12 ene. 2012

Entrevista a Sven (The Drunk Monk).

Hace ya algunos meses que tenía algo descuidada la sección de las Entrevistas, pero tras nuestro paso por el The Drunk Monk de Mataró en diciembre y disfrutar de una tarde interesantísima con Sven se me ocurrió la idea de compartir con vosotros algunas preguntas sobre la genial persona que consigue que esta cervecería vaya más allá de ser un magnífico local al que ir a tomar cerveza. Espero os guste.

- ¿Cómo era el Sven antes del The Drunk Monk y cómo nace la idea de montar una cervecería?
Estudié Dirección Hotelera y trabajé como responsable de sala y maître en restaurantes de hoteles como Gran Hotel Havana y Rey Juan Carlos I de Barcelona. Con el paso de los años y habiendo adquirido una gran experiencia, decidí que ya era hora de volar solo, decidí cambiar de rumbo y montar un bar, ya no me interesaba la restauración, quería empezar de cero con un proyecto nuevo. La verdad que el Drunk Monk actual no tiene nada que ver con la primera época del bar, entonces no había tanto acceso a las cervezas que conocemos hoy en día, y como no tengo socios todo se ha hecho pasito a pasito, sin prisa, pero con las ideas claras: dar y ofrecer productos y servicio de calidad.

- ¿Y por qué Mataró?
Mataró es una localidad costera cerca de Barcelona, dejando de lado que está más cerca de mi domicilio, que nos ofrece una tranquilidad y un enclave mucho más agradable que una urbe como Barcelona. También hay que tener en cuenta que hace 11 años no eran lo mismo los precios por un local en Mataró que en Barcelona.

- ¿Cómo fueron los inicios de la cervecería?
Al principio muy lento, estábamos en una ciudad nueva, no nos conocía nadie, tampoco nuestra oferta era nada del otro mundo, pero poco a poco fuimos creciendo y centrándonos más en la cultura cervecera, también obtuvimos más contactos con amigos belgas que nos hacían llegar sus cervezas y así poder ofrecer una gama distinta de las que había en las grandes empresas de distribución nacionales.

- ¿Y desde entonces podrías contarnos un poco por encima la evolución que ha ido teniendo la cervecería a lo largo de sus más de 10 años de existencia?
El cambio ha sido brutal, empezamos con la Stella Artois de barril, y con la gama de Grimbergen también de barril, ¡ah! Y no nos olvidemos de Beamish. Esto duró un par de años, hasta que decidimos poner una columna de seis grifos, y tener dos cervezas fijas y cuatro itinerantes. Las neveras… bueno, empezamos con una y ¡ahora tenemos cuatro grandes y cuatro de medio cuerpo! Aún tengo guardadas cartas de cerveza de hace unos años y realmente la evolución ha sido espectacular, empezamos con unas cien belgas y actualmente tenemos 380 con referencias de Bélgica, EEUU, Escocia, Inglaterra, Dinamarca, Noruega, Suecia, Alemania, Holanda, Francia y Japón. Sólo cervezas de fábricas artesanales, no de industriales. Los gustos de los clientes han cambiado, pero es normal este cambio, nuestro paladar evoluciona constantemente y nos obliga un poco a querer descubrir nuevos sabores, así al principio había una preferencia por cervezas ligeramente dulces y ahora predominan las de mayor contenido de lúpulo.

- Hace poco nos enterábamos de liderabais eventualmente el listado de bares en Ratebeer ¿Como recibisteis la noticia?
Saltando de alegría, no te voy a engañar, ese día bebimos un poquito más de la cuenta. Realmente nos sorprendió esta noticia, pero creo que todos los que estamos en la lista de Ratebeer, y es igual si eres el primero o el último, luchamos por lo mismo: nuestra pasión por la cerveza. Y, desde mi punto de vista, no hay mejor ni peor bar, sino cada uno pone su granito de arena para que el mundo se dé cuenta de que la cerveza es algo más que una bebida saciante.

- En ese sentido no es nada extraordinario encontrar entre tus mesas algún cliente extranjero que te visite expresamente. ¿Te acuerdas de la primera vez que alguien de ese perfil visitó tu local?
Sí el primero fue un belga que vino expresamente a pasar unos días en Mataró para visitar nuestro local, el siguiente fue un chico inglés de Jersey, y les han seguido varios de Estados Unidos, Grecia, Italia, Francia,… Al principio nos sorprendíamos y nos preguntábamos porqué hacían tantos Km. para visitar nuestro local, pero por otro lado nos llenaba de orgullo.

- Y por contra, conozco bastante gente cervecera de Barcelona y alrededores que me comentan que hace mucho tiempo que no visitan tu cervecería o incluso que aún no lo han hecho nunca. ¿Cómo lo ves y a qué crees que es debido?
No somos un destino imprescindible, hay muchos locales en la provincia de Barcelona que son buenos, también deben de influir los controles de alcoholemia… también creo que hay gente que la distancia para ellos es una gran barrera (aunque hay otros que hacen 400 Km. para venir a visitarnos…). Supongo que a veces cuesta encontrar el momento o la compañía de hacer una viaje hasta nuestro bar. ¡¡Aunque espero que nos visten al menos una vez!!

