31 ago. 2011

Cervezas del mes: Agosto.

Con las botas aún calientes después de la tunda de quilómetros por el pirineo aragonés y ya estamos otra vez con Las mejores cervezas del mes. Para empezar, este ha sido un agosto del todo atípico y es que de todo el año, este ha sido con diferencia el mes en el que menos cantidad y variedad de cerveza hemos bebido. Siendo verano y más concretamente agosto, con el insufrible calor que ha hecho por Valencia, esto puede parecer un sinsentido, pero es lo que hay. Con la cartera prácticamente cerrada anticipando los dos viajes que teníamos entre manos, uno a finales de agosto por el pirineo oscense y otro dentro de poco más de una semana, las cervezas que cayeron fueron principalemente lagers comerciales y un sinfín de artesanas nuevas que unos amigos nos trajeron en junio de la Feria de Mediona.

Tras leer las palabras de pesimismo anteriores y ver las cervezas que publicamos a continuación, quizás alguien pueda pensar que le estoy vacilando, pero os puedo asegurar que quitando las que publicamos más abajo, prácticamente no hay nada convincente que haya pasado por nuestras manos. Evidentemente, como siempre, sobra decir que esa es nuestra humilde opinión. Así que sin enrrollarme más, vamos pues con las cervezas.

En primer lugar, la primera gran sorpresa (aunque he de reconocer que alguna cosilla esperábamos de ella) fue la Steve’s Best Bitter, una artesana que seguramente ya os sonará a unos cuantos. Se trata de la tan esperada elaboración de Steve Huxley, el autor del maravilloso libro “La cerveza… poesía líquida”, una cerveza que por fin se presentó en la última edición Mediona. Se trata de una bitter con toques bastante marcados a lúpulo yankie en boca, dejos mayoritariamente herbales, pronunciado amargor, cuerpo medio, una carbonatación algo superior a la esperada pero aún así de trago relativamente fácil. Cerveza realmente conseguida.


La segunda es otra artesana, en este caso asturiana, la Cotoya Lager Tostada. He de reconocer que hasta el momento todas las cervezas de Diego que hemos probado no han dejado de sorprenderme muy gratamente y de no ser por los 800 km. de carretera que nos separan serían unas cervezas que podría tomar todos los días perfectamente sin cansarme nunca de ellas. En este caso, una cerveza de aspecto inmejorable, cuerpo medio-bajo, con un toque acaramelado y tostado bastante marcado pero no por ello deja de ser tremendamente bebible, en lo cual tiene bastante que ver una carbonatación muy bien ajustada. Imagino como se deben poner las botas los asturianos por El Lúpulo Feroz con esta elaboración servida de barril…


Tras estas dos, la siguiente en caer fue una sorprendente barleywine (no me negaréis que para nada tiene el aspecto de ello) hecha en colaboración entre BrewDog y Three Floyds: la Bitch Please. Precioso aspecto marrón oscuro con algunos reflejos más claros y aroma muy marcado a tabaco (que no ahumado), tostados, avellanas, regaliz y caramelo. Un auténtico festival. En boca se muestra cremosa, con las mismas notas que en nariz pero destacan más aún a tabaco y “rollo barrica”. Corpulenta, carbonatación media y final amargo. Espectacular de todas todas.


Y ya para finalizar, por las tierras agrestes de Sobrarbe y el pirineo oscense tomamos Sigtuna Summer IPA. Una cerveza sueca repleta de fruta (melocotón, albaricoque…) y lúpulo cítrico y resinoso, ligera y fácil de tomar (pese a los 7%), aunque no por ella falta de sabor, y con una carbonatación sorprendentemente ajustada. Muy rica.


Y nada más por este mes. Como decíamos al principio, en septiembre nos vamos de viaje, por fin y por primera vez (aunque parezca increíble tras tantos años bebiendo cerveza) a la gran Bélgica. Durante los próximos días publicaremos unas cuantas viñetas de Salty Dog (mira que le hemos sacado provecho en este blog al dichoso perro yankie cervecero…) ya que creo que reflejan perfectamente muchas de las anécdotas que cualquier novato puede encontrarse en su primer viaje a Bélgica. A ver si os gustan.

29 ago. 2011

Una cervecita por el pirineo oscense.

