19 ene. 2012

Excentricidades con metafísica…

Para empezar la recientemente creada sección de las Reflexiones de un Hophead tengo pensado un tema que podría parecer un contrasentido viniendo de alguien que se jacta de ser un “adicto” al lúpulo y, en menor medida, a las cervezas llamémoslas especiales, rarezas o directamente frikadas. Pero hace un tiempo que vengo notando cómo lo que antes eran simples excentricidades aisladas de cuatro cerveceros con unas pocas ganas de protagonismo, ahora se ha convertido en algo más frecuente.

Muchos recordareis aquella batalla etílica que en ocasiones pareció tener tintes más históricos que lo que se esperaría de una simple disputa entre dos cerveceras. A un lado del ring, una escocesa y sus animales disecados como envoltorio, al otro, una bávara con un nombre casi imposible de pronunciar. El premio, ver quien iba más allá con el grado de alcohol. Lo mejor es que tras tanto alboroto vino una holandesa de la que casi nadie habló y sin levantar tanta polvareda se quedó (y así sigue a falta de algún nuevo iluminado) con el premio. Pero en el fondo todos sabíamos que el afán comercial y el aparecer en todos los corrillos cerveceros era realmente el premio deseado.

Al mismo tiempo que esta contienda tenía lugar, otros empezaban a apuntar con elaboraciones cuyo mayor estandarte era el tener la mano más larga con el lúpulo. Ya sabéis, la batalla por los IBUs… Y es que la barrera que no hace demasiado tiempo suponía el 100 en esa escala, en la actualidad la sobrepasa hasta el cervecero más “micro”, “nano” o “pico” que se precie. Lo mejor y más sorprendente, que existe un umbral reconocido de percepción sensorial a partir del cual, por mucho que lo rebasemos, no llegamos a percibir diferencias, sea cual sea el numerito de IBUs. Pero por lo visto eso no importa.

Además, y siguiendo con los IBUs, por si no fuera suficiente, ese número mágico que genera tanta atracción nos informa tan poco del amargor de una cerveza como lo pueda hacer su color, su turbidez, o la tipografía de su chapa o etiqueta. O sea, nada de nada. Y es que de sobras es conocido que los compañeros de olla de mi querida florecilla verde son tan importantes o más para aportar amargor que el hecho de que tenga 150, 500 o 32.46 IBUs.

Pero aún así la batallita sigue en pie y continua dando que hablar (y de comer) a muchos, supongo que a la espera de que alguien lance la cerveza con más “X” (tampoco se trata de dar ideas…) para que salga un segundo avispado con ganas de ir más allá que el primero y así tener un nuevo escenario de contienda dispuesto, abandonando la batalla de los alfa-ácidos sin pena ni gloria.

En definitiva, y por empezar a concretar, la cuestión por la que me decido a escribir este post y que realmente me llama más la atención no es si los IBUs acaparan más de lo que deberían como en otro tiempo lo hiciera el alcohol. Y es que en realidad todo esto no deja de ser la punta de un iceberg cada día más grueso en el que las rarezas, los números y en general la fachada toman más protagonismo que la cerveza en sí. ¿Os suena de algo una serie hecha con 7 barricas distintas (probablemente a día de hoy sean más)? ¿Y que tal la costumbre cada vez más extendida de las colaboraciones entre cerveceras cuanto más conocidas y extremas mejor (que últimamente tiende más hacia el ménage á trois que al ya clásico dueto entre cerveceras)? No se si me explico. Las singularidades, excentricidades, tiradas limitadas, cervezas caras, “experimentos”, y demás adjetivos que podrían agrupar a todo este tipo de elaboraciones siempre han existido, y en el fondo esto no es lo que me molesta ya que algunas veces hablamos de cervezas cojonudas. Lo que en realidad me cansa es que todo esto se convierta en una moda, en algo que se nos venda como la norma y no precisamente como lo que es, algo fuera de lo común.

Desde hace más o menos 2 años, coincidiendo con el último estirón que la cerveza ha dado (y lo sigue haciendo) por la península, veo estanterías de tiendas y cervecerías cada vez más repletas de este tipo de elaboraciones, en claro perjuicio de otras cervezas sobre el papel con un corte más humilde (por precio y/o publicidad, que no por calidad). Y al final, con tanta competencia haciendo malabarismos, parece que una cerveza no pueda destacar si no lleva asociada alguna peculiaridad.

Y siempre que pienso en esto nunca termino de ver quien es el responsable, si los propios clientes que pedimos variedad, los dueños de las tiendas y las cervecerías por querer desmarcarse trayendo elaboraciones distintas, las propias cerveceras que elaboran productos cada vez más pensando en el envoltorio (entiéndase envoltorio como todo lo que no sea el líquido en sí) o todo ello junto. Supongo que esto sería otro dilema metafísico similar a aquel de si fue primero la gallina o el huevo. Así que para no darle más vueltas al tema, creo voy a dejar aquí este primer post de reflexión en voz alta.

¿Cómo lo veis vosotros?

37 comentarios:

  1. Buen post para empezar la esperada sección, Pau :-).

    Mi opinión, y creo que lo leí hace no mucho en alguna parte (lo buscaría pero estoy en el curro) es que mucha gente recién iniciada en la cerveza passa de una Damm a una Hardcore IPA sin pasar por cervezas "clásicas" de países con tradición cervecera. Estas "clásicas" parecen ser consideradas como cervezas simplonas, y muchas al no tener 500 IBUs ya no molan porque a penas se le nota el lúpulo.

    Ante esta situación, los productores, en cierta parte, se lanzan a producir lo que buscan muchos consumidor hoy en día, que son frikadas.

    Me gustaría ver una estadística de la gente que ha probado Mikkellers a punta pala y que no conoce muchas cervezas belgas o alemanas que son de manual.

    Debo entonar el mea culpa en parte dados mis hábitos de consumo de cerveza, pues creo que hasta cierto punto "mi beber" fomenta las novedades y las cervezas raras. Me explico: puede pasar mucho tiempo entre un consumo y el siguiente de una cerveza "no freak" que me encante. Esto se debe a la constante "caza" de cervezas y mi casi-obsesión por probarlo todo, que hace que en una semana casi todo lo que tome sea nuevo. Creo que de perfiles como el mío hay varios.

    A veces lo pienso y me voy directo a la tienda a pillarme un pack de "buenas cervezas normales", como Chimays, Sierra Nevada Pale Ale, Schneiders... para dar algunos ejemplos de birra que me gusta tener en la recámara.

    Pues nada, a ver que decís los demás!

    Un abrazo Pau!

    ResponderEliminar
  2. Como apunte extra, comentar que a veces leo blogs como el de Max (Pivní Filosof) y me da envidia sana por la normalidad con la que muchos consumen cervezas que han consumido cientos de veces.

    Con esto quiero decir que, hasta cierto punto, el hecho de que nuestro panorama cervecero esté creciendo tanto y tan de golpe, nos pilla a los que hace años visitábamos Alcampo/Pryca/Corte Inglés en busca de aquella nueva cerveza que habían traído de las, como mucho, 20 que tenían con una oferta tan desmedida en comparación a lo anterior que nos lanzamos a probarlo todo, siguiendo con los hábitos de antes pero con la realidad actual (o al menos yo, después de pensarlo varias veces, es a la conclusión que he llegado para mi caso particular).

    Si se me ocurre algo más, otro comentario ;-). Salud!

    ResponderEliminar
  3. En gran medida estoi de acuerdo contigo, pues parece que en este afan de superación, quizas se alla desvirtuado un poco las cervezas más "humildes", que son la base de este mundillo. Yo, que soy cocinero, es como la cocina de vanguardi tan minimalista. Para probarla como curiosidad pase, pero de hay, a que todo el mundo se dedique a hacer emulsiones y deconstrucciones, pues al final cansa un poco.
    En definitiva, creo que es una moda y al final se suabizara un poco y no seran tantas las excentricidades entre cervezas.

    ResponderEliminar
  4. Yo también he observado esa tendencia y me imagino que el motivo principal son las ganas de hacerse un hueco teniendo lo más raro. Al final pasa lo que dice Birraire, que tal vez nos saltemos etapas. La causa yo la encuentro en eso, en querer destacar por algo, hacer cervezas más extremas, a ver a quien se le ocurre lo más loco. Muchas están buenas, eso está claro. Imagino que los propios consumidores somos los que lo fomentamos también ya que andamos siempre tras la novedad y tras lo original, quizá nos estemos volviendo todos majaras. Pasa un poco también con el boom de las ginebras ahora mismo, además de que haya cientos es que cada una la preparan de una forma y hemos dado un salto de una preparación elaborada a un asunto un tanto excéntrico...

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que en un mercado tan competitivo... en todo tipo de productos alcohólicos, entiéndase cervezas, ginebras, vodkas (será la siguiente revolución), etc... los productores buscan la excepcionalidad por dos motivos: diferenciarse del resto y conseguir una publicidad extra... Me explico, cuando salió la primera cerveza artesana en Valencia.. pues reportaje al canto, cuando salió la segunda otro reportaje.... pero claro, no le vas a hacer un reportaje a la número 6, 7, 8, etc... fuera de la prensa local me refiero... Pero... Ah amigo!! Y si esa cerveza se ha hecho con romero, o con chufa, o con piel de naranja, o con 'helado de turrón'... NOTICION!!!!

    Por otro lado, el mercado limitado de los productos artesanos o microcerveceros tiende también a que los consumidores, nosotros, como 'freaks' seamos un mercado potencial ávido de nuevas sensaciones ideal para estos (en algunos casos) experimentos...

    Yo, que no suelo repetir una cerveza en casa en casi un año, en el fondo echo de menos estar en Praga, Bruselas, Munich y poder degustar a veces esos cervezones tan aparentemente 'normales' que sirven en los Gasthaus, Brasseries o Hospodas de allí... La verdad es que nos gusta complicarnos la vida y que nos la compliquen

    ResponderEliminar
  6. No cabe duda de que hacer rarezas o estilos poco habituales ha podido ser una forma de diferenciarse del resto de marcas, pero ahora mismo casi llama más la atención, al menos dentro de la Península, una fábrica que elabore cervezas para tomar de forma habitual sin tener que dejarse 3 euros en una botella de 33cl.

    Además le veo mucho más sentido a esto último: las cervezas excepcionales y caras las tomas una vez o dos a lo sumo y después sigues al acecho de novedades, mientras que para el colegueo recurres a cervezas estándar a precios razonables. ¿Cuantas Bleder (por poner un ejemplo nacional) he repetido? Creo que ninguna, y ni mucho menos porque no me hayan gustado. Sin embargo, Naparbier me he tomado unas cuantas y botellas de Hofbräu Oktoberfest tengo ahora mismo 4 o 5 en el trastero.

    Por supuesto es mi opinión, pero yo no necesito tomar cada día cervezas de 10º, 100 IBU o añejadas en barricas de Calvados a bordo de un submarino guatemalteco. Para alguna ocasión puntual está muy bien, pero a mí lo que me gusta de verdad es la cerveza.

    ResponderEliminar
  7. Una cosa está clara, que esto es como la pescadilla que se muerde la cola. Algunas cerveceras en su afán por tener ventas hacen lo imposible por tener ese 'record', aunque, como bien dices, el paladar no sea capaz de distinguir el 90% de los IBU (por decir un porcentaje) de la MIkkeller 1000 IBU. Pero es una estrategia de venta que entre los que estamos metidos en este mundillo funciona muy bien. Viendo las opiniones de esta cerveza (que es un ejemplo y que no se me tome como una manía persucotria contra ella...) en Ratebeer, uno se da cuenta que las valoraciones no difieren mucho de una Imperial IPA normal y corriente. Por otro lado estamos los frikis como nosotros que tenemos el afán por probar de todo. A la mayoría de bebedores de cerveza, entre los que me incluyo yo, seguro que nos gustaría decir que tal día he podido probar la 1000 IBU, y eso que a mi el exceso de lúpulo no me va del todo -ya algunas Imperial IPA me cuestan-, pero todo sea por probar una cerveza nueva y si es tan extravagante (si se me permite la palabra) mejor que mejor.
    Ni que decir tiene que muchas de las veces donde se ponga una Orval, una Weihenstephaner, una Pannepot o una Alhambra 1925 bien tirada que se quiten cualquiera de las estravagancias (ahora sí) de estas.

    PD: muy buen post...

    ResponderEliminar
  8. Totalmente de acuerdo con el compañero Embracing. Y creo que se están haciendo en el panorama local buenas cosas a buen precio, al menos para mi gusto, como las Naparbier o las Sagra, que salen más económicas, son estilos básicos y están bien hechas.

    Cada cerveza tiene su momento y es verdad que no siempre nos apetecen extravagancias, a mí muchas veces, de hecho la mayoría, lo que me apetece es una cerveza para tomar con los amigos relajadamente. Otra cosa es en determinados momentos puede apetecer otra, o con un determinado plato, pero eso se irá regulando, supongo

    ResponderEliminar
  9. En primer lugar, he de decir que soy uno de esos que lee su blog desde hace tiempo pero que nunca me he atrevido a escribir, pero dado el comentario del otro día animándonos y el título del post de éste (que me ha tocado la fibra sensible)me he arrancado. Dicho esto, he de confesar que estoy muy de acuerdo con su postura. Creo que, como ya se ha insinuado, todo esto es cuestión de marketing, pero también es verdad, que esos 50 y pico grados de alcohol o esos 150 IBUs son también la punta de lanza de las cerveceras más innovadoras y que por lo tanto, sin ellas, el mundillo cervecil, es probable que fuese estancando poco a poco. Quiero decir que esa gente, como Brew dog o Mikeller son los que van empujando a continuar con la innovación, aparte de que tiene cervezas muy buenas y no sólo "espectaculares".
    Por otro lado, las buenas cervezas de verdad son las que son equilibradas y aunque sean muy ácidas, amargas, fuertes o lo que sea, son cervezas redondas, que compensan unas virtudes con otras y creo que esas son las que realmente son importantes y también innovan. Se me ocurre, por ejemplo, Struise o De Molen.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Antes que nada, muchas gracias a todos por vuesta participación. Creo que se ha generado un debate interesante en el que se tocan varios temas que seguramente desarrollaré en futuros posts de esta misma sección.

    Joan, lo que dices sobre pasar de Damm a Hardcore IPA es tan cierto como un templo. Es algo por desgracia demasiado común Y no creo que sea precisamente bueno ese paso de blanco a negro en un solo paso. También estoy de acuerdo con lo de que en ocasiones los propios clientes ansiamos conocer más cervezas y más cervezas y evidentemente, al menos en mi caso, suelen ser el 99% de las veces distintas ya que hay mucho por probar y solo falta ir repitiendo. Esas cervezas que comentas (Chimays, Sierra Nevada, pero también Rochefort, muchas alemanas y británicas...) son el ejemplo de que no todo tiene porque ser extremo ni raro. Y creo que la razón que mencionas en tu segundo comentario, lo de que hasta hace poco era rarísimo encontrar algún sitio con más de 20 referencias, hace que queramos hacer acopio de todo, y en ocasiones, cuanto más raro y/o curioso mejor, precisamente por el ánsia de conocer más y más cosas. Dices unas cuantas cosas muy interesantes que me han dado varias ideas para futuros post.

    Cheff Tikia, lo de los productos humildes y los caros así como las modas es tan o más cierto aún en la cocina. Muchos productos que hace 15 o 20 años eran considerados casi como "morralla", con precios escandalosamente bajos (como por ejemplo muchos pescados) ahora se han disparado y acaparan todas las cocinas. Es por eso que las modas tienen que ser eso, algo pasajero, pero los que amamos la cerveza debemos destacar por igual las elaboraciones novedosas que merezcan la pena como las clásicas que nunca fallan sea cual sea la tirada. Opino como tú en que es cuestión de tiempo que este boom se relaje y veamos con más claridad todo.

    Antonio, también creo como tú que muchos, ante tanta competencia, buscan destacar, y como las cervezas más comunes las tienen unos cuantos, la manera de sobresalir es con rarezas. No se si majaras pero con la mirada desviada de lo realmente importante quizás un poco sí.

    Txema, lo mismo que le digo a Txolo y que tu opinas. La cuestión es desmarcarse, sea con chufas, con fajol, con lúpulos menos habituales... como sea. Creo que apuntas en el segundo párrafo algo también crucial, y es que veo como los artesanos están empezando a dar un giro desde el triplete clásico de rubia-negra-trigo (incluso pale ale) a elaboraciones diferentes, y eso se debe a los freaks que no nos conformamos con ver siempre lo mismo. Sobre complicarnos la vida, pues si, y por eso en parte este post, porque creo que es importante no perder la perspectiva de que hay cervezas que llevan ahí 20 años siendo impecables y que no hace falta que todo haya pasado por barrica o tenga 15 lúpulos distintos.

    ResponderEliminar
  11. Hugo, el tema de los precios era el próximo tema que quería tocar en esta sección, así que no me extenderé demasiado al respecto. Solamente te digo que estoy muy muy cerca de tu opinión, ^^. Me quedo sin duda con tu frase final. Creo que resume estupendamente lo que quería decir en el post. Un 10!

