2 nov. 2015

Borefts Beer Festival 2015.


Aunque ya hace más de un mes que se celebró la séptima edición del De Molen Borefts Beer Festival, no ha sido hasta ahora cuando he encontrado el tiempo suficiente para recopilar en un texto todas las sensaciones vividas y las opiniones recogidas durante aquel fin de semana. Así que aunque sea con algo menos de vigencia, aquí tenéis aquellos puntos que encuentro más interesantes y destacables de reseñar.



Muchos de vosotros ya conocéis la carta de presentación de este festival. A cualquiera que haya ido y le preguntes te lo recomienda como uno de los mejores festivales de Europa (si no el mejor...), no tanto por el número de cervezas o productores sino más bien por la selección y por el ambiente que allí se vive. Así que las ganas enormes de asistir por un lado pero por otro la duda de si cumpliría con tantas expectativas me tenían en vilo.

Sensaciones…

Por un lado el Borefts no es un festival gigantesco. Se celebra en las instalaciones de la propia cervecera, con el encanto que tiene el hecho de estar rodeados de fermentadores, la estupenda sala de barricas… Por ello, aunque es un festival de renombre y congrega a gente proveniente de decenas de países (principalmente holandeses pero también más que destacable la presencia de nórdicos y yanquis), uno tiene la sensación de estar ante una de tantas ferias de productores en la que puedes hablar con el artífice de las cervezas, con el extra añadido de que se trata de algunas de las mejores cerveceras Europeas. Pero de cervezas ya hablaré un poco más abajo…

Reconozco que lo primero que me impactó fue ver como se lo tomaban la cantidad desmedida de raters… Con sus libretas y bolis, los smartphones echando humo con las apps, copas de agua para limpiar tras cada cata… A escala peninsular no he visto nada por el estilo y sinceramente creo que me alegro ;).


El sábado a media tarde no cabía ni un alfiler...

Otra cosa que me sorprendió pero en lo positivo fueron los precios del festival. Reconozco que no hay comparación con cualquier otro festival o feria a la que haya asistido previamente. Una vez comprado el pack inicial compuesto por un vaso, la completa guía y 6 fichas por 20 euros todo ello, todas las cervezas sin excepción costaban 1 ficha. Cada ficha comprada en bonos de mayor o menor cantidad salía a unos 1,60€ la ficha, así que tomar cualquier cerveza del nivel de las cerveceras asistentes, fuera Saison, Imperial stout, fuera una elaboración en barrica, etc. a ese precio fue una auténtica gozada.

En general la organización me pareció realmente muy buena, teniendo muchos detalles en cuenta para que los asistentes estuvieran a gusto. Un ejemplo fue la anticipación y gestión de las colas ya que salvo el primer día (viernes) a primera hora, que se formó una cola lógicamente más larga ya que todos tenían que comprar el pack inicial (que algunos salvaron comprando su entrada VIP, con el lógico sobrecoste pero ahorrando colas...), en general no hubo problemas cada vez que querías comprar otra remesa de fichas. Tampoco hubo colas considerables en los servicios, en parte porque había “meaderos” para hombres habilitados fuera de las instalaciones y casi siempre estaban vacíos. También relacionado con esto de las colas fue una gozada el hecho de poder entrar y salir de las zonas abiertas y cerradas sin controles de ningún tipo, bien para quien quisiera salir a fumar, a despejarse o simplemente para dar una vuelta. No sé cómo podrá ser aplicable a un festival como el BBF de Barcelona pero sin duda no hay comparación el hecho de disponer de esa libertad para la gente que asiste sin acreditación.


Otro punto que me gustó y que tantas veces hemos comentado en este u otros foros, fue el de la duración del festival. Éste tuvo lugar durante el viernes y sábado, pero además el domingo en Rotterdam había un post-festival para quienes tuvieran ganas de más. En muchas ferias que he estado por estos lares pienso que sabe a poco un solo día, más aún cuando traes tantos cerveceros foráneos como por ejemplo Mediona (la edición 2015 reunió a ¡¡62 productores!!…), por no hablar de desplazamientos largos, alojamientos… Esa fue la razón de que en el Borefts no tuviera la sensación de prisas ni de agobios por probar nada. Bebí la mayoría de las cervezas que quería probar de la guía, repetí varias y pude charlar con los productores sin ir mirando el reloj en ningún momento. Y eso se agradece y me gustaría que se copiara en tantas ferias por aquí (BBF o Birrasana, por ejemplo ya lo hacen…).

