28 oct. 2011

Mejores cervezas del mes: Septiembre y Octubre.

Aquellos que sigáis el blog habitualmente puede que el mes pasado echarais en falta una de las secciones habituales: “Las Mejores Cervezas del Mes”. Con tantas entradas como me terminó dando de si el viaje por Bélgica, el septiembre pasó literalmente volando sin un hueco libre. Así que tras el parón del mes pasado, volvemos de nuevo a la carga.

Como decía (y pudísteis leer en los correspondientes posts), en Bélgica bebimos muchas y muy ricas cervezas, así que para no volver a incidir en todas y cada una de ellas, he pensado hacer un breve listado de las que en mi opinión fueron las mejores. En primer lugar, sin ningún tipo de dudas, Cantillon de barril (Vigneronne, Gueuze o Kriek por ejemplo). Por fin he podido comprobar como cambian radicalmente respecto a su versión en botella, increíblemente equilibradas y con una acidez mucho mejor compensada. También nos dejaron pasmados Struise Tjeeses y su versión Reserva, así como la De Dolle Extra Export Stout y Stille Nacht Reserva, todas ellas, cervezas que tardaré tiempo en olvidar. Además de las Cantillon, una deliciosa 3 Fonteinen Kriek de barril fue otra grata y “espontánea” sorpresa (independientemente que las kriek me chiflen…). Y para finalizar no me quiero olvidar de una cerveza sobre el papel más humilde, sin tanto nombre ni autobombo, pero sorprendentemente fresca y lupulada y con un fondo malteado muy conseguido, la St. Feuillien Saison de barril.

Y con poco más pasó el septiembre, ya que tras el viaje, como comprenderéis, vino una semana sin probar un solo mililitro de cerveza para así dar un merecido respiro a nuestros hígados.

Ya en octubre, llegó el mes de las celebraciones y los cumpleaños, con lo que algunas de las mejores cervezas que hemos ido recogiendo en los últimos meses por fin pudieron ver la luz (aunque esa luz fuera breve porque rápidamente entraron en otra despensa…).

La primera fue una colaboración sorprendentemente equilibrada de la mano de la italiana Birra del Borgo y la yankie DogFish Head: My Antonia. Esperábamos una bomba descontrolada de lúpulo y en cambio nos topamos con una cerveza repleta de sugerentes pero comedidos lúpulos nobles en nariz, con notas herbales y cítricas, sobre un fondo cereal muy interesante. En boca mucha fruta tropical así como melocotón y naranja, pero lo mejor, como decía al principio, su tremendo equilibrio. Ni de lejos aparentaba tener 7,5% de alcohol ya que entraba con suma facilidad.


Otra cerveza que en este caso 100% yankie es la Dogfish Palo Santo, muy provocadora en nariz, con recuerdos a barrica, whisky, vainilla, chocolate, frutos rojos y regaliz, principalmente (si, ya sé que parece que esté hablando de algún postre, pero no…). En boca, una entrada afrutada y ácida, con mucha cereza y en menor grado frambuesa, un alcohol que aparece pero se compensa excelentemente bien, y en segundo plano ciruelas y uvas pasas. Cuerpo elevado pero nada empalagoso pese a su textura ligeramente cremosa. Final ligeramente ácido y un punto amargo. Lo mejor, es que todo lo anteriormente descrito se encuentre en perfecta armonía (estos tipos de Dogfish son la repera…).


Para rebajar tanta corpulencia quería comentar dos cervezas belgas. La primera porque nos reconquistó tras una inesperada primera decepción, Urthel Hop-It. La segunda, Urthel Saisonaire, simplemente porque nos pareció una muy buena cerveza. Como decía, hace unos meses pudimos probar la Hop-It (cuando comentamos en esta misma sección su hermana, la Urthel Samaranth) y por cuestiones que desconozco (¿almacén?, ¿transporte?, ¿una mala tirada?), nos llevamos una gran decepción, pese al excelente crédito de que goza esta microcervecera. Así que hace unas semanas la pudimos probar de nuevo, y por fin pudimos comprender esa merecida fama. Una “belgian IPA” en todo su esplendor, mucha fruta, algo dulzona pero excelentemente bien balanceada, sugerentes y aromáticos lúpulos y un atractivo punto amargo. En cuanto a su hermana, la Saisonnere, más ligera y “tomable” (qué mal suena en español y qué fácil lo tienen los ingleses con su dichoso “drinkability”), pero que cumple su función más que de sobras (no me quiero imaginar una tarde de verano delante de una neverita llena…).