    Teddy, es que esa es la cuestión. No quería dar muchos nombres pero me tiras de la lengua, jejeje! El caso de esa 1000 IBUs es un claro ejemplo de que tanto bombo y platillo no se corresponde con el contenido, pero funciona estupendamente como estrategia de venta. Me alegro que te haya gustado el post!

    Procusto, me alegro que este post te haya animado a comentar, jeje! Creo en la renovación, en las "cabezas perdidas" (en el buen sentido) que aportan sal y pimienta a la vida, que no se conforman, pero esto tiene su papel, al menos para mí, y es el de evitar que esto quede estancado. Pero esas elaboraciones deben quedar claras como lo que son, y no como la norma que se coma todo lo que no sea extremo o raro. Las dos cerveceras que comentas, Struise y De Molen, son dos buenos ejemplos de como se puede conjugar lo clásico con lo más puntero, excelentes por cierto.

    Saludos a todos y muchas gracias de nuevo por vuestras opiniones!

    P.D. Estos 2 comentarios casi me han quedado tan largos como un post…

    ResponderEliminar
  12. Es un tema para ver desde muchos ángulos. En primer lugar, yo creo que muchas de estas cervezas extremas son un poco como esos superautos con 900 caballos de fuerza, que pueden hacer de 0 a 100Km/h en lo que uno tarda en tirarse un pedo. Poca gente los va a comprar, y sus fabricantes lo saben, pero también saben que van dar que hablar, no solo en la prensa especializada, es decir, publicidad prácticamente gratis. También pasa un poco por el tema de que como son todos hombres, tienen la natural tendencia de ver quién la tiene más larga.

    En España, a esto hay que sumarle el hecho que lo de las micros es todavía algo nuevo que recién ahora está empezando de a poco a salir de ese pequeñísimo nicho que le dio de mamar al principio. Es natural, entonces que cada elaborador busque diferenciarse del resto, máxime cuando estamos hablando de un país con cultura y tradición cervecera bastante pobres.

    Los consumidores, por otro lado, están descubriendo todo esto (todos hemos pasado por la etapa "ticker") y naturalmente, buscan probar la mayor variedad posible.

    Al año pasado redescubrí las cervezas alemanas y cuando estaba reseñando una Hell (un tipo de cerveza que no podría ser más simple) me di cuenta de lo refrescante, gratificante y casi epifánico que es, en estos tiempos donde mandan los ABV, los IBU, y hasta las maderas o las levaduras, tomar algo en donde son apenas uno o dos tipos de malta lo que tiene la palabra.

    ResponderEliminar
  13. Bueno, a estas alturas ya se ha comentado practicamente todo lo que me había hecho pensar el leer el post, pero voy a intentar dar alguna opinión más.
    Es cierto que estamos llegando a un punto de excentricidad que seguramente es excesivo. Pero hay que pensar el por qué. Mi opinión es que el mercado está saturado. Hay muchísimas cervecerías que llevan muchos años en países con una larga cultura cervecera, como pueden ser Alemania, Bélgica o Inglaterra, pero en los últimos años, el boom de micros se ha extendido a diferentes países como Italia, países nórdicos en menor medida, y por supuesto, España. A pesar de este boom, y de que cada vez hay más gente que se interesa por estas cervezas artesanales, la demanda no cubre la oferta. Hay demasiadas cervecerías en el mercado como para que todas hagan productos estándar, y la forma de destacar es con excentricidades, cervezas de récord, o simplemente, elaboraciones con ingredientes llamativos. Si una cervecera consigue acaparar algún titular con una de sus cervezas, probablemente el resto se vendan sin mucho esfuerzo, o por lo menos durante un tiempo, la gente querrá probar más cervezas de ellos...
    Por otro lado, estamos los cazacervezas, o probadoresdetodoloquesemueveenelmundillo, y cuanto más raro sea, mejor. Y llegados a este punto, volvemos al tema del precio de las cervezas que ya se ha comentado por aquí. Las excentricidades, son caras. Se utilizan más materia prima, más lúpulo, más cantidad de levadura, más malta, más de todo, y eso se refleja en el precio. Y mientras haya gente que esté dispuesta a probarlo todo sin mirar el precio, y no digamos ya sin pensar en si ese precio es adecuado o no al producto que nos están vendiendo, los cerveceros que se lo pueden permitir, seguirán en su línea marketinera de cervezas que se salgan del tiesto.

    ResponderEliminar
  14. Para mi las ipa son unas de las cervezas mas dificiles de tragar para la mayoria de gargantas,y tambien creo que no es muy probable que alguien pase de una cerveza corriente a una ipa y menos extrema, porque son cervezas desconocidas y que gran parte del publico no conocen, de ahi que no las pidan, ni intenten encontrarlas(en españa claro).


    Yo tambien suelo llevarme cervezas mas comunes cuando hay algo que celebrar, por que cuando no ha sido asi, me las he bebido yo solito, a parte de tener que escuchar !que coño nos has traido! !esto tan amago que ostias es!, desde hace tiempo las ipa se quedan en casa.


    Porque cuando un fabricante intenta hacer cosas nuevas i raras en su trabajo se dice que es por publicidad o por ganar mas dinero, no digo que en algunos casos no sea asi,
    pero dado que los elaboradores que estan sacando al mercado estas cervezas tan extremas son gente relativamente joven, me gustaria pensar en que tambien lo hacen por diversion, porque su trabajo les motiva, por superacion personal, por trabajar todos los dias como el primero, por nisiquiera conocer a la monotonia, o simplemente por estar un poco locos.

    Quien sabe quizas todo eso(publicidad, renombre, facturacion gracias a ello) tambien influya en el i mas d de otras cervezas todavia no creadas que seran verdaderas delicias.