Algo que también me gustó fueron los puestos para limpiar los vasos. Había 3 o 4 puestos repartidos por las instalaciones y casi nunca había una cola que te hiciera esperar más de 30 segundos para limpiar el vaso. Terminabas la cerveza, limpiabas vaso y a otra cosa… Sin charcos, sin esperas… Muy cómodo y funcional. Y relacionado con esto, había un tanque con agua para beber para quienes quisieran rebajar el alcohol o simplemente limpiar el paladar sin coste alguno.


Para limpiar el paladar nada mejor que (friki)agua para todos...

En cuanto a comida, había una oferta muy amplia: ricas flammkuchen, guisos con cerveza, hamburguesas, puestos con quesos, patatas fritas con salsas, bocadillos… A precios ni caros ni baratos, simplemente aceptables para lo que se paga por ciertos países de Europa.


De estos platos cayeron unos cuantos durante el festival...

Este estofado con Hel & Verdoemenis se quedó sin probar... Y no por ganas...

En cuanto a sillas y mesas había habilitada una zona exterior (una cubierta y otra descubierta) y también otra interior en la sala de barricas con mesas tipo picnic. El problema es el de siempre, en esas mesas había poco movimiento y mucha gente las ocupaba y raramente se movían. En el interior de la fábrica había algunas mesas altas pero se echaban en falta algunas más así como sillas en la parte inferior de la sala de barricas, que era bastante amplia y nunca la vi excesivamente llena de gente.

Mesas exteriores.

Quizás eché en falta un hilo musical interesante, que no saturara ni desbordara como ocurre en algunas ferias o festivales de por aquí. A primera hora del viernes y cuando no había tanta gente en la zona interior de la sala de barricas daba una sensación algo desangelada.


Parte de la sala de barricas.

Pero salvando estas pequeñas minucias, para mí el único pero del festival fue el hecho de estar alejado de cualquier ciudad, no ya interesante en lo cervecero sino donde poder hacer algo más que simplemente beber. Bodegraven es una población pequeña y tranquila sin demasiados atractivos, e ir desplazándote 30-45 min en tren tanto a la ida como sobre todo a la vuelta hasta Amsterdam, Leiden o Utrecht es un hándicap. Aún así, pese a los desplazamientos, recomendaría sí o sí alojarse fuera de Bodegraven para complementar la oferta del festival con algo más. En nuestro caso nos alojamos en Bodegraven y pese a la comodidad diaria hubiera preferido respirar algo de ambiente fuera del festival, pero está claro que son sensaciones personales y cada cual tiene que decidir que es lo que se amolda más a sus planes.

Las cervezas…

Como decía al principio, tener en cartel a gente del nivelazo de De Molen, Närke, Alvinne, Hair of the Dog, Omnipollo… te asegura que vas a pasar un estupendo fin de semana en lo cervecero. En total hubo 19 cerveceras asistentes, con especial representación de europeas nórdicas (cinco suecas, dos noruegas y una letona). Había más de 230 cervezas distintas para probar, además de unas cuantas extra que no aparecían en la guía y que fueron sacando los cerveceros a medida que iban terminándose los barriles durante el festival, y de todas esas terminé probando unas 70 diferentes de un nivel medio bastante alto. Por no hacerlo demasiado pesado, y resumiendo muy mucho, a continuación os dejo las impresiones por fábricas.

- La organizadora, De Molen, presentaba una buena ristra de cervezas de todos los palos, especialmente hubo muchas elaboraciones en barricas y también experimentos con frutas u otros ingredientes particulares como wasabi, diferentes chiles, saltamontes (sí, saltamontes... su ingrediente “local” para la cerveza del estilo obligatorio que debían traer todas las asistentes). Me gustó bastante una IPA con naranja y chile, me sorprendió la Wasabi Saison, pero sobretodo disfruté varias Imperial stout... Ya se sabe que estos holandeses  juegan en otra liga cuando hablamos de cervezas negras corpulentas.


