11 jun. 2012

VII Mostra de Mediona (I): Crónica.


Parece increíble que haya pasado la Mostra de Mediona, una fecha que tanta gente teníamos marcada a fuego en el calendario y cuando me doy cuenta de que ya ha quedado pretérita no lo quiero creer. Quienes no conozcáis la grandeza de Mediona podríais pensar al leer este post que soy un tanto exagerado, que por mucho que se quiera, un día de festival no deja de ser un día, pero si el segundo sábado de junio viene siendo la referencia para tanta y tanta gente desde hace 7 años es por muchos detalles difícilmente explicables en cuatro líneas.

Cuando ayer pensaba en cómo dar forma a tal torrente de experiencias, anécdotas y cervezas probadas en el blog se me pasaron por la cabeza muchas ideas pero todas confluían en el mismo cauce: es imposible resumirlo todo en menos de 3 o 4 posts enciclopédicos. Y es que aquellos que seguís este blog habitualmente sabéis que soy un tanto dado a las parrafadas, que soy apasionado y cuando hay cerveza de por medio incluso impulsivo y me gusta hacer partícipes a los demás de todos los detalles vividos y disfrutados. Pero por otro lado debo deciros que si quisiera contar todo lo que aconteció desde que llegamos poco después de las 10 de la mañana hasta que dieron las campanadas de las 12 de la noche y tuvimos que marchar cual cenicientos de vuelta hacia Valencia, terminaría aburriéndome hasta a mí mismo. Así que haciendo un esfuerzo titánico intentaré (aunque no prometo nada…) hacer gala de esas dos maravillosas destrezas llamadas concreción y concisión, resumiendo todo lo vivido en un par de posts.

En este primer post os relato nuestra experiencia con unas cuantas fotografías de por medio, y el próximo día haré una especie de balance y conclusión del festival. Así que sin más dilación vamos allá.


El día empezó y terminó así, con una Naparbier Janis Porter de barril. Fue lo primero que ingerí en todo el día, antes siquiera que ningún tipo de desayuno. Ésta, junto con la terriblemente adictiva Pilsner, también de barril, fue lo que más veces repetí, lo cual no creo que sorprenda a nadie ya que soy un devoto reconocido de las birras que hacen estos tipos navarros tan majos. ¡Chicos, sois inmensos!


Tras volver sobre nuestros pasos y comprar los vasos del festival (1,5€), dar la vuelta de reconocimiento en la cual cayeron bastantes más cervezas de lo esperado (ya sabéis, saludar conocidos sin cervezas de por medio suele ser tarea complicada…), después de ubicar los diferentes stands y asumir que definitivamente la gran mayoría de cervezas se iban a quedar en el tintero, por fin llegamos a La Segarreta, donde Sergi y Jordi nos sorprendieron con su Apol·lo, una Irish red elaborada con lúpulo salvaje propio que nos dejó muy gratas impresiones.


Tras charlar brevemente con el recién estrenado David de Rústica Bufona fuimos hasta el stand de Diego, a.k.a. Cotoya, uno de los que no quería perderme bajo ningún concepto ya que hasta la fecha casi todo lo que he probado de este flaco astur me ha causado muchas alegrías. Traía consigo una adictiva versión de una Alt con dry-hopping en el propio barril, y una curiosísima y también muy refrescante Siderale, una cerveza elaborada con mosto de manzana haciendo de este modo un enganche con su tierra. Lo único que eché en falta en este acogedor stand fue al siempre ubicuo y festivalero amigo Andrés Lúpulo Feroz. ¡Astures sois muy grandes!


Tras pasarnos brevemente por el evento de coleccionismo que tenía lugar en el polideportivo colindante, donde charlamos más tranquilamente con Jordi (Joexx) y con quien tuvimos como siempre un interesante intercambio, proseguimos con la cerveza, no sin antes recibir otro buen sobrecito de otro gacetillero (que mal suena, por dios… ;P) y amigo bloguero Joan (Birraire).

Llegamos así al stand de los hermanos Marina, con quienes tuvimos una interesante charla a colación del famoso post de la burbuja que hace unas semanas publicamos por aquí. Aquí la grata sorpresa fue una Vinya Hop elaborada con mosto de vino blanco y 6 meses de guarda, muy refrescante y cítrica, con notas a piel de uva dando un posgusto astringente y largo. También tomamos de barril la colaboración que tienen con la toledana gente de Domus, la Pacific Lager, muy cañera, y en mi opinión un tanto sobrada de lúpulo (aunque suene raro que lo diga alguien cuyo nombre de blog es el que es) o lo que vendría a ser parecido, falta de base malteada. También probamos la Devil’s IPA, que me gustó más que la anterior precisamente por ese cimiento afrutado y algo dulzón amortiguando todo el lúpulo. A pesar de temer que alguna bala perdida terminara impactándome por el citado y polémico post, repetimos en este stand varias veces a lo largo del día :P.


