20 jun. 2012

Gose: Un estilo perdido en el valle de Leipzig (II).

Tras situar geográfica e históricamente las Gose (aquí os dejo el enlace del post para quiénes no lo leísteis), hoy es el turno del segundo y último post que vamos a dedicar a este estilo de tan largo recorrido y por desgracia venido a menos.

La cerveza.

Servidas en su correspondiente vaso (tipo weiss), generalmente las Gose forman una espuma considerable, blanquecina y con encaje, dada la elevada cantidad de proteínas del trigo. En cuanto al color de la cerveza va desde el dorado oscuro hasta el ambarino claro. En nariz es suave y discreta, sin notas a lúpulo, y con el inconfundible punto a coriandro. En boca a penas ofrece amargor y a mitad del trago aparece una marcada acidez así como notas de banana, manzana verde, albaricoque seco, piel de cítricos y coriandro. El final es refrescante y seco, que hace fruncir la boca. El toque salado se percibe también hacia el final.

Actualmente el envase utilizado para transportarlas son las clásicas botellas de vidrio cubiertas con una chapa, pero originalmente se envasaban en botellas de cuello largo y estrecho muy similares a las típicas botellas de vino de Franconia (norte de Baviera).


Arriba tres botellas de Gose, entre ellas la de la Bayerischer Banhof, con la forma característica de la que os hablaba.

¿Sola o acompañada?

Normalmente las Gose se sirven sin más en vasos cilíndricos pero también existe la costumbre de añadir un toque de sirope de frambuesa o de aspérula, al igual que ocurre con sus vecinas del norte, las Berliner Weisse, para así contrarrestar la ausencia de dulzor residual y también la fuerte salinidad final de las Gose, consiguiendo así un sabor algo más suave. Durante el siglo pasado las Gose también se enriquecían con un golpe de licor de alcaravea, y aunque esta tradición ha ido cayendo en desuso, en la actualidad se suele servir medio litro de una Gose con un shot de algún destilado para conseguir hacer frente a comidas contundentes. En la mesa, tanto una Gose “tocada” como la versión original sin alterar, marida especialmente bien con pescados y mariscos, por ejemplo con filetes de pescado azul, salmón ahumado o un plato de ostras.


Arriba la Gose con diferentes siropes (foto tomada de aquí).

Las Gose en la actualidad.

Aunque en los últimos años parece existir una segunda juventud para las Gose, tanto en Alemania como a través de versiones elaboradas por crafts extranjeras (sobretodo, y como no creo que extrañe a nadie, en USA), la realidad es que se trata de cervezas que no se encuentran con excesiva facilidad. Aún así, estamos en el mejor momento para las Gose de los últimos 50 años.

Una de las fábricas más reputadas que elabora Gose actualmente es la Gasthaus & Gosebrauerei Bayerischer Bahnhof, en pleno centro histórico de Leipzig, la cual abrió sus puertas en el año 2000 ubicándose en una antigua estación de tren del año 1842 que antiguamente conectaba la ciudad de Leipzig con Munich, y de ahí el nombre de la fábrica.


Arriba la famosa y peculiar botella de la Bayerischer Bahnhof Original Leipziger Gose. Abajo el posavasos que seguro haría las delicias de más de un coleccionista.


A unos 60 Km. en dirección sureste de Leipzig, también en Sajonia, encontramos a otra reputada cervecera, la Brauhaus Hartmannsdorf, que elabora otra Gose muy prestigiosa, la Ritterguts Gose.


Siguiendo en Alemania, en la ciudad de Goslar (donde nació verdaderamente la Gose), actualmente también existe la Brauhaus Goslar, en la cual se elaboran dos versiones de este estilo, una oscura y otra clara (dunkel y hell respectivamente). Más hacia el oeste, en Colonia y alrededores, encontramos versiones por parte de dos craft alemanas tan conocidas como Braustelle y Freigeist.

Arriba la botella de la Gose de Brauhaus Goslar.

Y como decía más arriba, también existen infinidad de versiones (pero además de verdad) por parte de crafts norteamericanas (probad a buscar Gose en cualquier página tipo RB o BA…), entre las que quiero destacar por la fama de sus cerveceras, las de Dogfish Head (Goser The Gosarian), Cigar City, The Bruery o Sierra Nevada, todas ellas estacionales, en barril y de tirada muy limitada.


Aquí arriba una etiqueta de la norteamericana Westbrook, cervecera de la que ya os dejé aquí una muestra hablando de las Lichtenhainer de Turingia. Abajo dos etiquetas verdaderamente conseguidas, en primer lugar de Samuel Adams y en segundo lugar de Upright Brewing.



Y con estas dos preciosas etiquetas terminamos con las Gose. Espero que hayáis disfrutado tanto como yo con estas curiosas e históricas cervezas. Sin duda entre las Lichtenhainer y las Gose, de Turingia y Sajonia respectivamente, pero también con las cervezas que se elaboran en Franconia habrá que ir pensando en algún viajecito por la zona.

