14 jun. 2012

VII Mostra de Mediona (II): Conclusiones.


Tras el post anterior en el que os explicamos parte de nuestro enorme disfrute durante toda la jornada de Mediona, es hora de poner las notas finales. Lógicamente, y con siete ediciones a sus espaldas, hay muchos detalles que se han ido puliendo poco a poco en esta cita imperdible de nuestro calendario cervecero que es la Mostra de Mediona. Mucho trabajo sumado a una gran humildad y autoexigencia hacen que hablemos de un festival incomparable pero aún así hay varios puntos que quisiera compartir tanto con aquellos que fuisteis como también con los que por una u otra razón no pudisteis asistir.

Positivo.

- Bárbara oferta de productores y cervezas. Creo que a bote pronto a nadie se le escapa que uno de los puntos más fuertes de Mediona fue poder encontrar más de 40 productores con muchas, muuuuchas cervezas (la mayoría de ellos traían 5 o 6 cervezas distintas). Es de destacar que a parte de la amplia, y por otra parte lógica, representación de cerveceros locales de Catalunya (31), hubiera también un número suficiente del resto de la península (10), e incluso la gente de Birra Stavio, venidos desde Italia.

- Ambiente. Mediona tiene ese je ne sais quoi que enamora desde que estás acercándote a pocos kilómetros de Sant Joan de Mediona. Puedes ir a otros festivales donde quizás tendrán un mayor número de cervezas (bueno esto no es muy común…), más actividades paralelas, estará mejor situado o comunicado, pero Mediona es Mediona. Cruzarte con decenas de personas y que salvo alguna triste excepción obtengas un trato formidable, en algunos casos familiar, que puedas compartir cervezas y momentos con tanta gente interesante… Y si ese ambiente es el que es no tengo ninguna duda que es gracias a Carlos y Montse, gente extraordinaria, puro corazón.

- Comida. Salvando el intenso y penetrante aroma a embutido asado que hacía difícil disfrutar plenamente de algunas cervezas durante parte del día, tengo que reconocer que la organización se salió en este sentido, con una variedad asombrosa y en algunos casos ofreciendo comida de enorme calidad (quien tuviera el stand de carne de Montse cerca de su casa…). Por poner un pero chiquitín, se formaron colas inmensas por la noche, a pesar de la gran oferta de stands.

- Parking. Mediona es una población muy pequeña que no puede albergar el creciente público que año tras año se acerca hasta la Mostra. En este sentido es de agradecer que hubiera un parking enorme y muy bien señalizado a las afueras ya que hace dos años las pasamos canutas buscando sitio para aparcar.

- Llegada y alojamiento. Cierto es que en los alrededores no existe una oferta muy variada que digamos para quedarse a dormir, y que Mediona está situada relativamente lejos de muchas ciudades bien comunicadas a las que pudiera llegar mucha gente en tren o incluso avión. Creo que este era uno de los puntos más flojos de la Mostra, pero como bien habéis leído, hablo en pretérito ya que en esta última edición se subsanó en parte contratando un servicio de taxis que la gente podía tomar a un precio bastante ajustado (5€ para la ida o vuelta y 10€ para el recorrido completo) desde Vilafranca del Penedès y se habilitó una zona de acampada en la misma población.

- Breweriana. No creo que a nadie se le pase por alto que el coleccionismo es un punto muy a tener en cuenta cuando hablamos de cerveza. Seremos unos pesados, y siempre hay quienes por desgracia cruzan el límite del gorroneo, pero no se nos puede obviar. En este sentido, además de los vasos y posavasos personalizados del festival, así como el 2º encuentro de intercambio, tengo que decir que los productores se portaron sobradamente bien, al menos en mi caso y me consta que también fue así con más gente, cosa que es muy de agradecer ya que hace no demasiado tiempo el trato por parte de algunos (pocos) hacia el coleccionista era radicalmente opuesto.

- Punto de agua. No era ninguna virguería de la técnica, pero en ningún momento del día vi que se formaran colas en esa esquina de la plaza donde se encontraba el punto de agua. Tres simples grifos desembocando en un medio tubo metálico fue una solución más que suficiente.

- Aspectos accesorios. La verdad es que si voy a Mediona es única y exclusivamente por disfrutar de la cerveza y de la gente que ésta atrae pero creo que es justo reconocer que aquellos que no estén tan enfermos como un servidor por la cerveza disfrutarían de los conciertos y las numerosísimas paraditas de productos de artesanía que por allí había.

Puntos que mejoraría.

