1 mar. 2010

Artesanales en Toledo.

Los que soleis leer el blog, u os pasáis simplente por ver alguna novedad o cerveza que no conocíais, sabéis de sobra que es raro que tarde más de 2 días en publicar. Esta última semana me ha costado más de lo normal llevar el blog al día y todo responde a cuestiones de curro (antes tenía demasiado tiempo libre…aunque nunca es demasiado, verdad?).

Una vez dadas unas explicaciones que seguramente no os interesen demasiado, pero que igual quería hacer ya que me gusta publicar lo máximo que puedo, vamos con unas cervezas artesanales hechas en la antigua capital de España. Y es que el elaborador, Fernando Campoy hace referencia a la histórica tradición monárquica existente en Toledo con el nombre de Regia, palabra que añade a otro vocablo latino, Domus, haciendo referencia la elaboración prácticamente casera de dichas cervezas.

Inicialmente el tal Fernando empezó interesándose de un modo similar al mío, por una colección de cervezas del mundo. Pero hace unos 5 años el proyecto de hacer una cerveza empezó a gestarse, en gran parte gracias a sus estudios de Químicas. Y así llegamos hasta la actualidad, en la que ya elabora dos cervezas.

Domus Regia - Ale Tostada– ABV: 4.3%. Volumen: 33cl.

Cerveza de color miel oscura, con una espuma ligeramente beige de poca persistencia. Posee muchos sedimentos en el fondo. El aroma es muy suave y floral a lúpulos, el cual es acompañado por las notas a levaduras, como en tantas y tantas artesanales. En boca posee un amargor pronunciado. La entrada es muy carbonatada, y llena la boca fácilmente sin mucho sabor, pero con el paso por boca acaba dejando un final más intenso, entre amargo y picante, de persistencia media-corta. Sensación final relativamente seca. Buena cerveza.

Domus Summa – Ale - ABV: 7,2%. Volumen: 33cl.

Cerveza de color más tostado y oscuro, con una espuma ligeramente beige, de rápida bajada. En nariz destacan unas suaves notas tostadas y dulces a miel, que acaban desembocando en una sensación algo afrutada. En boca esas notas tostadas se intensifican, dejando el sabor a café suave, el cual a su vez aporta un tenue amargor. Inicialmente es más bien tostada (el dulzor apenas sobresale, a pesar de la sensación en nariz), pero al coger algo de temperatura las notas acaban virando hacia toques más de regaliz. Carbonatación menor que en la Domus Regia. Aunque es una cerveza bastante decente en mi opinión, me quedo más con la primera, por su sensación refrescante a la par que amarga.

Ejemplos como estos nos demuestran que existe luz fuera de las micros catalanas, que aunque estoy muy orgulloso de muchas de ellas, hasta el momento acaparan la mayor parte del mercado de las micros. Con esto a ver si otras zonas se animan y aportan otro punto de vista (además de alguna alegría para los coleccionistas también, aunque en este caso no sea por el tapón corona, para los que os interesen…).

5 comentarios:

  1. Interesantes Pau, muy interesantes! Había oído hablar de ellas pero ni las había visto ni mucho menos probado, obviamente... Por cierto, la caja se va llenando!!!

    ResponderEliminar
  2. Hace apenas 2 semanas que las he conseguido, ahora bien, como ya he dicho no tiene tapón corona, una pena...

    Y lo de la caja, pues buenas noticias, tu vete llenando ;) y cuando quieras quedamos otra vez. Yo he conseguido alguna chapa nueva últimamente, pero menos de las que quisiera (por eso de que las artesanales no llevan casi nunca).

    ResponderEliminar
  3. Compañero, ya está hecho el resumen de La Ronda 21ª.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por la bienvenida, excelente tu blog!!!

    Un abrazo!
    Cristián

    ResponderEliminar
  5. Me alegro que te haya gustado el blog Cristian.

    Un abrazo igualmente.

    ResponderEliminar