Con un grande: Menno, maestro cervecero de De Molen.
IPA con naranja sanguina y chiles... ¡Genial!

- De la estadounidense Hair of the Dog era de quienes más ganas tenía de probar y lo cierto es que no defraudaron, aunque todo lo que traían eran copas de fin de fiesta, con mucha barrica, mucho alcohol… Para tomar con más tranquilidad de la que se tiene (o apetece) en un festival. Adam From the Wood, Peach Fred From the Wood, Branby Cherry Michael… Copazos uno tras otro...


Un lujazo conocer en persona a Alan Sprints, su maestro cervecero.
¿Quién quiere estrenarse en el festival con una blonde o una saison ligerita
teniendo a tiro dos copazos en barrica con más de 10% cada una...?? xD

- No por más conocida quisiera obviar la que para mí y también unos cuantos más fue una de las mejores cerveceras del festival: Alvinne. Todos conocéis mi amor por las elaboraciones ácidas y “barriqueras” de estos genios belgas, pero en concreto su Lanti (una saison envejecida en barrica con moras, arándanos y creo recordar también endrinas) y su cuarta edición de la Beer Geek Wedding las repetí al menos 3 veces cada una. Gozo extremo!!


Para llorar de placer las cervezas de estos genios belgas... pero también para llorar
cuando ves que por aquí abajo hay tan poca gente que las valora como merecen...

- A la gente de Gänstaller los conocí en persona hace unos años por Franconia (aquí tenéis la crónica de la maravillosa velada vivida en su bar) y ya sabía de lo que son capaces con la baja fermentación. Pero en este caso me descolocaron con su trabajo de fusión de estilos aparentemente inconexos como su American Stout Lager.

- Omnipollo fue junto con Alvinne y Hair of the Dog una de las cerveceras que más elogios recibió por nuestra parte. En botella he probado algunas cervezas suyas y no siempre he terminado satisfecho con su relación calidad/precio, pero en este festival su Agamemnon y también OmniPrairie sin dudarlo van a mi top 10 de lo que probamos.


Descomunales las oscuras de esta gente... En la foto Agamemnon.

- De la inglesa Redchurch ya conocía su buen trabajo con las stout y en este caso fueron las saison las que me dejaron muy buen sabor de boca. Por otro lado, la holandesa Kees ha sido una de las gratas sorpresas en botella de los últimos meses, con cervezas realmente muy bien hechas, sin desbordar las papilas pero sin que ello signifique un trago aburrido o falta de sabor. En este caso de barril fue aún mejor, por no mencionar sus I.stout en barrica que traían en primicia. De la noruega Lervig probamos también varias curiosidades que se desmarcan de su habitual gama de IPAs y Pale ale como una saison con uva Chardonnay y envejecida en barrica, una red Flandes en barrica de cognac, una berliner weisse… En general todas muy disfrutables e interesantes.

- A la tripleta de Alvinne, Omnipollo y Hair of the Dog debo añadir Magic Rock, uno de mis ojitos derechos en cuanto a cerveceras británicas de inspiración yanqui. Quitando sus clásicas y muy ricas APAs e IPAs, me maravilló especialmente su Bearded Lady Dessert Edition en barrica de Bourbon y también la especie de Red IPA en colaboración con Cigar City para el Rainbow Project 2015.


Me entran escalofríos de recordar de nuevo en esta cerveza...

- En cuanto a Närke todo lo que probamos tuvo un nivel más que notable, aunque me quedé esperando que trajeran algunas de esas referencias más potentes y oscuras que dan fama a estos cerveceros. Aun así probamos varias cervezas inspiradas en estilos históricos como las Heather ale, las Gotlandsdrika... realmente muy interesantes.



- De la sueca Brewski me sorprendió su juego de diferentes frutas con APAs, IPAs y también Berliner Weisse. Otra sueca, Malmö, fue una de las desconocidas que más gratas alegrías nos dio del festival. De esta última probamos la mayoría de sus cervezas (más de 10), casi todas ellas alcanzando un buen nivel, fuera cual fuera el palo: elaboraciones ácidas en barricas, cervezas con frutas, trigo, porter con vainilla… La pena es que por el momento no exportan y son un brewpub.


Con piña, con fruta de la pasión... Sin duda estos cerveceros consiguieron
sorprender con cervezas muy curiosas a la vez que muy 
refrescantes.
 

La gente de Malmö, unos cracks con todos los estilos.

- De los letones Labietis, la noruega Austmann, la escocesa Brewdog, la inglesa Burning Sky y la holandesa Oedipus fueron de las cerveceras que menos referencias probamos y tampoco me encontré con nada muy destacable y/o muy recomendable así que prefiero abstenerme de opinar nada. Por último de Naparbier lógicamente no probamos más que un par porque ya sea en botella o en barril suelo tener acceso fácil a ellas.


¿Que hay que traer obligatoriamente una Saison con un ingrediente local?
Pues nada, una Amstel como agua para cocinar...

¡¡Enormes los holandeses de Oedipus!!
Tiene mucho mérito lo de estos cracks navarros, repitiendo en un festival
en el que poca gente vuelve dos años seguidos...

Como conclusión final sobre las cervezas me gustaría hacer dos comentarios. Por un lado el ya mencionado buen nivel en general de las elaboraciones, con mucha variedad de estilos y unas cuantas cervezas verdaderamente notables. Por otro lado quizás se echó en falta una presencia más amplia de cervezas “normales” como Pale ales e IPAs estándar sin ingredientes añadidos. En el fondo es cierto que el festival es un escaparate de cerveceras muy conocidas que quieren sorprender al público con rarezas y extravagancias, pero tras tantos “experimentos” uno termina queriendo beber también alguna cerveza más “normal” :P. De hecho, la mejor APA que probamos no fue en el festival sino en el Beer Temple de Amsterdam.

---

Y creo que hasta aquí queda bien resumido lo que dio de sí, al menos lo más destacable. Podría hablaros con detenimiento de muchas cervezas pero creo que tampoco es plan de aburriros. Sin duda os recomendaría la visita del Borefts a todos aquellos que aún no conozcáis el festival aunque como decía arriba si queréis un fin de semana algo más completo trataría de complementarlo con visitas a bares y ciudades por las tardes/noches, o hacer algo más de turismo no cervecero si no queréis terminar con cara de levadura :-P. Por último, por supuesto felicitar a la organización y también agradecer a todos aquellos con los que compartí alguna cervecita o un pedazo del fin de semana, en especial al amigo Antonio Bravo, mi compañero de birreteo, de habitación y de muchas cosas que mejor las dejamos ocultas tras esa recurrente frase de “lo que pasa en el Borefts, queda en el Borefts... ;-).



Salut!

19 comentarios:

  1. ¡Qué gozada de festival! Volvería cada año :-). Cuando fuimos en 2013 con Mrs. Birraire nos alojamos en Alphen van den Rijn, y sí, pienso que fue un acierto.

    Leo tu crónica y me da la sensación de que en sólo dos años ha crecido un montón. El tema de los raters, en especial, no era ni la mitad de aparatoso de lo que parace desprenderse de tu experiencia. Menudo agobio.

    Y respecto a cerveza, supongo que cada año hay menos cervezas normales, entre otras cosas porque el público busca rarezas y malabares. Creo que, al final, este tipo de festival responde a eso.

    Respecto al tema del BBF que apuntas, hombre, el espacio es radicalmente distinto, y el flujo de gente entrante y saliente también. Dicho esto, creo que este año 2015 se gestionó notablemente bien, y la experiencia de contar con la plaza como espacio complementario fue objeto de buenos comentarios por parte de los asistentes.

    Buen post, ordenado y claro :-). Salut mestre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Molt bones Joan!