- Cambiando un poco de tercio, parece que actualmente algunos países europeos con mucha tradición cervecera como Alemania y Rep. Checa no sigan el ritmo trepidante de novedades y evolución de otros como Italia, Dinamarca, Noruega e incluso Reino Unido, un país clásico y que según algunos es poco permeable a cambios pero nuevas fábricas excelentes demuestran lo contrario continuamente. ¿Como ves tú a los nuevos elaboradores belgas y cómo se reciben sus novedades entre la gente de Bélgica?
Sí, hay una revolución de cervezas de fábricas nuevas que están llenando el mercado con genialidades que obligan a los cerveceros tradicionales a no dormirse en los laureles. Bélgica mismo tiene una revolución sin ruido de nuevos fabricantes que no quieren inventar nada nuevo pero rediseñan los estilos ya existentes, es decir dar un toque más actual a una cerveza de larga tradición, reinventar una Triple, Quadruple o sencillamente sin incluirla dentro de una categoría. Dar un poco de aire fresco a un país de cultura cervecera muy tradicional, sí. Sus exportaciones son espectaculares (sobretodo con el mercado de EEUU) pero eso no quiere decir que el mercado dé un vuelco hacia otro lado. Incluso ahora creo que hay una sobresaturación de Triple, Dubbel y Blond en el mercado belga y se agradece cuando descubrimos algo totalmente distinto. Por otro lado hay un estilo de cervezas que casi desapareció en los años 90 y que ahora tiene un resurgir enorme (y por suerte para nosotros) que es el de las cervezas de fermentación espontánea, incluso con nuevos productores últimamente.

- Relacionado con esto, ¿cómo consigues conjugar en tu local la cerveza belga más clásica, las nuevas elaboraciones más innovadoras y toda esa generación de cervezas extremas, rarezas y/o “experimentos”?
Si no te gusta un estilo, o desconoces su origen, si no estás convencido, ¿cómo puedes venderlo? Creo que lo más importante es empezar por ti mismo y si hay algo que no te gusta no lo compres, porque al final esa cerveza se va a arrinconar en tu estantería y pasará por tu local sin gloria.

- ¿Podrías decirme un par de cervezas belgas con las que intentarías seducir a un cliente un tanto reticente a ellas?
Soy un gran aficionado de cervezas lámbicas, por lo que siempre intento introducir este tipo de cerveza, aunque sé que no es fácil. Creo no equivocarme si digo que descubrir por primera vez una Orval es una experiencia única, aunque cualquier cerveza trapense merece ser una referencia. En general las cervezas belgas tienen fama de ser un poco dulces, y sí, hay algunas que realmente lo son, aunque actualmente tienden a la baja y suben cervezas más secas, especiadas, con matices que realmente pueden hacer cambiar de opinión a cualquier bebedor de cerveza reticente a las belgas.

- ¿Cómo ves el panorama cervecero de aquí?
El panorama cervecero ha crecido muchísimo en los tres últimos años, sobretodo el sector de cervezas artesanas se ha disparado mucho. También el Homebrewing ha crecido, son muchos los que nos traen cervezas propias para probar. De los cerveceros artesanos hemos descubierto realmente algunos que nos sorprenden con sus cervezas, otros están empezando y hay que darles tiempo. Pero lo que sí que es realmente destacable es que ya no hay conformismo, es decir, hay ganas de fabricar y crear, ganas de participar en esta expansión de la cultura cervecera. Si destacamos que en Italia hay alrededor de 400 fábricas, también en Francia y en Suiza hay unas 300, ¿por qué no aquí? Aún queda mucho por hacer pero vamos por el buen camino.

- ¿Crees que se trata de una moda o fiebre pasajera o por el contrario ves algo esperanzador que te haga pensar que estamos ante algo a más largo plazo?
No creo que sea una moda, aunque muchos de los que empiezan se quedan a medio camino. Pero difícilmente se va a poder parar este tren, todos juntos hemos empezado a hacer nuestra propia revolución: la de destacar la cerveza como una bebida de categoría, de degustación, ya nada volverá a ser lo mismo. Nos hemos vuelto más exigentes, ya no nos conformamos con una caña, queremos cerveza hecha con pasión, artesana. Lo único que nos falta es que los grandes restaurantes de nuestra geografía, que tiene verdaderas enciclopedias de vinos e incluso cartas de agua, decidan incluir una carta de cervezas que no sean las mismas que conseguimos en el super de nuestro barrio, hacerles ver que la cerveza es un producto muy digno de la alta gastronomía.

- Siendo belga y conociendo a tanta gente del sector, ¿nunca te picó el gusanillo de la elaboración de cerveza?
¡Zapatero a tus zapatos! Me encanta la cerveza, beberla y venderla, pero no me siento con suficiente paciencia para elaborar una cerveza propia, para eso tengo un montón de amigos fabricantes que me deleitan con sus creaciones.