    Un Saludo, Victor

    ResponderEliminar
  15. Max, como envidio esa posibilidad que tienes de poder probar bocks, helles, weizen de calidad, por no decirte rauch o doppelbock... Y ese paso es el que apunta Birraire y que debería ser el primero a darse antes de meterse en imp. stout o IPA (y variedades) más extremas. El tema del 'ticker' es evidente que forma parte de cualquier proceso de aprendizaje, y en este caso, habiendo tanto entre lo que elegir, pues más aún. Creo que es algo natural pero si al final solo tienes para elegir entre barricas, IBUs y ABV la cosa puede hacerse aburrida también. Por cierto, la helles esa, cual es?

    Iker, me ha gustado mucho tu punto de vista. Yo también creo que hay algo de sobresaturación y hasta cierto punto homogeneidad en las cerveceras y es por ello que hace falta desmarcarse, pero según mi opinión la forma de destacar no tiene que ser necesariamente mediante rarezas. Quiero decir, como apunta Embracing con Naparbier, que se pueden hacer cervezas mucho más asequibles y destacar por ello. Estilos belgas como las tripels o las espontáneas por ejemplo, por no decir estilos ingleses puros (quitando pale ales y brown ales readaptadas), no veo muchos por las micros de aquí.

    Victor, pues aunque no lo creas, almenos en Catalunya si ha pasado que las IPAs han sido el siguiente paso para muchos que habían probado cervezas de las macros y como mucho algunas belgas y alemanas. Así que tampoco son tan desconocidas. El caso nuestro, Valencia, aún no ha despegado en ese sentido, pero aún así tengo que reconocer que sobre el papel la cerveza muy amarga, seca, ácida, ahumada o cualquier característica que se salga de la norma, no suele ser bien recibida en cualquier lugar (depende de las costumbres a ciertos sabores), como comentas. Sobre lo de si los elaboradores sacan algunas de estas cervezas por diversión y/o motivación, no te digo que no, de hecho pasa muchas veces, pero también da la impresión de que algun elaborador vive más de esas frikadas o experimentos que seguramente le satisfagan mucho personalmente, que de las cervezas más corrientes (que no aburridas) y muy bien hechas.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  16. En un momento a mí me pasó que me cansé de andar cazando lo nuevo por el solo hecho de ser nuevo. Sigo comprando cervezas nuevas, en botella, pero cada vez me gusta más volver a lo conocido y probado.

    Le Hell era de Kraus, una cervecería chica de Franconia. Una delicia.

    En cuanto a los que sacan algo nuevo todo el tiempo. A veces me pregunto si no se están metiendo en una especie de trampa. Hay micros, en todo el mundo, a quienes les va muy bien gracias a dos o tres cervezas "básicas" (para llamarlo de algún modo) y que de tanto en tanto sacan algo nuevo, pero parece haber algunas que viven solamente de sacar cosas nuevas ¿Qué tanto pueden durar con ese modelo?

    ResponderEliminar
  17. Max, lo de querer elegir lo nuevo o lo clásico también depende de lo que dispongas o hayas podido probar con anterioridad. Ahí en Rep. Checa no se como está el tema de las cervezas foráneas pero aquí por ejemplo casi nunca hemos podido disfrutar de algunas de las cervezas británicas más clásicas, o muchas alemanas schwarzbier, rauch, alt o kölsch, ni qué decir cervezas checas o de centroeuropeas, que nos llegan con cuentagotas y no siempre siendo los mejores ejemplos. Es por eso que con lagunas tan amplias sería lo propio conocer todo esto antes (o al mismo tiempo) de afrontar lo más novedoso.

    Sobre lo de la filosofia de esas micros que viven únicamente de hacer cosas extravagantes o novedosas, pues supongo que tienen su lugar siempre que haya gente ávida de nuevas experiencias. Pero siendo esto así, también es cierto que si el mercado productor de un lugar se basa (o tiende) principalmente a ese tipo de elaboraciones es cuando la cosa se vuelve más insostenible y a la larga puede que fracase precisamente porque la gente se canse como tu dices y quiera volver a lo conocido/probado, que además seguramente será más barato.

    Apuntada queda la Kraus esa.

    ResponderEliminar
  18. Acá es un poco así. De inglesas, poco y nada, "mucha" grandota yanki y cosas por el estilo. Por suerte, la cercanía geográfica con Alemania y las ganas de algunos importadores de viajar ahí un fin de semana para ir a traer cervezas hacen que nos llegen un montón de bellezas de Franconia que rara vez salen de sus zonas de influencia. Las Weizenbock que estuve tomando antes de fin de año fueron en su mayoría un despelote.

    Para tomar la Kraus, tendrás que ir Hirschaid, lo cual, dicho sea de paso, y como vale mucho la pena... Como toda Franconia.

    ResponderEliminar
  19. La verdad es que no te puedes quejar en ese sentido, jeje! La región alemana que linda con Rep. Checa, con Baviera, Franconia y Bamberg, en ese orden, debe ser algo increíble. Y lo mejor, esas cervezas que como dices solamente se pueden tomar en la propia brauhaus...

    Sobre la Kraus, estando tan cerca de Bamberg debe de ser algo increíble, seguro. No se si conoces Affumicator, de otra cervecera llamada Gänstaller que se elabora en Hallendorf, justo el pueblo que es vecino de Hirschaid. Mi sueño es volver algún dia en coche y recorrerme algunos puntos del sur alemán. Quedé maravillado hace años, y ahora con la excusa de la cerveza aún tengo más ganas...

    ResponderEliminar
  20. Muy buen post Pau. Prácticamente lo habéis dicho todo, y poco más puedo aportar. Las causas que apuntáis para explicar tanto del punto de vista de productoras, cervecerías y tiendas, como desde el punto de vista de los clientes y aficionados, el por qué de la situación actual donde cada vez son más frecuentes las cervezas extravagantes, si me permitís el término, son ciertas: Intentar entrar con fuerza en un mercado competitivo, obtener publicidad, intentar ofrecer un sello distintivo, saciar las ansias de curiosidad de los aficionados, etc. A mi en principio no me molesta este fenómeno, pero si va en detrimento de poder tomar otras cervezas, que son en mi opinión imprescidibles, como algunas británicas y alemanas, pues entonces si me empieza a molestar un tanto. Las cervezas que comentáis de Alemania, son fantásticas. Yo he estado en Baviera varias veces, incluyendo la región del norte, Franconia, y es increíble la cantidad de cervezas de estilos como las Schwarzbier, Doppelbocks, o Rauchbier, que por aquí llegan en cuentagotas, siendo pocas las referencias que encontramos. A veces estas cervezas más clásicas, son las que nos hacen disfrutar más, sin necesidad de buscar la extravagancia o la rareza. Al final lo que cuenta es la cerveza.
    Salu2!