      Yo la verdad es que de volver en lo personal cambiaría un poco lo que hicimos de forma paralela al festival. El alojamiento, ir de bareteo por las tardes/noches, alguna visita a alguna micro... Con esto el plan hubiera sido redondo. Además, no me veo metido todo el día ahí bebiendo con la Reina Lúpula... ;-).

      La sensación sobre el crecimiento del festival es algo que comentaron varios. Desconozco ediciones anteriores pero algunos sí dijeron que todo era muy grande en comparación, el hecho de celebrarse también dentro de la sala de barricas por ejemplo.

      Lo de los raters, pues es lo que hay... me sorprendió e hizo que se me fueran un poco las ganas de tomar muchas notas, jajaja! Vivimos en este momento y cada vez más, no creo que sea tampoco un caso aislado el del Borefts.

      En cuanto a las cervezas "normales"... pues sí, la gente busca algo con lo que sorprenderse y el cervecero se lo ofrece...Está claro que para beber cerveza "normal" no vas a este tipo de eventos, pero hay momentos en los que el paladar se satura y buscas alivio con elaboraciones más convencionales, jejeje!

      Sobre el BBF, está claro, no son comparables pero el tema de las colas que vi en las ediciones que he ido eran uno de los puntos claramente mejorables del festival. No sé el aforo máximo permitido en un mismo momento del BBF para el año pasado pero en Borefts había bastante gente (en alguna foto se percibe) y había movimiento continuo... Me alegro que mejorara ese aspecto el BBF.

      Salut Joan!

      Eliminar
  2. ¡Mucha envidia sana! ¡qué grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! Bueno, sana, sana... mi hígado terminó tocaíto después de estar desde el jueves dándole a levantar el codo... xDDD. Un saludo!!!

      Eliminar
  3. Sinceramente, ya sois varios los que me habéis contado maravillas de este festival, y por lo que cuentas tú ya es otro más. Tengo ganas de ir, a ver si lío a la parienta y si es posible a algún amigo más, y el año que viene podemos ir. Lo de los precios está genial, fácil y asequible, y además con esas cantidades pues no acaba uno muy mal, si no quiere claro.... jajajaa
    Anda que... ¿media hora en tren te parece mucho? Pero si eso es lo que tardo yo en ir a comprar el pan aquí en Madrid! jajajaa

    Un saludo Pau!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El festival es otra historia... no había vivido antes nada igual. En lo cervecero había referencias de sobra y practicamente todo era muy atractivo.Los precios son más que justos, y lo de los desplazamientos es que es para pensárselo...

      Lo único q quizás no soy "animal" de festivales o al menos no de estar todo el día ahí metido. Prefiero complementar con otras cosas, "vivir" el ambiente cervecero en bares y otros locales, respirando fuera del festival. En Barcelona por ejemplo el BBF lo tenías a tiro en metro d cualquier zona para salir o cenar o hacer turismo, y eso se agradece... aquí eran 30 min en tren desde fuera y luego andando otros 15min desde la estación de tren...creo que en ese sentido supone un hándicap ya que no puedes ir viniendo y volviendo varias veces en un mismo día, irte y despejarte para luego volver. Aquí una vez llegas te quedas todo el día y si te vas no vuelves.

      Si te animas el año que viene ya nos contarás tus impresiones pero antes espero que te animes con Mediona ;)

      Un saludo Adri!

      Eliminar
    2. Pues no te digo que no, pero el tema es que me da menos pereza ir al Borefts que a Mediona, porque es una kilometrada de coche lo de esta segunda (son unas 6 horas...) y para plantearme ir tendría que cogerme más días y hacer turismo por la zona para que realmente me compensase el viaje. Si voy al Borefts me lo tomaría también como viaje turístico por la zona, iría un día al festival (con un día tengo suficiente), y luego en avión de vuelta junto con la resaca, cosa que en el coche no me apetece nada hacer, y menos durante otras seis horas :(

      Eliminar
    3. Hombre, está claro que son cosas distintas... la verdad es que 5.30h (el amigo Google no me da 6h, animal jajal!!!) en coche so unas cuantas. En mi caso nos separan 4h pero no se me hacen muy pesadas ni me suponen un gran esfuerzo... A las malas tienes Ave que te planta en Bcn en un plis...

