1 may. 2011

Las mejores del mes: Abril.

Un día más tarde de lo habitual, recién empezado el mes de mayo, estamos aquí de nuevo con las mejores cervezas del mes, en este caso de abril. Esta vez la cosa se ha presentado verdaderamente intensa en cuanto a variedad y número de referencias. Después de pensarlo un poco (tampoco tanto, que las neuronas no están para mucho…) hemos decidido obviar todas las cervezas que hemos probado en el reciente viaje a Barcelona y Mataró para enmarcarlas mejor en sus correspondientes locales, durante las entradas que publicaremos durante los próximos días.

La primera sorpresa nos la cruzamos recién comenzado el mes de abril. Una estupenda Amber Shock de Birrificio Italiano, otra vez gracias a los amigos de la cervecería Ruzanúvol. Color rojizo oscuro, ligeramente acaramelada y muy sabrosa en boca, pero a pesar de esto nada pesada y muy equilibrada. Sin duda alguna, quitando Tipo Pils y sus sugerentes lúpulos, es una de las cervezas de Birrificio Italiano que por el momento más nos ha gustado.


Ese mismo día, con dudas hasta última hora, al final pudimos quedar con el buen amigo Txema para otra sesión de trapicheos coleccionistas. Entre otras cervezas, pudimos probar una sensacional Alvinne Podge Imperial Stout añejada en barrica de vino de Borgoña. Ya hemos probado varias de la serie Alvinne oak collection, pero esta sin duda es una de las que más nos ha gustado por las sabrosas notas de chocolate que a su vez iban acompañadas estupendamente bien por notas afrutadas y un punto ásperas derivadas del paso por barrica en vino. Aquí tenéis el post original que publicó Txema.

Ya más avanzado el mes, tras una cena verdaderamente agradable con nuestros queridos suministradores de placer birrero afincados en Vall d’Uixó, pudimos cargar el maletero del coche con tanta cerveza como nunca antes lo habíamos hecho. Entre todas las cervezas que nos llevamos, una de las pocas que por el momento hemos probado fue una schwarzbier, estilo que curiosamente nunca nos ha dicho demasiado (probablemente por no habernos topado con algún ejemplar destacable). Aunque muchos seguramente podáis imaginar que se trataba de una cerveza alemana, cosa que por otra parte hubiera sido bastante lógico, en realidad era una estadounidense, la Duckrabbit Schwarzbier. Esta lager nos gustó bastante por lo fácil que era de tomar pero al mismo tiempo aportaba interesantes suaves toques achocolatados y un carácter ahumado que, aunque de forma sutil, lo engalanaba todo.

Poco después probamos dos joyitas que nos trajeron Andrés y Vanessa durante su visita a Valencia, allá por el mes de marzo. La fama de las escocesas Traquair es más que sobrada, pero como ocurre muchas veces en estos casos, la tendencia casi innata es dudar de tanto bombo y platillo. Pues con todo, he de decir que en este caso el prestigio estaba sobradamente merecido. En cuanto a House Ale, una ale con un corto paso por barrica, poseía notas tostadas, de frutos secos y también de chocolate. Pese a las notas un punto alicoradas en el fondo, se tomaba muy bien, sin empalagar lo más mínimo. En cuanto a Jacobite Ale nos pareció mejor aún si cabe. Nariz muy sugerente en la que destacaban notas florales y a hierbas aromáticas. En boca se mostraba con textura sedosa y con notas especiadas y otra vez con chocolate en el fondo. Final ligeramente seco. De lo mejor del mes sin duda alguna.


Más adelante, ya en nuestro periplo por Mataró y Barcelona, probamos algunas cervezas inolvidables pero como ya os habíamos dicho al principio, las comentaremos próximamente en sus correspondientes entradas.

Así que como podéis ver, aunque sea algo puntual y que seguro a más de uno le extrañará, este mes no hay ni una sola IPA o cerveza con el lúpulo como protagonista. Una italiana, una belga, una estadounidense y dos escocesas son el variado recorrido de este mes de abril. Ahora a esperar lo que nos depara el mayo.

2 comentarios:

  1. Todo un placer, lupuler@s!
    Pensábamos que el mal tiempo os había retenido por el norte... Así que ya de vuelta, ei! Espero que todo fenomenal y poco a poco nos contaréis las suculentas anécdotas barceloninas, empar

    ResponderEliminar
  2. Hola Empar,

    Me se de una que hubiera disfrutado como una niña por allá arriba con algunas cosas, jeje! Anécdotas barceloninas, si, pero no te olvides de Mataró (y no digo nada más...). Ah, y de mal tiempo, na de na, chincha rabincha!!! ;P

    ResponderEliminar