Tras este inciso belga, vamos con otra americana, pero que al contrario de lo que pueda aparentar, y más sabiendo su fabricante, no se trata de ninguna bomba de lúpulo ni de una cerveza extrema. Me refiero a Stone Smoked Porter, una cerveza que, como decía, solo con pensar en su fabricante ya te lleva a equívoco. Sus más que discretos 5,9% de alcohol demuestran que algunos yankies también saben hacer cervezas sin multiplicarlo todo por 2 o por 3. En cuanto al aspecto, fascina su color marrón oscuro con preciosos reflejos cobrizos, así como una espuma beige muy esponjosa y duradera. En nariz un sugerente y suave ahumado viene acompañado por maltas torrefactas y en menor medida por café y fruta madura. En boca, paso ligero, ahumados y chocolate, algo de regaliz y un punto final a café que aporta algo de acidez a un final amargo comedido. En conclusión, fácil de tomar, un ahumado contenido, menor del esperado y bien compensado, con la carbonatación justa. Sencillamente genial.


La penúltima es otro ejemplo de maravilloso equilibrio que en ocasiones nos brinda la tierra del tio Sam (no todo lo hacen a lo bestia…), la Sierra Nevada XXX Anniversary Gran Cru. Elaborada tras ensamblar tres de sus más afamadas cervezas (Bigfoot Oak aged, Celebration Ale y la estupenda Pale ale), y tras darle un paso por barrica de bourbon a ¾ partes y el resto dejarla sin barrica. No me negaréis que no apunta alto… En cuanto al aspecto, en mi humilde opinión, quizás la mejor de todas las de este mes (pese a que reconozco que en la foto no se ve una p.m.), rojiza, con destellos ambarinos y naranjas, todo coronado por una espuma ligeramente beige. Espectacular. En nariz y posteriormente en boca, mucho lúpulo jugoso, fruta tropical, maracuyá, piña y mango, un punto ácido y una carbonatación media pero bien integrada. Cuerpo medio-alto y un amargor compensado de forma extraordinaria. Magnífica. Sigo sin comprender como una cervecera con una producción tan elevada como Sierra Nevada mantiene el nivel tan alto en casi todas sus cervezas. Sin duda, una de las mejores cervezas ya no del mes, sino probablemente del año.


Y para finalizar, otra de las cervezas (como muchas de las anteriores) que aguardaba su preciso momento desde hace año y medio aproximadamente en la bodega para una celebración muy especial con mi querida Lúpula (el colofón de tantos aniversarios…). Se trata de otra colaboración entre dos cerveceras de sobra conocidas, Struise y De Molen: la Black Damnation I. Sí, la primigenia (si no me equivoco ya van por la versión nº10…). Una combinación al 50% entre la Black Albert de Struise y la Hel & Verdoemenis de De Molen. Al servirla acojona y atrae al mismo tiempo casi tanto como su etiqueta. Densa, negra, opaca, apenas forma espuma hasta que de repente, como salida de la nada, aparece una fina capa beige oscura. En aroma, explosiva. Detrás de los acaparadores chocolate y café, aparece regaliz, ciruela, pasas y recuerdos tostados. Ya en boca entra cremosa, llenando la boca aún con un pequeño sorbo, el café se apodera de todo aunque deja ciertos resquicios por los que se cuelan un punto de chocolate, regaliz y algún recuerdo similar a madera. Amargor realmente pronunciado, cuerpo elevado, una carbonatación muy comedida y excelentemente integrada que potencia la textura tan cremosa. Posgusto muy largo y cálido (que no alcohólico, ya que a pesar de tener 13% se disimula excelentemente bien detrás de la sugerente amalgama de sabores). Cerveza muy sabrosa, para tomar con mucha, mucha calma (mucho más de lo que ya sería habitual en cualquier imperial stout). No apta para los que no estén muy iniciados con este tipo de cervezas. En mi opinión, casi perfecta (aunque ese casi le falta no sabría decir qué es… ;P).


Y así vestidos de un azabache profundo terminamos esta ronda tan intensa de cervezones que corona este octubre, nuestro mes de los aniversarios. Veremos qué nos depara el próximo noviembre.

16 comentarios:

  1. La Dogfish Head Palo Santo Marrón es fascinante, no sólo por el sabor que tiene y lo lograda que está, sino porque te deja la boca con una sensación agradable durante horas, me chifla esa cerveza, aunque no me queden más :(

    ResponderEliminar
  2. Fotris!!! Menuda selección!!! Impresionante.... no he probado ninguna de ellas, aunque alguna espero hacerlo en breve!!! La Black Damnation no sé si la tengo en barbecho o es otra versión...