- Y volviendo con tu local, ¿podrías desvelarnos alguna novedad que podamos disfrutar próximamente en The Drunk Monk?
Una de nuestras prioridades es la renovación de toda nuestra instalación de cervezas de barril, que la estamos modernizando y… ¡pasaremos de 7 a 15 cervezas de barril! Por otra parte seguiremos buscando y trayendo verdaderas joyas que sorprenderán a más de uno.

- Y, para terminar, una petición personal, ¿no te has planteado la idea de montar una especie de club o como quieras llamarlo para cerveceros o coleccionistas y que así la gente que vive lejos pueda comprar algunas de esas cervezas que vas consiguiendo y que solamente los más afortunados que viven cerca del Drunk Monk las pueden disfrutar?
Ja, ja, sí, ya sé por qué me lo dices…..pero soy un poco egoísta, creo que realmente hay cervezas que son para disfrutar en nuestro local. Al Drunk Monk llegan en plena garantía de que han viajado bien, pero ninguna empresa de correo o transporte se hace cargo de esto, entonces si una cerveza que, a parte de su valor económico, tiene un gran valor gustativo, se pierde, se rompe, o… ¿vale la pena? Prefiero no jugármela y que se la tomen en nuestro local. A parte de que soy el primer interesado a conocer a gente como tú, que tanto hacen por la difusión de la cultura cervecera, y que en 5 minutos es como si nos conociéramos de toda la vida. Eso… no tiene precio.


Sven, compartir un solo segundo contigo, con la pasión que demuestras por la cerveza, las infinitas ganas de mejorar y reinventarte continuamente, de aportar tu infinito granito de arena y todo ello con una humildad y una cercanía asombrosa pese a estar bien arriba, todo eso si que no tiene precio. Un placer y nos vemos de nuevo muy pronto.

12 comentarios:

  1. Interesante entrevista y sabias reflexiones de un tipo, Sven, realmente encantador por lo poco que pude tratar con él y a quien no se le han subido los humos a la cabeza. Otro, hubiera ampliado el local, montado franquicias, etc etc... pero nada él sigue allí, en Mataró, a su ritmo.... Fantástica decisión!! Lástima que nos quede tan lejos!!!

    ResponderEliminar
  2. Buena entrevista, tengo The Drunk Monk en el punto de mira desde hace un tiempo y esto no hace sino alimentar mis ganas de visitarlo. A ver si cumplo :)

    ResponderEliminar
  3. Txema, pues sí, tu lo dices, una auténtica pena que nos quede tan lejos...

    Hugo, pues si aún no conoces el local, ya tienes un buen propósito para 2012, jeje!

    Saludos a ambos!

    ResponderEliminar
  4. " Lo único que nos falta es que los grandes restaurantes de nuestra geografía, que tiene verdaderas enciclopedias de vinos e incluso cartas de agua, decidan incluir una carta de cervezas"

    Eso debería ser una máxima no sólo para restaurantes sino que cualquier local que desee vender cerveza de buena forma. Excelente entrevista, muy entretenida.

    ResponderEliminar
  5. Mean Man, pues si, así es, pero por desgracia al menos aquí hay muchos restaurantes con cartas realmente trabajadas con vino y la cerveza como mucho se reserva para 2 o 3 y muchas veces de macrocerveceras, una pena vamos.

    Me alegro que te haya gustado la entrevista.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. (TEDASCUENYOYO) YA TOCABA ENTREVISTITA. Y MUY INTERESANTE POR CIERTO, FELICITACIONES PAU!!
    PD- MUY BIEN LA PREGUNTA DEL CLUB, SI SEÑOR, JAJAJA

    ResponderEliminar
  7. Hombre, pues si ves que la sección está un poco parada la próxima te la hago a tí jajaja! ;P.

    Me alegro que te guste la entrevista. La charla in vivo, rodeado de mucha y buena cerveza, fue también memorable!

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  8. Yo creo que con el tiempo la cerveza irá cada vez entrando con más fuerza en la gastronomía, de modo que los restaurantes comiencen a disponer de cartas de cervezas más elaboradas, con más referencias. Ahora estamos empezando aquí y todavía queda mucho por hacer, pero ya me he encontrado con algún restaurante donde se ofrece una carta de cervezas atractiva. Buena e interesante entrevista. Lástima que un local como el Drunk Monk, me pille tan lejos. Tendré que esperar a una próxima visita a Barcelona, o que abran una sucursal en Madrid, que por otra parte no sería ninguna mala idea ;)
    Salu2!

    ResponderEliminar
  9. JAB,

    Pues si, eso sería lo deseable. Ya no es nada raro ver como aparecen cada vez más cervezas en cartas de restaurantes pero en ocasiones nos quedamos con las 2 o 3 típicas "Reserva" o gama alta de las macros españolas.

    Lo de la sucursal en Madrid del Drunk Monk, ponte a la cola, que antes quiero yo uno en Valencia, ni que tenga que firmar un contrato para beberme yo todas las neveras, jaja!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Pau entrevista Good!!
    Ever has a desire to improve more.

    Saludos, Víctor.

    ResponderEliminar
  11. Gracias, chicos, me alegro que os guste.

    Víctor, ya vas haciendo tus pinitos con el inglés?? Jeje!

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar