11 mar. 2010

Evangelizando bávaros allá por el año 725...

Tranquilos que no voy a hablaros de beerevangelism ni nada relacionado. El hecho es que hace ya una temporadita, ni más ni menos que 1275 años (la semana pasada, vamos…), allá por el año 725, un tal San Corbiniano y doce compañeros más, fundaron un monasterio benedictino en la colina de Nährberg, (actualmente Freising, al norte de Munich). Este, posteriormente acabaría convirtiéndose en Weihenstephan (el de la foto), la fábrica de cervezas actualemente más antigua del mundo. Y con la Weihenstephaner Korbinian, cerveza que os comento a continuación, rinden un homenaje a este obispo evangelizador de bávaros (posteriormente Santo) que les vio nacer.

Pero dejándonos de asuntos un tanto místicos, y por centrarme un poco en las cervezas, seguro que pocos seréis los que no hayáis probado nunca una Weihenstephan, ya sea las típicas de trigo o su más que merecidamente afamada Vitus (por cierto, otra de mis alemanas favoritas junto con la Schneider Aventinus que comentaba hace unos días). Pero entre la gente que me muevo, la Korbinian no es precisamente una de las más conocidas, o al menos no es tan fácil de encontrarla por cervecerías, y por ello quiero comentarla.

País: Alemania.
Fabricante: Bayerische Staatsbrauerei Weihenstephan.
Estilo: Doppelbock. ABV: 7,4%. Volumen: 50cl.

En aspecto, entra dentro del perfil de las Dunkel alemanas, color marrón oscuro con ciertos destellos rubí, y con una espuma beige cremosa. En nariz destacan notas malteadas (recuerdan a miel muy cargada de azúcar) y tostadas. Además se perciben ligeras notas a levadura y algo lácticas (estas últimas no corroboradas por mi pareja pero aún así lo dejo ahí…). En boca, sensación inicial muy untuosa y tostada, y poco a poco van apareciendo notas más amargas con recuerdos a café que ligan bien con las notas dulces acarameladas. Cerveza que se toma con relativa facilidad, aunque sus 7,4% y esas notas dulces puedan apuntar lo contrario.

Al final me dejó algo decepcionado, y no precisamente por ser una cerveza corriente o aburrida, ni mucho menos, pero me vino al recuerdo la Weihenstephaner Vitus, y aunque esta no tiene nada que ver en su estilo (weizenbock) ni en sus matices en nariz y boca, esto hizo que se me quedara algo corta la Korbinian. Quizás esperaba un poco más de complejidad, no se… Aún así, más pronto que tarde igual le doy otra oportunidad.

5 comentarios:

  1. Buenas pau, gracias por pasar por mi blog. ya agregue tu direccion a mis links.
    Interesante nota, seguramente debe ser imposible conseguir esta cerveza en bs as jeje.
    saludos y nos estamos leyendo!

    ResponderEliminar
  2. De nada Bastian. Debo suponer que "bs as" es Buenos Aires, no? Pues por aquí tampoco se pueden conseguir la multitud de artesanales que teneis por Argentina y alrededores así que unos por otros, jejeje!

    Un saludo compañero y nos seguimos.

    ResponderEliminar
  3. Hola como estás?
    ya agregué tu enlace a mi lista de Blogs amigos, muy interesante tu blog nos estaremos leyendo.
    Muchos saludos desde Argentina!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Eduardo. Pues acabo de ver como me has añadido a tu blog. Muchas gracias compañero. Pues nos seguimos leyendo. Un saludo cervecero!

    ResponderEliminar
  5. pau, e oido cositas de ti, e estado por valencia por curro y en la tienda de cervezas de valencia del señor vicente me comentaron que si te conocia!!
    si lo llego a saber te llamo para quedar, vi la iluminada de las calles ganadoras, la patrocinada por estrella.
    enviame un mail te tengo que comentar unas cosas que te pueden interesar.
    guifredd@gmail.com

    ResponderEliminar