    ResponderEliminar
  3. Antonio, la Palo Santo es una "santa" delicia, no lo puedo expresar mejor! Yo también conseguí solo una así que la memoria es lo único que queda...

    Txema, la Black Damnation que ves en el post es la versión 1 y en botella de 75cl. Las siguientes son (al menos sobre el papel) más complejas, con paso por barrica de whisky o ron, o le hacen el mismo proceso que a las icebock, o le añaden bayas de café... Vamos, una auténtica y linda locura, ;P.

    ResponderEliminar
  4. Pues la mitad no las he probado, y pasará largo tiempo hasta que lo haga me temo. Exceptuando, eso sí, las distintas Urthel, a las que quiero meterles mano pronto, y Stille Nacht de De Dolle, que va a ser mi prioridad estas navidades.

    Qué bien bebes, caballero.

    ResponderEliminar
  5. Hugo, pues la verdad que las Urthel han sido una de las mejores alegrías con las que me he topado últimamente, incluso la Saisonnere, que pensaba que sería más flojilla, me ha gustado mucho. Y la De Dolle Stille Nacht, yo también le tenía muchas ganas ya que no la encontraba por ningún sitio.

    ResponderEliminar
  6. Muy buen gusto Pau. Ciertamente echaba de menos la entrada sobre las mejores del mes, pero imaginaba que después del festín que te diste en Bélgica, lo tendrías difícil ;). Lástima que no he podido probar gran parte de las que mencionas. Las Urthel me encantan, en especial la Samaranth. A la Dogfish Head Palo Santo le sigo la pista desde hace un tiempo, y tengo ganas de "hincarle el diente". Y la Stille Nacht de De Dolle, si mantiene el nivel de lo que conozco de ellos (Oerbier, Dulle Teve, etc.) ya es más que suficiente para tenerla entre mis prioridades.

    ResponderEliminar
  7. JAB,

    Lo de la entrada de las mejores del mes, en realidad podría haberla sacado, pero ya tuve bastante con ir publicando las entradas de Bélgica (algunas por cierto, más largas que la Biblia, jaja).

    Sobre las Dogfish, pues no, no son nada fáciles de "pescar". Mientras no haya alguien que las traiga de forma estable a Europa me parece que será más bien un milagro hacerse con alguna. Pero bueno, para eso están nuestros "suministradores de placer", jeje! Para pelear y currarse las cervecitas que nos embelesan...

    Sobre la Stille Nacht, sin ser comparable a las demás cervezas que elabora De Dolle, a mi es la que más me gusta. Y mira que Oerbier me parece un auténtico cervezón...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Esa Dogfish My Anthonia imposible de lograr, no? Conozco a alguien enamorada de esa novela y seria un regalo que seguro que le gustaria...

    ResponderEliminar
  9. Estos dos meses he probado algunas de importacion pero de todas las que he probado por primera vez me sigo quedando con las de aquí. Wabi con virutas de madera bañadas en jerez, varias Fort i la Glops Ale
    Alex

    ResponderEliminar
  10. B3lisario, pues siento no poderte ayudar pero yo la conseguí fuera de la península y por desgracia la presencia en esa tienda fue algo puntual. Como no pruebes a conseguirla por alguna tienda italiana, no se...

    Álex, pues aún no he probado ninguna de las que comentas. Esa Wabi tiene muy buena pinta. Y en cuanto a las de importación, ¿cuáles son?

    ResponderEliminar
  11. Al Jazz (Poble Sec, bcn) han llegado una Mikeller LA Lager de barril i tres ales en botella de Inglaterra Jaypur y dos más. Todas interesantes con lupulos americanos.
    Alex

    ResponderEliminar
  12. Alex, pues la Mikkeller L.A. está muy rica en botella (debo suponer que mejor aún en barril), y la Thornbridge Jaipur es un cervezón. No se si las otras dos son de Thornbridge, Moor u otra fábrica inglesa pero sin duda las que comentas son muy buenas cervezas. ¿Lo que dices es que esas artesanas están incluso mejor? Pues si que son buenas cervezas... A ver si me hago con alguna...

    ResponderEliminar
  13. La My Antonia es una auténtica delicia. Las otras... espero probarlas algún día :-). Salut Pau!

    ResponderEliminar
  14. Birraire, ¿y dónde conseguiste esa My Antonia? Que si tengo ocasión quiero repetir... ¡Salut company!

    ResponderEliminar
  15. En Roma :-P. Aún así, en la tienda online de Domus Birrae puedes conseguir ésta y muchas otras "birras" que valen la pena.

    ResponderEliminar
  16. Birraire, conocía la tienda que mencionas pero no caí en que pudieran tener una My Antonia... Gracias!

    ResponderEliminar