      De todas formas para Borefts tampoco nadie te quita las 3 horas y pico volando por trayecto más todo el tiempo y desplazamiento previo (trenes o metros desde/hasta el aeropuerto, esperas al avión, facturación...). El gran hándicap de Mediona también es estar lejos de una gran ciudad y la poca oferta de hoteles cerca pero al menos en mi caso se me hace menos tedioso pensar en una ruta en coche de unas horas que un vuelo y todo lo que implica hasta Holanda.

      En mi opinión sin duda lo mejor es tratar de visitar ambos eventos al menos una vez... cada uno tiene su historia y si yo trato de repetir Mediona todos los años es por algo jejeje!!

      Un saludo!

      Eliminar
  4. Ya no estoy para muchos trotes, pero leyendo esta entrada dan una ganas terribles de frecuentar estos paraísos cerveceros...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje lo cierto es que merece mucho la pena en lo cervecero. Es de esas cosas que todo aficionado debería hacer alguna vez. Cambia mucho ver un festival fuera de casa y más del nivel de este.

      Un saludo Jon!

      Eliminar
  5. Como siempre, los festivales europeos a un nivel altísimo de organización. Esto pasa tanto en los de cerveza como los musicales, siempre todo muy bien montado y con precios bastante asequibles, sobretodo para paises con mayor nivel de vida que el nuestro.
    Debió ser una gozada, ahora mismo tengo una envidia grandísima. Me alegro que lo disfrutases, como siempre sacas el máximo jugo de estos eventos.
    Felicidades por el viaje! Saludos Pau!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cris!

      Estoy contigo en que hay esa diferencia en otros campos comparando aquí y fuera, pero aunque en Borefts hay una profesionalidad y seriedad enorme a la hora de tratar de hacer las cosas bien, mirando hacia casa, en el Barcelona Beer Festival también trabajan muy bien y año tras año se mejoran. El Borefts son ya 7 años, a ver qué tal el BBF dentro de 3 o 4 años. La comparativa entre festivales de este calibre se tiene que hacer con festivales que por ahora no abundan por aquí y las ferias lógicamente quedan a bastante distancia en la comparación por ello...

      Te recomiendo que te animes alguna vez a este festival o, como le decía también a Adrián, que te animes con Mediona. Son cosas completamente distintas pero ya que conoces BBF es interesante ver otras formas de funcionar y en las que no falta la buena cerveza, jejeje!

      Gracias por tus palabras Cris! Saludos!!

      Eliminar
  6. ...y finalmente llegó la entrada que no quería que apareciera o que al menos no quería leer. Pero no me he podido resistir y he pasado virtualmente por el Borefst...; sólo hago babear: barricas, IStout, más barricas en primicia, ácidas enbarricadas,..., qué maravilla para los sentidos.

    Lo que más me sorprende que todo al módico precio de 1.60€. Qué bárbaro!! y la foto del ambientazo de todo el mundo tomando notas. En este me iba a fundir una libreta entera.

    Por cierto, alojándote en Bodegraven y tras dos días de festival no sé cómo te podría apetecer o quizás plantearte de alojar en otra ciudad con más "corte" cervecero teniéndolo al lado el paraiso en la tierra

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje!! Pues si babeas leyendo esto no te haces una idea de lo que hubieras babeado en muchos momentos que no sabía ni a qué stand ni qué cervezas elegir, jejeje! Hubiera sido genial poder compartir jornada juntos allí :).

      Los precios tremendos... eso hubiera ayudado a quemar un par de libretas de esas tuyas, jejejejeje!

      Sobre lo del alojamiento... pues es que una feria para dos días yo prefiero tomármela con más tranquilidad y combinar feria y algo más... Amsterdam tiene mucha oferta interesante, y otras ciudades también, no solo en cuanto a cerveza. Al final todo con moderación es mejor, birra o lo que sea, jejeje!

      Un abrazo!!