    ResponderEliminar
  21. JAB, es que si de verdad te gusta la cerveza, al menos así lo veo yo, la mayoría de las veces preferirás algo conocido pero bien hecho que ese Ferrari último modelo con llantas noseque y nosecuantos caballos. Como dice Max, esto segundo te dará un momento de desenfreno sin igual, pero a la larga el romanticismo de lo primero te dará mayor satisfacción (esto definitivamente se está volviendo muy trascendental... ).

    ResponderEliminar
  22. Hola no soy nuevo ya que visito este blog desde hace casi dos años, pero el la primera vez que doy mi opinión. Como bien dice jab ya está todo dicho. Pero aportando mi granito de arena, diré que para mí estos inventos son beneficiosos, o más bien diría que necesarios. Agitar siempre viene bien, aunque la intención del que agita sea más bien comercial. En mi caso concreto, empecé a tener curiosidad por la cerveza hace año y medio, y lo que provoco esta curiosidad es que en blogs como este, hiposurinatum, en el de Max, 2d2ds, el de txema, etc se hablara de todo este mundo de cervezas para mi en ese momento raras, aunque tengo que decir que entonces todo lo que se saliera de Franciskaner y poco más sonaba raro para mí. En resumidas cuentas lo que quiero decir es que todos esos experimentos fomentan, como ha dicho Jab la curiosidad y eso es bueno. Si yo en su momento no la hubiera tenido ahora mismo seguiría consumiento mahou.

    ResponderEliminar
  23. Principiant, me alegro que te hayas animado a comentar. Yo también creo necesario, como digo más arriba, que todo esto pueda servir para renovar las bases, para no estancarnos y avanzar. Soy el primero que busca incansablemente cosas curiosas y diferentes, porque el ánsia por probarlo todo puede conmigo (además siendo coleccionista esto aún lo fomento más), pero también es cierto que en ocasiones estas pocas cervezas con tanto bombo y platillo a su alrededor acaparan todo el protagonismo desvirtuando o desplazando a las demás, cuando hay cervezas menos llamativas muy interesantes.

    La curiosidad es algo que no debemos perder nunca, pero hacia todo, tanto lo más llamativo como también lo que está ahí desde antes y merezca la pena. Por poner un ejemplo, ¿cuantas tiendas o bares tienen un buen surtido de espontáneas belgas? Muy pocas, y hablamos (la mayoría de las veces) de cervezas excepcionales, muy diferentes a cualquier otra cerveza y llevan ahí desde hace mucho tiempo. ¿Por qué entonces no se apuesta más por ellas cuando en otros países como USA o Japón si andan locos tras ellas como aquí ocurre con el lúpulo? Pues así con otras muchas cervezas, según mi opinión, claro...jeje!

    ResponderEliminar
  24. Yo la pregunta la haría así, cuantos bares tienen un buen surtido de cervezas?.
    Mira, te voy a explicar mi poca experiencia. Como he dicho empecé a interesarme por este mundo hace no llega a 2 años, gracías a tu blog y a otros, y lo que más me llamó la atención entonces, es que hablabais de unas cervezas que llamabais IPAS,APAS y cosas así muy raras. Eso fué lo que a mí me llamó la atención, y por ahí empece a investigar. Después por supuesto me he puesto a probar todo lo que caía en mis manos recorriendo desde 2d2s, pasando por la boutique en Valencia, hasta llegar a cervezalandia. Y esta curiosidad en principio por esas rarezas a provocado que al final lo pruebe todo y por supuesto maravillas tan "normales" como orval,scheneider ,(la tap 6 me encanta), fullers, rochefort, chimay, st peters, etc, etc; cosas que no hubiera ni conocido si no me hubieran llamado la atención otras cosas mas frikis.
    Que llega un punto que se están pasando, bueno, puede ser, pero por mí que se sigan pasando y yo seguiré probando. Al fin y al cabo no es obligado probar lo que no te apetezca. A mí depende del día me apetece una cosa u otra, en la variedad está el gusto.

    ResponderEliminar
  25. Nadie acá está en contra de los nuevo, por el contrario, la variedad nunca puede ser suficiente (en tanto venga acompañada de la calidad), pero lo que nos, digamos, "fastidia" un poco a algunos es que hay ciertos tipos de cerveza que atraen una atención desproporcionada.

    Las "sour ale" que Pau dice son un boom en USA y en Japón son un ejemplo de ello. Están recibiendo la atención que en algún momento recibieron las cervezas extremas o añejadas en barrica, son la nueva moda y parece que son un éxito arrollador, cuando en realidad son solo un puñado de cervecerías que las elaboran y me atrevería a decir que en su mayoría representan una pequeña proporción de las ventas de sus elaboradores (que dicho sea de paso, suele ser gente con unos cuantos años de experiencia y que saben bien lo que hacen).

    Sería lindo si en España, antes de ponerse a hacer cervezas de este tipo, alguien se anime a hacer, por ejemplo, una Pils con doble decocción y 45 días de maduración o una buena bitter británica o Helles alemana y lo anuncie a los cuatro vientos.