Arriba els "mariners". Abajo una de las gratas sorpresas del festival.


Tras charlar y compartir una cerveza con Raul Benages (Bevirra) y su pareja, un homebrewer que sea dicho de paso eché muy en falta entre los stands del festival, nos fuimos lanzados hacia la gente de Zulogaarden. Allí tenían una de las cervezas que no quería perderme, la Strawberry Madness, una pale ale con cantidades ingentes de fresas, acojonante en nariz, pero con algo menos de fuelle en boca, láctica, un punto cítrica y muy ligera, me gustó, pero igual por aquello de la sorpresa inesperada creo que me quedaré más con su Cojo Mantekas, una Rye IPA, también de barril.


Arriba las siempre vistosas Zulos. Abajo la curiosa Strawberry.


Desde Molins de Rei nos fuimos a El Vendrell, es decir, hasta el stand de Isaac, Reptilian, otro de los que no me pierdo nunca siempre que me lo cruzo. Abrumados por su siempre nutrido surtido bien engalanado por etiquetas de las que estoy perdidamente enamorado, probamos dos de sus elaboraciones: Marranada 2.0, una wild ale con tres meses de barrica con la que soñaré muuucho tiempo, y Quercus, una porter ahumada tambien envejecida en barrica. Sin duda dos de las mejores cervezas que tomé en todo el día. Pero tanto gozo tenía que tener algún pero, y es que tras dejarle encargada una botella de la Tres Tristes Tigres (una tricolaboración con Clandestines y Font del Diable), me marché sin recogerla. ¡Maldita memoria!


Arriba, Isaac y el barrilete de la Marranada. Abajo la Tres Tristes Tigres y la estupenda Marranada servida en copa.


De aquí nos fuimos de nuevo hacia la Costa Brava, stand en el que el gran vikingo Kristian y Elisenda, los Popaire, nos tentaron muy mucho con su N’Elisenda. Ésta era la novedad que presentaban y por partida triple, ya que la tenían disponible en botella, en grifo y en bomba de mano, opción, ésta última, por la que nos decantamos. Entrada suave, un ligero toque afrutado y un punto final amargo agradable. La etiqueta, en relieve, juzgadla vosotros mismos… :P


La siguiente parada fueron Xavi Redón y cia., o lo que es lo mismo Ausesken, tambien muy simpáticos y con un trato muy agradable. En cuanto a cerveza esta gente de l’Osona traían consigo las ya conocidas Blanca y Torrada, pero además también una tirada limitada de 80 botellas elaborada especialmente para Mediona, basada en la Blanca, monovarietal de lúpulo Cascade y más subida de lúpulo y alcohol (7,3%) que su hermana trigueña menor, la cual no dudamos en cargar dadas las buenas críticas que suelen recibir las cervezas de Xavi.


Con las papilas un tanto mareadas, con algún que otro ruido estomacal pidiendo sustento, bien cargados de sobres con etiquetas y mucho, mucho trabajo aún por hacer decidimos que las últimas cervezas antes de comer iban a ser las atractivas e italianas Birra Stavio. Así que para allá que nos fuimos. Cachondos y muy parlanchines, esta gente nos cayó realmente bien. En cuanto a las cervezas que traían, todas ellas eran muy fáciles de tomar. La pale ale se nos quedó algo corta, pero la negra (Stupid Monkey) y la Blonde belga (Cinque contra uno) personalmente me gustaron bastante y me dejaron con ganas de repetir.

 

Y así llegó el momento esperado de la comida, aspecto muy cuidado y mejorado con respecto a la anterior vez que estuvimos (dos años antes), con muchas paraditas entre las que elegir. El único pero, los precios, no excesivos pero que igual si se podrían ajustar un poco.

Bien cargados por dentro y por fuera, dimos una nueva vuelta de reconocimiento haciendo balance de lo que había dado de sí la mañana y lo que aún nos quedaba por delante. Sin pensarlo mucho volvimos de nuevo al “duro” trabajo. Lo primero en caer fue una Holzbräu, cuyos cerveceros, tambien unos cachondos, hacen bajo mi humilde opinión unas cervezas muy interesantes. Probamos la Ale-grón, una bitter subidita (casi 6%), con claro predominio de lúpulo yankie aunque con un toque de Goldings, aparentemente suave pero con un final lupulado y un posgusto amargo muy potente.


Arriba las Holzbräu en botella, siempre usando nombres muy divertidos. Abajo la rica Ale Grón.


Tras una charla intensa pero poco fructífera con Àlex de Glops, eso sí, regada con una agradable witbier, seguimos hacia el stand de Birra08 para probar la nueva 08003 Barceloneta, una summer ale con tan solo 2,8% de alcohol, ligera y con un agradable toque de lúpulo yankie. Para el que no lo sepa, estos cerveceros utilizan diferentes códigos postales de Barcelona para cada variedad (El Clot, l’Eixample y ahora la Barceloneta).


A continuación fuimos al stand de Gisberga, cerveceros que vinieron desde Aragón con dos elaboraciones, Trigo y Porter, de las cuales me gustó especialmente la segunda. Pero en el mismo stand encontramos la Populus Cerveza Bacanalt, una de las gratas sorpresas del festival, elaborada por Sergio Ruiz, de Lupulus Cervezas Artesanas, y de la cual tengo etiqueta pero no foto… Despiste :(.


A partir de aquí ni los apuntes ni sobretodo la memoria es tan fluida. A lo largo de la tarde nos fuimos cruzando con Joaquín y Angie de La Cervecita (mil gracias por las etis); los pamplonicas Iker y Eneko de Manneken Beer, con quien nos veremos de nuevo muy pronto; Susana y Maria de 2d2d; David del blog Homo Lupulus; la gente encantadora de Laugar Brewery (gracias Eneko por los regalitos!) y Manolo del Freiburg… con quien nos fuimos a probar la anhelada Naparbier Pilsner de barril, una verdadera gozada que ya quisiera tener más a mano para el día a día.


Ahora ya sin ningún orden seguimos probando, comprando y poniendo flechitas al listado de asistentes, aunque a un ritmo mucho menor. Bleder (gente muy pero que muy agradable y cervezas de las que también he reconocido en más de una ocasión que soy gran seguidor), Moon, L’Anjub, Les Clandestines, Ca L’Arenys (barbaridad de interesantes novedades las que presentaban…), Vella Caravana


Arriba Presen y Salvador Fortea (Bleder). Abajo la gente de Moon, muy ricas cervezas.


Sobre estas líneas los tiradores de Ca L'Arenys, con muchas y muy atrayentes novedades.

Y llegó la hora de pensar en partir con la desagradable sensación de no haber podido probar cervezas en más de la mitad de stands (había más de 40): Yria (aunque de estos toledanos dimos buena cuenta en Benissa), Cibeles, Domus, Aineto, Humala, Esterimarc, Font del Diable, Homo Sibaris, Gothia, CCM, Veer, Pirata, Almogàver, Cerberus, Maquis, Moska, Pingüí, Steve's, Birres Ribes, Dougall's y Edbeer. Creo y espero no dejarme a nadie.


Arriba las Almogàver, con unas etiquetas muy chulas. Abajo de visita por Barcelona, La Cervete... oh, no, disculpad! Un infiltrado entre los grifos de Agullons! 


Nos despedimos de Carlos de Agullons (una persona muy pero que muuuuuy grande, de verdad), en primera instancia, y seguidamente de los amigos de Napar del mismo modo que habíamos empezado, brindando con una (bueno, realmente alguna más) Janis Porter de barril.

El próximo día el post de conclusión y balance sobre el festival.

P.D. Finalmente la concreción y concisión se han quedado por el camino…

21 comentarios:

  1. Madre del amor hermoso! Que de birras! Que buena pinta tiene todo y sobre todo, que envidia! a ver cuando puedo ir a Mediona! Lo que mas envidia me ha dado son las Cotoya, la Zulogaarden de fresa y la Vinya Hop. Muy buen post, por cierto! Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Aniceto! Jejeje! La verdad es que Mediona es lo que es por algo, ;P. Una auténtica barbaridad en todos los sentidos, cantidad de productores, cervezones... A ver si podemos coincidir algún año por allí! Saludos!

      Eliminar
    2. Qeu envidia tio, como le sacaste el partido al tema. de las de aqui he probado gisberga, almogaver y poco mas( de las de foto)

      Saludos

      Eliminar
    3. Alberto, pues si te fijas en el listado que no probé no se si es sacarle mucho o poco provecho... Jejeje! Es coña, la verdad es que tuvimos la suerte de no terminar por los suelos y probar bastantes!! Saludos!

      Eliminar
  2. Ida y vuelta en el día? No me lo puedo creer... si sólo de leer lo que te habías metido entre pecho y espalda antes de comer ya voy ciego!!!! He visto por ahí unas chapitas locas!!! Canalla... del año que viene no pasa.. (siempre digo lo mismo)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si mestre!! El plan de hace 2 años de quedarnos allí esta vez no podía ser por un tema "canino", jeje! La cual, por cierto, tuvo un éxito entre los cerveceros brutal, jeje!

