respecto a algo, podemos entender que hay cultura de ese algo.

    En mi barrio hay manifestaciones de uso y costumbres respecto a la cerveza, repetidas a lo largo del tiempo.

    ResponderEliminar
  28. Deigote, no, creo que no me he explicado bien, es verdad que más conocimientos enriquecen la cultura pero no son lo único... Y si, con la cerveza estaremos un nivel por debajo que con el flamenco u otras disciplinas, pero no es incompatible con que haya cultura (más o menos rica, la hay). Y lo de subjetivismos no lo son tanto desde el momento que aquí estamos hablando desde tantos sitios distintos (Rep. Checa incluída...), jeje!

    Y los defensores de "no" igual no dicen nada porque se han convertido... Jajaja! Es coña! No lo creo, pero tampoco creo que estén tan en desacuerdo con varias de las opiniones aquí vertidas ;P.

    ResponderEliminar
  29. Von Kassten,

    Precisamente transversalidad es lo que han aprovechado las macros tantas veces con anuncios de TV que van mucho más allá del simple consumo (ese de Damm con el tipo de la BCN World Race o el famoso anuncio con Menorca de fondo y pegadiza cancioncita de hace dos veranos...). Yo creo que si la cerveza estuviera tan desligada como me parece entender que dices, si no hubiera transversalidad ya creada, esos anuncios no triunfarían. Pero lo hacen porque tocan la fibra con cosas cotidianas (manipulando o no, eso no lo discuto).

    Lo del vino, siendo cierto mucho de lo que dices, no es comparable, a mi entender, ya que entramos en el terreno de la imagen que por desgracia siempre se ha asociado al vino con las clases altas, el mundo bohemio, artistas y demás, cosa que la cerveza, por las razones que aunque muy interesantes tampoco es plan de detallar aquí una por una, ha quedado en la bebida de la calle y con un nombre menos rimbombante (aunque esto de la cerveza artesanal está llevándolo y no es que me guste tampoco).

    Lo de la ingeniería y demás no es incompatible con lo mismo que le digo a Deigote. Hay cultura pero menos rica que en otros países con tradición cervecera desde hace tanto tiempo como es Rep. Checa o Alemania. Allí será lógico encontrar estudios al respecto y aquí no tantos pero eso aporta mayor o menor riqueza a la cultura según sea el caso.

    ¿Te parece poco rico culturalmente encontrar unos de los vestigios más antiguos que se tienen en Europa sobre la elaboración muy cerquita de casa, concretamente en Catalunya?

    ResponderEliminar
  30. Txolo, ¿y podrías poner algunos de esos ejemplos de tu barrio? ¡Ilústranos, por favor! ;P

    ResponderEliminar
  31. Pau, Txolo,

    lo siento, creo que me he explicado fatal. Debe ser por cuestión de tiempo( del poco que dispongo) y por miedo a que el blogger acabe con mi mensaje.

    Intentaré hacerlo mejor, seguramente continuaré en el blog de Max ya que ha escrito sobre el tema.

    Txolo, la cultura oral como su nombre indica es cultura, a eso me refería al decir " tradición oral", disculpa el malentendido.

    Pau, creía pertinente comparar el término cultura tanto en el mundo del vino como en el de la cerveza. No entiendo por qué a tí no te lo parece. He utilizado el vino como podía haberlo hecho con el jamón.
    Repito que intentaré desarrollar mejor las ideas.

    En realidad no soy irreductible con mis opiniones, así pueden continuar siéndelo sin convertirse en dogmas ( esa sí es un carga pesada de soportar), por tanto puedo aceptar la existencia de una cultura de la cerveza sin demasiados traumas, pero me es más facil aceptar que otros piensan de diferente manera diferente y no tratar de convencer a nadie.

    ResponderEliminar
  32. Von Kassten, espero no haberme explicado tan mal como me da la impresión.

    Las culturas del vino y la cerveza son totalmente válidas de comparar, y ni se me ocurriría dudar de si es o no pertinente tu comparación. Solamente creo que una de las dos partes goza de una ventaja que mueve la balanza de forma injusta (y que no suene como victimismo hacia la cerveza).

    El vino ha aglutinado durante siglos mucho poder... políticos, nobles, iglesia... y también bohemios, artistas y demás, eso es indudable y se manifiesta en los ejemplos que tu dices. Pero a lo que voy es que ello no implica la no existencia de una cultura de la cerveza. Nadie duda de la cultura del vino aquí, pero lo que no entiendo es que la gente que defiende lo contrario con la cerveza no acepta como válidos los ejemplos en mi opinión bastante válidos a favor de ésta. Mientras no superemos el complejo de inferioridad de "vino=nobles romanos cultos; cerveza=bárbaros vikingos borrachuzos" las comparaciones vino/cerveza van a ser siempre odiosas y de ahí que no me apeteciera entrar en el debate vino es mejor que cerveza en la cultura de este país, ya que, repito, es muy fácil encontrar evidencias y/o carencias respectivamente.

    Y lo de las opiniones, cada uno tiene la suya, faltaría más. Esto no es un sanatorio de descarriados... jeje! Pretendía ser un debate en el que lo más enriquecedor es la divergencia de opiniones (y no todos a una como fuenteovejuna).

    Saludos!!

    ResponderEliminar