8 jul. 2011

Una tarde muy in“Tyris”ante.

A los que hayáis seguido este blog desde sus inicios probablemente os haya extrañado que siendo naturales de Valencia no habláramos más de la amplia gama de micros surgidas por nuestro territorio (¡ya son 11 fabricantes con una treintena de cervezas en el mercado!). Para intentar subsanarlo ligeramente y también porque esta visita se demoraba demasiado tiempo ya, el pasado miércoles nos citamos tres cerveceros y aguerridos coleccionistas con Dani y Gonzalo de Tyris. Un servidor iba de novato ya que los otros dos camaradas, Txema y José Ramón, se habían avanzado a esta excursión unos meses antes.

Bajo un viento prácticamente ígneo nos plantamos en pleno polígono del Oliveral, en Riba-Roja del Túria, muy cerca de Valencia, donde la gente de Tyris tiene sus instalaciones. Nos recibió Dani con las manos en la masa, o mejor dicho, con las manos entre granos y cocciones…


Mientras esperábamos a que terminara de faenar, nos pusimos cómodos con unas cervecitas de barril, las cuales nos vinieron como agua de mayo por el insufrible calor. Ya con Dani en la mesa empezaron a caer las cervecitas a buen ritmo, regando una charla amena, interesante y realmente agradable.

Como tampoco era plan de pillar una buena moña ya que un servidor debía velar por conseguir algo de material para el blog y así que la parte femenina de este blog (que por primera vez no pudo acompañarnos...) no me cortara los lúpulos, Dani nos hizo el correspondiente tour por sus instalaciones (inmensas, sea dicho de paso). En ese momento se incorporó Gonzalo, la otra mitad de la manzana “tyrisera”.

Y así empezó la visita y las correspondientes fotos por la sala donde ajustan los parámetros de los 1000 litros de agua que utilizan por cocción; el almacén de maltas, lúpulos (100% pellet) y levaduras; la sala de maceración con unas relucientes “mega-bufandas” para rebajar la temperatura entre otros sistemas de refrigerado; la sala de cocción y la de guarda; el rincón de embotellado; el almacén donde las cervezas aguardan como mínimo 3 semanas antes de ver la luz en nuestras tiendas y casas; y finalmente el rinconcito donde a un servidor se le abrieron los ojos más si cabe: la deseada etiquetadora y sus adhesivas joyas.

Aquí abajo un par de fotos de las instalaciones (Dani es el de la segunda).

Como no se trata de hacer un relato demasiado tedioso con datos técnicos y demás, dejemos la parte más fabril de la visita a un lado. Tras el correspondiente atraco de etiquetas y chapas (cada uno se fue bien cargado…) nos fuimos a probar ansiosos las diferentes cervezas así como varias pruebas que están terminando de ajustar.

La primera fue el alma de la casa, Tyris de barril, una cerveza suave de trigo que a mi entender ha mejorado bastante (también ayudó que fuera de barril, jeje…) desde que la probara por última vez hace ya unos meses. Varios pequeños ajustes en la maquinaria y en la receta parecen ser las razones de ello. La siguiente en caer fue VIPA, su “polémica” pero sobretodo muy refrescante cerveza que también la noté mucho más redonda que la última vez, el día de su presentación a finales de enero. Fue la que más veces repetí en toda la tarde, así que por algo será.

En cuanto a pruebas, la primera fue una refrescante American Pale Ale elaborada con el jugoso y novedoso lúpulo Citra y que próximamente verá la luz. La segunda fue una porter ahumada, la cual por inesperada, fue más grata sorpresa si cabe para el chapero chufiano y para un servidor. Ligera, suave, con el toque ahumado acompañando unas agradables notas tostadas… Rica, rica!! Espero con ganas que salga a la palestra. Otra prueba fue una witt, aunque la vimos un tanto verde aún, como falta de varios ajustes.

Una de las que más ganas tenía de probar y que tristemente nos quedamos sin ella fue una cerveza con naranjas de la terreta que elaboraron hace unos meses. Esperamos que se reenganchen de nuevo a su producción y podamos probarla dentro de su gama de “estables”.

