29 ago. 2011

Una cervecita por el pirineo oscense.

Después de una semanita desconectados de pantallas y teclados volvemos con las pilas cargadas al máximo. Disfrutar muchísimo de la naturaleza, comer mucho y muy bien y en general mucho, muchísimo caminar, fue la tónica dominante.


En cuanto a cerveza, no esperábamos que esta escapada fuera excesivamente fructífera, pero aún así nuestra querida espumosa tuvo sus momentos de protagonismo. No teníamos muchas esperanzas de descubrir nada pero esto tampoco nos preocupaba en exceso ya que ni mucho menos era la razón del viaje. Una escueta (y bastante vaga…) búsqueda previa por la red de los posibles locales cerveceros dio como resultado que nos plantáramos por allí sin tener la menor idea de si existía algún sitio con más de 2 o 3 cervezas distintas en botella o barril.

En pleno centro de Aínsa, un pequeño y turístico pueblo cercano al lugar donde nos alojábamos, nos encontramos con dos locales. El primero, L’Abrevadero, en la parte de arriba de la calle Mayor, era una especie de pub con una carta no muy extensa de cerveza pero que nos cayó como agua de mayo porque como decía anteriormente, no esperábamos descubrir nada al respecto. En botella, las tres Chimay, Orval, Duvel, Delirium, Hoegaarden, Leffe, entre otras, y las zaragozanas Ambar Export y 1900. De barril, Paulaner, Murphy’s y Guiness. Si, nada que no haya en muchísimas ciudades esparcidas por la extensa piel de toro, pero teniendo en cuenta el maravilloso paraje en que nos hallábamos, el hallazgo fue más que satisfactorio.


Muy cerca del anterior, y situado en una esquina de la espectacular plaza Mayor nos topamos con el Bar El Musical, un local en el que por desgracia no pudimos entrar por cuestiones de horarios y en el cual se celebró un evento con cerveza importada el sábado 27 de agosto. Desconozco cuales serían estas cervezas pero al igual que con el anterior caso, no esperando hallar nada cervecero, cualquier cosa iba a ser muy bien recibida.

Fuera de esto no pudimos encontrar muchas cosas a parte de Ambar y San Miguel de barril por los diferentes bares de la comarca. Pero el día después de una verdadera locura en forma de ascensión al lago Marboré en unas condiciones atmosféricas más bien comprometidas, hicimos una mini-escapada a nuestra vecina Francia en la que tropezamos con un nutrido y variado mercado en St. Lary-Soulan, un pueblo cercano a la frontera hispano-francesa. En éste, entre otras cosas, vimos cientos de maravillosos quesos (lo de cientos, literalmente), la mayoría de leche cruda, y sabiendo lo que nos chiflan los quesos pues os podéis imaginar el festín… Además, entre puestos de verduras, miel, carnes y demás viandas, vimos 3 botellas que cautivaron nuestra atención rápidamente. Se trataba de tres ejemplares de La Bierataise, una fábrica que desconocíamos pero que al igual que con los 2 anteriores locales, nos dieron una más que agradable sorpresa. Una brune de fermentación alta, una curiosa blanche aromatizada con licor de violeta y una ambrée elaborada con higos secos fueron la captura del día, junto con una sorprendentemente barata (2,65€ la botella de 75cl.) Jenlain Ambrée de una pequeña tienda del centro.


Así que al final, sin esperar nada de nada, el tema cervecero por las agrestes tierras del pirineo oscense no fue del todo infructuoso, sino más bien todo lo contrario.

Aquí abajo os dejo una foto con parte de la captura etílico-gastronómica (algunas cosillas nos la zampamos allí mismo…). Unos pocos quesos de Huesca y de Francia (uno de los cuales afinado con cerveza de abadía), las cervecitas mencionadas arriba y un paté casero.

11 comentarios:

  1. Excelente la primera foto!!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Solo comentar que el bar que comentas de Aínsa tiene una carta de gintonics espectacular, tanto que casi no me di cuenta ni de que tenía una nevera con cervezas, y es que... no solo de cerveza vive el hombre!!!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Menuda envidia esos quesos. Ya contarás qué tal estas tres cervezas francesas. Cuando estuve en Toulouse también quedé sorprendido con el bajísimo precio de la Jenlain de 75. No es nada del otro mundo, pero se deja beber.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Eduardo, gracias. Y la verdad que en vivo es muchísimo mejor el entorno!

    Iker, buen apunte! No lo había comentado pero es totalmente cierto, tenía una barbaridad de ginebras, especias y tónicas para los gintonics y no eran pocos los que se pidieron más de uno. Nosotros no estábamos para mucho alcohol que sino... Me han entrado unas ganas recordándolo!

    Sir Asf, y no fue la única cerveza barata por tierras francesas, porque pillamos algunos packs de 6 cervezas por 2-3€ que para salir del paso no estaban nada mal. Y sí, ya comentaré que tal las Bierataise cuando las pruebe.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  6. Al final no estuvo mal la escapada eh!!! Menudos quesos!!! Benvinguts!!! Yo sigo en mi exilio, pero he hecho un descubrimiento muuuuyyyy interesante!!!

    ResponderEliminar
  7. Txema, como que en tu exilio? En el pueblo será, no? Y vete contando eso taaaaaann interesaaaante!!!

    ResponderEliminar
  8. En Aínsa yo estuve en un sitio que se comía fenomenal, no recuerdo el nombre pero lo tengo en el blog, ¡qué selección de patés de caza!

    Por cierto, voy para la terra la semana que viene, ojalá que podamos vernos las caras, que no estamos tan lejos!

    ResponderEliminar
  9. Txolo, pues le he echado un vistazo al blog (los posts esos "On the road again) pero no veo por ningun sitio el local de Aínsa. Me ha hecho mucha gracia lo del túnel dirección Bielsa-Francia, porque literalmente es una catacumba como cuentas, jeje!

    Sobre quedar, pues cuando quieras hasta el miércoles de la semana que viene, que entonces nos volvemos a pirar para Flandes!! A ver si podemos juntarnos de una vez!!

    ResponderEliminar
  10. Es que está en el de comidas, no en el otro! Tengo múltiple personalidad de blogs. En el de arrozygallomuerto http://arrozygallomuerto.wordpress.com/2011/07/10/comidas-vacacionales-aragon/ L'Alfil se llamaba el antro, tremendo! Sabiendo que os vais el miércoles, intentaremos entonces el martes, a ver si es posible!

    ResponderEliminar
  11. Txolo, ahora al releerte me he acordado que te puse incluso un comentario en esa entrada de tan buena pinta que tenían los patés. Qué pena no haberme acordado, pero bueno, ahora desde luego si queda apuntado el sitio para una futura escapada por el norte. Que hay mucho que ver por esas tierras!!!

    Sobre quedar, a ver si es verdad lo del martes!!! ¿Os venís para Valencia o para la Marina Alta? Bueno, si quieres hablamos por mejor por mail.

    ResponderEliminar