      En cuanto a lo de la cantidad de cervezas, no sé que pasa pero te pones y tampoco es tanto... ¿Y chapas?? ¿Qué chapas?? Jajaja! Cuenta con ellas!!! ;P

      A ver si el año que viene es la definitiva!!

      Salut!

      Eliminar
    2. Claro, ahora me vas a decir que las cervezas se las bebía el perro!!! O era él (o ella que ahora ya no recuerdo su sexo) quien conducía de vuelta, ja ja ja!!!!!

      Eliminar
    3. Shhhhttt!!! Lo lo digas muy fuerte que ese es el secreto de poder beber tal cantidad de cervezas... jajaja!

      p.d. La "Canis lupulus" es hembra...

      Eliminar
  3. Lo que me alucina es la cara de serenidad que tienes en la foto del brindis a tres. Hasta ahí he contado 21 cervezas º_º madre mía, vaya tela.

    Por cierto, enorme el nombre Marranada, jajaja xD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En su tierra le conocen como Pau Gebreselassie por su aguante...

      Eliminar
    2. Diego, jaja!!! Que va hombre, esa cara es todo photoshop, no te creas... XD. Lo de la Marranada, brutal, jajaja!! Ese nombre y las Holzbräu, de lo mejor!

      Joan... XD... Que tio!! Jajaja!!

      Eliminar
  4. Grandísima feria! Y muy buen post: si no te parece resumido espérate al mío de mañana :-). Un placer compartir momentos, birras, charlas y demás contigo una vez más. Espero que coincidamos en breve de nuevo. Una abraçada!

    PD: leer lo que hacías mientras yo estaba en otros sitios es interesante, pero da envidia por las cosas que me he perdido, jeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joan, jaja! Si... a ver quien de los dos le da más al palique, eh? ;). Igualmente mestre, un placer compartir día contigo, birras y charlas. Como tambien le dije a Jordi, espero que no se demore hasta el año que viene... Una abraçada!!

      Eliminar
  5. Excelente post que no hace más que darnos envidia a todos los que no hemos podido acudir. Viendo las cervezas que había presentes, es de sobra merecida la fama que ha adquirido la feria. Me alegra comprobar que algunos productores artesanales se están empezando a atrever con las lager, con un resultado bastante satisfactorio como el caso de Cotoya con su alt en barril, y de Marina con su colaboración con Domus en la Pacific Lager, o de Naparbier con su célebre pilsen, que lamentablemente al parecer no viaja demasiado bien, y no pudo estar en la feria de Madrid. Por otro lado he visto que los productores se están esmerando más con el etiquetado. Espectacular por cierto al respecto, la de Popaire, en relieve. Y también los nombres de alguna de las cervezas como Marranada o Cojo Mantekas... jajaja! o Ale-gron, esta con un punto de humor más sutil. Desde luego, que al margen de como sean las cervezas, su nombre no se olvida fácilmente. Genial! A la espera me quedo del segundo post dedicado a Mediona. Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que envidia lo que os tendría que animar este post es a veniros otro año, jejeje! Cuando el año pasado no pude ir no te imaginas la rabia que me dió...

      La Pilsen de Napar no sabía que viajaba mal como para no estar en Madrid... Y lo del etiquetado es increíble, la verdad. Los coleccionistas nos estamos frotando las manos (o comiéndonos las uñas por si no las conseguimos... jejeje!) Los nombres de los cracks de Holzbräu son todos muy divertidos!

      Saludos!

      Eliminar
  6. (TEDASCUENYOYO) ME ALEGRO DE QUE LO HAYAS DISFRUTADO TANTO PAU, QUE ENVIDIAAAAAAAA!!!!!XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jorge, la verdad es que lo pasamos estupendamente. Me imagino tu cara frente a tanta etiqueta (que por cierto algo te he pillado, jeje) y te transformas... XD

      Eliminar
  7. Magnifico post. Como comenté en el post de Joan yo no tuve mucho tiempo para probar todas las birras que hubiera querido, eso sí, me encantó la porter de Naparbier!! Creo que fue la mejor que probé.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javi. Una pena no haber coincidido y haber compartido una birra, pero ya habrá más ocasiones, jeje! La Janis de Naparbier muy, muy rica, si señor! :)

      Un saludo!

      Eliminar
  8. Brutal el Post, me he quedado O_O, joeeer vaya CATÓN :P A mi personalmente me gustó mucho la Imperial IPA de Papaya que presentó Humala. La verdad es que había mucho nivel y estuvo genial. Larga vida al Festival de Mediona :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias hombre! Me alegro que te guste el post, jeje! Mucho, mucho nivel este año, bien cierto! Larga vida a Mediona y a su mentor!! :P

      Eliminar