Una de las pocas novedades frescas que podemos adelantar es Tyris Germanor, la cual verá la luz como mucho en un par de meses. El contenido de ella está aún por desvelar pero lo que parece claro es que se embotellará en 75cl. Septiembre parece ser la fecha en que habrá muchas novedades de la mano de los chicos de Tyris. No digo más.

Aquí arriba una foto de algunas cervezas (Riu-Rau incluída). Como siempre a estas alturas, borrosa e incompleta. Qué le vamos a hacer…

Y así, entre mucha y rica cerveza, unas pocas patatas y unos “cacaus i olives” pasaron las horas charlando tan amigablemente hasta que nos dimos cuenta de que tristemente se nos había hecho la hora de marchar.

Gonzalo y Dani, o Dani y Gonzalo, gracias por ser como sois y sobretodo por hacer unas cervezas que merecen el título de veteranas por calidad y no por simplemente cumplir años nada más. Enhorabuena, de corazón. ¡Ah! Y gracias por la Tyris Germanor, una botella que nos servirá de magnífica acompañante para la paella dominical. Eso sí, me falta la etiqueta!!


Ya para terminar, una anécdota de coleccionistas. Para aquellos que no sepan el nivel que puede alcanzar un intercambio entre friki-coleccionistas (así lo suele autodenominar Txema), la vuelta a casa con el coche fue una de esas escenitas inolvidables. Txema conduciendo, José Ramón de copiloto y un servidor en el asiento de atrás. José Ramón repartiendo las chapas limitadas o mejor dicho pruebas limitadas que nunca más verán la luz del sol… (oigo chirriar los dientes de algunos…), Txema mirándolo de reojo impidiendo “atracos” inesperados, y un servidor mirando atónito y sin parar de reír… “esta es de color rojo…” “ché, pero que no ves que es naranja rojizo?” “no que la naranja tiene otro tono” “bueno, no me líes, déjalo que ahora en casa lo vemos” “no, ahora, que así lo aclaramos y au!”… Cambio de marcha, ligero frenazo, adelantamiento y chapas yendo de aquí para allá… Y así, un servidor estuvo desternillándose en el asiento de detrás mientras un par de frikis discutían sobre el posible destino de cada chapita mientras comentaban la cantidad de ojos envidiosos que pondrían sus fauces tras su cuello.

Aquí arriba las metálicas culpables…

Tras 10 minutos de carretera que parecieron una hora, llegamos a Valencia, y así finalizó una entretenida y más que in“Tyris”ante tarde.

5 comentarios:

  1. Hola lupuler@s, encara esteu dormint tots...?
    Claro, ¿todavía os dura la melopea lupulera...? Menuda tardecita los tres, ei? ¿Cuándo llegastéis a casa? Es broma, la verdad:
    enhorabuena a Tyris, molta sort!!!! y ya las cataremos, no? Salut i força, empar

    ResponderEliminar
  2. Buena entrada, por contenido, longitud y estilo :-). Me queda una duda: ¿por qué es polémica la VIPA? Salu2!

    ResponderEliminar
  3. Empar, cuando quieras avisa y te bajo algunas Tyris!

    Birraire, gracias ;P. Sobre VIPA, la polémica vino porque hubieron ciertos malentendidos (prefiero creer que nada malintencionados, aunque varios me han demostrado que no es así) por parte de dos o tres personas que vieron un ataque dirigido por parte de la gente de Tyris por usar VIPA como nombre cuando en realidad no había más que algo de cachondeo. Sensibilidades? Intereses? No lo se, ni me importa. Para mí, no merecen un segundo más de mi tiempo. Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Fantástica tarde y fantásticas birras, compañía y frikismomentos... Qué es la vida, qué es la birra sin eso??? Muchas gracias como siempre a Dani y Gonzalo por su atención y más que nunca por ese espléndido regalo que luce repartido en la casa de 2 coleccionistas!!!!!

    ResponderEliminar