    ResponderEliminar
  26. Principiant, ya lo dice Max, aquí el que más y el que menos se queda abrumado y tentado ante muchas de las novedades y curiosidades que salen continuamente. Yo soy el primero que nada más ver algo fuera de lugar en cualquier tienda empiezo a temblar. Y me parece perfecto que cada cual aborde las cervezas que encuentre en sus bares o tiendas como más le plazca, faltaría más, jejeje! Si alguien se ve atraído a este mundo por las "bomboplatillescas" y luego prueba lo demás pues perfecto.

    En realidad la intención que tenía para con el post era más que querer desvirtuar las cerveceras atrevidas o con ganas de innovar, más bien destacar que hay muchas cervezas muy buenas más allá de las versiones en barricas, IBUs y excentricidades, porque hay veces que parece que éstas centran toda la atención.

    Como comenta Max, hay muy pocas fábricas de aquí que anuncien a bombo y platillo una bitter o una pils, y en cambio si tienen una IPA con tales o cuales lúpulos, o si hay dado algún toque característico en seguida se le da mucha más importancia.

    ResponderEliminar
  27. (TEDASCUENYOYO)YO PRUEBO ENTRE 10 Y 15 CERVEZAS NUEVAS POR SEMANA, ME ENCANTA PROBAR COSAS NUEVAS Y SOY UN FREAK COLECCIONISTA. LO QUE NO PUEDO ES BEBERME DOS DIAS SEGUIDOS UNA IMPERIAL STOUT DE 75CL DE HOPPIN FROGG ( POR PONER UNA MARCA CONOCIDA PARA NOSOTROS ). LO PRIMERO, PORQUE NO ME PUEDO GASTAR 15 PAVOS POR BOTELLA DOS DIAS SEGUIDOS Y LO SEGUNDO, PORQUE MI PALADAR DICE "SOCORROOOOOO" ANTE TANTO CHOCOLATE, CAFÉ, MADERA, ETC...(PARA CHOCOLATE TENGO UNA TABLETA DE LINDT BLANCO, PARA CAFÉ MI NESPRESSO Y PARA MADERA, EL TIO DE LA VARA ;P). AYER MIRÉ POR CURIOSIDAD EL TOP 50 DE RATBEER, QUE NO LO HABÍA MIRADO NUNCA ( ME LO TOPÉ BUSCANDO CERVECERAS NORUEGAS PARA COLOCAR ETIQUETAS EN MI COLE) Y HABÍA ¡¡29 IMPERIAL STOUT!! ¿SOLO EXISTE AHORA ESO? YO CREO QUE UNA CERVEZA QUE NO ME PUEDA TOMAR ( TANTO POR DINERO COMO POR GUSTO )5 VECES A LA SEMANA, NO ME MERECE LA PENA COMPRAR UNA SEGUNDA VEZ. SEGUIRÉ CON MIS HEFE WEIZEN A SER POSIBLE POR 1€ O MENOS ( BENDITO 3X2 ). LLEVO UN AÑO COMPRANDO EN VARIAS TIENDAS FÍSICAS O VIRTUALES, RECIBIENDO CERVEZAS DE VARIOS CLUBS CERVECEROS Y PROBANDO MUCHO, MUCHO Y HE REPETIDO MUY POCAS VECES DE CERVEZA Y LAS QUE LO HE HECHO, NO HAN SIDO NINGUNA BOMBA, NI EXCENTRICIDAD, NI NADA DE ESO ( COOPERS SPARKING ALE, BADGER GOLDEN GLORY, CIBELES RUBIA, CIBELES IPA DRY HOPPING Y POCO MAS )Y A UN PRECIO RAZONABLE. EL VERDADERO MERCADO ESTÁ EN EL RESTO DE GENTE QUE CONSUME HECTOLITROS Y HECTOLITROS DE BASURA INDUSTRIAL, AL RESTO QUE QUEREMOS ALGO DISTINTO, NOS CLAVAN. BUFFFFF, QUE PARRAFADA, PAU, SACA LAS TIJERAS :)

    ResponderEliminar
  28. Ya sé que se dice el pecado pero no el pecador, pero... Eso no se hace! Venga, va, quién ganó lo del alcohol 0:)?

    Sobre el debate, no sé... Me queda tanto por probar y voy tan a mi ritmo (un par por semana más menos :-D) que me digo... Para qué voy a comprar la añejada en barrica de güisqui single malt (por decir algo) si no he probado la versión normal (y, dicho sea de paso, nunca he probado ese tipo de güisqui)? Así que de momento nunca he hecho mucho caso... Aunque todo puede llegar :-D

    ResponderEliminar
  29. No si en el fondo estamos de acuerdo. Por otra parte es normal que llamen más la atención esas extravagancias. Eso ocurre siempre en todos los ordenes de la vida. Cuando inauguran un salón del automóvil por ejemplo, en todos los medios lo primero que se sacan son lo prototipos espectaculares, otro ejemplo son los desfiles de moda, siempre sacan cosas de esas que no se pone nadie. Y aquí ocurre lo mismo, me parece que todos tenemos claro que pretenden nuestros amigos de Brewdog cuando meten una cerveza dentro de una pobre ardilla disecada. Pero bueno yo creo que también tenemos todos claro que al final todos intentamos probar esas frikadas si podemos, yo el primero, aunque lo que se consuma el día a día sea algo más normal y seguramente tan o más bueno. Yo no me compraré un Ferrari, (entre otras cosas porque no puedo), pero bueno pegar una vueltecilla de vez en cuando si que me apetece.

    ResponderEliminar
  30. Tedascuen, yo me quedo con la Boris de Hoppin antes que con Nespresso, jaja!!! Sobre Ratebeer es que no puede ser, como van a ser las 29 mejores cervezas todo imperials stout...??? Como bien dices, la gente que a la larga consumirá las cervezas de las tiendas no son los 4 o 5 frikis que compramos raradas de vez en cuando sino los que quieren algo más asequible por precio y por sabores. Y de tijeras nada!!! Jaja! Muy buen comentario!!