Después de una semanita desconectados de pantallas y teclados volvemos con las pilas cargadas al máximo. Disfrutar muchísimo de la naturaleza, comer mucho y muy bien y en general mucho, muchísimo caminar, fue la tónica dominante.


En cuanto a cerveza, no esperábamos que esta escapada fuera excesivamente fructífera, pero aún así nuestra querida espumosa tuvo sus momentos de protagonismo. No teníamos muchas esperanzas de descubrir nada pero esto tampoco nos preocupaba en exceso ya que ni mucho menos era la razón del viaje. Una escueta (y bastante vaga…) búsqueda previa por la red de los posibles locales cerveceros dio como resultado que nos plantáramos por allí sin tener la menor idea de si existía algún sitio con más de 2 o 3 cervezas distintas en botella o barril.

En pleno centro de Aínsa, un pequeño y turístico pueblo cercano al lugar donde nos alojábamos, nos encontramos con dos locales. El primero, L’Abrevadero, en la parte de arriba de la calle Mayor, era una especie de pub con una carta no muy extensa de cerveza pero que nos cayó como agua de mayo porque como decía anteriormente, no esperábamos descubrir nada al respecto. En botella, las tres Chimay, Orval, Duvel, Delirium, Hoegaarden, Leffe, entre otras, y las zaragozanas Ambar Export y 1900. De barril, Paulaner, Murphy’s y Guiness. Si, nada que no haya en muchísimas ciudades esparcidas por la extensa piel de toro, pero teniendo en cuenta el maravilloso paraje en que nos hallábamos, el hallazgo fue más que satisfactorio.


Muy cerca del anterior, y situado en una esquina de la espectacular plaza Mayor nos topamos con el Bar El Musical, un local en el que por desgracia no pudimos entrar por cuestiones de horarios y en el cual se celebró un evento con cerveza importada el sábado 27 de agosto. Desconozco cuales serían estas cervezas pero al igual que con el anterior caso, no esperando hallar nada cervecero, cualquier cosa iba a ser muy bien recibida.

Fuera de esto no pudimos encontrar muchas cosas a parte de Ambar y San Miguel de barril por los diferentes bares de la comarca. Pero el día después de una verdadera locura en forma de ascensión al lago Marboré en unas condiciones atmosféricas más bien comprometidas, hicimos una mini-escapada a nuestra vecina Francia en la que tropezamos con un nutrido y variado mercado en St. Lary-Soulan, un pueblo cercano a la frontera hispano-francesa. En éste, entre otras cosas, vimos cientos de maravillosos quesos (lo de cientos, literalmente), la mayoría de leche cruda, y sabiendo lo que nos chiflan los quesos pues os podéis imaginar el festín… Además, entre puestos de verduras, miel, carnes y demás viandas, vimos 3 botellas que cautivaron nuestra atención rápidamente. Se trataba de tres ejemplares de La Bierataise, una fábrica que desconocíamos pero que al igual que con los 2 anteriores locales, nos dieron una más que agradable sorpresa. Una brune de fermentación alta, una curiosa blanche aromatizada con licor de violeta y una ambrée elaborada con higos secos fueron la captura del día, junto con una sorprendentemente barata (2,65€ la botella de 75cl.) Jenlain Ambrée de una pequeña tienda del centro.


Así que al final, sin esperar nada de nada, el tema cervecero por las agrestes tierras del pirineo oscense no fue del todo infructuoso, sino más bien todo lo contrario.

Aquí abajo os dejo una foto con parte de la captura etílico-gastronómica (algunas cosillas nos la zampamos allí mismo…). Unos pocos quesos de Huesca y de Francia (uno de los cuales afinado con cerveza de abadía), las cervecitas mencionadas arriba y un paté casero.

20 ago. 2011

¿Cerveza por el Pirineo aragonés?

Mañana nos vamos una semanita por el pirineo de Huesca para disfrutar de la naturaleza caminando como posesos, soltando piernas y desintoxicando pulmones y mente. Concretamente estaremos perdidos en algún lugar entre el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y el parque natural de Posets-Maladeta.

La foto está tomada de aquí.

En principio, y quitando la cajita de cerveza que nos llevaremos de casa, no esperamos entontrar nada birreramente interesante. No sé si alguno de vosotros conoce la zona bien y nos puede recomendar algo mínimamente cervecero, ya sea algún bar con cervezas o, por pedir que no quede, alguna micro que desconozcamos y que esté perdida por algún pueblo de montaña. Si existe algo al respecto tenéis más o menos 24h para las recomendaciones pero pasado el domingo igual podéis decirnos algo por si encontramos wi-fi por algún sitio.

Ya se que esto es ser muuuuy previsores, pero mil gracias por anticipado.

18 ago. 2011

Una gran "chouffada".

Los que me conocéis sabéis que soy un coleccionista compulsivo de etiquetas y en menor medida de botellas serigrafiadas, monoblocks y de otros cachivaches cerveceros. Así que podéis haceros una ligera idea del sorpresón que me llevé cuando hace ya casi un par de meses me topé con esta botella en La Boutique de la Cerveza.


Se trata de Big Chouffe, una edición especial en botella magnum (1,5L) que desde el año 2005 viene sacando la cervecera belga La Chouffe. Cada año la ilustración de la parte posterior es encargada a un dibujante distinto, pero siempre alrededor de la inconfundible temática de duendecillos y naturaleza que rodea a esta afamada cervecera valona.


A continuación os dejo las diferentes serigrafías así como el nombre de los diferentes dibujantes.


2005. Rosinski.


2006. Servais.

2007. Blokker.

2008. Renee Hausman.

2009. ¿Autor? (no he encontrado ninguna foto mejor).

2010. Johan De Moor.

2011. Lewis Trondheim.


Además, en su momento también sacaron otra Big Chouffe a la que le pusieron el nombre de 6666 a colación del código postal de Achouffe, la población en la que se encuentra enclavada la brasserie.


Como podéis ver, todas son unas auténticas frikadas, pero ¡¡¡que lindas frikadas!!! Si alguien se encuentra alguna por cualquier tienda, que avise!!! ;P

Ah, y todas las fotos (menos las del año 2010, que son de un servidor) están sacadas de internet y poseen los correspondientes derechos de autor.

14 ago. 2011

Ensalada de ahumados con reducción de amber ale.

Tras un tiempo sin colgar recetas, que no por ello sin cocinar con y para la cerveza, volvemos con el Lúpulo Cocinero y una receta bien refrescante para esta época del año. Se trata de una sencilla ensalada de ahumados en la que queríamos fusionar algunos ingredientes de la gastronomía británica y de algunos países bálticos.



Ingredientes (para 2 personas).


- 1 arenque ahumado (tanto el tipo kipper como el bloater nos pueden servir).
- 200 g. de bacalao ahumado.
- Huevas de arenque.
- 3 chalotas (échalotes).
- 15 cl. de crème fraîche.
- 50 g. de mantequilla.
- ½ Manzana verde.
- Rúcula.
- Perejil.
- Cebollino.
- 4 huevos de codorniz.
- Aceite de oliva.
- Vinagre balsámico.
- Mostaza a la antigua.
- 1 limón.
- Pimienta.
- 10 cl. cerveza amber ale.

Elaboración.

- Limpiamos el arenque ahumado de espinas, piel y vísceras (nuestro arenque era tipo bloater, entero y sin eviscerar).
- A continuación, lo desmigamos y lo añadimos en un bol junto con las chalotas picadas, la créme fraîche, la mantequilla (previamente dejada atemperar), un poco de pimienta molida, un chorrito de zumo de limón y la media manzana cortada en tacos (sin quitarle la piel). Reservamos.
- En un cazo hervimos los huevos de codorniz y una vez hechos los reservamos.
- En otro cazo calentamos la cerveza durante unos 5 minutos, removiendo, y dejamos que enfríe.
- Por otro lado, mientras se enfría la cerveza, mezclamos en un mortero una cucharada de vinagre balsámico con una cucharada sopera de mostaza. Añadimos aceite de oliva poco a poco y sin parar de remover hasta que quede ligada la salsa. Añadimos perejil, sal y pimienta, y finalmente la reducción de la cerveza ya fría. Agitamos enérgicamente ligándolo todo.
- Emplatamos con la ayuda de un molde metálico. De base usamos la mezcla de arenque ahumado, que cubriremos con un puñado de hojas de rúcula. Por encima ponemos unas lonchas de bacalao ahumado y sobre estas vertemos un poco de la vinagreta de cerveza, unas huevas de arenque y los huevos de codorniz cortados por la mitad. Decoramos con un poco de cebollino (cortado o sin cortar, según gustos), y servimos acompañado de unas tostadas con mantequilla (no será por grasa…).



En cuanto al maridaje, aunque pensamos rápidamente en alguna rauchbier, se nos ocurrió probar algo distinto: una amber ale levemente lupulada y una schwarzbier. En cuanto a la primera, la escocesa Orkney Red Mc. Gregor, fue la misma que utilizamos para la salsa. Afrutada, un punto acaramelada, ligeramente floral y con un final herbal interesante. He de reconocer que para la salsa dio la talla sobradamente pero como acompañamiento se nos quedó algo corta de sabor y sobretodo de cuerpo y quizás también de alcohol (4%) para afrontar los contundentes sabores del plato. La segunda cerveza, la schwarzbier, era la sueca (para armonizar con la geografía...) Sigtuna Black October. También ligera de cuerpo y con tan solo 5% de alcohol, con esta nos ocurrió todo lo contrario y es que unas pronunciadas notas de café y torrefactos realmente amargos dominaban por encima de los demás sabores del plato. Ambas cervezas por separado nos gustaron bastante pero a la hora de maridar no nos terminaron de convencer así que os paso la patata caliente a vosotros: ¿Qué cerveza hubieseis utilizado como acompañamiento? Animaros a contestar y dejaros de vergüenzas, que cocinillas somos todos...

10 ago. 2011

Cerveza vs. tabaco. Ni tanto ni tan poco...

La semana pasada tuvimos una interesante charla con una amiga fumadora. Entre otras cosas hablamos sobre cerveza y tabaco (sobre tabaco más bien discutimos...). Y justo hoy estaba pasando las placenteras horas vacacionales veraniegas frente a la pantalla y me he topado con este interesante cómic de la genial Emily Sauter el cual se lo dedico especialmente a esa amiga que tantas veces soporta mis broncas anti-nicotínicas. Como solemos hacer con Salty Dog, abajo tenéis una traducción.


1.
Chica - No se porque la gente fuma cigarrillos…

2.
Cerebro - Lo dice alguien que se bebe el doble de la dosis recomendada de alcohol.

3.
Chica - ¡Eh! Es diferente… fumar… vaya…

4.
Chica – Tengo un vecino – buen chico – que producía porno softcore (porno suave) en los 90’…

En el dibujo, mientras suena “jazz suave” -  Oh… oh, chico! Házmelo…

5.
Chica - … y todas las mañanas me despierto por culpa de su repulsiva tos seca… Esa tos de fumador le obliga a tomar aire constantemente.

En el dibujo, el vecino tosiendo penosamente.

6.
Chica – La cerveza no me provoca ruidos asquerosos a diario.

7.
Cerebro – Solo te hace un poco de barriga… jode tu memoria… daña tu hígado…

8.
Chica – Ok, ok, cerebro. Reduciré la cantidad…

9.
Cerebro – ¿Y qué crees que piensa tu vecino cuando tose cada mañana?

----------------------

Reconozco que en ocasiones los no fumadores y más aún los ex-fumadores somos algo cargantes con el tema del tabaco, pero es que no soporto tomarme una buena cerveza (entre otras mil cosas más) rodeado de una asfixiante nube tóxica.

7 ago. 2011

Birra & Blues: un brewpub en la Patacona.

Desde el pasado 25 de julio en Alboraia, población situada en la periferia norte de la ciudad de Valencia, tenemos otra opción más en cuanto a cerveza se refiere. Se trata de Birra & Blues, un nuevo brewpub, aunque siendo estrictos éste sería el primero dado que en el Portland, del que ya os hablamos por aquí, se dispensa una cerveza elaborada en el polígono de la Cañada, a las afueras de Valencia, mientras que en Birra & Blues la cerveza se produce en el mismo espacio.


Birra & Blues se encuentra ubicado en pleno paseo marítimo de la playa de la Patacona, más concretamente en la parte posterior del Spaghetti & Blues, un restaurante italiano llevado por la misma gente, y de ahí el juego de palabras.

En cuanto al local, se divide en dos partes bien diferenciadas y claramente separadas por una larga barra con sus correspondientes tiradores de cerveza. Si no rebasamos los límites de la misma nos encontramos con un lugar de estética moderna, con mesas bajas, algo de vegetación y una especie de vaporizadores que desde el techo descargan continuamente su ración húmeda (en opinión de un servidor, cargando demasiado el ambiente y más aún con este calor veraniego). Detrás de la barra, y separada por una gran cristalera, podemos ver la deslumbrante maquinaria de la fábrica donde se elabora la cerveza.


En este local se pueden degustar sus tres variedades: rubia, doble malta y tostada. La principal particularidad de las tres es la brevedad o prontitud con la que las cervezas pasan de la “nada” al vaso del consumidor. Concretamente, la rubia se sirve a las 24h. de elaborarla, y la doble malta tras 20 días de guarda.


En cuanto a números solamente podemos añadir que la producción diaria es de 2000 litros, la cual a bote pronto pueda parecer una barbaridad, pero después de saber que en el restaurante colindante pegado a la playa únicamente se puede pedir su cerveza, quizás ya no lo parezca tanto, y más en esta época del año.

Las tres elaboraciones se pueden degustar en barril o en botellas de cava (champagne). Próximamente etiquetarán las botellas y así aquellos que lo deseen podrán llevárselas a su casa sin necesidad de tomarla en el propio local.

Para los que queráis pasaros, aquí tenéis la dirección:


Av. Mare Nostrum nº30
Playa de la Patacona
Alboraia.

3 ago. 2011

Millevertus, brasserie artisanal.

Que Bélgica va mucho más allá de blondes, trapistas y strong dark ales, es un hecho que a pocos creo que escapa. Y no me refiero a si en este país existen decenas de estilos únicos y demás, no. Hablo de que desde unos años hacia acá, este país cuyas cervezas muchos etiquetan con los tópicos de dulces, alcohólicas y rebosantes de carbonatación, ha dado unos cuantos pasos en tantas y tan diversas direcciones que harían tambalear hasta el taxónomo cervecero más abierto. Decenas de cerveceras artesanales han surgido en un territorio algo más pequeño que Cataluña, algunas apostando por un producto verdaderamente excelente, razón por la cual no paran de crecer, ampliar y colaborar con muchas cerveceras de otros países.

De una de estas artesanales os quería hablar hoy. Se trata de Millevertus, una cervecera que conocimos en Drunk Monk y que nos sorprendió muy gratamente.

Millevertus entró en escena el año 2004, elaborando tanto cervezas típicas belgas (blonde, brune y triple) como también apostando por cervezas menos comunes y con ingredientes peculiares para el panorama belga. Empezó elaborando en Toernich, población de la provincia de Luxemburgo (Valonia), pero recientemente (julio 2011) se han mudado a Breuvanne, también en el sur de Valonia y muy cerca de la anterior localidad.

A continuación tenéis algunas de ellas.

Bella Mère. 6%. Blonde lupulada.


Blanchette de Lorraine. 5%. Witbier con mirabelle (ciruelo común).


Blanchette de Toernich. 6,5%. Witbier.


Colère Rouge. 5%. Red ale.


Copères Beer. 9%. Triple ambrée.


Douce Brunnete. 7%. Bruin.


Douce Brunnette Xmas. 7%. Versión navidad de la anterior Bruin.


La Mère Superieure. 8%. Tripel.


La Safranaise. 7%. Cerveza con azafrán.


L'Amarante. 7,5%. Cerveza con pimientas.


Mac Vertus. 4,8. Stout de inspiración inglesa.


Ricardpils. Cerveza que originalmente tenía 7,5% y estaba elaborada con Ricard aunque la última versión tenía 5,5% y no poseía este destilado anisado.


Saxy Chili. 6,5%. Cerveza basada en la Toernichoise Fumée, sobre la cual se añade pimienta Sichuan y chiles chipotle con su característico punto ahumado.


Spelziale. 4%. Cerveza de espelta.


Toernichoise Fumée. 6,5%. Cerveza ahumada elaborada para el festival de cervezas de navidad de Essen.


Triple FFFado. 5%. Ambrée.


Hace muy poco han reducido la gama de sus cervezas, cambiando el nombre a algunas de ellas (como podéis ver en la foto de abajo).


Como siempre, esperaremos conseguir algunas de ellas por la península, y en caso contrario siempre nos quedará el recurso de una escapadita a Bélgica...