      P.D. Cuando probé Agammemnon me acordé de tí... te lo prometo! Dije, esta es la típica de Teddy jajaja!

      Eliminar
  7. PUES SI, LA VERDAD ES QUE LEER DE TANTA BARRICA, TANTO AÑADIDO, TANTO AÑEJADO, BUFFFFF, QUE PALIZA PARA LAS PAPILAS TIO, APETECE UNA COCACOLA AHI EN MEDIO PARA LIMPIAR JAJAJA.
    LO DE LOS RATERS CON BOTELLITA INCLUIDA ES MUY PRO, GENTE SERÍA, PROFUNDA, LEIDA.....PFFFFFFFFF, AINS.....
    ¿COMPAÑEROS DE HABITACIÓN? ¿AHORA LO LLAMAIS ASÍ? UY QUE CUCOOOOOSSS XP
    LO DE LOS PRECIOS FENOMENAL, UNA PASADA.
    EN ALGUNAS FOTOS PARECE LA COSA UN POCO SATURADA NO? IMAGINO QUE SERÁ EN HORAS PUNTUALES, PERO VAYA, PARECE EL RASTRO UN DOMINGO JAJAJA.
    A PRIORI, PREFIERO UN FESTIVAL COMO ESTE DE VARIOS DIAS A UNO DE UN SOLO DIA COMO MEDIONA Y MENOS CON 62 STANDS JAJAJA, QUE LOCURA, DIA DE STRESS Y PEDO FINAL POR QUERER PROBAR TANTAS COSAS JAJAJA.
    EN FIN, ENVIDIACA, ESPERO LO PASARAIS TETA ( AÑEJADA EN BIBERÓN 16 HORAS XDD )
    UN SALUDAR!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje!! Lo de tanta mezcla y tantos ingredientes y barricas es cierto... Al final uno termina mareado con tanta cosa... Pero bueno, todas las ferias son más o menos así, no? Quieres probar cosas distintas y es lo que traen los cerveceros también... :).

      Sobre raters, pues es una invasión en todas partes... Todos andan siempre con Untappd y demás... Al final vas a cualquier cervecería aquí o donde sea y hay muchos que más que beber parece que vayan a un bar a catar...

      Los precios muy buenos, de lo mejor del festival sin duda.

      Lo de la foto, bueno, me gustó ver tan abarrotado y quise hacer una foto en ese momento. Hubo momentos más tranquilos pero en general hubo bastante gente durante los dos días. Eso fue el sábado por la tarde, que fue cuando más gente había, pero de todas formas también es cierto que era por la disposición de las mesas y la zona de paso... que da sensación de más gente también.

      Lo de Mediona es que es una salvajada. Es mi feria (concepto feria de productores) favorita, pero me gustaría tener más tiempo para poder charlar no ya con más productores sino para estar con tranquilidad en algunos que ya conozco de hace años y me apetece probar y estar más relajado... Además, si con un día consigo etiquetas pa aburrir, no quiero pensar 2 días... jajaja! Como me lea Rosana me mata, jajajajajaja!!!

      Un saludazo Jorge!!!

      Eliminar
  8. Es una referencia, dudo que haya muchos festivales a la altura de Borefts, este año no he ido pero tengo seguro que tarde o temprano volveré. Buenas cervezas, buen ambiente, buenso precios... es un must!
    Saludos y me alegro que lo hayas disfrutado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas Gonzalo! Lo cierto es que sí, mucha gente que se ha movido por diferentes festivales dicen lo mismo sobre Borefts. Con lo que comentaste del de Estocolmo me dejaste alucinado... aunque viendo precios Borefts es mucho más ajustado. Saludos tío!

      Eliminar
  9. Justo esta semana andaba planificando días de vacaciones, curro, etc y ví que este año tengo el finde libre así que ayer mismo reservé el vuelo! Iré sólo un día, me gustaría más pero ya me conozco Holanda y no puedo. Por lo cuentas parece increíble, sobre todo, me ha dejado impresionado el tema del precio.A ver qué tal!

    Gracias por compartir tu experiencia
    César

    ResponderEliminar