9 abr. 2010

Friska y Diavolo: birras por Cerdeña.

Continuando con la cata de la Birrificio Barley, y aprovechando las mañanas soleadas que nos están tocando estos días por Valencia (ya iba siendo hora…que a mi el mal tiempo continuado me pone de mal humor), hoy le toca el turno a Friska (no se a vosotros pero a mi me parece un nombre de perra…) y la Sella del Diavolo (con un nombre algo más tétrico).


En cuanto a la Friska, es una cerveza inspirada en las Witbier belgas (no hay más que ver el vaso dibujado en la etiqueta) pero pretende mostrar un mayor cuerpo que estas, aunque tiene 5% ABV. En aspecto, presenta un color amarillo pajizo, muy turbio, con algunos depósitos en el fondo. Espuma blanca, cremosa y bastante persistente. Ya en nariz, posee las típicas notas afrutadas de una witbier (quizás algo menos cítricas) y especiadas. Además presenta ligeros recuerdos a levadura así como levemente ácidos. En boca, entrada cremosa ayudada por la fina carbonatación. Rápidamente aparecen esas notas afrutadas (ácidas y cítricas que me recordaron a mango y en menor medida a limón) que se van haciendo más intensas poco a poco. Además existen unas notas dulzonas bastante ameladas que le aportan cuerpo, junto con esas otras notas especiadas y a la vez algo picantes. Fluida y refrescante en boca pero también expresiva y equilibrada. Como las blanche belgas, muy recomendable para esos momentos en que la sed empieza a apretar y un buen trago es necesario para apagarla.


La Sella del Diavolo (silla del Diablo) hace referencia a una formación rocosa de la costa de Cerdeña, con una forma muy característicae y unas playas alrededor de escándalo (google es la poca esperanza que tenemos algunos de ver esos paisajes…). Posee 6,5% ABV y está presentada en la misma botella elegante de 37,5cl que la Friska. En cuanto a la cerveza posee un color marron con reflejos anaranjado-rojizos, y elevada turbidez. Espuma beige, muy densa y persistente, y carbonatación media. En nariz destacan mucho las notas a caramelo y a fruta madura, y en el fondo presenta notas ligeramente herbales. Ya en boca, entrada cremosa (con carbonatación abundante) algo dulzona y más adelante aparecen notas a tostados. Final amargo y seco persistente con notas levemente picantes y especiadas. Muy buena cerveza, con cuerpo y cremosa, pero al mismo tiempo refrescante.

4 comentarios:

  1. La Friska la tengo al fresco, esperando... A ver si quedamos pronto Pau... Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Hola Txema!!!! Cuanto tiempo...se notan las vacaciones, eh? Pues a ver si te gusta la tal Friska. La verdad que a mi me están gustando bastante todas estas italianas.

    Yo también tengo ganas de que quedemos, que seguro que tienes algunas cositas interesantes para que les heche el diente. Nada más llegues por VLC me avisas y quedamos. Un abrazo y a beber más cerveza...(aunque la gota esa no quiera).

    ResponderEliminar
  3. Bien las italianas, entonces..
    habia probado unas muy malas en Barcelona Degusta, pero despues pude probar unas muyyy buenas (birrificcio del ducato), al menos a mi me parecieron buenas y bastante arriesgadas, comparando local-extranjero.
    saludos!

    ResponderEliminar
  4. Hola Pepe! Si la verdad que bastante bien las italianas. Hoy he terminado las últimas variedades que me quedaban y la impresión ha sido muy positiva.

    Por lo que dices de birras muy malas, conseguí unas italianas (Pevak) por Valencia y almenos la ale rubia es bastante espantosa pero eso es otro cantar.

    No conozco el tal birrificio del ducato. Cuáles son esas birras tan buenas???

    ResponderEliminar