- Duración de la Mostra. Sin duda si de mi dependiera este punto sería uno de los que cambiaría para una próxima edición. Personalmente un día se me hizo cortísimo, para probar cervezas, conocer nuevos productores, saludar y charlar con la gente ya conocida… Una carrera contrarreloj en la que cada segundo pasado no tenía solución y en la que cualquier tipo de planning preestablecido se fue al garete desde el mismo momento que pisamos la plaza de esta pequeña población de l’Alt Penedès. Otros festivales han demostrado que es posible alargar un festival hasta 2 o 3 días y, de hecho, uno de los puntos que pudieran impedirlo, la escasa oferta de alojamiento, se solucionó en parte con la zona de acampada mencionada más arriba, por lo que igual el domingo ni que fuera hasta mediodía creo que si se podría haber abierto.

- Guía o folleto informativo. Hasta cierto punto me puedo imaginar la tarea titánica que podría ser el tener disponible para el público un folleto informativo o algún tipo de guía con los nombres y una pequeña descripción de las decenas de cervezas que trajeron los 40 y pico productores, pero tengo que reconocer que tras mal acostumbrarme viendo otras ferias como el Fes-t’hi o el BBF, creo que sería un punto a tener en cuenta para planificarse y elegir entre tan vasta oferta.

- Algunas ausencias. Seguro que más de uno se echa las manos a la cabeza si digo que a pesar de tener más de 40 stands de productores eché en falta la presencia de alguno, pero es así. Más allá de la nostalgia o el costumbrismo reconozco que me cuesta imaginar Mediona sin alguna gente, Bevirra por ejemplo. Puedo llegar a entender las razones pero aún así no deja de ser un punto que me llamó la atención.


Y esto es todo por este año. Esperamos ya con muchísimas ganas que llegue la 8ª edición ya que seguro volverá a ser un éxito. Muchas gracias a todos con los que compartimos algún momento y mil millones de gracias a todos aquellos que hicisteis posible que Mediona sea única.

9 comentarios:

  1. A ver si a la octava va la vencida!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego es un buen número!! A ver si es verdad, mestre!

      Eliminar
  2. Pau! Muchas coincidencias en nuestras conclusiones :-). Me ha gustado lo del je ne sais quoi; describe en cuatro palabras lo que yo he querido transmitir en varios párrafos, jaja.

    Respecto de la duración, creo que es realmente algo a considerar dada la magnitud de la Mostra de este año. Aunque en el caso de un sitio como Mediona no se si puede ser complicado alargarlo tanto, y más si quieres mantener el nivel de facilidades de este año (acampada, taxis, limpieza del sitio durante un finde...).

    Como cada año se superan, igual el año que viene podemos gozar de una Mostra AutoDestructiva de 2 o 3 días :-P. Salut i una abraçada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no es que yo me haya quedado precisamente corto de párrafos, como ves... jajaja!

      Cierto es que lo de alargar Mediona podría ser muy complicado en muchos aspectos, de hecho estoy seguro que Carlos y compañía se lo deben haber planteado y descartado por no pocas razones pero me encantaría que pudiese tenerse en cuenta... Me ha molado eso de la Mostra Autodestructiva, jajaja!! Una abraçada!!

      Eliminar
  3. Muy de acuerdo con todo. Yo concretamente eché de menos a los cervezeros de FORT, la motueka me dejó enamorado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, pues tienes toda la razón, y es que además hace un tiempo que le voy detrás a las Fort. Saludos!

      Eliminar
  4. hola a todos
    Os esperamos en La Fira del Poblenou el próximo 21 de julio. Fort seguramente estarán presentes.

    ResponderEliminar
  5. Como un amigo mío que decía "tiene un no sé qué, que qué se yo... que yo qué sé". Hay cosas en la vida que sin saber un por qué concreto, o porque tiene muchos al mismo tiempo y no sabemos cuál destacar, nos emocionan o nos atraen de forma especial. Y por lo que veo es lo que te sucede con esta feria, que comienza a tener ya un cierto aire místico, según oigo hablar de ella. Por lo que comentas, un auténtico éxito un año más, y la pena es que no pudiera durar más tiempo. Suerte tuvisteis lo que pudisteis ir. Habrá que esperar hasta el año que viene a ver si me puedo dejar caer por allí. Me encantaría. Salu2!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAB, esa frase de tu amigo expresa perfectamente lo que siento con Mediona, jeje! Hace 2 años me enamoré de ese "yo que sé qué" y aún perdura... A ver si de verdad nos podemos juntar y compartir una cerveza por allí el año que viene!

      Saludos!

      Eliminar