    Diego, lo del alcohol, busca Start the Future u Obilix. No te será fácil de encontrar (bueno, siendo un maquinilla de los trastos estos igual sí... ;P). Sobre lo que comentas, ya lo hemos dicho por aquí, lo más normal es que antes que comprarte una envejecida pruebes la base, aunque cada cual que se compre lo que le apetezca!

    Principiant, lo que comentas de los salones del automóvil es un buen ejemplo. En ellos se nos muestran muchos coches pero los medios de comunicación destacan los cochazos con mil accessorios, versiones increíbles y exclusivas, pero a la hora de la verdad tu vas a los concesionarios (tiendas en nuestro caso) y no ves 50 Ferraris, sino cosas mejores y peores, con precios para todos los públicos pero no todo excentricidades carísimas. Así que si en nuestras tiendas ves más de la mitad Ferraris algo empieza a fallar... O eso creo yo...

    ResponderEliminar
  31. Siguiendo con el simil del mercado automovilístico, vamos a darle la vuelta. Dices que si en las tiendas hay más ferraris que coches normales, algo empieza a fallar... pero no estoy de acuerdo. El problema es que estamos tomando como concesionarios salones del automovil permanentes que duran todo el año, y esto realmente es una ventaja de este mundillo cervecero, ya que tenemos la suerte de poder probar y disfrutar los prototipos sin falta de esperar a fechas concretas en los que se celebran esos eventos (aunque luego haya eventos donde se presenten también este tipo de productos.).

    ResponderEliminar
  32. Iker, como decías en tu anterior comentario, lo raro es caro, así que si en las tiendas predominan los Ferrari mucha gente de a pie no podrá comprarlos y todo esto se quedará entre los 4 acaudalados de siempre.

    Mira al vino, que creo que nos puede servir de ejemplo por sernos cercano y muy similar a esto. Si por algo mucha gente ha criticado al mundo del vino es precisamente porque transpira snobismo por todas partes, en las que tantas veces prima el exterior y en el que por lo general los precios se han inflado una barbaridad en la última década. Y no quiero ser pesimista pero creo que la cerveza está empezando a tomar ese color. A mi no me gustaría ver que en unos años la única gente que bebiera cerveza de calidad fuera esa gente acaudalada que pudiera permitírse esas extravagancias. Creo que si entras en una tienda de cerveza en la que la mayoría de cervezas de 33cl superan los 3, 4 o 5€, y la barrera de los 10€ es rebasada por muchos ejemplares de 50cl o 75cl, creo que si hay algo que empieza a fallar. ¿Intermediarios, transporte, oferta y demanda...? No digo que no, pero lo mismo decían del vino y su consumo sigue cayendo en picado desde hace ya algunos años. No soy partidario de pasar del blanco al negro en un día y en este país de países es costumbre hacerlo, pisando de 0 a 100 en un segundo y por desgracia lo mismo pero al inrevés al día siguiente, y no me gustaría ver como todo esto se va al traste por falta de sensatez y/o responsabilidad.

    Leñe... cuanto pesimismo... Lunes, ya sabéis... ^^

    ResponderEliminar
  33. Bueno, viéndolo así de negro, quizás tengas algo de razón, pero no olvidemos que son los salones los que marcan tendencia, ý una vez aceptadas las tendencias, el resto intentan seguirlas. A los hechos me remito, ya que el boom de las IPAs creo que es algo así, y pasado el boom, se quedarán un buen puñado de marcas como referentes en el estilo.

    ResponderEliminar
  34. (TEDASCUENYOYO) HOLA PAU, LO QUE DIJE DEL RATEBEER NO ES QUE LAS 29 PRIMERAS FUERAN LAS MEJORES, AHI SIGUE LA QUE TU YA SABES COMO PRIMERA (Y UNA EN EL GARAJE PIDIENDO QUE LA SUBA, JIJIJI) SINO QUE 29 DE LAS 50 PRIMERAS ERAN IMPERIAL STOUT. ¿AHORA NO ENTIENDES DE CERVEZAS O NO TIENES SUFICIENTE CLASE SI NO TE PIMPLAS UNA IMPERIAL STOUT? NO ME JODAS

    ResponderEliminar
  35. Iker, que queden buenas IPAs, Imp. porters o stouts, cervezas en barrica, rarezas varias, mientras sean buenas cervezas, no es el problema. El problema es que mientras tengamos que ir todos a una con todo extremo. No se, será que no soy de modas y si todos quieren A yo busco B, jaja!

    Tedascuen, me expresé mal pero te había entendido perfectamente ya que sigo esa web y sus continuos cambios. Ahora ponte a mirar entre esas 50 mejores cuales no son imperial stout, ipa o derivados... Eso es lo que no me gusta de esas páginas ya que crean modas o tendencias y cualquier novato que se acerque a esto sin tener ni idea y pruebe cualquier IPA o Imp. stout va a pensar que es un bicho raro por no gustarle eso. Es lo mismo que con las lambic, que muchos las ponen por el cielo (como yo...jaja) pero no a todo el mundo tienen por que gustarle...

    ResponderEliminar
  36. (TEDASCUENYOYO) YA YA, A MI NO ME ENTRA NI UNA DE ESAS, JAJAJAJA

    ResponderEliminar
  37. Todo esto es un poco "culpa" de los consumidores. Hay no pocos que creen que el contenido alcohólico es directamente proporcional a la calidad de una cerveza.

    Me acuerdo hace unos años cuando Lúpulo Feroz me comentó que a él le encantaría tener St. Peter's Best Bitter de barril (creo), que no llega ni a 4% ABV y es un cervezón. Debido a esto y lo otro, el precio de venta sería el mismo que el de Kwak, una cerveza bastante mediocre, pero con 7 u 8% alc. (o por ahí).

    Los importadores/distribuidores/minoristas apuestan a lo seguro. Los elaboradores locales, algunos, (que tampoco tienen capacidad como para hacer la diferencia con volúmenes) también.

    ResponderEliminar