Aquí abajo os dejo algunas de las fuentes que he consultado para los post por si a alguien le interesa, todas ellas en inglés.

http://www.germanbeerinstitute.com/Gose.html
http://www.europeanbeerguide.net/leippubs.htm#gose
http://barclayperkins.blogspot.com.es/2007/08/gose.html
http://beerhunter.com/documents/19133-000844.html
http://www.leipziger-gose.com/gose-geschichte.html

15 comentarios:

  1. Increíble cómo los norteamericanos prácticamente no dejan ni un solo estilo sin versionar. Es alucinante. Qué no harán? Aún así creo que seguirán un tanto inéditas por nuestra geografía, aunque quién sabe? La idea de ir a Leipzig puede estar muy bien, pero si hicésemos eso con cada cerveza, no nos iba a dar de si el sueldo, jejeje. Como siempre buen post y muy interesante. Salu2!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAB, tienes toda la razón en que es verdaderamente alucinante los de los cerveceros de USA. Lo bueno que tienen a parte de falta de complejos y mucha imaginación es la falta de constricciones históricas. Prácticamete todo les viene de nuevo así que igual les da versionar Gose, que pils, que lambic que cualquier estilo británico. Esa creatividad es la que nos puede entrar gracias a las artesanales.

      En cuanto al viajecito, jejeje... Tienes toda la razón que no da para tanta escapada, jeje! Pero si te paras a mirar la cantidad y calidad de cervezas que hay por esa zona que une Alemania y R.Checas es bárbaro. Gracias y saludos!

      Eliminar
  2. Me uno de nuevo a las felicitaciones! Me han entrado unas ganas tremendas de probarla, sobre todo por el punto ese salado tan interesante. Por cierto, el nombre de la de DogFish Head, brutal! jajaja, un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aniceto, la verdad es que puede ser bien curioso, pero además del salado porque no consigo hacerme la idea de esa combinación con una cerveza tipo trigo con el coriandro... Habrá que mirar de conseguir alguna... aunque la DGH creo que no... jejeje! Brutal, eh?? Jeje!

      Un saludo!

      Eliminar
    2. Hombre, muchas Wittbier belgas lleva coriandro (o cilantro) me imagino que será el mismo rollo, no? A los de DogFish Head les mola rescatar estilos, eh? pero todavía no he conseguido catar nada... no sabes los recuerdos que me ha traido lo de Goser el Goseriano, jejeje. Un saludo!

      Eliminar
    3. Jejeje! Sí, precisamente las wit me gustan mucho por ese toque que le da el coriandro. Lo que quería decir es que no concibo es una cerveza de trigo con coriandro salada, jeje! Se me hace muy curioso...

      Sobre DFH, la verdad es que esta gente tiene muchísimas cervezas muy peculiares. Me llama sobretodo la atención la Mida's Touch, aunque como dices, ningunas son fáciles de conseguir por aquí... Un saludo!

      Eliminar
    4. ah! vale, ya decía yo... no te había entendido bien, si que tiene que ser curioso, si...jejeje. Esa Midas... tiene una pinta muuuy seria!

      Eliminar
  3. Muy buen artículo.
    Yo ya probé la Verloren de Sam Adams y la verdad no me pareció la gran cosa.

    Saludos desde México,
    Miguel Fimbres
    Amigos de la Vid

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel, gracias. Menuda suerte tuviste de probarla, aunque tu impresión no fuera del todo buena :P.

      Saludos!

      Eliminar
  4. Genial monográfico sobre este desconocido (para los pobres que llevamos tiempo esperando probarlo) estilo alemán. No dan ganas ni nada de pillar el coche dirección norte con este segundo post :-).

    Botellas preciosas como ya destaqué en la primera parte, pero me quedo especialmente con la etiqueta de Upright. ¡Que preciosidad!

    Una abraçada Pau!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Joan! Y si por mi fuera el coche salía ya mismo, jejeje!! Yo también me quedo con la etiqueta de la Upright, verdaderamente bonita!

      Una abraçada mestre!

      Eliminar
  5. Que buenos dos post Pau,
    Yo, la verdad sea dicha, no he podido tomar una Gose receta alemana, pero alguna variedad estacional de las que comentas si que ha caido en EEUU y mi sensación fue bastante buena. Como aprendices aún no quiero darme al delirio de analizar la cata pero tanto la Sam Adams, como la Dogfish o la Sierra Nevada, me encantaron y me da pena que no vengan un poquito mas por estos lares.

    Un saludo y espero verte por noblejas
    WWW.zumodecebada.wordpress.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isidro. Me alegro que te hayan gustado ambos post. Lo que me he quedado salivando de pura envidia es porque hayas podido probar tanto la Sam como las Dogfish y Sierra Nevada... Qué suerte!! A ver si se dejan ver por aquí, aunque lo veo crudo por el momento... :(

      Saludos!!

      Eliminar
  6. Wow, muy buen reportaje, mi más sincera enhorabuena. Si te digo la verdad, no tenía ni idea de la existencia de este estilo pero dan ganas de probarlo igualmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Duvel, muchas gracias por tus palabras. La verdad es que no es un estilo muy conocido por estos lares, de ahí que no nos suene demasiado... :(. Pero igual que tú, tengo muchas ganas de probarlo, jeje!

      Saludos!

      Eliminar